noviembre 2008

                             

Algo huele mal

 

En el Diario HOY de La Plata, agosto 2008, leímos lo que sigue, que huele mal por cierto, si cierto. ·  * (aclaración al pie)

 

Procesan a directivos de la Caja de Odontólogos por empresas fantasma. Los imputados tenían el control de la asistencia médica de los afiliados. La justicia platense los acusa de tercerizar seguros de servicios sociales con empresas artificiales, por sumas millonarias aportadas por miles de profesionales

  Directivos de la Caja de Seguridad Social para Odontólogos de la provincia de Buenos Aires fueron procesados por la justicia penal de La Plata en el marco de una causa que investiga una millonaria defraudación que se habría cometido durante al menos cinco años a través de la creación de empresas fantasma a las que se desviaban importantes sumas de dinero en concepto de servicios de seguros, por fallecimiento, ingresos garantizados, mala praxis profesional, cobertura médica internacional, alta complejidad y prestaciones básicas.

Así lo informaron fuentes judiciales a Trama Urbana, que destacaron que esas prestaciones eran histórica y tradicionalmente realizadas por la propia Caja de los Odontólogos. Luego, según lo acreditó la Justicia, directivos de ese organismo habrían armado empresas artificiales como las únicas autorizadas para implementar esos servicios. Los fondos allí girados se desprenden de los aportes que efectuaron miles de profesionales de la odontología en la Provincia.

La resolución judicial fue dictada por los fiscales Carlos Argüero y Esteban Lombardo de la Unidad Funcional de Instrucciones Complejas (UFIC) de La Plata y recayó sobre los gerentes Ricardo Jesús Banchero y el presidente del directorio Samuel Marcelino Arias.

Los fiscales ya citaron a prestar declaración indagatoria a los imputados, al acreditar que a través de sus cargos en la Caja de Seguridad Social para Odontólogos, habrían tercerizado concesiones de seguros en forma irregular aprovechando el control que tenían de la asistencia médica de los afiliados.

En la causa se dio por probado que “entre 1997 y 2002 en ocasión de que al menos dos personas, en su calidad de gerentes administrativos de la Caja de Seguridad Social para Odontólogos de la provincia de Buenos Aires, con la participación necesaria de un tercero, en su carácter de presidente y miembro del Directorio de la misma entidad y a su vez Presidente de la Fundación Co.Me.I (Cobertura Médica Integral), cometieron fraude en perjuicio de las citadas entidades de derecho público”.

Los fiscales indicaron que los imputados también “tomaron decisiones perjudiciales” al crear “una sociedad artificial denominada Megahelth SA, la cual era utilizada para el desvío de los fondos de la Caja de Seguridad Social para Odontólogos y de la Fundación Co.Me.I, percibiendo en forma indebida importantes sumas de dinero de distintas empresas prestadoras de Servicios: Arth SRL, Argentina Salud Privada SA y Argentina Salud y Vida Compañía de Seguros SA, a las cuales les facturaba Megahealth SA”.

Esas empresas artificiales -subrayaron los fiscales en su resolución-, “habrían sido beneficiadas con la concesión de los servicios de seguros -fallecimiento, HIV, ingresos garantizados, cobertura médica internacional y de cobertura médica, alta complejidad a patología resuelta y plan básico-”.

Al dictarse el procesamiento de los directivos, los fiscales explicaron que esos servicios de seguros eran “históricamente prestados por la Caja de Seguridad Social para Odontólogos y por la Fundación Co.Me.I”, y que a instancia de los imputados “fueron posteriormente tercerizados y concedidos en forma irregular a las compañías de seguros, que resultaron beneficiadas con ingresos millonarios”.

Para los investigadores judiciales, las distintas maniobras fueron producidas “en desmedro de las finanzas de la Caja de Seguridad Social para Odontólogos y de la Fundación Co Me I, que eran las instituciones a las cuales los funcionarios imputados debían guardar fidelidad en la administración de las finanzas confiadas, obligando abusivamente a las entidades financiadas”.

En Tribunales se informó que las operaciones fueron descubiertas cuando en los libros contables comenzaron a registrarse sucesivas y crecientes pérdidas en las finanzas de la Caja de los Odontólogos a pesar de que durante varios años habían arrojado superávit.

Las fuentes consultadas señalaron que la cobertura médica de la Caja no incluye las prestaciones odontológicas de los propios afiliados. A partir de esa cláusula se habrían creado las distintas empresas para desviar fondos y prestaciones. De ese modo se aseguraban el manejo y control del plan de seguros.

Una entidad que protege a los profesionales y una fundación que no se diferenció

La Caja de Seguridad Social para Odontólogos de la provincia de Buenos Aires funciona con el carácter de persona de derecho público no estatal, bajo el régimen de las leyes nº 8.119, 10.178 y 11.878.

La entidad tiene por objeto la prestación de los servicios de previsión y de seguridad social para los odontólogos colegiados en la jurisdicción de la provincia de Buenos Aires, estableciéndose la afiliación obligatoria para los odontólogos matriculados.

Los organismos de la Caja estatuidos por ley son la Asamblea y el Directorio. En la causa penal se estableció que en septiembre de 1993 con el objeto de contar con una entidad dedicada a la investigación de las enfermedades profesionales de los odontólogos, y para la prestación de salud, de conformidad con lo estipulado por la ley 8.119, se crea la fundación Co Me I (Cobertura Médica Integral).

Si bien esa prestación asistencial podría ser brindada a los afiliados directamente por la propia Caja, se constituyó la Fundación Co Me I para expandir la oferta de servicios a otros agrupamientos profesionales, “sin embargo este objetivo no se logró”.

En las actuaciones judiciales también se señaló que la Fundación Co Me I, nunca logró una identidad propia diferenciada de la propia Caja: “La estructura funcional, administrativa y financiera de la Fundación no es claramente independiente de la que compone la Caja, lo que confunde la gestión, la actividad del personal administrativo, la estructura y la prestación de servicios por las dos entidades”. 

                  HM  -  EB

*  El nombre de un tercer imputado ha sido retirado de esta nota a pedido de sus representantes legales por haber demostrado  en la causa su inocencia y no haber tenido relación alguna con el hecho. (30/09/2015)

 

                      Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER