julio 2009

Un comercio odontológico

 

Los docentes de la edad de oro de la AAO daban sus cursos de perfeccionamiento invirtiendo su propio tiempo y sus propios gastos en materiales.

Hace un tiempo que, inteligentemente, esto no sucede más. Ahora, a la manera en que ya por aquel entonces lo hacían los docentes norteamericanos, los profesionales que ayudan a formar mejor a sus colegas (y darse prestigio y chapa de paso) ya cobran lo que honestamente les corresponde. Y está muy bien.

Bien aunque no haya nacido por generosidad de la AAO sino porque los docentes de su escuela (familiares de ex presidentes y otras yerbas y gajos similares) comenzaron a dar cursos particulares (comerciales) en sus consultorios o ámbitos prestados o alquilados y la AAO perdía el dinero que así ganaban ellos.

Esperemos que la AAO tenga ya destinada esa plata para investigar y educar. [Véase en esencias la nota Incremento global de caries]

Tenemos que recordar que una profesión que no se  renueva científicamente o no genera su propio haras de  investigadores puede pasar de ser una profesión a ser un oficio. (Dr. Chris McCulloch) O un comercio.

 

Ver más en editorial y en históricas.

                                       H.M

 

                      Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER