mayo 2009

               

La canción del dolor

 

Según W. Somerset Maugham1, “Es curioso notar  que cuando hablan del mal, los filósofos a menudo usan el dolor de muelas como ejemplo. Con justicia señalan que el otro no puede sentir mi dolor de muelas. […] Hay veces en que he pensado que sería bueno que antes de dar su título a los filósofos, para impartir su sabiduría a los jóvenes, antes debieran pasar un año en servicios sociales en las villas de una gran ciudad o ganarse la vida con el trabajo manual.” La filosofía del dolor interesa al filósofo, no al sufriente.

Cuando un dentista posterga un par de meses la atención de un paciente nuevo, sólo porque ya cumplió con la cuota que puede facturar a la Obra Social o prepaga, ¿está escuchando la voz del dolor del paciente? Cuando elige no un tratamiento conservador sino una extracción, ¿está escuchando la voz del dolor o la canción del olvido, olvido del juramento hipocrático, no la zarzuela de ese nombre?

                                                                      H. M.

*N de la R. Recomendamos la lectura muy ad hoc del último párrafo citado de la novela Una mujer justa (Ver en junio,  libro del mes)

 

                      Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER