agosto 2010

 

     Creo  que el fantasma de no hacer ni dejar hacer sobrevuela generación tras generación y goza de la más vigorosa salud. Seguramente, los mensajes que a continuación transcribo podrán ser nuevamente transcriptos en años venideros y serán tan desoídos (por perversión heredada) como lamentablemente lo fueron éstos.

Dígame, buen colega, ¿seguirá usted mirando pasar la procesión sin siquiera un Avemaría?

 

David contra Goliat o prestadores versus prestadores

 

 No es fácil. Somos David.

Difícil es conseguir que los odontólogos se reúnan para analizar la situación.

Si se reúnen, difícil es conseguir que dejen de relatar los débitos que inventan las prepagas y se aboquen a analizar el origen de los problemas y los caminos para su solución.

Difícil es lograr que, después de concurrir una vez, sigan haciéndolo.

Y, cuando pese a ello, se logra la concurrencia abnegada de unos cuantos y un esbozo de programa de acción, aparecen obstáculos que provienen del interior de nuestras propias instituciones, sean las primarias, secundarias (FOCIBA) o terciarias (CORA).

El enemigo (Goliat), feliz. Cuanto menos unidos estamos los dentistas, mejor.

El rédito concreto que dejó la 2º Jornada Sobre Ejercicio Profesional realizada en octubre de 2004 fue que una decena de colegas se propusieron a sí mismos para colaborar en las tareas que FOCIBA resolviera llevar a cabo a favor del trabajo profesional. La convocatoria de la Jornada no estuvo dirigida sólo a los socios de las 6 entidades primarias que componen FOCIBA sino a todos los odontólogos de la Capital. Algunos de los propuestos por sí no pertenecían a ninguna de ellas.

[…]

Hubiéramos sido más felices si en vez de una decena de voluntarios para sí mismos hubieran propuesto un número mayor de colegas. Al fin de cuentas, un déficit de FOCIBA es la ausencia de brazos para la realización de sus tareas. Y, para comprobarlo, véase el número de miembros del actual Comité Ejecutivo de FOCIBA que participa en la labor cotidiana de la Federación. Varios de sus integrantes son directivos con responsabilidades importantes en sus primarias y, en consecuencia, imposibilitados de agregar más tareas a su actividad diaria.

Los resultados se notan.

Gente es lo que hace falta.

A veces, en el afán de cuidar la extrema pureza de los principios o por un criterio muy reglamentarista cercenamos nuestras propias posibilidades de crecer. Los principios deben ser cuidados, sí, y los reglamentos están para ser cumplidos, sí, pero el espíritu que impregna a ambos es lo que debe aflorar y no la letra fría. Somos nuestros propios castradores.

Se aproxima la fecha de renovación de autoridades de FOCIBA. Seguramente el tema de las candidaturas estará rondando ya en la cabeza de algunos dirigentes. ¿Qué es lo que importa, cuando se piensa en candidatos? ¿Qué se pretenderá de los futuros directivos?

Alguna vez ya lo dijimos: honradez, abnegación, tiempo, experiencia institucional, amplitud de criterio, respeto por opiniones ajenas y además.... ideas.

Y entre otras ideas, buscar el mecanismo para lograr concretar eso que es tan frecuente oír en las reuniones y nunca se consigue: “tenemos que unirnos”.

Por ejemplo, ¿no sería buena idea que FOCIBA convoque a todos los conglomerados de odontólogos de la Ciudad de Buenos Aires (primarias de FOCIBA, instituciones no pertenecientes a FOCIBA, representación de hospitales odontológicos, servicios odontológicos de hospitales públicos y también de colectividades, autoridades universitarias) a discutir –con temario previamente elaborado- una acción mancomunada de beneficio para todos?

He aquí una propuesta para los futuros directivos de FOCIBA. Pero... si se logra, no nos autolimitemos.

La actividad gremial –al menos en FOCIBA- no da lucro ni prestigio. Pero parecería que la aparición de otros actores en el escenario, aún en papeles totalmente secundarios, provoca cierto escozor. ¿Por qué? ¿A qué hay que temer? ¿A que perdamos nuestro pedacito de poder? ¿A que aparezcan propuestas mejores que las nuestras?

No nos confundamos. No malgastemos energías. La lucha no es de algunos David contra otros David. El enemigo es Goliat.

De lo que se trata es de hacer las cosas lo mejor posible. ¿Se olvidaron cómo actuó San Martín en Guayaquil?

Isaac Rapaport   Julio 2005

 

 

En busca de la creatividad perdida

(Viejo editorial de U. O.)

 

Estuvimos leyendo el Boletín del GOS (Grupito de Olvidadas Soluciones) y sigue tan elemmental como antes, sin que aporte nada nuevo, nada creativo, nada propio.

 

Teniendo en cuenta que es un grupito ínfimo dentro del GGAAO (Gran Grupón de la Asociación Argentina de Odontología) es comprensible  que no posea ideas propias – que ni los Grandes Bonetes las tienen – pero podría mostrar creatividad para dar soluciones a los problemas olvidados y firmar lo dicho, hacerse responsable entre tanto irresponsable que tira un Editorial y esconde la mano (la que firma).

 

Si la G del GOS valiera por Gremial, imagínense la cantidad de temas que podría tocar el Gerente del Grupito; por ejemplo:

 

Papel gremial de las instituciones odontológicas (en general, no el utópico y ucrónico de la AAO)

 

Papel de los odontólogos dentro del mundo gremial, tanto los asalariados como los “independientes” (en general, no uno sugerido o marcado por la AAO)

 

Estudio del papel gremial de las organizaciones odontológicas en otros países (en general, no si se hacen las distraídas como la AAO).

 

¡Vamos, avive el alma y despierte!

 

 

Objetivos por cumplir

 

Todos sabemos la difícil situación por la que estamos pasando, y a cuyo problema no le hemos dado ninguna solución.

Por ello un grupo de colegas hemos decidido dar inicio a una marcha con los siguientes objetivos:

Nuestras oportunidades laborales son un insulto a nuestra carrera profesional.

Sueldos miserables y pagos por porcentajes que vulneran nuestros derechos a un trabajo digno.

Sobreexplotación de nuestros servicios, donde nos exigen llevar instrumental, pagar seguro de mala praxis, pago de jubilación, impuestos, colegios de odontólogos, matricula, etc...

Competencia desleal por parte de las gerenciadoras, donde sus precios son variables, tristemente la odontología se ha convertido en un buen negocio para unos pocos.

Es increíble que seamos los únicos profesionales que ofrecemos consulta gratis, " Nuestro diagnostico no vale" .

Es el momento de dejar de quejarnos y hacer algo.

Unámonos: sentemos un precedente de union y rechazo a nuestra actual situación laboral.

 

Este mensaje blog incluye múltiples mensajes, anónimos o no, que reclaman un gremio útil y no un inútil y caro Colegio, y lo firma Odontólogos Agremiados, jueves 17, septiembre, 2009, ¿de Tucumán?

 

                      Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER