junio 2007

 

                       Aftas y cáncer

 Decíamos en el EDITORIAL que los “prestadores” no suelen mirar la boca de sus “clientes” más que para ver dientes y futuras restauraciones o prótesis implantosoportadas. Y el que esté libre de culpa, que arroje la primera piedra.

Y el mayor culpable es la institución odontológica – incluida la que se enorgullece por tener el mayor número de afiliados – que no educa ni a sus socios ni al público y que privilegia los cursos de implantología por sobre estas materias tan vitales. Así como en pasadas elecciones preconizamos que los Congresos fueran gratuitos – y aunque alguno rió entonces,  ahora lo son – desde estas líneas y desde este momento proponemos con vigor que los cursos de patología clínica en los congresos y en las escuelas institucionales sean gratis, pues para mejor se cuenta con la ventaja de tener docentes muy bien capacitados para dictar las clases y conferencias.

El público no es culpable de no saber y de no confiar en nosotros. Tampoco es culpable la educación universitaria de la especialidad, pues cumple con enseñarnos. Pero ¿quién es culpable de no educar al soberano y quién es culpable de no enseñar ética profesional ni psicología? Podrían comenzar por reemplazar los editoriales del autobombo por mensajes de un nivel más digno del estatus de universitario. (Vea la nota del EDITORIAL. Y, en julio, vea en tema del mes, la importancia que dan los pacientes a la salud dental)

Dr. Horacio Martínez      Dr. Emilio Bruzzo

                      Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                              A índice gremiales

                                                                 VOLVER