mayo 2013

 

CARIES

Caries, de la superstición a la ciencia

John D. Ruby, Charles F. Cox, Naotake Akimoto, Nobuko Meada y Yasuko Momoi  (Int J Dent 2010)

Se conserva de Hammurabi (circa 2100 B.C.) un “Código de Leyes” escrito en tabletas de arcilla con signos cuneiformes, que incluye dictámenes judiciales que definen honorarios y  exigen tratamientos médicos diestros para los  pacientes con inescrupulosos misticismos. La enfermedad era atribuida a la presencia de diminutos demonios en el cuerpo o a un insulto dirigido contra un dios particular. Esas tabletas servían de referencia médica y definía encantamientos especiales que impetraban a la diosa babilonia, Era para que se apoderase del gusano responsable y lo arrancara del diente dolorido.

El folklore antiguo aceptaba que un gusano de las caries causaba la enfermedad, y así se continuó pensando hasta el Medioevo, como se aprecia en los escritos de Guy de Chauliac.

¿Existió ese gusano de la caries? Plinio el Viejo describió la muerte Ferecides de Siro por “una gran cantidad de reptantes que salieron arrastrándose de su cuerpo.”

En 1674, Velschio describió cómo un gusano había enroscado en un palillo un gusano para quitarlo del cuerpo de un enfermo con suavidad. De ahí, para algunos, proviene el caduceo, la serpiente enroscada en la vara de Asclepi (Esculapio), adoptado por la American Medical Association como su símbolo en 1912, y por la ADA.

El folklore antiguo describía un gusano de las cavidades dentarias de caries y de los tejidos circundantes, causante de la odontalgia —y abundan en todo el mundo culturas orales y escritas con ese gusano.

Conta que van Leeuwenhoek, padre de la microscopóa, recibió un diente recién extraído con tres guanos — dos muertos y uno vivo —y al observarlos dio que eran iguales a los vistos en quesos. “No observo la menor diferencia ni eb la cabeza ni en el cuerpo … los quesos podidos tienen una gran cantidad de estos gusanitos … que al comer, se insinúan en la sustancia de los dientes y corroen las partes  sensibles, y ocasionan un gran dolor”.

Uno de los más comunes tratamientos contra el gusano era colocar unas gotas de aceite de vitriolo (ácido sulfúrico) en la cavidad. También muy común era usar vahos, y se afirmaba que era posible ver que los gusanos caían sobre el menjunje utilizado. Superstición que hoy tiene varias explicaciones para esos “gusanos.” La antigua teoría se mantenía vital en tiempos de  Guy de Chauliac (1300–1368) y continuó siéndolo en muchas culturas.

Se piensa que pudo ser el parasitario Drucunculus medinensis o gusano de Guinea el originador de la superstición, pues su historia se remonta a los tiempos bíblicos. El huésped intermedio es la llamada “pulga de agua” (crustáceo ciclopoideo) e infectaría al ingerir las larvas de aguas contaminadas. Maduran a la adultez, migran a las extremidades inferior,  forman vesículas, se reabren al tocar el agua y se reinicia el ciclo. Estos gusanos eran los extraídos enroscándolos en un palillo. El agua fría que los libera, al beberla. Llevaría a la boca los que serían llamados “gusanos de las caries.”

 En la Antigüedad, el agua para beber solía obtenerse de pozos profundos y fríos, ¡y así nacen las supersticiones!

Superstición y ciencia

Mientras la investigación no transforma la crisálida de la superstición en la mariposa multicolor y festejada de la ciencia cualquier cosa vale como brujería.

Ambrosio Paré (1510 - 1590) la teoría del gusano, declaró que una odontalgia se origina por fuerzas internas de los humores calientes y fríos que dan por resultado caries. “Los dientes son órganos a la manera de los huesos, sufren inflamaciones y supuran rápidamente, se pudren” — de ahí el concepto de  inflamación y dolor terebrante.

Pierre Fauchard (1678–1761) descreyó de esa teoría y fue de los primeros en buscar explicaciones más racionales

Bourdet y Jourdain (del s XVIII) apoyaron las teorías endógenas, hablaban de gangrena, no de caries, de acuerdo con el pensamiento mágico del momento, que partía de una supuesta inflamación endógena

El inglés Hunter por entonces prefería decir “mortificación,” y defendía el concepto de inflamación sin ofrecer nada científico sustancioso.

Hacia la ciencia

Desde mediados del s XIX, se comenzó a buscar una visión más acorde con la ciencia que la odontología pretendía ser, hasta en los títulos de sus revistas. Gracias a la curiosidad personal e investigación a costa de ellos mismos, Harris, Webb, Black, Williams, Miller, Black y otros, hasta el fin de esa centuria, nuestra profesión conoce la causa de la caries.

Las caries pasaron al origen exterior, se hicieron exógenas – un paso hacia la verdad (la de hoy). Progresó la ciencia de las caries; se esfumó en el olvido la superstición. Los adelantos tecnológicos y científicos ingresaron en el laboratorio y los clínicos lo disfrutarán con sus pacientes [Daremos más información sobre ese período en el número de junio].

 

CIRUGÍA

Mitos, prejuicios y realidad sobre tratamiento t dental durante el  embarazo .Opinión médica.

Díaz-Romero RM, Martínez-Sánchez C, Vertiz-Ramírez J y Rodríguez-Saldívar M (Ginecol Obstet Mex 1998 dic;66:507-11)

Las estrategias asistenciales y educativas, tendientes a conservar la salud bucal, deben forma parte del cuidado en la gestante; se ha demostrado que en nuestra cultura existen creencias y prácticas que relegan el cuidado odontológico en esta etapa, en donde las actitudes y conductas ante el proceso salud y enfermedad, son influidas por la cultura médica existente en la que se incluye la postura del médico.

El objetivo de esta investigación fue conocer la opinión de los médicos acerca de la atención odontológica durante la gestación. Fueron encuestados 700 médicos con un cuestionario de 15 preguntas, basado en el del Dr. Shout y cols., aplicada la encuesta por alumnos de la carrera de Estomatología de la UAM- Unidad Xochimilco. Se analizaron 650 encuestas, 57% de Médicos Generales, 24 % de Obstetras, 19 % especialistas interconsultantes.

Los resultados mostraron que existe baja referencia de gestantes al Odontólogo. 56% no acostumbra revisar la boca, 53% considera innecesario ser consultado por el Odontólogo antes del tratamiento. trecientos sesenta y un médicos convinieron en el uso del mandil de plomo para la gestante ante radiografías periapicales. Se discute la necesidad de establecer comunicación entre el Médico y el Odontólogo por la razón que existe poca confianza en el Odontólogo para los tratamientos de las embarazadas y el desconocimiento médico de los procedimientos odontológicos y el bajo riesgo que ellos implican.

 

 

CLÍNICAS

 

Riesgo de crisis adrenal en pacientes dentales…   Mohd W. Khalafet al (The Journal of the American Dental Association feb 1, 2013 vol. 144 no. 2) efectuaron una revisión de la literatura especializada en inglés de 1947 a 2012) relacionada con casos de crisis adrenal en odontología y hallaron 148 artículos  iniciales, de los que 34 fueron incluidos y 6 casos satisficieron el consenso alcanzado como definición de crisis adrenal. A 4 los categorizaron como cases  “sugerentes de crisis adrenal” y a otros dos como  “consistentes con crisis adrenal.” Los factores de riesgo fueron insuficiencias adrenales significativas y dolor e infección, haber pasado un procedimiento invasivo, haber recibido un anestésico general barbitúrico y mala saluden el momento. Los autores estimaron el  riesgo inferior a uno en 650,000 en pacientes con insuficiencia adrenal.

 

 

 

ENDODONCIA

 

Uso actual del dique de goma en endodoncia…   Mona F. Anabtawi et al (The Journal of the American Dental Association feb 1, 2013 vol. 144 no. 2) Hay una red (Dental Practice-Based Research Network - DPBRN) que provee un medio para investigar si  ciertos procedimientos son ejecutados habitualmente. Los autores efectuaron un estudio para cuantificar el uso por OG del dique de goma durante el tratamiento endodóncico (RCT). Plantearon un cuestionario a los profesionales que incluyó items sobre el dique y otras formas de aisolación durante el RCT. Un total of 729 (74%) de 991 respondió; 524 eran generalistas (OG) que informaron que hacían algunos RCT y que el porcentaje de uso de dique fue del 44% siempre, 24% lo usan para 51 a 99% de los RCT, 17% para 1 a 50% y 15% nunca. El uso varió significativamente con la   región geográfica y el tipo de práctica. Se usaron rollos de algodón y otras formas de aislamiento relativo.

 

 

 

 

ESTÉTICA

 

Tatuajes del esmalte: ¿superstición o moda?...   M. Kumar Hans1, A. Nagpal1 y S. Shetty1 (British Dental Journal 211, 194 (2011))

Comenzamos con imágenes de otro artículo, para que el lector se ubique (y nosotros también)

 

 

 

 

 

 

 

 

Tricolores los puntos tatuados en cada central superior y monocolor en cada lateral superior

 

Marcas hechas con fresa

 

Orificios creados con torno de mano.

 

Colocación de alambre de oro

 

Se recorta el exceso de alambre, y se martilla el remanente

 

Son imágenes de Department of Oral Medicine & Radiology, K.D. Dental College & Hospital, Mathura, (U.P.), India.

 

A estos tatuajes del esmalte los llaman 'Choumps'.

 

Los “choumps” son un raro tipo de tatuaje de oro emplazado en el esmalte dentario, sobre todo en labial de los dientes anterosuperior. El esmalte allí es grabado con orificios circulares por medio de un torno de mano y luego se llenan con oro.

Esta singular práctica estética prevalece en ciertas  tribus del oeste de Uttar Pradesh y Rajasthan, India; en especial las tribus Gujjar, y también las Jaduvanshi Thakurs y Jaat.

El dibujo de estos tatuajes varía con la tribu, pero asimismo se ha visto más de un patrón en una misma tribu. Prevalece por igual en ambos sexos y suele ser realizada después de la erupción de los primeros incisivos permanentes superiores.

No los hacen profesionales, sino más bien un tatuador, llamado 'Ferua'. Los Feruas van a los pueblos para las fiestas o los aldeanos visitan otras ferias locales ('Melas') para hacerse tatuar.

 

La práctica del tatuaje choump es única por su distribución geográfica y el clan nómada que realiza este acto tradicional. De ahí que es apropiado incluir este arte dentario – o modificaciones – en las fichas con registros radiográficos y fotográficos, lo que ayudará a asegurar la herencia cultural y ayudará mucho al forense especializado.

Conocer esto, otorga una visión profunda de las creencias y tradiciones de esos pueblos.. Al examen estos adornos y mutilaciones dentarios es posible que el odontólogo forense provea de identidad al  cuerpo y satisfaga una necesidad básica social. Estos tatuajes Choumps son de una extremadamente baja incidencia, por lo que sirven como rasgo de identificación.

 

Eso que nos separa… los dientes

Manzanero Márquez, Gurrola Martínez, López Murillo, Casasa Araujo (Revista Odontológica de México Año 2 Vol. IV 2010)

Introducción

La presencia de diastema es uno de los motivos de consulta de nuestros pacientes y de allí que cualquier técnica ortodóncica incluya mecánicas encaminadas a solucionar este problema. La separación entre los dientes se denomina diastema. El más común es el que se localiza entre los incisivos centrales superiores, aunque la falta de piezas dentales provoca que se corran los dientes restantes, produciendo separaciones entre estos. El diastema medio interincisal es una característica normal en la dentición decidua y mixta, la cual tiende a desaparecer posteriormente con la erupción de los caninos y segundos molares superiores permanentes. Entre los factores etiológicos están los defectos dentales por anormalidad en el tamaño, forma o número de dientes, enfermedad periodontal, frenillo hipertrófico, muscular: en el tamaño de la lengua; neuromuscular: hábito de empuje lingual, deglución atípica, etc.

Se presentan diversos tratamientos: cuando hay dientes supernumerarios mesiodens, correspondería la extracción seguida de ortodoncia; para la ausencia congénita de lateral se utiliza el tratamiento ortodóncico para cerrar el espacio o para abrirlo y colocar prótesis. Cuando los incisivos tienen una anatomía más angosta en incisal que en gingival se utiliza el bondeado de coronas o reconstrucción. Y en presencia de frenillo fibroso se requiere de la remoción quirúrgica luego del tratamiento ortodóncico.

Una vez realizado el tratamiento lo más importante es la etapa de retención, ya que si no se elimina la causa (hábitos) es difícil mantener el espacio cerrado. Así, en pacientes jóvenes se deben usar recordatorios para la actividad lingual. En adultos es más difícil y deben colocarse retenedores inmediatos al tratamiento, de uso permanente, tal como un retenedor fijo que abarque de canino a canino uniendo los seis dientes anteriores.

Yves Attia1 menciona que la incidencia familiar es uno de los tres factores significativos asociados al predominio del rasgo. La evidencia científica irrefutable y cada vez mayor apoya el papel de la genética en fenotipos dentales. Bergström confirma la hipótesis de que el diastema maxilar de la línea media va disminuyendo a medida que aumenta la edad del individuo, tendencia que indica que el diastema se va cerrando paulatinamente durante el desarrollo normal de la persona.2

Etiología. Los diastemas pueden  ser congénitos o adquiridos y en su etiología intervienen factores muy variados, tales como: frenillo labial con inserción baja, ancho excesivo del arco dentario, ausencia clínica de diente, coronas mal adaptadas, dientes pequeños o asimétricos, traumas, enfermedad periodontal con movilidad dentaria, lengua grande, hábitos de succión perniciosos, agenesias, y como componente de un síndrome más grave, la combinación de una o varias (Imágenes 1 a 6).

Diastema de línea media con presencia de coronas metálicas. Fuente propia CESO

Diastema interdental


Discrepancia entre el tamaño dentario y la arcada. Fuente propia CESO


Múltiples agenesias. Fuente propia CESO


Presencia de diastema interincisal por agenesia de los dientes 12 y 22. Fuente propia CESO


El abanicamiento, el empuje lingual, hábito de lengua, la masticación habitual de chicle, los movimientos mandibulares repetitivos y muy especialmente el bruxismo (Imagen 7), así como las agenesias dentarias, hacen que los dientes presentes se distribuyan espaciadamente, lo que se puede resolver aceptablemente mediante la ayuda del movimiento ortodóncico de segundo orden o movimientos mesiodistales (Imagen 8).

Dientes anteriores con abanicamiento. Fuente propia CESO

Agenesias debido a la presencia de un síndrome. Fuente propia CESO

Clasificación de los diastemas

Según Graber 3 se presentan los diastemas del desarrollo o patológicos. Barrancos4 los clasifica por tamaño: pequeños cuando la separación es igual o menor a 2 mm; medianos cuando la separación está entre 2 y 6 mm; y grandes cuando la separación excede los 6 mm. Por su localización, uno o dos diastemas en toda la arcada o generalizados. Ésto se confirma midiendo el tamaño de los dientes sobre modelos de estudio: anteriores, posteriores. Por su simetría, pueden ser simétricos: que poseen espacios iguales por mesial o distal; o asimétricos: los que por tener dientes de diferentes tamaños, movilidad, trauma u otras causas,tienen espacios de separación desiguales.5.6.7

Cuanto mayor sea el espaciamiento, menos probabilidades habrá de que un diastema central se cierre totalmente por sí sólo –como regla general, un diastema central superior a 2 mm–.7 En algunos casos puede existir una inserción fibrosa (frenillo labial) que no cede, la cual posee una baja inserción en el proceso alveolar.8 Cortar esta inserción puede permitir la migración normal mesial de los incisivos hasta entrar en contacto proximal correcto.

Frente a un niño con diastema central maxilar, deberá realizarse una cuidadosa historia médico odontológica a fin de investigar si las características de este espacio son normales para su edad y su crecimiento y desarrollo físico y dental. Son también importantes la raza, los antecedentes congénitos y familiares, y si hay alteraciones sistémicas que condicionen la existencia de dicho espacio, como por ejemplo, desequilibrios hormonales o alteraciones neuromusculares.9

El examen clínico deberá evaluar: inserción anómala del frenillo labial, presencia de hábitos, alteración del equilibrio de la musculatura peribucal, problemas ortodónticos, erupción dentaria y sus alteraciones, trastornos en la forma, tamaño y número de las piezas dentarias, secuelas de traumatismos, caries dental y pérdida ósea por problemas periodontales o sistémicos. Los exámenes radiográficos son imprescindibles para el diagnóstico, también las radiografías panorámicas y periapicales del sector anterosuperior a fin de evaluar: edad dental del paciente, impedimentos físicos, agenesias, morfología sutural, anquílosis, problemas de erupción y alineamiento.

Es necesario obtener registros ortodónticos completos, como modelos de estudio, fotografías clínicas y análisis de Bolton, si el caso así lo amerita. Para un examen minucioso del diastema interincisal, se pueden seguir los siguientes pasos: 1.- Precisar si sólo existe el espacio de la línea media maxilar, o si existen espacios generalizados. 2.-Comparar el tamaño de los dientes entre sí y/o con una tabla de medidas promedio. 3.- Una buena radiografía de este sector con el rayo central perpendicular al septo interincisal.

Tratamientos utilizados para el cierre de diastema. Se pueden realizar tratamientos quirúrgicos (como la operación de frenillo), protésicos (coronas, fundas) u ortodónticos. Si la desarmonía no pudiera corregirse con estos tratamientos por diferentes circunstancias, se puede corregir con recursos de operatoria dental, en un acto operatorio de ejecución simple pero de enorme trascendencia cosmética y psicológica para el paciente.8 Como primer paso, se debe observar la presencia de algún hábito; no es fácil eliminar los hábitos perniciosos, aunque se puede conseguir con paciencia, persistencia y, sobre todo, la cooperación del paciente. Lo primero que hay que hacer es convencer al paciente de que la responsabilidad de romper con ese hábito es totalmente suya y que el médico sólo le puede ofrecer su ayuda.

Se pueden emplear varios tipos de aparatos en el tratamiento de cierre de diastemas, uno de estos es el aparato removible que emplea tracción elástica o activación de bucles. El tratamiento con ligas o las fuerzas generadas por la activación de alambres labiales puede usarse con aparatos removibles, dependiendo si se desea una fuerza continua o una intermitente. El cierre de un espacio puede realizarse fácilmente y con rapidez con aparatos removibles. Si la cooperación del paciente es satisfactoria, el cierre de un diastema es rápido e indoloro.9, 10, 11, 12 Si el diastema es pequeño o se debe a la inclinación de dientes contiguos en direcciones opuestas, se puede utilizar un aparato removible con resortes digitales, para cerrar el espacio mediante una simple inclinación.11,14,15,16,17,18,19 Si se trata de una Hawley o un circunferencial, se deben activar los bucles para aumentar la presión sobre la zona labial de los dientes que se desean desplazar, reajustando el aparato cada dos semanas, para obtener un cierre de espacios a un ritmo de 1-1.5 mm por mes. O se puede utilizar el aparato removible (Hawley, placa de mordida, etc.) en conjunto con un elástico clase I, en donde el elástico va ser la parte activa y va a ejercer la fuerza necesaria para cerrar el diastema.20, 21 Es necesario utilizar un arco que sirva de soporte para el elástico y al mismo tiempo sirva de guía al movimiento dentario y ayude a la distribución apropiada de fuerzas entre los dientes y el periodonto implicados.

Cierre de diastemas mediante aparatos fijos. Si los dientes están desplazados en bloque o muy separados, habrá que emplear un aparato fijo para controlar las posiciones de las coronas y las raíces. Se colocan brackets en los dientes que van a movilizarse y en los que van a servir de anclaje. Objetivo general: Determinar la relación entre la etiología, el tratamiento y el tipo de retención para la corrección y estabilidad del cierre de diastema de línea media en los pacientes del Centro de Estudio de Ortodoncia.

Metodología
Tipo de investigación: descriptivo, retrolectivo.Universo de estudio: de los 520 pacientes de casos boards del 2000 – 2005 del CESO, la muestra fue de 48 pacientes. Criterios de inclusión: con diastema de línea media, con expediente clínico completo, sin tratamiento de ortodoncia y/u ortopedia maxilofacial previa. Variable dependiente: presencia de diastema de línea media.

Variables independientes: edad, sexo, etiología, mecánica de cierre, tipo de retenedor, recidiva.

Técnica de registro: se revisaron 48 pacientes que presentaban diastema de línea media; se tomaron sus respectivos expedientes, historia clínica, el plan de tratamiento y el tipo de retenedor que se les indicó.

Resultados
Porcentaje de pacientes que presentan diastema de línea media según el sexo. Se observa que el 47.9% son mujeres y el 52.1% son del sexo masculino, es decir, que el diastema de línea media se presentó con mayor frecuencia en el sexo masculino que en el femenino, como se ve reflejado en la Gráfica 1.

En la Gráfica 2 observamos el porcentaje de pacientes que presentan diastema de línea media según la edad y su distribución.

Se presenta con mayor frecuencia como frenillo fisiológico; observamos los mayores porcentajes entre las edades de 9 años a 14 años, donde se encuentran en etapa de erupción con una dentición mixta, y los menores porcentajes después de los 17 años donde ya tenemos una dentición permanente.

En la Gráfica 3 apreciamos la frecuencia de pacientes que presentan diastema de línea media según la etiología; la principal se debe al proceso de erupción, seguido por la presencia de un frenillo hipertrófico; despues por anomalías dentales, especialmente por microdoncias; y por último, hábitos como
el empuje lingual.

E. Erupción
RE: Retardo de Erupción
FH: Frenillo Hipertrófico
A: Agenesia
AI: Amelogenesis Imperfecta
MI: Microdoncia
MD: Mesiodents
R: Rotaciones
DA: Deglución Atípica
SD: Succión Digital
RB: Respirador Bucal
EL: Empuje Lingual
CI: Camino Impactado
As: Asimetría

La Gráfica 4 ilustra la distribución de tipo de mecánica usada en pacientes que presentan diastema de línea media.

ce: Cadena Elástica 31% I: Ligadura 5% ar: Arco de Retracción 10%

La Gráfica 5 y la Tabla 1 muestran la frecuencia y el porcentaje del tipo de retenedor usado en pacientes que presentan diastema de línea media.

Tabla 1

 

Frecuencia

Porcentaje

Percentaje válido

Circunferencial válida

11.0

22.9

22.9

Fijo

4.0

8.3

8.3

Hawley

24.0

50.0

50.0

Hawley con cinturón

1.0

2.1

2.1

Hawley modificado

7.0

14.6

14.6

Prótesis removible

1.0

2.1

2.1

Total

48.0

100.0

100.0

Referente a la recidiva, de los 48 pacientes sólo cuatro la presentaron. Esto representa el 8% de la muestra.

Conclusiones

El tratamiento se puede dar por concluido cuando se cumplen los siguientes principios básicos para la estabilidad de los dientes en su lugar: contactos estables y múltiples de los dientes sin interferencias; término y maduración del  hueso formado en la nueva ubicación de los dientes, y adaptación y estabilidad neuromuscular a las nuevas posiciones de los dientes.

Dentro de los factores que comprometen la estabilidad de los resultados ortodónticos están componentes musculares, discrepancias esqueletales no corregidas adecuadamente, la migración mesial fisiológica norma(especialmente en el arco inferior), y los factores periodontales; por eso, mientras mayor cantidad de estos elementos se controlen, mejores resultados se obtendrán a largo plazo. Es importante mantener las correcciones ortodónticas logradas paraque beneficien al paciente a largo plazo, permitiendo una oclusión eficiente y una óptima estética facial y dental; debemos integrar dentro de nuestros tratamientos el concurso de las diversas especialidades de la odontología, al tiempo de hacerle saber al paciente lo necesario para llevar un continuo control con los especialistas y el uso correcto de los retenedores y la calidad de su higiene

 

 

 

 IMPLANTOLOGÍA

 

Lo bueno de ser petiso y áspero…   (The Journal of the American Dental Association febr 1, 2013 vol. 144)

Ben Balevi hac una revisión sistemática de un análisis / Pommer B, Frantal S, Willer J, Posch M, Watzek G, Tepper G. Impact of dental implant length on early failure rates: a meta-analysis of observational studies. J Clin Periodontol 2011;38(9):856-863) y formula la siguiente conclusión.

La evidencia sugiere que los implantes dentales cortos (< 10 millimeters), de superficie áspera se oseointegrarán con éxito. Juzgó buena la evidencia de los AA.

Los resultados del metaanálisis (40 estudies - 2,223 implantes cortos y 14,158 largos). Los autores no hallaron asociatcón entre el diámetro del implante fracasos al año. Ni con implantes cortos (posible excepción zona maxilar anterior) de superficie rugosa de largo mínimo de 7 mm.

Implicaciones para la práctica

Una creciente evidencia sugiere que implantes cortos de superficie áspera y de largo mínimo de 7 mm se oseointegrarán con éxito en zona posterior de maxilares y  mandíbulas atrofiadas edéntulas. Aun más, podría no ser necesario compensar la reducción de largo con incremento de diámetro. Su uso podr+ia evtar cirugías óseas parta aumento de altura de los rebordes.

 

 

 

 MISCELÁNEAS

 

Circonio, no circoniA… ¡coño!

 

Elemento químico de número atómico 40. Metal no muy abundante en la corteza terrestre, se encuentra casi siempre en forma de silicato, en el circón. De color negro o gris acerado, es refractario, mal conductor de la electricidad y de gran resistencia mecánica y a la corrosión. Se usa en lámparas de incandescencia, tubos de vacío y en las industrias cerámica, química, aeronáutica, odontológica y nuclear. (Símb. Zr).

 

 Circón.

 

(Del ár. hisp. azzarqún, este del ár. zarqūn, y este del persa zargun, color de oro).

 

 

Silicato de circonio, más o menos transparente, blanco o amarillento rojizo, que difícilmente produce raya en el cuarzo y posee en alto grado la doble refracción. Se halla en cristales rodados entre los terrenos de aluvión de la India y se usa como piedra fina, con el nombre de jacinto.

 

Jacinto.

 

(Del lat. hyacinthus, y este del gr. ὑάκινθος).

m. Geol. circón.(DRAE)

~ occidental = topacio.

~ oriental = rubí.

 

 

 

ODONTOPEDIATRÍA

 

Supersticiones y hechos en dientes natales y neonatales…    Desde la India, Maheswari NU, Kumar BP, Karunakaran y Kumaran ST (J Pharm Bioallied Sci 2012 ag 4(Supl 2):329-33) cuentan que las variaciones en la dentición del recién nacido han atraído el interés profesional y popular. La presencia de dientes natales y neonatales es rara, por lo que arrastra centurias de diversas  supersticiones en muchos grupos étnicos diferentes. Los natales son más frecuentes que los neonatales,  3:1.

En Nigeria, Oziegbe EO et al (Oral Health Prev Dent 2011;9(2):107-13), encararon las creencias y prácticas relacionadas entre los trabajadores de la salud infantil de Ile-Ife.

Fueron encuestados 103 trabajadores de la salud del Complejo de Hospitales de la Universidad de Obafemi Awolowo. Comprendió dentistas, pediatras, enfermeras y médicos comunitarios, farmacéuticos. De un total de 77 (74.8%) creían en la presencia de signos y síntomas de dentición. La  mayoría de los dentistas (79.3%) y farmacéuticos (96.2%) creían en los problemas de dentición. Ninguno basó su creencia en evidencias científicas, sino en su experiencia personal (36.4%), libros (26%), mitos locales (20.8%) y talleres escolares/laborales (16.8%). Los signos y síntomas de dentición más frecuentemente atribuidos fueron fiebre (18.2%) y diarrea (15.6%). En un 57%, como rutina recetaban varios fármacos para los problemas de la dentición: paracetamol (70.2%), antibióticos (14.0%) y jarabes para dentición (7.0%).

Las actitudes, creencias y prácticas de algunas enfermeras nigerianas al respecto (según Bankole OO, Denloye OO y Aderinokun GA), fueron objeto de un estudio transversal entre 542 enfermeras en hospitales de Ibadan, al sudoeste de Nigeria. La mayoría de ellas creían que la pérdida de apetito, llanto, mayor salivación e irritabilidad general eran parte necesaria del proceso de la dentición. Más aun, un 82,1%, 61,4% y 27,9 % implicaban a la fiebre, o diarrea o pústulas, respectivamente como signos del proceso. La tendencia era mayor en enfermeras y personas mayores y experimentadas. Los autores consideran imperiosa la necesidad de corregir esos errores, por sus consecuencias para la salud.

También desde Nigeria (Odontostomatol Trop. 2005 mar;28(109):19-22), Denloye O, Bankole OO y Aderinokun GA señalaron que los muchos  síntomas atribuidos a la dentición resultan de  mitos y opiniones del pueblo. Esos mitos dieron una falsa seguridad al creer que los síntomas mencionados eran parte del proceso de dentición. Hallaron que un. 60% de los funcionarios sanitarios que respondieron creían que los niños tienen problemas sistémicos durante los períodos de dentición.

 

 

 

OPERATORIA

 

Ver practiquísimo

 

ORTODONCIA

Supersticiones y hechos en dientes natales y neonatales…   Mitología en miología bucofacial…   Mason RM (Int J Orofacial Myology 2011 nov;37:26-38) sostiene que, a través de los años, se han mantenido una serie de mitos con respecto de la naturaleza de los trastornos miofuncionales bucofaciales  (OMD). Mitos que incluyen:

1) el concepto de que el término "interposición lingual" incluye la posición de reposo;

2) de que es en excesiva la presión que ejerce la lengua contra los dienntes anteriores al deglutir, que las presiones se suman y que la frecuencia de deglución impacta sobre la dentición;

3) la errada idea de que la lengua es el músculo más fuerte del cuerpo;

4) el punto de vista de que un músculo será el ganador en cualquier batalla entre músculo y hueso;

5) la afirmación de que la proyección de la lengua puede causar una mordida abierta;

6) la afirmación de que la proyección de la lengua puede causar una maloclusión de Clase II;

7) la afirmación de que la lengua moldea la bóveda palatina;

8) la noción de que la punta de la lengua baja en reposo presenta un problema;

y 9) la afirmación de que los OMD representan un desequilibrio muscular que la terapia puede revertir.

Cada una de estas falsas afirmaciones o "mitos" puede ser discutida y corregida, con el reconocimiento positivo de que los clínicos están  abandonando la noción incorrecta de equilibrio  muscular y su falta como ha sido afirmado

 

 

 

 

 

PERIODONCIA

 

Mito o realidad: un cambio enla  profundidad de sondaje es confiable como predicción de pérdida de inserción…   Bryan S et al (The Journal of the American Dental Association febr 1, 2013 vol. 144 no. 2)

Los autores exploraron la utilidad de usar un cambio en la profundidad de sondaje (PD) para  predecir cambios en la pérdida de inserción clínica (CAL). Usaron una experiencia clínica con 363 participantes a quienes se les realizó tratamiento no quirúgico.

Dependiente de la subserie de sitios dentarios, la  sensibilidad de la PD para predecir CAL varió entre  18 y 74%; la mayor, en sitios inicialmente profundos. La epecificidad y el valor negativo de predictibilidad fueron más elevados que la sensibilidad y el valor positivo de predictibilidad. Las correlaciones entre la PD media de nivel personal y los cambios en la CAL variaron de 0.60 a 0.79 y fueron mayores en sitios inicialmente profundos.

En conclusión, excepto  en sitios inicialmente profundos, un cambio en la PD no es confiable para la predicción de cambios en la CAL. Quienes midan  solo la PD podrían identificar erradamente pérdidas o ganancias de inserción. Para mayor confiabilidad, se debieran monitorear los cambios en la CAL No se sabe si esto es aplicable a casos de cirugía o a la  predicción de pérdida de dientes.

 

 

 

PRÓTESIS

 

La ciencia desmiente una creencia: las perforaciones de endodonto a periodonto pueden ser reparadas…   Dr. Alfonso Espinosa Torres (Revista Nacional de Odontología de México Año 2 Vol. VI 2010). La perforación accidental del piso de la cámara  deberá ser atendida inmediatamente. Lo más frecuente es que este tipo de accidentes ocurra en el tercio apical de raíces curvas, en la zona externa de la curvatura radicular y junto a la formación de escalones; además, en casos de transportación apical, que en conjunto representan los errores clásicos de la instrumentación en conductos curvos.3

El empleo del MTA como sellador en perforaciones dentarias es actualmente un éxito, merced a sus propiedades de biocompatibilidad con tejidos periodontales, baja toxicidad, estimulación de  la adhesión y crecimiento de osteoblastos. Todo esto, favorece la cicatrización y reparación ósea.

Técnica para sellar una perforación

Aislamiento del diente dañado

desinfección del área

obturación de los conductos previa al sellado

 y eliminación del sangrado

en algunos casos se aconseja el empleo de membranas reabsorbibles o esponjas coagulantes para evitar la salida del material de obturación.

Pernos radiculares

Están destinados fundamentalmente a la conexión entre la porción radicular y la restauración coronaria, en dientes que han recibido tratamiento endodóntico. Su empleo se recomienda sólo cuando no sea posible asegurar la retención o estabilidad estructural de la reconstrucción coronaria por otro medio.

Pernos radiculares preformados

Son una opción eficaz para la restauración dentaria; se consideran cuatro generaciones:

Generación: elementos metálicos (acero/titanio) que se enroscan en la dentina a través de filos que poseen en su porción radicular, comúnmente llamados “tornillos”.

Generación, incluye elementos metálicos (titanio o aleaciones de titanio con otros metales), que se insertan pasivamente y se fijan por medio de adhesivos.

3ª y 4ª Generación, elementos no metálicos (cerámicos o de base orgánica) que se insertan pasivamente y necesitan de una fijación adhesiva.
 

Los pernos elaborados con resinas compuestas reforzadas con fibras de vidrio o cerámicas tienen propiedades físicas mejoradas, como dureza y resistencia al desgaste, debido a la incorporación de fibras de carbón, vidrio, polietileno o kevlar, dentro de la estructura interna de la resina.

 

Muchos cirujanos dentistas prefieren el uso de pernos prefabricados por ser una opción práctica, de bajo costo y, en algunos casos, menos agresiva con los tejidos dentarios debido a su biocompatibilidad; son fáciles de trabajar, tienen estabilidad y cubren con la exigencia respecto a la estética.. Son una alternativa para reconstruir dientes que han sido afectados severamente por caries, traumatismos, deficiencias congénitas o reabsorciones internas.

Reporte de un caso
Un paciente, de 47 años, refirió que se le hizo  endodoncia del primer premolar inferior derecho, y se lo reconstruiyó con perno radicular colado y corona de porcelana. Le apareció después una fístula  gingival, que fue tratada mediante curetaje.

Al año, se le diagnosticó una perforación radicular y se intentó realizar el sellado de la misma mediante un procedimiento quirúrgico, utilizando óxido de zinc y eugenol como material de obturación, sin que esto resolviera el problema (Foto 1).

Foto 1. Radiografía periapical del sitio de la perforación, posterior al sellado
por vía quirúrgica con cemento de óxido de zinc y eugenol

Como parte de nuestros estudios diagnósticos, se solicitó una radiografía panorámica (Foto 2).

El nivel de obturación estaba a menos de 2 mm del ápice radiográfico; el perno se veía desviado del eje longitudinal de la raíz hacia la cara distal del premolar. Al utilizar una radiografía periapical del órgano dentario afectado, se descubrió una lesión ósea de aproximadamente 3 mm de diámetro (Foto 3), con lo que se confirmó la presencia de una perforación radicular.

Foto 2. Radiografía panorámica para diagnóstico;
se observa zona radiolúcida en tercio medio radicular del primer premolar inferior derecho.

 

Foto 3. Radiografía periapical del diente afectado;
obsérvese la zona radiolúcida a nivel de tercio medio
radicular, así como ausencia del material utilizado para el sellado previo de la perforación.

Nuestro tratamiento consistió en retirar la corona y el perno y repetir la endodoncia. Se logró aumentar solo un milímetro la longitud de la obturación. Se realizó el sellado de la perforación por vía coronal, con relleno total del conducto radicular con cemento MTA (Angelus). Se colocó un perno de fibra de vidrio, y se esperó a que el cemento MTA fraguara por completo fijando el perno en el conducto; corona provisional de acrílico. Una semana después, se la reemplazó por una restauración de metal porcelana.

Foto 4. Radiografía a dos años y medio del sellado con MTA;
nótese la presencia de lámina dura en el sitio de la perforación
.

En mayo de 2008, el paciente regresó para una nueva valoración integral, encontrándose asintomático y sujeto a tratamiento ortodóntico. Al tomar una radiografía periapical del diente tratado, observamos evidencias radiográficas de reparación en la lesión ósea, incluyendo la presencia de lámina dura en el sitio de la perforación (Foto 4).

Así, después de más de dos años del sellado, consideramos exitoso el tratamiento.

 

 

RADIOLOGÍA

Frecuencia y  naturaleza de los hallazgos  incidentales (HI) y los escaneos de tomagrafía computada con haz cónico (ETCH) de cabeza y cuello…   Ryan Edwards et al (The Journal of the American Dental Association febr 1, 2013 vol. 144 no. 2 ) analizaron la literatura para determinar lo que dice el título. Evaluaron la calidad de acuerdo con 15 criterios relacionados con el diseño del estudio, características de la población y análisis estadístico. Sólo 5 trabajos respondían a los criterios. Cuando computaban el número de HI como el número absoluto de HI detectados, la frecuencia iba de 1.3 a 2.9 HI por ETCH. En cambio, cuando computaban el número de HI como el número de escaneos que contenían HI, la frecuencia iba de 24.6 a 93.4% de ETCH. Se detectan HI con relativa freuencia en los ETCH. Las imágenes y considerables variaciones son evidentes en frecuencia y naturaleza. En su mayoría son hallazgos extragnáticos (no a nivel  dentadura y alveolos), lo que añade énfasis a la necesidad de un examen completo y apropiado de la imagen total, cualquiera que sea el campo de interés.

 

 

SALUD

Cierto, probable o dudoso:

un trilogismo nada lógico

Carnelio S, Khan SA y Rodrigues G (Br Dent J. 2008 en 12;204(1):29-32)

Existe una vasta brecha entre las afirmaciones clínicas sobre seguridad y eficacia de los antioxidantes y la producción de trabajos RCT (aleatorizados controlados), lo cual limita su uso en terapéutica dental.

Para los AA, existen bases racionales que sustentan el uso de los antioxidantes, cuya función sería contrarrestar los radicales libres que parecen influir en muchas enfermedades bucales; la más común: periodontitis. Su mecanismo de acción consiste en neutralizar los radicales libres entregando uno de sus electrones, para poner fin a la reacción de sustracción de electrones.

Los antioxidantes pueden ser definidos como las sustancias que presentes aun en  concentraciones bajas en un substrato oxidisable retrasarán significativamente o inhibirán la oxidación de ese substrato.

Consideran que los antioxidantes significativos en odontología están a pronta disposición como suplementos dietarios. Incluyen beta caroteno (hojas verdes oscuras, vegetales y futas naranja o amarillos (espinaca, zanahorias, naranjas, papaya, mangos y pomelos).

Asimismo alfa tocoferol (margarina, germen de trigo y hojas verdes), el ácido ascórbico de los cítricos y las crucíferas, y los minerales (zinc, cobre, manganeso, selenio), presentes en legumbres, nueces, granos enteros, vegetales verdes.

Cierta, probable o dudosa, la terapia antioxidante, escriben los AA, es una espada de doble filo, con efectos negativos e indeseables, si se el umbral de la seguridad de la dosis terapéutica es sobrepasado. Pues la administración de estos suplementos reduce los radicales libres, pero puede interferir con mecanismos defensivos  esenciales.

Los AA señalan que los antioxidantes pueden ser beneficiosos para alguna gente, pero dañosa para quienes tienen niveles bajos oxidativos innatos. Hay pocos estudios confiables para extrapolar el efecto de los antioxidantes en la práctica odontológica.

Faltan estudios clínicos para identificar  biomarcadores del estado de estrés oxidativo, entre otros. La relación global de beneficio:riesgo debe ser evaluada antes de recetar con los siguientes puntos por considerar: si está confirmado la fisiopatoiología oxidativa; o si esa actividad es  central en ese sentido.

Subrayan los AA que, aun cuando los  antioxidantes tienen amplia aplicación en la práctica para afecciones benignas o lesiones  premalignas, no ha habido estudios bastante amplios que brinden soporte al uso extendido. De todos modos, afirman, se sabe que los radicales libres causan enfermedades bucales y los antioxidantes podrían neutralizarlos.

 

 

TERAPÉUTICA

Biomateriales en  la preservación y aumento de los rebordes…    A. Brambila Camacho, O. Pineda García, E.Tudón Torres, H. Téllez Jiménez y F. Guerrero Del Ángel (Revista Nacional de Odontología Mexico Año 2 Vol. V 2010)
 Los biomateriales representan una buena alternativa para la preservación y aumento de los rebordes, haciéndolos idóneos para su rehabilitación (Figura 1).





Figura 1. Traumatismo dentoalveolar con pérdida de cortical vestibular

La Regeneración Ósea Guiada consiste en la colocación de membranas que ayudan al desarrollo celular selectivo en la zona comprometida (Figura 2).

Figura 2. Reconstrucción de proceso alveolar con biomateriales

Su posible desventaja es el colapso de la membrana debido a que no cuenta con una estructura de sostén. Esto puede prevenirse implantando injertos óseos que preserven a la membrana en su posición original y promuevan una regeneración aceptable de los diversos tejidos blandos y óseos (Figura 3).

Figura 3. Colocación de barrera de colágeno para estabilización de los biomateriales

Es importante que el material sea biocompatible, osteoconductivo y de adecuado tiempo de reabsorción; además, debe proveer un espacio tridimensional para la formación de nuevos vasos sanguíneos y ser capaz de recluir y estimular la migración de células osteoprogenitoras.

Los AA trataron 50 pacientes a quienes  implantaron seis distintos biomateriales de regeneración ósea: hidroxiapatita natural (HTAN) y sintética (HTAS), hueso cortical desmineralizado liofilizado (HCDL), fosfato de calcio bifásico, hueso bovino y vidrio bioactivo, en combinación con una membrana de colágeno y colgajos de espesor total.

La respuesta clínica fue favorable con preservación de los rebordes alveolares traumatizados y devolución de las características estructurales (Figura 4). No observamos exposiciones de dichos biomateriales o la asociación de procesos inflamatorios o infecciosos severos; también se llevó un control radiográfico posquirúrgico inmediato a tres y seis meses, y observamos su osteointegración, sin presencia de colapsos en las zonas alveolares traumatizadas.

Figura 4. Colocación de implante dental en el proceso alveolar regenerado

Conclusiones

1. Los diversos biomateriales empleados devolvieron las características anatómicas específicas a los procesos alveolares traumatizados.

2. No se evidenciaron recidivas de colapso alveolar posterior a la colocación de los biomateriales.

3. Se observó en las radiografías la integración de los biomateriales en las zonas comprometidas.

 

                                    VOLVER