junio 2012

CARIES

 

Comparando eficacia dentífrica de monofluorofosfato de sodio + glicerofosfato de calcio…   Damle SG, Deoyani D, Bhattal H, Yadav R y Lomba A (Dent Res J (Isfahan). 2012 en;9(1):68-73) tomaron una población adecuada de 595 escolares (12-15 años) divididos en dos grupos: 302 (monofluorofosfato de sodio – 1000 ppm+ glicerofosfato de calcio  y de control 293, no fluorado. Fueron seguidos semianualmente 18 meses. Los valores medios DMFT y DMFS se incrementaron en ambos grupos; pero más en el de control. La reducción en el índice de placa fue menor en el grupo control.

 

 

Los microbiomas salivales distinguen las poblaciones humanas con caries activa de las sanas…   Yang F et al (ISME J. 2012 e vn;6(1):1-10) afirman que los complejos microbiomas bucales estudiados con metodologías limitadas en profundidad y amplitud de las muestrtas, pobreza de datos de los huéspedes particularmente a nivel población, inconsistencia de los puntos de toma de muestras y la falta de disintguir los factores microbianos subyacentes. Mediante tecnología secuencial avanzada en estudio de genomas, establecieron:

primero, los microbiomas salivales humanod mostraron una vasat diversidad filogenética aunque miíimo núcleo organismico;

segundo, los microbiomas de caries fueron significatlivamente más variables en la estructura comunitaria mientras que en los sanos estaban relativamente conservados;

tercero, los cambios en abundancia de ciertas taxas (como sobrabundancia de Prevotella Genus) distinguieron las microbiotas de caries de las sanas,

además, los individuos activos se distinguía de los normales por la diferente carga de Prevotella, y   

por último, no se detectaron unidades taxonómicas  operacionales 'específicas de caries ' (OTU) pero sí 147 OTU estaban 'asociadas a caries, i e, distribuidas diferencialmente  aunque presentes en ambas poblaciones.

Estas observaciones subrayan la necesidad de resolución de  especies-y cepas para el pronóstico de caries, y concordaron con la hipótesis ecológica por la cual lo que subtace en la cariogenesis son los desplazamientos en la estructura comuniaria, en vez de la presencia o ausencia de un particular grupo de microbios.

 

El efecto de reducir caries por liberación de fluor de materiales restauradores se mantiene aun cuando cesa la liberación…   Shiiya T, Mukai Y, Ten Cate JM y Teranaka T (Acta Odontol Scand 2012 en;70(1):15-20) concluyeron, tras un  estudio in vitro, que la dentina que rodea los materiales que liberan fluo queda protegida contra la desmineralización aun después de haber disminoido la liberación de F.

 

CIRUGÍA

 

Tratamiento del alveolo seco/osteítis alveolar...   Bowe DC, Rogers S y Stassen LF (J Ir Dent Assoc 2011 dic-2012 en;57(6):305-10) señalan que la osteítis alveolar, muy dolorosa y debilitante, es relativamente común como complicació de extracciones: aproximadamente 3% de las extracciones de rutina y más del 30% de terceros molares retenidos inferiores. Recursos utilizados en la Ewscuela Dental de Dublín: preventivamente, lavado del alveolo con clorhexidina (74%) o solución fisiológica (26%); colocación de material no resorbible obtundante (56%)e instrucción de lavado del alveolo con clorhexidina en casa (44%).

 

Tratamiento del alveolo seco/osteítis alveolar...   Evaluaxión de la técnica híbrida para la fijación de la   osteotomía sagital mandibular (Obwegesser)…    Sato FR, Asprino L, Consani S, Noritomi PY y de Moraes M (Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2012 feb 28) efectuaron estudios fotoelásticos y de análisis de elemento finito en 3 modelos simulados en computadora y observaron que la fijación con 3 tornillos bicorticales presenta mejor resistencia y distribución de estrés que la técnica híbrida, que a su vez es mejor que la miniplaca y tornillos monocorticales. Resultó preferible la técnica híbrida.

             … …    

CLÍNICAS

 

N=1 ayuda en la decisión en dolor bucofacial…     Donald R. Nixdorf, Radwa Sobieh y Janne Gierthmühlen (J Am Dent Assoc 2012;143 259-261) dicen que una de las formas de dolor bucofacial (BF) no tan fácil de diagnosticar y tratar es el poco comprendido síndrome de dolor regional complejo (SDRC) cuando se produce en el área de cabeza y cuello. Diagnosticar SDRC sobre la base de la historia clínica y el examen físico puede ser problemático. Determinar el mecanismo subyacente puede no ser simple. Porque algunos pacientes con SDRC experimentan además dolor mantenido por simpático (DMS). Se ha sugerido para esto, el uso de un bloqueo simpático con anestésico local. Pero, las respuestas positivas podrían deberse a un tratamiento inespecífico (como un efecto placebo), en especial si relacionado a reducción del dolor por intervenciones Como la prevalencia del SDRC es baja (hasta 2007 sólo 14 casos en la  literatura), suponemos una alta tasa de falsos positivos. Aparte, por la vartiabilidad en los resultados de los bloqueos, podría alterarse el curso de los SRDC y dificultar conclusiones definitivas.

Este artículo pretende aportar una alternativa con base en una técnica de  investigación basada en un solo paciente.

 

Caso.-Una mujer de 42-años, blanca experimentaba una constante sensación de presión y tracción en el maxilar superior izquierdo, profunda, en el área dentoalveolar posterior. El dolor iba de moderado a severo; agravado al  tocarle la mejilla, los dientes y los tejidos blandos intrabucales; y empeoraba con los cambios en el clima y si la paciente estaba estresada y frustrada. Otros síntomas:  sensación de tumefacción urente en el paladar adyacente a  14 y 15 ausentes, y apertura bucal limitada. Objetivamente: alodinia, incremento de temperatura cutánea y menor motilidad mandibular. Todo esto cumple los  criterios de SRDC.

Padece desde 2 años antes de la consulta actual y fueron achacados, tratados y extraídos el 14 y el 15, incluida perforación del piso de seno. Nada de los muy variados tratamientos sirvió, incluidos otolaringólogo, especialista en ATM y neurólogo. Con radiografías y TC y RM cerebral. Recibió varios antibióticos, gabapentina, baclofeno, amitriptilina, nortriptilina, topiramato, carbamazepina y  lamotrigina. Ninguna medicacións la alivió y le causaron diversos efectos colaterales.

 

Cómo la metodología investigadora puede ayudar en una  decisión clínica.

Un ensayo clínico de un solo sujeto, conocido como   “prueba de n=1” o “prueba cruzada,” donde el paciente es su propio control, en una intervención aleatorizada y con destino predeterminado identificado. Así, se puede tener información no sesgada sobre la actividad simpática tiene un componente predominante en el dolor del paciente.

 

Desarrollo de la prueba N=1

 

La prueba N=1 consistió en 3 inyecciones de bloqueo del ganglio estelado una por semana, por 3 semanas, cada una de 8 mililitros, ya lidocaìna 2% sin epinefrina, ya solución fisiológica, con doble ceguera.

Registraron cada semana los resultados producidos. En la primera, no se notó nada, ni reducción del dolor.

En la segunda, exhibió signos de bloqueo profundamente positivos, con estos síntomas: congestión nasal izquierda, ptosis, sonrosado facial y calor  Hubo aumento del dolor a los 8 a 10 minutos con extensión al seno  maxilar y un cambio a agudo y pulsátil.

En la tercera, se notaron cambios sutiles, incluidos calor en el brazo izquierdo y leve ptosis. Nuevamente, aumento del dolor a los 8 a 10 minutos con extensión al seno  maxilar

Placebo fue la primera.

La intensidad incrementada del dolor con la lidocaína indicó SRDC con dolor simpático independiente. no SRTDC con DMS. Así, la paciente evitó un costoso bloqueo del ganglio estelar anestésico o alcohólico.

 

ENDODONCIA

 

Figure 1 (a) Mujer de 46 años con reducción de la apertura bucal por fibrosis submucosa; (b) Modificación de instrumentos, doblados donde se inician las espiras; (c) Modificación de un ProTaper; (d) Preoperatoria

 

     Endodoncia en paciente con apertura bucal reducida…   Vivek Aggarwal y Mamta Singla (J Conserv Dent 2012 mar; 15(1): 89–91) vieron a una mujer de 46 años con dolor espontáneo y aumento de temperatura del lado izquierdo de la cara desde 2 semanas antes. No le dolía al morder. Tenía una sensación urente en la mucosa vestibular al comer picantes. Experimentaba una  progresiva reducción de la apertura bucal desde hacía 3 años. La abertura inter-incisal era de 18 mm. Tampoco podía protruir la lengua más allá del borde rojo de los labios. Gruesas bandas fibrosas eran palpables en la mucosa de ambos lados.  Tenía caries profunda en el 36, con pulpitis irreversible. Se le dio anestesia con técnica de boca cerrada, para una apertura de emergencia, con aplicación de esteroides y enseñanza de ejercicios de apertura bucal. Se usó regional completada por vestibular y lingual. Imposible colocar dique de goma (sólo rollos de algodón) y todos los instrumentos endodóncicos debieron ser atados, que debieron ser doblados para poder introducirlos, sostenidos por un mango plástico. Usaron EDTA y clorhexidina

 

Apexificación convencional y maturogénesis inducida por revascularización …   Vivek Aggarwal, Sanjay Miglani y Mamta Singla (J Conserv Dent 2012 mar; 15(1): 68–72) compararon la apexificación con hidróxido de calcio y la maduración inducida por revascularización pulpar en dos dientes vecinos (11 y 21) del mismo paciente, con éxito alcanzado en el central izquierdo revascularizado, con crecimiento radicular y formación del ápice. A este proceso lo llaman revascularización, revitalización y maturogénesis

En ambos dientes realizaron la mejor desinfección posible, con irrigación copiosa, aplicación de pastas antibióticas y generación de un coágulo estéril.

 

 

 

Unas de las varias explicaciones de por qué se produce la apexogénesis/maturogénesis es la presencia de células madre mesenquimáticas en la papila apical (SCAP), que son  multipotentes y resistentes a la necrosis/infección

Caso.-

Mujer de 24 años con descarga purulenta relacionada con los dos centrales traumatizados 15 años antes.

An external file that holds a picture, illustration, etc.
Object name is JCD-15-68-g001.jpg Object name is JCD-15-68-g001.jpg

Radiografía Intraoral de los centrales superiores con ápices inmaduros. Nótese la pared mesial dentinaria  del 21, más corta que la distal. Radiolucidez periapical. Revascularization en central izquierdo. A los 6 meses hay curación de la radiolucizez periapical. Se puede ver un poco del antibiótico colocado, como una leve radiopacidad en el 1/3 medio del conducto.

 

La aplicación de la técnica endodóncica y de la pasta antibiótica fue similar para ambos dientes, realizada según arte. A los 2 meses, el 11 fue obturado con gutapercha  convencionalmente,técnica de compactación lateral. Una semana después, el otro central fue preparado para  revascularización.

Anestesia local con lidocaína 2% con 1:100,000 epinefrina. Dique. Lavado abundante con agua destilada y  solución al 5.25% de hpoclorito de sodio. Secado del conducto con puntas de papel. Punción periapical con aguja  27G de 31 mm (Septoject, Septodont). Cuatro cortas punciones para inducir intencionalmente hemorragia dentro del conducto. Lograda ésta, se permitió la formación del coágulo con una bolita de algodón colocada suavemente en el tercio coronario. A los 10 minutos, se removió ésta y se selló allí mismo con MTA blanco(ProRoot, Dentsply) mezclado según instrucciones. Llevado al conducto el MTA, fue suavemente condensado con algodón embolado a un escariados. Se formó un tapón de 5 mm.Una bolita seca y Cavit-G. A las 48 horas, se quitó el material temporario y se restauró el diente con ionomero vítreo más composite.

A los 24 meses estaban resueltos los problemas clínicos y de R-x [Fig].  Con evidencia de cierre apical y alargamiento radicular. Este resultado fue mejor que el logrado en el 11.

 

.

 

Copyright : © Journal of Conservative Dentistry

This is an open-access article distributed under the terms of the Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported, which permits unrestricted use, distribution, and reproduction in any medium, provided the original work is properly cited.

An external file that holds a picture, illustration, etc.
Object name is JCD-15-68-g002.jpg Object name is JCD-15-68-g002.jpg

An external file that holds a picture, illustration, etc.
Object name is JCD-15-68-g002.jpg Object name is JCD-15-68-g002.jpg 

(a) A los 12 meses: completa curación periapical. Alargamientoi de la pared mesial del 21. (b) 18 meses: cierre apical y engrosamiento de las paredes del izquierdo No se ve esyo en el 11. (c) 24 months: maduración y engrosamiento de paredes del 21. Cicatrización y cierre apical.

                    

ESTÉTICA

 

Influencia Estética de la Posición del Margen Gingival Posterior en el Maxilar…   Crawford RW, Tredwin C, Moles D y Gill D (J Prosthodont 2012 feb 28) compararon las  percepciones de 4 grupos de personas, de 12 a 80 a (total 120), ante 6 imágenes digitalmente manipuladas de varias configuraciones posteriores del margen gingival. Se trató de 30 voluntarios con hipodoncia, 30 con enfermedad periodontal, 30 sin ninguna de estas dos situaciones, y 30  dentists del Eastman Dental Institute, Londres.

Se estipuló un orden de preferencias y se repitió tras un minimo de 10 minutos.

Resultados: La mayoría de los pacientes consideró más estética la configuración de un margen de 0 mm a 2 mm (medido en el primer premolar); los dentistas mostraron una fuerte preferencia por la configuración de 1 mm, y fueron más perceptivos de las alteraxiones de la posición gingival. Se diría que aun cuando resultara más grato el margen del premolar 1 mm por debajo del canino, hay una posibilidad de gamas de desviaciones de ese ideal.

 

Acrecer o no acrecer la dimensión oclusal vertical…   Abduo J y Lyons K (Aust Dent J 2012 mar;57(1):2-10) se plantearon la conveniencia de incrementar la dimensión oclusal vertical (DOV) al restaurar una dentadura y qué técnica usar de las muchas existentes. Las existentes carecen de coherencia y confiabilidad, lo que a su vezafecta la decisión. El acrecentamiento de la DOV debe ser determinado según las necesidades restoradoras y estéticas.

En general, un  mínimo incremento está indicado, aunque 5 mm  como máximo podrían estar justificados para obtener espacio para restauración y estética. La literatura respalda el incremento permanente de la DOV, aunque se generen signos y síntomas que suelen ser pasajeros. Cuando indicado, el incremento de DOV debe obtenerse con prótesis fijas, no removibles, por la predecibilidad de adaptación. Es excepción un problema de ATM, donde es preferible la  removible en vez de apelar a un sistema irreversible.

 

IMPLANTOLOGÍA

 

La pérdida ósea marginal en las sobrdentaduras inferiores no se vería afectada por el diseño del implante o el tipo de atahce…   Sarah Gray et al (J Am Dent Assoc 2012;143 (3): 286-287) sostienen que la pérdida ósea marginal en las sobrdentaduras inferiores no se vería afectada por el diseño del implante o el tipo de atahce. Según la limitada evidencia disponible por el uso de bolas o barras. De tal modo, los profesionales que prefieran considerar el contexto clínico, las preferencias del paciente y la relación costo:beneficio al  recomendar un sistema o el otro pueden concentrarse en otras variables (tamaño, posición, costo).

Opina el JADA que la revisión de la literatura es cuestionable en algunos aspectos. Los datos de los trabajos de bolas y barras , seguidos 5 años, eran de una heterogeneidad que podría haber afectado la confiabilidad del metaanálisis.

 

Leímo sobre implantes y prótesis en n. e1Journal of Oral Rehabilitationn que podrían afectar la ATM  (The Journal of the American Dental Association Marzo 1, 2012 vol. 143 (3). Investigadores de la Universidad de Gantes, Bélgica, y la de Malmö, Suecia, , condujeron un estudio controlado para determinar el efecto de implantes de un solo diente, implantes para prótesis fijas y removibles y concluyeron que no influyenb sobre la inteligibilidad, la articulación y el comportamiento oromiofuncional. No obstamte, sugieren que nuevas investigaciones determinen en qué medida se puede o debe recurrir a fonoausiólogos inmediatamente después de realizada la labor odontológica.

 

 

Después de conducir un análisis audiológico y una  perpetua evaluación, hallaron en los pacientes una satisfacción del 100% con el implante único así como en los  controles; fue del 87$ con las prótesis sobre implantes extensas y del 68% para las removibles Los resultados del análisis fonético revelaron en las personas estudiadas una inteligibilidad normal, igual que el compoirtamiento  oromiofuncional. Los defectos apreciados fueron uno con el diente único, de 3 tipos en las prótesis fijas extensas y 6 en las removibles. De este grupo, 87 de los participantes  distorsionaban una o varias consonantes.…    

                      

MATERIALES

 

Clorhexidina y adhesión con cementos autoadhesivos…    Vinicius Di Hipólito et al (Dent Mater 2011 dic 26)

Discos de composite (Filtek Z250, 3M ESPE) cementados a dentina con barro dentinario, previa aplicación de CHX 0.2% o 2.0%, de SLC [RelyX U100, 3M ESPE (U100); Multilink Sprint, Ivoclar Vivadent (MS)]. La fuerza adhesiva fue significativamente mayor con U100 que con MS, excepto aplicación de CHX 2.0% En fin, el pretratamiento dentinario con CHX 0.2% y 2.0%  presentó una incidencia mayor de fracasos adhesivos.

 

La hipersensibilidad dentinaria tratada con vidrios bioactivos multi-componentes con fluor…    Eilis Lynch et al (Dent Mater 2011 dic 23) usaron vidrios bioactivos (VB), fluor incluido, para tratar la hipersensibilidad dentinaria (HD) por oclusión de los conductillos. Por fusión obtuvieron VB multi-componente [(SiO(2)-P(2)O(5)-CaO-CaF(2)-SrO-SrF(2)-ZnO-Na(2)O-K(2)O) con un creciente contenido de CaF(2)+SrF(2) (0-32.7mol%)].

El VB con fluor formó apatita ya a las 6h, mientras el control sin fluor la formó a los 7 días. Los cristales de apatita ocluyeron los túbulos dentinarios y iones liberados (F, Sr y K). Aparte de la oclusión tubular, estos elementos previenen caries, el zinc por sus propiedades bactericidas, el potasio cuyas propiedades desensibilizantes usan los dentífricos.

 

ODONTOPEDIATRÍA

 

Incisivos maxilares permanentes, sin vitalidad, inmaduros, tratados con tapón apical de agregados de trióxidos minerales …   Betül Güneş y Hale Ari Aydinbelge (J Conserv Dent 2012 mar; 15(1): 73–76) presentan casos de  incisivos maxilares permanentes, sin vitalidad, inmaduros, tratados con tapón apical de agregados de trióxidos minerales, método poppularizado últimamente por sobre el uso de hidróxido de calcio, mucho más prolongado

El tratamiento debe ser realizado lo más pronto posible después de establecida la lesión, para inhibir la reabsorción radicular. Debe resolverse el problema de obtener un buen sellado apical, por lo que el MTA ha sido propuesto, y ayu a a prevenir la extrusión de los materiales de obturación

El material (MTA) consiste de finase partículas hidrofílicas de silicato tricálcico, óxido de silicato y óxido tricálcico. Cuando se mezcla el MTA con agua estéril, forma un gel coloidal, que fragua en 3 - 4 horas en presencia de humedad.

Procedimiento

Ante un caso de traumatismo, con fístula purulenta y radiolucidez apical, ápice amplio, se aplica anestesia local y  dique de goma. Se realiza la cavida de acceso. Se establece la longitud radicular (radiografía y/o localiuzador apical). Se limpia el conducto mecánicamente con lima Hedstroem-, suavemente, e irrigación con hpoclorito de sodio. Se seca el conducto con puntas de papel. Se introduce una mezcla sólida de hidróxido de calcio y, tras colocar una bolita de algodón seca, estéril, se cierra el acceso con material temporario, tipo Cavit.

A las 2 semanas, la fístula habrá desaparecido y no quedará ningún otro síontoma.
Se remueve el hidróxido de calcio con instrumentación e  irrigatcoó con NaOCl y EDTA

Se seca el conducto con puntas de papel. Se mezcla  MTA (Pro-Root MTA) de acuerdo con las instrucciones y se lo lleva con portaamalgama al conducto. Se adapta bien el MTA a las paredes mediante un cono de gutapercha grueso ajustado a 3 milímetros de la longitud de trabajo. Se controla radiográficamente.

Se coloca puntas de papel estéril húmeda en el resto del conducto y se cierra el acceso con material temporario, tipo Cavit, para que fragüe el MTA.

Se reabre a los dos días y se obtura el resto del conducto mediante condensación lateral de gutapercha y sellador AH Plus. Restauración coronaria con composite (Clearfil ST).

La creación con MTA de un tapón apical en una visita eis lo aquí sugerido para tratar dientes inmaduros permanentes como alternativa al prolongado uso del hidróxido.

 

…   …OPERATORIA

 

Con precalentamiento, mejor…   Emine Sirin Karaarslan et al (Eur J Dent. 2012 en 6(1): 87–94) se preguntaron qué cambios se producirían en la microfiltración en restauraciones de composite Clearfil Majesty Posterior) para cavidades de Clase V preparadas con fresa o láser. Adhesivo de dos botellas: imprimador autograbador y resina de  fotocurado (Clearfil SE Bond, Kuraray).

El material fue aplicado a incrementos (3) obñicuos de aproximados de 2 mm. Curados 40 s. El primero en axial y mesial, el segundo en axial y distal y el tercero para llenar la cavidad. Usaron una unidad (Calset™, AdDent Inc., Danbury, CT, USA) puesta a temperaturas de 37, 54, o 68ºC.

Con 25°F de reducción de temperature en 2 min hay que colocar el composite lo más rápido posible.

A 72 molares permanentes los dividieron en 8 grupos (n = 9):

G1: Diamante sin calentar el composite (temperatura ambiente-24 ºC);

G2: Diamante precalentado el composite a 37 ºC;

G3: Diamante precalentado el composite a 54 ºC;

G4: Diamante precalentado el composite a 68 ºC;

G5: Láser sin calentar el composite (temperatura ambiente-24 ºC);

G6: Láser precalentado el composite a 37 ºC;

G7: Láser precalentado el composite a 54 ºC; y

G8: Láser precalentado el composite a 68 ºC.

Los especímenes fueron sometidos a pruebas y análisis con estos resultados:

a)    no hubo diferencias estadísticas significativas por el método de corte:

b)   hubo diferencias estadísticas significativas entre esmalte y dentina en todas las restauraciones (P<.001).

c)     no hubo diferencias estadísticas significativas entre los grupos precalentados (P>.05).

d)    en todos los groups, la microfiltración fue mayor en los márgenes gingivales que en los oclusales.

e) el uso de láser no influyó sobre el sellado  marginal

Ventajas.-

a) El flujo de los composites híbridos mejora muchoi con el precalentamiento.

b) La mayor fluidez lograda puede mejorar la

adaptación del material en los márgenes y en general.

c) no altera las propiedades mecánicas del composite

d)  incrementa la conversión del monómero.

 

Hay dispositivos de precalentamiento comerciales  a temperaturas de 54–68°C. En  cavidades. Profundas hubo apenas 0.8°C de incremento después de poner composite a 60°C, pero fue de 5°C con 20 segs de fotocurado.

 

… 

ORTODONCIA

 

Asociación de apiñamiento anteroinferior con la presencia de terceros molares

Revista Nacional de Odontológica Año 3- Vol VII - agosto 2011

 

 

Pacientes y métodos: en el posgrado de ortodoncia de la Facultad de Odontología de la UNAM, se incluyeron expedientes clínicos de pacientes ingresados de 1998 al 2006, con una edad de 20 a 25 años, modelos de estudio y ortopantomografía. Se recabó información sociodemográfica, se midió en milímetros el espacio necesario y el disponible, y se diagnosticó la presencia de los terceros molares. La información se analizó con el programa SPSS 12.0, con el cual se evaluó la asociación entre apiñamiento y terceros molares. Se utilizó la rho de Spearman.

Resultados: se incluyeron 93 expedientes clínicos, predominó el sexo femenino (64.5%), el estado civil soltero (98.9%) y la escolaridad profesional (82.8%); 90.3% presentó apiñamiento anteroinferior (media de 4±3.7 mm), con intervalo de -7.2 a 17 milímetros; 74.2% presentó ambos terceros molares, 4.3% tuvo sólo un tercer molar. En la prueba de asociación se obtuvo una rho .05/2=0.017, con un valor de p=0.872, resultados que indican la independencia de las variables estudiadas.

Conclusiones: la presencia de terceros molares es independiente del apiñamiento anteroinferior.

 

Introducción

El apiñamiento anteroinferior es una maloclusión de etiología multifactorial en la que intervienen la herencia, hábitos, dieta, crecimiento facial, longitud y ancho mandibular, tamaño dental, cambios funcionales. Además, los terceros molares (serotinos) pueden producir una fuerza anterior que lo causará. De acuerdo a su etiología, se puede clasificar en primario, secundario y terciario; es este último el que incluye la erupción del tercer molar, cuyo desarrollo, formación y posición en la arcada es muy variable. Clínicamente, la cantidad del apiñamiento se clasifica en leve (menor de 3 mm), moderado (de 3 a 5 mm) y grave (mayor de 5 mm).5

Se ha sostenido que los terceros molares mandibulares pueden generar una fuerza anterior o movimiento mesial de los dientes posteriores, con una remodelación de la mandíbula que provocará separación en los puntos de contacto, lo cual traerá como consecuencia el apiñamiento de los incisivos inferiores, sin embargo, esta fuerza mesial no puede ser detectada fácilmente.

Pacientes y métodos

El objetivo del estudio fue establecer la asociación entre el apiñamiento anteroinferior y la presencia de terceros molares. Se revisaron los 2 530 expedientes del Departamento de Ortodoncia de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Odontología de la UNAM de pacientes ingresados durante los años 1998 a 2006 (muestra total disponible).

Se incluyeron aquellos cuya edad iba de los 20 a los 25 años, sin extracciones ni cirugía de dientes permanentes, sin tratamiento de ortodoncia ni ortopedia y que además contaran con ortopantomografía y modelos de estudio; fueron excluidos todos aquellos portadores de prótesis y con síndromes de cabeza.

Calibración

Para la realización del estudio se calibró una evaluadora con una muestra de 10 expedientes que cumplieron los criterios de selección. En la medición de los modelos de estudio se calibró con la colaboración del coordinador del Departamento de Ortodoncia de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Odontología de la UNAM; se obtuvo una concordancia interobservador de r=0.867, y en las ortopantomografías el diagnóstico de los terceros molares fue calibrado con ayuda del coordinador del Departamento de Imagenología de la misma Facultad; hubo una concordancia interobservador de k=0.925.

Medición del apiñamiento10,11,12

Para medir el apiñamiento en los modelos de yeso se determinó el espacio disponible y el necesario tal como lo describe Moyers.

Espacio disponible: se midió de la cara distal del canino inferior derecho a la cara distal del canino inferior izquierdo, por encima del borde incisal, con la ayuda de un alambre de latón calibre 0.024, el cual fue amoldado al hueso basal. Posteriormente se estiró para obtener la longitud anterior mandibular en milímetros (Fotos 1a, 1b y 1c

Foto 1a. Obtención de la longitud anterior mandibular medida en mm

Foto 1b. Medición del espacio disponible

                            

Foto 1c. Localización de la cara distal del canino inferior
derecho e izquierdo para la adaptación del alambre de latón y
la medición del ancho basal anterior

                   Foto 1d. Obtención de la medida del espacio disponible mediante el estiramiento del alambre

 

 Espacio necesario: se midieron los anchos mesiodistales entre los dos puntos de contacto de cada uno de los seis incisivos mandibulares, para lo cual se utilizó un compás de puntas finas y se sumaron cada una de las medidas obtenidas (Foto 2).

 

 Foto 2. Medición de los anchos mesiodistales de los seis dientes anteriores para determinar la cantidad de espacio necesario

La diferencia en milímetros entre el espacio necesario y el espacio disponible fue la magnitud del apiñamiento anteroinferior.

Diagnóstico de los terceros molares

Las radiografías panorámicas fueron examinadas a través de un negatoscopio a fin de diagnosticar la presencia de los terceros molares. La información recabada se capturó en la base de datos correspondiente mediante el programa estadístico SPSS 12.0.

Resultados

Se realizó un estudio transversal de 93 expedientes clínicos que cumplieron con los criterios de selección. En ellospredominó el sexo femenino (64.5%), el estado civil soltero (98.9%), la ocupación estudiante (93.5%) y el grado de escolaridad profesional (82.8%). Las edades de la población fueron de 20 a 25 años y la media fue de 21 años; la mayoría de los pacientes tenía 20 años (33.3%).

Prevalencia de terceros molares inferiores

En la población estudiada se encontró que fue más frecuente la presencia de ambos terceros molares (74.2%) que de un solo molar (4.3%) (Cuadro 1).

 

Cuadro 1. Prevalencia de terceros molares

Terceros molares

n

%

Sin terceros molares

20

21.5

Un tercer molar

4

4.3

Dos terceros molares

69

74.2

Total

93

100

 

 

 

Porciones de apiñamiento

Terceros molares inferiores divididos en tres

grupos: ausentes, con un tercer molar y con dos

terceros molares mandibulares

Apiñamiento

Noventa por ciento de la muestra presentó apiñamiento anteroinferior; el apiñamiento mostró una media de 4±3.7 mm, con un intervalo de -7.2 a 17 mm.

Gradación del apiñamiento

Se retabularon las dimensiones del apiñamiento de acuerdo a la clasificación de Harfin.5 La proporción más frecuente fue la del apiñamiento grave (55%),

Evaluación de la asociación de la presencia de terceros molares con apiñamiento

Se analizó la asociación entre la presencia de terceros molares y la dimensión del apiñamiento anteroinferior, para lo que se empleó la prueba de correlación de Spearman (rho), cuyos resultados fueron: rho=0.017, con un valor de p=0.872. Esto indica que la presencia de terceros molares inferiores y el apiñamiento dental anteroinferior son independientes.

Discusión

Proporción de pacientes con apiñamiento

En la muestra estudiada, 90% presentó apiñamiento anteroinferior, datos mayores a los reportados por Lundstrom13 (50%), Moorrees14 (48.3%) y Buschang15 (30%) en diferentes poblaciones. Sin embargo, Canut6 refiere que la proporción de apiñamiento puede ir desde 50% (en la población general) hasta 90% (en la población que acude a tratamientos dentales), donde el límite superior concuerda con nuestros resultados. Destaca que los individuos estudiados acudieron espontáneamente al servicio de ortodoncia debido a su necesidad de alinear sus dientes y mejorar su aspecto y función. En 55% de los pacientes que presentaron apiñamiento éste fue grave (mayor de 5 mm), porcentaje mayor al mencionado por Buschang15, quien reporta 17% de apiñamiento severo ≥7 mm.

Apiñamiento con relación al número de terceros molares presentes

De la población estudiada, 21.5% mostraba apiñamiento sin la presencia de terceros molares, resultado que apoya el planteamiento de Profit,10 quien menciona que el apiñamiento también se observa en individuos con ausencia de terceros molares, por lo que la presencia de éstos no es fundamental para que exista tal apiñamiento.

Asociación entre apiñamiento y presencia de terceros molares

Aproximadamente 3.2% de la población presentó apiñamiento anteroinferior con la presencia de un solo serotino, en tanto que 65.6% tuvo apiñamiento ante la presencia de ambos terceros molares. En 68.8% de los casos de población estudiada que tenían uno o ambos terceros molares existió apiñamiento anteroinferior.

Nuestros resultados no muestran asociación entre la presencia de terceros molares y el apiñamiento, lo que es coincidente con lo mencionado por Buschang15 en una muestra de mexicanos, blancos y negros. Linquist y Thilander16 reportan la obtención de 0.16 mm de espacio mandibular disponible si se realiza la extracción de terceros molares; por su parte, Vego17 encontró una diferencia de 0.8 mm en pacientes con y sin terceros molares, y Harradine7 refiere 1 mm de diferencia. Cabe hacer notar que las diferencias encontradas por estos autores son menores a un milímetro y sus resultados no son estadísticamente significativos.

Es así que en caso de agenesia de terceros molares puede existir apiñamiento por diferentes factores, ya sean de tipo congénito o ambiental18 que ocasionan que los dientes no se puedan colocar normalmente en los maxilares o puede deberse –según Bjork–19 a un incremento mandibular más que a la presencia de los terceros molares. Aunque Canut6 no descarta la influencia, tampoco presenta datos que evidencien el papel de los cordales en el apiñamiento terciario, cuya acción podría estar combinada con otros factores causales.

Conclusión

El tercer molar tiene un efecto sin significancia estadística en la alineación de los incisivos, es decir, no existe una asociación entre estos factores, ya que la presencia de terceros molares no explica el apiñamiento anteroinferior. Es necesario realizar más estudios para encontrar los elementos que determinan que éste se presente

 

PATOLOGÍA

 

Sialolitiasis de glándula salival menor del labio

 

Dres. Dr. P. José Terrats Rodríguez, C.E. del Perpetuo Socorro Mendiburu Zavala, M. del Sagrado Corazón Rodríguez Fernández

Revista Nacional de Odontológica Año 3- Vol VII - Agosto 2011

 

Introducción

 

La saliva contiene 99.5% de agua, proteínas en un 0.3% y sustancias inorgánicas un 0.2%. La mayor parte del tiempo se encuentra en promedio 1.1 mL de saliva en la boca. Diariamente, es secretado aproximadamente de 1.0 a 1.5 L. Las glándulas salivales mayores producen el 93% del volumen total de la saliva y las menores el 7%.2

 

A la obstrucción de una glándula salival o de la luz del conducto excretor por la formación de concreciones calcáreas o sialolitos en el parénquima de las mismas se le ha llamado sialolitiasis. Es la afección más frecuente de las glándulas salivales. Se ha externado en varias teorías que es originada por la mineralización de diversos componentes como cuerpos extraños, detritus celulares y microorganismos; inicialmente, se deposita una matriz orgánica, probablemente de glucoproteínas, para luego presentarse el depósito de material inorgánico que inicia su mineralización. La composición mineral de los sialolitos es básicamente calcio fosfato; tienen morfología variada, desde redondeados, ovalados, hasta tomar la configuración intraluminar del conducto, de tamaño variable, desde milímetros hasta centímetros, su coloración es pardo-amarillenta y su superficie es granulosa.3, 4, 5, 6, 7 

 

Afecta de modo diferente a las distintas glándulas, la submandibular es la más afectada, seguida de la parótida y la sublingual. Esta afección es muy rara antes de la adolescencia, se presenta con mayor frecuencia en adultos en edad media, con una predilección por el sexo masculino. En estudios de necropsia se ha informado una incidencia en el 1% de la población.4, 5, 7 Las principales molestias son dolor, tumefacción e inflamación del área afectada.6, 7

 

Se hace notar que en las glándulas salivales menores, los sialolitos no ocasionan síntomas clínicos significativos. Se pueden presentar únicamente como nódulos pequeños, del color normal de la mucosa o amarillentos, firmes a la palpación, no indurados y localizados dentro de los tejidos blandos. Sin embargo, pueden tornarse sintomáticos cuando son traumatizados o sufren infección.7

Presentación de caso clínico

 

Llegó a la práctica privada una paciente de 71 años de edad, con hipertensión controlada de 20 años de evolución. La presión arterial que se obtuvo fue de 130/90 mmHg. Refirió tener un aumento de volumen en la cara interna del labio superior, de crecimiento muy lento, con cuatro años de evolución (Figura 1).

 

Figura 1. Aumento de volumen en la cara interna del labio superior

 

A la exploración física, se observaba aumento de volumen en la región ventral del labio superior, sin cambio de coloración de la mucosa y con dimensiones aproximadas de 16 mm de largo x 0.5 mm de ancho. A la palpación, se apreció un objeto adherido a plano superficial y profundo, móvil y no doloroso. Se decidió realizar biopsia escisional de la región del labio superior, previa asepsia y antisepsia del área a tratar, se procedió a realizar el bloqueo infraorbitario del lado derecho con mepivacaina con epinefrina al 2%. Se efectuó una incisión lineal en la región ventral del labio superior. Se realizó la disección del músculo orbicular superior y se encontró una muestra de 14 mm de largo con forma tuboidal y sólida en su interior (Figuras 2 y 3).

 

Figuras 2 y 3. Se realizó la disección

1.   y se obtuvo una muestra de 14 mm de largo con forma tuboidal y sólida en su interior

Se envió para estudio histopatológico (Figuras 4 y 5). El diagnóstico fue sialolitiasis de glándula salival menor del labio.

Figuras 4 y 5. Se envió la muestra al laboratorio para su estudio histopatológico

Conclusión

 

No es muy común encontrar en los conductos excretores de glándulas salivales menores material calcificado, llamado sialolito. Sin embargo, cuando se halla no es por los síntomas causados, ya que por lo general son asintomáticos. Por lo contrario, los sialolitos de los conductos excretores de las glándulas salivales mayores sí causan sintomatología muy molesta

 

 

PERIODONCIA

 

Agrandamientos gingivales que aparecen durante el embarazo

Introducción

Las manifestaciones clínicas de la gingivitis del embarazo tienen la característica de que algunas veces ésta no se resuelve sino hasta después del parto y otras tantas muestran una tendencia a desarrollar una hiperplasia gingival localizada; comúnmente esta condición se clasifica como granuloma piógeno del embarazo.1 Clínicamente se observa como un aumento de volumen localizado, de tamaño variable, que generalmente aparece en el segundo o tercer trimestre del embarazo. Se localiza con mayor frecuencia en la región de la encía interdental y tiene una tendencia a sangrar debido a que es muy vascularizado. El tratamiento de esta lesión consiste en su remoción quirúrgica después del parto, considerando que algunos casos desaparecen espontáneamente, aunque también pueden reaparecer en embarazos subsecuentes.2

A pesar de lo anterior, en mujeres embarazadas también pueden aparecer otras lesiones reactivas benignas, como las hiperplasias gingivales inflamatorias y las lesiones fibroóseas, aunque no se ha reportado que exista una mayor frecuencia de éstas durante dicha etapa. El granuloma piógeno y el agrandamiento gingival se presentan como una respuesta a estímulos como la irritación crónica de bajo grado, traumatismos y factores hormonales,3 mientras que el fibroma cemento-osificante periférico y el fibroma osificante son lesiones benignas, de naturaleza reactiva y de etiología desconocida, con una clara predilección por el sexo femenino (2:1) entre los 20 y los 30 años de edad;4 clínicamente se observan como agrandamientos localizados de consistencia firme, más comunes en la encía de la región de la mandíbula.2

El objetivo de este reporte es resaltar la importancia del examen histopatológico en el diagnóstico definitivo de agrandamientos gingivales originados durante el embarazo en tres pacientes que asistieron a la Clínica de Periodoncia e Implantología de la División de Estudios de Posgrado e Investigación de la Facultad de Odontología de la UNAM, en situaciones en las que sus características clínicas sugerían la presencia de granulomas piógenos.

Casos clínicos

Caso 1. Mujer de 37 años de edad que presentó un agrandamiento localizado en la encía interdental de los incisivos centrales inferiores, sin desplazamiento ni movilidad dentaria, con tres años de evolución. Apareció durante su primer embarazo y su tamaño disminuyó después del parto. Dos años después, en su segundo embarazo, aumentó nuevamente su tamaño y después del parto ya no se redujo (Foto 1). Clínicamente se observó un incremento de volumen asintomático, de consistencia firme, de base pediculada y con un tamaño de 1 cm. Periodontalmente, la paciente manifestó periodontitis crónica moderada, y los agrandamientos fueron diagnosticados de manera clínica como granuloma piógeno; fue extirpada en su totalidad y enviada al departamento de patología bucal para su examen histopatológico. El reporte histológico determinó la presencia de tejido conjuntivo fibroso denso bien vascularizado, con infiltrado inflamatorio crónico de moderado a severo, dispuesto en parches, con predominio linfoplasmocitario. En la base se detectaron calcificaciones distróficas, basófilas e irregulares, con presencia de islas de epitelio odontogénico inactivo y revestidos por epitelio escamoso estratificado paraqueratinizado con acantosis, por lo que se estableció el diagnóstico definitivo de hiperplasia fibrosa inflamatoria

 

Foto 1. (Caso 1) Hiperplasia fibrosa inflamatoria

 

 Caso 2. Mujer de 33 años de edad con un agrandamiento localizado en la encía insertada y parte de la mucosa alveolar lingual de los incisivos centrales inferiores, los cuales no fueron afectados. El agrandamiento midió 1 cm de diámetro, se mostró pediculado, de consistencia firme, asintomático, bien delimitado, con zonas ulceradas e interfería con la lengua. La lesión tenía tres años de evolución y apareció durante su embarazo. Periodontalmente, la paciente presentó gingivitis asociada a placa, y el agrandamiento fue diagnosticado clínicamente como granuloma piógeno (Foto 2). La lesión fue eliminada quirúrgicamente y enviada a su estudio histopatológico, el cual reveló una lesión fibroósea benigna, compuesta por proliferación de fibroblastos asociada a material mineralizado formado por masas irregulares de calcificaciones distróficas y masas globulares basófilas semejantes al cemento. Todo ello en un tejido conjuntivo laxo y denso, celular, con infiltrado inflamatorio mixto difuso, cubierto por un epitelio escamoso estratificado paraqueratinizado, con zonas de acantosis, edema intercelular y una solución de continuidad (úlcera) cubierta por fibrina. Se estableció un diagnóstico definitivo de fibroma cemento-osificante periférico.

.

Foto 2. (Caso 2) Fibroma cemento-osificante periférico

Caso 3. Mujer de 21 años de edad con un embarazo de cuatro semanas que presentó gingivitis asociada a placa y un agrandamiento localizado en la encía interdental del lateral y canino inferiores izquierdos, los cuales no fueron afectados. El diagnóstico fue granuloma piógeno, pero en ese momento no se estableció ningún tratamiento. Ocho meses después, la paciente regresó a consulta debido a que el agrandamiento había crecido a casi 2 cm de diámetro, lo que interfería con su masticación. El agrandamiento se mostró bien delimitado, pediculado y de consistencia firme, con úlceras asociadas al traumatismo por la masticación (Foto 3). El agrandamiento fue eliminado excisionalmente, y el estudio histopatológico reportó un espécimen parcialmente cubierto por un epitelio escamoso estratificado, paraqueratinizado, con edema intracelular y pérdida de solución de continuidad con fibrina. Un tejido conjuntivo fibroso denso bien vascularizado con infiltrado inflamatorio crónico difuso, entremezclado con focos de calcificación, ayudó a establecer un diagnóstico definitivo de fibroma osificante periférico

 

 

Foto 3. (Caso 3) Fibroma osificante periférico

 

Diez meses después la paciente volvió con un nuevo agrandamiento en el mismo sitio, aunque de menor tamaño, por lo cual se le diagnosticó una recurrencia del fibroma osificante periférico, que también fue removido quirúrgicamente (Foto 4). El nuevo estudio histopatológico mostró un espécimen constituido por tejido conjuntivo fibroso laxo, con áreas de aspecto mixoide, vascularizado, con infiltrado inflamatorio mixto de predominio plasmocitario, moderado, dispuesto en parches, cubierto parcialmente por epitelio escamoso estratificado paraqueratinizado, con hiperplasia seudoepiteliomatosa y edema intercelular. Se diagnosticó hiperplasia fibrosa inflamatoria

 

.

.

Foto 4. (Caso 3) Recidiva: hiperplasia fibrosa inflamatoria

Discusión

En este reporte se describieron tres casos clínicos de mujeres jóvenes, con presencia de agrandamientos localizados en la encía de la región de los dientes anteriores inferiores, circunscritos, asintomáticos y de consistencia firme. Debido a sus características clínicas y a que los tres casos tuvieinflamatoron en común las lesiones iniciaron durante el embarazo, su diagnóstico clínico fue granuloma piógeno, ya que este tipo de lesión es más frecuente durante este periodo. Las lesiones fueron eliminadas por medio de biopsias excisionales y enviadas al laboratorio del departamento de patología bucal para su examen histopatológico.

Los resultados histológicos de los tres casos fueron diferentes. En el primero se trató de una hiperplasia fibrosa inflamatoria, el segundo fue un fibroma cemento-osificante periférico y el tercero un fibroma osificante periférico, seguido de la aparición de una hiperplasia fibrosa inflamatoria. Ninguno de los tres casos correspondió al diagnóstico clínico presumible de granuloma piógeno, lo cual enfatiza la importancia de que un diagnóstico definitivo debe sustentarse en un examen histopatológico, el cual, de manera objetiva, determinará la naturaleza exacta de la lesión, ya que existen entidades patológicas que pueden compartir características clínicas similares. Sin embargo, pueden representar patologías diferentes, desde neoplasias benignas hasta malignas, por lo que hay que considerar los probables diagnósticos diferenciales.

El granuloma piógeno se manifiesta en cualquier edad, pero particularmente en personas jóvenes (segunda, tercera y cuarta década de la vida) y sobre todo en mujeres, lo cual puede explicar, al menos parcialmente, su presencia durante el embarazo.5 Esto influyó de manera importante al establecer el diagnóstico presumible de granuloma piógeno en los tres casos. Cabe señalar que la idea de que con el tiempo un granuloma piógeno pueda madurar y convertirse en una hiperplasia fibrosa es poco probable, por lo que estas dos lesiones no representan diferentes etapas de la misma entidad clínica como respuesta a un estímulo de bajo grado.6

Las lesiones hiperplásicas inflamatorias son proliferaciones reactivas, ya que representan una proliferación fibroblástica autolimitada del tejido o una mezcla de tejido fibroso y vascular. En la cavidad bucal la mayoría de los irritantes locales son físicos y pueden estimular al tejido conjuntivo, al ligamento periodontal o al periostio para su desarrollo. Estas lesiones son asintomáticas, por lo general afectan a la encía interdental, tienen un índice variable de crecimiento y se presentan con mayor frecuencia en mujeres.2, 7

El fibroma cemento-osificante también es una lesión de naturaleza reactiva y de etiología desconocida. Generalmente, aparece en la tercera y cuarta décadas de la vida y con más frecuencia en mujeres, característica que comparte con la hiperplasia fibrosa y el granuloma piógeno. Se localiza principalmente en áreas dentadas, sobre todo en la región premolar-molar de la mandíbula (70-80% de los casos),8, 9, 10, 11 aunque puede aparecer en cualquier zona. Es una neoplasia relativamente rara, bien delimitada y de crecimiento lento; se considera un tumor osteogénico (no odontogénico). Está formado por tejido conectivo, con una cantidad variable de tejido mineralizado que se asemeja al cemento. Los que surgen en la encía se manifiestan como una masa que va aumentando de tamaño hasta producir, en ocasiones, deformidad estética y/o alteración funcional. Después de su total remoción, el pronóstico es excelente y su recurrencia es muy rara.12

El fibroma osificante aparece en la boca como un sobrecrecimiento del tejido gingival debido a una irritación o trauma y se localiza más comúnmente en la mandíbula. Es más prevalente en mujeres y puede presentarse a cualquier edad, especialmente en adultos. Es una neoplasia fibroósea cuyo origen son células multipotenciales del ligamento periodontal de un diente cercano. Está compuesto principalmente por tejido conectivo fibroso, con formación ósea como rasgo secundario, pero si las calcificaciones se asemejan al cemento, entonces se denomina fibroma cementificante. 13, 14 Su tratamiento consiste en su completa remoción, lo que evita su recurrencia.13

Algunos autores consideran al fibroma cemento-osificante y al fibroma osificante como la misma lesión y deben diferenciarse de otras lesiones como: granuloma piógeno, granuloma de células gigantes, displasia fibrosa, osteoma osteoide, osteoblastoma, osteosarcoma de bajo grado, cemento-blastoma, displasia cemento-ósea periapical y focal, fibroma cemento-osificante juvenil, osteomielitis crónica y osteomielitis esclerosante de Garré.8, 9, 10, 15

Es importante mencionar que los tumores malignos en la cavidad bucal pueden tener una apariencia clínica similar a la de un tumor benigno o algún agrandamiento gingival; por esta razón, se debe realizar el examen histológico de todo tejido excidido o biopsiado, con el fin de confirmar o modificar un diagnóstico clínico de presunción, aun cuando las lesiones parezcan benignas.

Por último, cabe señalar que aunque existen reportes de la frecuencia de agrandamientos gingivales inflamatorios e hiperplasias fibroóseas en mujeres jóvenes,5, 6, 7 no hay evidencias publicadas de su frecuencia en mujeres embarazadas, por lo que estos tres casos clínicos indican la posibilidad de que la frecuencia de éstos pudiera guardar alguna relación con el embarazo. De ahí que existe la necesidad de efectuar estudios epidemiológicos en este tipo de población para confirmar o no dicha asociación.

Conclusiones

• Diversas entidades patológicas comparten características clínicas similares.

 

 

• Es importante establecer diagnósticos clínicos de presunción, pero también diagnósticos diferenciales que abarquen todas las posibilidades.

 

 

• Los exámenes histopatológicos son una herramienta indispensable para instaurar diagnósticos definitivos.

 

 

• El diagnóstico definitivo debe tomar en cuenta tanto las características clínicas como las histopatológicas.

 

 

• El diagnóstico probable de los agrandamientos gingivales debe incluir diagnósticos diferenciales y tiene que complementarse siempre con un examen histopatológico para establecer el diagnóstico definitivo.

* Expresamos nuestro agradecimiento al Departamento de Patología Bucal de la División de Estudios de Posgrado e Investigación de la Facultad de O

 

 

PREVENCIÓN

 

Cómo las bacterias combaten el flúor

 

Según Science Express de dic 22, 2011, investigadores del Howard Hughes Medical Institute )Connecticut)—liderados por Ronald Breaker y Henry Ford II—descubrieron la cadena de fenómenos celulares que ocurren  dentro de una bacteria al encontrarse con fluor en su medio: procuran deshacerse de él, lo caul confirmaría las  propiedades antimicrobianas.

 

En recientes experimentos, identified una nueva  molécula reguladora (llamada riboswitch – riborregulador) unida a un grupo de genes de funciones desconocidas. Desccubrieron en sus búsquedas por los tucos de ensayo que el riboswitch se unía al flúor, es decir que los genes controlados por el riborreguladorson los que ayudan a la  célula a librarse del tóxico flúor.

 

El riboswitch detect la acumulación de flúor y “encioende” genes toque ayudan a contrarrestarla. El éxito y la velocidad del riborregulador determinan si una bacteria podrá combatir los efectos del flúor. Esto permitiría, según el Dr. Breaker hacer que en un fuituro se puede producir un fluoruro aun más tóxico para las bacterias.

…   .  

PRÓTESIS

 

 

Implante y prótesis en premolar del maxilar superior

Caso clínico

Se trata de un individuo de 50 años que acude a la consulta por presentar un resto radicular a nivel de la pieza 2.5, producto del fracaso de una corona metalocerámica por recidiva de caries. No mostraba particularidades sistémicas que impidieran o complicaran la cirugía o el pronóstico del implante. Se incorporó al paciente al programa de control de placa bacteriana y se realizó el tratamiento periodontal pertinente.

El espacio oclusal tanto en sentido mesio-distal como ápico-coronal era adecuado para la restauración pro-tésica a través de la instalación de un implante inmediato a la exodoncia y posteriormente se colocaría una corona cerámica pura cementada (sistema procera all ceram). La disponibilidad ósea era suficiente en sentido vertical y en sentido vestíbulo-palatino.

Según el diagnóstico clínico y radiográfico realizado previamente, se indicó la colocación de un implante de 4 mm de diámetro por 13 mm de longitud en forma inmediata a la exodoncia. Como se trata de una zona de alto compromiso estético, se siguieron los protocolos quirúrgicos en tal sentido que consisten en sumergir el cuello del implante 2 a 3 mm por encima del límite amelocementario de las piezas vecinas (si no tienen pérdida de inserción) en sentido vertical y 1 mm por dentro de la línea que une ambos dientes contiguos a nivel del cuello en sentido vestíbulo-palatino. Se tuvo especial cuidado en la conservación del hueso a nivel de los dientes vecinos para dar apoyo a la papila dental.

Exteriorización del implante y colocación del tapón de cicatrización

En la etapa rehabilitadora, seis meses posteriores a la instalación de la fijación, tiempo de espera necesario para lograr la oseointegración deseada, optamos por la colocación de un tapón de cicatrización RP de 3 mm de alto por 4 mm de plataforma. Se observó radiográficamente que el mismo había sido posicionado correctamente. Este pilar de cicatrización permitirá ir modelando los tejidos blandos en forma gradual hasta alcanzar los contornos gingivales deseados (emergencia gingival).

Conformación del embudo periimplantario y toma de impresiones

Al cabo de 30 días se decidió retirar el pilar y continuar con la toma de impresiones para la confección de la corona definitiva. Para ello elegimos una transferencia para cubeta abierta y el análogo correspondiente al implante que habíamos instalado.

Una vez elegidos los insumos protéticos necesarios, llevamos a cabo la transferencia en el lugar del implante, confirmamos radiográficamente su adaptación y con una cubeta perforada, estándar o individualizada para el paciente, y una silicona, procedimos a tomar la impresión. Cuando se logró la polimerización de la silicona, retiramos el tornillo pasante de la transferencia y, posteriormente, de la impresión. En la misma, posicionamos el análogo y continuamos con el vaciado. Se obtuvo así el modelo definitivo para la elección del pilar a utilizar y la confección de la corona.

Confección del provisional

Debido a los tiempos de espera para la instalación de la corona definitiva y al compromiso estético que debíamos afrontar, una vez retirado el tapón de cicatrización y tomada la impresión, elaboramos en forma directa un provisorio utilizando un pilar UCLA calcinable, de 4 mm de diámetro con hexágono y tornillo Ti Hex y un diente de stock con características similares al pretendido y del color apropiado. Dicho pilar se ajustó al implante con el tornillo pasante y se cortó en el largo adecuado. Tapamos la entrada del tornillo con cera y ahuecamos el diente de stock abriendo la cara oclusal, de modo tal que coincidiera el eje del pilar y así poder ajustar el provisorio en boca.

Con una piedra asprizamos el calcinable y lo pincelamos con monómero. Al diente de stock lo rebasamos con acrílico del color apropiado, recortamos los excesos, pulimos correctamente y terminamos con pasta de alto brillo. En oclusal se obturó la chimenea con una torunda de algodón y gutapercha, de modo que, llegado el momento de retirar el provisorio, con sólo quitar el tapón y posteriormente el tornillo de fijación, fue suficiente. Ante el requerimiento estético de parte del paciente, optamos por eliminar la antigua amalgama de la pieza 2.4 y reemplazarla por una incrustación cerámica. Así mismo, el paciente, al ver el resultado estético conseguido con dicha restauración, solicitó que la prótesis fija fuera una corona sin metal, por lo que se le ofreció una cerámica pura de alta resistencia elaborada a través del sistema CADCAM (procera all ceram).

 

Procedimiento en imágenes

Foto 1. Imágenes pre y posoperatorias de la

exodoncia del RR de la pieza 2.5

 

 

 

Foto 2. Ubicación del implante con respecto

al cuello de los dientes vecinos

 

 

 

Foto 3. Tapón de cicatrización de 3 mm de

alto para un implante RP

 

 

Foto 4. Control radiográfico

 

 

 

Foto 5. Embudo periimplantario definitivo

Foto 6. Elemento protésico para la realización
del modelo

Foto 7. Colocación de la transferencia y control
radiográfico de su adaptación abierta

Foto 8. Toma de impresión con cubeta

Foto 9. Vista de la impresión una vez retirada de
la boca

Foto 10. Posicionamiento del análogo

Foto 11. Modelo definitivo con Gingifast

Foto 12. Imagen en la que se observa la
amalgama preexistente en pieza 2.4

Foto 13. Pilar UCLA posicionado

Foto 14. Recorte del pilar UCLA calcinable
instalado

Foto 15. Provisorio en el pieza 2.5

Foto 16. Modelo con la incrustación cerámica en
la pieza 24

Foto 17. Incrustación cerámica instalada en la
pieza 24

 

 

Fijas de cerámica de disilicato de litio monolíticas…    Matthias Kern, Martin Sasse y Stefan Wolfart (J Am Dent Assoc 2012;143 234-240), de la Esc de Odontol, de la Univers Christian-Albrechts, Kiel, Alemania, colocaron 36 PPF de 3 un en 28 pacientes en reemplazo de seis dientes anteriores y 30 posteriores. El conector proximal medía(alto y ancho)  4 × 3 milímetros en anteriores y 4 × 4 mm en posteriores.  Las PPF fueron cementadas convencionalmente con ionómero (n = 19) o adhesivamente con composite (n = 17). Visitas anuales en 10 años.

El período medio (desviación estándar) de observación fue de 121 (12.8) meses. la supervivencia (permancia con complicaciones o no) fue del 100% en 5 años y 87.9%en 10, y el éxito (permancia sin complicaciones), 91.1 % en 5 años y 69.8 en 10. No afectó el tipo de cementación.

Los porcentajes fueron similares a los obtenidos con ceramoimetaes. Pueden ser una alternativa confiable, con cualquier m´’etodo de cementación.

… 

 SALUD

 

Masticación y dolor en los años posteriores al cáncer de cabeza y cuello

Los problemas de alimentación por mala función bucofaríngea y dolor persistente prevalecen en los sobrevivivientes de cáncer de cabeza y cuello (Archives of Otolaryngology—Head and Neck Surgery, en 16). En la Universiad de Iowa observaron la calidad de vida de pacientes (HRQOL) que superaron el cáncer de cabeza y cuello cinco años, así como los factores de predicción. Fueron 337 participantes los que llenaron cuestionarios referentes a su HRQOL en distintos momentos de su vida. Incluían 5 años de alimentación, fonación, estética, relación social, salud física y mental, depresión y calidad global de vida. Procuraron descubrir, asimismo, qué datos del primer año de sobrevida permitían prever el resto de los 5 años.

En general, todo fue similar a particpantes sanoos de control similares en los diversos factores. Pero más del 50% mostraron problemas al comer, 28.5% manifestaron síntomas depresivos y 17.3% denunciaron un dolor  sustancial. A largo-plazo, 13.6% siguieron fumando y 38.9%  usaron alcohol. El análises multivariado demostró que un año de dolor y problemas de dieta eran los factores independientes que mejor predecían los 5 años siguientes de HRQOL.

Concluyeron que la intervención precoz ante problemas de dolor y masticación y deglución era un componente crucial para mejorar la calidad de vida a largo  plazo, en especial en los más problemáticos en el primer año.

 

                                    VOLVER