junio 2006  

CARIES

 

Buen uso del explorador...   El explorador (explorer en USA y probe en el UK) puede ser utilizado con mayor o menor presión, ¿cuál es la correcta? ¿O mejor no usarlo? El gran maestro de la odontología, Ivar A. Mjör, afirmó: “¿Dónde estamos parados en el tema del uso de un explorador para el diagnóstico de caries? Creo que los clínicos seguirán usándolo en el futuro previsible muy del mismo modo que en el pasado, pero la esperanza es que lo hagan con menos presión que la usada hasta ahora” (J Am Dent Assoc, Vol 137, No 3, 288.
2006). En octubre (p. 1429), había dicho: “ Es importante al respecto, tener en cuenta que un explorador se enganchará en cualquier fisura, cariosa o no.”

A 20 años de aquellas caries... No es corriente que se siga un caso durante 20 años, como hizo Eugene J. Whitaker (J Am Dent Assoc 2006; 137 (3): 348) con un paciente de elevado riesgo de caries, dentición primaria y permanente. Aplicó las medidas primarias, secundarias y terciarias con énfasis sobre la necesidad de vigilar la actividad cariosa a largo plazo, incluidas las pruebas de laboratorio para estimar los niveles de Streptococcus mutans. Con la prevención primaria se identifican tempranamente los factores de riesgo y se altera el proceso patológico antes del desarrollo de las lesiones. La prevención secundaria apunta a los comienzos del proceso patológico para detener o revertir el proceso y mejorar el pronóstico. La terciaria tiende a evitar las complicaciones de la enfermedad.

Figure 1

El paciente, a los 8 años,   (Fig 1).

El niño bebía agua fluorada y había visitado al dentista cada 6 meses. La higiene bucal parecía ser la correcta. Pero comía bocados fuera de horas, sin higienizarse.

Colocó las restauraciones necesarias, aplicó selladores, modificó la dieta, que incluyó frutas como extras en vez de dulces, cepillado al desayuno y cena con pasta fluorada, enjuagues fluorados y regreso a los 3 meses. Todo en orden, fue citado a los 6 meses, con indicación de ortodoncia para la mordida cruzada bilateral posterior.

A 12 años, con los segundos molares erupcionados les aplicó selladores oclusales. No era evidente ninguna caries. Pero... No reapareció del 87 a marzo del 89, con un cuadro decepcionante (fig. 2).

Figure 2
 

Figura 2. Radiografías de marzo 1989. Con desmineralization inicial en interproximal de 2, 3, 4, 5, 12, 13, 14, 18, 19, 20, 29, 30 and 31(sist amer). Las lesiones en distal de 20 y 29 llegaban al límite amelodentinario.

 
Se midió la saliva en su velocidad de flujo y en su capacidad buffer, que fueron normales, así como el S. mutans, de recuento elevado ( ≥ 106 unidades/mililitro de posibles colonias. Hechas las salvedades que corresponden, se puede decir que el nivel de S. mutans en saliva es altamente específico y se correlaciona con la actividad de caries. No es necesario hacer pruebas, si no se restauran las cavidades, nidos microbianos. Aunque puede servir para motivar al paciente y así buscar la iontercepción de la enfermedad.

No habiendo cavidades, el objetivo primario fue alterar el medio bucal para promover la remineralización. Por tanto, reforzó la higiene e indicó gel fluorado (5,000 partes por millón) aplicadas en cubetas dos veces por día, 15 minutos cada vez.

En junio de 1989, restauró el 20 con composite y una preparación mínimamente invasora, y en el 19 una resina preventiva en oclusal y una amalgama oclusal en el 2.

En diciembre, suspendió el flúor en cubeta por buches al 0,05% de fluoruro de sodio.

Bitewings en febrero de 2000 revelaron lesiones en 13 y 18 (Fig 3). En septiembre de 1999 tenía reflujo esofágico, tratado con omeprazol.

Figure 3
 

Figura 3. Febrero 2000. 13 y 18 tratados quirúrgicamente, pero las lesiones interproximales, p ej, en distal de 19 y 29) fueron tratadas médicamente.

 
En abril de 2000, recibió barniz de fluoruro y clorhexidina (0.12%), dos veces por día por 3 meses y goma de mascar con xilitol 5 minutos 3 veces por día.

En septiembre de 2000, no hubo progreso de la actividad cariosa y sigue hasta hoy con cepillado con dentífrico fluorado 3 veces por día, hilo dental, colutorios fluorados y goma con xilitol (ver Fig 4)

Figure 4
 

Figura 4. Diciembre 2004 y 29 años. Muchas lesions de marzo 1989 no necesitaron intervención.

 

 Las lesiones confinadas al esmalte y apenas a dentin fueron detenidas; sólo las cavidades fueron tratadas quirúrgicamente.

 

Calcio más flúor...   Vogel GL et al (Caries Res 2006;40(2):178) proponen el uso de un enjuagatorio de calcio concentrado previo al colutorio con fluoruro, que aumentaría la presencia de F posterior en saliva. Usaron lactato de calcio 150 mmol/l como preenjuagatorio, seguido de 1 min de buche de NaF (228 ppm).
 

Clorhexidina y ART…   Ersin NK et al (Caries Res 2006;40(2):172) investigaron el efecto sobre la microflora de la dentina cariada antes y después de una desinfección con gluconato de clorhexidina. En boca dividida, a 35 pares de molares primarios con lesiones de Clase II se les midió la cantidad de Streptococcus mutans viables en el centro de la lesión desmineralizada infectada y, después de la técnica atraumática (ART) en la dentina dura. A uno de cada par, le aplicaron gluconato de clorhexidina (2%); todos fueron restaurados con ionómero vítreo. A los 6 meses, las cavidades fueron reabiertas y reevaluadas. La ART había reducido significativamente los valores de recuentos y fue mayor la reducción con la CHX. La diferencia entre disinfectados y no disinfectados no fue significativa. ART resultó eficaz en la reducción de la flora cultivable y la CHX podría servir como agente adicional útil para la inhibición microbiana.

 

Susceptibilidad a la clorhexidina...   El Streptococcus mutans, considerado patógeno primario de la caries dental, se siente a sus anchas en la placa microbiana, biopelícula de múltiples especies. Y cuentan las comadres que tiene mutuas acciones metabólicas con la Veillonella párvula. Kara D et al (Eur J Oral Sci 2006 feb;114(1):58) generaron un modelo de biopelícula  para cuantificar estas especies por separado y por pares y las diferencias en términos de desarrollo, formación de ácido y respuesta a la clorhexidina. Concentraciones (0.025-0.4 mg ml(-1)). La viabilidad de ambas especies resultó similar. La producción de ácido fue significativamente menor en apareados que en mutans solo. Las apareadas fueron menos susceptibles a la CHX que aisladas. Se deduciría que las biopelículas de las dos especies juntas tienen distintas propiedades que cuando están aisladas.

 

CIRUGÍA

 

Endoscopía quirúrgica…   El muy activo suizo Andreas Filippi et al (Schweiz Monatsschr Zahnmed 2006;116(1):12) usan endoscopía en la cirugía perirradicular, que les provee un impresionantes agrandamiento óptico, con mejores diagnósticos y más éxitos. A 114 dientes de 91 pacientes les hicieron apicectomía así. De 110 dientes controlados, tuvieron éxito en el  91.8% y fallaron un 7.3%. La mayor cantidad de fracasos se dio en los molares.

 

Fibrina rica en plaquetas (FRP en vez de PRP)...  

Dohan DM, Choukroun J et al (OSOMOP 2006) proponen una nueva generación de concentrados de plaquetas para lograr una preparación simplificada sin maniobras bioquímicas de la sangre. En un primer artículo (marzo) describen lñas técnicas de la fibrina y evalúan las propiedades bioquímicas de 3 generaciones de aditivos quirúrgicos: adhesivos fibrínicos, PRP y FRP. La arquitectura 3D de la fibrina depende profundamente de los procesos de polimerización clínica artificiales, tales como la adición de trombina bovina. La polimerización lenta durante la preparación de la FRP parece generar una red de fibrina muy similar a la natural, que conduce a una migración celular más eficiente y a la consiguiente cicatrización.

El campo potencial de aplicación de este biomaterial está  estructurado en torno de 4 hechos fundamentales de la  cicatrización: angiogénesis, inmunidad, captación de células madres circulantes y epitelización de las heridas. Todas las aplicaciones clínicas de la FRP acentúan la aceleración de la cicatrización de los tejidos por el desarrollo de una neovascularización eficaz, más rápido cierre de la herida con remodelado más pronto del tejido cicatricial y casi total ausencia de episodios infecciosos. Cabe imaginar aplicaciones en cirugía plástica y ósea.

 Por ello, en el sexto de la serie de artículos, evaluaron el potencial de la FRP en combinación con el aloinjerto de hueso desecado, o AIHD (Phoenix; TBF, France) como refuerzo de la regeneración ósea en el levantamiento del piso del seno maxilar. Efectuaron 9 de tales cirugías, 6 con AIHD + FRP y 3 sin FRP. Las evaluaciones histológicas revelaron que el hueso neoformado en el grupo de prueba a los 4 meses era similar al del grupo control a los 8 meses, con cantidades equivalentes en ambos. Conclusión: El levantamiento del seno con AIHD y FRP produce una reducción del tiempo de curación necesario para la colocación del implante; histológicamente, se puede reducir a 4 meses.

 

 Cresta ilíaca ambulatoria...   Freilich MM y Sandor GK (OSOMOP 2006 mar;101(3):291) se propusieron recolectar hueso autólogo en el consultorio privado, con seguridad, sin morbidilidad postoperatoria particular, con satisfacción del paciente, por medio de trépano recolector o cosecha de bloque corticoesponjoso. A 39 pacientes que necesitaban reconstrucción maxilofacial, de 16-73 años, un solo cirujano les recolectó hueso iliaco (2001-2004), 23 con trépano, 17 con cosecha abierta. Contestaron 30 que estaban dispuestos a repetir el procedimiento cuando fuera necesario.
 

 Neuropatía mentoniana y fractura patológica de la  mandíbula como síntomas iniciales de carcinoma de próstata metastático…   Polligkeit J et al (Mund Kiefer Gesichtschir 2006 mar;10(2):119) presentan el caso de un hombre de 71 años con neuropatía mentoniana unilateral y fractura patológica en quien pudieron diagnosticar carcinoma de próstata primario, confirmado histopatológicamente. Tenía hipoestesia cutánea del área y lesión osteolítica de la rama ascendente, más agrandamiento ganglionar linfático. Este signo debe ser considerado para diagnosticar metástasis. Las metástasis distantes de tumores sólidos constituyen el 1% de las neoplasias malignas. En un 30% de los pacientes con metástasis bucal, aún no tienen el diagnóstico primario.
   

 

CLÍNICAS

 

Halitosis real y no tanto    El ubicuo suizo Andreas Filippi y Muller N (Schweiz Monatsschr Zahnmed 2006;116(2):129) consideraron la halitosis psicosomática como  excepcional. Durante un período de 18 meses, examinaron y trataron 144 pacientes en la Universidad de Basilea. Todos estaban convencidos de que sufrían mal aliento. Cuando un cuestionario y un examen completo atribuían la halitosis a una causa bucal, se elegía el tratamiento que eliminara la causa y se los controlaba. El 84% de los pacientes tenía halitosis de causa bucal; no bucal, muy pocos; y el 12.5% (n=18) tenían halitosis psicosomática. Lengua cubierta, gingivitis y periodontitis fueron  las más frecuentes de las causas bucales, tonsilitis fue la más frecuente no bucal. No hallaron correlaciones entre fumar y  halitosis, o estrés y halitosis. Los pacientes con halitosis psicosomática tenían un significativamente más alto nivel de ingestión de antidepresivos. Estos pacientes en general evaluaban su mal aliento como muy fuerte y omnipresente. Aún persiste la suposición de médicos y pacientes de que la halitosis podía ser causada por trastornos gastroenterológicos.

 

 Halitosis real y no tanto (II)   La halitofobia (idea compulsiva de que se padece halitosis y que irrita a los demás) mereció otro trabajo del frecuente Andreas Filippi et al (Schweiz Monatsschr Zahnmed 2006;116(1):57), aun partiendo de que gran parte de la población padece halitosis, por causas bucales o no, como amigdalitis y sinusitis, o, a veces, enfermedades generales y hábitos dietarios. Las causas más comunes: lengua saburral y periodontitis marginal. La idea compulsiva puede alterar totalmente la pauta de conducta de estos pacientes y llevarlos al aislamiento y aun al suicidio.
 

Osteonecrosis por bifosfonato    Abu-Id MH  et al (Mund Kiefer Gesichtschir 2006 mar;10(2):73) señalan el vasto uso que se hace de los difosfonatos para tratar osteoporosis y tumores malignos por su acción sobre los osteoclastos y la reabsorción ósea. Es un inconveniente que como daño colateral pueda tener la osteonecrosis de los maxilares (ONM), como se ve de su revisión de 349 casos de la literatura y 19 propios. Resumen que de millones de pacientes tratados con los BF sólo unos pocos padecen ONM. La incidencia sobre los tratados por cáncer con pamidronato y zoledronato es del 4-10%. El tratamiento consiste en la cuidadosa resección ósea y cierre cauto de los tejidos blandos. Sería preferible usar la denominación osteonecrosis asociada a bifosfonato.
 

 

ENDODONCIA

Datitos prácticos.- Entre el láser y la instrumentación mecánica, no habría mucho para elegir, pues ninguno de los dos por sí elimina totalmente la contaminación intencional investigada por D. Jha, et al (J Am Dent Assoc 2006, 137 (1), 67), quienes afirman no hallar ventaja alguna en la tecnología láser.

Una o dos visitas…   Según lo leído en Evidence-Based Dentistry (2006; 7, 13), de Ken M Hargreaves, con referencia al trabajo de Sathorn C, Parashos P, Messer HH.( Int Endod J 2005; 38:347) y habiendoi tomado en cuenta dientes maduros, con conductos infectados y pérdida ósea apical, sin tratamiento previo y sin cirugía, no se pudo demostrar diferencia significativa en la curación con ambos métodos. Lo más que se puede decir es que el tratamiento endodóncico en una visita para ser ligeramente más eficaz que las visitas múltiples, con un 6,3% de mayor cantidad de curaciones.

 

Periapicales con dura y sin…   fueron las lesiones comparadas por Ricucci D et al (OSOMOP 2006 mar;101(3):389) en 60 casos, con radiografías, frente a los hallazgos histológicos. De 57 lesiones interpretables, 10 tenían lámina radioopaca, de las que sólo 3 fueron diagnosticada como quistes, histológicamente. De las 47 sin lámina dura, 40 fueron granulomas o abscesos y 7 fueron quistes. En conclusión, no se puede hacer el diagnóstico sobre la base de la ausencia o presencia de lámina dura.

Periapicales y pulpectomía en 1 y 2 sesiones   Gesi A et al (OSOMOP 2006 mar;101(3):379) siguieron pulpotomías (256) tratadas en 2 sesiones con hidróxido de calcio como curación dentro del conducto en el intervalo frente casos resueltos en 1 sesión. De 244 revisados, 17 presentaban radiolucidez periapical, con distribución similar entre ambos métodos. Cuando hubo dolor, fue por sobreobturación, sin distinción de método y sin ser causa de lesión apical. Se confirmaría que la pulpectomía puede ser efectuada con alto índice de éxitos y que el intervalo con una medicación no parece influir en el resultado.

 

ESTÉTICA

  CRAN puesta al día de carillas…   CRANews, la publicación periódica de Clinical Research Associates, inició el año con un excelente state of the art de las carillas (puesta al día, bah), donde señalan que los frentes para los dientes se han desarrollado enormemente en los últimos 20 años; por lo tanto, sería una pena no  actualizarse. Estamos todos de acuerdo en que constituyen una de las soluciones más bellas menos agresivas y que vale la pena ver en qué andan.

Materiales.

Los cerámicos pueden ser prensados y, aunque son monocromáticos, son fáciles de modificar el color y fáciles de confeccionar, por lo cual cuentan con el favor de más del 70% de los dentistas norteamericanos.

Los horneados son más adecuados para lograr el color, y cuentan con más del 60% del uso.

Los torneados (CAD-CAM) son usados en yanquilandia en un 0,4% (y en la misma proporción se usan los composites torneados) y se hacen en una visita.

Los composites aplicados directamente llegan al 62%, se aplican en una sola visita y duran menos que los cerámicos. En el laboratorio son fáciles de hacer, pero tampoco son durables como la cerámica.

Tallado

No puede haber una técnica general para dientes mal alineados, rotados, cariados, apiñados, restaurados, etc. Pero siempre se ha de ser lo más conservador posible, esencia de las carillas. Las preparaciones pueden ser:

Superficiales (0 a 0,3 mm)

Están indicadas en dientes de color normal, lingualizados, conoides, con diastemas; por su gran potencial estético, porque ni darán sensibilidad ni se despegarán, por conservadoras, porque no requieren anestesia ni provisorias.. No están indicadas si van a alterar el buen contorno dentario o si hay que ocultar color.

Moderadas (0,5-1 mm+)

Son de las más utilizadas y están indicadas en algunos casos semejantes a los anteriores y comparten las ventajas. No conocemos desventajas. Pueden cubrir el borde incisal rebajado. Pueden extenderse hacia lingual hasta mitad de camino o llegar más lejos en dientes restaurados, cierres de diastemas o cuando hubo remodelado corrector de apiñamiento.

Profundas (hasta dentina)

Están indicadas en dientes muy rteparados o muy decolorados, Estéticamente son una buena solución, pero se pueden despegar por estar sobre dentina y pueden generar sensibilidad o necrosis pulpar. Requieren anestesia.

Tratamiento gingival.- A veces no se lo requiere, salvo que se necesita ubicar el margen como subgingival. Habrá que usar hilo de retracción, con estíptico o sin él (que no ha de contener hierro).

Impresiones.- Lo más práctico para 1 a 3  dientes es la impresión doble, de ambos arcos simultáneamente, con polivinilsiloxano. Para más dientes se requieren cubetas más sólidas y con los mismos materiales.

Las provisorias pueden hacerse según varias técnicas, de ser necesarias. [Si el lector lo pide, podemos extendernos sobre este tema.]

 

Estratificación biomimética    Ardu S y Krejci I (Quintessence Int.2006 mar;37(3):167) proponen una técnica para la reconsrucción de cavidades grandes de Clase IV, con un enfoque llaman biomimético. Su esencia reside en el reemplazo de las mases dentinaria y adamantina palatinas con la misma cantidad de dentina y esmalte de composite microhíbrido, en tanto que la fina capa adamantina vestibular es de microrrelleno.
Las transparencias las crean por interposición de efectos azules y blancos entre los mamelones dentinarios, por debajo del esmalte vestibular.

 

Biomimesis colorimétrica estratificada   Dietschi D et al (Quintessence Int 2006 feb;37(2):91) extrajeron 16 dientes de los colores A y B de Vita y los seccionaron en 2 planos diferentes para medir el color específico (según el sistema colorimétrico CIE L*a*b* y la opacidad (razón de contraste). Iguales intensidades en cada grupo Vita A y B mostraron variaciones limitadas con respecto de los valores a* (verde a rojo) y b* (azul a amarillo); con la única variante significativa de un incrmento en los valores b* (amarillo) con el aumento de la intensidad (A1 a A4 y B1 a B3). El esmalte aumentó su transparencia con la edad, no tanto así la dentina. Del estudio realizado surgió el concepto la estratificación natural, que se vale de dos masas de composite básicas (esmalte y dentina) que mimetizan óptimamente los tejidos naturales. Esto permite la aplicación clínica simplificada estratificada con un solo tono dentinario y varios niveles cromáticos y 3 tipos de esmalte para el joven, el adulto y el anciano.

Flúor adherido…   Pamir T et al (Quintessence Int 2006 feb;37(2):145) probaron el efecto de un recubrimiento de resina adhesiva fluorada (Prompt L-Pop) sobre distintos materiales de restauración. Observaron que con Ariston pHc se lograba la mayor liberación de F al medio, seguido en orden decreciente por Photac-fil, Ketac-fil, Hytac Aplitip y Ecusit. El efecto del recubrimiento era diferente con cada material; con el convencional ionómero Ketac-fil obtuvieron la mayor liberación de F, seguido por Photac-fil, Ariston pHc, Hytac Aplitip y Ecusit.

 

Incrustaciones estéticas; 10 años…   Thordrup M et al (Quintessence Int 2006 feb;37(2):139) evaluaron 4 clases de incrustaciones estéticas a lo largo de 10 años: 15 directas de  cerámica (Cerec Cos 2.0), 15 directas de composite (Brilliant DI, Coltene), 14 indirectas de cerámica (Vita Dur N) y 14 indirectas de composite (Estilux, Kulzer) en 37 pacientes, 3 Vita Dur N fueron reemplazadas tras 1, 4, y 8.5 años; 3 Cerec fueron reemplazadas tras 4.5, 8.5, y 9.5 años; y 3 Brilliant DI a los 1, 5, y 6.5 años, por caries secundarias o fracturas. De Estilux, 3 fueron reemplazadas a causa de persistente hypersensibilidad o lesión pulpar. Por fracturas menores, 6 incrustaciones (3 Vita Dur N, 1 Estilux, y 2 Brilliant DI) fueron  reparadas. La superficie de las Vita Dur N se tornó significativamente despulida. Alrededor del 80% de las incrustaciones, incluidas las reparadas estaban en funciones a los 10 años.

 

Equis sesiones blanqueadoras…   de Silva Gottardi M et al (Quintessence Int 2006 feb;37(2):115) investigaron la eficacia de una lámpara halógena de alta intensidad de tungsteno xenón en 73 pacientes. Les aplicaron gel de peróxido de hidrógeno al 35% y a ambos arcos los iluminaron con la unidad Luma Arch por 8 minutos. Todo el procedimiento se completó en  3 veces por un total de 24 minutos. Cada 2 semanas volvieron por otros 24 minutos hasta que el paciente estaba satisfecho o no quería más. Algunos siguieron en su casa con el blanqueamiento hogareño. De los 73 pacientes con 1 a 4 sesiones, 58 estuvieron  satisfechos. Unos 27 requirieron sesiones en el hogar. El cambio de color fue de 2.1 a 3.7 unidades en la escala de 16 de Vita Classic. Las recaídas fueron más notorias a las 2 semanas que a los 6 meses.

 

 

 

GERODONTOLOGÍA

 

Caries radicular…   En 280 mayores de 60 años, independientes, el 39% tenían una o más raíces con caries y el 53m3% tenía por lo menos una caries o restauración. Predominaban los caninos seguidos por los primeros premolares. No había asociación en la proporción de dientes con caries y su número. Con 20 o más dientes, las caries son menos en los de cepillado frecuente y más en los de poca saliva o sensación de sequedad de la boca. En general, la frecuencia de caries radicular fue elevada en esa población japonesa y los riesgos potenciales de enfermedad residieron en la higiene dental, saliva y sequedad bucalk percibida (Imazato S et al J Oral Rehabil 2006 feb;33(2):137).

Candida nosocomial    Fanello S et al (J Med Microbiol 2006 feb;55::223) señalan que la incidencia de infecciones micóticas hospitalarias ha aumentado mucho en las últimas décadas, sobre todo entre los mayores. ¿Cuál es el valor predictivo de la colonización fúngica bucal para el inicio de una infección por Candida hospitalaria en mayores de 65 internados y cuáles son los factores que promueven esa infección y cuál es la relación entre el nivel en boca y la infección sistémica?
A 256 pacientes (156 mujeres y 100 hombres con una mediana de  83 +/- 8 años les tomaron muestras cada 4 días de 4 puntos de la boca. Registraron los factores extrínsecos e intrínsecos que podían promover la colonización donde existiera. El estado nutricional era pobre en el 81% y tenía hiposalivación el 41%. Había un 67% de colonizaciones y en 51% era grande la carga. La incidencia de colonización hospitalaria alcanzó el 6,9% al día 4 y la infección hospitalaria al 3,7%. De los 35 pacientes infectados, el 57% sufrían candidiasis bucal. Los factores de riesgo bucales eran: prótesis dental, mala higiene bucal y uso de antibióticos. En la infección general, los factores eran la colonización bucal, enfermedades endocrinas, mal estado nutricional, internación prolongada y recuento de colonias elevado. En conclusión, se debiera tomar muestras al internar al paciente y, en caso de colonización, tratarlo, especialmente a quienes tengan carga elevada. La genotipificación confirmó la posibilidad de contagio de persona a persona.

 

Completas sencillas satisfacen...   Según lo leído en Evidence-Based Dentistry (2006; 7, 1), de Robert Jagger, con referencia al trabajo de Kawai Y, Murakami H, Shariati B, et al (J Dent 2005; 33:659), a un total de 122 edéntulos, de 45–75 años, se les hicieron dentaduras por el método tradicional (58) o el simplificado (61). Tradicional: impresión funcional más final con cubeta individual, arco facial y articulador semi-ajustable con  remonta  en articulador posterior. Simplificada: impresiones en cubetas de stock, sin arco y en oclusor, sin remonta. De 1950 a 1990, la mayoría de las completas del  RU fueron producidas así por los odontólogos generales.

La satisfacción, confort, estabilidad, estética, habilidad para hablar, facilidad de limpieza y aptitud para masticar pan blanco blando, queso duro, zanahoria cruda, chorizos, bifes, manzana cruda y lechuga fueron evaluadas a los 6 meses por 4 prostodoncistas ignorantes de cuál era la técnica empleada.

No hallaron diferencias significativas. Los resultados constituyen un desafío y son importantes. Pueden no hacer felices a los especialistas, pero se requerirían más estudios.

 

IMPLANTOLOGÍA

 

El implante ‘mini’ a lo grande...   Los  implantes dentales osteointegrados con forma de raíces ya han sido aceptados por dentistas generales y especializados y serían más utilizados de no ser por su costo y las supuestas dificultades de uso. Cuentan con la bendición de los entendidos y de los agrupados en organizaciones como la American Academy of Implant Dentistry, la Academy of Osseointegration y el International Congress of Oral Implantology. Los implantes ‘mini’ podrían ampliar la aceptación por parte de más dentistas.

¿Qué son los implantes ‘mini’?

En sus inicios, los implantes oscilaban alrededor de un diámetro de 3,75 mm, sin razones muy claras para la elección. Necesitan contar con por lo menos 6 mm de hueso en sentido linguovestibular, sin usar injertos óseos. Lo cual no es fácil de hallar. Por ello aparecieron implantes de entre 3 y 3,5 mm. Con esto ya fue más fácil implantar laterales superiores y anteriores inferiores. Pero en los últimos tiempos se redujeron aun más.

Aparecieron diámetros de entre 1,8 ypoco más de 2 mm y se los llamó implantes ‘mini’.

Han sido usados con éxito para prótesis provisionales, mientras se osteointegraban los de mayor diámetro. Luego debían ser retirados al crear la prótesis definitiva sobre los otros. Pero, ¡oh!, se hacía muy difícil retirarlos porque se habían integrado al hueso durante su servicio interino. Sólo un paso para pensar en usarlos como definitivos.

Ahora se cuenta con los minis ( {approx}1.8 mm), los estándar ( {approx}3.75 mm) y los gruesos ( {approx}6.0 mm). Los más gruesos quedarían mejor retenidos con los más gruesos.

Indicaciones

Cuando los arcos edéntulos tienen reducida dimensión los pacientes no suelen estar dispuestos a injertos de hueso o sustitutos, por razones económicas u otras, y entonces se ha de pensar en técnicas que usen el remanente óseo, que sean poco invasoras y que cuesten menos, para lo cual estarían los minis. Se los puede colocar en espacio LV de apenas 3 mm, pero han de contar con una posibilidad de largo de 10, 12 o más mm. Si falla un mini crea menos problemas, pues es fácil de retirar y no deja un hueco tan grande, por lo cual se rellena mejor y más pronto que uno normal o grueso.

Algunos fabricantes recomiendan la inserción sin colgajo, como ya lo hizo Tramonte. Otro prefieren el colgajo que permite ver bien la maniobra de inserción, sin desvíos y con correcta orientación. El largo se ve bien en las panorámicas. El espesor sólo en las tomografías y visualmente con colgajo o con calibres penetrantes.

Un uso poco difundido corresponde al complemento de las Clases I, II y IV de Kennedy en las parciales; es decir, respectivamente, a extensión distal bilateral, unilateral y anterior. El problema es la inclinación o depresión de las dentaduras hacia el espacio desdentado, al masticar. Si se colocan en los rebordes los minis, la parcial apoyará sobre ellos con rebasado blando, anillos “O” u otros dispositivos y los pacientes estarán satisfechos al no tener el balanceo y contar con mejor retención.

Con los puentes fijos, los mini implantes pueden ayudar a soportar los pónticos o salvar un puente que pierde un pilar y el otro es rescatable. Se coloca un mini bajo el póntico y se adecua la prótesis fija al caso. Los minis están siendo usados para puentes con éxitos promisorios. Los primeros presentados fueron los Sendax MDI y MDI Plus, in agosto de 2003 (Gordon J. Christensen J Am Dent Assoc, Vol 137, No 3, 387)

Implantes para bruxistas…   Aunque no se ha demostrado claramente que el bruxismo constituya una sobrecarga perjudicial para los implantes y sus supraestructuras, no vienen mal algunas sugerencias que aportan Lobbezoo F et al (J Oral Rehabil 2006 Feb;33(2):152) para reducir las probabilidades de fracasos. Aparte de la eliminación misma del hábito, se puede considerar la cantidad y la medida de los implantes, el diseño de la oclusión y la protección final con el uso de férulas o protectores nocturnos de material duro.

 Levantamientos de senos…   Lindenmuller IH y Lambrecht JT (Schweiz Monatsschr Zahnmed 2006;116(2):142) realizaron 98 levantamientos de senos en 44 hombres y 36 mujeres (1995-2002), donde colocaron 201 implantes hasta 2003. Sobre los éxitos, influyó el sistema elegido (98%, Straumann y 80% Frialit-II) después de 2 años. No hubo diferencias por los distintos materiales (hueso autógeno, Ceros 82, Algipore), pero los casos fueron pocos. Los procedimientos en una etapa, que curaron en 7,7 meses, dieron  8%; en 2 etapas, consolidados en 10,3 meses, 18%. Las pérdidas fueron superiores en los fumadores. Se produjeron perforaciones de la membrana durante la cirugía en el 11% y no estuvieron vinculados a la aparición de sinusitis.

 

 

MATERIALES

 

 Muñones bien pegados...    No todos los materiales de formación de muñones se adhieren del mismo modo a los pernos de fibra, lo que depende de su diseño. Wrbas KT et al (Schweiz Monatsschr Zahnmed 2006;116(2):136) probaron Clearfil Core, CoreRestore 2 y MultiCore Flow combinados con ER DentinPost and DT Light Post, acortados a 15 mm. La mayor resistencia adhesiva la dio Clearfil Core combinado con DT Light Post y ER DentinPost CoreRestore 2 con DT Light Post fue mejor que las combinaciones MultiCore Flow/DT Light Post y Multi- Core Flow/ER DentinPost. El valor menor correspondió a Core-Restore  con ER DentinPost.

 

Composites fluidos   No conviene usarlos más que en restauraciones de tamaño pequeño o moderado, dicen Gallo JR  et al (Quintessence Int 2006 mar;37(3):225), tras haber probado Tetric Flow (Vivadent) y Esthet-X Flow (Dentsply/Caulk), que como todos los de su tipo tienen un menor contenido de relleno y viscosidad más baja que los composites convencionales.En 60 restauraciones oclusales y con  Prime & Bond NT (Dentsply/Caulk) para ambos, por incrementos y curando por 20 segundos. Al año manifestaron cambio de color significativo como única diferencia entre los dos. Los márgenes habían evolucionado de manera similar y se podía decir que dependía del tamaño de la cavidad. Todas las restauraciones se veían igualmente aceptables.

   

 

MISCELÁNEAS

 

La vieja estupidez humana o El juicio escondido…   Si entendemos por estupidez la falta de juicio, el primer caso registrado correspondería (British Dental Journal (2006); 200, 311) a una jovencita magdalénica de entre 13000 y 15000 años, cuyos restos óseos casi completes fueron hallados en Francia en 1911.

Pero parece que la muchacha, ya entonces, se quitaba años y no era tan jovencita como se pensó por su ausencia de terceros molares. Debe de haber tenido entre 25 y 35 años al morir, dicen los científicos del Museo Field donde hoy descansa (es un decir).

Así surgió que los molares estaban retenidos y por eso no erupcionaron, según las radiografías digitalizadas que se tomaron. Los expertos dicen que la dieta dura de la Era de Piedra desarrollaba los maxilares y evitaba la retención molar generada con los cambios culturales. Se deduciría entonces que la joven habría nacido ya en tiempos de modificaciones dietarias. Dijo Robert D. Martin, del Field Museum (ver fig).

 

Oldest recorded case of impacted wisdom teeth

 

Odontología neolítica…   …¡un rábano! Resulta que se vende más si se menciona un tema urticante para el público general. Si un periódico escribe que dentistas primitivos realizaban hace 9000 años (5500 a 7500 aC) agujeros en las muelas es mucho más interesante y vendedor que repetir más ajustadamente lo que dijeron varios paleontólogos serios de varios países que efectuaron excavaciones en Mehrgarh, Pakistán, 

donde recogieron casi 4000 dientes provenientes de 225 sepulturas del cementerio neolítico allí hallado. Richard Glenner, de Chicago, historiador meritorio de nuestra profesión, no niega redondamente la evidencia de que 9 adultos tenían 11 perforaciones en sus molares superiores e inferiores. Por la ubicación, queda descartada la finalidad estética observada en América, pero no asegura la finalidad terapéutica. Hasta podría haber sucedido que el objetivo fuera, por ejemplo, dar salida a malos espíritus alojados en el sujeto. “¿Por qué lo hicieron? Nunca lo sabremos,” declaró Glenner. Pero no fueron perforados post mortem, porque los bordes de las perforaciones están esfumados por el desgaste masticatorio (ver figs).

Si esto hacían en la llamada “Nueva Edad de Piedra”, no cabe duda de que estaban superando en tecnología a la precedente era del paleolítico tardío, el del hombre de Cromagnon. Ya habían comenzado en Europa a cultivar y a domesticar animales y se encontraron excavaciones interesantes allí 

Probablemente, una punta de las halladas en las excavaciones, de piedra dura montada en el extremo de una varilla hizo el trabajo de perforar, en menos de un minuto. ¡Nada de largas sesiones de torno! Con la ayuda de un arco y cuerda, parecidos a lo que usaría casi 9000 años después nuestro Pierre Fauchard, perforaron cavidades de hasta 3,5 mm.  

De la amplia lista de autores(Coppa A, Bondioli L, Cucina A, Frayer DW, Jarrige C, Jarrige JF, Quivron G, Rossi M, Vidale M, Macchiarelli R), uno de ellos, David Frayer, de Kansas, afirmó que los agujeros eran perfectos que asombraban. Habrían usado la misma técnica que empleaban para atravesar cuentas, huesos, conchas, piedras preciosas, y ensartarlas, como se comprobó en esa misma área. Alguna perla de 1 mm apareció así perforada. Otro autor, Roberto Macchiarelli, un antropólogo de Poitiers, Francia, imitó la técnica y calculó que debió de haber sido dolorosa. ¿Será por eso que no hay muestras similares por algunos milenios más?

Estos dos coautores suponen que también podría haber servido para aliviar dolores. No hallaron, sin embargo, muestras de caries ni de restauraciones, aunque  éstas bien podrían haber sido rellenadas con un material desaparecido ya, quizá bituminoso. En fin, ni tan cierto como dijeron los diarios ni tan  falso. Todo elaborado por una nota de divulgación en Nature 2006 abr 6;440(7085):755.

Roberto Macchiarelli ya antes había mostrado su interés por la parte dentaria (Am J Hum Biol 2005 Nov-Dec;17(6):752) cuando realizó excavaciones en su ciudad, Roma, en la necrópolis imperial en Isola Sacra, y señaló las relaciones observadas entre las hipoplasias y las asimetrías odontométricas como veremos en JULIO.

   

ODONTOPEDIATRÍA

 

Amelogénesis imperfecta restaurada...   Los dientes primarios muy afectados por amelogénesis imperfecta (AI) suelen mostrar extensas pérdidas de esmalte, túbulos dentinarios expuestos y el esmalte residual en vías de partirse. Hay oscurecimiento de los dientes, masticación alterada, con problemas de sensibilidad y de fonación. Todo esto, según Vitkov L et al (Quintessence Int 2006 mar;37(3):219) no mejora como es debido con resinas compuestas, que fallan en la adaptación marginal y en la anatomía. Proponen tomar impresiones sin una  previa preparación con torno y preparar coronas de composite y veneers y pegarlas con técnica adhesiva de adhesión total y composite de baja viscosidad.

 

 

Dique, calcio y adhesivos…   de Lourdes Rodrigues Accorinte M et al (Quintessence Int 2006 mar;37(3):205) hicieron la protección directa de 40 premolares sin caries a ser extraídos por ortodoncia y divididos en 8 grupos de apenas 5 dientes. La protección de la exposición provocada se hizo con adhesivo o con Ca(OH)2 y el aislamiento con goma o con rollos. Restauración:  Z-100, incremental. El estudio histológico reveló que la respuesta  pulpar fue peor en los grupos con adhesivo. Las pulpas sin goma mostraron severa inflamación e infiltrado celular con abscesos crónicos. Con el hidróxido, todos los especímenes mostraron puente dentinario, con cualquier aislamiento. Conclusión: El hidróxido de calcio es el material de elección; está contraindicado el uso de adhesivos en cofiado pulpar y por lo menos debiera usarse con dique.  

 

OPERATORIA

 

Datitos prácticos (y fluidos).-

Se ha dicho que los forros cavitarios con composites fluidos permiten una mejor adaptación marginal y una reducción del estrés interfacial y de la sensibilidad postoperatoria. La extensión del material se cumple mejor con una fresa redonda descentrada a 300-600 rpm antes que con la punta del explorador y así se logra una capa más uniforme (Abedian B y Millstein P Oper Dent. 2006 feb;31(1):151)

 

Adhesivos y ionómeros…   Wang L et al /J Oral Rehabil 2006 feb;33(2):110) investigaron la resistencia adhesiva  de 2 cementos reforzados con resina (Vitremer, 3M/ESPE y Fuji II LC Improved, GC) con dos adhesivos de un frasco (Prime & Bond 2.1, Dentsply y Single Bond, 3M/ESPE). Consideraron al término de su investigación, que la resistencia de los IV reforzados depende más del material que del tratamiento de la superficie y que los adhesivos de un frasco no mejoran la adhesión a dentina.

 

 

Empaquetados...   O condensables o consistentes, son los 4 compostes que estudiaron Loguercio AD et al (J Oral Rehabil. 2006 feb;33(2):144) y compararon con un híbrido en Cl II, a los 3 años.  Probaron en 84 dientes (i) Solitaire + Solid Bond; (ii) ALERT + Bond-1; (iii) Surefil + Prime & Bond NT; (iv) Filtek P60 + Single Bond y (v) TPH Spectrum (híbrido) + Prime & Bond 2.1. Con dique; sólo eliminación de caries; en las profundas, protegieron con hidróxido de calcio o IV. Solitaire mostró  fracturas de crestas marginales en el 25% de los casos. Solitaire y ALERT tuvieron problemas de color (43 y 77%, respectivamente) y superficie (86 y 77%). TPH Spectrum dio diferencias de color a los 3 años, un 50%. Surefil and Filtek P60 fueron excelentes clínicamente a los 3 años, como TPH Spectrum. Solitaire no cumplió las exigencias de la ADA.

 

 

Reparando amalgamas…   El perdurable maestro Mjor IA et al (Oper Dent 2006 feb;31(1):122) aportaron este interesante dato: las amalgamas reparadas con una amalgama diferente rindieron mayores valores de resistencia que las reparadas con la amalgama original, y también que las amalgamas originales tenían mayor resistencia que las reparadas.
 

Clase V y grabados…   Brackett MG et al (Quintessence Int. 2006 feb;37(2):109) plantearon serias reservas con respecto del uso de adhesivos autograbadores, que deben ser mejorados, y que no conviene que los profesionales se apresuren a utilizarlos.
En terceros extraídos hicieron composites de Clase V con 3 adhesivos autograbadores: Adper Prompt L-Pop (3M Espe), iBond GI (Heraeus Kulzer), y Tyrian SPE (Bisco), y con método de grabado y lavado, Adper ScotchBond Multi-Purpose (3M Espe). Además, grabado convencional del esmalte antes de los autograbadores. No hallaron diferencias marginales entre los adhesivos, pero Adper Prompt e iBond mostraron significativamente mayor filtración marginal que con grabado y lavado.

 

 

ORTODONCIA

 

Resina eliminators   Eminkahyagil N et al (Angle Orthod 2006 mar;76(2):314) quisieron determinar qué apsaba al eliminar las resinas cementantes en cuanto a (1) efecto de los  diferentes métodos de remoción sobre resistencia de brackets recmentados, (2) condición de la superficie del esmalte, (3) tiempo invertido en la tarea, y (4) localización del fracaso adhesivo. Usaron Light Bondtrade como sellador y Quick Curetrade como adhesivo. Usaron pinzas para remover algunos y observar la situación y para el resto usaron 4 métodos: (1) fresa de carburo de tungsteno con baja velocidad (TCB), (2) alta velocidad, (3) discos Sof-Lex, y (4) micrograbador. Readhirieron y repitieron los métodos, para hallar que la resistencia adhesiva era mayor, excepto en el grupo 4. Los Sof-lex exigían demasiado tiempo y dejaban mucho adhesivo remanente. La fresa de alta velocidad fue la más dañosa para el esmalte, cuya superficie quedaba marcada después de los descementados, pero hay que ser cuidadoso para reducir este efecto.

 

Recargando flúor…   Soliman MM et al (Angle Orthod 2006 mar;76(2):282) observaron experimentalmente que el sellador Pro Seal es capaz de liberar flúor hacia el medio bucal, en cantidades decrecientes, y que puede recargar nuevos iones de F a partir de una solución de fluorfosfato acidulado.

Alergia ortodóncica...   Una mujer de 60 años experimentó una reacción alérgica al metimetacrilato autocurado durante una ortodoncia. El contenido de monómero residual no excedía las normas internacionales (Goncalves TS et al Am J Orthod Dentofacial Orthop 2006 mar;129(3):431).

   
 
 
PATOLOGÍA

 

Daño genetico por agregado de trióxidos minerales (MTA)...   Braz MG et al (J Oral Rehabil 2006 Mar;33(3):234)
efectuaron pruebas de genotoxicidad no realizadas anteriormente. Para lo cual observaron sus efectos sobre linfocitos periféricos y comprobaron que ni el MTA ni el cemento Portland son un factor que increm,ente el nivel de lesiones del AND en esas células.

 

Correlación de la expresión del factor básico del desarrollo de fibroblastos con la invasión y el pronóstico de carcinoma espinocelular...    Hase T et al (J Oral Pathol Med 2006 mar;35(3):136) concluyeron tras estudiar 61 biopsias de carcinoma espinocelular bucal (CECB) que la expresión de los factores de crecimiento básico bFGF y el receptor 1 FGFR-1 en los fibroblastos en el frente invasivo está ligada al modo de  invasión y el pronóstico en el CECB. Prevalecieron esas expresiones significativamente más en los casos con metástasis ganglionar más que sin ellas.

   

 

 

PERIODONCIA

 

Datitos prácticos (1/4 o toda).- Se obtiene el mismo éxito en bolsas moderadas y profundas mediante el detartraje y alisamiento por cuadrante como por el total, según Jervoe-Storm PM et al (J Clin Periodontol 2006 mar;33(3):209)

  Detective de cálculo residual subgingival…    Meissner G et al (J Clin Periodontol 2006 mar;33(3):195) crearon un dispositivo de detección de tártaro subgingival que trabaja con el tartréctomo de ultrasonido convencional, mediante una discriminación entre cemento y sarro. Utiliza puntas recortadas y tiene una sensibilidad de 73% y una especificidad de 80%.

Instrumentación o minociclina…   Habiendo completado su tratamiento activo de periodontitis crónica moderada a avanzada, 40 adultos fueron incluidos en un estudio realizado por McColl E et al (J Clin Periodontol 2006 feb;33(2):141). Los puntos con bolsas residuales de > o =5 mm fueron tratados con minociclina al 2% o con sólo alisamiento radicular. A lo largo de 12 meses, ambos grupos mantuvieron valores <10% y <20%, respectivamente, y en ambos hubo una reducción persistente de profundidad de bolsa > o = 5 mm, sin diferencias significativas entre ellos. El prevalecimiento de Porphyromonas gingivalis, Tannerella forsythia, Treponema denticola, Actinobacillus actinomycetemcomitans, Prevotella intermedia, y Prevotella nigrescenspermaneción en niveles < o =10(5) en la mayoría de los pacientes y sitios. En conclusión, ninguna ventaja con usar el gel de minociclina.

  Barniz de clorhexidina…   Cosyn J et al (J Periodontol 2006 mar;77(3):406) señalan el hecho conocido de que, aun cuando la terapia periodontal aceptada es conveniente, puede no tener el mismo buen efecto cuando no tiene acceso al defecto periodontal. En este caso, podría ser conveniente complementar con un barniz de ckorhewxidina (BCHX) en subgingival. A 26 personas las trataron como está indicado y a la mitad le aplicaron el BCHX altamente concentrado. Anduvieron bien todos, con reducciones significativas de bolsas y ganancia de inserción. Pero la terapia combinada dio una reducción adicional de la bolsa que fue significativa, y mayor en torno de los multirradiculares.

  Más clorhexidina…   Gurgan CA et al (J Periodont 2006 mar;77(3):370) también habrían pensado en la conveniencia de la CHX como complemento del tratamiento habitual, en colutorio al 0,2%, sin alcohol (CCHX), dos veces por día. Lo aplicaron a un grupo experimental durante una semana y no a los controles. A la semana observaron la presencia y severidad de los efectos secundarios: dolor, prurito, sequedad, alteración del gusto, sensación urente, irritación de las mucosas y alteración del color de dientes y lengua. Estas 4 alteraciones últimas fueron más frecuentes en los experimentales. Ninguno de quejó de sequedad.

 

Nuevos horizontes en halitosis...   Hace apenas 4 años, K. J. Bjorkroth, U. Schillinger, R. Geisen, N. Weiss, B. Hoste, W. H. Holzapfel, H. J. Korkeala y P. Vandamme, de Helsinki,  publicaron un estudio taxonómico pionero en el International Journal of Systematic and Evolutionary Microbiology (Vol 52, p. 141), pues con la conducción de Bjorkroth determinaron que, de 2 cepas que eran confundidas, una era nueva y la denominaron Weissella cibaria sp. nov. La hallaron en alimentos malayos, bocas humanas y animales. Son lactobacilos cortos, Gram +, de a pares de 0,8-1,2 mm de ancho y 1,5-2 mm de largo. No tienen motilidad; sus colonias son pequeñas y grisáceas. Producen CO2 de la glucosa y sintetizan ácido láctico d y l. No se desarrollan en más de 6,5% de NaCl y fermentan enorme cantidad de hidratos de carbono desde glucosa y fructosa en adelante. Fueron aislados  de productos alimentarios fermentados, como salchichas, chili, pan leudado ácido de trigo griego tradicional y otros. Mi-Sun Kang, Byung-Gook Kim, Jin Chui, Hyun-Chul Lee y Jong-Suk Oh (J Clin Periodontol 2006 mar;33(3):226) los  aislaron de la boca de niños y establecieron su capacidad de inhibición de los compuestos sulfúricos volátiles (CSV), in vivo e in vitro, que son responsables básicos de la halitosis. También inhiben la producción del Fusobacterium nucleatum, que genera CSV. Colutorios con un aislado resultaron en una reducción significativa de los niveles de H2S y de CH3SH en un casi 50% y 60%, respectivamente. Podrían constituir un novedoso probiótico para uso en la cavidad bucal.

 

PREVENCIÓN

Cepillo, carbamida y abrasivos…   Worschech CC et al (J Contemp Dent Pract 2006 feb 15;7(1):25) sostienen que los dentpifricos abrasivos pueden modificar la superficie externa del esmalte expuesto a peróxido de carbamida al 10%, en distintos momentos y técnicas. Habiendo probado con cepillo solo, con cepillo más dentífrico fluorado, o no, y abrasivo , comprobnaron que el solo uso de la carbamida no afecta la superficie adamantina, pero sí cuando se agrega el uso intenso de dentífricos abrasivos.

 

Sólo una vez por mes…   Valeria Marinho , en Evidence-Based Dentistry, 2006; 7, 9, sobre un trabajo de De Sköld UM, Petersson LG, Lith A, Birkhed D. Effect of school-based fluoride varnish programmes on approximal caries in adolescents from different caries risk areas. Caries Res (2005; 39:273) considera una investigación en 758 adolescentes suecos de 13 años a quienes se les aplicaron barnices dos veces por día con intervalos de 6 meses, 3 años; 3 veces en 1 año, en una sola semana; una vez por mes durante los 3 años. Se les avisó que no debían masticar ni cepillarse en todo el día. El sistema más eficaz fue el de una vez por mes. La aplicación cada 6 meses fue la más rendido en cuanto a costo eficacia para los grupos de mediano y alto riesgo. Fue significativo el mayor número de caries dentinarias en los jóvenes que no habían sido barnizados.

 

 

PRÓTESIS

 

Panorama de perfiles y completas…   Kamashita Y et al (J Oral Rehabil 2006 feb;33(2):102) nos recuerdan que el uso de dentaduras completas modifica el perfil de los tejidos blandos, aunque no está clara la relación. A 5 pacientes edéntulos (3 hombres y 2 mujeres) les realizaron mediciones 3D con sistema láser y en distintas condiciones. Observaron que el ángulo nasolabial era menor y que los puntos labiales se proyectaban más con un soporte excesivo del labio comparado con el soporte deficiente. Además, la base de la nariz se vio afectada por el flanco vestibular, particularmente en un sujeto con una reabsorción muy grande de los rebordes. El soporte del labio afectó el perfil de los tejidos blandos de la cara inferior, incluyendo la parte inferior de la nariz, el ángulo nasolabial y la relación posicional entre los labios y el plano estético de Ricketts.

Ya se habían interesado en esto Fanibunda KB et al (Eur J Prosthodont Restor Dent 2002 dic;10(4):143), quienes afirmaron que el efecto de la topografía de las prótesis es poco comprendido y también intentaron ver qué pasa con los perfiles al colocar completas. Observaron que la influencia mayor la ejerce la prótesis superior, sobre todo en el filtrum y los labios. Confirmaron que el borde de los incisivos superiores sostiene el labio inferior. Para ellos, la longitud real de los tejidos faciales entre hitos faciales seleccionados en la línea media no se altera mensurablemente en la posición de reposo después de insertar las prótesis. Claro que existe una relación entre el desplazamiento de los tejidos y el espesor de los flancos, pero no se puede predecir la influencia de los espesores, con confianza.

Mucho antes, Brunton PA y McCord JF (Eur J Prosthodont Restor Dent.1993 dic;2(2):53) se habían concentrado en el ángulo nasolabial y su valor recomendado de 90° y su modificación o corrección por las completas. Hallaron que el ángulo nasolabial promedio (en el R. U.) es de 109,67° en los dentados y de 96,20° en los edéntulos. Hay que ver si es adecuado restaurar el ángulo a 90° y la conveniencia de recurrir a viejas fotos, no radiografías,  para estas determinaciones. Poco antes, otros británicos (Watson RM y Bhatia SN J Oral Rehabil 1989 mar;16(2):139) habían trabajado con radiografías cranenas laterales en céntrica para comparar la posición de los dientes y el perfil facial, en personas con completas nuevas y otras con sus dientes. A las prótesis las marcaron con lámina de plomo en los incisivos más prominentes y en labial de los flancos. Hallaron diferencias importantes, con influencia de la longitud del labio superior, la reabsorción mandibular y la sobremordida elegida, factores que deben ser tomados en cuenta.

Algo tendría que ver con la observación de los ortodoncistas 

Bowman SJ y Johnston LE Jr (Angle Orthod 2000 feb;70(1):3) de que legos y odontólogos habían concordado en que las extracciones mejoran la estética cuando tratan casos de apiñamiento y protrusión superior a 2-3 mm del plano de Ricketts.

Pernos y cementos…   Wrbas KT et al (Schweiz Monatsschr Zahnmed 2006;116(1):18) probaron la adhesión de dos diferentes sistemas de pernos de fibras (1. ER DentinPost y 2. DT Light Post) con 5 diferentes cementos de resina. Usaron a. Clearfil Core, b. RelyX Unicem, c. Panavia 21ex, d. Panavia F2.0 y e. Calibra. ER DentinPost con Clearfil Core fue significativamente mejor que con Panavia F2.0 o Calibra. DT Light Post con Calibra, Panavia F2.0 y Panavia 21ex dio valores más altos significativos que con RelyX Unicem y Clearfil Core. En todos los casos, con SEM, se vieron fracturas adhesivas-cohesivas mixtas.

   

 

RADIOLOGÍA

 

Digitales evaluadas...   Marada G y Szabo G son un par de colegas húngaros que en su revista Fogorv Sz (2006 feb;99(1):29) opinaron que, si bien los sistemas de imágenes digitales (RadioVisiograph (RVG, Trophy Radiology, Marne-la-Vallee, France) constituyen un recurso eficiente para los procedimientos de diagnóstico y terapia, la gran sensibilidad a la técnica usada con ellos inclina a no dejar el uso de las técnicas radiográficas tradicionales como opción por sus ventajas. La imagen digital fue preferida por los endodoncistas, seguidos por los protesistas y restauradores. En periodoncia y paidodoncia casi ni se usa. De una encuesta entre sus colegas surgió que opinaban que la radiografía convencional da imágenes más detalladas.

 

Carotidas panorámicas…   Kamikawa RS y sus colaboradores también del Brasil (Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2006 mar;101(3):374) señalan lo sabido hoy de que en las radiografías panorámicas bucales es posible distinguir ateromas carotídeos calcificados. Pero, ¡ojito!, no son éstos los únicos que pueden producir ese tipo de imágenes radioopacas: la presencia de calcificación en el cartílago tritíceo puede inducir al error. Así resultó del examen de cadáveres supervisados por 24 examinadores. De estos, el 75% señaló correctamente la bifurcación de la carótida y un 79%  indicó el cartílago tritíceo como ateroma calcificado.

 

 

 

SALUD

 

Regional sin vasoconstrictores...   La ropivacaína, de amplio uso, no fue evaluada bastante en su acción prolongada sobre el sistema cardiovascular, por sí y con vasoconstrictor. Oliveira NE et al (Eur J Oral Sci. 2006 feb;114(1):27) aplicaron a 32 voluntarios sanos 1,8 ml de 0.75% ropivacaína o ropivacaína + epinefrina en la región pterigomandibular. La  anestesia comenzó a los 10 min y duró más de 2 h, con el labio dormido por casi 8 h. Ropivacaína sola no causó cambios significativos en el sistema cardiovascular, pero con epinefrina causó un transitorio incremento de la rensión arterial y del ritmo cardíaco a los 2 min posteriores a la inyección.

 

Caries y diabetes mellitus…   Siudikiene J et al (Eur J Oral Sci 2006 feb;114(1):8) estudiaron 68 niños, de 10-15 años  diabéticos, y otros 68, que se correspondía en todo salvo en no ser diabéticos (controles). Los diabéticos tuvieron menos caries y placa, menor flujo salival con menos efecto buffer y un más  frecuente desarrollo micótico que sus controles. Los diabéticos bien a moderadamente bien controlados mostraron menos  superficies cariadas y menor recuento de Streptococci mutans que los mal controlados, pero el control no influyó sobre la saliva, flujo y buffer. Los altos niveles de caries en los diabéticos fueron significativamente asociados a edad, placa y flujo salival disminuido, pero no con el control de la diabetes. La experiencia  de caries elevada pudo estar relacionada con la placa y/o cambios en saliva inducidos por la diabetes mellitus.

 

 

TERAPÉUTICA

 

Amelxanox y aftas   Podríamos dejar muy felices a nuestros pacientes si usáramos OraDisc (componente activo: 2 mg de amlexanox), dicen Murray B et al (J Oral Pathol Med 2006 feb;35(2):117), para prevenir las incómodas recidivas de ulceraciones aftosas (RAU) en la etapa prodrómica, determinable por imaginería termográfica. A 26 pacientes y a otros 26 controles, les aplicaron el OraDisc (un parche), 4 veces por día, durante 3 días en la etapa prodrómica. Al 4° día, el 50% de los experimentales tuvieron aftas, con mejor tendencia a la curación, y los controles en un 69%.
 

Levamisol y aftas...   Sun A et al (J Oral Pathol Med 2006 feb;35(2):111), unas páginas antes, señalaron que las RAU son lesiones inflamatorias comunes con el factor de necrosis tumoral alfa (FNT) como mediador importante y con la citoquina crítica como defensa del huésped adecuada. El levamisol puede modular los niveles en suero del FNT, tan asociada a la severidad de las RAU. Detectaron un nivel mayor significativo de FNT en un 20-39% de los pacientes en etapa ulcerativa. De 146 pacientes con RAU, 9 con úlceras traumáticas y 54 normales, a 55 RAU los trataron con levamisol durante 0.5-4 meses. Comprobaron que el levamisol puede reducir significativamente el nivel de FNT (de 16.4 +/- 1.9 a 5.8 +/- 0.6 pg/ml).

 

Regional con 0.5% bupivacaína con 1:200,000 epinefrina y con 0.5% levobupivacaína con 1:200,000 epinefrina...   Comparadas estas soluciones mediante técnica de doble ceguera, por Branco FP et al (OSOMOP 2006 apr; 101(4): 442), en 30 voluntarios sanos. El éxito respectivo fue de 80% y 76% en molares, de 76,6%, ambas soluciones, en premolares y del 70%, también ambas, en los caninos. Se lograron por lo menos 250 minutos de anestesia pulpar. Dada la similitud anestésica y la baja toxicidad informada en la literatura para la  levobupivacaína, está justificado el remplazo de la bupivacaína por la  levobupivacaína para la regional inferior.


 

                            VOLVER