junio 2013

 

CARIES

¿Sabía usted que las teorías no son más que  supersticiones mientras no haya ciencia que las respalde? John D. Ruby, Charles F. Cox, Naotake Akimoto, Nobuko Meada y Yasuko Momoi  (Int J Dent 2010)

In 1806, la teoría común era que la caries es el resultado de una inflamación de la membrana (membrane eboris) que recubre la pared pulpodentinaria, que después penetra en la pulpa. Los factores nutritivos quedan suspendidos y la  pulpa muere y se descompone y la caries procede de adentro hacia la superficie adamantina.

De visita con Thomas Berdmore, dentista de Su Majestad

 

En 1831, el inglés Bell agregó un factor hereditario y prefirió el térmimo gangrena en vez de caries; causada por las variaciones térmicas.

Köecker, en 1832, señaló lo obvio: que la caries va del esmalte hacia adentro, invade los túbulos y llega a la pulpa. Esta negación de la teoría interna fue respaldada hacia fines del s XVIII y comienzos del XIX por investigaciones conjuntas de Harris de Baltimore, Robertson de Inglaterra, Hope de  Edinburgo y Wescott y Dalyrymple, como resultados de sus observaciones histológicas.

Dèsirabode, dentista del rey [de Inglaterra], sostuvo la teoría química, exterior también, pero explicada por una mezcla de los ácidos gástricos con los líquidos bucales.

G. V. Black fue uno de los primeros en apuntar con su teoría en la dirección correcta, y culpó al alojamiento de comida en los dientes y a los residuos gelatinosos  (placa), fermentación, producción de ácidos y desmineralización.

Willoughby Miller presentó entonces su teoría   quimio-parasitaria, con las bacterias bucales como causa inicial de desmineralización..

La ciencia prevalecerá y dejará de ser un enigma a partir de allí, cuando se subsane y demuestre el error de Miller (que carecía de la experiencia clínica de Black) y se reconozca la relación directa de las bacterias de la placa con la localización de la caries en el diente.

Confiemos en que nuestra visión de las caries, incluida la visión de un ecosistema bucal, no sea una superstición más que futuras investigaciones desvirtúen. Mientras tanto, es un buen punto de partida para un trabajo mejor para el paciente, en que caben mejores sistemas de prevención o de acción mínima.

CIRUGÍA

¿Sabe usted qué es la endocarditis infecciosa? Fang Yee Chee, Choon How How (Singapore Med J 2013; 54(1) : 12) nos recuerdan que endocarditis Infecciosa (IE) es una enfermedad  rara, potencialmente letal, más común en la válvula mitral, luego en la aórtica. La causa habitual es el Streptococcus viridans, frecuente en la boca (> 30% de los casos).

¿Sabe qué importancia tiene esto en su consultorio?

Los pacientes con cardiopatía isquémica, al someterse a procedimientos odontológicos pueden sangrar. Habrá que decidir entre los riesgos de la cesación de una terapia antiplaquetaria y el de una hemorragia.

Es tradición el uso de profilaxis antibiótica como rutina en estos pacientes. Su base residía en  estudios que mostraron bacteriemias durante el tratamiento dental. Pero, esas bacteriemias transitorias las causan también actividades cotidianas, higiene dental (20%–68%), uso de palillos de madera (20%–40%) y aun la masticación (7%–51%). Todo más común que la odontología.

Más, la endocarditis postodontológica es rara, y no está probado el beneficio de la profilaxis antibiótica. Más importante es una rutina de profilaxis previa.

El riesgo por el uso del antibiótico excede el beneficio en la mayoría de los casos: 1/100,000 a 1/1,000,000 en pacientes con valvulopatía y  1/14,000,000 en general.

Sólo se recomienda en pacientes con previa IE o prótesis valvular, transplantes valvulopatía cardiaca y algunos con cardiopatía congénita.

En tal caso, el régimen preferido es amoxicilina 2 g por boca, 30–60 minutos antes. Los alérgicos a la penicilina o ampicilina pueden recibir clindamicina (600 mg), azitromicina (500 mg) o claritromicina (500 mg). Cuando no puedan tomar ampicilina intravenosa o intramuscular (600 mg).

1. La profilaxis antibiótica solo está  recomendada en pacientes con cardiopatías de alto  riesgo de IE en procedimientos odontológicos de alto riesgo.

2. La IE estará mejor prevenida con una buena limpieza profesional que con la profilaxis antibiótica, pues la bacteriemia transitoria es más común en las actividades cotidianas, como la higienización o la masticación.

3. El riesgo de reacciones adversas a los fármacos supera los beneficios del antibiótico en la prevención de IE en pacientes de riesgo de bajo a moderado.

4. La cirugía dental y otras no cardíacas en general se pueden hacer en pacientes que toman una  aspirina diaria.

5. Los pacientes coronarios con antiplaquetarios  requieren consulta con el cardiólogo antes de cualquier cirugía.

CLÍNICAS

¿Sabe usted con qué frecuencia y con qué  características se presenta el trauma dental ocupacional? Trullás JM et  al (Occup Med (Lond). 2012 dic 23) en todos los pacientes con trauma ocupacional dentario vistos en el Hospital de Barcelona entre enero 2000 y diciembre 2006, registraron sus características, tipo de trabajo y naturaleza del trauma, incluyendo la causa del accidente, extensión del trauma, razón para la  consulta dental y días licencia por enfermedad.  La frecuencia de este trauma fue de 1,71 por 1000 accidentes ocupacionales atendidos y estaba en  relación con la ocupación. En la seguridad fue de 7,37 por 1000 y 2,01 en el transporte. La frecuencia  fue similar en ambos sexos. El más común mecanismo causal fue el impacto directo (38%), un  accidente de tránsito (29%) y fallas en el mismo nivel (16%). Hubo diferencias por género y tipo de  trabajo: la mayoría fracturas dentarias (54%), con un 67% que requirió atención dental. Se limitaron a la boca en el 52% de los casos, de los que un 8%  requirió liceencia, de 23,0±21,8 días0.

ENDODONCIA

 

¿Sabe usted usar el irrigador con el nuevo sellador bioceramico?

Éste NO ES el irrigador endodóncico

Se aplica en la boca… solamente

 

 

 Shokouhinejad N et al (Iran Endod J 2013 inv;8(1):10-3) evaluaron los efectos de diferentes protocolos de irrigación sobre las paredes del conducto en cuanto a resistencia adhesiva usando EndoSequence BC Sealer, un nuevo sellador biocerámico. Obtuvieron, tras  inmersión en NaOCl al 5.25% por 20 min, y usar 1, 17% EDTA (1 min); 17% EDTA (1 min) + 5.25% NaOCl (5 min); 3, 17% EDTA (1 min) + 2% chlorhexidine (CHX) (5 min); y 4, 17% EDTA (1 min) + sol fis (5 min), que no había diferencias  significativas entre los grupos en cuanto a resistencia adhesiva (P=0.203), que fue cohesiva en todos los grupos. Concluyeron que la aplicación de 17% EDTA alone or followed by 5.25% NaOCl, 2% CHX o sol fis resultaba en una adhesión similar del EndoSequence BC Sealer a las paredes dentinarias..

 

¿Sabe usted qué es mejor para remover guta, si H-File y ProTaper y cloroformo o no? Khalilak Z et al (Iran Endod J 2013 inv;8(1):6-9) instrumentaron 60 premolares mandibulares de un conducto y curvatura inferior a 30 grados y obturaron lateralmente con gutapercha condensada y AH26. A las 2 semanas removieron la guta con lima H y ProTaper, con cloroformo o no. No hubo  significativas diferencias en remanente de gutapercha y sellador, pero el  cloroformo acortó  el tiempo de retratamiento. ProTaper dejó una cantidad menos significativa que la lima H (P<0.05). El tiempo requerido fue significativamente  diferente entre los grupos estudiados (P<0.001). En conclusión, los ProTaper de Ni-Ti fueron más eficientes y rápidos para remover  gutapercha que la lima H.

 

ESTÉTICA

 

¿Conoce usted el efecto del tipo de  perno y de las técnicas de restauración sobre las tensiones y la resistenccia a la fractura en raíces incisivas en embudo?…   Gisele Rodrigues da Silva; Paulo César de Freitas Santos-Filho; Paulo Cézar Simamoto-Júnior; Luis Roberto Marcondes Martins, Adérito Soares da MotaI y Carlos José Soares

Resulta muchas veces un desafío restaurar dientes tratados con conductos infundibuliformes (i). Los AA evaluaron el efecto del tipo de perno [perno, perno, perno, NO poste] y la restauración en raíces debilitadas por esa forma en embudo.

A 105 raíces tratadas (bovinas) de incisivos (15 mm) las dividieron en 7 grupos (n=15).

 

Fig. 1. Los tres tipos de raíces y dimensiones.

 

Dos de control (C) con raíces intacts restauradas con PCM (pernos colados y muñón) o con PFV (pernos de  fibra de vidrio). Los 5 experimentales fueron (In)  raíces infundibuliformes restauradas con PFV+PFA (PFV asociados a pernos de fibras de vidrio accesorias), PFV+RC (PFV anatómico, rebasado con composite) y PFV+PFA (PFV anatomizados con resina, más PFA). Todos fueron restaurados con coronas metálicas.

 

Fig. 2. Los 7 grupos ilustrados; en el trexto están las siglas en castellano. Negro, metal: gris, cemento; blanco, composite

 

 No hubo significativas diferencias en valores para la tensión. Los PCM presentaron la menor  resistencia a la fractura y los más catastróficos fracasos en raíces i. Los PFV asociados con composite o con pernos accesorios de fibra parecen ser un método efectivo de mejorar el comportamiento biomecánico de las raíces i.

En la última década, los pernos de fibra prefabricados han ganado popularidad y han sido usados como buen sustituto para los metálicos colados. Porque se unen adhesivamente a la estructura dentaria y tienen un módulo de elasticidad más próximo al de la dentina, y así proveen una distribución más adecuada del estrés y reduce la incidencia de  fracturs catastróficas.

Las raíces pueden resultar debilitadas si quedan en forma de amplio embudo (infundibuliformes) de resulta de recidivas alrededor del perno, o por sobrepreparación e  instrumentación del conducto, o porque la pulpa se necrosó antes de la formación en los niños. La raíz i resultante tiene paredes finas, demasiado débiles para soportar las fuerzas normales  masticatorias, i. e., susceptibles a fracturas. Asemás, los conductos tan amplios y en embudo generan pernos no retentivos.

Si se usa un perno prefabricado, el exceso de  espacio en el conducto será ocupado por un gran volumen de cemento, una debilidad potencial y un compromiso a futuro. De ahí las propuestas de rellenar el espacio radicular con  materiales, como cemento de ionómero vítreo, composite y pernos de fibra accesorios.

Los AA tomaron 105 raíces bovinas similares. La porción coronaria fue seccionada y los conductos preparados con fresas Gates-Glidden: no. 2 (Ø 0.54 mm) y 3 (Ø 0.83 mm) para todo el conducto, y no. 4 (Ø 1.10 mm) para el tercio cervical. Los tratamientos fueron terminados con guta y cemento, y desobturados para perno. La preparación se completó con escariador no. 5.

Se formaron 7 grupos (n=15), como se vio más arriba y a los experimentales se les ensanchó la entrada con diamante no. 4137 (KG Sorensen; 2.5 mm diam) en baja velocidad, hasta 9 mm verticales, lo que dejó un ancho aproximado de 1 mm en la dentina coronaria. En todos los especímenes se trazó un zuncho circunferencial de 2 mm de altura y 0.5 mm de profundidad con diamante no. 2215 (KG Sorensen) (Fig. 1). Los grupos de control y los demás debilitados aparecen más arriba y  en la Fig. 2)

Los pernos muñones colados (grupos 1 y 3) fueron hechos con una técnica directa usando moldes de acrílico (Duralay) y colados en Ni-Cr. Las coronas fueron estandarizadas y todas del mismo metal.

Los pernos de fibra de vidrio prefabricados  (Reforpost RX no. 3; 85% fibra y 15% epoxi) usados en los grupos 2, 4, 5, 6 y 7 medían 1.5 mm de diámetro a nivel  corona y 1.1 mm en apical. Los pernos accesorios de fibra (grupos 5 y 7) tenían 70% fibra y 30% epoxi (Reforpin, Ângelus), de estas dimensiones: no. 3 (corona Ø 1.45 mm; apical Ø 0.55 mm) y no. 1 (corona Ø 1.1 mm y apical Ø 0.5 mm).

Cementado: grabado de los conductos con fosfórico al  37%  (Dentsply), 15 s, lavado, secado con puntas absorbentes (Dentsply). Dos capas de primer (Adper Scotchbond Multi Purpose, 3M ESPE) con  micropincel. Aire suave 20 s, y el adhesivo (Adper Scotchbond Multi Purpose, 3M ESPE). Eliminación de exces de adhesivo con micropincel limpio. Fotoactivación por 20 s en  cervical radicular, paralela al eje longitudinal  (halógena - 800 mW/cm2 (XL 3000, 3M ESPE). El perno fue limpiado con alcohol y micropincel; secado, silanizado (Silano, Ângelus). El cemento fotocurado, según (Cement Post, Ângelus) instrucciones e introducido en  el conducto con lentulo (Dentsply Maillefer) a baja velocidad. El cemento fue puesto en el perno y éste asentado a carga constante (500 g) durante 5 min. El exceso fue removido al min.

 

En el grupo 5, antes de polimerizar, al perno principal (RX no. 3) se lo posicionó en el centro del conducto y se introdujeron 4 accesorios no. 3 y 3 no. 1 alrededor. En el grupo 6 y el 7, antes del protocolo adhesivo, se tomó una impresión del conducto con poliéter (Impregum F, 3M ESPE). Para reproducir el conducto, se usó silicona (CIS - 745, Technology Inc., Taiwan.). En el grupo 6, el perno principal fue posicionado en el centro de la copia del conducto y se insertó composite (Filtek Z250, 3M ESPE) y se fotoactivó con halógena (XL 3000, 3M ESPE), 40 s. Se retiró el perno adaptado y se sobrepolimerizó otro 1 min. En el grupo 7, el mismo protocolo del grupo 6; pero, antes de polimerizar, se introdujeron 4 accesorios no. 3 y 3 no. 1 alrededor del conducto copiado rellenando con composite. Los grupos de pernos de 6 y 7 fueron retirados de ese modelo y cementados con el protocolo descrito para los otros grupos.

La estandarización del muñón de composite se logró usando una matriz de acetato construida al vacío con un molde de  policarbonato (Nucleojet, Ângelus). Se usó la técnica incremental con el composite (Filtek Z250, 3M ESPE); cada incremento polimerizado 40 s. En los grupos con érnos de fibra, se usó este método.

El tallado de los especímenes se hizo con  diamante redondo (#3215; KG Sorensen)  a alta velocidad, bajo agua en spray. Se redujeron 1.5 mm y se dejó para un zuncho de 2.0 mm. Impresión con poliéter (Impregum F, 3M ESPE), vaciadas con yeso piedra Tipo IV (Durone IV, Dentsply Ind. e Com. Ltda.). Las ceras fueron formadas con silicona (Aerojet, São Paulo, Brasil) como molde con la forma de un central, elñ mismo para todas. Echaron la cera fundida en el material de silicona, insertaron el diente y dejaron enfriar. Colaron en Ni-Cr (Kromalit, Knebel) (9,11). Cementaron con el protocolo usado para los pernos.

Fig. 3. Modos de fracaso

 

El modo de fracaso (Fig. 3) fue clasificado de acuerdo con el grado de destrucción de la raíz en favorable (reparable), en el tercio cervical, oblicuo de lingual a vestibular(Tipo I) o vertical en bucal (Tipo II) o   (no reparable). Las fracturas catastróficas eran oblicuas de lingual a bucal en el tercio  medio (Tipo III) o apical(Tipo IV) y vertical en bucal (Tipo V).

Los grupos de perno y muñón presentaron menor resistencia a la fractura y prevalencia de catastróficos fracasos en infundibuliformes.

Los grupos restaurados con rebase de composite o los grupos restaurados con pernos accesorios presentaron fractura similar a los controles y más reparables.

Los pernos colados en raíces en embudo mostraron menor resistencia y más  catastróficas fracturas que los controles.

Dieron mejores resultados los pernos de fibra con pernos accesorios que los de fibra sola. El cemento es un punto débil que se reduce con el agregado de los pernos accesorios.

La mayoría de los casos están asociados con el uso de pernos que transmiten la luz al refuerzo radicular. Composite, asociado o no con pernos accesorios después de enrollarlos en forma indirecta (grupo 6 y 7). Esta técnica previene el estrés de contracción en la interfaz adhesiva en comparación con el relleno directo  en el conducto. Este buen comportamiento podría ser el resultado de las características intrínsecas del composite. La resina usada es un material compacto, compuesto por 82% de partículas de carga (zirconio y silicio) de gran microdureza y resistencia tensil transversal.

 

Las raíces en embudo rellenadas con composite y/o pernos accesorios de fibra presentaban una menor incidencia de fracturas catastróficas comparando con pernos muñones colados.

 

El uso de pernos de fibra asociados a composite o a fibras accesorias parecería ser un método efectivo de mayor resistencia a la fractura y que sea reparable. 

 

¿Sabe usted qué influye sobre la sensibilidad dentaria después de un blanqueamiento? Moncada G et al (Oper Dent 2013 feb 7) lo contestan.

A 87 voluntarios, sin restauraciones anteriores y sin blanqueamientos previos ni lesiones cervicales no carioas ni dolores. Tampoco embarazadas ni amamantando, ni hipoplasia TF3, o manchas de tetraciclina o fluorosis, malposiciones, ortodoncia en marcha, enfermedad periodontal ni ingestión de analgésicos/antiinflamatorios, los dividieron en 3 grupos aleatorios: Grupo A (n=25) tratado con H2O2 al 15% y dióxido de titanio nitrogenoso más  fotoactivación (Lase Peroxide Lite, DMC); Grupo B (n=27) tratado con H2O2 al 35% dióxido de titanio nitrogenoso más fotoactivación (Lase Peroxide Lite, DMC), y Grupo C (n=35) tratado con H2O2 al 35% sin fotoactivación. La sensitibilidad (TS) dentaria registrada fue la manifestada por el paciente, antes, después y a los 7 días. No hallaron diferencias en sensibilidad entre B y C. No hallaron correlación entre el espesor del diente y la sensibilidad inmediata (Rho=-0.088, p=0.563). En conclusión, los incrementos en la concentración del blanqueador directamente afectó la sensibilidad, y la activación con LED/láser y el espesor dentario no estuvieron correlacionados con la sensibilidad dentaria postblanqueamiento.

 

GERODONTOLOGÍA

 

¿Sabe usted cuánto influye la saliva en la salud de nuestros mayores? de Lima Saintrain MV y Gonçalves RD (Gerodontology 2013 feb 5)

El flujo salival y el pH interfieren en la salud de las personas mayores y el uso de medicinas influeye sobre los resultados de los tests. A 68 mayores residentes  en una institución se les realizaron   tests salivales, metodología Bo Krasse. Para el pH, la tira Universalindikator - Merck. Se les presentó un cuestionario y se procedió según mediciones y estadísticas pertinentes.De los 68 ( 70,4 años, SD± 7,27), el 80% mostró normal su pH. El flujo salival fue: muy bajo, 32.3%; reducido, 41.2%; y normal, 25.5%; un 30,9% señaló xerostomía; un 22.1% problemas con el gusto; 17.6%, disfagia; y  14.7%, boca urente. El 76.5% usaba medicaciones. Hubo significancia estadística en uso de medicaciones y boca seca (p = 0.015). También  entre flujo salival y uso (p=0.048), sensación de boca seca (0.018) dificultad para deglutir (p = 0.046) y pH no estimulado y boca seca (p = 0.003), dificultad de deglución (p=0.006) y boca urente (p = 0.014).

 

¿Sabe usted si vale lo de un ojo por un diente? Kiderman A y Tair JA (Gerodontology 2013 mar;30(1):83-4) quisieron saber si el mandato bíblico es real y si existe un vínculo entre una extracción y complicaciones intraoculares. La  literatura describe estas intra-oculares tras diferentes procedimientos odontológicos, como desprendimiento de retina y hemorragia vítrea con una apropiada anestesia.

 

IMPLANTOLOGÍA

 

¿Sabe usted cuál es la influencia de la profilaxis antibiótica sobre el postoperatorio de los implantes? Los dublineses Nolan R, Kemmoona M, Polyzois I y Claffey N (Clin Oral Implants Res 2013 feb 13) realizaron un estudio prospectivo de doble ceguera aleatorizado con 55 pacientes para cirugía implantaria a quienes suministraron antibiótico (27 del grupo experimental; 3 g amoxicilina una hora antes) o placebo (control). No suministraron antibióticos postoperatorios. Por 1 semana postoperatoria llevaron un diariode su estado. Se registraron signos de morbilidad (tumefacción, lesión, supuración y dehiscencia). Oseointegración: vigilada hasta 3-4 meses postoperatorios.

Se vio que el uso de antibióticos profilácticos preoperatorios puede resultar en mayor supervivencia de los implantes (100% vs. 82%). Cinco fracasos en los controles, ninguno en los experimentales (P = 0.0515). No hubo significativas  diferencias en los signos de morbilidad 2 y 7 días postoperatorios.

 

¿Sabe usted qué es mejor para sostener una sobredentadura, si 4 o 6 implantes posteriores y  barra?  Slot W, Raghoebar GM, Vissink A y Meijer HJ (Clin Oral Implants Res 2013 feb 13) deducen de su estudio clínico que el uso de 4 implantes y barra posteriores es tan bueno como el empleo de 6.

 

MATERIALES

 

¿Sabe usted si se pueden usar cubetas no individuales y vaciados en una semana en impresiones de polivinilsiloxano monofásico? Rajapur A, Dixit S, Hoshing C y Raikar SP (J Contemp Dent Pract 2012) hicieron un modelo de metal con dos pilares como para una PPF. Con cubetas para impresiones de fábrica con espacios de 2, 4 y 6 mm tomaron  impresiones de polivinilsiloxano. Las vaciaron en yeso piedra en 1 y 24 h y en 7 días. Indican quelas  impresiones con 2 y 4 mm de espacio produjeron  modelos más exactos que con 6 mm; pero no fue  significativa la desviación en las dimensiones mesiodistal y bucolingual con esos tres espacios; pese a que se redujo la distancia entre pilares y la altura de éstos (p = 0.001 y p = 0.024) con 6 mm. No fue significativa la diferencia hallada por vaciado en 1 hora o 24 y en 1 semana.

Clínicamente, esto significa que se pueden usar las cuvetas de stock y que no hay problemas por vaciado a los 7 días.

 

¿Sabe usted que no debe poner TNT sino TMT para adhesión en vez de explosión? Bharat J et al (J Contemp Dent Pract 2012 nov 1;13(6):850-5) decidieron probar el efecto de triclorometano (TMT) y al 30% v/v y solvente monómero para mejorar la adhesión entre acríñlico de uniones cruzadas y bases protéticas termocuradas. Usaron para las bases Trevalon HI y DPI Tuff más el material para base de alto impacto DPI Quick Set, en 3 grupos, con 30 especímenes c/u y 5 diferentes  métodos. Aplicaron el TMT con monómero por 1 minuto a los especímenes experimentales B, C, D y ;E. A fue control. No hubo significativas  diferencias en resistencia adhesiva. Pero el control dio más fracasos adhesivos. Concluyeron que era preferible aplicar la mezcla al hombro del diente artificial..

 

MISCELÁNEAS

 

¿Sabe usted si más corta es mejor?

 

Al respecto, Oliver Wendell Holmes, médico, ensayista, poeta, educador, dijo:

Yo nunca usaría una palabra larga donde una corta cumpliría el propósito. Sé de profesores en este país que 'ligan' arterias. Otros solo las atan y la hemorragia cesa igualmente bien.

 

¿Qué sabe del Homo sapiens y de los neanderthalensis que nos rodean?

 

Si a usted le interesa, como a nosotros, saber un poco de la vida de las especies humanas que nos precedieron, y de cuyas dentaduras hemos escrito en previas misceláneas, podrá aprovechar esta breve información. Si no, pase a otra cosa, más práctica.

El término Homo neanderthalensis («hombre del Neandertal») fue propuesto en 1863 por el geólogo William King en una conferencia de la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia, Sin H es la forma recomendada por el Diccionario Panhispánico de Dudas.

Es una especie extinta del género Homo que habitó Europa y partes de Asia occidental desde hace 230 000 hasta 28 000 años atrás, durante el Pleistoceno medio y superior y culturalmente integrada en el Paleolítico medio. En un periodo de aproximadamente 5000 años se cree convivió paralelamente en los mismos territorios europeos con el Hombre de Cro-Magnon, primeros hombres modernos en Europa.

Sus características definidoras, a partir de los huesos fósiles descubiertos hasta ahora (unos 400 individuos), son: esqueleto robusto, pelvis ancha, extremidades cortas y robustas, tórax en barril, arcos supraorbitarios resaltados, frente baja e inclinada, faz prominente, mandíbulas sin mentón y gran capacidad craneal —1550 cm³—. Vivían en grupos sociales organizados, formados por alrededor de unos treinta miembros casi todos con parentesco (clanes), dominaban el fuego y podían fabricar herramientas rústicas que incluían huesos y piedras.

Su cerebro era igual o incluso más grande que el de los hombres modernos.

Un neandertal promedio podría alcanzar unos 1,65 m, era de contextura pesada, dentadura prominente y musculatura robusta.  Los neandertales podían dar grandes mascadas a su alimento gracias a una mayor apertura bucal.

 

El comienzo de la historia del hombre de Neandertal es también el inicio de la paleoantropología. En agosto de 1856 fue descubierto el espécimen que luego sería conocido como Neandertal 1. El lugar fue la cueva Feldhofer en una zona encañonada del valle del río Düssel, cerca de Düsseldorf, Alemania, que se llama valle de Neander (en alemán Neandertal), tomado del compositor y teólogo Joachim Neander.

 

Relación con Homo sapiens

 

Debido a su elevada capacidad craneal, equivalente a la del humano actual (y muchas veces superior), se le denominó Homo sapiens neanderthalensis durante la mayor parte del s. XX, a pesar de las notables diferencias anatómicas. Su lugar en la clasificación científica ha sido fuertemente debatido, pero el consenso actual lo ubica como una especie aparte.

El análisis paleontológico cráneo-facial dental parece apuntar que la divergencia entre neandertales y humanos actuales ocurrió hace un millón de años.

La secuencia completa del genoma mitocondrial de los neandertales se logró en 2008. Los genomas de H. sapiens y H. neanderthalensis coinciden en un 99,5 %. El grado de diferencia filogenética entre los neandertales y los humanos modernos confirma que los primeros no eran antepasados directos de H. sapiens.

 

La conclusión aceptada de que Homo sapiens no desciende de H. neanderthalensis no descarta que haya tenido lugar un pequeño aporte neandertal al acervo genético de los humanos modernos.

Alimentación

Los neandertales eran recolectores-cazadores, existiendo pruebas de consumo de grandes animales, como los mamuts. En la segunda década del siglo XXI se encontraron restos de consumo de marisco de hace unos 150 000 años de antigüedad en un yacimiento de España, actividad que hasta ese entonces se creía exclusiva de H. sapiens.

 

 

ODONTOPEDIATRÍA

 

¿Sabe usted si el nuevo carbómero vítreo resulta en primarios desastroso, o no? Cehreli SB et al (Eur J Dent 2013 en;7(1):15-21) fueron tan categórico en sus resultados que sólo cabe de cir, en pocas líneas:

SÍ, la microfiltración fue severa y resultaron catastróficas las grietas internas que se produjeron.

 

¿Sabe usted si cada siglo cambia la maduración de los dientes? Jayaraman J et al (Am J Hum Biol 2013 feb 5) lo investigaron en el sur de China, con 400 R-x de niños nacidos en 1981 y en 2001. En los superiores, los niños mostraron una maduración avanzada, y más las niñas. En los inferiores, no hubo significativas diferencias, pero sí hubo mayor adelanto en las niñas. Variaciones observadas en el desarrollo por grupos de dientes indican la necesidad de incluir todos los dientes para observar cambios secuales.

 

¿Sabe usted si más corta es mejor?

¿Sabe usted qué es mejor, protección indirecta o esterilización amtibiótica de caries profunda en  molares primarios inferiores? Trairatvorakul C y Sastararuji T (Int J Paediatr Dent 2013 en 24) os ilustran desde Tailandia.

Tras comparar en 50 niños de 3 a 8 años hidróxido de calcio usado en la protección indirecta de la pulpa y 3 antibióticos mezclados (3Mix-MP) para caries profunda  de manera no invasiva y con vitalidad, no hallaron diferencia significativa estadísticamente en éxitos con uno u otro tratamiento de la pulpa en molares primarios inferiores a los 6-11 meses o a los 12-29.

 

ORTODONCIA

 

¿Sabe usted si por la ortodoncia se producen cambios a nivel del cóndilo mandibular en las mujeres?  Dres. A. Casasa Araujo, L. Córdoba Posso, M. Fernando Díaz y M. Gurrola Martínez (Revista Nacional de Odontología Mexico Año 2 Vol. V 2010)

Anatomía normal de la articulación temporomandibular ATM

 

Figura 1. Estructuras anatómicas de la articulación temporomandibular.
1. Cóndilo mandibular 2. Disco articular
3. Cavidad glenoidea 4. Cóndilo del temporal
 5. Conducto auditivo externo

La articulación temporomandibular (ATM), en su nivel más básico, representa una forma de istmo anatómico, que puede considerarse formado conceptualmente por los dos grandes huesos de la cabeza: el hueso craneomaxilar por arriba y el hueso mandibular por abajo. Como tal, también actúa como mecanismo de canalización que absorbe parte de los miles de golpes que la carne recibe [W.S]. Con la mediación de un menisco fibrocartilaginoso elástico, soporta la carga biomecánica crónica de alto grado, ya que a la naturaleza no le gusta [antromorfistamente hablando] que exista fricción entre ambos huesos sin resguardo.

Como todas las articulaciones del organismo, admite el movimiento de partes adyacentes mediante una simple rotación. Sin embargo, permite también algo que es casi exclusivo del hombre moderno: el fenómeno de la traslación.

Todo el conjunto del menisco cóndilo es capaz de moverse en masa desde una localización original en la fosa glenoidea, de forma que toda la mandíbula se pueda mover coordinadamente, no sólo hacia arriba y abajo, sino   también hacia adelante y atrás, a la vez que se mantiene la excelente capacidad de absorción de choque del cóndilo sobre la eminencia durante el proceso entero.

En años recientes, la ATM recibió mucha atención de los investigadores a gran escala, quienes señalan que a menudo genera signos y síntomas que pudieran indicar una disfunción en el sistema.  Con gran frecuencia se comunican chasquidos, estallidos, crepitación, fijación, dolor e inestabilidad; asimismo, son muchos los factores que causan disfunción. El hecho de que los regímenes terapéuticos resultantes se enfoquen o no en el origen del síntoma es una cuestión abierta todavía polémica.

Los ruidos articulares son clics o crepitaciones. Un clic es un ruido único de corta duración. Si es de intensidad considerable se le denomina pop. La crepitación es un ruido múltiple, como de gravilla, que se describe como un chirrido de carácter complejo. La mayoría de las veces se asocia con alteraciones osteoartríticas de las superficies articulares.

La ATM es el principal centro adaptativo para determinar la relación intermaxilar en los tres planos del espacio. La degeneración progresiva o la hiperplasia de uno o de ambos cóndilos pueden dar como resultado una discrepancia intermaxilar sustancial en las dimensiones sagital, vertical y frontal. Es bien sabido que la ATM crece y se desarrolla en respuesta al crecimiento facial. La mandíbula se adapta a cambios alargándose y manteniendo relaciones dentales intermaxilares. Sin embargo, si la ATM del adulto experimenta un cambio degenerativo bilateral, sintomático o no, la longitud puede reducirse, con el resultado de una cara más corta y más convexa. Las condiciones artríticas están ligadas generalmente a alteraciones morfológicas de las articulaciones; como consecuencia de una degeneración articular, presentan una gran tendencia a producir chasquidos, crepitaciones, trabamientos y desviaciones en apertura, entre otras disfunciones.

Durante años, un cóndilo que no se encontraba centrado en la fosa de la articulación era relacionado con signos y síntomas de un trastorno interno de la ATM. Como consecuencia, la posición céntrica del cóndilo ha sido considerada un signo de la adecuada interposición de sus componentes; es por ello que se han hecho muchos  esfuerzos para llevar al cóndilo hacia la posición céntrica, para aliviar los síntomas en aquellos pacientes con dolor bucofacial y con trastornos internos de la ATM

La película más adecuada para obtener información diagnóstica es la radiografía panorámica.

Ésta permite al odontólogo observar un área vasta del maxilar superior y la mandíbula en una sola placa  Un concepto importante que se usa para cualquier tipo de orientación es que la parte superior de la cavidad glenoidea sea simétrica. Así, se dice que el cóndilo está simétricamente orientado si el espacio anterior y el  posterior a él son iguales, dado que usualmente el cóndilo está situado en una posición central dentro de la cavidad glenoidea.  Cuando hay destrucciones o alteraciones unilaterales o bilaterales de los cóndilos, se debe ponderar la actitud que se tomará debido a la limitación que presenta toda la región de la articulación temporomandibular. Para esos casos, es necesario solicitar radiografías específicas de la ATM, a fin de comprobar las alteraciones observadas en la  radiografía panorámica. En el campo de la imagen panorámica rotacional se han desarrollado equipos para diversas necesidades muy específicas, entre los que se cuentan los programas destinados especialmente para captar la ATM. Estas imágenes son más confiables ya que ofrecen más claridad al momento de diagnosticar  alteraciones osteofíticas en la articulación temporomandibular.  También son útiles para observar la morfología condilar, alteraciones de forma en pacientes con desórdenes temporomandibulares (DTM) y prevalencia de anormalidades condilares en personas con o sin DTM. Otro de los beneficios es la posibilidad de reconocer asimetrías a nivel de los cóndilos mandibulares. El manejo de la reabsorción condilar progresiva es verdaderamente controversial; las decisiones correctas para su manejo dependen de un adecuado diagnóstico y plan de tratamiento.

El ortodoncista debe evitar tratamientos que puedan alterar de modo patológico la acción temporomandibular, o bien, desencadenar disfunciones predispuestas a este problema y que hasta ese momento estaban equilibradas. El empleo indiscriminado de ciertos aparatos y movimientos ortodónticos puede resultar especialmente peligroso para la acción temporomandibular, bien porque estén incorrectamente diseñados o porque se apliquen mal. La utilización de elásticos intermaxilares puede resultar adversa por su poder extrusivo, especialmente los elásticos asimétricos.9

La prevalencia de los DTM es tres veces mayor en mujeres que en hombres. El bruxismo juega un rol significativo en los DTM y en los síntomas craneofaciales referidos. El íntimo nexo entre la actividad masticatoria disfuncional como el bruxismo, los DTM y el estrés psicológico (ansiedad) abren la relación causa-efecto entre ellos y los trastornos craneofaciales.

El presente estudio fue descriptivo y transversal. La selección de la muestra fue por conveniencia, con 29 pacientes del sexo femenino, de 16 a 42 años de edad, tratadas  ortodóncicamente, con terminación como casos boards, de los años 2000 al 2005. El método de registro se basó en las radiografías panorámicas de inicio y final del tratamiento. Se trazó el máster de las radiografías panorámicas elegidas para el estudio y se ubicaron puntos anatómicos en ellas, entre éstos el articular (punto más alto del cóndilo mandibular) y el gonión (tomado a partir de dos bisectrices: una proporcionada por una línea que pasa por el borde posterior de la rama ascendente mandibular y otra que toca el borde inferior del cuerpo mandibular).

Posteriormente se registró la distancia entre Ar y Go en milímetros, realizando las comparaciones en papel vegetal; así se determinaron los posibles cambios ocurridos en la altura del cóndilo mandibular en dichas pacientes, durante el tratamiento ortodóncico (Figura 2).

Figura 2. Puntos anatómicos Ar y Go y líneas que se utilizaron para la toma de registros

Discusión
Es de gran importancia considerar los efectos que tiene la mala oclusión sobre la disfunción y alteraciones de la articulación temporomandibular, como la pérdida de los dientes o de la estructura dentaria, originando dolor y cambios osteoartríticos en la ATM. Esta condición puede ser aliviada restaurando la oclusión. Estudios radiográficos de Marton, en el 2002, revelan cóndilos remodelados o desgastados. Algunos cambios patológicos en la cabeza del cóndilo pueden ser observados por medio de la radiografía panorámica, donde se aprecia que el fenómeno de reabsorción condilar consiste en un remodelado funcional de la cabeza condilar y alteraciones en la oclusión.

En la presente investigación se pudo observar que las mujeres tratadas ortodóncicamente pueden presentar cambios en la altura del cóndilo mandibular; teniendo en cuenta que este grupo de pacientes es más propenso a padecer desórdenes y alteraciones temporomandibulares, gracias a su condición estrogénica; esto Incluye, claro está, factores como la oclusión y la parafunción mandibular.11,12 De 29 mujeres evaluadas, 10.3% (tres de ellas) presentó cambios positivos, como el incremento de entre 2 y 3 mm en el cóndilo derecho al finalizar el tratamiento ortodóncico. Cinco mujeres (17.2%) experimentaron una disminución en la longitud del cóndilo derecho de entre 2 y 5 mm (Tabla 3). Al evaluar los cambios en la altura del cóndilo izquierdo, se encontró que ocho mujeres (correspondientes al 27%) mostraron un aumento en lalongitud del cóndilo de entre 2 y 3 mm, y una reducción en la longitud de la altura del cóndilo de entre 2 y 5 mm en cuatro mujeres (13.7% de la población total).

Conclusiones
La ortodoncia es considerada una profesión en la que el diseño de sonrisa y la recuperación de la función oclusal son las prioridades, pero se debe tomar en cuenta que todas esas estructuras dentales se encuentran íntimamente ligadas a un solo sistema, el sistema estomatognático, en el que la ATM juega un papel fundamental y donde un tratamiento ortodóncico bien manejado puede ayudar a mejorar, no sólo la estética del paciente, sino su función. Métodos diagnósticos como la radiografía panorámica pueden ayudar a realizar diagnósticos presuntivos relacionados con cambios osteofíticos en la ATM. En conclusión, 55.1% de la población total evaluada presentó cambios tanto positivos como negativos en la altura del cóndilo mandibular, observados a través de medidas lineales sobre radiografías panorámicas

 

¿Sabe usted si el apiñamiento anteroinferior se debe a los terceros molares?

Dulce Gutiérrez, Raúl Díaz y Erick Villalba (Revista Mexicana de Odontología Clínica Año 2/ Núm. 11/ 2009)

El apiñamiento anteroinferior (AAI) es una maloclusión de etiología multifactorial en la que intervienen la herencia, hábitos, dieta, crecimiento facial, longitud y ancho mandibular, tamaño dental, cambios funcionales. Además, los terceros molares (serotinos) pueden producir una fuerza anterior causal.

De acuerdo a su etiología, el AAI se puede clasificar en primario, secundario y terciario; este último incluye la erupción del tercer molar. Clínicamente, el AAI se clasifica en leve (menor de 3 mm), moderado (de 3 a 5 mm) y grave (mayor de 5 mm).

Se ha sostenido que los terceros molares mandibulares pueden generar una fuerza anterior o movimiento mesial de los dientes posteriores, con la consecuencia del apiñamiento de los incisivos inferiores, sin embargo, esta fuerza mesial no puede ser detectada fácilmente.

Pacientes y métodos

Se revisaron los 2530 expedientes del Departamento de Ortodoncia de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Odontología de la UNAM de pacientes ingresados durante los años 1998 a 2006 (muestra total disponible).

Se incluyeron personas cuya edad iba de los 20 a los 25 años, sin extracciones ni cirugía de dientes permanentes, sin tratamiento de ortodoncia ni ortopedia y que además contaran con ortopantomografía y modelos de estudio. Fueron excluidos los portadores de prótesis y con síndromes de cabeza.

Calibración

Se calibró una evaluadora con una muestra de 10 expedientes que cumplieron los criterios de selección. En la medición de los modelos de estudio se calibró con la colaboración del coordinador del Departamento de Ortodoncia de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Odontología de la UNAM; se obtuvo una concordancia entre observadores de r=0.867, y en las ortopantomografías el diagnóstico de los terceros molares fue calibrado con ayuda del coordinador del Departamento de Imagenología de la misma Facultad; hubo una concordancia entre observadores de k=0.925.

Medición del apiñamiento

Para medir el apiñamiento en los modelos de yeso se determinó el espacio disponible y el necesario tal como lo describe Moyers.

Espacio disponible: se midió de la cara distal del canino inferior derecho a la cara distal del canino inferior izquierdo, por encima del borde incisal, con la ayuda de un alambre de latón calibre 0.024, el cual fue amoldado al hueso basal. Posteriormente se estiró para obtener la longitud anterior mandibular en milímetros

Espacio necesario: se midieron los anchos mesiodistales entre los dos puntos de contacto de cada uno de los seis incisivos mandibulares, para lo cual se utilizó un compás de puntas finas y se sumaron cada una de las medidas obtenidas

La diferencia en milímetros entre el espacio necesario y el espacio disponible fue la magnitud del apiñamiento anteroinferior.

Diagnóstico de los terceros molares

Las radiografías panorámicas fueron examinadas a través de un negatoscopio a fin de diagnosticar la presencia de los terceros molares. La información recabada se capturó en la base de datos correspondiente mediante el programa estadístico SPSS 12.0.

Resultados

Se realizó un estudio transversal de 93 expedientes clínicos que cumplieron con los criterios de selección. En ellospredominó el sexo femenino (64.5%), el estado civil soltero (98.9%), la ocupación estudiante (93.5%) y el grado de escolaridad profesional (82.8%). Las edades de la población fueron de 20 a 25 años y la media fue de 21 años; la mayoría de los pacientes tenía 20 años (33.3%).

Prevalencia de terceros molares inferiores

En la población estudiada se encontró que fue más frecuente la presencia de ambos terceros molares (74.2%) que de un solo molar (4.3%)

Apiñamiento

Noventa por ciento de la muestra presentó apiñamiento anteroinferior; el apiñamiento mostró una media de 4±3.7 mm, con un intervalo de -7.2 a 17 mm.

Graduación del apiñamiento

Se retabularon las dimensiones del apiñamiento de acuerdo a la clasificación de Harfin. La proporción más frecuente fue la del apiñamiento grave (55%).

Discusión

Proporción de pacientes con apiñamiento

En la muestra estudiada, 90% presentó apiñamiento anteroinferior, datos mayores a los reportados por Lundstrom13 (50%), Moorrees14 (48.3%) y Buschang15 (30%) en diferentes poblaciones. Sin embargo, Canut refiere que la proporción de apiñamiento puede ir desde 50% (en la población general) hasta 90% (en la población que acude a tratamientos dentales), donde el límite superior concuerda con nuestros resultados. Destaca que los individuos estudiados acudieron espontáneamente al servicio de ortodoncia debido a su necesidad de alinear sus dientes y mejorar su aspecto y función. En 55% de los pacientes que presentaron apiñamiento éste fue grave (mayor de 5 mm), porcentaje mayor al mencionado por Buschang, quien reporta 17% de apiñamiento severo ≥7 mm.

Apiñamiento con relación al número de terceros molares presentes

De la población estudiada, 21.5% mostraba apiñamiento sin la presencia de terceros molares, resultado que apoya el planteamiento de Profit, quien menciona que el apiñamiento también se observa en individuos con ausencia de terceros molares, por lo que la presencia de éstos no es fundamental para que exista tal apiñamiento.

Asociación entre apiñamiento y presencia de terceros molares

Aproximadamente 3,2% de la población presentó apiñamiento anteroinferior con la presencia de un solo serotino, en tanto que 65.6% tuvo apiñamiento ante la presencia de ambos terceros molares. En 68.8% de los casos de población estudiada que tenían uno o ambos terceros molares existió apiñamiento anteroinferior.

Nuestros resultados no muestran asociación entre la presencia de terceros molares y el apiñamiento, lo que es coincidente con lo mencionado por Buschang en una muestra de mexicanos, blancos y negros. Linquist y Thilander reportan la obtención de 0.16 mm de espacio mandibular disponible si se realiza la extracción de terceros molares; por su parte, Vego encontró una diferencia de 0.8 mm en pacientes con y sin terceros molares, y Harradine refiere 1 mm de diferencia. Cabe hacer notar que las diferencias encontradas por estos autores son menores a un milímetro y sus resultados no son estadísticamente significativos.

En caso de agenesia de terceros molares puede existir apiñamiento por diferentes factores, ya sean de tipo congénito o ambiental que ocasionan que los dientes no se puedan colocar normalmente en los maxilares o puede deberse –según Bjork– a un incremento mandibular más que a la presencia de los terceros molares. Aunque Canut no descarta la influencia, tampoco presenta datos que evidencien el papel de los cordales en el apiñamiento terciario, cuya acción podría estar combinada con otros factores causales.

Conclusión

El tercer molar tiene un efecto sin significancia estadística en la alineación de los incisivos, es decir, no existe una asociación entre estos factores, ya que la presencia de terceros molares no explica el apiñamiento anteroinferior.

 

PATOLOGÍA

 

¿Sabe usted resolver el dilema diagnóstico del adenoameloblastoma? Laheji A et al (J Contemp Dent Pract 2012 nov 1;13(6):925-9), desde la India, señalan la frecuente confusión diagnóstica con un quiste dentígero y nos cuentan que el adenoameloblastoma o tumor adenomatoideo odontogénico (AOT) es una lesión no poco común, benigna, epitelial de origen odontogénico, en la región anterosuperior, que afecta sobre todo a jóvenes y más a las mujeres.

 

¡Sí! El Taj Mahal. ¿Por qué habría que ser originales?

Tras cartón, presentan un raro caso en un niño de 13 años con una variedad folicular de AOT  mandibular izquierdo anterior region. Clínica y  radiográficamente, la lesión imitaba un quiste  dentígero. La enucleación y envío del espécimen a  microscopía revelaron un AOT con depósitos dentinoideos, que constituyen un raro hallazgo.

 

¿Conoce usted los  parámetros hematológicos de la estomatitis aftosa recurrente?  Khan NF et al (J Coll Physicians Surg Pak 2013 feb;23(2):124-7) nos cuentan que buscaron una relación entre la estomatitis aftosa recurrente (RAS) y deficiencias de hemoglobina, hematocrito, vitamina B12 y ferritina en sangre [que refleja la cantidad de hierro corporal], eritrocitos (RBC) y folato. En 69  sujetos consecutivos con RAS activa y 60 sin ella, coincidentes en edad y género efectuaron los pertinentes exámenes hematológicos. La proporción dio que en el grupo RAS eran significativamente más bajos los valores de ferritina sérica (p = 0.001), hematocrito (p < 0.001), folato (p < 0.001),  eritrocitos y  B12 (p < 0.00).  Se identificó el estado de deficiencias combinadas (hemoglobina, ferritina, hematocrito, eritros,  folatos y B12) en 13% (n = 8) de pacientes con RAS.

 

¿Sabe usted si es raro un quiste gingival en el adulto? Malali VV et al (J Indian Soc Periodontol 2012 jul;16(3):465-8) dicen que sí, ya en la encía adherida, ya en la libre. Este quiste odontogénico epitelial en zona de canino y premolar mandibulares, y representaría la contraparte en tejidos blandos del quiste lateral periodontal. Los AA presentan un caso de quiste gingival tratado mediante biopsia excisional seguida de su confirmación histopatológica, con énfasis en los  aspectos clínicos.

An external file that holds a picture, illustration, etc.
Object name is JISP-16-465-g001.jpg Object name is JISP-16-465-g001.jpg     Figure 1

Clinical presentation of the lesion  Gingival cyst of adult: A rare case

J Indian Soc Periodontol. 2012 Jul-Sep;16(3):465-468.

    

An external file that holds a picture, illustration, etc.
Object name is JISP-16-465-g003.jpg Object name is JISP-16-465-g003.jpg    Figure 3

Surgical exposure   Gingival cyst of adult:  A rare case

Figure 5Figure 5

Bone defect after excision   Gingival cyst of adult: A rare case

Figure 6Figure 6

Hydroxyapatite bone substitute filled in the defect   Gingival cyst of adult: A rare case

J Indian Soc Periodontol. 2012 Jul-Sep;16(3):465-468.

Figure 7Figure 7

Histopathological slide showing a thin stratified squamous epithelium lining the lumen

Gingival cyst of adult: A rare case

Figure 8Figure 8

Post operative 01 month   Gingival cyst of adult: A rare case

Figure 9Figure 9

Post operative 06 months  Gingival cyst of adult: A rare case

J Indian Soc Periodontol. 2012 Jul-Sep;16(3):465-468.

 

PERIODONCIA

 

¡Sabe usted qué significa “¡Vamos de verbena!”?

 

Verbena es una fiesta de carácter popular en que se celebra generalmente en la fiesta de algún santo patrón de una localidad o de un barrio de una ciudad. Suele celebrarse por la noche. Hay baile y tenderetes de golosinas, bebidas y chucherías. A veces la organización de la verbena prepara un concurso de bailes típicos de la zona o de bailes llamados de salón.

La palabra verbena, con la que se designa la “velada de regocijo popular que se celebra en la víspera de ciertas festividades”, correspondía al nombre de una planta, la “verbena” (Verbena officinalis), pequeña, de flor de color rosa pálido. En algunos lugares de España, como por ejemplo en Madrid, fue costumbre en el pasado acudir al baile con un ramito de verbena en la solapa, lo que daría lugar a que las fiestas más populares acabaran designándose con su nombre.

 Que las verbenáceas ofrecen posibilidades terapéuticas y preventivas alejadas de los andaribeles tradicionales, pero no por ello despreciadas en los países como Brasil, donde abunda la planta Al respecto tenemos Antimicrobial activity of the essential oil from Lippia sidoides, carvacrol and thymol against oral pathogens estos autores: Botelho MA, Nogueira NA, Bastos GM, Fonseca SG, Lemos TL, Matos FJ, Montenegro D, Heukelbach J, Rao VS y Brito GA (Braz J Med Biol Res. 2007 mar;40(3):349-56)

 

 

 

Lippia es un género de plantas eflorecentes en la familia de la verbena, Verbenáceas. Deben su nombre a Augustus Lippi, un viajero francés. Abarca unas 200 especies, arbustos tropicales presentes en todo el mundo. Son plantas fragantes por sus aceites esenciales. La lippia sidoides Cham (Verbenaceae), popularmente "Alecrim-pimenta" [“romero pimienta”] es un típico arbusto del noreste de Brasil. Los aceites esenciales son usados por la industria para perfumes, cremas, lociones y  desodorantes.

Los AA los obtuvieron por destilación, con generación de 12 compuestos caracterizados por  timol (56.7%) [integrante de fórmulas antisépticas en odontología desde hace mucho tiempo] y carvacrol (16.7%). Su actividad  antimicrobiana fue contra bacterias Streptococcus así como Candida albicans. Exhibieron una potente  actividad contra esos microorganisms con concentraciones mínimas inhibitorias entre 0.625 y 10.0 mg/ml.

 

 

 

PREVENCIÓN

 

¿Sabe usted qué pasa hoy con la prevalencia de caries en una comunidad con tiempo de fluoración de sus aguas? Hong CH y colegas de Singapur (Int J Paediatr Dent 2013 feb 4) nos cuentan que su ciudad es única en cuanto es 100% urbana su  comunidad con una mayoría de la población habitando un medio físico homogéneo. Pero con  diversas etnias y culturas; por ello, podrían darse  factores de riesgo de caries propios sólo de esa mezcla. Para indagar esto, evaluaron la salud bucal de preescolares (190, de 36.3 ± 6.9 meses, de 6 comunidades clínicas), a quienes examinaron y presentaron un cuestionario. Presentaban caries activa 92 (48.4%). Los valores de placa eran elevados, significativamente (P < 0.0005). Los factores de riesgo de severidad de caries considerados incluyeron edad del niño, duración del amamantamiento y aptitud de los padres para evitar a los niños los alimentos cariogénicos fuera de horas. En conclusión, la alta tasa de caries observada sugiere que los presentes métodos preventiveos para reducir las caries en Singapur podrían haber alcanzado su máximo de  eficacia y habría que encarar la acción contra los factores de riesgo mencionados.

 

PRÓTESIS

 

¿Sabe usted qué efecto tienen las completas sobre el desarrollo craneofacial en el paciente con anodoncia por displasia ectodérmica? Bhalla G et al (J Prosthodont 2013 feb 6) procurraron averiguarlo. Un paciente con displasia ectodérmica (ED) y anodoncia total fue rehabilitado con completas convencionales a los 5, 8 y 10 años. Los 3 juegos de completas llevaron dientes apropiados para la edad y un esquema oclusal bilateralmente  balanceado lingualizado. Se hicieron ajustes periódicos cuando necesarios para mantener una apropiada función y estética. Los análisis cefalométricos seriales mostraron una marcada restricción del crecimento hacia adelante de la espina nasal anterior (ANS) entre los 5 y 10 años, aunque con poco cambio respecto del promedio de longitud anteroposterior del cuerpo mandibular altura de la rama. Así, mientras el crecimiento  maxilar se redujo, el mandibular no tuvo un cambio significativo. El análisis de los modelos mostró que fue mayor el incremento en longitud del arco que en ancho en ambos maxilares. Fue poco el incremento de altura del reborde alveolar en la región anterior, pero fue considerable en la región media y posterior. En conclusión, la ausencia de dientes no afectó el crecimiento de los maxilares y es probable que los flancos no detuvieran el desarrollo maxilar, pero mejoró la  función masticatoria.

 

¿Sabe usted cómo reconstruir una resección mandibular mediante implantoprótesis? Konstantinović VS, Todorović VS y Lazić VM (Vojnosanit Pregl 2013 en;70(1):80-5) Las soluciones de continuidad mandibulares pueden ser la consecuencia de cirugía ablativa por malignidades, quistes muy grandes, infecciones y traumatismos. La resección de un segmento mandibular puede dificultar las funciones bucofaciales que a menudo llevan a trastornos psicológicos. Pese al muy frecuente uso de colgajos  microvasculares, los injertos óseos autógenos siguen siendo una técnica muy confiable para la  reconstrucción. Una terapia integral no se limita a ésta, sino que procura una rehabilitación prostodóntica sobre implantes, pues puede ser significativo el mejoramiento en la calidad de vida. Presentamos un paciente de resección  reconstruido con hueso autógeno ilíaco más rehabilitación prostodóntica con PPF anclada en implantes en disco y carga temprana. La reconstrucción fue  simultánea con la resección. Se tomó hueso ilíaco, se lo remodeló e insertó en dos partes, siguiendo un contorno óptimo mandibular. Consolidado el injerto, se procedió a la rehabilitaciócon implantes. Además del procedimiento estándar preoperatorio, la planificación tomó por base un biomodelo obtenido mediante un rápido prototipo tras la TC. Ofreció un plan real en 3D para obtener una forma, dimensión y posición de los implantes apropiada.Al no usar métodos de aumento óseo y al cargar en modo temprano los implantes, se acorta el tiempo de rehabilitación, lo que es muy conveniente para los pacientes.

¿Sabe usted cómo influyen el  largo de la tabla  oclusal sobre la función masticatoria de la parciales removibles a extensión? Sánchez-Ayala A, Gonçalves TM, Ambrosano GM y Garcia RC (J Prosthodont 2013 feb 6) tomaron 23 pacientes (55.2 ± 8.4 años) rehabilitados con completa superior y una PPR mandibular de extremo libre hasta segundo molar. Establecieron en éstas 5 largos oclusales por remoción de los dientes artificiales: tabla oclusal intacta (control); tabla oclusal de primer premolar a primer molar; sin soporte oclusal. Exploraron una adaptación a corto plazo (1 sem), antes de intentar la función masticatoria a evaluar. El comportamiento y la eficiencia masticatorios para partículas de 2 a 4 mm con tabla hasta primer molar fueron similares a  los valores de los controles (p > 0.05). La eficiencia para partículas menores de 2 mm se mantuvo con soporte hasta los primeros premolares (p > 0.05). El ritmo masticatorio se adaptó sólo con largo primeros molares (p > 0.05). Conclusión: Después de 1 semana de adaptación a PPR de extremo libre con soporte oclusal reducido a los premolares, los  participantes fueron capaces de lograr una adecuada función masticatoria.

TERAPÉUTICA

¿Sabe usted cuál es el papel de los antibióticos en la sinusitis crónica? Adelson RT y Adappa ND (Curr Opin Otolaryngol Head Neck Surg 2013 feb;21(1):61-8)

La rinosinusitis crónica es una enfermedad cuyo proceso no está por completo comprendido, en la cual el rol de los antibióticos sigue siendo difícil de definir pese a su prominencia histórica. La sinusitis refractaria puede representar una fuente odontogénica y debería ser encarada con cirugía dental en vez de más antibióticos. Este origen se  detecta mejor con una tomografía computada.

Los antibióticos per oris podrán ser prescritos con más confianza cuando se vean exacerbaciones purulentas endoscópicamente, y los antibióticos serán seleccionados por cultivos. La terapia a largo plazo con macrólidos, actuando por vías inmunomodulatorias, puede ser beneficiosa en pacientes con rinosinusitis crónica con bajos niveles de inmmunoglobulina E.

 

                                    VOLVER