julio 2006  

CARIES

 

Una nueva mirada a las caries

G J Mount (el conocido propulsor de los ionómeros vítreos), M J Tyas, E S Duke, J J Lasfargues y R Kaleka, y W R Hume, vuelven a presentar en el International Dental Journal (vol 56, # 2, 2006) una clasificación que sirva como guía para la restauración de los dientes afectados por caries. Aplica los conceptos actuales de caries como enfermedad con desmineralización progresiva del diente y las nuevas posibilidades que se abren desde que G. V. Black propuso su vieja clasificación. Lo que sigue es un resumen extenso del trabajo de Mount y colaboradores, que no recibe beneplácito universal por la probable campaña de la industria que se ve afectada por estos nuevos conceptos. Quizá también algunos odontólogos encuentren dificultades para transmitir los nuevos conceptos a sus pacientes junto con la inversión en tratamientos no palpables o visibles.

Los conceptos actuales de migración de iones hacia el exterior y hacia el interior, con la posibilidad de remineralizar lesiones sin cavidad, no son fáciles de asimilar. Pero habrá que hacerlo, en aras de la salud bucal de nuestros pacientes.

Vayamos a la clasificación:

 Clasificación de las lesiones
de las  superficies dentarias expuestas

Presentada ya en 1997, en Quintessence International, está basada en cuáles son las superficies dentarias con probabilidades de caries (Figura 1), y en el tamaño o la extensión alcanzada por la lesión. Reconoce el crecimiento potencial de una lesión descuidada y se extiende a reconocer los problemas planteados cuando una restauración vieja requiere ser reemplazada (Tabla 1).

En circunstancias normales las lesiones pueden ocurrir en sólo tres sitios en la superficie expuesta de un diente, es decir, donde haya acumulación de placa o erosión y abrasión.

Por lo tanto, el primer parámetro para la clasificación es ubicar los tres sitios:

Sitio 1 - fosas, fisuras y defectos menores en superficies dentarias adamantinas expuestas de todos los dientes.

Site 2 - superficies adamantinas proximales inmediatamente hacia cervical del área de contacto entre cualquier par de dientes adyacentes.

Sitio 3 – el tercio cervical de la corona en toda la circunferencia de cualquier diente, o, en caso de recesión gingival, la superficie radicular expuesta.

Para todas estas lesiones, incluidas las situaciones de  restauraciones viejas a reemplazar, es posible definir cinco tamaños según la lesión progresa en extensión y complejidad.

Tamaño 0 – la lesión más temprana identificable, que  representa la etapa inicial de desmineralización, como la “la mancha blanca” o una erosión temprana, donde probablemente no será necesaria la intervención quirúrgica.

Tamaño 1 – cavidad superficial mínima con involucración de la dentina, justo más allá de la posibilidad de tratamiento de  remineralización sola.

Tamaño 2 – cavidad con moderada pérdida de estructura. La cavitación ha progresado más allá del mínimo y la  estructura dentaria remanente es sólida y bien soportada por la dentina y con poca probabilidad de ceder ante una carga oclusal normal.

Tamaño 3 - la lesión es más que moderada. Una cúspide o ángulo incisal está suficientemente debilitado como para requerir algún nivel de protección para la estructura  dentaria remanente.

Tamaño 4 - La caries extensa, la erosión o el trauma han conducido a la pérdida masiva de estructura dentaria Una cúspide o un borde incisal se han perdido o la destrucción de la estructura involucra dos o más superficies adyacentes.

TABLA 1

Diagrama de la nueva clasificación para que el usuario pueda ver la relación del Sitio y del Tamaño para describir las  lesiones. Va seguida por otra Tabla para comparar con las Clases de Black

Sitio y tamaño

Fosa/fisura: 1 1

0 1;1 1; 2 1; 3 1; 4

Área de contacto 2 2

0 2;1 2; 2 2; 3 2; 4

Cervical 3 3

0 3; 1 3; 2 3; 3 3; 4

 

Figuras: haga clic en la imagen que desee ampliar

 mount1.JPG (22910 bytes)  mount2.JPG (27092 bytes) mount4.JPG (26696 bytes)

mount4b.JPG (20880 bytes) mount5.JPG (17966 bytes) mount6.JPG (30777 bytes)

mount7.JPG (26511 bytes) mount8.JPG (23773 bytes) mount9.JPG (25178 bytes) 

mount10.JPG (30341 bytes) mount11.JPG (27627 bytes) mount12.JPG (26132 bytes) 

mount13.JPG (25100 bytes) mount14.JPG (27150 bytes) mount15.JPG (17909 bytes) 

mount16.JPG (25065 bytes) mount17.JPG (24518 bytes) mount18.JPG (22927 bytes) 

mount19.JPG (27016 bytes)

TABLA 2

Nueva Clasificación con Equivalente Black

Sitio 1 equivale a Clase I Black

Tamaño 0 – sellado de fisura No clasificado por Black

Tamaño 1 – intervención mínima No clasificada

Tamaño 2 – equivalente a Clase I de Black 

Tamaño 3 – requiere protección de la estructura remanente,  Clase I  

Tamaño 4 – pérdida de  cúspide o similar, Clase I

Sitio 2 – contactos, todos los dientes; Class II, Black, sólo contactos en posteriores

Tamaño 0 –desmineralización No clasificada  por Black

Tamaño 1 – no remineralizable No clasificada por Black

Tamaño 2 – moderada lesión Class II Black

Tamaño 3 – requiere protección de la estructura dentaria remanente, Clase II Black

Tamaño 4 – pérdida masiva de estructura dentaria, Clase II Black

Clase III – contactos en anteriores

No diferenciada acá

No diferenciada acá

No diferenciada acá

Clase IV – pérdida de borde incisal en anteriores

No diferenciada acá

No diferenciada acá

No diferenciada acá

Sitio 3 – tercio cervical, Class V, Black

Tamaño 0 – desmineralización No clasificada  por Black

Tamaño 1 – intervención mínima No clasificada

Tamaño 2 –Clase V más extensa

Tamaño 3 – Lesión radicular proximal, anterior o posterior, con posibilidad de remineralizar la dentina. No se puede llegar desde oclusal.

Tamaño 4 – dos o más superficies, Class V, en la cual el ionómero vítreo sería la primera elección poor su potencial bioactivo; pero con carga oclusal excesiva requiere la técnica de capas en que se cubre el IV y se lo protege con resina compuesta. En los tamaños 2, 3 y 4 hay que guiarse por la ubicación de la lesión, su posición en el arco dentario y la carga oclusal.

Discusión

El tratamiento correcto de cada lesión depende de varios  factores, como el medio bucal, el flujo salival, la eficiencia de la higiene bucal y el estilo de vida de cada individuo.

Una de las más serias deficiencias del sistema de Black consiste en que estaba basado sobre la “extensión por prevención” y, por lo tanto, la corona resultaba casi invariablemente debilitada por la preparación cavitaria. Con los conocimientos actuales de la enfermedad y de la remineralización, ese principio debe ser abandonado por la “prevención de la extensión”.

Queda claro que una lesión tamaño 0 no será tratada quirúrgicamente, sino que se buscará la remineralización.

Una lesión tamaño 1 sugerirá una intervención mínima, con especial cuidado en que la restauración genere un sellado contra nueva penetración de bacterias. Los materiales pueden ser IV, composite, amalgama, porcelana, incrustaciones o coronas y el diseño incluirá la remoción de todo tejido cariado que no sea remineralizable, habida cuenta de que dentina y esmalte parcialmente desmineralizados pueden ser remineralizados, por lo menos en cierto grado.

Sitio 1,Tamaño 0

Cuando en un molar inferior (Figure 2)  el sistema de fisuras es muy complejo, como es común que se presente, es difícil determinar la extensión de la participación dentinaria. En el sistema de Black habría que incluir toda esa fisura en el diseño cavitario. Pero si el paciente quedara libre de la enfermedad de caries, podría considerarse un sitio 1 con tamaño 0 y mantenerlo bajo observación. Si hubiera dudas sobre la profundidad de la lesión, debiera colocarse un sellador.

Sitio 1, Tamaño 1

Cuando el paciente tiene actividad de caries, hay que evaluar el riesgo y ver si es bastante bajo como para sellar y observar o, si con algún grado de cavitación (Figure 3) en una fisura, aún no visible en la radiografía, hay que considerar un Tamaño 1 y realizar una intervención mínima. Sin especificar un diseño, ni un material, lógicamente  han de ser conservador y adhesivo, respectivamente, para restaurar y también sellar.

Sitio 1, Tamaño 2

Si al abrir una lesión molar (Figura 4) se notara que la  lesión ha progresado, y alcanzado la fisura lingual, y hubiera que agrandar la cavidad para tener acceso pleno, se anotará un  Sitio 1, Tamaño 2.

Sitio 1, Tamaño 3

La lesión así clasificada (Figures 5 y 6) será moderadamente extensa, inicialmente, o consecuencia de una restauración con caries secundaria. Una cúspide puede estar falta de soporte y se requerirá la protección contra la carga oclusal.

Sitio 1, Tamaño 4

Las lesiones de esta categoría son el producto de serio descuido o de restauraciones defectuosas (Figuras 7 y 8). Pueden tener las cúspides muy debilitadas y tendrían que ser reducidas para después reconstruirlas.

Sitio 2, Tamaño 0

Estas lesiones ocurren en las áreas de contacto entre dientes  adyacentes, anteriores y posteriores, y en general no bajo carga oclusal. Por esto último, pueden haber avanzado en dentina antes de la cavitación (Figure 9). El mayor riesgo de estas lesiones es el examen en su búsqueda con explorador aguzado que dañe la superficie desmineralizada y cree la cavidad. Se las puede identificar por radiografías o transiluminación, pero el primer paso es investigar el nivel de riesgo de caries y encarar todas las medidas adecuadas antes de intervenir. Mientras no haya cavidad, se puede no intervenir quirúrgicamente. El progreso puede ser muy lento y demorar 3 a 4 años para atravesar el esmalte. De tal modo, con la prevención, uso de clorhexidina, aplicaciones de flúor, más fosfopéptido caseínico (FFPC) y fosfato de calcio amorfo (FCA) se podría controlar la lesión y remineralizarla. [N de la R. Existen pastas para uso profesional en casos de tamaño 0, como MI Paste. El FFPC estabiliza el FCA y lo fija en la placa bacteriana y es capaz de remineralizar las manchas blancas a las cuales se aplica. Es la capacidad de FFPC de estabilizar el FCA en solución que mantiene una elevada concentración de gradientes de iones de calcio y de fósforo en la lesión subsuperficial y permite alcanzar altos grados de remineralización del esmalte. Ésta (Reynolds) se halla significativamente correlacionada con el fosfato de calcio dihidratado (CaHPO4.2H2O) ]

 

Sitio 2, Tamaño 1

En esta categoría (Figure 10) puede requerirse la intervención mecánica para restaurar la superficie y facilitar el control de la placa. El diseño dependerá de la posición y extensión en la cara proximal y de la resistencia del reborde marginal. Hay varias opciones, como el tunel interno y la ranura o el abordaje aproximal. Son adecuados para anteriores y posteriores.

Sitio 2, Tamaño 2

Puede tratarse de una caries nueva o del reemplazo de una restauración (Figuras 11 y 12). Se puede limpiar la cavidad y extenderla conservadoramente para volver a usar amalgama. La dentina desmineralizada “afectada” que quede en una pared proximal podrá ser cubierta con IV con la esperanza de que se remineralice. Si queda diente suficiente, no habrá necesidad de proteger las cúspides remanentes.

Sitio 2, Tamaño 3

Cuando queden cúspides vestibulares o linguales (Figuras 13 y 14) que no podrían soportar la carga oclusal, habrá que protegerlas: Sitio 2, Tamaño 3. Un bisel sobre ellas permitirá un recubrimiento sustancial. En proximal, se creará una retención en las paredes vestibular y lingual con fresa troncocónica pequeña. El operador elegirá el material que prefiera para el caso.

Sitio 2, Tamaño 4

Puede ocurrir (Figure 15) que aun por una pequeña amalgama tradicional Black Clase II, quede una cúspide debilitada y que ésta se pierda. La única solución satisfactoria es una corona entera.

Sitio 3, Tamaño 0 o 1

En este sitio, las opciones son varias. Con el tamaño 0 no suele ser necesaria restauración ni protección, cuando es una pérdida de sustancia no cariosa.  Si hubiera signos de desmineralización (Figure 16) y si estuviera bien controlada la enfermedad, podría bastar con pulir la zona desmineralizada y evitar el progreso con aplicaciones periódicas de flúor u otros materiales para la remineralización. Con el tamaño 1 y con la dentina desmineralizada y mal la estética, podría bastar con quitar parte de la dentina reblandecida para buscar adhesión en dentina sana. Si no hubiera desmineralización, pero sí hipersensibilidad (Figure 16) o faltara estética, habría que intervenir. Si no, no.

Sitio 3, Tamaño 2

Suele darse por fractura de una restauración o por caries secundaria (Figure 17). En los dientes anteriores y habiendo caries activa nueva, representativa de un alto nivel de cariogenicidad, el tratamiento debiera comenzar por serios esfuerzos para superar la enfermedad, incluida la colocación de restauraciones transitorias.

Sitio 3, Tamaño 3

La lesión radicular proximal (Figure 18) anterior o posterior agrega complejidad a la realización de la restauración. Ante la gran actividad de la enfermedad, primero se ha de tratar ésta, porque sería posible remineralizar la dentina y evitar la intervención.

Sitio 3, Tamaño 4

Es una lesión compleja (Figure 19), similar al Tamaño 3 Pero acá hay dos o más superficies adyacentes involucradas. En el caso de una vieja restauración lingual, con muestras de fracaso, más una proximal, más una cervical vestibular, se requerirá una restauración compleja única.

 

Fluorosis y caries   ¿Cómo vive la gente la presencia de fluorosis y de caries, en distintos estados de avance? Williams DM et al (Community Dent Oral Epidemiol 2006 abr;34(2):153) pusieron a 40 voluntarios a juzgar 144 imágenes y a expresar su juicio social, más allá de lo estético y con inclusión de la sociabilidad, confiabilidad y limpieza. No hubo diferencias ante la fluorosis leve, pero la severa generó un impacto negativo en los juicios sociales. La caries no tratada fue juzgada peor que el esmalte normal y la fluorosis leve.

 

Flúor y viejas blancas…   Zantner C, Martus P y Kielbassa AM (Acta Odontol Scand 2006 abr;64(2):115) investigaron la acción del dentífrico con flúor sobre las manchas blancas viejas durante un período de 6 meses, en 39 personas con una lesión por lo menos. Se cepillaron 20 con pasta con fluoruro de sodio (1500 ppm) y 19 con dentífrico con fluoruro de amina (1250 ppm). Los resultados no mostraron diferencias significativas por el tipo de pasta y no parecían tener algún efecto sobre las manchas de larga data.

CIRUGÍA

 

Degradación de membranas...   Una nueva membrana bioactiva para la regeneración tisular guiada (RTG), compuesta por poli-l-lacturo, poli-d,l-lacturo, trimetilencarbonato y poliglucólido, fue sumergida por los fineses Nieminen T et al (Int J Oral Maxillofac Surg 2006 mar 25)  en una solución de N-metil-2-pyrrolina (NMP) e implantada en la mandíbula de 10 ovejas. Su degradación quedó completada en 12 meses con respuestas histológicas leves y vieron que la NMP aceleraba la degradación.

 

Plano medio facial en los planes de cirugía cráneo-maxilofacial ...   De Momi E et al (Int J Oral Maxillofac Surg 2006 mar 14) nos recuerdan que la ubicación del plano medio facial es importante para evaluar deformidades y planear reconstrucciones. Para ello presentan un método nuevo para computar automáticamente ese plano sobre la base de un modelo de superficie obtenido por tomografía computada (TC). Aparean áreas superficiales homólogas seleccionadas por el usuario del lado derecho y del izquierdo usando un punto más cercano de optimización iterativo. El plano de simetría que mejor se aproxima a ese apareamiento es entonces computado. La definición manual del plano de simetría fue comparada con la definición resultante del nuevo método y se vio que éste es confiable y lleva a una exactitud mayor que el manual en manos de clínicos inexpertos. Sirve también para situaciones traumáticas difíciles, donde las referencias no son de fiar o faltan.

 

Meloxicam, inhibidor de ciclooxigenasa-2 y dolor...   Aoki T et al (Int J Oral Maxillofac Surg 2006 mar 13) estudiaron el efecto de la premedicación con meloxicam (inhibidor de ciclooxigenasa-2, COX-2), 10 mg y el ampiroxicam, 27 mg, para reducir el dolor postoperatorio tras la extracción de terceros molares inferiores. Para el dolor postoperatorio que pudiera presentarse se permitió a los pacientes tomar loxoprofeno bucal, 60 mg por tableta. El resultado fue altamente positivo

      CLÍNICAS

 Abrasión a los 14 a 23 años…   A 35 personas con oclusión de ClaseI de 14, 18 y 23 años, los fineses Kononen M et al (Acta Odontol Scand 2006 feb;64(1):55) les estudiaron las facetas de desgaste horizontal de los dientes anteriores superiores y las parafunciones y fuerza de oclusión máxima. El desgaste fue, respectivamente, de 29,5 mm2, 39,1 mm2 y 45.0 mm2. Entre los 18 y los 23 años, el desgaste mayor se dio en los caninos, aunque los centrales mostraban más superficie desgastada. Dedujeron que la abrasión es un fenómeno continuo en la adolescencia y primera adultez.

 

Bruxismo y temporomandibular …   Camparis CM et al (Arch Oral Biol 2006 abr 1) procuraron descifrar el dolor facial músculo-esquelético crónico y su relación con el bruxismo nocturno en una comparación de 40 pacientes con el hábito y con el trastorno (20) y sin éste.; en una noche, con polisomnografía. Con este recurso, no se manifestaron diferencias significativas en cantidad de episodios por hora, y su amplitud y duración, eficiencia y latencia del sueño, proporción de sueño REM o no, fenómenos respiratorios y despertares minis. Está aún por verse por qué algunos padecen dolores y otros no, dada esta similitud hallada por los colegas paulistas.

Dolores musculares femeninos…   Si se parte de que las interferencias oclusales pueden generar dolor y sensibilidad dolorosa de los músculos masticatorios a la presión, cabe observar si  las interferencias oclusales influyen sobre la presión al dolor de los músculos maseteros y temporales. Para estudiarlo, desde la ciudad que se ha de ver antes de morir, Michelotti A et al (Eur J Oral Sci 2006 abr;114(2):167) a 11 mujeres jóvenes y sanas las invitaron a una experiencia de doble ceguera aleatorizada para averiguarlo. Les pegaron tiras de oro en oclusal y, para los controles, en vestibular. Observaron que la aplicación de la interferencia oclusal activa no influía significativamente sobre los umbrales de dolor en esas mujeres sanas.

Ansiedad y dolor postoperatorio…   La personalidad predispuesta a la ansiedad, es decir, que padece sensibilidad a la ansiedad, sabe que no hay explicación externa plausible para su temor y entra en un círculo vicioso que amplifica los temores y las sensaciones experimentadas. Klages U et al (Community Dent Oral Epidemiol 2006 abr;34(2):139) quisieron verificar si esa exacerbación se extiende al temor ante preparaciones cavitarias y las consecuencias negativas del alerta corporal. En 97 pacientes midieron el Índice de Sensibilidad a la Ansiedad y aplicaron la Escala de Ansiedad Dental. Evaluaron el dolor esperado y el experimentado y fueron ambos mayores en quienes dieron valores elevados de temor odontológico junto con mayor sensibilidad a la ansiedad. Es decir,  en el tratamiento operatorio la convección de las consecuencias negativas de la provocación corporal influyen negativamente sobre el grado que adjudican al dolor relacionado con la terapia.

 

¿Vegetarianos erosivos?…   ¿Comió ratatouille? ¿Sigue regimen vegetariano? ¿Es francés? Pregunto porque unos escoceses de Dundee (Chadwick RG Eur J Prosthodont Restor Dent 2006 mar;14(1):28) estudiaron los efectos de la cocción sobre el potencial erosivo de la ratatouille, guiso francés de vegetales cocidos juntos y que incluye cebollas salteadas, berenjenas, ajo, pimientos verdes, tomates, zucchini, más orégano, perejil y otros condimentos. ¿Es preferible la cocción como guiso o al horno?  Al resultado de ambos métodos lo licuaron y diluyeron en 100 ml de agua destilada. Titularon su pH a 7,0 contra solución molar 0,1 dse hidróxido de sodio. Lo  mismo hicieron con cada ingrediente por separado. Para lograr la neutralidad buscada, debieron agregar significativamente más álcali a los alimentos horneados que a los guisados. El guisado redujo el volumen de álcali requerido para neutralizar la berenjena, los pimientos verdes y los zucchini (courgettes). Mucho más hizo falta para los pimientos rojos. En resumen, guise, no hornee. Si no quiere pacientes erosionados.

 

 ENDODONCIA

 Riesgo socio-económico y periodontitis...   A unas 981 guapas suecas, de Goteborg, y de entre 38 y 84 años Frisk F y Hakeberg M (Acta Odontol Scand 2006 abr;64(2):123) les efectuaron un  examen clínico y radiográfico en busca de periodontitis apical, como variante en estudio, más edad, número de dientes, de restauraciones, de endodoncias, de caries, y función masticatoria y estética, junto con regularidad de visitas odontológicas, cigarrillo, alcohol y estado civil. Se las ubicó en su estado socioeconómico. Las nacidas en 1908 fueron omitidas y las desdentadas totales, lo que dejó 844 en estudio. Llegaron a la conclusion de que las variables socioeconómicas y la frecuencia de las visitas al dentista no parecían tener implicaciones obvias sobre la presencia de periodontitis periapicales, mientras que sí había una correlación entre la cantidad de endodoncias y de caries.

 

 Pulpa, hemostasis e hidróxido de calcio...   Silva AF et al realizaron en Pelotas, Brasil, un trabajo(Int Endod J 2006 abr;39(4):309) sobre 45 terceros inferiors a ser extraídos, en quienes tallaron cavidades de Clase I con exposición pulpar y les aplicaron como hemostáticos solución fisiológica, 0,9%, hipoclorito de sodio al 5,25% y digluconato de clorhexidina al 2%, antes de cubrir con cemento de hidróxido de calcio de fraguado consistente. A los 7, 30 y 90 días los extrajeron y estudiaron. Observaron que la respuesta inflamatoria se reducía con el tiempo y aumentaba el depósito de dentina reactiva y de reparación. No hubo diferencias entre los 3 agentes. Se alcanzó la curación pulpar en un 88% de los casos después de 90 días.

 

Periodontitis apical, marginal y endodoncia…   Stassen IG et al (Int Endod J 2006 abr;39(4):299) revisaron las fichas periodontales y tomaron seriadas a 94 pacientes de periodontología del Hospital de la Universidad de Gantes, con 272 dientes tratados. Anotaron los parámetros periodontales básicos, las endodoncias y la calidad de las restauraciones coronaries en relación con el predominio de periodontitis periapical. Confirmaron que ésta estaba influida significativamente por la calidad del tratamiento radicular y de la restauración coronaria. Observaron más periodontitis apical cuando el nivel coronario de la obturación radicular sobrepasaba el nivel óseo marginal. Aparentemente, el esado periodontal influía sobre el periapical, en estrecha correlación con el grado de pérdida de hueso marginal. Fue significativa la menor cantidad de periodontitis apicales observadas en los pacientes tratados periodontalmente en relación con los no tratados. Consideran que se deben hacer todos los esfuerzos posibles por prevenir la extensión de la infección por la vía periodontal-endodontal y por alcanzar una calidad superior de obturación radicular y restauración coronaria. No se ha de olvidar que el relleno endodóncico debe estar hacia apical del reborde óseo marginal circundante y que se ha de llenar y sellar bien la cavidad coronaria hasta la entrada de los conductos.

 

MTA, Portland y furcas...   Para demostrar que no hay diferencias en la capacidad de sellado de MTA, o AMT, o ATM, de las perforaciones de las bifurcaciones radiculares, los cariocas De-Deus G et al (Int Endod J 2006 abr;39(4):293) procedieron así. Accedieron a las cámaras pulpares de 36 molares inferiores humanos, seccionaron las raíces por el tercio medio, sellaron los orificios y los ápices de los conductos con composite, produjeron perforaciones furcales con fresa redonda # 3 y formaron grupos en que sellaron éstas con MTA o con Pórtland. Pusieron los molares en tubos de los que emergía la bifurcación perforada y sellada y el conjunto en frascos con infusión de cerebro-corazón e incubaron agregando al medio saliva humana. Un 53% de las muestras con MTA y un 60% (no significativa la diferencia) se contaminaron al cabo de 50 días.

ESTÉTICA

 

Blanqueamientos y esmalte…   ¿Son términos contrapuestos? ¿El peróxido de hidrógeno al 30% elimina los minerales del esmalte y crea riesgos?

No

Así contestan Lee KH et al (J Oral Rehabil 2006 mar;33(3):229) y aclaran que la cantidad de Ca perdida de esmalte blanqueados tras 120 horas es similar a la de dientes expuestos a gaseosas y jugos por unos pocos minutos.
 

Seudo-halitosis …   Seemann R et al (Int Dent J 2006 abr;56(2):77, berlineses, estudiaron 407 pacientes que acudieron a consulta por mal aliento y fueron vistos por un dentista especializado,  un otorrinolaringólogo, un clínico médico y un psicólogo. Sólo un 72% presentaba signos perceptibles de halitosis, de los cuales el 92% tenían causas bucales y el resto extrabucales. Conclusión: La halitosis es esencialmente de origen bucal. La seudo-halitosis no suele ser bien diagnosticada y genera una cantidad considerable de tratamientos innecesarios.

 

 

IMPLANTOLOGÍA

 

Implantes mini larga duración   Es sabido que los implantes mini (+ o – 1,8 mm a 2,4 mm) permiten estabilizar una prótesis con un procedimiento mínimamente invasivo y que pueden ser usados en casos en no son prácticos los tradicionales o se requiere otro sistema de anclaje. El tiempo de curación que requieren suele ser más breve que el asociado a un implante convencional en dos etapas y su cirugía más agresiva. Su diseño es tal que reduce el daño al hueso y tejidos periimplantarios. Al término de este TEMA DEL MES, se encontrarán las opiniones de algunos colegas en cuanto a su experiencia personal. Bulard RA y Vance JB (Compend Contin Educ Dent 2005 dic;26(12):892) revisaron el comportamiento a largo plazo de 1029 implantes mini por 5 meses hasta 8 años y hallaron una proporción de fracasos del 8,83%. Ahn MR et al (Implant Dent  2004 dic;13(4):367) comentan la necesidad de los minis para colocar prótesis estables y estéticas provisorias inmediatamente después de la colocación de los implantes convencionales con injertos óseos. Consideran que su uso es simple y poco costoso, usando la prótesis del paciente como provisoria. Presentan 27 minis en 11 pacientes totalmente desdentados en su maxilar inferior.
Zinsli B et al (Int J Oral Maxillofac Implants 2004 feb;19(1):92) los consideran especialmente útiles en rebordes poco anchos, en espacios reducidos y para el reemplazo de dientes pequeños, como los laterales superiores y los incisivos inferiores. En 149 pacientes colocaron, en 10 años, 298 implantes ITI en dos partes (3.3 mm, diámetro). Tras 3 a 6 meses, les colocaron restauraciones fijas (coronas, parciales, completas, sobredentaduras). Se perdieron 3 implantes en la cicatrización, por infección; dos de 8 mm de largo, por fractura; 4 fueron tratados con éxito por inflamación periimplantaria. El éxito a los 6 años alcanzó el 96,6%. Incluía complicaciones protéticas por tornillos aflojados y por lesiones mucosas por la base, ninguna vinculada al hecho de ser minis.

Vigolo P y Givani A (J Prosthet Dent 2000 Jul;84(1):50) presentaron 52 implantes minis unitarios colocados en 44 pacientes desde 1992 a 1994, con un éxito a los 5 años del 94,2%.

Winkler S (Ann Periodontol 2000 dic;5(1):22) estudió la supervivencia de 2917 implantes de diferentes diámetros (3 mm+ y 4 mm+) y longitudes (7 mm, 8 mm, 10 mm, 13 mm, y 16 mm) después de 36 meses y llegó a la conclusión de que (1) los implantes más cortos tienen menor supervivencia; (2) que los implantes de 3+ mm tenían menor vida que los de 4+; (3) que los de 3+ eran menos estables, y (4) que no había diferencia de pérdida ósea entre la colocación y la reapertura.

Este resultado es desfavorable, no así el de Comfort MB et al (J Oral Rehábil 2005 may;32(5):341), que estudió el comportamiento clínico en 5 años de 23 implantes en 9 pacientes. Un implante falló al conectarle el pilar. El éxito alcanzó al 96%.

Concluimos este breve panorama con las opiniones personales de algunos colegas consultados directamente. Pero antes, la opinión del conocido y didáctico Gortdon J. Christensen:

 

The 'mini'-implant has arrived.

Christensen GJ J Am Dent Assoc. 2006 Mar;137(3):387-

Clinical Research Associates, Provo, Utah 84604, USA.

There is no question that dental implants have been the most influential change in dentistry during the last half-century. In general, they are well-proven and highly useful. However, the diameter of standard implants (approximately 3.75 mm), along with the frequent need to graft bone to allow for their placement, have limited their use for those who most need implants. The introduction, approval and continuing observation of success of smaller-diameter mini-implants have stimulated use of implants in situations in which standard-sized implants could not have been used without grafting. The result has been more patients who have been served successfully at reduced cost with minimized pain and trauma--patients who could not have been treated with implants otherwise. Continuing research is needed for further verification of the acceptability of mini-implants.

 

Julio Stern (México): Le comentare que yo he usado los minis tan solo para prótesis fijas o removibles inmediatas con buenos resultados por un tiempo limitado a unos meses. En algunos casos he tenido que eliminar alguno de ellos por movilidad. Los he usado en zona de laterales superiores con espacio mesiodistal reducido con buenos resultados quirúrgicos, no muy buenos estéticos.

 

Miguel Ángel Vázquez dijo: yo he puesto unos cuantos con una tasa de exito muy por debajo de mi tasa con implantes "convencionales". Mas de la mitad de los que puse, tuvieron que ser retirados.  Sin embargo, sé de gente que los usa muy a menudo con mejores tasas de éxito. Creo que es algo que en mis manos no funciona tan bien como en las manos de otras personas.  Desde entonces, ya no los uso.   Hace poco me telefoneó una  ortodoncista para pedirme que le ponga unos OrthoMinis a una paciente suya. Como ya sé que, se integren o no, los tendremos que quitar mas adelante, no tengo problema en ponerlos, pero para otras aplicaciones... quizá no vuelva a usarlos.  Me gustan más los implantes "de verdad".

 

Paolo Squillantini (Italia) dijo: en la experiencia de la escuela italiana, todos los implantes REDUCIDOS (Tramonte,Garbaccio, y agujas, etc.) y tambien los nuevos mini implantes, que son prácticamente implantes reducidos (Sendax, Intra-lock, MDE, que he usado también ) tienen un alta porcentaje de éxitos si están soldados. ¡Si se dejan aislados el fracaso será seguro y total ! A veces funcionan también aislados, pero si son largos y bicorticalizados, en manos expertas, ¡y con bastante suerte !

 Esta es mi experiencia, y sobre todo la experiencia de la escuela italiana, y creo que sea también una verdad.

 

Osvaldo Cacciacane (Argentina) dijo: Coincido con Paolo, piensa que los implantes reducidos fueron ideados como implantes de transición. Como algunos se oseointegraban, la idea fue empezar a utilizarlos en crestas estrechas , o cuando el espacio entre las piezas dentarias proximales era  pequeño para instalar otro tipo de implantes, igualmente creo que la función de implantes provisionales la cumplen satisfactoriamente, y realmente se hace difícil si se oseointegran para retirarlos, pero programar para que funcionen en forma definitiva me genera reparos.

 

Silvano Tramonte (Italia) dijo:  nosotros utilizamos mini implantes desde 1980 mas o menos, de hecho, el miniimplante fue introducido por Tramonte (p). Nuestros minimplantes tenían un diametro minimo de 2,5 mm y no se creía fuese necesario bajar más porque debajo de esta medida empezamos a utilizar las agujas que son muy manejables. Yo hago muchísima implantologia avanzada con miniimplantes, y casi siempre con prótesis fija. Son una maravilla en hueso compacto, obviamente, con esos implantes yo resuelvo casos que no es posible con ningun otro implante: atrofia severa del maxilar, sea inferior, sea superior.

Unidades Hounsfield

Sir Godfrey Newbold Hounsfield, ingeniero electromecánico, Premio Nobel británico, en medicina/fisiología en 1979), creó la primera tomografía útil y un sistema estandarizado para medir el coeficiente de atenuación de los tejidos, mensurable en unidades Hounsfield, también llamadas, en tomografía computada, números TC . Este sistema de unidades representa una medida cuantitativa de la radiodensidad y se usa para evaluar los escaneados de TC, una transformación fina del coeficiente de atenuación* lineal original a uno en que al agua se le asigna un valor cero y al aire uno de –1000. Si mw, ma, y m son los coeficientes lineales de atenuación del agua (0), el aire (-1000) y la sustancia que nos interesa (p ej, hueso - +400 o más e implantes + 1000),  el número TC de ésta será:

H = 1 000 (m - mw)/( mw - ma)

Así, una modificación de una unidad Hounsfield (UH) corresponde al 0,1% de la diferencia del coeficiente de atenuación del agua y el aire, o aproximadamente el 0,1% del coeficiente de atenuación del agua, puesto que el del aire es cero.

[*Coeficiente de atenuación.- En radiología diagnóstica, los coeficientes de atenuación más impoprtantes para la radiación electromagnética son el lineal y el masivo, que cuantifican la pérdida de intensidad por centímetro de distancia recorrida y por unidad de masa, respectivamente.El coeficiente de atenuación dividido por la frecuencia (unidad dB/cm/MHz) es casi constante en un determinado tejido; p ej, el valor típico de los tejidos blandos es de 0.51.0 dB/cm/MHz.]

Unidades Hounsfield Números de TC para varios tejidos.

Tejido

Número TC (UH)

Hueso

1000

Hígado

40 - 60

Sangre

40

Músculo

10 - 40

Riñón

30

Por tanto, una lesión que dé un valor aproximado al del agua podría ser un quiste. En el hueso esto es más difícil, sobre todo si es delgado y las corticales están próximas.

Densidad ósea mineral (DOM).- DOM es la cantidad de hidroxiapatita de calcio, Ca10(PO4)6(OH)2, por unidad de volumen en el tejido óseo  examinado. Su determinación por escaneado en TC tiene la ventaja de que el componente trabecular puede ser identificado y las mediciones pueden estar confinadas a esas partes. El resultado será un verdadero DOM en mg de hidroxiapatita por unidad de volumen y estará medido sólo en el tejido óseo que interesa, el trabecular.

 

Reconstrucción de maxilares…   Chiapasco M et al (Clin Oral Implants Res 2006 abr;17(2):220) recordamos que la reconstrucción de los maxilares era menos que óptima hasta la aparición de los injertos libres. En los EE.UU., desde 1978, por causa de una historieta, a los poibres portadores de estos defectos óseos los llamaban Andy Gump, personaje carente de mentón (creado por Fritz Lang, el del Pájaro Loco – figura). El problema estético y funcional se daba en defectos anteriores y, en algo menor grado, en laterales. El colgajo libre de peroné apareció en 1978 e Hidalgo lo describió para su uso maxilar en 1989. Los autores milaneses colocaron en 8 años (1995-2002), en 59 pacientes con defectos por tumores o por osteorradionecrosis, estos injertos y en 16 de ellos efectuaron 71 implantes. Tres injertos fracasaron y debieron ser removidos, 9 experimentaron necrosis parcial y no hubo problemas con los 47 restantes. Seguidos 24-96 meses, los portadores de implantes y con prótesis llegaron a 98,6% y 93,1% de éxitos. Los implantes se integraron sin problemas, de modo similar a los colocados en hueso original.

 

  

MATERIALES

Datitos prácticos.- Se producen cambios en la translucidez de la porcelana y la resina compuesta para reparaciones por la  iluminación. Dice Lee YK (Dent Mater 2006 abr 21) que hay que cuidarse al realizar esas reconstrucciones de porcelana dañada.

Evitando el monómero residual   Urban VM et al Dent Mater 2006 abr 15; de Sao Paulo, Brasil, afirman que la reducción del monómero residual podría mejorar la propiedades mecánicas y la biocompatibilidad de los materiales acrílicos de rebasado de prótesis de acrílico, lo cual se podría lograr con inmersiones en agua a 55°C y por acción de microondas. Para afirmar esto compararon el MR de resinas (Duraliner II, Kooliner, Tokuso Rebase Fast y Ufi Gel duro) y una termopolimerizada (Lucitone 550). Tanto el agua caliente como el microorndas redujeron el MR con casi todos los materiales y métodos.

FH y carillas...   El grabado de las carillas con ácido fluorhídrico aumenta la resistencia adhesiva entre el composite y la porcelana. ¿Cómo afecta esto a la porcelana misma? ...   Addison O, Marquis PM y Fleming GJ (Dent Mater 2006 abr 16) anotan que el grabado es un proceso dinámico y su impacto depende de la constitución del substrato, la topografía, la concentración del ácido y el tiempo de grabado. Produce una reducción significativa de la resistencia a la flexión de la porcelana feldespática, en función de la concentración y del tiempo. Hay combinaciones favorables de la concentración de FH y el tiempo de grabado.
 

 

MISCELÁNEAS

 

Cenando con los paleolíticos…   Mann NJ (Asia Pac J Clin Nutr 2004;13) nos cuenta cómo podría ser que tengamos algo que aprender de los hombres del paleolítico y de más recientes cazadores recolectores (CR) y que sean modelo para defenderse de ciertos estilos de vida occidentales.  Boyd Eaton de la Emory University (Atlanta), que pasó más de 20 años reconstruyendo  dietas prehistóricas de las evidencias antropológicas y observaciones de las sociedades CR sobrevivientes, dijo: "Somos los herederos de las características genéticas acumuladas en millones de años, con la amplia mayoría de nuestra bioquímica y fisiología adecuadas a las condiciones de vida existentes antes del advenimiento de la agricultura hace 10.000 años. Genéticamente, nuestro cuerpo es virtualmente el mismo que teníamos antes del paleolítico hace unos 20,000 años. La aparición de la agricultura y la  domesticación de los animales hace unos 10,000 años y la Revolución Industrial hace 200 años introdujeron nuevas presiones dietéticas para las cuales no hubo adaptación posible en período tan breve. Así, es inevitable la discordancia  entre nuestra ingesta dietética y esa a la que nuestros genes están adaptados". Esta hipótesis de la discordancia postulada por Eaton, podría explicar muchas de las "enfermedades de la  civilización" crónicas. ¿Pero qué comían realmente nuestros anfitriones del paleolítico? Las líneas de investigación usadas por los antropólogos para deducir la evolución de la dieta de los homínidos incluyen el estudio de los: (i) cambios en las características cráneo-dentales, (ii) métodos con isótopos trazantes, incluido el isótopo del carbono (13C/12C), del estroncio (87Sr/86Sr) y proporción de los elementos vestigiales Sr/Ca en esmalte y hueso de los fósiles,(iii) morfología comparativa de los intestinos del hombre moderno y otros  mamíferos, (iv) los requisitos energéticos del desarrollo de la evolución de la proporción cerebro/cuerpo en tamaño; (v) teoría de la óptima búsqueda y selección de los alimentos, (vi) el estudio de las pautas de dieta sociedades sobrevivientes CR. Las evidencias paleodentarias sugieren que tras la divergencia de los primeros homínidos de la línea hominoide ancestral, hubo un aumento gradual del consumo de alimentos más duros y abrasivos, porobablemente nueces y semillas.  Remontándose unos 2,5 millones de años, se encuentran evidencias de que los alimentos animales comenzaron a ocupar un lygar cada vez más prominente en nuestros antecesores. Se redujo el tamaño de los molares, las mandíbulas perdieron robustez y se hicieron más gráciles y las alteraciones del sector anterior, con dientes bien asentados,  sugieren el mayor énfasis en rumiar menos y desgarrar más, como ocurre con la carne. Los estudios con isótopos del carbono indican la ingesta dietética de pastos con C4, sin duda en forma de animales herbívoros, en un nivel que se incrementó  sustancialmente durante el progreso de nuestro genus de A. aferensis a H. sapiens. Aun yéndose hasta 3.5 millones de años atrás, la razón Sr/Ca se ubica entre la típica para herbívoros y carnívoros. La morfología intestinal indica una analogía estructural más estrecha con los carnívoros que con los  folívoros o frugívoros. Los requisitos energéticos de un cerebro  relativamente agrandado quedan balanceados por la reducción en tamaño y requerimientos de energía del sistema digestivo, fenómeno que requiere una alta calidad de dieta. La investigación de los hábitos de obtención de alimentos de los CR indica las ventajas de la caza sobre la recolección en términos de ganancia de energía versus gasto. El estudio de las proporciones de la energía de macronutrientes en la dieta de las sociedades CR (n=229) muestra una relativamente alte ingesta de proteína 19-35%, muy variable ingesta de grasas, 28-47% y bajo nivel de carbohidratos, 22-40%. En conclusión, si aceptamos la invitación de nuestros amigos paleolíticos, vamos a hallar diferencias nutricionales cruciales: (i) carga glucémica, (ii) equilibrio de ácidos grasos, (iii) equilibrio de macronutrientes, (iv) densidad de nutrientes vestigiales, (v) equlibrio ácido-base, (vi) equilibrio sodio-potasio, (vii) contenido en fibras.

Una consecuencia lógica en EE.UU. es que se publicara un libro que propone la “dieta paleo” para adelgazar.The Paleo Diet: Lose Weight and Get Healthy by Eating the Food You Were Designed to Eat

 FIGURA 1: The Paleo Diet: Lose Weight and Get Healthy by Eating the Food You Were Designed to Eat  por Loren Cordain

Podríamos complementar esto con lo escrito en la revista coreana Taehan Chikkwa Uisa Hyophoe Chi (1990 jun;28(6):555) por C, D. Kee quien aprovecha lo publicado sobre más de 250 ruinas prehistóricas excavadas en la península coreana, unos 160 en el sur y unos 90 en el norte: paleolíticos, 15; neolíticos, 21; edad de bronce, 90, y edad de hierro, 35, productores todos de utensilios relacionados con los hábitos dietéticos, como herramientas para la caza y la pesca, equipos para cultivos, elementos de la vida cotidiana y huesos humanos y dientes. 1) Se hallaron hachas de piedra, grandes y chicas, lancetas para peces y anzuelos de hueso o cuernos, hojas de piedra, raspadores y trépanos de piedra utilizados en la vidsa cotidiana y carbón y sitios para hornos para cocinar. Además, se apreciaron abrasiones dentales y caries en la Edad de Piedra Primitiva. 2) Algunas evidencias halladas nos conducen a creer que practicaban la caza con flechas de piedra en la Nueva Edad de Piedra, así como piedras para hundir redes de pesca. Se vieron piedras de molienda, actividad iniciada en esta época, y huesos de ganado. Donde estaba todo esto se descubrieron 23 maxilares y mandíbulas con dientes y un total de 231 dientes separados del período Neolítico humanos, sin indicios informados de caries dental, pero sí de severa abrasión.

  FIGURA 2: La mandíbula mostrada es una de las más completas que se conocen del Homo erectus, hallada en China, y corresponde a hace unos 670.000 años.

                                                                                     

OPERATORIA

¡Horror! Amalgama…    Ha habido mensajes en la literatura de que la amalgama (¡oh, horror!) está involucrada en varias enfermedades, alegato que agravado desde que se demostró que las restauraciones liberan continuamente mínimas cantidades de mercurio. Bates MN (Int J Hyg Environ Health 2006 en 27), en revista dedicada a la higiene ambiental, afirma que son escasas las evidencias de incidencia en enfermedades crónicas generales o mortalidad. Igualmente limitada es la asociación con esclerosis múltiple y son escasos los estudios sobre Alzheimer y Parkinson. La evidencia preponderante sugiere que no tiene efectos renales y que los síndromes mal definidos, como el de fatiga crónica, no son causados por las amalgamas. También es escasa la evidencia sobre que podría afectar los procesos reproductivos.
 Desde Hong Kong, eufónicos Yip HK, Li DK y Yau DC (Int Dent J 2003 dic;53(6):464) aportan lo suyo y dicen que largos años de investigación intensiva no logran identificar efectos deletéreos para la salud general por la microfiltración de mercurio. Como otros minerales, el organismo tolera bien los contenido bajos de metales. Pese a esto, no faltan quienes insisten en atribuirle las enfermedades mencionadas en el trabajo anterior. Yip, Li y Yau, expresamente, afirman que coherente y continuamente la evidencia epidemiológica y clínica no han logrado asociar la presencia crónica de mercurio por amalgamas como responsables de toxicidad causante de las dichas enfermedades, aun en poblaciones con gran predominio de estas restauraciones. Concluyen que el consenso internacional apoya con gran peso la afirmación de que la amalgama NO constituye un riesgo para la salud humana.

Un par de estudios en niños pueden cerrar este aporte aclaratorio a la controversia. Uno contó con el apoyo económico del National Institute of Dental and Craniofacial Research (NIDCR) a New England Research Institutes (NERI) y a el The Forsyth Institute y es el  The Children’s Amalgam Trial (CAT) que por 5 años siguió a 534 niños (6-10 a) de Nueva Inglaterra con restauraciones aleatoriamente asignadas de amalgama o de composite, en 2 o más dientes posteriores y sin restauraciones previas. Fueron evaluados en su CI y otras funciones neurológicas y renales. Colaboran investigadores del Children’s Hospital, Boston, Massachusetts, y la University of Rochester School of Medicine and Dentistry. Junto con una investigación desarrollada en Portugal, y aun cuando no fueron exactamente iguales, ambos estudios concluyeron que los niños tratados con amalgama dental no poseen un riesgo de salud mayor, según consta en el trabajo publicado en abril 19, 2006, Journal of the American MedicalAssociation (295: 1784-1792).

Carina C. Evens , Michael D. Martin , James S. Woods , Henrique Luis Soares , Mario Bernardo , Jorge Leitäo , P. Lynne Simmonds , Lian Liang y Timothy Derouen efectuaron el otro estudio en Lisboa, Portugal, con el mismo patrocinio y que incluyó observaciones sobre el metilmercurio dietético junto con las de los efectos de la amalgama dental en 507 niños (8-10 a), según lo observado en Casa Pía. Así se denomina la red de hogares para niños fundada en 1780. Estas dos pruebas del CAT no pudieron identificar efectos adversos sobre la salud, la función neuropsicológica, la memoria, la atención, la función visomotora, la velocidad de conducción nerviosa o la función renal.

Si alguien preguntara por qué no apostar a seguro y usar los composites, sin mercurio, para tratar las caries. En la experiencia portuguesa, la necesidad de retratamientos fue un 50% mayor en el grupo de composites,a los 5 años. Confirma la menor duración de este material, más sensible a la técnica, más prolongado y más costoso, sin garantías definitivas aún de seguridad para la salud. Determinaron que el consumo de pescado no oscurece las observaciones relacionadas con la amalgama dental.

Composite y sensibilidad...   Casselli DS y Martins LR (J Adhes Dent 2006 feb;8(1):53) utilizaron composite (Filtek Z250) en 104 cavidades de Clase I, 2 en cada uno de 54 pacientes, y evaluaron la sensibilidad ocasionada postoperatoria a los 7 y 210 días. Utilizaron dos adhesivos, uno de autograbado y otro de grabado total y un solo frasco, Clearfil SE Bond o Single Bond. No hallaron diferencias estadísticamente significativas con ninguno de los 2 sistemas, en ningún momento.

ODONTOPEDIATRÍA

 

Datitos prácticos.- Con el sugestivo título de ¿Hay vida después del formocresol?, Srinivasan V, Patchett CL y Waterhouse PJ (Int J Paediatr Dent 2006 mar;16(2):117) nos recuerdan que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) clasificó recientemente al formaldehído como carcinogénico para el ser humano y que el porcentaje en que se lo emplea es elevado.

 

Perro que mordió….   pudo causar una infección, es verdad, como dicen los escoceses Wright G et al (Int J Paediatr Dent 2006 mar;16(2):147), pero no siempre en un folículo dental, como ellos nos muestran. Las mordidas caninas pueden parecer poca cosa, pero pueden generar infecciones serias y hasta mortales, habitualmente polimicrobianas, con anaerobios, Staphylococcus aureus y Pasteurella. Un niño de 22 meses fue mordido en el maxilar superior izquierdo y se le infectó el folículo del canino primario con Pasteurella multocida. La infección fue difícil de tratar, con incisiones, drenajes, antibióticos y demás, para terminar con la pérdida del diente.

 

ORTODONCIA

 

Prototipo para diagnóstico...    Las imágenes de la tomografía computada de pacientes con caninos retenidos pueden ser editadas para producir mediante rápido prototipo un modelo anatómico de los maxilares dentados y un modelo que sirva para fabricar una unión metálica para adherirla al diente retenido. Faber J, Berto PM y Quaresma M (Am J Orthod Dentofacial Orthop.2006 abr;129(4):583) señalan que sirve para la planificación ortodóncica y quirúrgica y para explicación a los padres. Es de gran ayuda cuando se interviene en busca del canino retenido. Sirve para confeccionar y otros recursos de precisión.

IMCIM y EPO…   Si no entendió no importa, es sólo un atentado más al buen idioma de los que cotidianamente se cometen con siglas que ni el Santo Padre entiende. Se trata del índice morfológico coronario incisivo mandibular y la estabilidad tras la retención postoperatoria, según Freitas MR et al (Am J Orthod Dentofacial Orthop 2006 abr;129(4):559), quienes siguieron a 56 personas con Clases I y II, tratadas con extracción de los 4 primeros premolares y aparatología de canto. El apiñamiento fue medido con el índice de irrgularidad de Little y la proporción mesiodistal y vestíbulolingual de los incisivos inferiores fue medida con el índice de Peck y Peck. Todo en los modelos antes, durante y después del tratamiento y de la retención. No se hicieron desgastes proximales de los incisivos. No se halló una correlación significativa entre el IMCIM y el grado de recaída del apiñamiento anteroinferior.

Caninos desplazados y ancho maxilar…   Saiar M, Rebellato J y Sheats RD (Am J Orthod Dentofacial Orthop) 2006 abr;129(4):511) se preguntaron si existía alguna correlación significativa entre el ancho esqueletal maxilar y la retención palatina de los caninos o canino desplazado a palatino (CDP). Tomaron 79 pacientes con CDP y 79 controles y efectuaron todas las mediciones pertinentes en cefalogramas posteroanteriores, anchos intermolares en modelos y en 3 niveles (canino, premolar y primer molar) en oclusogramas. Lo único significativamente diferente entre ambos grupos fue el ancho del arco alveolar superior al nivel de caninos, pero no alcanza para poder predecir futuros CDP.

PATOLOGÍA

 

Primeros molares retenidos…   Babacan H, Ay S y Kosger HH (Int Dent J 2006 feb;56(1):49) presentan dos casos de primeros molares permanentes retenidos, superior e inferior, para recordarnos desde su Turquía que se pueden dar algunos raros casos de esta situación

 

Carcinoma o quiste dentario...   Suomalainen A et al (Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2006 may;101(5):638) advierten que el carcinoma ameloblástico, raro tumor odontogénico, puede semejarun quiste dentario en la radiografía panorámica (como ocurrió en el caso de una joven de 21 a localizado en el gonion). Es imperativo para la diferenciación recurrir a la TC y a la RM (tomografía computada y resonancia magnética).

 

Estomatitis urémica...   Antoniades DZ et al (Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2006 may;101(5):608) mencionan la estomatitis urémica como complicación muy pocas veces vista de las etapas finales de las patologías renales. Presenta placas dolorosas y costras distribuidas por la mucosa vestibular, dorsal o ventral de la lengua, encía, labios y piso de la boca. A los tratamientos renales se los puede apoyar con colutorios antisépticos y agentes antimicrobianos y antimicóticos. Prtesentan un caso, no terminal, de una recaída en la uremia,

Pityriasis rubra pilaris...   L. E. Martinez Calixto et al (Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2006 may;101(5) presentan el cuarto caso conocido de pityriasis rubra pilaris, dermatosis crónica, papuloescamosa de etiología desconocida. Dada el escaso número conocido, pese al simpático nombre, confiamos en que el colega no deberá ver un caso así en el consultorio, pero quizá deba saber que existen y puede acudir al trabajo original para los detalles. Es dolorosa, prurígena, observable como placa seca eritematosa que llega a eritroderma de color anaranjado – de ahí su nombre – y podría ser eficazmente tratada con infliximab IV, 5 mg/kg.

 

PERIODONCIA

 

Periodoncio y calidad de vida...   Ng SK y Leung WK (Community Dent Oral Epidemiol 2006 abr;34(2):114) investigaron en 767 habitantes de Hong Kong, con dentición completa y nivel de inserción periodontal (NIP) sano (<2 mm) y  > 3 mm. seleccionados entre 1000, cuál era la asociación entre el NIP y factores psicológicos. Observaron la respuesta a un cuestionario para el Perfil del Impacto sobre la Salud Bucal y una lista de síntomas periodontales experimentados en los últimos 12 meses. Hallaron una íntima asociación entre el Perfil y 6 de 7 síntomas. Notaron una diferencia significativa entre los grupos (baja y alta afección periodontal) con respecto de la evaluación en el Perfil de limitación funcional, dolor, malestar psicológico, y disminución física y psíquica. En resumen, hallaron una asociación significativa entre la calidad de vida vinculada a la salud bucal y la enfermedad periodontal.

 

 

Colutorio blanqueador…   Hasturk H et al (J Periodontol 2004 en;75(1):57), desde Boston, nos informan de un colutorio fluorado y con peróxido de hidrógeno que probaron en 99 personas, que recibieron aleatoriamente eso o un placebo. Observaron que la inflamación gingival se reducía significativamente y las probabilidades de que se aclararan los dientes eran seis veces superiores en los que no recibieron el placebo. No se vieron efectos perjudiciales.

 

Porphyromonas gingivalis y ateroesclerosis...   FC Gibson III et al (J Dent Res 2006 feb;85(2):106) dicen que el concepto de una asociación entre la enfermedad periodontal y el riesgo de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares (ACEV) se vio reforzado por estudios epidemiológicos apropiados y por trabajos científicos que señalan que la infección puede representar un factor de riesgo para la ateroesclerosis (AE). Con la Porphyromonas gingivalis estudiada in vitro se vio que podía activar las respuestas inmunes innatas del huésped asociadas a la AE y los estudios en animales mostraron que ese germen puede acelerar el depósito de ateromas. Sobre la base de que la P. gingivalis acelera la AE, surgen nuevas teorías de los mecanismos subyacentes en la relación entre EP y riesgo incrementado de AE.

 

Lester W. Burket actualísimo…   Promotor del reconocimiento de la íntima asociación entre la salud bucal y salud general (ver HISTÓRICAS), recibiría con beneplácito el trabajo de Meurman JH y Hamalainen P (Gerodontology 2006 mar;23(1):3) quienes se remontan a 3000 años atrás para señalar los efectos deletéreos de las infecciones bucales sobre la salud bucal. Obviamente, los estudios modernos, arrojan nueva luz sobre los mecanismos patogénicos por los cuales las infecciones bucales están ligadas a morbilidad y mortalidad, sobre todo en los ancianos, en quienes la mala salud dental aparece asociada a la mortalidad por distintas causas. Las infecciones mucosas bucales, las bacteriemias y los problemas de resistencia a los fármacos se manifiestan más en los organismos frágiles mayores que en los juveniles y exigen nuevas estrategias de prevención y tratamiento para combatir las infecciones bucales conducentes a
ateroesclerosis y diabetes tipo-2.

 

 

 

PREVENCIÓN

 

Pocos dentistas proveen atención preventiva a los adultos con el sistema actual de remuneraciones…   Tomlinson P y Treasure E (Br Dent J 2006 abr 8;200(7):393) sostienen lo afirmado en este título con respecto del sistema de salud existente en Gales, pero ¿difiere mucho de lo que podría decir un odontólogo honesto en nuestras tierras? Ellos lo afirman tras haber revisado el uso de los tres códigos de honorarios por prevención en adultos. Asimismo, quienes los usaban se veían alejados por las restricciones de esos códigos, por el reembolso insuficiente y por la poca voluntad de los pacientes por pagar atención preventiva.

Depresión, ansiedad y necesidades de tratamiento...   Anttila S et al (Eur J Oral Sci 2006 Apr;114(2):109) investigaron el comportamiento con respecto de la salud dental (frecuencia de higiene dental y de visitas al dentista) y las necesidades sentidas de tratamiento odontológico en vinculación con los síntomas de depresión o los de ansiedad. Se trabajó con 8463 finlandeses, de unos 31 años, nacidos en el año 1966. Se estableció además su ingreso familiar y su nivel de educación. Quienes presentaban más síntomas de depresión hacían menos frecuentes sus visitas de control y se cepillaban menos veces. Pero la necesidad sentidad de tratamiento era más común. Los síntomas de ansiedad estaban asociados a una frecuencia menor de cepillados, En resumen, las personas con más síntomas de depresión o angustia tienen más amenazada la salud dental.

 

 

 

PRÓTESIS

Composite dual y perno transparente…   Aksornmuang J et al (Am J Dent 2006 feb;19(1):51) nos informan desde Thailandia qué ocurre con pernos de fibra de cuarzo translúcidos (Light-Post) con distintos métodos de formación de muñones:  (1) sin tratamiento de la superficie del perno, para control; (2) adhesivo de fotocurado, Clearfil Liner Bond 2V Bond A (PLB); (3) adhesivo de curado dual, Clearfil Liner Bond 2V Bond A+B (DLB); (4) BdA+B más fotocurado por 20 segs (DLB & LC); (5) con silano adicional, Clearfil Photobond con Porcelain Bond Activator (PB+PBA); (6) PB+PBA más fotocurado por 20 segs (PB+PBA&LC). El cemento utilizado fue Clearfil DC Coreor más fotocurado por 60 segs desde la entrada. La mejor adhesión se logró con el uso de silano. La aplicación de un agente adhesivo a la superficie del perno aumentó significativamente la adhesión. No hubo diferencias por polimerización química o actínica. Hacia el ápice, con los adhesivos, había disminución de la adhesión, mientras que no hubo diferencias regionales cuando se usó el silano.

 

Registros bajo humedad…   McCabe JF y Carrick TE (Eur J Prosthodont Restor Dent 2006 mar;14(1):42) probaron la exactitud de registro en superficies húmedas con 3 agentes elastoméricos: 1 polivinilsiloxano, 1 poliéter y 1 híbrido con un copolímero de siloxano y polímeros de poliéter were used. Todos los materiales se mostraron exactos pero el poliéter y el híbrido (más hidrofílicos) fueron más exactos que el polivinilsiloxano, sobre todo en surcos de difícil acceso.

 

 

 

 

 

Fracturas de las bases...   Hedzelek W y Gajdus P (Int J Prosthodont 2006 abr;19(2):193) probaron varios materiales para bases (Zhermacryl H Plus y SR Ivocap Plus (ambos acrílicos) y poliuretano Microbase. Five samples were fabricated for each of the studied polymers. Entre los dos ac rílicos no hubo diferencias significativas, pero sí con respecto del poliuretano. Es decir, éste resultó inferior al polimetilmetacrilato.

 

Material para muñones…   Gu et al (Int J Prosthodont 2006 abr;19(2):183S) probaron la retención de la cabeza del perno Flexi-Post “ 2 con 5 materiales para muñones:1 composite automezclado, 2 composites de mezclado manual, y 2 ionómeros vítreos. Los composites proveyeron más retención que los IV. No hubo diferencia por tipo de mezclado.

 

Retrospectiva de parciales fijas y coronas...   Durante 20 años, fueron seguidas  322 PF en 193 pacientes. La supervivencia de estas prótesis hechas por estudiantes fue comparable a los resultados publicados de profesionales. La aparición de alguna complicación reversible, en los 2 primeros años puede conducir a problemas irreversibles, como pérdidas de pilares, y fracasos biológicos y técnicos relacionados con el paciente. Para De Backer H et al (Int J Prosthodont 2006 abr;19(2):143) la supervivencia alcanzó el 66.2%, inferior cuando había por lo menos un pilar reconstruido con perno muñón. No hubo diferencias entre superiores e inferiores. El 61% de los fracasos se produjo por caries o por pérdida de retención.

 

De Backer H y el mismo equipo belga (Int J Prosthodont 2006 abr;19(2):136) siguieron 1037 coronas en 456 pacientes por 18 años
 La supervivencia fue del 78%. No hubo diferencias por maxilar, o por tipo de diente, o por presencia de pernos. Los fracasos biológicos (66.4%) fueron sobre todo técnicos y vinculados al paciente (33.6%). Con caries como razón más frecuente.

RADIOLOGíA

Tomografía cónica   La tomografía computada de haz cónico (TCHC) fue diseñada para lograr imágenes de los tejidos duros de la región maxilofacial, con una resolución submilimétrica y tiempos breves de escaneado (10–70 segundos) y dosis de radiación hasta 15 veces inferiores a la TC convencional. Permite lograr con distorsión mínima las imágenes 3D de esa área. Posee la TC el inconveniente de costo, disponibilidad y radiación, pero la TCHC permite solicitar imágenes multiplanares que, además de los cortes en un plano de la TC convencional, logra crear en “tiempo real” imágenes bidimensionales en planos coronarios, sagitales y hasta curvos (multiplanar).

Los escaneos de la TCHC se basan en una tomografía volumétrica, combinada con un rayo radiográfico 3D. La técnica del haz cónico involucra un solo escaneo de 360° en que la fuente de R-x y un detector de área reciprocante se mueven sincrónicamente en torno de la cabeza del paciente, estabilizada. Cada tanto, se obtienen imágenes “bases”, de uba única proyección, similares a las cefalométricas, cada una algo fuera de lugar respecto de la siguiente. Su conjunto se denomina datos de proyección. Con sofisticados algoritmos, estos datos generan datos 3D que sirven para la reconstrucción en 3 planos ortogonales (axial, sagital y coronario).

Su uso lleva ya más de 2 décadas pero sólo ahora hay sistemas comerciales al alcance del odontólogo que lo desee (NewTom QR DVT 9000 (Quantitative Radiology s.r.l., Verona, Italy); CB MercuRay (Hitachi Medical Corp., Kashiwa-shi, Chiba-ken, Japan), 3D Accuitomo – XYZ Slice View Tomograph (J. Morita Mfg Corp., Kyoto, Japan) y i-CAT (Xoran Technologies, Ann Arbor, Mich., y Imaging Sciences International, Hatfield, PA). Dan imágenes claras, bien contrastadas, útiles para evaluar hueso. La unidad es una estructura cuboidea llamada voxel, de 0,625 mm2. Pueden ser usadas para escanear regiones pequeñas para situaciones específicas. La rapidez es posible porque se obtiene toda la base de imágenes en una sola rotación de 10-70 segs. La reconstrucción de los datos de la TCHC puede ser efectuada por el usuario en una PC, lo que permite al clínico el despliegue junto al sillón. Incluye zoom y ajustes visuales. Así como la posibilidad de ajustar para lograr imágenes tipo panorámicas o cefalométricas, con la ventaja de que no están distorsionadas y tienen el tamaño real.

Es muy adecuada la visión de la altura y espesor del hueso, el dentario inferior con respecto del lugar de implante o de dientes retenidos, la superficie y forma condíleas y las condiciones patológicas. Para el uso extendido futuro, será necesario perfeccionarse en la interpretación mediante la comprensión de las relaciones espaciales de los elementos anatómicos. No debieran ser interpretadas sino por quien se haya especializado en ello (William C. Scarfe, Allan G. Farman, y Predag Sukovic J Can Dent Assoc 2006; 72(1):75)

 

 

 

Detección de caries digitalmente...   El danés Hintze H (Dentomaxillofac Radiol 2006 mar;35(2):78) radiografió 122 dientes en bloques de 3 dientes con dos sistemas Digora (finés) y DenOptix (italiano) y dos sistemas sensores (Planmeca, de Finlandia) y Sidexis (de Alemania). Las imágenes obtenidas fueron vistas y examinadas en dos modalidades de software. Tres observadores examinaron todas las imágenes en busca de caries proximal de esmalte y dentina y dentinaria oclusal.  No hallaron diferencias significativas y el software no influyó en la categorización.

SALUD

Datos poco prácticos.- Les sorprendería saber la cantidad de cirugía innecesaria que se realiza por dinero... Y puedo probarlo. Paul R. Hawley, MD, Director, American College of Surgeons, 1953.

El ejercicio medico cuestionable no es sólo el resultado de un error, incompetencia ocasional y regulación defectuosa, sino el resultado de intereses personales. Marcia Millman, The Unkindest Cut.

¿De qué sirve que un profesional como yo procure ayudar a los padres a criar hijos sanos y felices, para que los maten en tales cantidades por causas innobles? Benjamin Spock

Los temas de salud que incluimos tienen íntima relación con nuestra profesión, de manera directa e indirecta, y deben formar parte del equipaje de conocimientos de un odontólogo. Si un bulímico concurre a nuestra consulta con erosión de las superficies palatinas de sus dientes anterosuperiores, ¿tenemos derecho a ignorar todo sobre el tema y cómo encararlo?

 

Pocas calorías, mucha vida...  

Luigi Fontana, del Istituto Superiore di Sanita en Rome,, y  John O. Holloszy, como aquél de la Washington University, se están preguntando si una dieta hipocalórica y nutricionalmente balanceada puede extender la vida. En ratas, se demostró ya un 30% de prolongación con efectos sobre aterosclerosis y cáncer. En enero 17, en el Journal of the American College of Cardiology, Fontana mostró que los corazones de las personas con restricción calórica aparecen más elásticos que los de personas comparables y esos corazones fueron capaces de relajarse entre latidos de modo similar a los corazones de personas más jóvenes.

Debieron superar estos estudios la dificultad de lograr el cumplimiento de una dieta muy estricta, que sea nutritiva. Lo lograron con los miembros de una sociedad dedicada a cumplir ese régimen y que se denomina a sí mismos los CRONos por las siglas del inglés Calorie Restriction with Optimal Nutrition. Lo mismo hizo un grupo del Pennington Biomedical Research Center, según leímos en abril 5, de este año, en el Journal of the American Medical Association con los resultados de un estudio denominado Comprehensive Assessment of the Long Term Effects of Reducing Intake of Energy (CALERIE), que tuvo durante 6 meses a un grupo de ambos sexos, de 25-50 años, con una dieta reducida en un 25%. A su término, los niveles de insulina en ayuno eran inferiores y también la temperatura corporal central; además de menos daño oxidante a su ADN, marcador de envejecimiento.

Holloszy y Fontana, editorializaron en el mismo número de abril y se disponen a  iniciar una segunda fase del estudio CALERIE que lo lleve a los dos años y buscan voluntarios de 25-45 años. Como las inflamaciones crónicas de baja intensidad tenderían a mediar el envejecimiento y como los excedidos en peso tienen mayores niveles de inflamación que los delgados, suena sensato suponer que perder peso (aun cuando no sea el objetivo) reduzca los riesgos de algunas enfermedades relacionadas con la edad, como la aterosclerosis y la diabetes.

FONTANA, Lucio (1899-1968)

"Figura", Cerámica (ITALIA)


 A falta de una fotografía del italiano Luigi Fontana ofrecemos una escultura del argentino Lucio Fontana, de renombre internacional y con obras en los más importantes museos del mundo.

 

Trastornos alimentarios y dolor facial crónico

La lectura del trabajo de Goldberg MB et al (J Can Dent Assoc 2006 feb;72(1):51) sobre el tema nos condujo a complementar el resumen con información sucinta sobre esos desórdenes de la alimentación.. Dicen estos canadienses que no hallaron literatura sobre la coexistencia de estos dos problemas, ambos crónicos, ambos con un componente psicológico subyacente en su origen y ambos asociados con otras comorbideces psiquiátricas. Por esto, encararon un estudio de 110 pacientes de 2 programas de trastornos alimentarios y 78 pacientes de un centro de dolor facial crónico. El 60,9% de los primeros padecían o habían padecido alguna forma de dolor facial crónico. Del grupo con dolor, sólo 2 pacientes estuvieron por sobre el umbral de síntomas significativos de trastornos alimentarios. El dolor facial crónico complica el tratamiento provisto a personas con trastornos alimentarios.


¿Qué factores conducen a hambrearse, llenarse y purgarse o vomitar?

Biológicos.- Hay factores genéticos en más de la mitad (56 %) del riesgo de caer en anorexia nerviosa. El temperamento, por lo menos en parte, está genéticamente determinado. Algunas personalidades (obsesivo-compulsiva, por ejemplo) son más vulnerables. Según leímos en el New England Journal of Medicine (marzo, 2003),en algunas personas, la herencia es un importante factor en la obesidad y en  la ingestión excesiva apresurada. Una vez que la persona comienza a hambrearse, llenarse y purgarse o vomitar, pueden alterar la química cerebral y prolongar el trastorno. Tanto comer de más como de menos pueden activar las sustancias químicas que producen sensaciones de paz y euforia, con aplacamiento temporal de la ansiedad y la depresión. Las comidas ricas en azúcar, grasas y calorías tienden a calmar la respuesta orgánica al estrés crónico. Para colmo, después de los 20, esos malos hábitos y sus consecuencias cerebrales y químicas pueden obnubilar los centros donde se harían elecciones sanas.

Psicológicos.- Las personas con estos trastornos tienden a ser perfeccionistas, con expectativas irreales de sí mismos y de los otros. Se sentirán siempre inadecuados y defectuosos. Con todo en blanco y negro, sin grises, bueno o malo, flaco o gordo. Suelen ser iracundos, pero como quieren ser aprobados y temen las críticas, no se atreven a expresar la ira directamente. Entonces, se hambrean o llenan.

 Familares.- Algunos padecen familias sobreprotectoras, otros se sienten  abandonados, incomprendidos y solos. Pero son clave los comentarios críticos, aun en broma, sobre el aspecto corporal. Si los padres persiguen por la comida basura y las golosinas, los niños las desearán más aún y abusarán de ellas. A más restricción, mayor deseo.

Entran en el cuadro las expectativas exageradas de logros y éxitos y los niños aprenden a ocultar sus problemas y manipulan por medio de la comida y del peso.

 

Sociales y Culturales.-  Pueden ser los amigos y las parejas los que creen presión que alienta los trastornos. Puede ser desesperado el deseo de conexión con los otros con temor a las críticas y al rechazo. La cultura actual exige que la mujer sea delgada, además de todas sus otras cualidades.

Medios.- Los personajes femeninos de la TV son delgados en exceso, mientras que apenas el 5% de las mujeres en U.S.A lo son. Los personajes negativos suelen ser gordos o con otros defectos físicos.

El 3% de los personajes femeninos de la TV son obesos, mientras que sí lo son el 25% de las mujeres. Los avisos y comerciales hacen creer que el ideal es estar flaco. Esto explicaría por qué el 90% de las personas con anorexia son mujeres.

Gatillos.-  En las personas vulnerables, el gatillo puede ser algo tan simple como una broma o tan terrible como la violación o el incesto. Se dan en épocas de transición, choque, estrés o pérdidas en gente ya insegura de su capacidad de cumplir las expectativas; pubertad, nueva escolaridad o trabajo, muertes, divorcios, casamientos, etc.

Si no existieran las dietas, no habría anorexia nerviosa. Ni la bulimia por haber descuidado la dieta y haber engordado.

Elemental, pero cierto.

Factores de riesgo

·        Peso excesivo antes de los 14

·        Exceso de estrés percibido

·        Problemas de conducta antes de los 14

·        Historia de dietas

·        Madres  o hermanas a dieta y preocupadas por su aspecto

·        Compañeras a dieta y preocupadas por su aspecto

·        Negative autoevaluación

·        Perfeccionismo

·        Carencia de amistades del sexo opuesto

·        Excesivo control paterno

·        Rivalidad con los hermanos y competitividad

·        Timidez y ansiedad

o        Críticas parentales y desentendimientos o bromas sobre el peso o el aspecto

Hermosos dientes negros…   Tayanin GL y Bratthall D (Community Dent Oral Epidemiol 2006 abr;34(2):81) nos hablan de una vieja costumbre, de muchas generaciones, prevaleciente entre las mujeres Kammu en Laos y Vietnam, que se pintan los dientes de negro, hoy sobre todo las mayorcitas y que son las que más trabajan en su grupo y las que más saben sobre semillas y sus usos o de cómo evitar los yuyos perjudiciales. Estos investigadores malmosianos quisieron saber si el efecto era estético, preventivo o ambos. Para ello, hicieron extractos del pigmento que usan y los colocaron en placas de agar con Streptococcus mutans o S. sobrinus y otras pruebas a igual fin de averiguar si tenía propiedades antimicrobianas. Fue así para las semillas de las nueces Dracontomelon dao, las que junto con otras plantas (Cratoxylum formosum  o Croton cascarilloides eran las más usadas. La parte elegida, madera o nuez, la quema, recogen el hollín, viscoso, en placas metálicas, de las cuales lo recogen con el dedo para aplicarlo a los dientes

Infartante café…   ¿Realmente lo es? En el Journal American Medical Assn (2006 mar 8;295(10):1135) se lo preguntan Cornelis MC et al.   Concluyeron que la ingesta de café se asocia a un riesgo incrementado de infarto miocárdico solamente en las personas con pobre metabolismo de la cafeína, lo cual sugiere un papel de ésta en la asociación. Es metabolizada por una enzima citocrómica polimórfica (P450 1A2), con la que alguna gente es metabolizadora “rápida”, mientras que los poseedores de la variante CYP1A2*1F son metabolizadores “lentos”. Trabajaron con 2014 casos de costarricenses que habían padecido su primer infarto no fatal (1994-2004) y controles.

 

TERAPÉUTICA

 

Tinnitus y ATM…   Es frecuente que los pacientes que los pacientes con tinnitus muestren síntomas y signos de trastornos de la ATM (TATM), dicen Tullberg M y Ernberg M (Acta Odontol Scand 2006 abr;64(2):89). Y no se hacen los suecos (lo son) para investigar a largo plazo este subjetivo zumbido o tintineo en los oídos. De 120 pacientes estudiados que lo experimentaban, 96 tenían TATM y 73 completaron el tratamiento de estos trastornos. En una lista de espera para tratar el tintineo, hubo 50 pacientes que sirvieron como controles. Un 43% de los pacientes tratados tuvieron mejoras del tinnitus a los 2 años, 39% nada y 17% algo. De los controles, 12% dijeron tener mejoras.

 

Oxalatos desensibilizantes…   Sauro S et al (Arch Oral Biol 2006 abr 5) evaluaron la permeabilidad y morfología dentinarias después de una sola exposición a un grupo experimental de sustancias fitocomplejas que  contenían oxalatos. Fueron aplicadas como pastas, geles y soluciones (extractos de ruibarbo, espinaca y menta), una pasta experimental con 5% oxalato de potasio, y 2 dentídricos comerciales recomendados para la hipersensibilidad (Elmex y Sensodyne). Hallaron que la espinaca y el ruibarbo como fitocomplejos reducen la permeabilidad dentinaria mediante oclusión de los túbulos dentinarios por formación de cristales de oxalato de calcio. Esto indicaría que esos fitocomplejos de  ruibarbo y espinaca, en diferentes formulaciones, debiera ser efectivo para el tratamiento tópico de la hipersensibilidad.

Merika K, HeftitArthur F y Preshaw PM (Eur J Prosthodont Restor Dent 2006 mar;14(1):38) compararon para lo mismo en 48 pacientes 2 productos comerciales, el  Duraphat, barniz de fluoruro, y SuperSeal, un oxalato. Ambos tratamientos resultaron en reducciones estadísticamente significativas, con eficacia similar para la sensibilidad dentinaria.

 

 

                            VOLVER