ODONTOPEDIATRÍA 

 

                                                      enero 2009

 

Un barniz, ¿apenas o nada menos?…  Grant JS, Roberts MW, Brown WD y Quinoñez RB (J Clin Pediatr Dent 2007 primav;31(3): 175) examinaron niños de menos de 3 años – en la universidad de Carolina del Norte – a los largo de 31 meses, con un total de 1081 visitas para 655 pacientes (36,6% de los niños de entre 6 y 36 meses vistos en esa clínica durante el tiempo de este estudio. Participaron de un programa de examen y diagnóstico, más asesoramiento en salud bucal y la aplicación de barniz fluorado en la vista médica y a cargo de personal no odontológico. Un 38% fuero vistos una o más veces como seguimiento. Un 4,4% (29) tenían uno o más dientes cariados y a 94 se los mandó al dentista (15%). La conclusión fue que este programa es satisfactorio desde el punto de vista costo / resultados al permitir un acceso adicionales preventivo a niños no plenamente atendidos, lo que contribuye a la viabilidad financiera de la clínica

 

La adiposidad corporal en adolescentes y hábitos alimentarios en la niñez temprana en relación con caries proximales a los 15 años…  Leímos (British Dental Journal 205, 559, 22 nov, 2008) que el sobrepeso de los adolescentes parecería estar relacionado con mayor número de caries.

 

Adhesión con caries…   Los incansables Tay FR y Pashley DH y colaboradores usaron AQ Bond Plus (AQBP; Sun Medical) o Hybrid Bond (HB; Sun Medical) en dientes primarios con caries y sin ella y los restauraron con Clearfil Protect Liner F (Kuraray Medical Inc.). No hallaron diferencias significativas de dureza en la dentina interfacial. Hubo extensa nanofiltración en todos los grupos; en los cariados no encontraron filtración en las capas híbridas con ninguno de los dos adhesivos. Sí identificaron extensos depósitos de las sales de plata utilizadas en la subsuperficie porosa de la dentina con caries.

 

Mesiodens…   Gündüz K et al (J Oral Sci 2008 sep;50(3): 287), en una revisión radiográfica de 23000 niños por mesiodens central, unilateral o bilateral, hallaron 85 en 69 pacientes que los tenían, los varones y niñas en una proporción 2,1:1; 53 con uno solo y 16 con 2 mesiodens. Del total, 67 (80%) estaban totalmente retenidos, 6 parcialmente erupcionados y 12 totalmente. En su mayoría (55%) estaban verticales, con 7 % horizontales y 38% de invertidos. Las complicaciones derivadas fueron: demora en la erupción de los incisivos permanentes, diastema medio, rotación axial de los incisivos erupcionados y reabsorción de los dientes adyacentes. Existe una prevalencia de mesiodens en la población estimada entre el 0,15% y el 2,2%.

 

 

Forro férrico…  Mohamed N (South African Dental J. 2008 jul;63(6):338) consideró la tasa de éxitos de hidróxido de calcio (Dycal) y OZE después de una pulpotomía y sulfato férrico. A todos los molares les aplicaron bolitas de algodón húmedas después de la pulpotomía y les colocaron sulfato férrico sobre los muñones. A la mitad los cubrieron con Dycal y Vitrebond y a la otra mitad, OZE más amalgama. A los 6 meses, vieron más fracasos con el Dycal, formación de abscesos y reabsorción interna. Concluyeron que no se puede recomendar el Ca(OH)2 para las pulpotomías. [Mi conclusión es que quizá sea cierto, pero no me gusta el diseño de la experiencia. H. M.]

 

VOLVER (a Índice)

 

                                                                                                  noviembre 2008

Adolescentes erosionados...   El Aidi H, Bronkhorst EM, Truin GJ (J Dent Res  2008 ag;87(8):731) efectuaron un estudio longitudinal para estimar el prevalecimiento, la incidencia, distribución  y progreso de la erosión en 622 jóvenes adolescentes (edad media, 11.9 +/- 0.9). La tenían ya un 32,2% y al 1,3 año llegaba al 42,8%. Su presencia en esmalte profundo o dentina aumentó del 1,8% al 13,3%. Se planteó la hipótesis de que la padecerían más los varones que las mujeres. Al principio no había diferencias, mientras que al 1,5 a, eran más los varones con erosión. Quienes no la tenían, la sufrieron en ese lapso en un 24,2 %. El progreso en número y profundidad fue del 61%. Predominaron las caras oclusales, sobre todo la cúspide mesiovestibular, y las caras palatinas de los dientes anteriores.

 

Juventud protegida...   ... es lo que deseamos nosotros y también Matalon V, Brin I, Moskovitz M y Ram D (Dent Traumatol  2008 ag;24(4):462), allá en Israel, o donde sea. Pero ¿cumplen los jóvenes con el uso del protector? Les dieron gratis protectores bucales a 80 niños y adolescentes de la clínica de la Hadassah School of Dental Medicine. Al año, contestaron 69, ellos con sus padres, una encuesta para medir su cumplimiento y su comodidad. Tomaron en cuenta edad, sexo, edad y educación paterna, cantidad de hermanos, posición del niño en la familia, estado socioeconómico y viejos traumatismos propios o en la familia. Hubo un 29% que nunca usó el protector, un 32% a veces, un 15,9% cuando lo creyeron necesario al comienzo y al mes abandonaron y un 23,2% lo usó siempre que correspondía. El 68% lo tenía todavía al año, 44,9% respondió que no lo usaba por olvidarse, un 42% no lo usó porque no era cómodo. De los padres, un 79% no sabía de la existencia de los protectores previamente. Ni se lo había sugerido su dentista (47%), o sabían pero era caro (20,8%) o porque no gastarían en algo que el hijo no habría de usar (39.6%). Los varones estaban más cómodos usándolo que las niñas. Cuanto menor la edad y cuanto más tarde en orden de nacimiento, más probable era que perdiera el protector.

VOLVER (a Índice)

 

 

                                                          octubre 2008

Para borrar anestesias...   Tavares M et al (J Am Dent Assoc 2008 ag;139(8):1095) aplicaron a 152 niños de 6 a 11 años  una inyección de lidocaína al 2% con epinefrina 1:100,000 y después otra de mesilato de fentolamina para revertir el efecto anestésico. Controlaron en un período de 2 a 4 horas la duración y los signos vitales, dolor y manifestaciones adversas. La recuperación media fue de 60 minutos en el grupo experimental y 135 minutos en el control. Puede ser un buen método para reducir la cantidad de traumatismos linguales y labiales postoperatorios en niños.

Terapia pulpar vital...   Seale NS y Glickman GN (Pediatr Dent  2008 jun;30(3):261) reunieron opiniones de endodoncistas y de odontopédiatras sobre 3 áreas de la terapia pulpar en primarios cariados; tratamiento pulpar indirecto (IPT) en permanentes cariados inmaduros; y opciones innovadoras que  incluyen revascularización y regeneración pulpar. Acordaron que el formocresol será reemplazado como agente primario, que el MTA es la primera elección para tomar su lugar, que el IPT en primarios da esperanzas como reemplazo de la pulpotomía, y que es aceptable en permanentes cariados inmaduros. Todos opinan que la revascularización y regeneración pulpar serán tratamientos  viables en el futuro. PJ Waterhouse habla de terapia pulpar new age (Pediatr Dent 2008 jun;30(3):247) y dice que en el debate "¿Es el formocresol obsoleto?" surge clara la necesidad de dejar el formaldehido en el tratamiento de los niños. Esto no por una posible toxicidad del fármaco, sino por la necesidad de un enfoque más contemporáneo y biológico

Regeneración potencial del permanente inmaduro...    Hargreaves KM, Giesler T, Henry M y Wang Y (Pediatr Dent  2008 jun;30(3):253) miran el futuro desde las experienmcias de los pasados 10 a 15 años con un notable progreso en recursos y en ingeniería de tejidos que pueden ser aplicados a la regeneración de un complejo pulpo-dentinario funcional. Las terapias endodóncicas de base biológica pueden dar por resultado un desarrollo radicular continuado, aumento del espesor de las paredes dentinarias y cierre apical de los dientes permanentes inmaduros necróticos.

VOLVER (a Índice)

 

                                                   septiembre 2008

Uno de cuatro…   …materiales restauradores compararon Daou MH, Tavernier B, Meyer JM. (Schweiz Monatsschr Zahnmed. 2008;118(4):290), a saber, una resina compuesta modificada por poliácido (PMC), un ionómero vítreo modificado con resina (RMGIC), un IV de alta viscosidad (HVGIC) y una  amalgama (Amlg). Colocaron 149 restauraciones de clase I y clase II en 45 pacientes entre 6 y 8 años, con alto riesgo de caries. Las evaluaron a los 6 y 12 meses. Ninguna de las restauraciones controladas resultó inaceptable, excepto algunas caries secundarias(9/138)  El RMGIC dio los mejores resultados, con el porcentaje más elevado de integridad marginal. Éstos sugieren que el RMGIC es una alternativa para la Amlg en primarios. Se debe ser precavido con los materiales con más caries secundarias (HVGIC) y mayor decoloracióon marginal (PMC).

 

Los dientes de Hulk…   Naudi AB, Ammari AB y Fung DE (J Dent Child (Chic). 2008 abr;75(1):91) dicen que es poco común la pigmentación verde de los dientes, pero causa ansiedad al niño y a su familia. También ocasiona pérdida de la propia estima en el niño. Se observa en la disfunción hepática e hiperbilirrubinemia inducida a veces por sepsis.

 

Más allá del Hall...   Aronita Rosenblatt (Evidence-Based Dentistry, 2007, 9, 44) comenta su lectura del trabajo de Innes NP, Evans DJ, Stirrups DR, The Hall technique: a randomized controlled clinical trial of a novel method of managing carious primary molars in general dental practice: acceptability of the technique and outcomes at 23 months., que leyó en BMC Oral Health (2007, 7:18) y está dedicado a revisar la literatura sobre la técnica de Hall, en dientes primarios; es decir, aplicación de una corona preformada de metal, cementada sobre el molar, sin anestesia, sin remoción de caries, sin preparación dentaria. Contra todas las expectativas, la técnica de Hall fue preferida antes que las restauraciones convencionales una mayoría de niños (77%),  responsables (83%) y odontólogos generales (81%). Por si esto fuera poco, a los 2 años, la Hall había dado más resultados favorables para la pulpa dental y la restauración que que las restauraciones convencionales. Consideraron a la técnica de Hall una eficaz opción de tratamiento para molares primarios cariados. Llegaron a esta conclusión después de colocar 128 restauraciones convencionales y 128 coronas. Un 89% con técnica Hall pasaron sin molestias o sólo leves, mientras los controles dieron 78% (diferencia no significativa)

VOLVER (a Índice)

 

                                                                    agosto 2008

MTA o FC...   H. Noorollahian (British Dental Journal 204, E20, 2008) compararon, como medicaciones para pulpotomías en molares primarios, en 46 niños, al agregado de trióxidos minerales (MTA) con el formocresol (FC, 1 fracaso sobre 18) y registraron el éxito clínico y radiográfico a los 24 meses. Todos los casos fueron cubiertos con coronas de acero. Comprobaron la utilidad del MTA como aceptable sustituto del FC.

 

Cerrando pulpotomías...   .Zulfikaroglu BT, Atac AS y Cehreli ZC (J Dent Child (Chic). 2008 abr;75(1):33) evaluaron el éxito de las restauraciones adhesivas de clase II en dientes despulpados (75) y obturados los conductos con pasta de. hidróxido de calcio. Los sistemas probados fueron: (1) amalgam (control); (2) composite híbrido (TPH, Dentsply) previo ácido y adhesión con Prime&Bond NT; (3)  composite modificado con poliácido, Dyract y adhesión con Prime&Bond NT; (4) Dyract previo acondicionador no enjuagable (NRC) y adhesión con Prime&Bond NT; y (5) composite modificado con poliácido (F2000) en conjunción con un adhesivo autograbador (Prompt-L-Pop, 3M/ESPE). Las  restauraciones fueron evaluadas  a 1, 2, 3, 4, 5, 6, 9, y 12 meses. Evaluaciones radiográficas de  acuerdo con criterios predeterminados. Doce dientes fueron extraídos por evidencia radiográfico de fracaso. No hubo diferencias clínicas excepto decoloración marginal. pExito a los 12 meses:   81% (1=73%, 2=93%, 3=73%, 4=80%, 5=87%). Es decir, la técnica 2), seguida por la 5 dieron las tasas más altas de éxito. Los fracasos radiográficos sugirieron  microfiltraciones.

VOLVER (a Índice)

 

                                                           julio 2008

El ilusionista…   Calişkan MK y Tekin U.(Dent Traumatol 2008 abr;24(2):228), como por arte de magia (léase: odontología, a veces) le resolvieron a un niño de 12 años el problema de su incisivo central poco erupcionado y de corona dilacerada (¿sabía, colega, que esta palabra no existe en castellano? ¿quiere proponer otra?) mediante extrusión, endodoncia y reconstrucción ulterior correctora.

 

Grabado con a.i. (no ay)…  

[¡ay, las siglas! ¿Cuántos lectores saben qué palabras están detrás de DVD? ¿Dos valen doble? Dónde va, Don. PC es Partido Comunista u ordenador o computadora? ]

La dentina afectada por amelogénesis imperfecta (a. i.) se hipermineraliza tras la pérdida del esmalte hipoplásico, lo que hace menos predecible la adhesión. Hiraishi N, Yiu CK y King NM (Int J Paediatr Dent 2008 mayo;18(3):224) investigaron el efecto del tiempo de grabado sobre la resistencia adhesiva a la dentina primaria. Usaron al 34% el ácido fosfórico, 15 s o 30 s o, si no, Prime & Bond NT (Dentsply De Trey), secaron, fotopolimerizaron y emplearon un composite común. El tiempo más largo fue desfavorable para la dentina normal, mientras que no hubo diferencias con la a. i. En ésta, la fractura se produjo en la dentina desmineralizada en la base de la capa híbrida. La conclusión fue que el aumento del tiempo de grabado no favorece ni perjudica la adhesión en caso de a. i.

 

Bajo anestesia…   Jessica Alba et al ¿o Bågesund M y Tabrizi P? (Int J Paediatr Dent 2008 mar 12 ) probaron como anestesia tópica en la región p´remolar superior lidocaína al 20% en parche (DentiPatch) y lidocaína al 5% en gel. En un estudio aleatorizado, no ciego, probaron en 10 varones y 21 niñas) de 13.5 +/- 2.5 años. Monitorearon por el ritmo cardíaco con la inyección a los. 2.5, 5, y 15 min y después de 15 min. Obtuvieron mejores resultados con el parche., más si fue aplicado a la vez por vestibular y por palatino. Y aumentó aun menos la pulsación en una segunda visita. Concluyen que el parche y el gel tienen eficacia similar ante la aguja y la introducción del líquido

VOLVER (a Índice)

 

                                                                junio 2008

Mercurio liberado…   Graciela Rasines comenta en Evidence-Based Dentistry (2008, 9, 25) que el mercurio liberado de las amalgamas no origina efectos tóxicos para el sistema nervioso de los niños; lo cual fue comparado con restauraciones de composite. De éstas tampoco se conocen los posibles efectos adversos. ¡Pero son  tan lindas! Conclusiones.- No existe una asociación estadística significativa entre alteraciones neuroconductuales y neuropsicológicas y la exposición a la amalgama dental en los niños. En las condiciones de esta investigación bibliográfica, no hay más razón que la estética para descartar la amalgama en los dientes posteriores infantiles.

 

Selladores revisados…   Azarpazhooh A y Main PA.(J Can Dent Assoc 2008 mar;74(2) revisaron 303 artículos y eligieron 38 que satisfacían los criterios de inclusión. Pudieron extraer las siguientes recomendaciones

1. Los selladores deben ser colocados en todos los dientes  permanentes sin cavidad tan pronto después de la erupción como se puede lograr el  aislamiento

2. Los selladores no deben ser colocados en dientes parcialmente erupcionados con caries dentinaria

3. Los selladores deben ser colocados en molares primarios de niños susceptibles a caries (i.e., con historia de caries).

4. Los selladores deben ser colocados dentro de los 4 años de erupcionados el primero y el segundo molare

5. Se deben preferir los selladores de resina compuesta, hasta que los de ionómero vítreo sean fabricados con mayor retención.

6. Los selladores deben ser colocados como parte de una estrategia preventiva abarcadora con evaluación del riesgo de caries

 

VOLVER (a Índice)

 

                                                       mayo 2008

Farmacología del trastorno de la atención..  Kerins CA et al (Pediatr Dent 2007 dic;29(6):507) efectuaron una encuesta entre 343 dentistas tejanos para conocer cómo encaraban los trastornos de la atención/hiperactividad de su pacientes pediátricos  y qué proporción de éstos tenían. El 54% contestó que usaba el óxido nitroso con mayor frecuencia; pero hallaban como la más efectiva la combinación demerol/ prometazina/ oxido nitroso. Opinaron que el número de estos niños estaba en aumento y conocían las formas de manejarlos.

 

 

Uso de coronas de acero…  Kowolik J, Kozlowski D y Jones JE (J Indiana Dent Assoc 2007 verano;86(2):16) distribuyeron 200 cuestionarios a los dentistas “indianos” y concluyeron que las coronas de acero están siendo subutilizadas por los odontólogos generales. Pese a que Seale las ha recomendado  como la más exitosa restauración en niños con alto índice de caries

 

Mantenedores de mecánico…   Fathian M, Kennedy DB y Nouri MR (Pediatr Dent 2007 dic;29(6):500) revisaron los mantenedores para 235 niños realizados por mecánicos para un dentista desde enero de 1997 hasta diciembre de 1003 y seguidos hasta diciembre de 2005. Hallaron 93 éxitos; 110 seguían en servicio; y 104 eran reconocidos fracasos (con un 33% ya no más necesarios; clínicamente exitosos), entendiendo por tales: (1) pérdida de cementación (62%); (2) rotura de la soldadura; (3) bandas rotas; (4) interferencia en la erupción; (5) alambre doblado; (6) pérdida completa (13%); o (7) no especificado. Rehicieron 13. Se descementaban más las bandas que las coronas. La supervivencia media fue de 26-27 meses. Con estas consideraciones, estimaron que un total de 63% duraron su vida prevista o estaba en  uso.

VOLVER (a Índice)

 

                                                   abril 2008

 

Adhesión con caries y sin ella…   Tosun G et al (Int J Paediatr Dent 2008 en;18(1):62) probaron la adhesión lograda en dentina cariada y sana de molares primarios, in vitro, con dos sistemas adhesivos  (PQI and OptiBond Solo Plus). La resistencia adhesiva con PQI fue para cariada y sana, respectivamente, 9.43 MPa y 9.32 Mpa, muy similares. Con  OptiBond Solo Plus fue 15.33 Mpa y 11.96 MPa.

 

Caries y fisura labiopalatina…   Julian O'Neill (Evidence-Based Dentistry (2007) 8, 106) evaluó un trabajo de Hasslof P y Twetman S. (Caries prevalence in children with cleft lip and palate — a systematic review of case–control studies. Int J Paediatr Dent 2007; 17:313) quienes hallaron significativamente más caries en niños con labio y paladar fisurados en los estudios que incluyeron en su revisión de la literatura. Concluyó que como no todos los trabajos (tipo “B”) coincidían, la evidencia para sostener esa mayor propensión no sería concluyente. Pese a que la tendencia en ese sentido era clara.

  

MTA o FC…   Chris Deery (Evidence-Based Dentistry (2007) 8, 107) evaluó un trabajo de los iraníes Aeinehchi M, Dadvand S, Fayazi S, Bayat-Movahed S. (Randomized controlled trial of mineral trioxide aggregate and formocresol for pulpotomy in primary molar teeth. Int Endod J 2007; 40:261) que compararon los resultados de las pulpotomías en primarios recubiertas, ya con MTA, ya con FC. No observaron signos clínicos ni radiológicos de fracaso a los 3 ni a los 6 meses, en ninguno de los tratamientos, pero a los 6 hubo significativamente más casos de reabsorción radicular con el FC contra ninguno con MTA. Y con FC hubo 4 casos de patosis postoperatoria.

 

VOLVER (a Índice)

   

                                               marzo 2008

 

Edad y sexo del pediatra…   Adair SM et al (Pediatr Dent  2007 oct;29(5):403) hallaron diferencias válidas en el manejo de la conducta infantil en el consultorio dental, según que se tratara de profesional de uno u otro sexo o edad mayor o menor (< 46 y > o = 46), 2467 yanquis y canadienses. Pero en conjunto fue similar la frecuencia con que utilizaron las técnicas de la mano sobre la boca (la minoría) e inmovilización activa de pacientes sedados. Muchos estaban a favor de la presencia paterna en el consultorio, pero no tanto los mayores.

 

Miedo, conducta y comunicación…   Klaassen MA, Veerkamp JS y Hoogstraten (J Int J Paediatr Dent  2007 nov;17(6):469) procuraron verificar la intervención de las 2 vías indirectas al temor descritas por Stanley Rachman (1977), quien consideró que las experiencias no traumáticas tenían un papel crucial en el desarrollo del temor: sumadas al condicionamiento directo, eran modelado u observación (vicaria) y transmisión o información. El condicionamiento significa que un estímulo evoca ansiedad o temor por su asociación con una experiencia trágica [se quemó con leche; ergo, ve una vaca y lloraUO]. A esto lo ven como una forma simplista de explicarlo en el paciente odontopediátrico. Teóricamente, puede parecer incuestionable; pero sin duda la verificación ha tenido en la literatura de trabajos al respecto algunas cuestiones objetables de metodología: 1. El informe retrospectivo, cuyo problema es que está basado sobre los recuerdos, cuando a los pacientes se les pide que asignen su aprendizaje a una de las 3 vías, algunas 10-20 años antes de la encuesta. Es probable que haya un rememorar tendencioso y un olvido potencial de episodios importantes (sobre todo en las vías indirectas). 2.- La elección forzada presupone la existencia de esas 3 vías y el paciente se ve forzado a clasificar los episodios de formación de la fobia a una de las tres, y depende de la opinión del encuestado. 3.- No se usaron casi nunca grupos de control para comparar la distribución de los episodios. Klaassen MA et al trabajaron con información de las cartas de derivación de 500 niños al Centro de Atención Especial de Ámsterdam. A todos los padres les pidieron que llenaran el cuestionario específico del tema, con información sobre la mutua acción y la derivación. Fueron 80 pares de padres y dentistas que participaron en la entrevista semiestructurada. Como causa de derivación, con frecuencia se dio una combinación  de las vías del canadiense Rachman y la comunicación. Concluyeron que aparte de la adquisición del temor, tal como la implican las vías de Rachman, también contribuye la mutua acción entre niño, dentista y padre para que el niño sea derivado a un centro de atención especializada.

VOLVER (a Índice)

 

                                            febrero 2008

 

Obesidad y caries…   Pinto A et al (J Dent Educ 2007 nov;71(11):1435) anotan que el prevalecimiento de sobrepeso aumentó tres veces en las últimas dos décadas. En adultos ya se ha señalado que podría haber una correlación con caries, mientras que en niños aún sería objeto de una controversia que los AA desean dilucidar. Evaluaron en 135 niños las caries y su masa corporal y no hallaron correlación alguna entre obesidad y caries.

Limpiadientes de bebé…   Galganny-Almeida A, Queiroz MC y Leite AJ (Pediatr Dent 2007 ag;29(4):337) probaron la utilidad de los Spiffies como limpiadores de los dientes de bebés con alto riesgo de caries por sus hábitos de alimentación nocturna. En 35 niños sin molares primarios compararon su utilidad con la de un cepillo manual (Ultra Kids), usados aleatoriamente.. Ambos métodos reducen significativamente la placa, pero el limpiador era mejor aceptado por los bebés de día y aun más de noche, igual que los padres.

VOLVER (a Índice)

 

                                                      enero 2008

 

Contra la apnea juvenil…   Nigel A Fox1 (Evidence-Based Dentistry (2007) 8, 5) comenta el trabajo de Carvalho FR, Lentini-Oliveira D, Machado MAC, Prado GF, Prado LBF, Saconato H. (Oral appliances and functional orthopaedic appliances for obstructive sleep apnoea in children. Cochrane Database Syst Rev 2007; # 2) de comparación de los tipos de aparatos ortopédicos en niños de 15 años o menos. De los escasos trabajos rescatables a los fines de buscar evidencias claras, el resultado parece favorecer el empleo de aparatos ortopédicos o bucales para tratar la apnea obstructiva del sueño, en niños que presenten algunas anomalías craneofaciales.

¿Son un queso las restauraciones holandesas?...   Heijdra JS y Veerkamp JS (Eur Arch Paediatr Dent  2007 sep;8(3):158) nos cuentan que en el país de los quesos son pocos los dentistas que encaran el tratamiento infantil [<6 years old, 6-8, 9-11, 12-17] con un enfoque basado sobre las radiografías y diagnóstico precoz. La encuesta que hicieron reconoció la importancia de las radiografías para la prevención.

 

VOLVER (a Índice)

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

                                                   octubre 2007

Así te tratan…  Chadwick B (Br Dent J 2007 jul 28;203(2):102) envió unas encuestas en Inglaterra para curiosear cómo se tratan allí las caries en dientes primarios. Incluyeron 500 OG y 148 odontopediatras (O). El cuestionario incluía 4 casos clínicos hipotéticos con distinto grado de gravedad de las caries. Más una lista con opciones de tratamientos. Contestaron 322 OG y 115 O. La diferencia entre unos y otros fue realmente notable con las lesiones profundas. Si le interesa saber cómo se tratan… acá no lo va a encontrar J.

 

Fracturas de incisivos…  Como lo aclaran, no en la neblina, Cem Güngör H, Uysal S, Altay N.(Dent Traumatol  2007 ag;23(4):211), también en Turquía hay discrepancias. Vieron 55 varones y 38 niñas (promedio 9,5 a) con 129 fracturas coronarias anteriores. Lo más común era la fractura coronaria de esmalte y dentina (83%), mientras que sólo un 16% de éstos buscaron ayuda antes de las 24 h. Casi la tercera parte de los fracturados tenían los ápices abiertos. El tratamiento inicial fue una restauración interina con grabado ácido y composite en el 69%, amputación de Cvek en 2,33%, readhesión del fragmento en 1,55% y endodoncia en 17,5%. De 94 dientes vitales en la consulta, 23 sufrieron necrosis pulpar. En 66 dientes se efectuó una restauración estética y en casi todo el resto sólo se la efectuó después de la endodoncia.

 

Restauración confiable…   Según Croll TP y Berg JH. (Compend Contin Educ Dent. 2007 jul;28(7):372), el material de restauración para molares primarios con cavidades de Clase II sería el cemento de ionómero vítreo modificado con resina, de color natural.

 

Dulces por un rato…   Según Maguire A, Baqir W y Nunn JH  (Int J Paediatr Dent  2007 jul;17(4):231), no es lo mismo medicaciones dulces por un rato que largo tiempo de recetas menos azucaradas. El menor uso de medicinas líquidas con azúcar incrementó el uso de formas con potencial adverso más extendido, y éste del tiempo fue el factor más significativo en la predicción de caries, más que si contenían azúcar por un rato apenas.

 VOLVER (a Índice)

 

 

                                         septiembre 2007 

Tratando caries en primarios…    Chadwick B (Br Dent J. 2007 jul 28;203(2):102) indagó cuáles eran los procedimientos de los odontopediatras y OG ingleses para tratar caries de distintas gravedades en dientes primarios. Se dirigió con una encuesta a los dentistas en ejercicio en 2004, 500 OG y 148 especialistas. El cuestionario incluía diversas situaciones clínicas y diversas opciones de tratamiento, de la cuales debían elegir una sola. Respondieron 322 OG y 115 pediatras. Hubo diferencias de opinión dentro de cada grupo y entre uno y otro grupo. La diferencia mayor se observó en la lesión cariosa más seria. El A termina su artículo señalando su preocupación porque haya tanta variante terapéutica y afirma que se requiere una acción que salve las divergencias.

 

     

                                                                                  agosto 2007

¿Con qué se rompen los primarios?…   Passi S et al  (J Clin Pediatr Dent 2007 primav;31(3):164) resumen que probaron varios materiales de restauración en dientes primarios y que la mayor resistencia a la fractura la hallaron con Ormocer y la menor con cemento de ionómero vítreo.

 

¿Habrá alguna reparación?    Brambilla GP y Cavallè E. (Int Dent J 2007 abr;57(2):100) presentaron 15 casos de fracturas de dientes anteriores, sin pérdida de vitalidad, resueltos con reinserciones, carillas y composites directos. No tuvieron fracasos por lesión pulpar ni por signos radiográficos de lesión apical. Los trozos reinsertados en 2 casos dejaban ver una línea a los 2 años, según incidiera la luz. En las restauraciones directas, 3 casos adultos mostraron oscurecimiento a los 24, 28 y 40 meses. No se fracturaron ni despegaron las carillas de porcelana colocadas. Los autores sugieren usar, siempre que sea posible, la readaptación. Consideran apropiadas las restauraciones directas en los jóvenes, que tienen más probabilidades de experimentar traumas que los adultos. En adultos, el tratamiento de elección, por duradero, sería la restauración con veneers de porcelana.

VOLVER (a Índice)

 

                                             julio 2007

Dos contra los dientes...   Ollila P y Larmas M (Acta Odontol Scand 2007 feb;65(1):29), sabedores de que hay muchos acusados de ser un riesgo de caries, y  de que no está muy claro cuáles son los verdaderos culpables [entérese en la última línea de esta esencia] tomaron una población de 183 niños que consumían golosinas, o no, usaban mamadera de noche, o no, recibían flúor, o no, se higienizaban la boca, o no, chupaban pacificadores, o no, y habían recibido leche materna más de 12 meses, o no. ¡Oh, no! Los siguieron durante 7 años (¡oh, sí!) y hallaron que la aparición de caries era consecuentemente mayor para niños que consumían caramelos más de una vez por semana, que no se cepillaban los dientes diariamente, que usaban mamadera de noche o chupete a los 2 años (con breve alimentación a pecho). ¡Oh! Los factores de mayor impacto fueron los dulces y la falta de higiene, en primarios y permanentes. Éstos tampoco recibían flúor. Concluyeron que la consumición de golosinas y la mala higiene a los 2 años eran los dos factores importantes de riesgo a largo plazo para caries en caducos y definitivos. (¡Oh, oh!)

 

Hidróxido contra gérmenes pulpares...   El incansable García-Godoy F, et al (Am J Dent 2006 dic;19(6):382), trató 42 dientes de 20 niños (4-7 a) mediante excavación incompleta de la dentina desmineralizada y aplicación de CaOH o gutapercha (GP), más sellado con composite con base de resina por 4-7 meses. Examinó microbiológicamente muestras de dentina. Cumplido el plazo, todos los recuentos microbianos se habían reducido considerablemente, en el grupo Ca los anaerobios de 4,84 a 1,35, los aeróbicos de 4,09 a 0,92, y los lactobacilos de 3,24 a 0,36; los estreptos de 2,05 a 0,14. En el grupo GP, respectivamente, de 5,22 a 2,02; de 4,23 a 1,08; de 2,06 a 0,00; de 3,16 a 0,28. [Nunca olvido – y va en serio – aquel colega que quería cubrir la pulpa con excrementos de aves.]

 

ART contra convencional...   En ese Edén que descubrieron, en Turquía, Ece Eden, Asli Topaloglu-Ak, Jo E. Frencken & Martin van’t Hof (Am J Dent 2006 dic;19(6):359) no habría diferencias en las proporciones de supervivencia de las restauraciones de composite (Pertac II) de Clase II en dientes primarios producidas por el abordaje ART o por el convencional. Tras 2 años y 157 niños y 325 lesiones dentinarias y bocas divididas, llegaron a pensar que el alto porcentaje de fracasos podía deberse al autograbador (Pertac II).

VOLVER (a Índice)

                                                     junio 2007

Dos contra los dientes...   Ollila P y Larmas M (Acta Odontol Scand 2007 feb;65(1):29), sabedores de que hay muchos acusados de ser un riesgo de caries, y  de que no está muy claro cuáles son los verdaderos culpables [entérese en la última línea de esta esencia] tomaron una población de 183 niños que consumían golosinas, o no, usaban mamadera de noche, o no, recibían flúor, o no, se higienizaban la boca, o no, chupaban pacificadores, o no, y habían recibido leche materna más de 12 meses, o no. ¡Oh, no! Los siguieron durante 7 años (¡oh, sí!) y hallaron que la aparición de caries era consecuentemente mayor para niños que consumían caramelos más de una vez por semana, que no se cepillaban los dientes diariamente, que usaban mamadera de noche o chupete a los 2 años (con breve alimentación a pecho). ¡Oh! Los factores de mayor impacto fueron los dulces y la falta de higiene, en primarios y permanentes. Éstos tampoco recibían flúor. Concluyeron que la consumición de golosinas y la mala higiene a los 2 años eran los dos factores importantes de riesgo a largo plazo para caries en caducos y definitivos. (¡Oh, oh!)

 

Hidróxido contra gérmenes pulpares...   El incansable García-Godoy F, et al (Am J Dent 2006 dic;19(6):382), trató 42 dientes de 20 niños (4-7 a) mediante excavación incompleta de la dentina desmineralizada y aplicación de CaOH o gutapercha (GP), más sellado con composite con base de resina por 4-7 meses. Examinó microbiológicamente muestras de dentina. Cumplido el plazo, todos los recuentos microbianos se habían reducido considerablemente, en el grupo Ca los anaerobios de 4,84 a 1,35, los aeróbicos de 4,09 a 0,92, y los lactobacilos de 3,24 a 0,36; los estreptos de 2,05 a 0,14. En el grupo GP, respectivamente, de 5,22 a 2,02; de 4,23 a 1,08; de 2,06 a 0,00; de 3,16 a 0,28. [Nunca olvido – y va en serio – aquel colega que quería cubrir la pulpa con excrementos de aves.]

 

ART contra convencional...   En ese Edén que descubrieron, en Turquía, Ece Eden, Asli Topaloglu-Ak, Jo E. Frencken & Martin van’t Hof (Am J Dent 2006 dic;19(6):359) no habría diferencias en las proporciones de supervivencia de las restauraciones de composite (Pertac II) de Clase II en dientes primarios producidas por el abordaje ART o por el convencional. Tras 2 años y 157 niños y 325 lesiones dentinarias y bocas divididas, llegaron a pensar que el alto porcentaje de fracasos podía deberse al autograbador (Pertac II).

VOLVER (a Índice)

                                                      mayo 2007

Perdiendo molares...   Lin YT, Lin WH y Lin YT ( J Am Dent Assoc 2007 mar;138(3):362) consideraron las consecuencias de la pérdida prematura de los primeros molares primarios superiores sobre el espacio en el arco dentario. En 19 niños que habían perdido ese diente, pero no el contralateral, tomaron modelos de estudio 2 a 3 días después de la extracción y a los 6 meses. A este pergeñador de esencias le resulta particularmente interesante lo observado por los tres hermanitos chinos, es decir, que aun cuando haya habido 1 mm de pérdida de espacio, no era suficiente para respaldar el uso de un mantenedor de espacio. A lo sumo, podría utilizarse una placa palatina para evitar la migración en ese sentido de los incisivos superiores, aparte del movimiento distal del canino primario. Se requiere una reevaluación de los efectos de los mantenedores de espacio en estos casos de pérdida unilateral del D.  

Clorhexidinando ionómero...   Frencken JE et al (Caries Res 2007;41(2):102), de los Países Bajos (¿serán todos bajos?), compararon ionómero vítreo con clorhexidina y sin ella en 50 niños (6-11 a) con una lesión oclusal. Retiraron las restauraciones a los 7 días y tomaron muestras dentinarias de dentina infectada, o no, inmediata y a la semana. Según arte, evaluaron la presencia de estreptos, lactos y total. Hallaron una reducción significativa en los niveles aeróbicos y anaeróbicos, sobre todos de lactos y no de estreptos con la CHX. Concluyeron que es menor el recuento de lactobacilos cuando se usa ionómero con CHX, tanto en dentina afectada como infectada.

VOLVER (a Índice)

 

                          enero 2007

ATM en adolescentes...    Winocur E et al (OSOMOP 2006 oct;102(4):482 ) estudiaron los problemas de la ATM en 314 adolescentes (136 varones y 178 mujeres), consignando en un cuestionario sus hábitos y síntomas de la ATM (articulación temporomandibular) y habiendo realizado el examen clínico. En general, predominaban los hábitos bucales en las mujeres y con mayor intensidad. También predominaron en ellas los sígnos y síntomas de la ATM. Los hábitos parafuncionales y el sexo podrían ser considerados factores de riesgo.

VOLVER (a Índice)

 

                         diciembre 2006

Caras caries carecientes...   En Bélgica, niños de madres deEuropa Oriental, que habitaban barrios carenciados de Gantes, fueron evaluados en cuanto a sus caries de la primera infancia incipientes (CII) y severas (CIS). Martens L et al (J Dent Res 2006 ag;85(8):722) en un estudio de corte transversal incluyeron todas las criaturas de entre 24 y 34 meses (385) de la consulta final en una Clínica, donde fueron examinados y se tomó nota de la higiene bucal y de sus caries, además del nivel socioeconómico. Su índice CAOS fue de 0,83 CII en el 18,5% de los niños vistos, y su CIS fue del 12,2%, con necesidad de tratamiento en el 100% de las criaturas. Quedó evidente la significación de la etnia y del barrio en las CII. Lo único determinante, aparte de eso, fue el uso diario de mamadera con bebidas azucaradas en vez de leche o agua, junto con la calidad de la higiene bucal, con cepillado no más de una vez por día.

Desintrusión quirúrgica…   Nelson-Filho P et al (Dent Traumatol 2006 ag; 22(4): 221) presentan el caso de un niño de 10 años que, a los 15 días de un traumatismo que le intruyó el 21, se le efectuó la extrusión quirúrgica, más endodoncia con CaOH como curación y después obturación con sellador y guta. Seguido por 10 años, no dio muestra alguna de complicaciones.

Frecuencia de cepillado en adolescentes   A 2083 estudiantes de 14-16 años, Taani DS et al (J Ir Dent Assoc.2003;49(1):15) los revisaron y cuestionaron por higiene bucal, caries por indice CAOS y estado periodontal (ïndice de Placa de Silness & Loe. El 49% de los varones y el 89% de las mujeres se cepillaban con regularidad. Los índices fueron más pobres en quienes no se cepillaban y peor los varones. Los índices periodontales fueron más pobres en quienes no se cepillaban. Ergo, hay que cepillarse.

En vez de reemplazar amalgamas   . se puede recurrir a alternativas, dicen Mjor IA et al (Oper Dent 2006 ag;31(4):4182), que estudiaron el tema en 45 pacientes de 21 a 77 años con 113 amalgamas falladas y a quienes les (1) fueron reparadas; (2) selladas en sus márgenes; (3) refrescadas; (4)  reemplazadas y (5) dejadas tal cual. (20, 23, 23, 23 y 24). Con los criterios de Ryge modificados, que incluían adaptación marginal, anatomía, contactos, sensibilidad y caries secundaria, antes y al revisarlos a 1 y 2 años después, hallaron que las restauraciones reparadas y reemplazadas mostraban diferencias significativas con las otras, pero si inicialmente los arreglos no tenían defectos de integridad de márgenes ni de anatomía no necesitaban un reemplazo inmediato.

VOLVER (a Índice)

 

                         noviembre 2006

 

Conductas de salud    Desde Irbid, nos informan Hamasha AA et al (Pediatr Dent 2006 ag;28(4):310) cuáles son las pautas de conducta de salud bucal de familias de alto (128) y de bajo (70) nivel socioeconómico. Realizaron sus exámenes en niños de 5 y 9 años, con datos sobre jugos de frutas, gaseosas, polvos para bebidas, visitas odontológicas y frecuencia de cepillados, y durante 6 a 108 meses. En los niveles bajos, en quienes era significativamente superior, el índice de caries,  resultó superior el consumo de gaseosas y de polvos dulces para preparar bebidas. Pero no en frecuencia de cepillado o concentración de flúor en el agua. Es decir, las bebidas serían la diferencia clave en la diferente experiencia de caries.

ART y amalgama...    Desde los Países Bajos, Frencken JE, Taifour D y van 't Hof MA (J Dent Res 2006 jul;85(7):622) nos dan como resultado de sus investigaciones que las restauraciones producidas con la técnica de restauración atraumática (ART) usando ionómero vítreo de alta viscosidad sobrevivieron más que las producidas con la tradicional amalgama (TA) en los dientes permanentes de 370 niños de 6 a 9 años con ART y ionómero y 311 con TA en cavidades de una o más superficies. En total, 1117 restauraciones. A los 6,3 años, la supervivencia de las restauraciones era de 66,1% para ART y 57% para TA.

VOLVER (a Índice)

 

                             octubre 2006

¿MTA o FC?…   Holan G, Eidelman E y Fuks A (Long-term evaluation of pulpotomy in primary molars using mineral trioxide aggregate or formocresol. Pediatr Dent 2005; 27:129–136) realizaron pulpotomías convencionales en molares primarios y aplicaron agregado de trióxidos minerales o formocresol. Controlaron tras un tiempo medio de 16 meses (4 a 30), 29 dientes con FC (5 fracasos) y 33 con MTA (1 fracaso). En los 38 meses posteriores no vieron más fracasos. Concluyeron que no había diferencias significativas estadísticamente en la pulpotomía en primarios con MTA o FC.

 Pero ésta es otra historia, que sigue en la próxima esencia

¿FC o qué?…   Milnes AR (J Can Dent Assoc 2006 abr;72(3):247), dado que en Canadá consideran al formol como un probable carcinógeno humano, se interesó por la seguridad de su empleo en odontopediatría. Señaló que los seres humanos inhalan e ingieren esta sustancia diariamente y que también es parte del metabolismo celular normal; que el cuerpo humano está fisiológicamente equipado para manejar esas exposición mediante múltiples vías de oxidación del formaldehído y la incorporación en macromoléculas biológicas por la vía biosintética monocarbonada tetrahidrofolato dependiente. La reevaluación reciente de investigaciones del potencial de riesgo de la exposición a la formaldehída mostró que los estudios estaban basados sobre supuestos errados, que conducían a conclusiones erróneas. Con las investigaciones más recientes sobre el metabolismo del formol, su farmacoquinesia y carcinogenicidad, los resultados alcanzados indican que no es un carcinógeno potente en condiciones de baja exposición. La extrapolación de tales conclusiones a la odontología pediátrica sugiere que no tiene consecuencias riesgosas su empleo en la terapia pulpar primaria.

Pero ésta es otra historia, que sigue en la próxima esencia


¿FC o CaOH?…   Waterhouse PJ, Nunn JH y Whitworth JM (Br Dent J 2000 en 8;188(1):32) compararon la terapia pulpar en molares primarios, en 52 niños atendidos en el Hospital Dental, Newcastle upon Tyne, Reino Unido. Sus edades variaban entre  3.3 y 12.5 años. Les trataron  84 molares con FC (46) o con CaOH (38), en el curso de 2 años. Tuvieron éxito en un 84% del grupo con FC y en un 77% del grupo con CaOH. Esto al cabo de 22.5 meses (6.1-38.5 meses) y radiográficamente de 18.9 meses (1.3-36.9 meses). En conclusión, se confirma la eficacia clínica de la dilución 1/5 del Formocresol de Buckley. Pero con el CaOH como aceptable alternativa en su forma pura en polvo con un estricto criterio de selección.

Pero ésta es otra historia, que sigue en la próxima esencia

 

¿FC o CaOH?II   Waterhouse PJ et al (Int J Paediatr Dent 2000 dic;10(4):313) volvieron sobre el tema, pero histológicamente, con molares primarios extraídos tras el fracaso de la terapia con FC (Buckley 20%) o con CaOH. La amputación pulpar coronaria de 79 dientes fue realizada (en 52 niños) sólo en  dientes con pulpa viva expuesta por caries. Sólo 6 dientes fueron extraídos y 5 fueron estudiados por estar bastante intactos. Con ambas técnicas, se vio en las Rx aposición de dentina reactiva que estrechaba los conductos, pero sólo con el hidróxido se vio barrera dentinaria. Esto fue confirmado en el examen histológico, el que mostró células piógenas en todos los especimenes; así como reabsorción de la dentina reactiva dentro de los conductos y en la barrera dentinaria.

 
Pero ésta es otra historia, que sigue en la próxima esencia

¿FC?...   Seis años después, Waterhouse PJ et al (Int J Paediatr Dent) 2006 mar;16(2):117) hicieron una revisión de las alternativas de tratamiento molar primario con respecto de la pulpotomía con formocresol, en razón de la imputada acción cancerígena de la formaldehída, de la que existe un 1% en la solución de Buckley al 20%. Revisaron la literatura con todas las alternativas propuestas con un grupo especializado de odontopediatras. Concluyeron que se requieren más estudios en las más correctas condiciones clínicas para hallar una alternativa al FC.

Pero ésta es otra historia, que sigue en la próxima esencia

¿FC, OZE, FeSO o »?…   Nadin G et al (Cochrane Database Syst Rev 2003;1) revisaron varias y extensas bases de datos, en todo idioma, para revisar los trabajos mejor diseñados de investigación de cuál sería la mejor terapia de molares primarios cariados hasta la pulpa, como para conservarlos un mínimo de 12 meses. No hallaron demostraciones confiables que indicaran la superioridad de un método sobre otro en la terapéutica pulpar en primarios tratados con formocresol, sulfato férrico, óxido de zinc y eugenol o electrocirugía. Afirman que no se puede concluir qué técnica es mejor.

Pero ésta es otra historia, que termina en la próxima esencia

Protección pulpar adhesiva…   Silva GA et al (Oper Dent 2006 jun;31(3):297) cofiaron 78 premolares sanos con Single Bond Adhesive System (SBAS) después de haber grabado con ácido fosfórico al 10% o 37%, y de hacer otro grupo cofiado con hidróxido de calcio (CH). Restauraron con Carisma. Extrajeron los dientes tras 1, 3, 7 y 30 días. La hemostasia fue suficiente con sólo solución fisiológica. No hubo diferencia estadística en sangrado con una u otra solución. Hubo casos en que el contacto con el SBAS inició el proceso de sangrado e impidió la técnica adhesiva. La respuesta histológica fue similar con ambas soluciones ácidas, sin signos de diferenciación celular ni de neoformación dentinaria hasta los 30 días. No se observaron bacterias. En el grupo del CH, al 7° día las pulpas mostraban células con alta actividad sintética por debajo de la necrosis por coagulación. Al 13° día, se observó barrera dentinaria. En conclusión, el SBAS debe ser evitado en la terapia pulpar vital, en tanto que el CH sigue siendo el protector por excelencia de la pulpa humana expuesta mecánicamente.

VOLVER (a Índice)

 

                                        septiembre 2006

Técnica de Hall

o Cómo conservar caries y dientes primarios (sic)

El Dr. N. Hall, escocés de Dundee, halló la manera de ahorrar molestias a los niños pacientes, a los padres y a los dentistas mediante un método novedoso, al que se menciona por el nombre de quien lo propuso e implantó en el centro donde trabaja, Tayside Center, y consiste en tratar las caries de los molares primarios mediante el cementado de coronas metálicas preformadas sobre los dientes cariados, sin anestesia, sin remoción de caries, sin preparación de ninguna clase (Figuras 1 y 2).

Figura 1.

Figure 1

Figura 2.

Figure 2

 

La expectativa detrás de escena es que la caries así manejada se detenga. Los primeros seguimientos clínicos indicarían que los resultados son por lo menos similares a los logrados con técnicas convencionales.

 

La técnica

 

·        Se sienta al niño derecho en su sillón, para reducir el riesgo de inhalación de la corona, en caso de caída accidental

·        Se elige el tamaño de corona preformada de modo que cubra las cúspides, que ubicada dé una sensación de retorno de resorte, pero sin tratar de asentarla más allá del punto de contacto, (Figura 3), pues podría ser muy trabajoso quitarla para cementarla. Cuando las caries proximales hayan reducido la distancia mesiodistal, se podría llegar a usar separadores ortodóncicos para recuperarla.

·        Se llena la corona con cemento de ionómero vítreo-

·        Se pide al niño que muerda la corona hasta su lugar y se lo alienta para que lo haga sin vacilaciones y decididamente (Figura 4). Sólo en caso de que el niño no quiera morder podrá calzarla el dentista bajo presión. Según may, por su experiencia personal, éste es un punto clave del éxito.

·        Se limpia rápidamente el exceso de cemento, y se alienta al niño para que siga mordiendo la corona hasta el fraguado.

Figura 3.

Figure 3

Figure 4.

Figure 4

 

Para la primera experiencia clínica, se obtuvo la aprobación del comité de ética y el consentimiento informado de los padres.

La oclusión queda en cierto grado abierta, pero no  parece ser causa de problemas por causa de contactos prematuros, ni siquiera en el peor de los casos que se da cuando se coloca una sola corona. [En la Argentina, hemos colocado coronas de acero cementadas sobre molares a los que previamente se había limpiado la caries y la oclusión nunca pareció ser un problema. La tendencia actual es de reducir el uso de las coronas, pero no por esta razón.] Habitualmente, la oclusión regresa a los contactos balanceados en pocas semanas. Podría ser, dicen los AA [y concordamos] que la oclusión infantil sea más concesiva con las desarmonías oclusales que las de adultos.

El punto importante por subrayar es que hay evidencias crecientes de que la caries se puede desacelerar o detener por completo si se la sella totalmente (Mertz-Fairhurst et al., 1992; Weerheijm et al., 1992; Kreulen et al., 1997; Handleman et al. 1986).

Esto es lo que propone N Hall (Director, TayRen, Tayside Centre for General Practice, Kirsty Semple Way, Dundee), junto con  Nicola P. Innes Stirrups DR, Evans DJ y Leggate M ( Br Dent J 2006 abr 22;200(8):451), tras haberlo realizado desde 1988 hasta 2001 y con su equipo hasta sumar 978 coronas en 259 niños. La probabilidad de supervivencia de 3 años sin extracciones ni pérdida de coronas fue del 73.4% y en 5 años del 67.6%. La probabilidad de supervivencia sin extracciones en 5 años fue de 80.5%.

El talón extra…   Batra P et al (Acta Odontol Scand 2006 abr;64(2):74) cuentan que se conocen pocos casos de espolón o talon extra junto al cíngulo en dientes permanentes y sólo 37 en primarios, los que tienen alguna similitud con el espolón del águila. Sólo hay 4 casos informados en la literatura de un incisivo lateral primario, ninguno en vestibular. Como el caso de estos AA que lo encontraron en 2 pacientes, las que tenían labio y paladar fisurado, y que son los primeros comunicados.
 

VOLVER (a Índice)

 

                                                  agosto 2006

Halitosis en niños y madres...   La halitosis puede ser un problema de niños sanos, no correlacionado con el olor del aliento materno ni con los parámetros bucales communes. A Lin MI et al (Pediatr Dent 2003 dic;25(6):553) se les ocurrió evaluar no solo el aliento de los niños (5-12 a), sino también el de las madres, las que llenaron una historia médica de los niños y un cuestionario sobre aliento. Después la madre y un evaluador estimaron el aliento de la criatura por métodos organolépticos; un analizador de CSV midió los niveles bucales y los nasales antes y después de la limpieza de la lengua. Hallaron halitosis en el 23% de los niños y en el 11% de las madres, pero no correlacionados significativamente. Pero las madres, en un 61%m opinaron que ellas y los hijos tenían halitosis. Los evaluadores coincidieron, pero no hubo correlación con el medidor de CSV. Gubo correlación significativa entre la presencia de restauraciones proximales y mal aliento, y a mayor nivel de CSV menor frecuencia de cepillados dentales. La falta de concordancia entre las evaluaciones organolépticas y las mediciones de CSV sugirieron a los AA  que podría haber otros factores fuera de los CSV asociados a la halitosis en los niños.

[Véase lo expresado antes al respecto por Rosenberg, uno de los estudiosos de la halitosis, en Halitosis en niños.]

 Halitosis en niños... Cuando por la vía paterna llegaba a Rosenberg M et al (J Pediatr 1999 mar;134(3):338) la opinión de que sus hijos tenían mal aliento (24 de 5 a 14 años), los AA los observaban en tres sesiones. En la segunda les daban instrucciones de higiene bucal y los evaluaban olfativamente (boca, lengua, nariz, interdentarios), por niveles de sulfuros y por tests microbiológicos (Oratest y BANA). Como factores bucales consideraron el índice de placa, el índice de caries, la retención de alimentos, el sangrado y la saburra lingual. Hallaron asociación significativa entre halitosis y nivel de placa y Oratest, prueba cuya correlación con el Índice de Placa ya habían presentado los AA (Tal H y Rosenberg M J Periodontol 1990 jun;61(6):339). El mal aliento bucal total se mostró significativamente asociado al olor de la porción dorsal posterior de la lengua y fue mayor en los sujetos con mal olor interdentario. El olor lingual también se mostró asociado al nasal. Concluyeron que, como en los adultos, el mal aliento de los niños está asociado primordialmente a factores bucales y que hay una relación con el goteo nasal posterior.

[Un trabajo japonés asocia la halitosis a la respiración bucal; véase Halitosis en respiradores bucales.]

 Halitosis en respiradores bucales...   Kanehira T et al (J Clin Pediatr Dent 2004 verano;28(4):285) evaluaron la halitosis de 119 niños campesinos japoneses con un monitor de sulfuros y olfativamente. El 8% de los niños tenían un nivel de sulfuros en el aliento en el límite de lo socialmente aceptable (75ppb) y el respirar por la boca contribuía al mal olor.
 

 Halitosis infantil y sus bacterias   Tanaka S et al (Pediatr Dent 2003 abr;25(2):143) estudiaron la presencia de 3 bacterias periodontopáticas (P. gingivalis, P. intermedia, y A. actinomycetemcomitans) en las placas supragingivales de niños de 3 a 16 años, con caries y sin ella. Obtuvieron en ellos los Índices de Placa y de Gingivitis, así como midieron su aliento. Hallaron correlación con el mal olor en los positivos a P. intermedia, y A. Actinomycetemcomitans. El mal olor también se correlacionó con el Índice de Residuos. En resumen, los mayores niveles de halitosis estuvieron asociados a los mayores niveles de las 3 bacterias, cuya presencia es observable en las placas microbianas de los niños y adolescentes.

 

 Halitosis adolescente y cepillado lingual
Cicek Y et al (Pediatr Int 2003 dic;45(6):719) tomaron a 28 adolescentes turcos con halitosis (edad media 16 a), con hábitos adecuados de higiene bucal, sin enfermedades generales ni con prótesis de ningún tipo, y los dividieron en 2 grupos. A unos se los instruyó en el perfeccionamiento de la higiene bucal y, además, en el cepillado de la lengua con el cepillo mojado en gluconato de clorhexidina al 0,12%. El segundo grupo no se cepilló la lengua. Se hallaron diferencias significativas y concluyeron que la acumulación de placa bacteriana en la lengua es un factor importante para el mal aliento de los adolescentes; por lo tanto, su limpieza reduce la halitosis.

VOLVER (a Índice)

 

                                                               julio 2006

Datitos prácticos.- Con el sugestivo título de ¿Hay vida después del formocresol?, Srinivasan V, Patchett CL y Waterhouse PJ (Int J Paediatr Dent 2006 mar;16(2):117) nos recuerdan que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) clasificó recientemente al formaldehído como carcinogénico para el ser humano y que el porcentaje en que se lo emplea es elevado.

 

Perro que mordió….   pudo causar una infección, es verdad, como dicen los escoceses Wright G et al (Int J Paediatr Dent 2006 mar;16(2):147), pero no siempre en un folículo dental, como ellos nos muestran. Las mordidas caninas pueden parecer poca cosa, pero pueden generar infecciones serias y hasta mortales, habitualmente polimicrobianas, con anaerobios, Staphylococcus aureus y Pasteurella. Un niño de 22 meses fue mordido en el maxilar superior izquierdo y se le infectó el folículo del canino primario con Pasteurella multocida. La infección fue difícil de tratar, con incisiones, drenajes, antibióticos y demás, para terminar con la pérdida del diente.

VOLVER (a Índice)

                                              junio 2006

Amelogénesis imperfecta restaurada...   Los dientes primarios muy afectados por amelogénesis imperfecta (AI) suelen mostrar extensas pérdidas de esmalte, túbulos dentinarios expuestos y el esmalte residual en vías de partirse. Hay oscurecimiento de los dientes, masticación alterada, con problemas de sensibilidad y de fonación. Todo esto, según Vitkov L et al (Quintessence Int 2006 mar;37(3):219) no mejora como es debido con resinas compuestas, que fallan en la adaptación marginal y en la anatomía. Proponen tomar impresiones sin una  previa preparación con torno y preparar coronas de composite y veneers y pegarlas con técnica adhesiva de adhesión total y composite de baja viscosidad.

 

 

Dique, calcio y adhesivos…   de Lourdes Rodrigues Accorinte M et al (Quintessence Int 2006 mar;37(3):205) hicieron la protección directa de 40 premolares sin caries a ser extraídos por ortodoncia y divididos en 8 grupos de apenas 5 dientes. La protección de la exposición provocada se hizo con adhesivo o con Ca(OH)2 y el aislamiento con goma o con rollos. Restauración:  Z-100, incremental. El estudio histológico reveló que la respuesta  pulpar fue peor en los grupos con adhesivo. Las pulpas sin goma mostraron severa inflamación e infiltrado celular con abscesos crónicos. Con el hidróxido, todos los especímenes mostraron puente dentinario, con cualquier aislamiento. Conclusión: El hidróxido de calcio es el material de elección; está contraindicado el uso de adhesivos en cofiado pulpar y por lo menos debiera usarse con dique.  

VOLVER (a Índice)

 

                                               mayo 2006

Excavaciones dentinarias...   para remover caries de dientes primarios de 4 maneras distintas es lo que experimentaron Celiberti P et al  (Caries Res  2006; 40(2): 117): (1) con fresa de carburo redonda; (2) con láser ErYAG; (3) con instrumental de mano, y (4) con fresa de polímero. En orden de rapidez, aparecieron 1, 4, 3 y 2. La 1 fue también la que dio la mayor sobrepreparación, seguida por 2, 3 y 4. La mayor subpreparación fue con 4, seguida por 2, 3 y 1. El método manual dio la mayor línea de coincidencia entre extensión de caries y de cavidad, seguida por el polímero, el acero y el láser. En términos generales, el método más apropiado parecería ser con la fresa de polímero, que combina buen tiempo de excavación con eficacia en la remoción.

Coronas de composite…   Ram D y Fuks AB (Int J Paediatr Dent 2006 en;16(1):49) siguieron a 200 niños de entre 22 y 48 meses por al menos 24 meses, con registro de sus hábitos, cantidad y ubicación de las caries, y, de las coronas de composite que les fueron colocadas, estado de los bordes, presencia de patosis pulpar o periapical, color, textura y trozos saltados. Fueron exitosas más del 80% de las restauraciones colocadas en los incisivos. La retención fue inferior en los dientes con caries en 3 o más superficies, sobre todo en niños con alto riesgo de caries.

Grabado y resistencia adhesiva…   en dientes primarios podría expresarse en pocas palabras como que el tiempo mínimo de grabado es de 15 segundos, según Bolanos-Carmona V et al (Dent Mater 2005 dic 30). Habiendo tallado cavidades de Clase I y grabado por 5, 15 y 30 segs con gel de ácido fosfórico al 37%. Aplicaron adhesivo Excite y restauraron con composite Tetric Ceram. Observaron una relación linear significativa entre tiempo de grabado y profundidad media de la capa desmineralizada; podría establecerse en unos 3 micrones de profundidad por cada 0,05 segundos.

Estrés paterno y caries filial...   La diferencia entre contestar un cuestionario con la verdad y contestarlo con lo que el encuestado desearía o cree que sea apropiado determina lo que se llama respuesta deseable  o respuesta defensiva. Es decir, el encuestado puede contestar lo que cree que debe ser lo correcto (p ej, cepillarse 3 veces por día) y lo que desearía que fuera correcto en él (como tener boca bien limpia y sana). Tang C et al (Community Dent Oral Epidemiol 2005 dic;33(6):454) investigaron mediante cuestionario cómo afectaba el estrés paterno a la experiencia temprana de caries de sus hijos (ECH) de 4 a 5 años, medida por su dmft. Habría una asociación bivariada. Determinaron una asociación negativa entre las respuestas defensivas y la extensión de caries. Las respuestas defensivas buscan obtener resultados más altos en la medición de la propia imagen, según la tendencia a promover atributos deseables y rechazar las imágenes negativas, según un modelo socialmente aceptable. Puede ser consciente, intencional, o inconsciente y derivada de una errónea imagen de sí mismos. Las respuestas defensivas son más comunes en mujeres, mayores, bajos ingresos, solas, solteras, viudas o religiosas. No influyen los estudios efectuados.

Coca  y caries…   Sohn W et al (J Dent Res 2006 mar;85(3):262) investigaron la ingestión de líquidos en niños de 2 a 10 años y hallaron alto consumo de (1) gaseosas azucaradas, en un 13%, con mayor experiencia registrada de caries; (2) jugos; (3) leche, y (4) agua. La relación menor con caries se dio con el equilibrio entre leche, agua y jugos.

 

VOLVER (a Índice)

                                                abril 2006

4 pulpotomías 4…  Ruth KC et al (J Dent Res 2005 dic;84(12):1144) consideran que no han sido presentadas evidenmcias suficientes sobre cuál puede ser la técnica más acceptable de pulpotomía en dientes primaries sin síntomas. Para investigar esto tomaron 200 molares primarios de 107 niños sanos y les hicieron pulpotmías, aleatoriamente, con 4 técnicas, y con los siguientes porcentajes de éxito a los 24 meses: formocresol, 85%; láser, 78%; hidróxido de calcio, 53%, y sulfato férrico, 86%. El único claramente inferior al FC fue el CaOH.
 

Fluido más condensables en jóvenes…   Ziskind D et al (Int J Paediatr Dent 2005 sep;15(5):349) evaluaron el efecto de una fina capa de composite fluido bajo el condensable en Cl II en permanentes jóvenes. En 20 premolares y molares recién extraídos realizaron cavidades MOD que se extendían 0,5 mm más allá del límite cemento-adamantino, en dentina. La mitad fue restaurada con Alert/Flow, más el composite condensable, y la otra mitad con Pyramid/Aelitflo. Como controles usaron solamente el material condensable. Llegaron a la conclusion de que el material fluido no reduce la microfiltración.


Adhesión de selladores…   Uno de los más ricos investigadores del momento es el Profesor brasileño J Perdigao, quien desde hace años viene contribuyendo a las más prestigiosas revistas odontológicas y médicas y, esta vez, con sus colaboradores (Int J Paediatr Dent 2005 sep;15(5):342) se propuso comparar la adhesión al esmalte de los selladores (Clinpro o  Delton DDS) con adhesivo o con ácido fosfórico previos. Concluyeron que la aplicación de una capa del todo en uno autograbador Adper Prompt L-Pop curado simultáneamente con el sellador produce resistencias adhesives similares a las logradas con el grabado con ácido fosfórico (35%). Clinpro dio mejores adhesiones que Delton. Recuerdan los AA que la contaminación del esmalte grabado con saliva produce el fracaso del sellador. Los adhesivos hidrofílicos mejoran la retención del esmalte contaminado.
 

Un fluido sellado...   Corona SAM, et al (Int J Paediatr Dent 2005; 15:44) compararon la retención brindada en dientes primarios y permanentes por un composite fluido con adhesivo (Bond 1+Flow-It!) frente a un sellador de resina compuesta convencional (Fluroshield) y hallaron que el fluido era significativamente superior, evaluados a los 6 y 12 meses de colocarlos  en 80 pares de dientes aleatoriamente. Es interesante señalar que al año ninguno se perdió por completo; las pérdidas fueron parciales, con Flow It! en uno solo en primarios y nada en permanentes.

VOLVER (a Índice)

                      febrero/marzo 2006

Otra nueva pulpotomía…   Saltzman B et al (Int J Paediatr Dent 2005 nov;15(6):437) encontraron un índice inferior de éxitos en las pulpotomías con láser y MTA al comparar los casos (26 pares) con la pulpotomía con formocresol y OZE, a los 15 meses.

 

Cosa de magia…   Podría ser lo que andan haciendo por Jerusalén los Dres Peretz B y Gluck G (Int J Paediatr Dent 2005 nov;15(6):429), para ver si así convencen a niños difíciles (70, de 3-6 años) de que se sienten en el sillón dental, en la primera visita, comparando con el tradicional decir-mostrar-hacer. A 35 les hicieron un truco de magia y observaron el tiempo transcurrido desde el comienzo de la sesión hasta que se sentaron, la posibilidad de revisarles la boca y la categoría de comportamiento de Frankl. Con magia, tardaron “apenas” 141 minutos en sentarse; sin, 221. Pudieron radiografiarlos, con, al 91%; sin, al 54%. Con, más cooperativos; sin, menos.

VOLVER (a Índice)

                                                enero 2006

Supernumerarios primarios…   Resultan más comunes los supernumerarios en los permanentes que en los primarios, y en éstos como laterales o mesiodens superiores. Pero Roberts A et al (Int J Paediatr Dent 2005 nov;15(6):464) describen un caso de 3 supernumerarios (suplementarios) primarios que incluyeron la existencia doble de los caninos superiores.

 

¡¡¡Especial para niños pobres!!!!   Parece que si se emplea el económico (!) MTA, o agregado de trióxidos minerales, combinado con láser para las pulpotomías en primarios se obtienen mejores resultados, según Saltzman B et al (Int J Paediatr Dent 2005 nov;15(6):437), quienes son dispendiosos hasta en su título, en el que gastaron 176 letras, nada menos. Dicen que es una alternativa aceptable. ¡Pero sólo si se siguen técnicas operatorias minuciosas! Lo dicho, ¡¡¡seguro y especial para niños de escasos medios!!!

 

La ciclosporina…   induce agrandamiento gingival en los niños trasplantados (Wright G et al Int J Paediatr Dent 2005 nov;15(6):403). Tampoco se sabe si las drogas sustitutas de Sandimmune, que son Neoral y otra inmunosupresora, tacrolimus, antibiótico macrólido, producirían el mismo efecto secundario

VOLVER (a Índice)

                                  

 

        noviembre 2005

FC o SF...   Los molares primarios con pulpitis coronaria irreversible tratados mediante pulpotomía con formocresol o con sulfato férrico dieron éxitos similares (Loh, A et al Evidence-based assessment: evaluation of the formocresol versus ferric sulfate primary molar pulpotomy. Pediatr Dent 2004; 26:401)

 

Distraídos y fracturados...   Habiendo seguido a 475 niños (8-17 a), de los que 32 presentaban trastornos con déficit de atención e hiperactividad (DAH), Sabuncuoglu O, Taser H y Berkem M (Dent Traumatol 2005 oct;21(5):249) encontraron una clara asociación estadística entre traumatismos dentarios y DAH
 

Displasia ectodérmica anhidrótica...   Los afectados por este trastorno tienen hoy la ventaja de las nuevas tecnologías, dicen Lo Muzio L, et al (J Contemp Dent Pract 2005 ag 15;6(3):120) y presentan un caso que siguieron por 9 años donde reemplazaron con parciales removibles los dientes ausentes congénitamente y restauraron con composites los dientes conoides, para reducir al mínimo el sacrificio de tejido dentario y obtuvieron bienestar psicológico y social para el joven paciente.

VOLVER (a Índice)

 

                                        octubre 2005   

Fluoruro de diamina y plata ...   Una solución  de fluoruro de diamina y plata (SDF), al 38%, es eficaz para reducir las caries de los niños, como lo demostraron en 425 escolares de 6 años, los investigadores Llodra JC  et al (J Dent Res 2005 ag;84(8):721) tras aplicarlo en los caninos y molares primarios y en los molares permanentes cada 6 meses durante 36 meses.

Barato y sencillo...   Motisuki C, Santos-Pinto L y Giro EM. (Int J Paediatr Dent. 2005 jul;15(4):282) están muy satisfechos con las reconstrucciones que hacen de incisivos primarios con composite reforzado con un perno de fibra de vidrio, en dos sesiones.

 

Antibacterianos y autograbadores...  Recomiendan Eminkahyagil N et al (Int J Paediatr Dent 2005 jul;15(4):274) el uso de un adhesivo antibacteriano para reducir la desmineralización y las caries secundarias, pues sus propiedades físicas no desmerecen ante los convencionales. Usaron el nuevo ABF Bond con Admira Seal y con Clearfil AP-X

Polioles pediátricos…   Los azúcares ingeridos fuera de las comidas tienen un papel importante en la etiología de la caries, por lo cual son una alternativa interesante sus sustitutos y hay que informar de ellos a los pacientes. La goma de mascar sin azúcar después de una comida liviana en vez del cepillado puede constituir toda una ventaja. Se usan para ello los polioles* en productos alimenticios y golosinas, en productos farmacéuticos (jarabes, pastillas para chupar) y no farmacéuticos, como dentífricos y colutorios. El xilitol es el más conocido entre los varios que existen y, en general, están indicados en diabetes, obesidad, gran riesgo de caries y consumidores de jarabes por alguna enfermedad. (Grillaud M et al Arch Pediatr 2005 jul;12(7):1180)

*Los polioles son alcoholes polihídricos o “azucarados” porque su estructura es similar a alcoholes y azúcares. Se usan en la misma cantidad que éstos, no como la sacarina o el aspartame. Derivan de hidratos de carbono cuyo grupo carbonilo ha sido reducido a un grupo hidroxilo primario o secundario. Sus calorías son muy bajas, dan escasa respuesta insulínica, no producen caries, sino que como el xilitol además de evitar las previenen. Los más usados son sorbitol, manitol, and maltitol que derivan, respectivamente, de la glucosa, la fructosa y del jarabe de maíz.
 

Interceptiva…    ¿Cuál es la mejor manera de medir el diámetro mesiodistal dentario? Sin duda, dicen Al-Dashti AA, Cook PA y Curzon ME. (Eur J Paediatr Dent. 2005 jun; 6(2): 97), la medición en fotocopias de los modelos con un calibre y aun con el Magiscan Image Análisis es inferior al calibre digital directamente sobre los modelos.

Piercings…  Chadwick BL, Groves G y Dransfield K (Prim Dent Care. 2005 jul;12(3):83) hicieron una encuesta entre 19 salones de piercing y 400 dentistas galeses y hallaron que el 99% de 227 colegas que contestaron habían tratado adolescentes con piercings bucofaciales, más de un 75% habían visto complicaciones por esa causa y más de un 50% había tratado pacientes por lo mismo. Los “perforadores” dijeron que advertían a sus clientes de dolor o tumefacciones; solo 4 consideraron el daño posible a los dientes y ninguno la posibilidad de obstrucción de las vías aéreas.

VOLVER (a Índice)

 

                                       septiembre 2005

 

Tuftelina y mutans...   Slayton RL, Cooper ME y Marazita ML. (J Dent Res 2005 ag;84(8):711) se propusieron identificar factores genéticos que podrían contribuir a la susceptibilidad a las caries, por sí solos o con factores ambientales. No hallaron asociaciones significativas entre genes por sí solos y la susceptibilidad. Los niveles de  S. mutans fueron positivamente y los de Lactobacilli negativamente asociados a caries. El análisis regresivo reveló una significativa interación entre la tuftelina y el S. mutans, con 26.8% de la variación en dmfs explicada por la interacción

Coronas de composite…  Motisuki C, Santos-Pinto L y Giro EM.( Int J Paediatr Dent  2005 jul;15(4):282) restauran incisivos primarios, muy dañados por caries o por traumas mediante una técnica de coronas indirectas de composite con fibra de vidrio como refuerzo.

 

Permanentes demorados…  

La mayoría de los dientes permanentes demorados erupcionará espontáneamente si cuentan con espacio suficiente antes o después de la extracción quirúrgica de un diente supernumerario retenido, dicen los escoceses Bryan RA, Cole BO y Welbury RR

 (Eur J Paediatr Dent 2005 jun;6(2):84) y agregan que el ángulo de la retención del incisivo permanente está asociado a la demora. Extrajeron 66 supernumerarios y observaron erupción espontánea de los dientes demorados en el 89,4% de los casos, con un tiempo promedio para la erupción de 9,2 meses. No hallaron asociación significativa con el grado de madurez radicular o de retención vertical. En la cirugía inicial, el supernumerario no erupcionado y cualquier diente primario retenido fueron extraídos. No expusieron el permanente retenido. Cuando necesario, eliminaron los caninos primarios para crear espacio.

VOLVER (a Índice)

                                    agosto 2005

Adhesión primaria…    Los adhesivos (autograbado y grabado total) probados por Nakornchai S, et al (J Am Dent Assoc. 2005 abr;136(4):477) en Thailandia mostraron diferencias de fuerza adhesiva al aplicarlos a dentina de dientes primaries; pero fueron muy similares en dentina afectada. El autograbado no diferenció entre una y otra dentina; sí el de grabado total. Encontraron una capa híbrida más gruesa en ambas dentinas cuando se usó el grabado total. Los AA usaron como auxiliar un detector de la necesidad de remoción de dentina.. La rfestauración la efectuaron una un composite híbrido.


Protectores bucales...   Habiendo fabricado 10 protectores bucales para el mismo arco dentario (Colored Mouthguard, al vacío, 4mm; Proform, al vacío, 4 mm; Drufosoft, laminado, a presión, 3 + 3 mm), Emile J. Waked y Angelo A. Caputo (Quintessence Int 2005;36:462–466) midieron el grosor resultante en 3 puntos: cúspides linguales del primer molar, reborde marginal distal del primer premolar y en vestibular del incisivo central. Conclusión; Obtenidas esas mediciones, se vio que los protectores formados al vacío producen grosores menores (1,55 y 1,52) que los laminados y a presión(3.48 mm), en la zona molar. En la zona incisiva, los valores fueron, respectivamente, 2.05 y 2.06 mm contra 3,29 de los laminados.De éstos, ya fue demostrado que son adecuados para proteger a los atletas de los traumatismos.

VOLVER (a Índice)

                                            julio 2005 

El séptimo sello…   Bueno, digamos que fueron cuatro los sellos que F. R.Tay, DH Pashley et al (Am J Dent. 2005 feb;18(1):28) aplicaron a fosas y fisuras en esmalte: 1. ácido fosfórico más un sellador, el Climpro Sealant; 2. monofrasco grabado total (One-Step) más un sellador; 3 y 4. adhesivos de un paso con autograbado (Adper Prompt y Xeno III) seguidos por el sellador.
Todas las paredes de la fisuras oclusales examinadas estaban cubiertas por esmalte aprismático. No observaron penetración plena de las resinas hasta el fondo de la fisura  y tampoco superfices sin brechas en ninguno de los especímenes, sin importar si hubo grabado total o autograbado antes del sellador. El ácido fosfórico no llegó al fondo de la fisura y, aun cuando apreciaron hibridización del esmalte aprismático grabado con grabado total y con autograbado, fueron frecuentes las inconsistencias del grabado y la presencia de brechas. Fue habitual ver bacterias atrapadas entre las paredes selladas. El autograbado más agresivo del Adper Prompt creó una grabado en el esmalte aprismático que se aproximó más al del fosfórico.

Primarios y caries permanentes…   El mayor impacto de incidencia de caries en los primeros molares permanentes de 4468 niños flamencos provino de la situación de caries en los dientes primarios y de los hábitos de higiene bucal según lo informado por Leroy R, et al (Eur J Oral Sci. 2005 abr;113(2):145) que los siguieron. Los mejores índices se dieron en niños que se cepillaban con frecuencia, que no presentaban placa y que no habían tenido caries en los dientes primarios. No tuvieron igual impacto el momento de la erupción ni los hábitos dietéticos ni el género; si bien las niñas mostraron más caries en los molares inferiores

VOLVER (a Índice)

                                           junio 2005

¡Un vómito!...   Ram D, Mamber E y Fuks AB. (Int J Paediatr Dent. 2005 en;15(1):61) estudiaron clínicamente la retención de un sellador de compómero (Dyract Seal, Dentsply-De Trey) con acondicionador no lavable (ANL), en 317 dientes. Avivaron la superficie de esmalte con fresa redonda ½ en baja velocidad y aislaron con rollos de algodón. Aplicaron el ANL y después el Dyract Seal. Concluyeron que este material tiene un bajo índice de retención, inferior a los selladores convencionales. Puede ser apropiado para sellar molares primarios en niños muy pequeños por un período  breve y en molares permanentes en niños con un fuerte reflejo de arcadas que serían un problema en los enjuagues.
 

Fuertes o lindas...   Pair RL, Udin RD y Tanbonliong T. (Pediatr Dent. 2004 dic;26(6):501) llevaron a cabo una ENCUESTA para determinar qué materials eran usados más comúnmente por los odontopediatras californianos para restaurar lesions de Clase II en la dentición primaria. Enviaron un cuestionario con 18 preguntas de opción múltiple a 440 pediatras. Tuvieron un 66% de respuestas. Para el 57%, la amalgama era el material de elección{ el 29% prefirió composite, 5% ionómero vítreo, 6% compómero y 1% (uno solo) prefirió las coronas de acero. Un 68% respaldó la amalgama porque estaba históricamente probada como segura, confiable y de costo razonable. El composite fue usado por “preferencia del paciente (86%) y por “mejor estética” (78%), pero manteniendo la preparación cavitaria tradicional (49%). No influyó mucho en esto la literatura dental.

   

Flojo el negro...   Foley J, Evans D y Blackwell A. (Br Dent J. 2004 dic 11;197(11):697) restauraron 120 molares primarios (y a los 24 meses revisaron 86), con los siguientes métodos: 1. remoción parcial de caries, forro de cemento de cobre Negro y final con IV (CCN:IV); 2. remoción parcial de caries y restauración directa con IV (IV), y 3. eliminación total de caries y restauración convencional (ELTC:RC). La supervivencia de las restauraciones CCN:IV fue significativamente inferior a las IV y a las ETC:RC. Y, además, dieron la mayor cantidad de abscesos y fístulas.
   
VOLVER (a Índice)

 

                              mayo 2005 

Nuevos sellos...   El empleo de un sistema restaurador fluido (Bond 1 + Flow-It!) puede brindar una retención óptima en molares primarios y permanentes cuando se lo emplea como sellador de fisuras, comparado con un sellador convencional (Fluroshield). Esto concluyeron al año de su uso los Dres. Corona SA, et al (Int J Paediatr Dent. 2005 en;15(1):44).

¿Cuánto sabemos de traumas?…   Fueron encuestados 1023 odontólogos generales ingleses para conocer cuánto sabían del tratamiento de emergencia de las lesions traumáticas de los incisivos permanentes juveniles (Kostopoulou MN, Duggal MS. Int J Paediatr Dent. 2005 en;15(1):10). En el cuestionario había 10 preguntas relevantes sobre el manejo de fracturas coronarias y radiculares, luxaciones y avulsiones y una sobre las barreras observadas para el tratamiento. Con 71% de respuestas recibidas se observó que el conocimiento era inadecuado y que los OG más jóvenes estaban mejor informados. Como inconvenientes se plantearon la dificultad para manejar niños y los honorarios bajos del sistema nacional. 

¿No son útiles las encuestas? ¿No proveen información para intentar mejoras?

 

Malos amigos...   Se ha dicho que la amoxicilina puede generar defectos del esmalte, pero pocos estudios lo consideraron. Hong L, et al (J Public Health Dent. 2004 invierrno;64(1):38) investigaron su efecto en el primer año de vida (490 casos, 5 años de edad) en relación con fluorosis dental primaria. Concluyeron que la amoxicilina podría contribuir al desarrollo de la fluorosis dental primaria en niños expuestos a bajos niveles de flúor. El riesgo de que fluorosis en los segundos molares primarios aumenta por el uso del antibiótico entre 6 semanas y 3 meses y hasta 6 meses.

VOLVER (a Índice)

 

                    abril 2005

Por qué rompen…   los niños sus incisivos, fue el tema encarado por Al-Khateeb S, Al-Nimri K y Alhaija EA., en Dent Traumatol. (2005 feb;21(1):26). Estudiaron 958 niños de 13 1 15 años y observaron un prevalecimiento del 11% de fracturas coronarias, sin diferencias por sexo. Un incremento del overjet superior a los 3 mm duplicaba la incidenciua y por sobre los 6 mm la cuadruplicaba, La incompetencia labial aumentaba la incidencia, así como la línea labial.

Para que no rompan...   los niños la tranquilidad del consultorio, algunos colegas prefieren sedarlos y Shapira J, et al (Pediatr Dent. 2004 dic;26(6):492) quisieron comparar la eficacia del midazolam solo y combinado con hidroxizina. Concluyeron que los chicos lloran y patean menos en la primera media hora si 30 minutos antes del tratamiento se les administra la combinación de midazolam (0,3 mm/Kg) con hidroxizina (3,7 mg(Kg).

VOLVER (a Índice)

                         febrero2005

La “novedad” de este mes proviene de ayer nomás (s XVIII), de boca directa de Robert Bunon y su "Essay sur les maladies des dents" .

“Tras haber establecido los medios de prevenir desde la más tierna edad  las enfermedades de los dientes, tan funestas para el reposo y la tranquilidad de la vida, no me queda más que formular votos para que los padres a quienes está dirigida mi obra no descuiden métodos tan seguros y tan sencillos.

Escribo en el seno de una gran ciudad donde no faltan recursos de toda especie; pero yo he ofrecido gratuitamente los de mi mano y de mis remedios a todas las personas que no estén en condiciones de procurarse un alivio que, estando en una situación difícil, cuesta siempre demasiado caro; al reiterar este mismo ofrecimiento, invito a los padres que pudieran encontrarse en tal caso a no ahorrar a sus hijos los recursos de dependieran de mí.

Respetaré siempre, inviolable, esta especie de compromiso que contraigo con el público, a ejemplo de muchos de mis colegas, y no disminuiré jamás nada, ni de mi desinterés, ni de mi atención.”

Entre sus varios aciertos, Bunon habría sido el primero en señalar: “Todos los accidentes de la dentición serían menos frecuentes si se los previniera con generosidad y si las mujeres encintas tuvieran durante su embarazo un poco más de cuidado consigo mismas… Es seguro que la constitución de la madre, que influye sobre todas las partes de la criatura a medida que se forma y crece, tiene el mismo efecto sobre el germen dentario.”

 

 

                                   diciembre 2004

Mejor técnica, mayor satisfacción…  Quizá Reinhardt R, et al, de la renombrada Heidelberg (Am J Dent. 2004 jun;17(3):165) se dijeron que si mejoraba la técnica sugerida por los fabricantes de algunos selladores de fisuras se podrían obtener resultados mejores y lo averiguaron con Delton, de resina, y con Dyract Flow y Dyract Seal, compómeros (resina compuesta modificada con poliácido, o “mezcla de composite y ionómero). Aumentaron el tiempo de aplicación  y efectuaron ésta en 2 capas.
A ambos compómeros les mejoraron claramente sus cualidades como selladores, en cuanto a capacidad selladora, ausencia de poros y llenado total de la fisura, ancha o estrecha. Algo similar ocurrió con el sellador con base de resina, excepto en cuanto a los poros.

Espejitos de colores…   T. P. Croll, junto con M. L. Helpin y K. J. Donly (Pediatr Dent. 2004 jun;26(3):273), estuvo probando un divertido compómero nuevo de carácter dual (como un político, bah) y destinado a seducir a los niños como los conquistadores a los indios, con chispitas de colores y cuatro diferentes tonos de restaurador, que se llama MagicFil.
 

 ¡Que bien pinta Botticelli!…   Pintar cualquiera pinta, pero como A. R. Botticelli AR, y colegas, (Dent Traumatol. 2004 jun;20(3):172) que hace una obra de arte con dientes traumatizados y les devuelve belleza y función, nadie. A las obvias resinas compuestas, las fortalece con fibras de polietileno, que tendrían las mejores cualidades en translucidez, elasticidad, adaptabilidad, tenacidad y resistencia a la tracción y al impacto. En una fractura coronaria simple, combina fibras y composite; en las profundas, realiza la endodoncia y usa las fibras como muñón desde el conducto.

VOLVER (a Índice)

                           noviembre 2004

Blanqueamiento activista...   El uso en cámara pulpar de irrigantes (17% EDTA; 1% hipoclorito de sodiuo)  activados por ultrasonido, antes de proceder a un blanqueamiento dental interno, puede generar un incremento notable de la permeabilidad dentinaria y reforzar la eficiencia del agente blanqueador, dicen Carrasco LD y Pecora JD, Froner IC (Dent Traumatol. 2004 jun;20(3):164). Los dejaron 15 segs con activación, los aspiraron, aplicaron ionómero vítreo, el blanqueador y sellaron con IV. Lo repitieron 3 veces.  

                                   octubre 2004

Un caso erosionado…   Un adolescente, sin problemas de salud, cuentan Bassiouny MA y Zarrinnia K. (J Clin Pediatr Dent. 2004 primav;28(3):273) que mostraba claras pérdidas de esmalte dentario en las caras palatinas de sus dientes incisivos superiores, presuntamente erosiones. Realizados modelos de estudio, radiografías (no significativas) y examen clínico general minucioso, se confirmó el diagnóstico con facetas desgaste concurrentes por la superficie adamantina reblandecida. Determinada la causa (bulimia, etc), se procedió al tratamiento pertinente y la supresión del factor determinante.

 

Sellados + o -…   A seis años de sellados fosos y fisuras con una resina compuesta modificada con poliácido (Variglass V.L.C.), se comprobó que de 370 molares permanentes tratados, sólo el 42% conservaba tal cual el sellado, mientras que el 65,5% estaban sanos, 25% restaurados y 9% cariados. De esto,  Pardi V, et al (J Clin Pediatr Dent. 2004 primav;28(3):257), concluyeron que pese a la baja retención se habían prevenido las caries en 2/3 de los dientes evaluados.

VOLVER (a Índice)

 

                              septiembre 2004

Mejor limpios…   La profilaxis con pómez tiene un papel definido en mejorar la retención de los selladores, reduce significativamente la microfiltración merginal (Ansari G, Oloomi K, Eslami B. Int J Paediatr Dent. 2004 Jul;14(4):272)
 

Líquidos para pensar…   Una hidratación adecuada es sin duda esencial para la salud, el bienestar, el desempeño y el aprendizaje; pero hay bebidas que pueden tener efectos perjudiciales.dentarios y generales. Esto hace que sea importante lo que ingiere los niños en tiempos de clases y se debiera restringir la oferta de bebidas en las escuelas a sólo aquellas que conduzcan a la buena salud (Hunter ML, et al Int J Paediatr Dent. 2004 jul;14(4):267).

Nacidos para caries…   Davenport ES, et al (Int J Paediatr Dent. 2004 Jul;14(4):251) se propusieron determinar el prevalecimiento de caries en niños de 3-4 años nacidos antes de tiempo y con bajo peso (PB) comparándolos con los nacidos normalmente (PN), más el impacto que pudiera tener sobre todos ellos la dieta lactancia incluida. Fueron seguidos 100 niños y se consideraron varios parámetros. Los PB tuvieron un índice de caries significativamente superior a los PN, usaron mamadera por tiempos más prolongados, inclusive hasta el momento presente y consumieron mucha más azúcar. Quedó clara la relación entre el nacimiento prematuro y peso bajo con la mala dieta.

 

Menos brechas...   Yoshimoto S, et al. (J Clin Pediatr Dent. 2004 primav;28(3):261) probaron un imprimador de dentina autograbante compuesto por TEGMA y fenil-P, en dientes primaries y permanents. Midieron la brecha de contracción por polimerización de pared a pared y la resistencia adhesiva a la superficie dentinaria placa. Concluyeron que la brecha había sido completamente evitada en los especímenes tratados con 35% de TEGMA y 20% de fenil-P, durante 30 segundos.

VOLVER (a Índice)

 

                                 agosto 2004

Inútiles Ventajas...   Qvist V, et al (Acta Odontol Scand. 2004 Feb;62(1):37) compararon la longevidad y los efectos cariostáticos de restauraciones en primaries con ionómero vpítreo (515) y con amalgama (543), colocadas durante 7 meses. Tomaban contacto con 592 superficies no restauradas de dientes primarios y permanentes. El 50% de las restauraciones con IV y el 63% de las de Am habían permanecido en los dientes exfoliados, mientras que el 42% de los IV y el 20% de las Am habían sido reparadas o reemplazadas. Las razones de fracaso fueron: fracturas, complicación endodóncica y pérdida de retención. El tiempo de supervivencia del 50% de IV fue de 42 meses; el de las Am no fue estimado pero superó los 7-8 años. El progreso de las caries de las superficies vecinas a las Am requirió su tratamiento en el 30% de los dientes, y sólo en el 16% cuando se usó IV. El 75% del tioempo de supervivencia fue para esas caras vecinas a IV de 40 meses y de 25 meses para las vecinas a Am. En conclusion, pese a la reducción del progreso de caries y de necesidad de tratamiento de las caras vecinas con los IV, éstos no son la alternativa más apropiada por el alto número de fracasos

Con los dientes sellados...   Después de usar dos materials selladores (Concise y Tetric Flow), cuatro formas de aplicación (con aire abrasivo, grabación con vibración, agente desecante y  vibración para aplicar el sellador), en ambiente inalterado y en cámara humidificante, Duangthip D y Lussi A. (Am J Dent. 2004 abr;17(2):137) observaron que unas variantes afectaban significativamente la microfiltración (material y forma de aplicación); en tanto que la penetración era influida, además de esas dos, por el tipo de fisura. Concise fue mejor que Tetric Flow, y el método no invasor con aire abrasivo y agente desecante mejoraron el sellado.

VOLVER (a Indice)

 

                                                   julio 2004   

  ¡Niños del mundo, amalgamaos!…   Qvist V, et al (Acta Odontol Scand. 2004 Feb;62(1):37) concluyeron, en vista de la alta frecuencia de fracasos de las restauraciones con ionómero vítreo convencional, que no son apropiadas como alternativa universal frente a las restauraciones de amalgama en dientes primarios, aun cuando reducen el progreso de caries y la necesidad de tratamiento operatorio de las superficies adyacentes. La muestra fue de 515 IV y 543 amalgamas. Los mismos autores, pertenecientes al Departamento de Cariología de la Escuela de Odontología de Copenhague, tras 7 años, compararon la longevidad y los efectos cariostáticos de 1565 restauraciones de Clase II de 971 niños daneses ( Eur J Oral Sci. 2004 abr;112(2):188), con 3 IV reforzados con resina y un compómero, o composite reforzado con poliácido. Observaron  que las restauraciones no influían sobre las caries adyacentes, que la supervivencia llegaba a los 5 años para el 50% y concluyeron que ambos tipos de materiales son apropiados para las restauraciones de dientes primarios sin grandes diferencas, inclusive por el uso o no de condicionadores previos   …¡o reforzaos!

VOLVER (a Indice)

 

                                       mayo 2004

En incisivos primarios…   Casas MJ, et al (J Can Dent Assoc. 2004 Jan;70(1):34) concluyeron que el resultado del tratamiento no variaba significativamente entre los incisivos primarios objeto de endodoncia radicular y los que fueron objeto de pulpotomía con sulfato férrico, al cabo de 2 años, en 250 dientes. No obstante, en ese lapso, la supervivencia de los tratados radicularmente fue estadísticamente superior a los tratados son SF.

 

                                                                       abril 2004 

Te lo dije…   Hubo en la Argentina maestros odontopediatras que procuraron formar odontólogos generales con sólidas bases de la especialidad. La idea era que los especialistas no alcanzarían para atender toda la población infantil. Los israelíes Ashkenazi M, Faibish D, Sarnat H. (ASDC J Dent Child. 2002 Sep-Dec; 69(3): 297) quisieron comparar la información sobre odontología preventiva que suministraban los OG y los OE, así como el temor a la odontología. Los tratados por los OE mostraron menos temor y más información (aunque no muchísima más). Concluyeron lo dicho al principio,, que hay que educar más a los OG.

 

Las mujeres primero…   Ekstrand KR, Christiansen J y Christiansen ME. (Community Dent Oral Epidemiol. 2003 Oct; 31(5): 344) encontraron en Dinamarca una tremenda variación en la edad de erupción de primeros y segundos molares permanentes y en el tiempo que duraba. Los resultados fueron, para el primer molar: en niñas, erupción desde los 5 a, 3 m hasta los 7 a, 8 m ; en varones, desde los 5ª, 2 m hasta los 7 a, 8m. La duración fue, en las niñas, desde 5 a 32 meses, y en los varones de 7 m a 28 m. Para el segundo molar, en las niñas, de los 8 a, 11 m a los 14 a y 4 m; varones, 9 a, 11 m a 13 a, 11 m. La duración de la erupción, en niñas, de 12 a 444 m; en varones de 9 a 45. 

 

 

VOLVER (a Indice)

 

                                                                                   febrero2004

Como se mire…   La observación visual directa de lesiones de caries proximales –después de separar los dientes- fue comparada con la evaluación de la profundidad mediante radiografías de aleta mordible y transiluminación por fibra óptica Mialhe FL, et al J (Clin Pediatr Dent. 2003 otoño;28(1):59). Resultaría que cuando la lesión es diagnosticada como sin cavidad en la clínica o la trans o la bitewing en una población de niños con bajo prevalecimiento de caries, el odontólogo debe encarar un abordaje preventivo.

 

Abscesos infantiles…   Invadida la pulpa por la infección cariosa, cuando llega al periápice se debe proceder al tratamiento endodóncico o a la extracción. Los microorganismos prevalecientes son Prevotella, Porphyromonas, Fusobacterium y Peptostreptococcus. Los niños cuya cavidad bucal pudiera albergar gérmenes penilinorresistentes podrán ser tratados con amoxicilina-clavunato o una combinación de metronidazol más amoxicilina o un macrólido. Si no, la penicilina o la amoxicilina suelen ser adecuadas (Brook I. J Clin Pediatr Dent. 2003 otoño; 28(1):13).

VOLVER (a Indice)

                                           

                                                          noviembre 2003

 

Malas compañías...   La presencia de estreptococos mutans en niños puede surgir entre los 8 y los 52 meses. La probabilidad acumulativa aumenta rápidamente a partir de los 12 a 25 meses, después de la erupción de 10 a 20 dientes. De madre a hijo se produjo en un 33,3% de los casos; del padre, en un 8,3%; de otros niños, en un 58,4%, y en ningún caso por las encargadas de las nurseries. Es decir, que el ambiente también tiene su importancia (Tedjosasongko U y Kozai K. ASDC J Dent Child. 2002 dic;69(3):284-8, 234).

 

Sin tocar...   En los niños estudiados por Levine RS, Nugent ZJ, Pitts NB. (Br Dent J. 2003 ag 23;195(4):202), la mayoría de sus dientes primarios cariados no dieron síntomas de dolor hasta que fueron exfoliados. El riesgo mayor de dolor o infección se asoció a la aparición de caries en los jóvenes cuando abarcó más de una superficie o se produjo en los molares inferiores primarios. Este dato aporta al planeamiento terapéutico de los dientes primarios en niños que están bajo atención preventiva regularizada y se procura un manejo no operatorio de las afecciones.

 

 

 

FC sí...   Desde su introducción en 1904, dice Hunter ML.(Int J Paediatr Dent. 2003 Sep;13(5):362), el formocresol se ha convertido en uno de los medicamentos odontológicos más vastamente considerados. En el Reino Unido, es el medicamento preferido para la pulpotomía en dientes primarios por la mayoría de los especialistas en odontología pediátrica. Son raros los informes de efectos adversos por su uso clínico, como en el caso presentado de exfoliación prematura por pulpotomía en varias visitas.

Erosión...   Sobre una muestra aleatoria de 1753 niños, de 12 años, Dugmore CR y Rock WP. (Int J Paediatr Dent. 2003 Sep;13(5):295) hallaron que se habían generado en los dos años que van hasta los 14 una cantidad de erosiones nuevas (12,3%) en quienes estaban libres de ellas (161) a la edad de partida. Más los varones que las niñas y más en los postergados sociales.

  VOLVER (a Indice)

 

 

                                                                             octubre 2003

 

Sin sandwich...   La técnica de activación simultánea para la unión entre el cemento de ionómero y el composite no mostró diferencias significativas con la técnica del sandwich, es menos compleja, más rápida y factible y conveniente en molares primarios (Pinheiro SL, et al  Pediatr Dent. 2003 May-Jun;25(3):270)

  VOLVER (a Indice)

 

 

                               setiembre 2003

¿Solitos?...   P. Murray y N. L. Brown trataron con criterio conservador dos premolares inferiores que no erupcionaban (Int J Paediatr Dent. 20 03 May;13(3):198). Se ha publicado que la frecuencia de premolares sin erupcionar llega al casi 10%. A un paciente de 16 años, con un primer premolar inferior izquierdo así y a otro con otro premolar retenido, pero acostado y que daba contra las raíces del primer molar permanente, los dejaron sin tratamiento y ambos aparecieron en posiciones correctas. El criterio decisivo debe ser multidisciplinario.

 

 

 

¡Ay, qué sucia!...   El contenido microbiano de la saliva a continuación del tratamiento restaurador atraumática (ART) fue estudiado por los brasileños C. K. Carvalho y A. C. Bezerra (Int J Paediatr Dent. 2003 May;13(3):186). En 16 niños de 5-7 años realizaron la técnica ART con ionómero vítreo (Fuji IX), previa excavación manual sin local. Recolectaron saliva antes y después. Observaron una reducción significativa de los niveles de streptococcus mutans. Lo consideraron positivo y necesitado de una confirmación con poblaciones mayores.

 

 

Les da igual...   La restauración de cavidades oclusales en molares primarios mediante la técnica ART (atraumática) tendría una excelente proporción de éxitos, según un estudio de 2 años (Int J Paediatr Dent. 2003 May;13(3):172), realizado por E. Honkala y cols. En molares comparables por pares de la misma boca, restauraron con ART y con amalgama. A los 2 años de hacer esto en una clínica, el 89,6% de las ART fueron consideradas exitosas. Los índices de fracasos de ART y amalgama fuel del 5,7%, sin diferencias significativas.

 

 

 

Fineses y finesses...   De los niños finlandeses estudiados que necesitaban restauraciones (Forss H, Widstrom E. Int J Paediatr Dent. 2003 May;13(3):158), sólo unos pocos tenían amalgamas. Las razones para el tratamiento eran esencialmente de caries primaria (80% y 83%), primarios y permanentes. El material más común en los primarios fue el ionómero vítreo reforzado con resina (57,4%) y el composite en los permanentes (58,7%). El promedio de tiempo de fracaso del IV fue de 2,8 años; en los permanentes, de 3,5 años. No parece ser como para andar con finesses.

  VOLVER (a Indice)

                                        junio 2003

                                         

¡Pobres sumergidos!...   Se puede hacer difícil la restauración estética de molares primarios conservados en boca por agenesia de los premolares, cuando están en infraoclusión. Una manera de restaurar la forma y la función, con reducción mínima del diente, consiste en valerse de formas coronarias de resina adaptadas y adheridas mediante composite. Fácil y económico, aunque puede fracasar, de ahí la vigilancia del caso (Ram D, Peretz B.  Pediatr Dent 2003 feb;25(1):71)

 

Vienen con indirectas...   El tratamiento pulpar indirecto (TPI) es una técnica exitosa y debe ser considerada una alternativa válida en dientes posteriores primarios con caries profundas. El uso de una base sobre el forro y el empleo de una corona de acero en vez de amalgama aumentan notablemente el éxito del TPI, según el seguimiento clínico de 187 dientes tratados. Hubo sólo 9 fracasos (Al-Zayer MA,  et al Pediatr Dent 2003 feb;25(1)! :29)

 

                                            mayo 2003

                                    Indirectas no!...   Tras un estudio en pacientes de 8-18 años, con dientes con caries profundas, sin pulpitis, se concluyó que la remoción de caries mediante Carisolv es una alternativa válida para economizar tejido dental para el éxito de la protección pulpar indirecta (Lumbau A, Lai Bachisio S, Lai C, Lai V. Minerva Stomatol 2003 feb;52(1-2):9)

     VOLVER (a Indice)

 

                                     abril 2003

Los pescaron dormidos…   Aun cuando en medios no norteamericanos no es corriente realizar procedimientos de operatoria y endodoncia en dientes primarios bajo anestesia general, es interesante saber que A. A. Al-Eheideb y N. G. Herman  (J Clin Pediatr Dent 2003 invier;27(2):181) hallaron éxitos mayores en la restauración de posteriores con coronas de acero (95,5%) que con amalgamas o composites (50%); es decir, tienen más probabilidades de durabilidad que la amalgama o el composite de varias caras. Las pulpotomías dieron  un elevado índice de éxitos (97,1%) y hubo un 68,3% de retención de selladores.

¡¡¡¡Aaaahhhh!!!!...   El efecto observado de la infiltración de un vasodilatador y de un vasoconstrictor (lidocaína al 2% con adrenalina al 1:100.000 y sin ella) fue que las modificaciones vasculares influyen sobre la velocidad de erupción post-emergente en la etapa prefuncional de 11 dientes en 8 niños. La reacción inmediata fue la extrusión del diente; en la mayoría de los dientes, la reacción al vasodilatador fue una aceleración de la erupción. En los que recibieron el vasoconstrictor, se observó una disminución de la erupción después de la extrusión inicial (Cheek CC, Paterson RL, Proffit WR. Arch Oral Biol 2002 dic;47(12):851).

 

El placer de la restricción...   A 100 niños se les aplicó restricción pasiva para poder efectuar su tratamiento odontológico y después se envió una encuesta a los padres para conocer su reacción. En su mayoría, no lo vieron negativamente, nada dijeron mientras observaban el procedimiento y estaban contentos por haber aceptado su uso. En su mayor parte, aceptaron esta modalidad como control de la conducta. Fue similar la proporción de padres que experimentaron ansiedad moderada a severa y los que no la sintieron. En un 10% pensaron que al niño no le importaba la restricción, mientras que el resto estaban divididos entre los que sentían que el hijo no estaba contento pero lo aceptaba y los que ni estaban con tentos ni lo aceptaban (Brill WA.  ASDC J Dent Child 2002 dic;69(3):310).

¿¿¿¿Yyyy????...   Las situaciones cotidianas generadoras de ansiedad en niños de 3 años podrían estar vinculadas y aun predecir la ansiedad de ellos a los 4 años (Klaassen MA, et al ASDC J Dent Child 2002 dic;69(3):306).

 

Radiolucidez interradicular…    El estudio mediante SEM de los forámenes accesorios en lás áreas internas y externas furcales determinó que su presencia no debe ser considerada la única razón de la reabsorción ósea patológica interradicular consecutiva a necrosis pulpar en los dientes primarios (Kramer PF, Faraco Junior IM, Meira R. J Clin Pediatr Dent 2003 inv;27(2):157).

Las R-x valen…    Feldens CA, et al  (J Clin Pediatr Dent 2003 invier;27(2):143) concluyeron, tras una evaluación clínica y radiográfica, que las radiografías interproximales son un medio excelente para determinar superficies con caries y sin ellas en molares primarios y que existe una fuerte correlación entre la profundidad de la radiolucidez en la radiografía y en la clínica.

 

No rompas los dientes, nene…   Son frecuentes los traumatismos a los dientes temporarios anteriores y su tratamiento representa un gran desafío. En estos casos, además del dolor y la incomodidad provocados por la lesión, el niños y sus familiares están ansiosos por reconstruir el daño lo más pronto posible. No se cuenta hoy  con un material restaurador capaz de remplazar al esmalte en calidad, color y resistencia. Los autores (Bussadori SK, et al. J Clin Pediatr Dent 2003 inver;27(2):111) utilizaron una faceta estética de esmalte dental humano en un niño de tres años al que el traumatism o había causado concusión y oscurecimiento fuerte. Demostró ser una buena alternativa.

 

Más TRAbajo…   El TRA o tratamiento restaurador atraumático con aplicación de ionómero vítreo dio mejor resultados en el tratamiento de las caries dentinarias en dientes temporarios que el abordaje tradicional con amalgama, según lo observado a los 3 años con 1891 restauraciones de una o más superficies (Taifour D, et al Caries Res 2002 dic;36(6):437).
 

Más TRAbajo aun…   El efecto del TRA o tratamiento restaurador atraumático sobre la dentina desmineralizada remanente de lesiones oclusales profundas en molares primarios, donde había infección y la dentina intertubular mostraba desorganización de la matriz celular con fibras colágenas bien definidas, se produjo una reducción drástica de la cantidad de bacterias, la dentina tenía mayor densidad y estaban más compactas y apretadas las fibras colágenas, con una concentración mayor de calcio. Esto sugiere remineralización, aunque no se captó flúor. En resumen, el TRA en una sesión permite crear condiciones más favorables para la curación (Massara ML, Alves JB, Brandao PR. Caries Res 2002 dic;36(6):430).

Balazos y cañonazos…   Tras los procedimientos odontopediátricos, en su recuperación la mayoría de los pacientes no manifestaron dolor, cualquiera que hubiera sido el método analgésico empleado. Las inyecciones de anestesia local resultaron superiores a la analgesia sistémica y los niños se veían más asentados (Jurgens S,et al Int J Paediatr Dent 2003 Mar;13(2):93).

 

Poderoso caballero…   Para averiguar qué pasa con el consumo de golosinas y el acceso a ellas, en Manchester se realizó una encuesta en escuelas primarias y se concluyó que los esfuerzos de los adultos por limitar en sus hijos la ingesta de golosinas y bebidas azucaradas son socavados por por influencias más tempranas en la vida de los niños y por su acceso a dinero, que permiten a los niños pasar por sobre sus padres. A esto se suma la provisión de dinero adicional, sobre todo de los abuelos (Roberts BP, Blinkhorn AS, Duxbury JT. Int J Paediatr Dent 2003 Mar;13(2):76).

VOLVER (a Indice)

 

marzo 2003

No por mucho madrugar...   El tratamiento temprano de las lesiones de caries cuestionables podría no dar por resultado la conservación de los tejidos dentarios, pues Hamilton et al no encontraron diferencias significativas con los tratados habitualmente (JADA 2002;133:1643).

                              

  noviembre 2002

Sustitutos del formocresol   Entre los sustitutos buscados para el formocresol (FC) en las pulpotomías en niños, las últimas adiciones son el sulfato férrico, solo o con FC. Resultó mejor a los 36 meses, pues dio significativamente menos fracasos (Burnett S, Walker J.ASDC J Dent Child  2002 abr;69(1):44)

 

Parte de una parte    La extirpación de una parte de la eliminación parcial de la pulpa dental (pulpotomía de Cvek) es el tratamiento de elección para los dientes permanentes traumatizados con tejido pulpar vital expuesto y ápices inmaduros. Se presenta un caso controlado a los 5 años, con cierre apical y libre de síntomas (Sari S. ASDC J Dent Child  2002 abr;69(1):27)

 

Parte y reparte    También en incisivos primarios fracturados (lo que es raro), y con ápice incompleto, intentaron D. Ram y G. Holan  (Pediatr Dent  1994 feb;16(1):44) la pulpotomía parcial con apliocación de hidróxido de calcio. Lo hicieron bajo sedación con midazolam y óxido nitroso. A las 21 semanas verificaron el cierre apical y la formación de puente dentinario   (Aust Dent J 2002 Jun;47(2):178-81)

 

                                          octubre 2002

 

Igual caliente que fría   

Los odontopediatras israelíes Ram D, Hermida LB y Peretz B.(Pediatr Dent  2002 jul-ag;24[4]:333) establecieron que, por todos los parámetros, las reacciones de los niños fueron iguales para anestesia calentada a 37C como para la usada a temperatura ambiente.


Primarios y permanentes, no tan diferentes    Por lo menos con dos 
adhesivos (Clearfil SE Bond y Single Bond), Shimada Y, et al hallaron que la adhesión 
era casi idéntica en el esmalte primario como en el permanente. Salvo una mayor 
penetración en el primario (Oper Dent  2002 Jul-Aug;27(4):403-

 

La prevención precoz de las caries, antes de iniciarse sus ataques,  y un enfoque estructurado y sistemático de la atención dental en los preescolares produce buena salud dental y puede ser económicamente beneficioso para una sociedad con servicios dentales públicos organizados para preescolares (Wendt LK, Carlsson E, Hallonsten AL, Birkhed D.  Acta Odontol Scand  2001 Oct;59(5):261). 

 

Se comprobó la mayor eficacia y la seguridad de un cepillo eléctrico infantil (Braun Oral-B Kids' Power Toothbrush-D10) comparado con el cepillo manual en niños de 6 a 11 años. Éstos debieron cepillarse dos veces por día, por un mínimo de 1 minuto y también se estudió la placa después de una cepillada ante el dentista. (Garcia-Godoy F, Marcushamer M, Cugini M, Warren PR. Am J Dent  2001 Aug;14(4):195) 

VOLVER