MISCELÁNEAS

 

                                                               enero2009

Mc Teague, un gusano intruso

Comentamos en octubre una novela básica de la literatura estadounidense y paradigmática del charlatanismo en odontología. Se trataba de McTeague, de Frank Norris, que inspiró a Eric von Stroheim la película Avaricia (1924), un clásico del cine mudo, cuyo protagonista femenina fue una actriz que no hace mucho hizo una aparición en la pantalla grande: Zasu Pitts.

Este mes agregamos la información que nos hizo llegar una lectora, Mercedes Taltabull, además profesora de piano. Ella nos informó de un hecho que desconocíamos por completo y U. O. le queda muy agradecido. Transcribimos la información recibida.

McTeague es la primera ópera de William Bolton, compositor de un monumental oratorio con textos de William Blake (Songs of Innocence and Experience). Se estrenó en la Lynt Opera de Chicago y mereció el Premio Pulitzer para ese año, 1988.El filme de Stroheim fue exhibido horas antes del estreno en su versión original [quizá no completa, por lo extensa, H. M.] y después se conoció la partitura de Bolcom, uno de los impulsores de la recuperación del rag-time y de Scott Joplin. Los papeles principales fueron interpretados por Ben Heppner y Catherine Malfitano. En la búsqueda de un nuevo estilo operístico, el compositor dijo: ¡Cuando todos pensamos que la ópera estaba muerta…nos vinimos a dar cuenta de que ni siquiera estaba enferma!

 

El pintor Manet en la Escuela de Odontología

Los catálogos “completos” de la obra de Edouard Manet no incluían las dos pinturas del artista que fueron descubiertas en la colección Evans de la Escuela de Medicina Dental de la Universidad de Pennsylvania.

Una de las obras, denominada Flores en un vaso de cristal, está dedicada al coleccionista, nuestro colega estadounidense: à mon ami le Dr Evans, Manet. La otra pintura (Brioche en un plato de Delft) fue descubierta por el decano y reconocido endodoncista, Dr. Walter Cohen, en 1872.  La autenticidad de ambos cuadros fue certificada por una de las mayores expertas en la obra de Manet.

            

Cuando Manet pintaba en París, el Dr. Thomas Evans era el Cirujano Dentista Imperial oficial del Emperador Luis Napoleón. Dejó constancia en su testamento del deseo de que sus cuadros y valiosos obsequios recibidos de lo más selecto de la sociedad europea integrara un Instituto y Museo en la escuela dental. En verdad, la vinculación de Evans con Manet fue más del tipo de conocidos que de amigos. Si bien se movían en círculos que se superponían, la conexión real entre ellos es atribuida a una mujer destacada, Mary Laurent. Dueña de una notable influencia sobre Evans, es muy poco probable que él comprara copias de las pinturas de Manet en vez de los originales.

Si los varios colegas argentinos y latinoamericanos que pintan quisieran enviarnos por mail copias de sus obras, con gusto las incluiremos en una nueva sección, quizá la pintura del mes.

H. M.

VOLVER (a Índice)

 

                                                               noviembre 2008

La fabricación de un diente natural...   Yu J, Shi J y Jin Y (Tissue Eng Part B Rev 2008 jul 29) concuerdan en que un diente natural, biológico, o biodiente, hecho de las propias células del paciente en el lugar deseado sería la mejor elección para resolver la pérdida de dientes. Este sueño de la bioingeniería de dientes ha sido tal desde hace siglos. Recientemente, los significativos progresos ligados en la ingeniería de tejidos, biología de células madre, biología evolutiva, genética molecular y biónica nos han acercado a la realización de ese sueño de un biodiente. Para su reconstrucción aún quedan temas como la determinación de la forma, la regulación del tamaño, la erupción y aun el rechazo por los maxilares. Rachel Sartaj y Paul Sharpe, del Kings College, Guy's Hospital, Londres, RU, hace poco aportaron al tema lo que sigue, traducido y algo resumido.

Los dientes se desarrollan a partir de una serie de acciones recíprocas entre el epitelio y el mesénquima durante el desarrollo de la boca, que se produce tempranamente en la embriogénesis mamífera. Cada vez se está comprendiendo mejor la regulación molecular de los procesos clave en la evolución del diente, como la iniciación, morfogénesis y diferenciación celular, al punto que esta información puede ser utilizada como base para los enfoques de reposición dentaria biológica, el biodiente.

 

¿Por qué dientes?      

 

La posibilidad de obtener órganos humanos ab ovo en el laboratorio y transplantarlos es obviamente una idea muy atractiva. Sobre todo, si se los puede hacer con las propias células del paciente (autólogos), lo cual revolucionaría los transplantes de órganos al no ser necesaria la inmuno-supresión de por vida u se convertiría en un  rutinario procedimiento quirúrgico.

 

Los dos desafíos

Son dos los desafíos más evidentes por superar.

Un enorme desafío es el plantado por la necesidad de reproducir la disposición altamente especializada y compleja de células  diferenciadas que constituyen un órgano.

No menos enorme es el desafío de probar esos órganos en seres humanos, en el supuesto de que fuera posible crearlos en el laboratorio. Los órganos internos vitales requieren cirugía mayor en pacientes con frecuencia muy enfermos y avizoran un largo y tortuoso camino. Como los procesos de ingeniería son similares, se puede experimentar con órganos que sean necesarios, pero no en sí vitales – como los dientes.

 

Los dientes son órganos ectodérmicos y tienen en común con los demás de su tipo que están localizados cerca de extremos del cuerpo. Se desarrollan en el embrión vía interacciones entre ectodermo y el  mesénquima subyacente. Son fácilmente accesibles y visibles. No requieren cirugía mayor y no son esenciales para la vida.

 

¿Necesitamos una reposición biológica?

      

Lo más moderno son los implantes, practicados ya por egipcios, mayas y romanos (Fig. 1). Con sus grandes progresos, no son una reposición biológica. Los biodientes, sí. Pero para la ingeniería es preciso tener en cuenta que no son un órgano, sino 16 ignorando la diferencia entre izquierda y derecha, que si no serían 32 órganos distintos.

 

 Fig. 1 Cráneo de un antiguo romano hallado en Londres, con un implante dental de hierro clavado en el maxilar. Una reciente encuesta nuestra, mostró que el 70% de los Implantólogos usarían un  Biodiente si lo hubiera.

 

Cómo se llega al diente

El siguiente es material para mentes curiosas [hasta la marca].

Los dientes evolucionan a partir de acciones recíprocas entre el   ectodermo (epitelio) bucal y el mesénquima de la cresta neural (Fig. 2). La forma específica queda determinada muy pronto en el desarrollo por la expresión de diferentes genes en diferentes regiones del mesénquima maxilar primordial. Estos genes, principalmente  con homeobox [u homeóticos], actúan para proveer células con información posicional que dirige las células que participan en la morfogénesis dentaria (Tucker & Sharpe, 2004). El mejor ejemplo de  esto involucra el gen homeobox Barx1, que si se expresa mal en el mesénquima de donde debieran desarrollarse incisivos resultarán molares. [Recordemos que un homeobox es una secuencia de ADN que forma parte de genes implicados en la regulación de la morfogénesis; pues codifican proteínas que indican a las células "qué clase de estructuras tienen que hacer" (por ejemplo, dientes para la boca]. La expresión ectópica del Barx1 en el mesénquima incisivo ha redireccionado las células para que sigan la vía molar de la morfogénesis. Todo esto precede a la formación propiamente dicha del diente, de modo que el primordium ya sabe qué forma deberá tomar.

 

  Fig. 2 Representación de la vía NF-κB estimulada por EDA en el nudo adamantino primario durante el desarrollo dentario. PEK, nudo adamantino primario;  SEK, nudo adamantino secondario; EDA, ectodisplasina; EDAR, receptor de ectodisplasina; EDARADD, ectodisplasina asociada a muerte; TRAFs, factor de necrosis tumoral asociada al  receptor (Frs); NFαB, factor nuclear kappa (B); IαB, inhibdtor de kappa B; NEMO, modificador esencial del factor kappa B; IKKα, inhibidor of kappa kinasa alfa; IKKβ, inhibidor of kappa kinasa beta.

 

 

La distribución espacial de la expersión genética del mesénquima provee la “información posicional” para la vía hacia la morfogénesis. El Barx1, por ejemplo, es necesario y suficiente para la molar. Los genes homeobox como éste actúan sobre las células mesenquimáticas antes de iniciarse el diente y las células interpretan la información posicional para orientar el pliegue epitelial hacia la forma debida..

El desafío es la ingeniería de un biodiente con la forma deseada, para lo cual es importante comprender este papel de los genes. Los mecanismos de estas proteínas homeobox no está aún claro; pero habría evidencias de la importancia de la vía NF-κB [NF-κB (nuclear factor-kappa B = factor nuclear kappa B) es una proteína hallada en casi todos los tipos de células animales y participa en su respuesta a los estímulos].

El nivel de activación de esta vía regularía las pautas cuspídeas en las formas molares y por lo tanto estaría “aguas abajo” del Barx1 [regiones que se encuentran mucho después de los sitios de trascripción]. Dicho más claro, la presencia o ausencia de éste determina la forma monocuspídea o multicuspídea. Para hacer premolares, molares, etc., potencialmente se regularía el nivel de la activación NF-kB durante el desarrollo, para lo cual hay varios moduladores de molécula pequeña disponibles (Brennan & O'Neil, 1996).

[hasta acá, ¿quién leyó?]

  

Cómo hacer un Biodiente

      

 

Básicamente hay cuatro maneras de hacer un Biodiente: 1. tratar de reconstruir el diente maduro como aparece en la boca; 2. tratar de reproducir el desarrollo embrionario en la boca; 3,  tratar de 'inducir' una tercera dentición; y 4. crear una matriz (andamiaje) con la forma de un diente, introducirle algunas células y confiar lo mejor (Fig. 3).

 

  Fig. 3 Representación de 4 diferentes posibles abordajes de la ingeniería de dientes. (A) Estimulación de una tercera dentición (diente terciario)). (B) Construcción de  un diente adulto de novo). (C) Sembrado de células de germen de tercer molar disociadas sobre andamiaje de forma dentaria.. (D) Generación del primordium dentario desde células madre cultivadas. T: terciario; P: primario; D, deciduo.

 

 

Obviamente, la idea de 'inducir' una tercera dentición localmente es un atractivo concepto (Fig. 3A). Sería añadir moléculas para inducir de novo la iniciación dentaria en la boca adulta después de la pérdida del diente permanente. Tendrían que ser las moléculas involucradas en la inducción dentaria embrionaria o en la formación sucesiva del diente. Se llegó por la observación de que los pacientes con displasia cleidocranial pueden tener un tercer juego de dientes y la identificación de las mutaciones sugirió una posible ruta para biodientes. Hay que cuidarse porque esos genes participan con un papel clave en otros procesos celulares, incluida la formación de hueso. Además, las células que formarían dientes no existen en el maxilar adulto y las moléculas inductoras no tendrían sobre qué actuar.

La idea de construir un diente adulto completo (p. ej. Robey, 2005) (Fig. 3B), las partes constituyentes serían formadas individualmente, de modo similar a la construcción de un edificio. Pese al alto nivel de dificultades técnicas, la ventaja está en el control y aun la posible automatización. Apenas (!) hay que reunir células del estroma medular e hidroxiapaptita/ fosfat tricálcico (HA/TCP) para ingeniería de hueso; células pulpares y HA/TCP para generar pulpa y esmalte, dentro de un molde con forma coronaria; y el ligamento periodontal con células madre del propio ligamento. ¡Sencillito!

 

El ratón de la oreja en la espalda de 1997 fue una prueba vívida de la posibilidad de andamiajes descartables para una ingeniería en que se siembren las células y tomen su forma. La posibilidad de construir órganos complejos como los dientes hace medio siglo que está siendo investigada: el primordium dentario embrionario en su primera etapa tiene una plasticidad inherente y capacidad de regeneración. Ésta fue usada por Young et al. (2002) para generar andamiajes para los distintos dientes y sembrar en ellos células disociadas del germen del tercer molar (Fig. 3C). Pese al éxito de lograr un pequeño diente en los ratones, habría otras explicaciones coherentes  y la cuestión es: ¿tiene esto algún potencial como método para producir Biodientes? Por ahora, no logró el objetivo principal, pero este método mostró que las células pueden reorganizarse y tienen un cierto potencial de generar un biodiente.

Biodientes con células madre  (Fig. 3D).

El punto de partida para la formación de los dientes está en las primeras interacciones epitelio-mesénquima en el primordium maxilar. Entonces (6 semanas embrionarias), las células mesenquimáticas no están diferenciadas y pueden responder de distintas maneras a las señales epiteliales. El razonamiento motorizante es que uno puede tratar de reproducir esta etapa simple in vitro a partir de células cultivadas.

El primer desafío sería identificar las poblaciones celulares que pueden reemplazar las mesenquimáticas embrionarias derivadas de la cresta neural e interactuar con epitelio bucal para formar ese tipo mesenquimático dentario.

Un rasgo de las células de la cresta es su multipotencialidad, capaces de al tiempo que reciben las primeras señales del epitelio no están comprometidas y son capaces de seguir diferentes vías de diferenciación.

Usando una mezcla de células madre embrionarias, neurales fetales y de médula  ósea adulta de ratones más epitelio bucal embrionario se llegó a la etapa de odontogénesis y se dejó que el desarrollo siguiente transcurriera como explantes en la cápsula renal. Se formaron dientes del mismo tamaño aproximado al de los molares de los ratones con todas las células normales.

Actualmente, la investigación está dirigida a encontrar una fuente  celular que remplace el epitelio bucal embrionario para producir Biodientes enteramente a partir de células cultivadas.

VOLVER (a Índice)

 

                                                                                      octubre 2008

James Joyce, su salud y sus dientes

 

Si uno quisiera arruinarse la salud, podría seguir el mal ejemplo del ejemplar James Joyce. Si uno aspirara a alcanzarlo como novelista genial del siglo XX, no sería así de fácil (Fig. 1).. Aprendamos lo factible.

Una vida desordenada, con alcohol por demás y siempre, y hasta prostitutas en su adolescencia – antes de convertirse en fidelísimo marido – sumados a una alimentación poco nutritiva  por falta de dinero en la infancia y por falta de discreción en la vida adulta, constituyen las circunstancias adversas que lo llevaron a padecer una casi ceguera, con glaucoma, cataratas y ataques repetidos de iritis, más enfermedades venéreas, poliartritis a repetición y úlcera péptica que finalmente lo mató. Es dudoso que haya padecido neurosífilis y quizá sufrió espondiloartropatía

La medicina de su tiempo (1882-1941) no tenía medicación eficiente entonces y además él no cumplía con lo que había.

Como si el genio estuviera de algún modo vinculado a los padecimientos físicos (Beethoven, van Gogh, etc).

Sumen, colegas, caries dentales irrestrictas.

 

 

Figura 1 - James Joyce en Platzspitz, punto de confluencia de los ríos Limmat y Sihl; Zurich, 1938

 

La paleopatología se hace difícil cuando es preciso diagnosticar los padecimientos de una persona y, peor, cuando en este caso los trabajos publicados sobre Joyce, difieren marcadamente entre sí.

Consta que desde los 6 años debió usar anteojos por su miopía y que a los 14 tuvo sus primeras experiencias sexuales con prostitutas. Y que estando en París, en diciembre de 1902, padeció terribles dolores de muelas, según su propia correspondencia.

A sus infecciones dentarias atribuyeron los médicos la fiebre reumática que padeció, además de dolores estomacales, lumbalgias y dolores oculares que lo privaron un tiempo de la vista. Desde Roma habría de de lamentarse en sus cartas de  dispepsias y constipaciones, que eran tiempos de exceso de bebida y falta de comida apropiada por problemas económicos. Como apoyo al tratamiento de estos males, fue sometido a una serie de extracciones dentarias.

En el lapso en que habitó una Torre Martello, compartió el lugar y la novia sifilítica con Oliver St. John Gogarty, futuro otorrino, senador y poeta no demasiado meritorio (es el Mulligan del Ulises). En los meses en que estuvo en Irlanda, hacia 1909, padeció nuevos ataques de ciática e iritis, quizá por recidiva de la enfermedad venérea tras haber frecuentado nuevamente prostitutas.

Un violento ataque de iritis y complicaciones lo hicieron someterse a una intervención , con la mala suerte de que la hemorragia postoperatoria lo privó de la vista del ojo derecho de manera permanente y le ocasionó un colapso nervioso.

La repetición de estos episodios determinó a su protectora Sylvia Beach a llevarlo a su propio oftalmólogo, quien entre otros recursos indicó la extracción de absolutamente todos los dientes, con la esperanza de que la eliminación de los focos aliviase la enfermedad de los ojos y asimismo sus problemas articulares.  En abril de 1923 le hicieron 16 extracciones, con 7 abscesos y un quiste.

Ahí me parece que concluye nuestro interés odontológico, pero de lo humano podemos agregar que siguió  con sus dolores abdominales por la úlcera péptica (mal atribuida a “nervios” por problemas financieros, la salud de la hija Lucía y el abuso del alcohol). Su vida termina por esta razón, en Zurich, sumados problemas de mala praxis y una intervención desafortunada, el 9 de enero de 1941, y falleció el 13.

Para más detalles sobre las enfermedades generales, se puede ver Ritratto dell’artista malato. Patografia reumatologica di James Joyce en Reumatismo, 2008; 60(2):150-158, un sustancioso trabajo del Dr. Luca Ventura. También publicó:  Ventura L con Carloni C. L’odissea clinica di James Joyce. http://www.paleopatologia.it/articoli/St_med/L_y , agregándose Iacomino E, Lupi E y Romani F. Odissea clinica di un genio. Studio nosografico di James/ Oftalmologia Sociale 2008

O para ver la relación de Joyce escritor con los dientes, en mi libro El diente secreto dediqué al tema todo un capítulo (también publicado en el J Irish Dent Assm).

 

                                                                               H. M.

VOLVER (a Índice)

 

 

                                                                                                      septiembre 2008            

 

 

 

Odontología a bordo...   Sobotta BA, John MT y  Nitschke I (Int Marit Health  2007;58(1-4):59) se fueron, imagino, en un crucero alrededor del mundo, que duró dos meses, en un botecito con una tripulación de 999 cuyas necesidades y solicitudes de tratamiento odontológico merecieron su análisis. Me parece interesante señalar que pudieron deducir que no se habían respetado las recomendaciones de la OIT (Organización Internacional de Trabajadores), pues hubo gran cantidad de emergencias indicativas de que los examinadores de los tripulantes antes de viajar no habían diagnosticado las caries y que sería necesaria la realización de un examen odontológico para reducir las urgencias Los costos de tratarse y la falta de actitud preventiva impidieron el acceso de los tripulantes de ingresos más bajos a la clínica dental del barco. En cambio, los de mayores posibilidades económicas se interesaron por la estética y la profilaxis. Edad, sexo, diagnósticos, emergencias y rutina, número de sesiones y su duración y tiempo desde la última visita al dentista fueron escrutados en 56 tripulantes con una edad media de 37 años. Un 25% por emergencias, por caries y sus secuelas en elñ 85% de los casos..

 

Odontología entre barrotes...   T. Walsh et al (British Dental Journal 204, 683, 28 jun, 2008) hallaron en la literatura sobre el tema que falta información adecuada sobre la prestación de servicios y su organización en las cárceles. El estado de salud bucal de los internos se basó en exámenes clínicos de dientes cariados, ausentes y obturados, el estado periodontal y los informes verbales sobre la salud bucal. Los estudios no contemplaron, en su mayoría, el estado socioeconómico de los presos. Unos pocos compararon con la salud bucal de los no institucionalizados. Se puede decir que, en general, el estado de salud bucal es pobre y lo mismo cuando se hizo comparación con personas qaue no estaban entre (esos) barrotes.

 

Paleobiología...   D. Perrine (Nature 453, 826, 12 jun 2008) nos cuenta que el nautilus, arcaico primo del pulpo y el calamar, tiene una  Palaeobiology: Remember this

buena memoria pese a la falta de las regiones del cerebro dedicadas al aprendizaje que otros cefalópodos tienen. [También hay seres humanos con buena memoria y rencores pese a su obvia carencia del más alemmental o cuadrado cerebro.] Robyn Crook y Jennifer Basil del Brooklyn College en New York adiestraron una docena de Nautilus pompilius (figura) para que  asociaran el olor de peces con una luz azul, lo cual quedaba demostrado por que estas criaturas finalmente extendían sus tentáculos en respuesta al flash solo. Podían recordarlo hasta 24 horas, y el de la primera hora fue tan bueno como el de los cefalópodos con neuroanatomías más complejas.  Estos bichos (además de sabrosos) permiten a los biólogos examinar la evolución del cerebro y la conducta.. Estos cefalópodos (pulpos, jibias y calamares) desarrollaron cerebros especializados que contienen centros dedicados al aprendizaje y la memoria, que les sirven para cazar sus presas  eficazmente y comunicarse visualmente. El nautilus, remanente del período cámbrico tiene el cerebro más simple de los cefalópodos y se supondría que la falta de los centros de aprendizaje y memoria debiera limitarlos, pero esto nunca antes había sido probado. ¡Fuerza, descerebrados del mundo, que todavía pueden! (Journal of Experimental Biology 211, 1992-1998, 2008)

VOLVER (a Índice)

 

                                   agosto 2008

Amalgama y ética…   Meyerhof PG. (J Hist Dent. 2007 inv 55 (3):139

El Dr. Benjamin Boyer Brown fue un destacado professional de St. Louis (EE.UU.) por los años 1830 y1840,  miembro de la American Society of Dental Surgery, antecesora de la American Dental Association. Cuando esa sociedad declaró que el uso de amalgama era no ético y mala práctica,  sus miembros fueron forzados a firmar un compromiso de no usarla. El Dr. Brown no solo se opuso a esa decisión, sino que se sintió moralmente obligado a levantar la voz. Se  opuso con fundamentos éticos. Pese a que apeló a la razón y a su alto  perfil, fue uno de los pocos dentistas expulsados de la odontología organizada. [Ahora no expulsan, destierran; pero permiten a los amigos publicar avisos faltos de ética junto a los institucionales.]

 

Traslación médica…

es una rama  de la investigación médica que procura trasladar la investigación de su campo directamente al de la atención del paciente. Hablando de fármacos se refiere a la  "traslación" del hallazgo básico a terapias reales para pacientes reales. Se pone énfasis en el vínculo entre el laboratorio y el lecho del paciente, sin que queden desconectados. Sucede que el impacto de la investigación está creciendo a un ritmo mayor que la aplicación clínica. Se espera que el tesoro de la era dorada de los estudios de laboratorio sea trasladado a beneficios del mundo cotidiano del cáncer, bucal incluido, la demencia y las cardiopatías. Hay una deuda por pagar de un contrato social entre los investigadores y la población que financia sus estudios.

 

Ética de la infección…   Shaw D (J Med Ethics 2008 mar; 34(3): 184) nos cuenta que en el R. U. el odontólogo que es HIV positivo no debe atender más pacientes. Pese a haber padecido hepatitis B de baja carga viral pueden atender pacientes. Quizá desconocen que el HIV es 100 veces menos infeccioso que la hepa B. Más curioso es que los dentistas sanos están obligados a atender pacientes con HIV. Obviamente, el autor sostiene que no es ético prohibir su trabajo al dentista infectado y discriminatorio, que es más fácil que se infecte un dentista de un paciente que la inversa, que no es justo que a los estudiantes no les permitan seguir el Bachillerato en Cirugía Dental si están infectados, negándoseles la posible matriculación futura.

En triste resumen, las normas parecen estar más relacionadas con el miedo público a la infección que con una evidencia científica que justifique ese razonamiento contra lo ético.

VOLVER (a Índice)

 

                                                           julio 2008

Sexismo…    Se afirma que las mujeres están mal representadas en la física, que son apenas el 10%  del cuerpo docente en USA. Ahora, Sherry Towers, una física de partículas, salió a decir que tiene datos objetivos de sexismo institucional en uno de los laboratorios de más notorio perfil. Sostiene que las mujeres postdocs (postdoctoradas) trabajan  significativamente más que sus pares varones pero se les acuerdan apenas un tercio de las presentaciones, proporcionalmente.

De 57 investigadores postdoctorales, incluidas 9 mujeres, que trabajaron en el detector de partículas  'DZero' en Fermilab, USA (1998 – 2006), dice, ellas hicieron más del 40% del mantenimiento y significativamente más 'trabajos internos' por año; pero sólo se les concedió un tercio del total de las conferencias encargadas.

Sin embargo, notablemente, ella no cree que haya una discriminación consciente.

Después de la queja de Towers, en Fermilab hicieron un informe interno. La sensación general era que a las mujeres eran pasadas por alto para los cargos de liderazgo. Los ejecutivos con su informe lo niegan (Nature 23 abril 2008).

Hypatia…    Para subsanar algo la omisión, incluimos la biografía sintética de una destacada filósofa, astrónoma y  matemática [resumida y tergiversada de Jone Johnson Lewis]. Se trata de Hypatia, hija de Theon de Alejandría, professor de matemáticas en el Museo, Eiypto.

Hypatia estudió  con su padre, y entre otros con Plutarco el joven. Enseñó en la escuela Neoplatónca y se convirtió en la directora asalariada de esa escuela en el 400. Es probable que haya escrito sobre sus temas, incluido el movimiento de los planetas, una teoría de los números y las secciones cónicas.  Parece que también inventó el astrolabio plano, el hidrómetro de bronce graduado y el hidroscopio.

El Obispo Cirilo, futuro santo, objectaba a Hypatia sus enseñanzas heréticas, incluida la ciencia experimental. No conservaba su lugar de mujer: circulaba libremente, vestía ropas de profesores, no de mujer, y hasta manejaba su propia carroza, impropio acto.  Cirilo habría incitado a una banda guiada por monjes fanáticos en 415 para que la atacaran. La arrastraron de su carroza y, según se cuenta, la desnudaron, la mataron, pelaron la carne de sus huesos y esparcieron las partes por toda la ciudad.

Sus trabajos se quemaron cuando la biblioteca de Alejandría fue quemada por los conquistadores árabes.

 

A falta de imágenes de Hypatia, incluimos la de Mariah Carey sólo por el curioso título científico de su ultimo album (nada más que por eso, eh): el sorprendente E=MC2, que no sería en homenaje a Einstein, sino abreviatura de “Emancipación igual Mariah Carey al cuadrado”.

 

 VOLVER (a Índice esencias)

 

                                                                                   junio 2008

Sobre la inteligencia de las mujeres

 

Ana Maria Sibylla Merian

 

La proporción de científicos y tecnólogos en la Unión Europea entre 45 y 64 años es del 40%. La proporción de personas en la Unión Europea entre 45 y 64 años es del 27%. Es decir, que la mano de obra científica está envejeciendo más que la de otros sectores. Pero lo que aquí nos importa señalar es que el 47% de los científicos senior son mujeres, lo cual es notable e indica que la  ciencia genera una mayor igualdad por sexo que otras profesiones. Como lamentablemente también están a la par de los hombres en los errores vitales, en la sección TERAPÉUTICA encontrarán las lectoras un artículo sobre los abusos de distinto tipo. Vale la pena enterarse.

Pero mujeres destacadas en las ciencias y el arte las hubo siempre. Quizá los hombres no las dejamos asomar demasiado las narices y, subsanando esto en parte, este mes damos a conocer un caso bastante más que meritorio.

Ana Maria Sibylla Merian es una de las más significativas  artistas de la historia natural del s XVII. Nació en abril, 1647,  Frankfort-an-Maine. Su padre, Matthaus Merian, era un editor conocido que murió en 1650 y cuenta el folklore que le profetizó a Maria Sibylla – entonces de tres años – que el apellido Merian sería recordado por ella.

Quien más influyó sobre ella fue Jacob Marrell, con quien la madre de María se casó en 1651. Marrell había aprendido con dospintores de prestigio en pintura de flores y de naturalezas muertas: Jan i Davidsz de Heem (1606-1684), de Utrecht, y Georg Flegel (1563-1638), de Frankfurt. La hija mayor de ella, Johanna Helena, se casó con el mercader Jacob Herolt quien comerciaba con la nueva colonia de Surinam, en Sud América, y sus narraciones deben de haber suscitado en ella una añoranza por esas tierras.

Para esos entonces, su vida fue poco convencional. A los 38, cuando ya había escrito dos libros de insectos y uno en 3 volúmenes sobre las flores, abandonó a su esposo  y entró en una comunidad religiosa con sus dos hijas. Cinco años más tarde, ella y las hijas se trasladaron a Amsterdam y se dedicaton a la venta de material para artistas junto con insectos y animales conservados.

Se decidió a los 52 años al viaje ensoñado y se fue a Surinam con su hija menor, Dorothy (1699). Por dos años, abarcaron todos los asentamientos  y todas las plantaciones que pudieron enla foresta tropical lluviosa, siono que además exploraron el interior y pasaron muchos peligros. La mala salud derrotó a Merian, quien debió regresar a Amsterdam, donde habría de publicar su notable Metamorphosis Insectorum Surinamensis. Sus sobresalientes acuarelas (ver figs.), conservan a la fecha los brillantes colores originales.

                                                                                                             

ExhibitionAn eye for detail  

Falleció en Amsterdam en enero, 1717. Ese año, la hija publicó las tres partes completas, por primera vez, de Erucarum Ortus Alimentum et Paradoxa Metamorphosis, dedicado "Pia Memoriae Matris Ejus Maria Sybillae Merian." Adquirió una colección de sus obras el Zar Pedro el Grande, y a su muerte, en 1725, quedaron en la Academia de Ciencias.

Informa Nature )452, 393, 2008) que sus minuciosos registros de plantas, animales e insectos estuvieron en exhibición (Maria Sibylla Merian & Daughters: Women of Art and Science) en el Museo  Rembrandt en Amsterdam hasta mayo, y pasaron al Getty Center en Los Angeles, California, en este mes de junio.

N de la R. Si alguna lectora desea conocer la vida de otras científicas, envíe el mail para solicitarlo a H. M.

VOLVER (a Índice esencias)

 

                                       mayo 2008

 

Etnofarmacología…:    De Scott G, Hewett ML (J Ethnopharmacol  2007 oct 23) tomamos unos conceptos que a muchos de nuestros lectores les pueden interesar como para ir a las fuentes. A los otros lectores les contamos que en archivos de la Compañía Holandesa para las Indias Orientales en el Cabo existe información etnomédica no explorada de aplicación potencial en el cuidado de la salud y producción de nuevos fármacos. Los primeros habitantes de Sudáfrica fueron los Khoi-Khoi y San, de amplios conocimientos etnomédicos basados sobre plantas indígenas, transmitidos por vía oral. Esta situación facilita la pérdida de esa cultura Khoi-San que proviene de hace 350 años sería lamentable. Hay registros escritos en Inglaterra que llegan sólo hasta 1800, pero el A revisó archivos de la Compañía que van hasta 1650, los que incluyen informes de exploraciones, trabajos publicados y otro material  que demuestra el interés por conservar todo ese conocimiento, al que puede acceder el lector en la fuente citada.

Pensar que la ciencia, un producto social y cultural singular, es propio de la cultura occidental, es un grave error. Hay que empezar a asumir sin reservas la presencia en todas las sociedades, de cualquier época y lugar, de conocimientos y prácticas relativas a la salud y a la enfermedad. Tanto en el pasado, como en el presente, se produce un traspaso de información que puede llegar a ser beneficioso para todos.

 El mestizaje cultural en etnofarmacología abarca de los saberes indígenas a los científicos, sin que éste pretenda ser unidireccional, es decir, de lo indígena a lo científico y no desde lo científico a lo indígena. Por tanto, se pretende que la palabra “mestizaje” cobre el máximo protagonismo Entre los objetivos que se han de perseguir está el de establecer, siempre desde un punto de vista crítico, un modelo de comunicación e intercambio entre los países desarrollados y los países en desarrollo en lo que concierne al uso de remedios naturales con el fin de promover la salud pública. Se debe cartografiar el estado actual de los estudios científicos sobre las propiedades medicinales de las plantas que utilizan los pueblos indígenas así como de las plantas de uso popular en Europa; trazar la situación actual de la catalogación de las floras indígenas y populares; estudiar las posibilidades de explotación, por parte de las ONG, de los productos naturales curativos de cada región del planeta; y continuar el estudio de los aspectos legislativos en cada país de la Unión Europea en lo que se refiere al control de la seguridad y la eficacia, la venta y el consumo de los productos fitoterápicos. Hay que respetar el espíritu con el que surgió la etnofarmacología, es decir, que se realicen los estudios desde las más diversas disciplinas implicadas como son la botánica, la farmacología, la antropología, la historia, la química, la medicina, la farmacia, etc., con el fin de evitar acercamientos reduccionistas desde cualquiera de las ciencias. Jacques Fleurentin. Presidente de la Société Française d’Ethnopharmacologie. Dijo:.”La verdadera y triste historia de la investigación de la flora usada en las medicinas indígenas de la América Latina (donde se dice lo que pasó 25 años después de escuchar los “cuentos” de la OMS), debe ser publicada.

VOLVER (a Índice esencias)

 

                                                                              abril 2008

¿Músculo contra cerebro?

Un cambio en una sola proteína muscular pudo ser un paso clave en la evolución del hombre moderno,  de acuerdo a una nueva teoría. Una  mutación en un gen de miosina (MYH16), hace 2,4 millones de años hizo la proteína menos efectiva. A causa de este cambio, la ponderosa masa muscular de los primates se redujo. Según Hansell Stedman, cirujano gastrointestinal de la Universidad de Pennsylvania, esto hizo posible la triple expansión del cerebro.
En cambio, macacos, chimpancés, gorilas y otros primates siguen con el gen muy confiable para llevar a término total la proteína. Mientras tanto, según Stedman, el cambio estuvo presente en todos los ADN humanos que probaron.
                 

Por comparación genética de especies, calcularon que la  mutación apareció hace unos 2,4 millones de años, justo antes de iniciarse la evolución humana. Se podría decir que en los seres  humanos, genera apenas una "tajada" de músculo mandibular  si se compara con primates no humanos. "No sugerimos que esta  mutación por sí basta] para tener un Homo sapiens," dijo Stedman, "pero hizo posible el desarrollo del cerebro."

Y a nosotros, los dentistas, no sé si nos permitió el desarrollo cerebral, pero nos dejó con menos dientes para trabajar (U.O.)

 

Identificación dentaria…  Hutt JM et al (Int J Legal Med 1995; 107(6): 275) quizá no conocían la frase de Paul Merton, “Me sorprende siempre escuchar que las víctimas de un accidente de avión tuvieron que ser identificadas por sus fichas dentales. Lo que no entiendo es, si no saben quién es uno, ¿cómo hacen para saber quién es el dentista?” Los AA crearon una clasificación discerniente y sencilla, fácil de manejar para el equipo multidisciplinario requerido (odontólogos, patólogos forenses, radiólogos y biólogos) para la identificación por los dientes de las víctimas del vuelo AI.IT 5148, el 20 de enero de 1992. Formaron 4 grupos de acuerdo con las coincidencias entre datos ante y post mortem. Si eran perfectas (solo 44 casos) iban al Grupo A; si parciales, al B (12); y hubo 29 casos de datos insuficientes o ausentes (C y D), que no permitieron la identificación. Mediante la información dentaria solamente, se identificaron nada más que 17 fallecidos. Por todos los medios, llegaron a definir 85 de las 87 víctimas. Todo en menos de 15 días.

Y esto pese a que sucedió más de 10 años antes del aporte de Tohnak S et al (J Dent Res 2007 nov;86(11):1057) a la mejora de las radiografías; ya que las  ante mortem (AM) y post mortem (PM), tienen como inconvenientes la pobre calidad de la imagen, la falta de coincidencia de los ángulos de visión en la PM con la AM, más que el estado de los dientes remanentes puede excluir la posibilidad de obtener algunos tipos de Rx PM. Los AA estudiaron la factibilidad de imágenes tipo radiográficas reconstruidas de la tomografía computada (TC) PM, para superar esos obstáculos. Usaron algoritmos para una síntesis computarizada de las imágenes panorámicas, periapicales y dew aleta mordible. Comprobaron su utilidad, dado que hallaron en las imágenes sintetizadas un mínimo de distorsión geométrica y de esfumado, más una menor superposición de otras estructuras anatómicas.

VOLVER (a Índice esencias)

 

 

                                                                                                                         marzo 2008

El dentista seminal

CHARLOTTE, N.C. Personal del Dr. John Hall declaró que les hacía ingerir su semen a las pacientes, cuando las atendía, sin que lo supieran. Su abogado defensor,  Emerson Thompson, dijo que la acusación del personal despedido era falsa y por resentimiento. Estaba usando un producto para el crecimiento del pelo y temía que eso redujera su población de espermatozoides y el líquido seminal

Seis mujeres apoyaron la acusación y otra dijo que le saltó encima en el sillón dental y comenzó a refregársele contra la parte baja con connotaciones sexuales.

La junta dental debió decidir sobre la licencia para ejercer de Hall, mientras la justicia de Charlotte se ocupaba del aspecto criminal.

Contribuyó a perjudicarlo que su ex asistente Cheryl Lynn MacLeod testificara que la mandó salir del consultorio y que oyó que anunciaba a las pacientes que les iba a poner en la boca, con una jeringa, algo que debían ingerir. Una paciente declaró que tenía gusto a lavandina. Encontraron varias jeringas en la basura, ninguna de las cuales contenía un medicamento, sino restos de semen.

Así me la contaron desde Charlotte, así la cuento yo.

VOLVER (a Índice esencias)

 

 

                                                                                                  febrero 2008

El dentista bailarín

SYRACUSE, N.Y. - Un dentista creyó Fred Astaire y se puso a danzar al ritmo de una canción de la radio mientras aplicaba el torno a una mujer, que terminó en el hospital cuando la fresa se le alojó cerca del ojo. Brandy Fanning, 31, fue a parar a cirugía de emergencia y pasó tres días en el hospital, en octubre 2004.

Demandó al Dr. George Trusty por u$s 600,000 por gastos médicos, y padecimientos.

Declaró que Trusty, mientras usaba el torno, para seccionar un molar a extraer, estaba "ejecutando rítmicos pasos y movimentos al compás de `Car Wash,'" de la radio. Trusty procure extraer la fresa quebrada, pero la metió más en el seno y hasta casi la órbita.

Así se publicó en USA, aunque usted no lo crea.

Sugerencia: si piensa bailar, elija un tango, menos agitado.

 

 

 

 

 

Mandíbula de cobre en King Kong

No es que el legendario King Kong tenga así las mandíbulas, sino que en la remake del famoso filme, encuentran gigantescas gusanas de sangre en la Isla de la Calavera.  En las mandíbulas de las gusanas de sangre hay cantidades normalmente tóxicas de cobre (Cu) como biomineral [Science (2002) 298, 389–392], según Helga C. Lichtenegger y cols de la Universidad de California, quienes mostraron que esas mandíbulas tienen extraordinaria resistencia a la abrasión y esperan crear con esa base nuevos materiales biomiméticos . "La alianza de proteína con Cu […] puede servir como prototipo para nuevos  materiales duros, livianos y duraderos," dicen estos autores. Algunos miembros de la familia se alimentan de materia orgánica vegetal y animal en descomposición y otros son depredadores. Son hermafroditas, lo que les permite reproducirse por si mismas. Su talla máxima es de 150 mm, siendo el promedio 50 mm.

Son carnívoras. Se alimenta por extensión de su gran proboscis que encierra cuatro mandíbulas huecas, conectadas a las glándulas que producen el veneno con que matan a sus víctimas. Su mordida puede ser dolorosa aun para el ser humano. Las mandíbulas son inusitadamente fuertes y el cobre que contienen está en forma de un biomineral llamado atacamita con base de cloruro de cobre. Está presente en su forma cristalina. Podría ser el catalizador para su mordida ponzoñosa. A su vez son presa de otros gusanos, crustáceos, gaviotas y peces. Por esto, los usan como cebo los pescadores. Han adaptado su vida a la arena, donde cavan túneles que las protegen.

VOLVER (a Índice esencias)

 

 

                                                                                                  enero 2008

 

Mitos del dolor en odontología…

Con este título, hemos recibido un trabajo que nos honra de la Dra. María Ferro Camargo (presentado como Ponencia de la Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor) Y decimos que nos honra porque presupone que estamos a la altura de los profundos conocimientos de filosofía occidental y oriental que posee la autora.

No es así.

Por lo tanto, incluimos a continuación un pequeño “avance,” “cola” o “trailer” del enjundioso artículo para que aquellos lectores que se interesen por el tema puedan pedírselo por mail (gonzalezferro@gmail.com ) a la ilustradísima colega ¿y filósofa? [Agregamos unas ilustraciones que adornan tanto mérito, aparecidas en la revista Nature.]

Los mitos, en distintos contextos pueden significar varias cosas, se pueden considerar envolturas simbólicas de una verdad, narraciones de hechos sobrenaturales, o pueden formar parte del sistema religioso de una cultura, la cual los considera historias verdaderas. Así mismo se postula que los mitos sirven para transmitir roles y símbolos de características arquetípicas, es posible que esto sea a lo que se refiriere un hablar de los mitos del dolor en odontología.

La palabra “mito” deriva del griego mythos, que significa “palabra” o “historia”. Un mito tendrá un significado diferente para el creyente, para el antropólogo o para el filólogo y en este caso, para el odontólogo. Es esa precisamente una de las funciones del mito: consagrar la ambigüedad y la contradicción, luego este no tiene por qué transmitir un mensaje único, claro y coherente.  Su logos no es sino una alternativa de explicación frente al mundo que suele recurrir a la metáfora como herramienta creativa. Entonces así, los relatos se adaptan y se transforman de acuerdo a quien los cuenta y al contexto en el que se transmiten. El  mito no es dogmático e inmutable sino que es fluido e interpretable. De todo mito suelen nacer teorías, en este caso se trata del acontecimiento del dolor, que se convierte en lo teorético de una ciencia: “la algologia”.

 

 

Imágenes coloreadas del cerebelo de un ratón brainbow Es decir, mezcla de brain y rainbow, cerebro y arco iris), que fue modificado genéticamente para expresar varias proteínas fluorescentes. J. Livet lo produjo en los  laboratorios de J. Lichtman y J. Sanes (Cambridge, MA, USA). La imagen fue tomada por T. Weissman

El dolor odontológico parecería referirse solamente a ese dolor físico que refiere alguna estructura del sistema estomatognático, pero cuando se enfrenta en la consulta, se encuentra que no sólo se refiere a una respuesta estructural, ya que quizás es más complejo en su origen; se suele ver traslapado en el sufrimiento que acarrea la ignorancia metafísica, ésta suele estar presente en el ser humano por un desconocimiento o un conocimiento limitado e imperfecto de la naturaleza de las cosas. Dicho sufrimiento no corresponde sólo al dolor estructural, sino que a menudo es una modulación o traducción de su sentido, capaz de concebir en su acción  un dolor acrecentado que  resulta de resistir o violentar el movimiento rítmico entre  bienestar y malestar con el que convivimos. Sensación sicológica de desagrado añadido (tristeza, ira, frustración) que surge cuando nos resistimos a lo que sucede y pretendemos otra cosa; derivando en un rechazo rotundo al dolor y una búsqueda crispada por el placer. Así cada “dolor de muela” se hace único e irrepetible. […] Perder un diente es también una metáfora de “la caída del poder”  no sólo es un dolor orgánico sino  también una forma de sufrimiento.

[…] Haciendo una abstracción  de la realidad  se suele  preguntar con fines de una cierta comprensión, que permita hacer las cosas claras y distintas  ¿Dolor o sufrimiento? Dicho cuestionamiento hace necesario  diferenciar  ambos términos por una cuestión pedagógica, habitualmente de esta manera, el dolor suele ser un hecho inevitable e inherente a la condición humana. No hay persona sin dolor, y si hay una, no es un ser humano, tal como dice un proverbio chino. El sufrimiento, en cambio, es el nivel de daño que puede causar un dolor determinado. Eliminar el dolor no está en manos del hombre, pero mitigar o incluso eliminar algunos sufrimientos, depende de la  comprensión  de dicho fenómeno y no tanto del tipo de dolor de que se trate, ya que no existe un dolor genérico, sino “mi” dolor. El elemento subjetivo es el principal condicionante, es la actitud que mantiene un individuo cuando llega el hecho doloroso concreto.

[…]

Sakyamuni  describe tres niveles en la experiencia del sufrimiento:

1.  Sufrimiento corporal: dolor físico, malestar, común a plantas, animales y seres humanos.

2.  Sufrimiento mental-emocional: originado por la discrepancia entre los deseos e ilusiones y la realidad que hacen presencia como desengaños en la vida o como la mera imposibilidad de satisfacer todos los deseos propios de los seres humanos, que han desarrollado una conciencia egoísta.

3.  Sufrimiento existencial: surge de la identificación con la individualidad.

 

[…] “Mi boca de cuarenta años. Dos muelas menos, dos dudosas y ahora un diente que se quiere escapar de esta boca.

Mi boca que sólo sonríe a veces, ahora preocupada por la sonrisa, suplicando por el diente ¡Que se aferre, que se aferre! ¿Una sonrisa sin un diente?  Aunque sólo sonría a veces mi boca necesita ese diente.

Mi boca sin besos. Mi boca sin palabras de odio o de amor, mi boca sin besos. Mi boca de cuarenta años como boca de vieja sin dientes, sin poder morder con propiedad los frutos, la manzana, el choclo, el fruto pan duro del día de ayer, masticando por el lado como mis tías, como mi madre.

Mi dulce boca, que albergó todos los sueños románticos, que ha sido besada y ha besado, con amor con pasión con desencanto. Mi boca de duelo por los besos perdidos.

Mi boca ni grande ni pequeña, de dientes parejos no demasiado blancos, mi boca inspiradora y deseada, confiada en su belleza (llegaron a decirme que mis dientes eran bellos). Ahora a punto de perder el colmillo derecho. No, no puedo vivir sin ese colmillo.

Mi boca de tercer mundo, perdiendo piezas una a una. Lo único que me quedaba de burguesa, los dientes, y ahora uno quiere escapar de esta boca baldía como un patio sin amor.

Mi boca que sonreía a veces pero con todos sus dientes. He perdido el tiempo, debí reír más, más personas debieron acordarse de mi sonrisa, guardarla como un recuerdo grato, memorable y bello

He perdido tantas cosas, el amor, la belleza, la cordura, los sueños, la plata, las ganas de vivir. ¿Pero un diente?”

 

[…]

Eso soy yo, mis dientes, mi boca, dirá Rulfo; “Yo morí hace poco. Morí ayer, La muerte es inalterable en el espacio y en el tiempo. Es sólo muerte, sin contradicción ninguna, sin contraposición con nada ni con algo. Lugar donde no existe la vida ni la nada. Todo lo que nace de mí, es la transformación de mi mismo. Los gusanos que han roído mi carne, que han taladrado mis huesos, que caminan por los huecos de mis ojos y las oquedades de mi boca y mastican los filos de mis dientes, se han muerto y han creado otros gusanos dentro de su cuerpo, han comido mi carne convertida en hediondez y la hediondez se ha transformado hasta la eternidad en pirruñas de vida, en el desmerecimiento de la vida. Pero la muerte no ha avanzado. Estoy aquí, sitiado por la tierra, en el mismo lugar donde me enterraron para siempre”  

[…]

 

La cata y la boca …   La cata ha sido estudiada ya desde comienzos del siglo XI y la primera descripción científica la hizo Peter Forskal en 1775. A medida que aumente la inmigración de ciudadanos de la península arábica y del noreste de África los dentistas deberán estar más atentos a las situaciones que este hábito genera. En marzo de 2006, Hailu y cols (Addict Biol. 2005 dic;10(4):299) mostraron que oscurece los dientes. La tinción en los consumidores crónicos es atribuida a la presencia de cromoforos, según Naggeb Hassan et al. Puede ser eliminada por acciones mecánicas. Su contenido total de F es inferior al hallado en el tabaco de mascar [ver CARIES]. Al-hebshi, M. Al-haroni, N. Skaug (Archives of Oral Biology, Vol 51, # 3, Pag 183) demostraron una acción antimicrobiana y de modificación de la resistencia microbiana.

En Canadá, en USA y otros países está prohibido su uso: no así en el Reino Unido e Israel. La OMS la tiene clasificada como droga de abuso pero hay quienes opinan que la cata no es más adictiva que el alcohol o la marihuana; Atrae por la sensación de euforia, excitación y aún por las alucinaciones; pero el uso prolongado (25+) genera conductas maníacas, paranoia y trastornos hepáticos, cardíacos y pulmonares. Y hasta se le atribuyen lesiones tumorales, benignas y malignas.

¿Y qué es la cata? La cata, qat o khat (Catha edulis), de la familia Celastraceae, también conocido como cat, tschat o miraa, o té abisinio, es una planta originaria del cuerno de África, del Yemen y otros países árabes vecinos, donde está profundamente arraigada en la tradición sociocultural. Es un arbusto que alcanza  unos 5-8 metros de alto, con hojas perennes de 5-10 cm de largo y 1-4 cm de ancho. Las flores surgen en cortos racimos axilares de 4 a 8 cm (ver figura).

Este estimulante, usado tradicionalmente en esas áreas y ahora difundido en occidente, se masca como el tabaco. El hábito suele comenzar a los 12 años y ocurre en todas las clases sociales. El jugo no es escupe como el del tabaco, se traga, y las hojas se conservan en la boca. Como tiene un sabor ligeramente amargo, muchos le agregan un poco de azúcar, y tiene que haber café, té o gaseosas a mano, y algunos fuman simultáneamente.

Sus propiedades psicoestimulantes son las más potentes que se conocen. Sus principios activos son los alcaloides (fenilalquilamina ) psicotrópicos catina (seudoefedrina) y catinona (alfa-aminopropiofenona). Ambos derivados de la fenetilamina, y emparentados química y funcionalmente con las anfetaminas. En particular, la catinona es la más activa de las dos, y es conocida, además, porque sirve de sustrato para la obtención de una poderosa droga, la metacatinona, de manera relativamente sencilla y a bajo costo.

Geoff Kite, fitoquímico, de los Royal Botanic Gardens, describió estudios recientes de alcaloides llamados catedulinas, presentes en las plantas de khat en proporcions que llegan hasta el 0.5 por ciento. Las catedulinas son más resistentes a la descomposición que la catinona. Muna Ismail demostró que las  catedulinas, así como la catinona, son responsables de la capacidad de los extractos de cata de liberar dopamina del tejido estriatal cerebral, la cual genera el efecto general estimulante.

Se mascan las hojas frescas, en grupo a solas, y su popularidad deriva de la estimulación del sistema nerviososo, a causa de la semejanza de la metacatinona con la metanfetamina. Las hojas sin refrigerar pierden su componente más activo en 48-72 horas, por su inestabilidad química. También tiene acciones periféricas de tipo simpaticomimético.

Universo Odontológico no recomienda la cata de la cata ni de ningún otro estimulante (alcohol, tabaco, etc). Esta reserva no incluye a la Cata, mi vecinita que está muy buena hasta en chancletas… ¡Como para catarla! Ni tampoco la cata sobria de vinos, chocolates, aceites y demás deleites sometidos a la prueba de los catadores.

VOLVER (a Índice esencias)

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

                                                                             noviembre 2007

El dentista inglés ilustrado y envenenado

Remontar la mirada al pasado, como ser a mediados del siglo XVIII en Londres, puede conducirnos a descubrir que ya entonces nuestros antecesores padecieron intoxicaciones mercuriales. Curioseemos ese entonces de la mano de M. G. H. Bishop (British Dental Journal  2007 sept 203, 265) e ilustrémonos al respecto con el pincel del notable pintor inglés William Hogarth's (1697-1764), en su serie The times of the day (Los momentos del día), exhibida por primera vez en su casa de Leicester Fields, en 1736.

Noche (Fig. 1) es la cuarta pintura de esa serie. Un grabado de Hogarth la complementa, de 1738 (Fig. 2).

Figura 1Night (Bishop, Bearsted Collection)         Figure 1 : Night by William Hogarth, 1736.

Figure 2: Anuncio del barbero, apenas legible, de la pintura de 1736

Figure 2 : The Barber's sign, barely legible, from the painting, 1736

Charing Cross, área de vida nocturna y casas de placer, es donde Hogarth ubica a su dentista barbero, tras un escaparate, en una habitación bien iluminada por 12 velas en la ventana y alguna otra adentro. Así tenía bien iluminado su campo el operador para una extracción dentaria. Este se anuncia como barbero con el tradicional cilindro de listas rojas y blancas y con una señal pintada donde comunica “Dientes extraídos a un toque” (Figs 3, 4).

Figura 3: Night, grabado de William Hogarth, 1738

Figure 3 : Night, as engraved by William Hogarth, 1738.

(Bishop, colección. Paulson No: 149)

Figura 4: La enseña del Barbero

revisada en el grabado de 1738

Figure 4 : The Barber's sign as revised in the engraving, 1738

Bishop se dedica a identificar al barbero pintado por Hogarth y su posible enfermedad ocupacional. Acude, por tanto, al registro de la Compañía de Barberos-cirujanos. (Sólo en 1745 se dividió a cirujanos de barberos, casi 200 años después de las Actas (1540), que habían dado estabilidad a la odontología de Londres y sus próximos alrededores bajo la sombra de la Iglesia de Inglaterra y de la Barber-Surgeons Company -- con más de 3,000 miembros. En la parroquia de St Martin's in the Fields, residía un centro de operadores de los dientes, particularmente hugonotes llegados de Francia.) 

En los registros encontró dos posibles sujetos del cuadro, que ejercían en Charing Cross en 1736: Richard Legg (c. 1678-?), que tendría demasiados años, y su antiguo aprendiz John Sanguavya [c. 1792-1747], que tendría unos 44 (Figs 5, 6). Como Hogarth pintaba “del natural,” tendría la edad justa, y un claro aire poco inglés (Fig. 5). El apellido podría ser extranjero, un error de escribiente o como él se hacía llamar. Figura como John Sangwin de Thettford, anotado aprendiz de Legg en 1706 y liberado en 1713. Ni el maestro ni el aprendiz fueron propietarios, sino que alquilaban, quizá no exactamente donde aparece Sangwin retratado. Un hijo de Legg se anunciaba en 1756 como proveedor de “Los genuinos  Opiatos y Tintura de Delescot, famosos por beneficiar los dientes, las encías y el aliento…”

Figura 5: El Barbero, de aire poco

inglés, aparece babeándose

Figure 11 : The painting and the print of the Barber, showing his un-English appearance, and his drooling in the print

Figura 6: En el grabado, como

en el cuadro, se aprecian el aire

poco inglés y el babeo.

Figure 12 : The painting and the print of the Barber, showing his un-English appearance, and his drooling in the print

El grabado de Hogarth (invertida la escena) (Fig. 6), está minuciosamente retocado. El cliente cortado y el barbero que babea plantean un enigma patológico, la necesidad de un diagnóstico diferencial. Cuatro serían las posioblñes explicaciones:

1. Simbolismo masónico

2. Alcoholización

3.  Intoxicación mercurial

4. Un juego de palabras de Hogarth

1. Hogarth fue masón, y en 1889 W. Harry Rylands describió  una docena de referencias masónicas en el grabado, no incluido el babeo, que Marie Mulvey-Roberts sí enumeró.

2. El barbero está borracho, lo que explicaría el babeo y el tajo al cliente, según Ireland (1793). Es razonable.

3. La intoxicación mercurial es la más interesante para nosotros como problema ocupacional. Esto pudo haber sido así para un dentista, pues contraer una enfermedad venérea fue un riesgo ocupacional de parteras y ginecólogos y también para los operadores dentales de entonces. Los signos y síntomas causados por el mercurio incluyen tanto la excesiva salivación como la pérdida del control motor fino y se debían al uso del mercurio como tratamiento de las enfermedades venéreas. Esto al margen de cualquier mensaje que  Hogarth hubiera escondido.

Muestra de su extensión la dan los registros hospitalarios de este problema en la parroquia de St. Martin. Pero hay otra posibilidad ocupacional más, aunque esos registros no la mencionan y Sangwin tuvo hijos sanos.

El célebre dentista Bartolomeo Ruspini describió, en 1784, el caso de una joven dama con los característicos síntomas de  disfagia, encías tumefactas, “un sabor a bronce” y “una gran cantidad de saliva segregada por las glándulas.” En vez de saltar a la obvia conclusión, y dañar la reputación de la paciente, Ruspini interrogó a las doncellas y al peluquero de la joven y   averiguó que éste le había aplicado una preparación contra los piojos que contenía mercurio. Cualquier barbero que lo preparara y administrara por frotamiento en la cabeza se estaba poniendo en riesgo de intoxicación. Como dijo Ruspini: '...algunas  constituciones se ven afectadas por mínimas cantidades de Mercurio, aún aplicado externamente.'

4. Un juego de palabras de Hogarth, con Sangwin por sanguíneo y el aspecto rubicundo y lo mismo por sangriento.

Cabe preguntarse por qué no una combinación de dos o más de las explicaciones. Y lo del mercurio vaya para los antiamalgamistas.

VOLVER (a Índice esencias)

 

                                                                            octubre 2007       

La dieta a palos (según Bertoldo, Bertoldino y Cacasenno)…   … sería la paleodietética deducida de la patología dentaria, el desgaste oclusal y el microdesgaste vestibular, y que indicaría que la especie humana era omnívora, sin especialización carnívora ni herbívora para adquirir o procesar la comida, capaz de consumir tanto proteína animal como vegetal. Era 'oportunista' (¡comían lo que había, che!).

Así que nuestros antecesores del pleistoceno tardío, guiándose por cada diente de omnívoro hallado entonces. no fueron cazadores exclusivamente,  consumieron productos derivados de cereales integrales y una cantidad variable de raíces, frutas, verduras y frutos secos en su dieta. Se presume que la dieta inicial pudiera haber sido frugívora, con frutas más duras que las actuales o que la manzana de Adán (gran recolector de frutas).

Apoyarían esto los restos humanos hallados en los cementerios de la Edad de Bronce en Cova Dels Blaus (Vall d'Uixó, Castelló, España), módico objetivo que en una revista especializada (Homo. 2007 ag 3) publicaron Polo-Cerdá M, Romero A, Casabó J y De Juan J., valencianos ¡de aquéllos!, donde analizaron los desgastes mencionados y los compararon con lo observado en la Edad Calcolítica y de Piedra en puntos del mismo territorio, Por la frecuencia de las caries, las pérdidas dentarias ante-mortem, la enfermedad periodontal y los abscesos estimaron el consumo de una dieta rica en hidratos de carbono; pero por la proporción de tártaro y de desgastes la dieta no estaba basada exclusivamente en los recursos agrícolas. La densidad y longitud del microdesgaste vestibular, observado con microscopio electrónico de barrido indicó diferencias dentro del grupo correspondientes a cazadores y agricultores y en la cantidad de abrasivos presentes en la comida según la tecnología para la preparación.

Tomando en cuenta solo el desgaste vestibular en cuanto a longitud, densidad y orientación de las estriaciones, en J Hum Evol 2003 abr;44(4):497, Pérez-Pérez A, Espurz V, Bermúdez de Castro JM, de Lumley MA y Turbón D, de Barcelona, que los estudiaron en 68 fósiles humanos de Europa y Cercano Oriente, dedujeron que se  había producido un cambio importante en los hábitos dietéticos y en las técnicas de procesamiento de la comida, en la transición del Pleistoceno Medio al Superior. Aquéllos habrían tenido hábitos dietéticos más abrasivos, con intervención adicional de factores culturales. Los especimenes de neandertales del paleolítico medio presentan una pauta altamente heterogénea de microdesgaste, no acorde con la hipótesis de que todos los neandertales fueron carnívoros estrictos. La alta densidad de las estriaciones observadas en las caras vestibulares de esos neandertales indicaría la inclusión de frutos vegetales en su dieta y su gran variabilidad sería compatible con esa opinión de una dieta mixta. Efectuado el análisis preliminar de la relación entre el desgaste vestibular y las condiciones climáticas prevalecientes en el pleistoceno tardío en Europa, cabe pensar que el clima frío (indicado por los datos de la etapa de oxígeno isotópico) se traduce en mayor densidad de las estriaciones, mientras que los períodos cálidos corresponderían a una pauta de rallado reducido. Esta relación es indicio de hábitos alimentarios menos abrasivos, quizá más dependientes de la carne, en los tiempos cálidos.

   

VOLVER (a Índice esencias)

 

                                                     septiembre 2007

Esperando respuesta…  Derek Richards (Evidence-Based Dentistry 2007 (8), 5) acompañó a Edwards P, Roberts I, Clarke M, et al. (Methods to increase response rates to postal questionnaires. Cochrane Database Syst Rev 2007; issue 2) en su preocupación de cómo lograr que los colegas respondieran a los cuestionarios que podían enviarles los investigadores. Hallaron que el uso de algunas estrategias en las preguntas pueden contribuir a aumentar el número de respuestas. Tres esdtrategis fueron negativas y lograron menos contestaciones: las que incluían preguntas muy sensibles, las que comenzaban por preguntas demasiado generales y las que daban oportunidad de abandonar la tarea.

VOLVER (a Índice esencias)

                                                              agosto 2007          

¿En qué idioma escribe, profesor?

Decíamos en el EDITORIAL, que los artículos científicos no debieran dejar al descubierto lo que simplemente ha sido traducido del inglés, que se mezcla con lo expresado en castellano anglofonizado (¿o afrancesado?); porque cuando no se copia literalmente se copia mentalmente: está en castellano (es un decir) y suena a inglés (¿traducido, inspirado?).

Tomamos como ejemplo un artículo publicado en RAOA de junio, de cuyos autores no dudamos ni una pizca de su calidad profesional y quede bien a salvo su buen nombre y honor.

El título. Dice así: Estética con cerámicas sin metal:circonia y su aplicación con CAD/CAM Cercon.

1.                       Es incorrecto mencionar marcas registradas en un título (Cercon)

2.                      Es innecesario poner “estética con” dado el material en estudio

3.                      No existe la palabra “circonia” en el Diccionario de la RAE, sino circón (que es un óxido de circonio; en inglés, zircon) o circonio (que es un elemento, metal terroso, en inglés zirconium). Ver detalles en

4.                      Podría decir así: Cerámica sin metal, circón y CAD/CAM . Quedaría todo expresado, incluida la obvia estética.

Con mi criterio personal y discutible, considero que los artículos deben ir al grano, que si uno quiere saber de porcelanas va al notable texto de Malean (1980) y si desea aprender sobre el uso del circón, puede ir directamente al punto que los AA titulan “Circón, introducción,” donde aportan una instructiva descripción. Me intriga el comienzo, donde dice “desde mediados de siglo” e imagino que está tomado textualmente de alguno de los sólidos trabajos y libros del pasado siglo que aparecen en las referencias.

Estos aspectos no pueden ser corregidos por el Director ni por el mejor corrector, pero éstos no debieran dejar pasar cuestiones elementales como tildar los neutros “eso”  o “esto”, para colmo ahora que está permitido no tildar el femenino o el masculino.

Y ya me cansé y también se habrán cansado mis lectores a quienes les importa un rábano, un comino, un bledo, el correcto uso del idioma castellano o la buena redacción, que lo importante es sumar puntos para el currículo o pesos para la hucha. ¡Abur!

¿Qué conio es el circonio?

Si en vez de zeta o ce usáramos ese sería un lord inglés peculiar. Según el Diccionario de la Real Academia Española, circonio. (de circón). 1. m. Elemento químico de núm. atóm. 40. Metal no muy abundante en la corteza terrestre, se encuentra casi siempre en forma de silicato, en el circón. De color negro o gris acerado, es refractario, mal conductor de la electricidad y de gran resistencia mecánica y a la corrosión. Se usa en lámparas de incandescencia, tubos de vacío y en las industrias cerámica, química, aeronáutica y nuclear. (Símb. Zr). Los términos del francés, como tantale y similares se transforman mediante agregado de “io”. En el caso del zirconio, en el DRAE-1992 convive la zeta y la ce. La palabra circón proviene del persa zargûn (literalmente,  “color de oro"); los árabes sustituyeron con una "k" la "g": zarkûn > zircon. Describe uno de los colores de la piedra (Zr(SiO)4)..

Es decir, circonio es el elemento químico y circón es, según  la Wikipedia, el dióxido de zirconio (ZrO2), cristalino y blanco. Natural, es la badelita. Sintetizado, en diversos colores, es usado en joyería. (Los joyeros lo denominan “zirconio cúbico”, CZ o circón, pero estos nombres no son exactos químicamente: propiamente, zircón es el nombre del silicato de circonio (ZrSiO4) natural.) Apple lo utilizará como caja para iPods por su permeabilidad radial. Para su estabilidad dimensional, se le agregan MgO, Y2O3, CaO y Ce2O3. Este material es usado también en la confección de subesqueletos para restauraciones dentales, como coronas y puentes, que después se recubren con porcelana feldespática.

La circonia no es la versión femenina, sino el nombre que los anglófonos dan al circón (ZrO2)

Nota de la R. Conio es coño mal escrito: 1. interj. U. para expresar diversos estados de ánimo, especialmente extrañeza o enfado.

VOLVER (a Índice esencias)

                                                               julio 2007 

Tiempo de formación del esmalte...  Cuando tallamos una cavidad, no se nos ocurre pensar la importancia que tiene el singular método de formación del esmalte que produjo ese diente. Pero si ejercemos nuestra profesión por lo menos con un alguito de vocación, quizá nos interese saber que cada órgano dentario es una ventana abierta de información referida al tiempo en que se constituyó su esmalte. Al examinar las periquimata (surcos donde las estrías de Retzius terminan), los paleoantropólogos han podido estudiar la rapidez de formación del esmalte y comparar lo ocurrido en distintas etapas de la evolución humana. Las hipoplasias pueden indicar tiempos de esrés de la criatura, como en casos de enfermedades o de hambrunas, y determinar la edad en esa época. Carol Chenery, por ejemplo, nos señala la importancia de conocer cuál de los 3 isótopos del oxígeno intervino en un caso, pues gracias a las diferencias en el agua ingerida (de precipitaciones, de distancia de la costa, de latitud y de altitud, y temperatura local) podemos conocer las distintas regiones en que pudo haber vivido una persona cuando se estaban formando sus dientes. Tal como nos podría indicarlo el flúor excesivo. Según Reid DJ y Dean MC (J Hum Evol  2006 mar;50(3):329), todo lo que sabemos sobre la secuencia en la formación del esmalte humano proviene de estudios radiográficos en niños de edad conocida, que no tienen resolución para capta las modificaciones en el desarrollo dentario casi microscópica. Nos perdemos la información que podríamos obtener de poblaciones arqueológicas, sobre todo de las primeras etapas del desarrollo. Pero el estudio de los AA está basado sobre el análisis histológico (que da detalles mucho más pequeños) de anteriores y molares (ver fig.) provenientes de Sudáfrica y Noreuropa. Otra muestra fue un canino medieval danés y terceros molares norteamericanos. Total: 326 molares y 352 anteriores. La observación del esmalte tiene la ventaja de que no se remodela como otras partes del cuerpo y crece por incrementos, sin sustituciones parciales. Se puede registrar hechos en escala de semanas o aun días, en vez de meses y años con la histología, que es sin embargo exigente en tiempo. Hallaron que los tiempos medios de formación del esmalte humano en los dientes anteriores eran similares entre africanos y europeos, salvo los incisivos inferiores, con tiempo más corto, y con ciertas diferencias en las cúspides  molares completadas todas entre los 3,0 y 3,45 años. El esmalte de los primeros molares SA se forman en un tiempo un poco menor que los de NE; diferencia menos notable en los PMS. Todos los anteriores africanos completaron su esmalte antes. Las mayores diferencias observadas  en edad cronológica media fue de 5,2 frente a 6,2 años en los caninos inferiores. Las diferencias que observaron fueron menores que en los estudios radiográficos.

  

 

Wisdom Tooth

 

En el RU también se lavan las manos... o: “Lávelo como es debido antes de ponerlo”...   dicen J. Bagg et al (British Dental Journal 202, abril 22, 2007), porque éste es un requisito esencial antes de poner el instrumental odontológico para una esterilización confiable. Observaron 179 consultorios y hallaron que en 1 de cada 5 no tenían disponible la hoja instructiva divulgada por la British Dental Association (BDA). Anotaron:

1.                       El método más común de limpieza previa era el lavado manual, más baño ultrasónico o no.

2.                       En ninguno usaban los lavadores desinfectadores automáticos.

3.                       El proceso manual estaba poco controlado y en el 41% no se usaba más que agua.

4.                       Sólo el 2% usaba el detergente formulado para el lavado manual del instrumental.

5.                       Cuando se usaba baño ultrasónico, el intervalo para el cambio de la solución varió desde 2 hasta 504 horas.

6.                       El 58% de los consultorios decían tener un área para el lavado, de los cuales el 80% estaba en el área del paciente. En el 69% no estaban bien delimitadas las áreas de sucio y limpio.

7.                       Las enfermeras dentales, a cargo de toda la tarea, no habían otro entrenamiento que la observación y la demostración.

8.                       La mayoría usaba guantes, un 51% no se protegía los ojos, un 57% no usaba barbijo y el 93% no usaba ropas protectoras a prueba de agua.

VOLVER (a Índice esencias)

                                                              junio 2007

Neandertales contra modernos...   Varias noches permanecí desvelado preguntándome si la formación del esmalte lateral habría sido igual en los hombres de Neandertal – que alcanzaban la madurez a los 15 años – que la de un contemporáneo, hasta que llegaron los paleoantropólogos Guatelli-Steinberg D et al (J Hum Evol 2007 en;52(1):72) y con el informe siguiente me permitieron recuperar el sueño perdido (aunque no la madurez aún no alcanzada, como el resto de mis conciudadanos). Cuando se comparó la formación del esmalte lateral de los dientes anteriores del Neandertal con el moderno de distintas regiones, pareció que aquéllos entraban dentro del tiempo de formación de esmalte lateral moderno; pero con las curvas de crecimiento más lineales que las actuales y que las del Paleolítico Superior y del Mesolítico. La respuesta estaría en el número menor de periquimatas neandertales localizadas en las mitades cervicales de sus dientes. Pese a que se supone que la curvatura de la superficie afecta el espaciamiento de las periquimatas, los AA sostienen que no constituyó un factor en la comparación de Neandertales contra contemporáneos. No incluimos el “esmalte grueso” de diversos hominoides miocénicos, entre los cuales se encuentra el Gigantopithecus blacki, el King Kong antediluviano (ver figura), de más de 3 metros de altura y 600 kilos. Una gigantesca muela de este pariente fue encontrada por el paleontólogo Ralph von Koenigswald, en 1935, en una farmacia de Hong Kong y otros 3 dientes más en otras farmacias. Este señor del bosque del rey dio su nombre al gigantón.

Nota de la R.- Lo que sigue TAMPOCO sirve para el consultorio.

El último Neandertal

 

En el transcurso de unas excavaciones arqueológicas en el sur de la Península Ibérica, en la Cueva del Boquete de Zafarraya  (Málaga), se desenterró una mandíbula , perteneciente a Homo sapiens neandertalensis, que, por su excepcional estado de conservación, se ha considerado una de las mejores piezas encontradas en Europa occidental. Salvo una antigua pérdida de sustancia ósea que afecta a la apófisis coronoides derecha, así como el cóndilo izquierdo que ha sufrido una ligera mutilación, la mandíbula está completa y su estado de preservación es excepcional. Conserva in situ toda la dentición, excepto tres piezas que han caído post mortem.

Se ha podido inferir no sólo el tipo de hombre que allí vivió, sino también el modo de vida que desarrolló durante la ocupación de la cueva. Eran hábiles talladores de la piedra y obtenían así su utillaje casi exclusivamente de nódulos de sílex; por medio de la percusión: raederas, puntas, denticulados, muescas, cuchillos y otros. El "hombre de Zafarraya" desarrolló sus actividades en tres espacios diferentes: El primero, formado por amplios barrancos y pronunciadas pendientes; el segundo, Sierra de Alhama y Sierra Tejeda, y a unos 900 metros de altitud y a escasos centenares de metros de la cueva, un amplio llano donde no se observan desniveles apreciables a lo largo de sus treinta kilómetros cuadrados.

 

El Neandertal malagueño

En Zafarraya, a través de los restos paleontológicos podemos deducir el tipo de caza desarrollada por este hombre y el carácter de estacionalidad del hábitat. Entre las especies detectadas en el yacimiento, encontramos la Capra pyrenaica, caballos, bóvidos, corzos y ciervos, jabalís y lobos. El animal mejor documentado en el yacimiento es la cabra, que representa el 85 por ciento de los restos.

Entre las poblaciones neandertales que habitaron en Europa y Asia, se ha puesto en evidencia toda una serie de manifestaciones que nos hablan de un pensamiento elevado. La Cueva del Boquete de Zafarraya ha proporcionado una nueva prueba de los rituales -utilizados por los neandertales, siendo la primera vez que se obtienen datos de -este tipo en la Península Ibérica. Así, la mandíbula era depositada en una fosa excavada en el mismo suelo de ocupación y rodeada de un círculo de piedras, y cubierta posteriormente por un pequeño túmulo compuesto de piedras, restos óseos e industria, que hablan de un ritual de enterramiento. Si la datación de carácter relativo se viene a confirmar, estaríamos en presencia de las últimas poblaciones de Neandertales que habitaron en nuestro planeta. Este hecho que, en principio, puede parecer que cae fuera del contexto cronológico asignado hasta ahora a los Neandertales, corrobora la existencia en todo el litoral mediterráneo español de una larga perduración de las culturas musterienses, así como la tardía presencia de los primeros hombres modernos. [Nuestro agradecimiento a Cecilio Barroso y Francisca Medina e Investigación y Ciencia, Nº 153,]

VOLVER (a Índice esencias)

                                                                 mayo 2007

Las mujeres son inferiores

Está científicamente demostrado que las mujeres son inferiores... en tiempo de cicatrización. El Dr Phillip Marucha, Director de Periodoncia, Colegio de Odontología de la Universidad de Illinois en Chicago dijo, "Hemos descubierto que, cualquiera que sea la edad, las heridas de la boca de los hombres cicatrizan más rápido en lkos hombres que en las mujeres." Las mujeres de mayor edad son las más expuestas a la cicatrización demorada y esta información podría influir sobre las cirugías, pues hoy se hacen más en mayores y convendría acelerar el proceso curativo. Esta inferioridad quedaría compensada con el dato de que la inversa sucede en las heridas de la piel.

Según el Prof. Christopher England, autor principal del estudio en 212 varones y mujeres (18-35 y 50-88 a), la testosterona podría ayudar a la curación más rápida en los hombres, por ser una hormona antiinflamatoria poderosa, abundante en la saliva. Las mujeres, en general, son más propensas a las enfermedades inflamatorias (artritis reumatoidea, p ej) y por ello curan más rápido en la piel. Pero a mayor inflamación en la boca, más lenta la curación. Efectuaron la comparación de los voluntarios con una herida circular, estandarizada, de la mitad del diámetro de un lápiz, causada entre el primer molar y el segundo.

            (Del British Dental Journal 2007)

El mentiroso Munchausen   

Para los dentistas, es significativo tener presente a Karl Friedrich Hieronymus, Baron von Munchhausen (1720-1797). Es que el nombre de este aventurero alemán, que contó historias descabelladas sobre sus andanzas militares y cinegéticas, se asocia en la actualidad a cuestiones clínicas médicas y odontológicas, con origen en el hábito de Hieronymus de narrar historias exageradas y convincentes mentiras. El primero en darles forma de libro fue Rudolf Erich Raspe y después merecieron ediciones ampliadas, modificadas y reacomodadas con el nombre de Las aventuras del Barón de Munchhausen. Ha sido llevado al cine, con una excelente versión inglesa (ver fig).

En las ciencias médicas, determinados pacientes y su comportamiento fueron responsables de que se creara el síndrome de Munchhausen. Éste es un trastorno psicológico caracterizado por la inventar o causar  repetidamente síntomas de enfermedad o traumatismos conduciendo, innecesariamente, a investigaciones y tratamientos que se les han de realizar. Hay que excluir para su diagnóstico cualquier enfermedad o problema orgánico. Ha sido descrito más de una vez en la literatura médica, pero no faltan casos en la odontológica. ¿Usted lo reconocería? Más de un experimentado clínico ha sido engañado y erró el diagnóstico. No hay que confundirse con los que mienten, por ejemplo, para conseguir recetas. O hay personas mayores, sobre todo, que mienten para obtener algún grado de atención. Cuesta imaginarse que alguien finja una enfermedad o se dañe sólo para recibir tratamientos.

Los verdaderos enfermos de este síndrome son mentirosos patológicos que, por razones poco claras, desean ser tratados médica y/o quirúrgicamente. Suelen abusar de sí mismos y, a veces, del profesional. La búsqueda de tratamiento puede llegar al punto de someterse a procedimientos quirúrgicos de gran riesgo de vida.

 

Una forma caprichosa es la conocida como síndrome de Munchhausen por delegación, cuando una persona crea síntomas de enfermedades en otros; como la madre con su hijo, o como cuidadores de ancianos para agregar honorarios en su trabajo.

O puede ocurrir, como en un caso de mi consultorio, al que concurrió una adolescente muy bonita y de dentadura perfecta para que le realizara coronas de porcelana en todos los anteriores. Le pedí que viniera con la madre y por ella supe que  - con la aprobación materna – ya había pasado por varias cirugías y otros procedimientos de embellecimiento. Aclararon que no tenía intenciones de ser modelo (tampoco podía serlo por su insuficiente altura). No la atendí, ¡ni le sugerí extracciones e implantes!

Dos casos del British Dental Journal,  comentados por el Dr. L.H. Meskin, cuentan, uno, de un hombre de 31 años que se quejaba de dolor en el maxilar superior izquierdo y llegó a 15 endodoncias y 2 extracciones, sin alivio, y se supone que sigue girando por los consultorios para satisfacer su extraño deseo. Y el otro de una mujer de 35 años, con dolor en la glándula submandibular, que convenció al cirujano y éste tomó una biopsia que, naturalmente, dio negativa. Pasó entonces a una neuralgia glosofaríngea derecha, que fue operada, y siguió en el otro lado de la lengua, y después... Y se usaron los métodos de diagnóstico más modernos y adecuados. Y siguió sin solución...

Un caso del director del JADA, una mujer mayor, se presentó con ulceraciones en la mucosa bucal, cuyas biopsias informaron: “necrosis tisular de origen desconocido.” En una facultad de odontología, el patólogo que la vio debió retirarse unos momentos de la consulta. Al volver se encontró con las lesiones que estaban ausentes habían reaparecido. Como vio un cigarrillo recién apagado, sospechó que eran quemaduras recién causadas y se lo preguntó a la paciente. La mujer optó por salir disparada del consultorio y gritando que todos los dentistas eran estúpidos. Puesto a indagar, descubrió que esa señora había pasado ya por lo menos  por 20 dentistas en 4 años, con 12 que la trataron sin saber nada unos de otros.

Obsérvese que los Munchhausen “puros” no andan en busca de drogas, por ejemplo, como los adictos. Si uno se encuentra con un dolor postoperatorio que no cede y el paciente pide sustancias reguladas, vea si realmente hay una alveolitis o si el paciente anda manipulando los tejidos.

Puede uno encontrarse con la poco común común situación de personas con 15 dentaduras en pocos años, bocas urentes sin causa, y demás. Hay que estar muy atento para discernir si es un problema real, si es un buscador de drogas, si es un procurador de atención o si es un verdadero síndrome de Munchhausen.

VOLVER (a Índice esencias)

 

                                                                             abril 2007

Láser prehistórico

 Los científicos de la Universidad de Utah mejoraron un método de investigar dientes fósiles y mostraron que los primeros antepasados humanos variaban sus dietas con las estaciones hace 1.8 millones de años, alimentados de hojas y frutas cuando estaban a su alcance y de semillas, tubérculos, raíces y quizá animales pastantes. La variabilidad de sus dietas los hizo mejor adaptados a la savana que los otros primates de diet más restringida.

Usaron un láser para remover mínimas muestras de 4 dientes fosilizados de 1,8 millones de años de Paranthropus robustus.  “Al analizar el esmalte hallamos que comían montones de alimentos diferentes y que cambiaban en el año.” El coautor y geoquímico Dr Thure Cerling, y el estudiante de geología para el doctorado Ben Passey dijeron que el estudio del ahora extinto homínido  “muestra que la variabilidad humana en la dieta ha estado 'en la familia' durante eones. Esto mismo permite a los hombres modernos utilizar alimentos de todas partes del mundo.”

En la pasada década, las muestras  eran analzadas en un espectrómetro para determinar la razón del raro carbono 13 al común carbono 12, en muestras muy grandes de esmalte de dientes fosilizados de caballos prehistóricos, rinocerontes y elefante, con el mismo fin. Pero  Passey mejoró la  técnica láser para lograr muestras ínfimas. Comentó que si se hubiera usado el método previo en seres humanos, el agujero dejado en el diente no hubiera sido para nada del gusto de los curadores de los museos.

Al tomar muestras según el largo de la corona, pudieron reconstruir años de la dieta de cada criatura, pues las periquimatas corren horizontales (perpendiculares a los cortes), que sabemos que representan el crecimientos de los dientes como los anillos de los árboles. Cada muestra representaba lo que el Paranthropus comió durante ese período y con varias muestras reconstruían años.

Los isótopos del carbono revelaron la medida en que nuestros antecesores comieron frutas y hojas de los árboles en el bosque y en la savana, y productos de ésta como tubérculos tipo papa, semillas, raíces y semillas y raíces de los pastos. Si cpmían animales de animales como antílopes, también aparecería en los dientes. El Dr Cerling dice: “no podemos decir si eran carnívoros o carroñeros, pero es posible que su dieta incluyera animales.” (British Dental Journal (2006); 201, 693)

VOLVER (a Índice esencias)

 

                                                           enero 2007  

Resúmenes estructurados...  A los llamados resúmenes estructurados, Sharma S y Harrison JE(Am J Orthod Dentofacial Orthop 2006 oct;130(4):523) los estudiaron y presentaron el siguiente resumen estructurado textual que servirá de ejemplo a los lectores de U. O.: Introducción: Este estudio de observación retrospectiva fue diseñado para evaluar el impacto sobre la calidad al cambiar de resúmenes del formato no estructurado (NE) al que sí lo está (RE). Utilizaron 6 revistas odontológicas con resúmenes de este tipo y otras 3 sin estructurar. Métodos: Eligieron de cada revista 100 resúmenes de los artículos originales que hubieran sido publicados entre enero de 1995 y diciembre de 1998. Generaron una lista para control de 29 preguntas, destinada a evaluar la calidad de la información de esos resúmenes. Resultados: El porcentaje medio de resúmenes publicados en cada revista fue 53,9%. En las revistas con NE no hubo diferencia estadísticamente significativa entre los primeros 50 y los segundos 50. El valor medio de los segundos 50 resúmenes en las revistas que adoptaron el RE fue significativamente mayor que el de las revistas que no lo modificaron. Conclusiones: Los RE proveyeron una información de calidad superior. Los directores de revistas deben sentirse alentados a utilizar el formato estructurado.

Universo Odontológico quiere agregar que hace larguísimos años viene alentando la realización de resúmenes útiles, no los que llamamos vacíos, y a ello contribuye la estructuración de los resúmenes. Los lectores de U. O. podrán ver que, aun cuando no pongamos por escrito los subtítulos que ejemplificaron este resumen, igualmente están estructurados de esa manera, con la sola excepción de las esencias más extractadas, es decir, cuando sólo damos el dato de interés práctico. Es lamentable la costumbre de autores, o condensadores, que  se limitan a escribir, por ejemplo: “fue considerada la ventaja que podrían tener los implantes atornillados sobre los cementados, con ejemplos y mostración de casos.” Cuando el lector lee esto, sigue tan en ayunas como antes y, para peor, los miserables directores de revistas de empresas no facilitan el artículo completo salvo que se pague una buena suma de dólares o euros por él. Conclusión, retraso en el progreso de la odontología y de la salud de la población.

¡Por favor, aprendan a resumir con intención de ser útiles, señores autores!

VOLVER (a Índice esencias)

 

                                                  diciembre 2006

Marketing victoriano

Obviamente, el mercadeo no es un invento moderno. Cada época tuvo su forma de practicarlo. En el s XIX, las tarjetas comerciales (trade cards) se convirtieron en el medio más divulgado para hacerlo. Los productos medicinales y odontológicos figuraron entre los más circulados, 

En general, tenían un tamaño de 7,5 x 12,3 cm. Mostraban  una imagen agradable  divertida, con una frase (slogan) y, al dorso, el texto del aviso o respaldo testimonial. Estas divertidas tarjetas eran coleccionadas en carpetas de “figuritas” e incluyeron dentífricos, polvos dentales y cepillos, así como anuncios personales profesionales.

 Alcanzaron su mayor popularidad entre 1880 y 1900, era victoriana. Las entregaban los comerciantes en sus negocios o repartidores callejeros en mano.

Algunas tarjetas buscaban atraer por la belleza de la imagen, otras por la situación divertida  

y algunas eran “atrevidas”, como la que mostraba una mujer en la bañera... ¡y sólo le asomaba la cabeza! Eran cromos producto de la litografía recién inventada, no grabados, que por su colorido, ingenio y originalidad fueron coleccionados por las mujeres, sobre todo, que luego se reunían para comparar sus colecciones.

Hoy, aquellas tarjetas y los cuadernos en que se pegaban o encajaban en ángulos, constituyen un recurso auxiliar y estético para la historia y la cultura. Las pegadas no permitían leer el texto al dorso. Los miles de tarjetas podían simplificarse en dos grupos, las que eran generales y tenían el dorso en blanco para que cada cual imprimiera su propaganda, y las específicas, exclusivas, que con frecuencia, no siempre, mostraban el producto publicitado. Eran, fuera de los avisos en los diarios, el único medio casi de transmitir el valor de un producto al público. Una tarjeta de 1890 correspondió al dentífrico Rubifoam, con esencia de menta y quizá bicarbonato de sodio; es de la colección Baer e incluye a la vuelta los testimonios de usuarios: la Sra. Ida M. Smith, de Stony Brook, dice que está encantada con la pasta dental y espera que se haga muy popular.

Hoy estos recuerdos tan agradables se venden en remates para coleccionistas o pueden aparecer en tiendas de antigüedades norteamericanas. El mencionado colega Dr. Baer, pronto a retirarse, tiene una enorme colección, un museo en verdad. Ciertamente, abundaron las tarjetas comerciales en las que cada dentista hacía su propio marketing. Estos pequeños objetos de arte de los dentistas incluían al dorso los honorarios y méritos del profesional, junto con promesas de alivio en minutos

 

La tarjeta del jabón dental Long's Pearl Tooth Soap. Scarce muestra a una atractiva mujer pronta a usarlo. Incluye el testimonio del Prof. Truman Brophy, del Colegio Médico de Chicago, en el reverso. 

En cambio, la del Dr. Kilmer & Co. Standard Herbal Remedies incluye una interesante imagen de un hombre dentro de un frasco y está considerada una de las mejores tarjetas médicas producidas, aun en el mundo general de las tarjetas.

 

La tarjeta de Colgate, ya de 1915, pero del mismo estilo, muestra a un niño y, al dorso, consejos de cuidados dentales y el uso de the delicious Ribbon Dental Cream. Mide 8 x 16 cm.

 

Para concluir, vaya una muestra no dental, pero para usar los dientes con gusto, tal la propaganda de 1897 de la famosa salsa Perrins (Lea & Perrins' Worcestershire Sauce), en la que el mozo la ofrece para el bife. 

Visitación…   Hoy se usa la palabra visitación para una visita formal, como la de un supervisor a una escuela, la de colegas a una clínica, la de un ángel a un privilegiado o aun la de un progenitor al hijo que no tiene en custodia. Por antonomasia, es la visita que, según el Evangelio cristiano, hizo la Virgen María a su prima Santa Isabel, y en la que ésta conoció la concepción virginal de María; se conmemora el 31 de mayo Los holandeses Hofhuis H, Van Den Ende CH y De Bakker DH (Int J Qual Health Care 2006 sep 7) la consideran el mejor recurso de evaluación de la calidad de atención al paciente y proporciona una retroalimentación sobre la actuación y condición de competente de un profesional de las ciencias médicas. Lo probaron con 151 miembros de siete profesiones de la salud, en los Países Bajos, dietistas, fisioterapeutas, terapeutas de ejercicios, higienistas dentales, terapeutas ocupacionales, podólogos y técnicos radiólogos. Estudiaron tres niveles: formación de conciencia de los puntos débiles y fuertes de competencia y ejecución, intención de realizar las recomendaciones y mejoras reales. Los resultados fueron positivos en los 3 niveles; mejores en los más jóvenes. Se cumplieron un 33% de mejoras.

VOLVER (a Índice esencias)

 

                                          noviembre 2006

¡Andá a mascar goma! ¡Andá a mascar goma!...   Allen KL, Galvis D y Katz RV (J Dent Res 2006 ag;85(8):722) compararon dos métodos de enseñanza de anatomía dental: 1 – CD + laboratorio; 2 – Lectura convencional + laboratorio. Al mismo tiempo, quisieron determinar si mascar activamente goma en esas circunstancias tiene algún efecto sobre el aprendizaje. Y, ¡oh, grata sorpresa!, mascar goma produjo notas más altas llegado el examen escrito y es educativamente tan eficaz el sistema con CD, que cuesta menos, como la lectura.

Un clavo en la cabeza de Rudolf Virchow    En el s. XIX, Rudolf Virchow, considerado decano de la patología médica y odontológica, formó una notable colección de especimenes antropológicos. Uno de ellos, hallado en Tiflis (Georgia), tenía un clavo metálico junto al 17. Este cráneo, de un soldado prisionero de Guerra y muerto en 1877 por disentería, reveló radiológica y clínicamente,  que había sido adaptado ese clavo allí en vida. Esto sería mostrado por la erosion de la lamina cortical del área afectada y la cicatrización ósea entre el 16 y el 17. No se sabé el porqué, pero adivinan los AA (Reichart PA, Creutz U y Scheifele C J Forensic Odontostomatol 2006 jun;24(1):18) que podría haber sido colocado allí como amuleto contra heridas y  muerte.
Y hay otra joyita odontológica en la colección Virchow conocida como el cráneo de Bangkok
(Reichart PA et al J Oral Pathol Med 2006 ag;35(7):410), llevado a Berlín hacia 1882-3, marcado en el frontal con ese nombre. Los pocos dientes remanentes en el maxilar superior muestran pigmentaciones pardo negruzcas ocasionadas por mascar betel. Así lo señaló el propio Virchow en ése y en otros cráneos. Buena parte de la población mundial usa la nuez de betel por su actividad estimulante del sistema nervioso central. Sobre todo en el sur de Asia tropical y en África del Este, Madagascar e Indias Occidentales. El alcaloide principal es la arecolina que tiene una actividad colinérgica potente. Se puede mascar la nuez de betel sola o con otros ingredientes (llamados en inglés “quid” o mascada de tabaco), entre los que se incluyen hidróxido de calcio, agua, goma de mascar de catechu (Areca catechu, o palma de betel . 

, cardamomo, clavo, semillas de anís, canela, tabaco, nuez moscada y metal dorado o plateado. Envueltos los ingredientes en una hoja de betel, posteriormente se los chupa metidos en la boca. Mascar betel causa daño en las encías, manchas rojas en los dientes, la boca, los labios y en la materia fecal; resequedad y ardor en la boca. Los estudios en la población asiática han relacionado el precáncer de la boca y del esófago con el uso del betel, como la“fibrosis submucosa bucal”, que se manifestó en un 9% de la población de las islas Marianas estudiada por Eric Oakley; un 13% presentaba leucoplasias. Con el uso regular del betel puede existir un mayor riesgo de cáncer en el hígado, la boca, el estómago, la próstata y los pulmones.

 

-Vea en PREVENCIÓN el efecto del betel sobre la placa-

VOLVER (a Índice esencias)

 

                                                                   octubre 2006

¡Chocolate por las caries! Hace años, en una revista sobre papel que editábamos, publicamos esta nota que vale la pena reproducir ante el recrudecimiento del té y otras yerbas.

Así como se dice que una manzana por día al dentista alejaría, lo mismo decirse podría del té o el café, de una barra de chocolate, un vaso de cerveza o hasta de una plato de ruibarbo. Porque los investigadores señalan que cualquier bebida o alimento que contenga buena cantidad de tanino es eficaz para prevenir la caries, casi como el flúor.

Laurence Wolfonsky, de la UCLA, afirmó que el tanino impide que las bacterias se adhieran como biopelícula al esmalte. Los hámsteres y los bebedores fuertes de té se benefician por igual. Los nigerianos que suelen mascar palillos tienen muy bajo índice de caries; por su contenido de tanino, muy probablemente. Lo verificó después en el laboratorio, donde el tanino redujo las cantidades de bacterias en un 90%.

Agénesis en el medioevo...   Sejrsen B, Kjaer I y Jakobsen J (Eur J Oral Sci 1995 abr; 103(2): 65) analizaron maxilar superior e inferior paleopatológicos, pertenecientes a un adulto del medioevo con agenesias dentarias, interesados en la etiología de la lesión. Aplcaron los análisis corrientes en los estudios antropológicos, con radiografías incluidas. En el maxilar superior observaron agenesia de tres incisivos permanentes y de un premolar; en el inferior, un incisivo y dos molares permanentes. Además, verificaron ausencia o reducción marcada del agujero incisivo y del conducto naspálatino. El area premaxilar estaba reducida, son reabsorción ósea alveolar general. La pauta agenésica observada era similar a la observada en individuos contemporáneos, excepto por un incisivo central superior. Sugieren que la acentuada falta de dientes en la región anterosuperior está vinculada a un desarrollo deficiente del área premaxilar, atribuible a desviaciones en el desarrollo prenatal. Esto mostraría que las pautas de evolución embriológica, que son la base de la pauta de agenesia dentaria, deben ser tomadas en cuenta al evaluar patologías en hueso seco.

VOLVER (a Índice esencias)

                                                     septiembre 2006

 

Viendo más allá de las narices   Para entrar en tema, recordemos que hay mucho más en el seno de nuestro ser que cuanto alcanza a conocer nuestra odontología si no se actualiza. ¿Cómo se realiza la transmisión sináptica? Esta relación se ha profundizado y se sabe que está a cargo de los neurotransmisores almacenados en vesículas ad hoc y que se liberan por exocitosis al ser activados. Después, por endocitosis, se recupera la membrana vesicular, se regeneran las vesículas y se vuelven a llenar con el neurotransmisor. Pero este proceso tenía algunos huecos por conocer, hasta no hace mucho, pues dichas vesículas son demasiado pequeñas ( approx40 nm en diámetro) y están muy apretujadas como para que se alcance a distinguirlas con los microscopios de fluorescencia. Ahora se conoce esa intimidad, que no detallaremos, pero sí el sistema que permitió acceder con microscopía luminosa a mundos más pequeños.

La microscopía óptica tradicional, dice Garth J. Simpson (Nature 440, 879), no puede distinguir objetos separados por menos de la mitad de la onda luminosa de la luz visible. Dicho de otro modo, dos partículas fluorescentes que estén distantes menos que dicha barrera de la difracción (+ o - 200 nm) se ven sólo como una mancha borrosa luminosa

Por tales limitaciones, Stefan W. Hell, ya en 1999, con Katrin I. Willig, Silvio O. Rizzoli, Volker Westphal y Reinhard Jahn, entre otros colaboradores, encontró una técnica unidimensional que fue mejorando hasta la fecha en que es 3D y que supera esa barrera de la difracción y resuelve objetos que estén separados unos 40 nm . Se trata de la microscopía por vaciamiento de la emisión estimulada (stimulated emission depletion = STED), técnica basada en la superposición de dos haces de luz en la región focal. El primer rayo excita las moléculas del modo fluorescente tradicional y el segundo, con una longitud de onda diferente, suprime esa fluorescencia por “emisión estimulada”, vacía del estado excitado por la luz, y en campos ópticos intensos la emisión estimulada resulta más eficiente habiendo agotado drásticamente la fluorescencia.

El rayo vaciador de la microscopía STED tiene la forma de una rosquilla con un centro de intensidad cero, un agujero, en el medio del foco. Cualquier fluorescencia detectada surge justo de ese agujero de unos  50nm (en los que está ausente el haz vaciador; ver fig). Esto permite ver y seguir las vesículas y ver cuánto queda de ellas y se recupera para el transporte neuroquímico.

 

Figure 1 : Stimulated emission depleted (STED) microscopy. Unfortunately we are unable to provide accessible alternative text for this. If you require assistance to access this image, or to obtain a text description, please contact npg@nature.com

  VOLVER (a Índice esencias)

 

                                                            agosto 2006     

Halitosis en Sabbath...   El Rabbi Moshe David Tendler (Profesor de Talmud) y el Dr. Fred Rosner (Professor of Medicine, State University of New York, Stony Brook) se extendieron largamente sobre si atender pacientes en sábado es o no una violación de la Ley. Acudan al trabajo original los más curiosos. Aquí va una mínima parte, quizá de interés para lectores de cualquier religión. Afirma el judaísmo que la vida humana tiene un valor infinito. Su preservación precede y supera a cualquier otra consideración religiosa, excepto idolatría, asesinato e incesto. Todas las leyes rituales se suspenden ante la consideración superior de preservar la vida humana.

¿Qué debe hacer un dentista judío ante una emergencia en Sabbath y qué sería una emergencia para que pueda dejar de lado las leyes rabínicas? La respuesta es que puede actuar según todos los procedimientos aceptados, como si fuera cualquyier otro día. No necesita derivar al paciente a otro dentista no judío.
 Maimónides claramente dice que en este caso "cuando haya que salvar una vida ... no se lo debe dejar a paghanos, menores, esclavos o mujeres..."
 Abscesos dentales.- Punzarlos entra en lo permitido, pero todo debe hacerse de la manera más expeditiva posible.

[El dentista judío que desee conocer muchísimos detalles debe dirigirse al trabajo de los AA mencionados.]
 

VOLVER (a Índice esencias)

                                                julio 2006

 

Cenando con los paleolíticos…   Mann NJ (Asia Pac J Clin Nutr 2004;13) nos cuenta cómo podría ser que tengamos algo que aprender de los hombres del paleolítico y de más recientes cazadores recolectores (CR) y que sean modelo para defenderse de ciertos estilos de vida occidentales.  Boyd Eaton de la Emory University (Atlanta), que pasó más de 20 años reconstruyendo  dietas prehistóricas de las evidencias antropológicas y observaciones de las sociedades CR sobrevivientes, dijo: "Somos los herederos de las características genéticas acumuladas en millones de años, con la amplia mayoría de nuestra bioquímica y fisiología adecuadas a las condiciones de vida existentes antes del advenimiento de la agricultura hace 10.000 años. Genéticamente, nuestro cuerpo es virtualmente el mismo que teníamos antes del paleolítico hace unos 20,000 años. La aparición de la agricultura y la  domesticación de los animales hace unos 10,000 años y la Revolución Industrial hace 200 años introdujeron nuevas presiones dietéticas para las cuales no hubo adaptación posible en período tan breve. Así, es inevitable la discordancia  entre nuestra ingesta dietética y esa a la que nuestros genes están adaptados". Esta hipótesis de la discordancia postulada por Eaton, podría explicar muchas de las "enfermedades de la  civilización" crónicas. ¿Pero qué comían realmente nuestros anfitriones del paleolítico? Las líneas de investigación usadas por los antropólogos para deducir la evolución de la dieta de los homínidos incluyen el estudio de los: (i) cambios en las características cráneo-dentales, (ii) métodos con isótopos trazantes, incluido el isótopo del carbono (13C/12C), del estroncio (87Sr/86Sr) y proporción de los elementos vestigiales Sr/Ca en esmalte y hueso de los fósiles,(iii) morfología comparativa de los intestinos del hombre moderno y otros  mamíferos, (iv) los requisitos energéticos del desarrollo de la evolución de la proporción cerebro/cuerpo en tamaño; (v) teoría de la óptima búsqueda y selección de los alimentos, (vi) el estudio de las pautas de dieta sociedades sobrevivientes CR. Las evidencias paleodentarias sugieren que tras la divergencia de los primeros homínidos de la línea hominoide ancestral, hubo un aumento gradual del consumo de alimentos más duros y abrasivos, porobablemente nueces y semillas.  Remontándose unos 2,5 millones de años, se encuentran evidencias de que los alimentos animales comenzaron a ocupar un lygar cada vez más prominente en nuestros antecesores. Se redujo el tamaño de los molares, las mandíbulas perdieron robustez y se hicieron más gráciles y las alteraciones del sector anterior, con dientes bien asentados,  sugieren el mayor énfasis en rumiar menos y desgarrar más, como ocurre con la carne. Los estudios con isótopos del carbono indican la ingesta dietética de pastos con C4, sin duda en forma de animales herbívoros, en un nivel que se incrementó  sustancialmente durante el progreso de nuestro genus de A. aferensis a H. sapiens. Aun yéndose hasta 3.5 millones de años atrás, la razón Sr/Ca se ubica entre la típica para herbívoros y carnívoros. La morfología intestinal indica una analogía estructural más estrecha con los carnívoros que con los  folívoros o frugívoros. Los requisitos energéticos de un cerebro  relativamente agrandado quedan balanceados por la reducción en tamaño y requerimientos de energía del sistema digestivo, fenómeno que requiere una alta calidad de dieta. La investigación de los hábitos de obtención de alimentos de los CR indica las ventajas de la caza sobre la recolección en términos de ganancia de energía versus gasto. El estudio de las proporciones de la energía de macronutrientes en la dieta de las sociedades CR (n=229) muestra una relativamente alte ingesta de proteína 19-35%, muy variable ingesta de grasas, 28-47% y bajo nivel de carbohidratos, 22-40%. En conclusión, si aceptamos la invitación de nuestros amigos paleolíticos, vamos a hallar diferencias nutricionales cruciales: (i) carga glucémica, (ii) equilibrio de ácidos grasos, (iii) equilibrio de macronutrientes, (iv) densidad de nutrientes vestigiales, (v) equlibrio ácido-base, (vi) equilibrio sodio-potasio, (vii) contenido en fibras.

Una consecuencia lógica en EE.UU. es que se publicara un libro que propone la “dieta paleo” para adelgazar.The Paleo Diet: Lose Weight and Get Healthy by Eating the Food You Were Designed to Eat

 FIGURA 1: The Paleo Diet: Lose Weight and Get Healthy by Eating the Food You Were Designed to Eat  por Loren Cordain

Podríamos complementar esto con lo escrito en la revista coreana Taehan Chikkwa Uisa Hyophoe Chi (1990 jun;28(6):555) por C, D. Kee quien aprovecha lo publicado sobre más de 250 ruinas prehistóricas excavadas en la península coreana, unos 160 en el sur y unos 90 en el norte: paleolíticos, 15; neolíticos, 21; edad de bronce, 90, y edad de hierro, 35, productores todos de utensilios relacionados con los hábitos dietéticos, como herramientas para la caza y la pesca, equipos para cultivos, elementos de la vida cotidiana y huesos humanos y dientes. 1) Se hallaron hachas de piedra, grandes y chicas, lancetas para peces y anzuelos de hueso o cuernos, hojas de piedra, raspadores y trépanos de piedra utilizados en la vidsa cotidiana y carbón y sitios para hornos para cocinar. Además, se apreciaron abrasiones dentales y caries en la Edad de Piedra Primitiva. 2) Algunas evidencias halladas nos conducen a creer que practicaban la caza con flechas de piedra en la Nueva Edad de Piedra, así como piedras para hundir redes de pesca. Se vieron piedras de molienda, actividad iniciada en esta época, y huesos de ganado. Donde estaba todo esto se descubrieron 23 maxilares y mandíbulas con dientes y un total de 231 dientes separados del período Neolítico humanos, sin indicios informados de caries dental, pero sí de severa abrasión.

  FIGURA 2: La mandíbula mostrada es una de las más completas que se conocen del Homo erectus, hallada en China, y corresponde a hace unos 670.000 años.

  

VOLVER (a Índice esencias)

                                                 junio 2006      

 

La vieja estupidez humana o El juicio escondido…   Si entendemos por estupidez la falta de juicio, el primer caso registrado correspondería (British Dental Journal (2006); 200, 311) a una jovencita magdalénica de entre 13000 y 15000 años, cuyos restos óseos casi completes fueron hallados en Francia en 1911.

Pero parece que la muchacha, ya entonces, se quitaba años y no era tan jovencita como se pensó por su ausencia de terceros molares. Debe de haber tenido entre 25 y 35 años al morir, dicen los científicos del Museo Field donde hoy descansa (es un decir).

Así surgió que los molares estaban retenidos y por eso no erupcionaron, según las radiografías digitalizadas que se tomaron. Los expertos dicen que la dieta dura de la Era de Piedra desarrollaba los maxilares y evitaba la retención molar generada con los cambios culturales. Se deduciría entonces que la joven habría nacido ya en tiempos de modificaciones dietarias. Dijo Robert D. Martin, del Field Museum (ver fig).

 

Oldest recorded case of impacted wisdom teeth

 

Odontología neolítica…   …¡un rábano! Resulta que se vende más si se menciona un tema urticante para el público general. Si un periódico escribe que dentistas primitivos realizaban hace 9000 años (5500 a 7500 aC) agujeros en las muelas es mucho más interesante y vendedor que repetir más ajustadamente lo que dijeron varios paleontólogos serios de varios países que efectuaron excavaciones en Mehrgarh, Pakistán, 

donde recogieron casi 4000 dientes provenientes de 225 sepulturas del cementerio neolítico allí hallado. Richard Glenner, de Chicago, historiador meritorio de nuestra profesión, no niega redondamente la evidencia de que 9 adultos tenían 11 perforaciones en sus molares superiores e inferiores. Por la ubicación, queda descartada la finalidad estética observada en América, pero no asegura la finalidad terapéutica. Hasta podría haber sucedido que el objetivo fuera, por ejemplo, dar salida a malos espíritus alojados en el sujeto. “¿Por qué lo hicieron? Nunca lo sabremos,” declaró Glenner. Pero no fueron perforados post mortem, porque los bordes de las perforaciones están esfumados por el desgaste masticatorio (ver figs).

Si esto hacían en la llamada “Nueva Edad de Piedra”, no cabe duda de que estaban superando en tecnología a la precedente era del paleolítico tardío, el del hombre de Cromagnon. Ya habían comenzado en Europa a cultivar y a domesticar animales y se encontraron excavaciones interesantes allí 

Probablemente, una punta de las halladas en las excavaciones, de piedra dura montada en el extremo de una varilla hizo el trabajo de perforar, en menos de un minuto. ¡Nada de largas sesiones de torno! Con la ayuda de un arco y cuerda, parecidos a lo que usaría casi 9000 años después nuestro Pierre Fauchard, perforaron cavidades de hasta 3,5 mm.  

De la amplia lista de autores(Coppa A, Bondioli L, Cucina A, Frayer DW, Jarrige C, Jarrige JF, Quivron G, Rossi M, Vidale M, Macchiarelli R), uno de ellos, David Frayer, de Kansas, afirmó que los agujeros eran perfectos que asombraban. Habrían usado la misma técnica que empleaban para atravesar cuentas, huesos, conchas, piedras preciosas, y ensartarlas, como se comprobó en esa misma área. Alguna perla de 1 mm apareció así perforada. Otro autor, Roberto Macchiarelli, un antropólogo de Poitiers, Francia, imitó la técnica y calculó que debió de haber sido dolorosa. ¿Será por eso que no hay muestras similares por algunos milenios más?

Estos dos coautores suponen que también podría haber servido para aliviar dolores. No hallaron, sin embargo, muestras de caries ni de restauraciones, aunque  éstas bien podrían haber sido rellenadas con un material desaparecido ya, quizá bituminoso. En fin, ni tan cierto como dijeron los diarios ni tan  falso. Todo elaborado por una nota de divulgación en Nature 2006 abr 6;440(7085):755.

Roberto Macchiarelli ya antes había mostrado su interés por la parte dentaria (Am J Hum Biol 2005 Nov-Dec;17(6):752) cuando realizó excavaciones en su ciudad, Roma, en la necrópolis imperial en Isola Sacra, y señaló las relaciones observadas entre las hipoplasias y las asimetrías odontométricas como veremos en JULIO.

   VOLVER (a Índice esencias)

 

                                                       mayo 2006

El magnífico cornudo

En marzo del año pasado, en la reunión anual de la IADR, se informó que los resultados de la investigación de un equipo norteamericano sobre el magnífico cornudo que es el narval (no el de Fernand Crommelynk) tienen un par de aplicaciones odontológicas. El narval posee un colmillo (que en verdad es un incisivo central) de hasta 2,5-3 metros que surge como un largo cuerno de unicornio, cuyo mito quizá originó.* Proviene del lado izquierdo de su mandíbula superior y desafía todo lo que se sabe sobre los dientes de los mamíferos. Ostenta un singular trazado en espiral, es absoluta su asimetría con el lado opuesto (el derecho no supera los 30 cm) y lo tienen los machos (a veces dos) y rara vez las  hembras. No tienen otros dientes. El hallazgo de piojos de ballena (Cyamidae monodontis y nodosus) en la base del gran incisivo podría ser considerada como una forma de enfermedad periodontal ad hoc.

El narval mide normalmente de cuatro a cuatro metros y medio de longitud, y pesa una tonelada o más. Los estudios de la física de su “cuerno” no tomaban en cuenta, anteriormente, que la información es valiosa efectuada sobre el tejido vivo, húmedo, pues las propiedades dependen mucho de su medio, el océano. Así se vio que es fuerte y a la vez flexible (se puede torcer hasta desplazarse 30 centímetros en cualquier dirección, sin romperse), lo que proporciona un nuevo enfoque para mejorar los materiales de restauración.

Por otra parte, la sensibilidad que posee le da características de sensor hidrodinámico, según  Martin Nweeia, de la Escuela de Medicina Dental de Harvard, y sus colegas, Frederick Eichmiller, director del Centro de Investigación Paffenbarger, al que también pertenece Naomi Edelman, orientadora del estudio,  y James Mead, conservador de Mamíferos Marinos en el Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsoniano. No existe ningún caso similar en la naturaleza. Posee diez millones de diminutas conexiones nerviosas que van desde la pulpa dental a su superficie exterior, conectadas con las aguas del Ártico y cubiertas de una capa de diatomeas y algas. Es capaz de detectar cambios en la temperatura, presión, grado de salinidad del agua y partículas en el agua características del pez que constituye su dieta. Estas sensaciones, que alcanzan a muchos metros de distancia, no aparecen en ningún otro animal
        La palabra
"narwhal" deriva del antiguo noruego y significa cadáver y ballena, probablemente porque podía dar la sensación de un cadáver flotante. El Monodon monoceros es un mamífero de aguas profundas (40-800 m) árticas y subárticas, y se alimenta de peces, calamares y krill. Sus enemigos naturales son las orcas, los osos y los tiburones. Además, el hombre, que solía perseguirlo por las supuestas propiedades afrodisíacas del colmillo, y que aún lo hacen los japoneses que pagan elevadísimos precios por tener ese cuerno.*

En agosto de 2005, una expedición aplicó sensores a los colmillos de narvales capturados y liberados, para recuperarlos tras varias horas. Se comprobó que  la forma helicoidal muy rara y con giro a la izquierda carece de esmalte. Los colmillos fueron conservados criogénicamente, pues la aplicación antigua de formol o alcohol alteraba las propiedades ahora reconocidas.

La Dra. Edelman descubrió que el tejido dentario del colmillo tiene una arquitectura inversa a la normal esperable en mamíferos: de la pulpa hacia la superficie, que es cemento, el tejido es progresivamente menos duro y más flexible. investigación dio que hay reducción gradual de la RMC (razón mineral-colágeno) desde la interfaz pulpa-dentina (IPD) hacia el cemento en cortes cercanos a la punta, no así en la base. La RMC es menor en el cemento que en la dentina hacia la punta, no así en la base. La cristalinidad del mineral del cemento era algo mayor que la dentinaria todo a lo largo. Se observaron anillos de crecimiento con diferentes RMC. Las tendencia de las RMC eran similares a las propiedades mecánicas. Además, en el centro del tejido pulpar, cerca de la base del colmillo, hay una porción de hueso irregular que mide unos 5 cm de largo y 10 mm de ancho, sin conexión ósea alguna, especie de perla dentinaria quizá involucrada en el desarrollo.         

         

 *Nota para curiosos.- Estos colmillos del narval fueron introducidos en Europa por los vikingos, quienes conocían su verdadero origen, pero lo guardaban en secreto y dejaban que la gente creyera que ese espiralado colmillo pertenecía al mítico unicornio y que ellos tenían la manera de acceder a él. Para no delatarse, afirmaron que era imposible aprehender vivo al unicornio, que por eso no podía ser exhibido y que perdía sus cualidades si era cortado del animal muerto. El recurso remanente era poner en el prado a una virgen (un poco menos difícil de encontrar que ahora) y que el unicornio se le acercaría con reverencia, que se arrodillaría ante ella, pondría la cabeza en su falda y se dormiría. Ahí aparecían los cazadores y lo apresaban, En los Claustros de Nueva York se pueden ver imágenes de La caza del unicornio (ver figura). Estos tapices pueden ser vistos cristianamente, con la Resurrección del Unicornio después de haber sido capturado.

Ctesias, historiador y médico del rey de Persia, volvió a Grecia en 389 aC y escribió una historia de Oriente que incluía a la India, que nunca había visitado, y al unicornio, que claro que nunca había visto. Se habría basado para inventarlo en algunas descripciones del rinoceronte y de su cuerno. Lo hizo más bonito al decir que la base del cuerno era blanca, en el medio era negro y en la punta, rojo. Una vasija hecha con él protegía contra la epilepsia y aun contra venenos bebidos de ella.

Su mención en la Biblia, en el libro de Job, concedió cierta respetabilidad a la creencia y Plinio alrededor del 64 dC dio una horrenda descripción. Durante el Renacimiento, la extravagancia del pueblo llegó a agregar a las propiedades del cuerno la prevenir y curar enfermedades y valía su peso en oro. Carlos V de Inglaterra entregó dos de estos cuernos en pago de una deuda que equivaldría hoy a un millón de dólares. Durante los s XVI a casi XIX era aún un ingrediente costoso de los medicamentos.

desire.jpg (45774 bytes)  unicorn2.jpg (71510 bytes)  unicorn3.jpg (74520 bytes)  unicorn4.jpg (66300 bytes) 

unicorn5.jpg (58106 bytes)   unicorn6.jpg (65224 bytes)  unicorn7.jpg (58000 bytes) unircorn8.jpg (63317 bytes) 

 (haga clic sobre cada imagen para poder apreciarlas en su tamaño real)

VOLVER (a Índice esencias)

                                                            abril 2006

Dr. Stent...

El “esténs” (así se lo pronunciaba) fue un material clave para los dentistas del siglo pasado, que no le conocían otro nombre ni sabían de dónde le salía ése. Cualquier lego sabe que a un conocido o a un pariente le colocaron un “esténs”, en una arteria,, en el uréter y en otras áreas. Sin embargo, siendo dentista quien lo originó y le dio nombre, se encuentran más referencias a él en revistas de medicina que en las de odontología, donde el primero en concederle larga atención fue Malvin Ring.*

Ni idea tenía más de un autor cirujano médico de donde nacía el sustantivo stent y aun el verbo to stent y stenting. En la I Guerra Mundial hay claras referencias al origen odontológico de la palabreja que aún no encontró traducción; sin embargo, hubo médicos que prefirieron buscar la etimología por barrios donde no había nacido.

Sospecho que no es mala intención este desconocimiento y que quizá tenga su razón de ser en el desdoblamiento de personalidad, casi esquizofrenia, que sufrió nuestro vocablo, como se ve en el diccionario médico Dorland o en el Mosby, donde se lee:

1.                   compuesto usado para tomar impresiones dentarias y médicas;

2.                   molde o dispositivo hecho de stent, para acomodar injertos cutáneos y  para dar soporte a aberturas y cavidades…

Más actualizada, una reciente historia médica describe como  stents a tubos de acero o plástico duro que pueden ser insertados para prevenir el colapso de vasos sanguíneos u otros conductos.

Clara dicotomía originada en el material y derivada al uso como sostén de injertos cutáneos y de ahí a todo sostén artificial.

Cómo empezó todo

Todo comenzó con las pastas para impresiones que eran inadecuadas y al Dr. Charles Stent, dentista londinense (1807-1885), se le ocurrió mejorar la gutapercha mediante estearina, grasa animal con la cual mejoró la plasticidad y la estabilidad; además, le agregó talco como relleno inerte para darle más cuerpo y un pigmento rojo para darle color. Introducido en 1856 tuvo tal éxito que Sir John Tomes [el de las fibrillas, sí], gran cirujano dental inglés, lo elogió por su destacada contribución, en 1857.

El Dr. Stent ejerció en 21A Coventry Street, en el corazón de Londres, donde lo acompañaban sus dos hijos, Charles Robert Stent y Arthur Howard Osborne Stent, también dentistas. Con la ayuda de ellos, comenzó la producción comercial del producto puesto en el mercado con el nombre “C. R. and A. Stent.” Con muchas otras invenciones patentadas, contribuyó a la salud de la población y al progreso de la odontología.

Alrededor de 1900, los hijos vendieron todos los derechos de comercialización a la compañía Claudius Ash and Sons, que mantuvo el nombre. La forma de aplicar el nuevo material para dar soporte a injertos cutáneos hizo que todo el mundo conociera sus cualidades para extender sus aplicaciones, con “un resultado que llevó a ampliar el concepto de Stent y su aplicaciones en otros terrenos anatómicos y tecnologías.” Como dijo el cirujano cardiológico T. 0. Cheng, el mayor reconocimiento fue que su invención perdiera la mayúscula y pasara al acerbo general.

Hoy el espectro de los stents se ha ampliado de modo tal que es enorme el número de instancias en que aparece en Internet Los stents ahora producidos comercialmente incluyen variedad de materiales y aun con agregados para que sean visibles radiográficamente.

En ocasión de la I Guerra Mundial y la gran cantidad de lesiones faciales deformantes, un médico holandés, J. F. Esser, escribió en 1917, tras haber realizado más de 700 reconstrucciones plásticas, que contó con el molde de la masa dental (Stent) para sostener los injertos de piel para la reparación quirúrgica de las heridas de guerra.” Dijo haberle dado usos diversos, incluidas las reparaciones en la boca, usando el “molde de stents”, así, con minúscula.

En 1920, el cirujano militar inglés H. D. Gillies, citó el trabajo de Esser en su libro Plastic Surgery of the Face: “El material dental usado con este fin es el propuesto por Stent y el molde formado con él recibe el nombre de stent." Quizá la primera vez en que se usó como sustantivo. Pese a esta claridad, no faltaron autores que, en busca de otra etimología,  salieron con disparates.

Desafío: castellanizar el término. ¿Podría ser el primitivo esténs? ¿Cómo hacer para que no se pierda la memoria del colega que tanto aportó a la humanidad?

 

*Resumen infiel del trabajo del Dr. Malvin E. Ring   How a Dentist's Name Became a Synonym for a Life-saving Device: The Story of Dr. Charles Stent (Journal of the History of Dentistry 200l julio:49 (2)

VOLVER (a Índice)

                                                     febrero/marzo 2006

Broches intradentarios…   Aunque usted no lo crea, dicen McAuliffe N et al (Int J Paediatr Dent 2005 nov; 15(6): 468), en un niño de 11 años hemos localizado radiográficamente un ganchito de abrochar páginas dentro del conducto de un central permanente superior izquierdo. No es un hallazgo común el de objetos en los conductos, pero que los hay… los hay.

Ganan poco, pero ¡disfrutan mucho!...   ...los artistas, los creativos, que tienen muchos más compañeros sexuales que el resto de nosotros mortales, dicen los psicólogos, como los británicos Daniel Nettle y Helen Keenoo. Según la encuesta que hicieron entre 425 artistas plásticos y poetas, afirman que rasgos similares a los esquizofrénicos explican ese éxito en el sexo.

Es sabido que los artistas y los esquizofrénicos comparten características, y plantean un cierto enigma a los psicólogos evolucionistas. No es que posean mejores perspectives de reproducción, pero quizá se los vea como si así fuera.

La manera en que el arte retiene la atención de los apreciadores, podría actuar como un poderoso afrodisíaco. ¿Será igual con los/las artistas del torno?

Hubo un rasgo, a saber, la tendencia a interpretaciones desusadas que quizá compartimos [en el arte y  ciencia de la odontología] que es el ligado a la cantidad de parejas.

Charles Crawford, un psicólogo evolucionista de Canadá, aplaudió el estudio por tratar de ponerle números a la suposición de que la creatividad tiene un papel en la evolución. Eso sí, Crawford dice que "a causa de las demandas del embarazo, tener más parejas no ayudaría a las mujeres a tener más hijos, pero sí a los hombres."

Para Nettle, lo que surgiría es que la labor creativa actúa como los despliegues que los animales han desarrollado para la atracción  de sus parejas. "Funcionan como indicadores de calidad, porque son difíciles de mantener," pues así como no cualquiera mantiene la enorme y erguida y fantástica cola del pavo real, así no es fácil ser artista. Pero ayuda a reproducirse y a  pasar los genes."

Así que, muchachos, a levantar el torno y demás símbolos de su arte y a procrear… O por lo menos a hacer el esfuerzo de intentarlo.
  VOLVER (a Índice)

 

                                         enero 2006    

Lo último, lo bueno, lo usado...

Más de 1600 dentistas responden cada 5 años al cuestionario que el grupo que los reúne (Clinical Research Associates) efectúa para saber qué hay de bueno en la odontología clínica, qué funcionó mejor en sus manos, qué novedades incorporaron como habituales. En 2005, las contestaciones dibujaron el panorama siguiente en distintos campos.

 

Adhesivos.- Un 66% de los consultados se han volcado a los autograbadores, de los cuales un 61% usa ClearfilSE Bond. La técnica del grabado total es usada con Prime&Bond NT por un 18%.

Anestesia.- Apenas un 5% usa el nuevo sistema de administración computada.

Blanqueamiento vital.- El 87% practica el blanqueamiento en el hogar, con preferencia por el producto de Ultradent. No recomiendan el blanqueamiento sin supervisar. La enorme mayoría se mostró satisfecha, aun cuando casi todos reconocieron que puede haber sensibilidad dentaria e irritación gingival. Aconsejan reblanquear cada 18 meses, en promedio y no a pacientes de menos de 16 años. El 41% practica también el blanqueamiento en el consultorio, también con Ultradent, de los que sólo un 40% usa lámpara complementaria, por razones de marketing, o porque viene con el sistema, o a pedido del paciente. Las lámparas usadas fueron Zoom de Discus, Sapphire de Den-Mat y Demetron de Kerr. La satisfacción mayor expresada por un 48% de los encuestados.

Cámaras.- Un 29% incorporó a las cámaras existentes el empleo de una computarizada, la AcuCam y la Schick. La usan por razones de educación del paciente (un 37% por rutina). Hay un 19% que nunca usa la cámara. Ahora acostumbran guardar las imágenes digitalizadas.

Cementos.- La preferencia, en general, fue por el cemento de ionómero vítreo modificado (69%). Según el procedimiento usan: i. Una corona sola: i.a. PSM, RelyX Luting (37%); i.b. Metal entera: RelyX Luting Plus (31%), i. c. Cerámica entera: RelyX Unicem (29%); i. d. Alúmina o zirconio: RelyX Luting (29%); i. e. Resina entera: RelyX  Unicem (25%); i. f. Resina sobre fibras: RelyX  Unicem (29%); resina sobre metal: RelyX  Unicem (41%). PF de 3 unidades: sobre dientes naturales, RelyX  Plus/ RelyX  Unicem (30%); ii. B. Sobre implantes: Temp Bond . Sobre 4 unidades: RelyX  Unicem/RelyX Arc (29%); sobre implantes: RelyX  Unicem (46%).

Endodoncia.- Un 89% hace su endodoncia y usa gutapercha para obturar. Un 1% usa Resilon, Sargenti u OZE. Usan aumento casi todos, pero microscopio sólo el 2%. Usan instrumentos de mano y rotatorios, 78 y 77%, respectivamente; 92% usan goma por rtuina; un 8% nunca usa goma. En primarios, las pulpotomías las hacen con formocresol (58%), sulfato férrico (17%) o hidróxido de calcio (10%).

Forros.- Nada menos que un 95% prefiere colocar algún tipo de material entre adhesivo y restaurador. Un 37% elige IV reforzado (Vitrbond), seguidos por Fuji Liner (18%).

Implantes.- El 80% realiza las prótesis sobre implantes, sólo un 10% realiza la cirugía. Las marcas más usadas son Nobel Biocare y Straumann (con preferencia por éste desde el punto de vista de la restauración). Para cementar una sola corona, usan cemento provisorio (32%) con inclinación al TempBond en el 53%.

Luz para resinas.- iguen con la luz halógena convencional  el 67% (Demetron).

Impresiones.- El 80% usa la silicona polivinílica, de los  que un 17% emplea Aquasil (Dentsply).

Periodoncia.- No hace cirugía ósea el 72%, ni hace cirugía de tejidos blandos un 40%.

Prevención.- Está muy solicitado el tema de la halitosis. Un 46% recomienda colutorios, de los que una cuarta parte indica Listerine. También CHX. Siguen usando el explorador para diagnóstico de caries en un 92%, Rx convencional, 86%, luces especiales, 1%. Sólo un 3% procura remineralizar. Pero de los consultados, hay un 73% que usa selladores.

Radiografías.- Siguen usando las convencionales en un 73% y el resto incorporó la digital, sola o con convencional.

VOLVER (a Índice)

 

                           

 

                                                     noviembre 2005

 

Bombas y dientes…   Gracias (?) a las pruebas nucleares efectuadas en Rusia y en los EEUU, hacia 1950 y 1960, se liberaron enormes cantidades del isótopo radioactivo carbono-14, que fue absorbido en las cosechas y diversas plantas y entró en la cadena alimentaria. Este carbono de la bomba no es peligroso, pero se lo puede seguir y captar en el cuerpo. Dentro de todo, la Guerra Fría tuvo un efecto beneficioso: ayudar a los expertos forenses a determinar la edad de los cadáveres. El carbono incorporado a los dientes humanos en todo el mundo permite a los examinadores determinar cuándo se formó el diente.

Una persona de edad media, cuyos dientes se formaron en la década del 60, tendrá niveles mayores de carbono-14 en su esmalte que un adolescente, cuyos dientes se formaron cuando había menos de este isótopo en la atmósfera. Esto porque en 1963 se firmó un tratado que prohibió las detonaciones aéreas.

Una primera utilización del método desarrollado por Jonas Erisen y otros suecos del Instituto Karolinska  de Estocolmo se dio en ocasión del tsunami asiático, pues ayudó a la policía sueca a identificar a seis víctimas suecas. Se espera que ayude también para quienes padecieron a Katrina.

El acierto de esta técnica es tal que permite determinar la edad con un margen de error de 1,6 años, escribió Michael Hopkin (Nature, 14/9/05). En cambio, la exactitud del examen de los huesos oscila entre los 5 y 10 años de error. Es más, puede establecer la edad del deceso y no sólo la edad al morir la persona; es decir, indicar cuánto tiempo lleva de muerta. Supera al estudio de ADN en que hay veces en que no quedan tejidos por analizar, mientras que los dientes se conservan muchísimo mejor.

 

Musculación…   J.A. Korfage, J.H. Koolstra, G.E. Langenbach, y T.M van Eijden  (J Dent Res 2005 Sep;84(9):774 y 784 ) describieron el origen de la composición de tipos de fibras y sus consecuencias en el contexto de los requisitos para la función y adaptación impuestos a los músculos masticadores. El sistema masticatorio humano realiza una variedad de tareas motoras superior a la de una extremidad corriente.

El logro de la función con mínimo uso de energía determina la gran variabilidad en tipos de fibras entre grupos musculares, músculos individuales y regionales para optimizarlas. Aparte de la presencia del tipo usual, tipo I, IIA, y cadenas pesadas de IIX miosina (MyHC), las fibras musculares mandibulares humanas contienen MyHC típicas del músculo cardíaco.

Los cambios de adaptación están relacionados, p ej, con la cantidad diaria de activación y/o estiramiento de las fibras. En general, es relativamente grande la cantidad de fibras lentas, resistentes a la fatiga, en los músculos y regiones musculares sometidos a actividades o estiramientos considerables. Hay una relación funcional de las fibras híbridas y las propiedades de adaptación a los estímulos y perturbaciones del medio.

Las fibras músculos mandibulares son híbridas con mucha más frecuencia que los músculos de extremidades y tronco, i.e., contienen más de un tipo de MyHC isoformas. Como estas fibras tienen propiedades contráctiles que difieren de las fibras puras, esta cantidad relativamente grande de híbridas provee un mecanismo que produce una graduación fina de la fuerza y del movimiento. Su presencia podría además reflejar la capacidad de adaptación que poseen, la cual explica asimismo la gran variabilidad entre individuos en cuanto a composición de fibras. Aparte de las influencias locales, como la actividad y estiramiento muscular, tienen su papel influencias más generales como la edad y el sexo en la composición de los tipos de fibras.

 VOLVER (a Índice) 

 

                                           octubre 2005

Dentistas en la calle
 

Cuando vimos en el New York Times un artículo de Stacey Stowe sobre dentistas en la calle, no nos sorprendimos mucho, salvo porque al fin se reconocía un hecho que es público y notorio para el 90% de los dentistas argentinos. Pero lo confirmamos al leer que en Jaipur, India, un dentista hace 25 años que atiende sentado en el suelo de una polvorienta calle lateral. Mahender Singh vende dientes postizos y también sus servicios entre un boticario callejero, que prepara sus cocciones en el lugar, un barbero que pone las barbas ajenas en remojo y un reparador de llantas de bicicletas. Y sin empacho reconoce que es un dentista de los pobres... ¡como muchos de nosotros! (No que lo reconocemos, sino que lo somos.)

Allí mismo hace sus extracciones y allí mismo escupen sus clientes la sangre. Piensen los calculadores de costos cuánto podríamos ahorrar si siguiéramos ese ejemplo. Sin embargo, un periodoncista de Bombay (Mumbai) estima que quedan apenas unos 100 ejerciendo así, mientras que el resto de los 80.000, más 12.000 anuales atienden en sus consultorios. Lo que estaría en relación proporcional inversa con lo local, donde cada vez somos más en la calle y menos en el propiop consultorio. Y para fin de año va a haber aumento de cuotas de los mercaderes de la salud... que bajarán los aranceles de los médicos y dentistas.  

Los primos y tíos de Singh son dentistas con consultorio, en tanto que él aprendió del padre y se lo enseñó al hijo que también atiende en la vereda de la ciudad vieja. Mientras que algunas moscas sobrevuelan el lugar. Lugar que procura mantener ordenado, cerca de una canilla pública, sobre una alfombra tendida y bajo un dosel sostenido por cañas. La silla que usa tiene un almohadón con estampado de leopardo. Los instrumentos están sobre una tela dispuesta en un bloque de concreto. Un recipiente tiene agua que hierve continuamente y otro alberga un antiséptico en el que, de vez en cuando, sumerge las manos. 

Aun cuando usa anestesia en algunos casos, reconoce que los pacientes se le pueden desmayar de dolor ahí en la calle. Él usa turbante y sandalias, y entre ambos calza una chaqueta y unos pantalones rosados. Sobre una carpeta roja están las prótesis que pueden elegir los viandantes tras una cierta elección, prueba y descarte o aprobación. Sus prótesis son mucho más baratas – major que precios de O. S. --, de alrededor de 125 rupias, frente a las 10.0000 en un consultorio.

Sus clientes siguen usando la ramita deshilachada en un extremo en vez de cepillo dental (ver en U. O.) y no les faltan las golosinas. Él les recomienda que coman alimentos consistentes en vez de las blanduras de los occidentales.

En fin, colegas, es cuestión de buscar un puestito en la Plaza Francia o dondequiera que se reúnan los artesanos y su quincallería, para poder competir mejor y sin dependencia con los mercaderes de la salud y sus clínicas de lujoso exterior y sombría alma.

VOLVER (a Índice)  

 

                                                   septiembre 2005

Una nueva proteína responsable del síndrome de somnolencia...   

El informe aparecerá en la próxima edición de Universo Odontológico, en LIBRO DEL MES

 

Más del Ratón Pérez…  

 En Guatemala, la tradición del Ratón Pérez, contada por U. O. en HISTÓRICAS, tiene una variante. Dicen que los niños arrojan sus dientes caídos al techo de la casa y que, a la mañana siguiente, han desaparecido porque vino un ratón durante la noche y se los llevó. En Taiwan, cuando el niño arroja el diente al techo debe mantener las piernas bien juntas, si no quiere que el diente nuevo salga torcido. En Filipinas, también dejan el diente al Ratón, pero en el marco de la ventana. A la mañana, encuentran algún dinero en vez.

En los países anglosajones, originada entre amantes de las leyendas como ingleses e irlandeses, un hada la que va a buscar el diente desprendido; se la suele pintar muy pequeña y deja su reembolso bajo la almohada donde estaba el diente. Se supone que lleva los dientes a su torre, vaya a saber para qué. Para reír un poco al respecto, al final vea, amigo lector, la carta que el Ratón Pérez envió a un niño.

En Inglaterra, se aconseja al niño arrojar el diente al fuergo, quizá por la vieja superstición de no dejar partes de uno al enemigo que podría hacer conjuros con ellos. Aunque sólo fuera por esto, habrían de ser buenos conservadores de dientes los odontólogos.

Entre los Vikingos, había un honorario de los dientes, valor entregado a los niños por usar sus dientes para ensartar hileras de ellos a modo de bisutería. Es probable que los Vikingos atribuyeran grandes poderes a esos dientes y que dieran suerte en la batalla.

Ahora, a sonreír con la carta respuesta del Ratón Pérez

Querido niño,

Gracias por tu carta para reclamarme un obsequio por un diente que dejarías bajo la almohada anoche. Me hubiera agradado dejarte alguna compensación en dinero, pero me fue imposible procesar tu deseo por una razón de entre las que verás en la siguiente lista:
         a) el diente no pudo ser hallado

b) no era un diente humano

c) no encuentro divertidos los huesitos de pollo

d) hasta para mí, el diente apestaba demasiado

e) ya había pagado por ese mismo diente

f) el diente no era de tu propia boca

g) no acepto uñas, sólo dientes

h) se te oyó decir que no creías en el Ratón Pérez

i) ya tienes más de 12 años

j) había un feroz gato en tu habitación

Por la razón que corresponda entre las mencionadas, no puedo dejarte una compensación en dinero, pero te otorgo un certificado que puedes intentar canjear en el supermercado. Gracias por haberme escrito y confío serte útil en el futuro.

Sinceramente,

 Ratón Pérez

¡OJO! Dos chistes para adultos que puedan correr… a confesarse   El papá encuentra a Jaimito  en el baño frotándose el pene con el cepillo de dientes. - ¿Qué diablos estás haciendo? - Por hacer como mi hermana, que nunca usa el cepillo dental, me salieron agujeros en los dientes. ¡Y no quiero tener otro agujero donde ella lo tiene!  

Un hombre va a lo del dentista y le pide que le extraiga un diente. El dentista está de acuerdo y le dice que le dará una inyección. No, de ningún modo, odio las agujas. Bueno, dice el dentista, le daré anestesia general. No, de ningún modo, odio perder la conciencia. Bueno, dice el dentista; busca en un cajón y le da varias píldoras al paciente. ¿Qué me dio?, pregunta éste. Viagra, fue la respuesta.¡¡¡VIAGRA!!! , grita el tipo, ¿y para qué? No le hará nada para el dolor, pero cuando empiece a extraerle el diente por lo menos va a tener de donde agarrarse.

VOLVER (a Índice)

                                                 agosto 2005

 

El dios del diente de oro y la antiestética sonrisa...

En la mitología escandinava, Heimdall, hijo de nueve vírgenes es conocido como el dios del diente de oro o con dientes de oro. Llamado también Gullintani, que significa “diente de oro”, porque así eran todos sus dientes. Vivía en el palacio celestial Himinsbiorg y guardaba las llaves del cielo.  Y es capaz de oír crecer el pasto. Cuando llegue la hora del Juicio Final, hará sonar la trompeta para despertar a todos los dioses. Y seguramente les sonreirá con sus dientes de oro, porque podrán descansar para el resto de la Eternidad. En los pagos nórdicos está Riga , Letonia, donde el premio principal del festival de cine de terrores conocido como Gold Tooth y el premio especial es el  Silver Tooth. Más humanos son los diversos programas que, en todo el mundo, para los jóvenes de la calle han usado videos animados desarrollados por Street Kids International, "Karate Kids" y "Gold Tooth", para facilitar la comunicación. Quizá más coherentes, nuestros casi antípodas: en Australia, al aspavientos le dicen puro oropel, como una rata con diente de oro. Que sigue siendo rata.

Allá ellos y sus doradas mordidas. ¡Nosotros insistamos en la porcelana o el composite!

 

VOLVER (a Índice)

 

                                                                           julio 2005   

Gobbledygook…

Gobbledygook, gobbledegook, es una palabra usada para describir lenguaje sin sentido o críptico, o, más popularmente, para describir la jerga oficial, el lenguaje burocrático, oscuro intencionalmente o no, como mucho sonido y poco hecho. Hace un año, tuvo el honor de ser considerada una de las diez palabras inglesas más difíciles de traducir. Es el lenguaje de los goblins (tipo de duendes traviesos) en las novelas de Harry Potter. Es de las pocas palabras con origen preciso: la usó un diputado demócrata tejano, en el New York Times Magazine (21 de mayo, 1944), como parte de su queja contra el lenguaje oscuro usado por sus colegas. Dijo que lo había inspirado la voz del pavo, siempre con ese sonido parecido y con una pomposidad más propia del humor extravagante de una farsa. Aunque más amplia que nuestro “blablá”, vino a llenar una necesidad y fue rápidamente adoptada y difundida.

Todo lo cual viene al caso por el artículo que publicó, con ese nombre. Philip Ball (Nature 434, 946, 21, abril, 2005) y que debiera ser un llamado de alerta para nuestros pomposos escritores odontológicos- Cuenta que Jeremy Stribling, graduado en computación del MIT mítico, recibió con alegría o con alarma – no sabía cuál correspondía – que su trabajo “Metodología de la unificación típica de los puntos de acceso y redundancia” había sido para una conferencia de cibernética en Florida en este mes de julio.

¡¡¡Es que en realidad, Stribling no lo había escrito sino que había imitado la jerga de los trabajos menos ilustres de esa ciencia, mediante un programa generador automático de artículos de ciencia de la computación!!!

Leer de este mal que nos aqueja en una revista seria como Nature, me suspende el aliento, como dijo el acuñador de esta frase – William Shakespeare – en el “Mercader de Venecia”, cuando Shylock, el mercader judío, le dice a Antonio:  Debo hacer una profunda reverencia y en actitud de esclavo, con el aliento reprimido y susurrante humildad, decir: ‘Señor, ¿me escupió usted el miércoles pasado? ["Shall I bend low and in a bondsman's key, With bated breath and whispering humbleness, Say this: 'Fair sir, you spit on me on Wednesday last?"']

Por conductos históricos…   Chazel JC, et al (Int Endod J. 2005 may;38(5):277) acometieron la inaudita tarea de estudiar la situación de periodontitis apical con muestras tomadas desde la prehistoria, en 525 sujetos de distintos períodos desde el 2000 aC hasta el 2000 dC. De este increíble análisis comparativo surgió que existe un prevalecimiento de PA significativamente superior en el período contemporáneo; esto, por malas obturaciones radiculares y osteítis condensantes. Excesivo desgaste dentario y caries profundas fueron, además, los factores de riesgo de las más antiguas épocas, donde se vio una clara correlación entre desgastes y PA.

 

VOLVER (a Índice)

                                 junio 2005 

Nanorregreso...   Decíamos ayer el verso azul de los diversos nanos y hoy regresamos a ellos de la mano amable de unos microbios serviciales, invitados por Prachi Patel Predd de Nature, marzo, 2005. Recordarán los dedicados lectores de U.O. que los nanodispositivos requerían componentes ínfimos para la difícil tarea de conectar los minicomponentes. Robert Hamers y sus colaboradores se nos vienen ahora con que se podría poner a trabajar a unos microbios esclavos que, a modo de elásticos “barbapapás” harían de puentes. Algo así:  usan el Bacillus mycoides, bacilo de unos 5 micrómetros, colocadas en láminas silicónicas que tienen electrodos de oro en la superficie. La carga de los electrodos los captura y fluyen a lo largo de los bordes de ellos como sobre una cinta transportadora. Pero los electrodos tienen pequeñas brechas donde la bacteria queda atrapada por el campo eléctrico. Puede ser liberada de esa prisión mediante una reducción del campo entre los electrodos o quedar allí engrilladas para siempre si se aumenta el voltaje lo suficiente como para romper la pared celular. Allí hacen de puente entre los electrodos.

Si esto es muy complicado para usted, querido lector, no se preocupe. ¡No se imagina lo complicado que fue para mí producir esta versión simplificada! Resumiendo relea las primeras líneas y allí encontrará lo que nos basta saber al pie del sillón.

VOLVER (a Índice)

 

                     diciembre 2004

Neognatogénesis   Nueve años sin masticar un bocado, nueve años con mandíbula de acero… inútil para masticar y, de pronto, un día, ¡ah!, hincarle el diente a un asado, gracias a la bioingeniería.

Un hombre de 56 años, a quien se le había extirpado la mandíbula a causa de un carcinoma y dueño de un sustituto de titanio recubierto por mucosa y piel, un día pudo abandonar la dieta blanda y de sopas y disfrutar de un trasplante diseñado por computadora, incubado en su espalda y después injertado en su posición natural. Es el único hasta ahora en beneficiarse con la nueva técnica alemana, pero lleva ya algunas semanas con su nueva mandíbula.

Le había sido extirpada la mandíbula después de habérsele extendido un tumor. Según colegas de la Universidad de Kiel (ver Lancet), su método es muy seguro y eficaz. Por el poco tiempo pasado, dicen los AA, es cuestión de ser prudente con los anuncios.

Técnica. Hicieron una tomografía computada y, a partir de ella, crearon un modelo de Teflón a escala. Lo envolvieron con una fina y liviana red de titanio y retiraron el Teflón, lo cual dejó un hueco cn la forma en U del hueso. Llenaron ese “tubo” con hidroxiapatita, sangre de la médula del paciente con células madre y con proteína morfogenética 7 (BMP7). El mineral sirvió de andamio para que las células madres estimuladas por la BMP7 generaran hueso nuevo.

Sólo faltaba que el hueso neoformado tuviera su aporte vascular, de modo que lo injertaron en una región vascularizada, en el hombro del paciente. A las 7 semanas, extirparon de allí la mandíbula y la insertaron en la vaina preparada en la boca. Con microcirugía conectaron los vasos allí existentes con los formados en el implante. El resultado de la neognatogénesis parecería ser muy superior al método anterior de modelar hueso de la cadera.

 

Neodontogénesis...   Siguen los progresos en la confección a medida de dientes nuevos, con vistas a un futuro mejor, sin prótesis ni implantes artifíciales. Para esto, contribuyen trabajos como el de Vozzi G, Flaim C, Ahluwalia A y Bhatia S., en la prestigiosa revista Biomaterials. (2003 jun;24(14):2533). Estos AA se ocuparon de la construcción de estructuras tridimensionales biodegradables para esqueletos en la bioingeniería de tejidos. Para ellos usaron dos métodos simples de fabricar PLGA, o poli (DL-lacturo-co-glucólido), herramientas útiles para explorar las relaciones entre estructura y función en la ingeniería de tejidos. Usaron dos métodos de fabricación de las estructuras de PLGA, de elementos del tamaño de 10-30 micromicrones: una, con la ayuda de una microjeringa que utiliza un microposicionador computarizado, con lo cual se obtiene un depósito controlado de la dimensiones mencionadas. El segundo se basa sobre litografía blanda y uso un molde de poli(dimetilsiloxano), con 3 variantes. La prueba de la utilidad en ingeniería de tejidos de estas técnicas está en la formación de estructuras de capas múltiplespor laminación térmica y andamios porosos con particulado. Uno de los trabajadores sobresalientes en este campo, P. T. Sharpe y coautores
 (J Dent Res. 2004 Jul;83(7):518) dicen que sobre la base de las interacciones recíprocas entre células mesenquimáticas y epiteliales –de donde salen las instrucciones para la iniciación de la neodontogénesis- reemplazaron los células por mesénquima creado por agregado de células madre cultivadas no dentales de ratones. Las recombinaciones de ese mesénquima y el epitelio bucal embriónico estimula una respuesta odontogénica en las células madre. Las células madre embrionarias, las neurales y las derivadas de la médula ósea adulta respondieron todas con la expresión de genes odontogénicos. La transferencia de las recombinaciones a las cápsulas renales adultas dio por resultado el desarrollo de estructuras dentarias y del hueso asociado. La transferencia del dientes embrionario primordial a la mandíbula adulta generó estructuras dentarias, probando que el primordio embrionario puede desarrollarse en su medio adulto. Así se podrán reemplazar dientes ausentes después del trasplante  de esos dientes embrionarios artificiales a la boca adulta. Para terminar el informe de este mes sobre neodontogénesis, Duailibi MT, et al (J Dent Res. 2004 jul;83(7):523) aportan su uso de células del germen dental de rata cultivadas provenientes de 3 a 7 días postnatales. Durante 12 semanas, en los epiplones de ratas adultas, desarrollaron células sembradas en andamios biodegradables y después las cosecharon. Los análisis a las 12 semanas de los tejidos implantados demostraron que las células de los gérmenes de 4 días postnatales sembradas por una hora en andamios de PLGA generaban con mayor confiabilidad tejidos dentarios productos de la bioingeniería. Asimismo, resultaría que las células madre dentarias epiteliales y mesenquimáticas pueden ser mantenidas in vitro por lo menos 6 días.

VOLVER (a Índice)

                                      noviembre 2004

¡¿Qué me cuenta?!…Cuentan Litonjua LA, et al (Gen Dent. 2004 jun;52(3):248), que extirparon a una joven de 17 años un gran odontoma erupcionado vinculado a un molar inferior subyacente y que, a los 3 años,  el molar erupcionó con éxito.

                                                     septiembre 2004

Neodontogénesis...   Liu H, et al (J Dent Res. 2004 jun;83(6):496) nos recuerdan que la matriz extracelular fosfoglicoproteínica (MEPE) es una proteína presente en los gtejidos óseos y dentarios. Los AA se propusieron determinar si la dentonina, o AC-100, péptido de 23 aminoácidos derivado de la MEPE podía estimular la proliferación de las células madre pulpares (CMP) y/o su diferenciación. Aislaron las CMP de molares erupcionados y al medir el potencial mitogénico de su dentonina vieron que ésta reforzaba la proliferación de CMP y tenía un papel potencial en la reparación pulpar.

   

 

VOLVER (a Indice)

                  

             agosto 2004

¡Vaya presión!....   Kerdvongbundit V, et al (Arch Oral Biol. 2004 ag;49(8):613) comprobaron por medio de réplicas que la presión hídrica de la cavidad pulpar puede provocar la aparición de gotitas en la superficie de la dentina cortada, cuando llega a los + 30 mmHg; no así cuando está grabada con ácido, probablemente porque actuaría como una esponja.

 

 ¡Qué bolazo!...   Bhatka R, et al (Arch Oral Biol. 2004 Jul;49(7):559) afirman que el ser humano se adapta al tamaño de los bolos alimentarios mediante un aumento en el perímetro del ciclo masticatorio y un incremento en la velocidad del ciclo, siempre con mantenimiento de la forma del ciclo y de su duración.

 

VOLVER (a Indice)

 

                                                abril  2004

Requemados…   te Brake H, Bloemendal E y Hoogstraten J., del Departamento de Odontología Social del Centro Académico para Odontología de Amsterdam estudiaron la influencia del sexo en el agotamiento (burnout) de los odontólogos (Community Dent Oral Epidemiol. 2003 oct; 31(5): 321). Llenaron un cuestionario 411 varones y 81 mujeres para establecer sus respectivos índices de agotamiento, junto con varios factores más de salud y laborales. Ellos dieron valores mayores en cuanto a despersonalización, pero no se hallaron otras diferencias por sexo (o ej en agotamiento emocional y logros personales), ni en los aspectos relacionados con la salud o el trabajo. Los dentistas trabajaban más horas y veían más pacientes, y había diferencia en los promedios de edades. Regulando los factores de horas de trabajo y de edad desaparecía la diferencia en despersonalización. Es decir, que aun cuando existen diferencias por sexo, los factores subyacentes influyen profundamente en esas diferencias.

El mar pega fuerte...   Cuando decimos esto de las olas, seguramente no estamos pensando en nuestros pacientes. Pero los químicos, sí. Una vez más han vuelto sus ojos al mar para descifrar la capacidad de las almejas de adherirse con tanta firmeza a rocas y otros objetos... debajo del agua.

Los barnacles como llaman en ingles a las almejas adhesivas (y apellido de la esposa de James Joyce, cuyo padre dijo por eso que nunca se la iba a poder despegar) generan un adhesivo que están viendo cómo “cosecharlo” o cómo producir la misma sustancia de bacterias y aun de plantas de tabaco. El ingrediente clave serían átomos cargados de hierro (Fe3+), que son el medio fraguante de unas moléculas proteínicas de cadenas cruzadas producidas por las almejas azules (Mytilus edulis), según Jonathan Wilker y sus colegas de West Lafayette.

Plomazos…   Menos mal que ya no usamos plomo para obturar, porque estudios recientes afirman que la intoxicación con plomo en las futuras madres puede generar esquizofrenia cuando llegue el niño a adulto.

Éste y muchos otros problemas graves podrían ser evitados hasta en un 60% si los médicos contaran con historias médicas instantáneas, según el Dr. Tang, de Palo Alto. Por ejemplo, que aparecieran recuadros instantáneos en los datos computarizaios  con  aviso de las alergias del paciente. Los odontólogos debiéramos disponer de esta información de igual manera. Carecen de ella aun los médicos norteamericanos para más del 80% de sus decisiones. Todo debiera estar a la vista en un solo sistema y no en varios aparatos distintos como ocurre actualmente.

También son plomazos quienes abusan de los antibióticos y fabrican resistencias. Beat Müller, del University Hospital de Basilea, Suiza, probaron un test que funciona midiendo los niveles de procalcitonina en sangre: se disparan para arriba en las infecciones bacterianas; apenas suben en las virales. Con esta prueba, que toma una hora, se pudo reducir la proporción de medicados del 63% al 43%. En ambos grupos, sólo el 20% de los pacientes tenían infección bacteriana. La prueba no es absoluta pero reduce la medicación inútil en un 50%.

 

VOLVER