CARIES

                          mayo 2010

 

Simposio de selladores, 2007...   C.H. Splietha, K.R. Ekstrandc, M. Alkilzya, J. Clarksond, H. Meyer-Lueckelb, S. Martignonf, S. Parisb, N.B. Pittsd, D.N. Rickettse y C. van Lovereng sostienen que el papel en las estrategias preventivas después de la reducción de caries debiera ser reevaluado. Una encuesta relaizada a los departamentos de odontopediatría de Europa revelaron que las indicaciones de selladores de fosas y fisuras varían considerablemente de uno a otro lado. De todos modos, parece existir una tendencia a que la indicación pase de prevención primaria a decisión terapéutica para caries de esmalte y capa externa de dentina. También aportan un interesante concepto para caries proximales: las nuevas técnicas de infiltración de las lesiones proximales se ven  promisorias. Pero son tan complejas de realizar y consumen tiempo como las restauraciones en esa área.

 

Camarones preventivos... Los tailandeses C. Chuenarrom y P. Benjakul (Caries Res 2010;44:20) acometieron determinar hasta qué punto la pasta de camarones fermentados (de elevado contenido de calcio) reduce la erosión dental in vitro. En el experimento 1, expusieron especímenes de esmalte a varias concentraciones de la pasta de camarones en jugo de tamarindo por 15 min, una vez por día, por un total de 29 días. En el experimento 2, expusieron especímenes de esmalte pre-reblandecido a diferentes concentraciones de la pasta de camarones en agua, con un método de exposición similar  al del experimento 1. Los resultados mostraron que la pasta podía reducir el potencial erosivo del jugo de tamarindo y reendurecer el esmalte.

 

VOLVER (a Índice)

 

                            marzo 2010

Saldrá a la luz…  Terrer E et al  (J Contemp Dent Pract 2009 nov 1;10(6):E086) diagnostican caries oclusales con su evaluador por fluorescencia inducida con luz (EFIL), basado en la autofluorescencia de los tejidos dentarios. Utilizan una cámara para fluorescencia inducida por luz  que  ilumina las superficies dentarias dentro de una banda de radiación o luz por excitación (longitud de onda: 450 nm) que facilita una imagen de gran magnificación. El análisis de 50 surcos oclusales reveló tres formas clínicas de caries adamantina: (1) en las superficies, (2) en surcos sospechosos con señal positiva autofluorescente roja, y (3) en surcos sospechosos con señal positiva autofluorescente neutra oscura. Surgieron dos diagramas de decisiones acordes con las recomendaciones internacionales para odontología preventiva, modificadas como resultado de la información precisa obtenida con este nuevo recurso SoproLife(R). Esta cámara permite la observación de  cualquier variación en las propiedades ópticas para  refinar el diagnóstico de caries, sumada a la magnificación de 50x.

Artroplastia total y caries…   Green-Riviere E y Giori N (Orthop Nurs 2009 dic;28(6):302) evaluaron si una artroplastia realizada hasta 2 años antes de una intervención odontológica planteaba un riesgo de introducir una infección requería  profilaxis antibiótica implementada 1 hora antes de la acción odontológica. Una revisión de la literatura  permitió determinar si otras infecciones podían ser responsables de infecciones: hallaron que además los portadores de infecciones vesicales o cutáneas están en riesgo de generar otra en la artroplastia  sin profilaxis antibiótica a tiempo.

 

VOLVER (a Índice)

 

                       febrero 2010 

Gomas polioladas...   Amol Deshpande y Alejandro R. Jadad (J. Am. Dent. Assoc, 2008: 139, (12), 1602) no aclaran si poliolar la goma de mascar es lo mismo que pololear sin goma y se meten de lleno en una revisión de trabajos originales que investigaron el papel de polioles en el “chicle” en cuanto a caries dental. En 19 artículos se mostró que el uso de xilitol, xilitol-sorbitol y sorbitol generaron una protección adecuada, mucho más adecuada con los dos primeros, mientras el sorbitol solo o con manitol no dio valor estadísticamente significativo. Clínicamente esto significa que el uso de goma de mascar con dichos polioles forma parte de una higiene bucal normal para la prevención de la caries dental.

 

Caries con las fisuras selladas...    Susan O. Griffin et al  (J Am Dent Assoc 2009: 140 (4); 415) compararon el riesgo de caries en dientes que perdieron el sellado de sus fisuras, parcial o totalmente (SP), y en los que nunca estuvieron sellados (NS). Su conclusión fue que no había diferencias significativas entre unos y otros. Y que la imposibilidad de seguir los sellados efectuados en escuelas [o pacientes] no debiera descalificarlos para la aplicación de la medida preventiva.

 

VOLVER (a Índice)

 

                      enero 2010

Impacto de la hidrodinámica sobre la placa dental…  Paramonova E, Kalmykowa OJ, van der Mei HC, Busscher HJ, Sharma PK (J Dent Res 2009 oct;88(10):922) dan por ssentado que la eliminación mecánica es la manera universalmente aceptada de prevenir caries y periodontitis; lo cual es más o menos fácil según la resistencia de esta biopelícula. Para estudiar el tema generaron biofilmes de una y varias especies (Streptococcus oralis J22, Actinomyces naeslundii TV14-J1 y placa dental íntegra). Hallaron que las de múltiples especies eran más resistentes que las de una sola, con resistencia compresiva entre 6 y 51 Pa y de 5 a 17 Pa, respectivamente. En respuesta a una acción hidrodinámica incrementada, el biofilme disminuía su resistencia y la arquitectura se modificaba de  uniforme “carpeta” a "esponjosa" de mayor espesor.

 

Caracterización morfológica y química del esmalte expuesto a  agentes alcalinos…    Taube F, Ylmén R, Shchukarev A, Nietzsche S y Norén JG (J Dent 2009 sep 22) estudiaron los cambios morfológicos y químicos en el esmalte dentario expuesto a agentes alcalinos, con SURFACTANTS o no, así como las aleraciones químicas de la capa orgánica en la superficie, i.e. placa y película. Usaron varias técnicas: espectroscopía infrarroja de Fourier (FTIR), espectroscopía fotoelectrónica de rayos X (XPS), difracción de rayos X (XRD) y microscopía electrónica de barrido (SEM). Con XPS hallaron que la exposición a soluciones alcalinas producía una remoción  masiva de carbono de la superficie dentaria y que el añadido de surfactants incrementaba la tasa. Sobre la base de los resultados del FTIR, no hubo reacciones de   sustitución entre los iones fosfato, carbonato e   hidroxilos detectables en la apatita. Por el  SEM, hubo degradación y pérdida de  sustancia de la superficie dentaria en las muestras expuestas. Del XRD, no surgieron  cambios en la crystalinidad de la apatita adamantina. En conclusión, se produce una degradación del esmalte por exposición a álcalis muy distinta de la erosión ácida. No hay erosión significativa o sustitución química en los cristales de apatita mismos. Pero fue significativa la pérdida de carbono orgánico  en la superficie adamantina en todas las muestras. La degradación de la capa orgánica  protectora puede aumentar profundamente el riesgo de caries y de erosión por alimentos y bebidas ácidos.

 

VOLVER (a Índice)

 

 

             diciembre 2009

Preparación del esmalte primario para infiltración de resina…   Según Paris S, Dörfer CE y Meyer-Lueckel H (J Dent. 2009 sep 5), no está claro que se pueda aplicar en dientes primarios el efecto positivo demostrable en permanentes que tiene el acondicionamiento previo de las lesiones de caries para la infiltración de resina, para lo cual se usa gel de ácido clorhídrico al 15% que elimina la capa superficial relativamente impermeable. A 32 molares primarios extraídos o exfoliados con lesiones sólo en esmalte los grabaron por mitades con gel de ácido fosfórico (H3PO4) al  37%  o con clorhídrico (HCl) 30s, 60s, 90s, o 120s. La más efectiva fue la solución grabadora de HCl al 15% por 90-120s.

 

Ancianos mal atendidos en USA…   Ahluwalia KP, Cheng B, Josephs PK, Lalla E y Lamster IB (Gerodontology. 2009 sep 8) afirman, claramente, que el financiamiento público de la atención dental de los ancianos en los Estados Unidos es mínimo. Mejores métodos preventivos, sobre todo por el uso de los fluoruros, generó menos pérdidas de dientes por caries, con el concomitante incremento en el riesgo de afecciones periodontales. Sus necesidades y tratamientos están bien documentados en el caso de los institucionalizados o de quienes no pueden trasladarse a los servicios odontológicos, no así con quienes concurren a estos locales. En este estudio transversal, se revisaron los registros radiográficos y clínicos de quienes utilizaron los recursos de la  Columbia University College of Dental Medicine, para conocer la prevalencia de caries dental, la pérdida de hueso alveolar, la frecuencia de utilización del servicio y el estado médico en un corte transversal de una muestra de adultos mayores (N = 200): Sólo el 9% estaba completamente desdentado, la media CAO fue de 19.9  y la media de pérdida de hueso alveolar fue de 3,6 mm. Los ausentes y cariados constituyeron el 57,8% y el 6.5% del total por caries, respectivamente. Las pérdidas de hueso alveolar aumentaron con la edad, pero no las caries

 

Inspección visual, bite-wing y fluorescencia láser para caries oclusales…   .Los iraníes Pourhashemi SJ, Jafari A, Motahhari P, Panjnoosh M, Kharrazi Fard MJ, Sanati I, Sahadfar M  Pariab M (J Indian Soc Pedod Prev Dent 2009 jun; 27(2): 90) indagaron en la exactitud y reproducibilidad de la IV, las BW y la FL (LF, DIANOdent) para el diagnóstico de caries oclusal. Utilizaron 80 premolares permanentes extraídos quew parecían intactos o con caries primarias en las fisuras. Tres  dentistas adiestrados examinaron los dientes en 4 etapas con los 3 métodos. Hallaron que, si bien la exactitud y reproducibilidad con FL es superior, es mejor usarla junto con los otros métodos para reducir las fallas de diagnóstico. Es que la exactitud estimada fue de 58,9% para IV y 45,1% para BW

 

VOLVER (a Índice)

 

                 noviembre 2009

Diagnóstico en pacientes viejos y nuevos…   Korhonen M et al (Caries Res 2009 Ag 1;43(5):339) tomaron los datos de un total de 71,317 varones y 82,302 mujeres vistos (1994-2005), divididos entre “nuevos” en el primer examen y “viejos” ya para el segundo. Con pocas excepciones hallaron una significativa  diferencia en índices de superficies cariadas entre pacientes nuevos y viejos en los cortes y en los seguimientos. Evidentemente los dentistas examinaban los pacientes nuevos con más cuidado que los viejos.

 

Infiltración y odontología de invasión mínima…   (Kielbassa AM, Muller J, Gernhardt CR. (Quintessence Int. 2009 Ag;40(8):663) efectuaron una minuciosa búsqueda bibliográfica de trabajos en inglés y alemán hasta quedarse con un total de 23 estudios in vitro (enfocados en la  profundidad de penetración o la  prevención de la desmineralización) y 3 clínicos (que incluían 122 sujetos) si bien no eran  comparables. Con una mejor comprensión del proceso de caries, ahora se reconoce que la desmineralización del esmalte, pero sin cavidad, puede ser detenida o remineralizar en muchas situaciones. La evidencia clínica con la técnica de Infiltración de Resina no es por el momento muy extensa como para sacar conclusiones decisivas; pero resulta  convincente que la infiltración de  resina de las lesiones de esmalte reduzca (o aun detenga) el progreso de las lesiones puntiformes blancas. Combinando este enfoque ultraconservador  (considerado microinvasivo) con un programa sustancial de remineralización se podrían lograr beneficios terapéuticos y reducir las necesidades de restauración a largo plazo y los costos.

 

VOLVER (a Índice)

 

                               octubre 2009

Jarabe de xilitol pediátrico…   Milgrom P et al(Arch Pediatr Adolesc Med 2009 jul;163 (7):601) evaluaron a la vez la eficacia de un jarabe bucal tópico pediátrico de xilitol para reducir la incidencia de caries en criaturas  muy pequeñas (94, de 9 a 13 m) y en la reducción de la otitis media. Les administraron (los padres) el jarabe dos veces por día (2 dosis de xilitol 4 g y 1 dosis de sorbitol) o 3 veces por día (3 dosis de xilitol 2,67 g) comparando aleatoriamente con un control de 1 dosis de xilitol de 2,67 g y 2 de sorbitol. De 29 niños de control, 15 tuvieron caries, frente a 13 de 32 del segundo grupo y 8 de 33 del primer grupo. Fue significativa la menor cantidad de dientes cariados en el primer grupo, sin mayor diferencia con el otro grupo experimental.  En conclusión, el jarabe de xilitol administrado tópicamente 2 o 3 veces por día en un total diario de 8 g es eficaz para prevenir las caries en la primera infancia.

Caries entre los 70 y 76…   Johanson CN, Osterberg T y Steen B, Birkhed D (Acta Odontol Scand 2009 jul 4:1) estudiaron la prevalencia de caries a lo largo de 20 años, en un corte transversal, en dos cohortes de personas de 72 años. La incidencia, en un período de 6 años. Incluyeron muestras de dos sujetos dentados de las cohortes de 70-72; cohorte III (n=135), nacidos 1911-1912 y cohorte VI (n=139) nacidos 1920. La cohorte III fue examinada también a los 70 años y 6 años más tarde. En la consulta y examen clínico incluyeron DMFS, placa y sangrado gingival, profundidad de bolsa y secreción salival. El número medio de dientes de las cohortes III y VI eran 14 y 21. Como promedio, tenían 2,1 dientes cariados en la cohorte III y 1,3 en la VI. El 49% de los individuos de la III no generaron nuevas superficies cariadas, mientras 19% tuvieron >/=3 DS durante los 6 años de seguimiento. La prevalencia de caries fue relacionada con los índices de placa y sangrado, así como ocurrió con la incidencia de caries. Es decir, el número de dientes aumentó y la prevalencia de caries se redujo en el período de 20 años. La incidencia en el seguimiento fue moderada, y la prevalencia de palca sangrado y bolsas >=4 mm son factores predictivos de prevalencia e incidencia de caries.

Caries en niños prematuros y de bajo peso…   Ghasempour M, Ahmadpour-Kacho M, Sheikhi S (J Contemp Dent Pract 2009 jul 1;10(4):51) no hallaron diferencias significativas de caries en los dientes primarios en los niños prematuros de bajo peso con los niños de parto y peso normales, tras el estudio en corte transversal de 45 niños de cada situación.

 

VOLVER (a Índice)

 

                               septiembre 2009

Probióticas y cariógenas…  Twetman L y Twetman S.et al (Acta Odontol Scand. 2009 mayo 27:1) evaluaron in vitro la capacidad de coagregado de bacterias probióticas de los productos para el consumidor con estreptococcus mutans asociados a caries. Cultivaron anaeróbicamente , L. acidophilus, L. plantarum, L. rhamnosus, L. paracase y L. reuteri, y aeróbicamente un patógeno gastrointestinal (Escherichia coli) como control positivo. A las 1, 2, 4, y 24 h anotaron la expresión de agregación como %. Los resultados demostraron diferencias en la capacidad de las bacterias probióticas lactobacilares a coagregarse con determinados estreptococos bucales. El sistema delineado – que no copiamos acá – podrá servir para evaluar probióticos propuestos.

 

Fluoruro estañoso con hexametafosfato…    Sensabaugh C y Sagel ME.(J Dent Hyg 2009 primav;83(2):70) promueven sobre la base de una experiencia clínica amplia, según dicen, un dentífrico

nuevo combina los beneficios del fluoruro estañoso con los del hexametafosfato sódico; es decir, la capacidad de éste de blanquear superficies con pigmentaciones y controlar el sarro  con las cualidades anticariosas del fluoruro.

 

Con 10% EDTA, Photosan y halógena inactivan bacterias bucales…    Maisch T et al (J Appl Microbiol 2009 mayo 16) probaron la fototoxicidad del Photosan en combinación con EDTA 10% y nuestra lámpara halógena cotidiana contra los principales patógenos de caries, conductos y periodontitis. Concluyeron que las dos sustancias químicas causan una potente fototoxicidad contra las  bacterias al ser iluminadas con la lámpara, Lo cual compensa la creciente resistencia de los antibióticos en las concentraciones bajas usadas en el surco o el conducto. El Photosan fue detectado para el Streptococcus mutans y el Enterococcus faecalis pero  no para el A. actinomycetemcomitans. La adición de  10% EDTA facultó la toma del Photosan por el A. actinomycetemcomitans. La exterminación del S. mutans y el E. faecalis mediada por el Photosan y la luz halógena dependió para su eficacia de la concentración y de la luz. En presencia de 10% EDTA, el Photosan indujo una reducción en la  viabilidad del A. actinomycetemcomitans. El EDTA, la luz y el Photosan por sí solos, nofuwron capaces de matar las bacterias.

VOLVER (a Índice)

 

                                   agosto 2009

Flúor para raíces…   Heijnsbroek M, Paraskevas S y Van der Weijden GA(Oral Health Prev Dent 2007; 5: 145–152) efectuaron una revisión de la literatura en busca de trabajos fiables como evidencia y encontraron 6 que satisfacían las exigencias de inclusión, 5 aleatorios. Concluyeron que un refuerzo del aporte diario habitual de flúor tiene un efecto beneficioso en la reducción de caries.

 

¿Es protectora la película adquirida contra bebidas aciduladas?… … se preguntaron los AA de este trabajo en la muy seria Archives of  Oral Biology (2009 mar 25) e investigaron las alteraciones ultraestructurales así como las propiedades protectoras de la película durante el consumo de bebidas aciduladas en probetas de esmalte bovino..Las incorporaron a bucal y palatino de dispositivos bucales individualizados y los expusieron en las cavidades bucales de tres sujetos por 120 min. A continuación, las personas bebieron jugo de naranja, coca light o  sprite light. La mitad de los especímenes fueron  removidos enseguida; los otros, fueron  expuestos al medio bucal por otros 120 min. La reducción de la dureza Knoop fue ínfima con sprite light (-0.053+/-0.019) y coca light (-0.075+/-0.04). Con el jugo, casi no hubo  diferencias. Las capas globulares externas de la película fueron removidas en diferente medida de acuerdo con la localización de los especímenes en la boca, mientras que la película basal no fue afectada por las bebidas aciduladas. En los especímenes portados por otros 120 min tras el ataque erosivo, las  lagunas se llenaron con estructuras orgánicas por debajo de la capa basal. En conclusión, durante el  consumo rápido de bebidas aciduladas in situ, el efecto erosivo sobre el esmalte bovino recubierto por película fue moderado y los jugos parecen ser menos dañosos comparados con gaseosas de bajo pH. Las proteínas de la película de las lagunas erosionadas podría impactar el proceso de remineralización.

 

VOLVER (a Índice)

 

                                     julio 2009

Leímos en…   Evid Based Dent Pract de marzo que el consume de alcohol se asocia adversamente a la generación de caries, pero no a la enfermedad periodontal, según un estudio sueco. Y también que fumar cigarrillos no incrementa el riesgo de fracaso temprano de los implantes.

¡Qué lástima que la avaricia de las empresas editoras no nos permita dar a nuestros lectores más detalles de estas interesantes afirmaciones! El comercio antes que la salud. Pero se excusan diciendo que las organizaciones profesionales tienen acceso. Pero cuando éstas nos lo consiguen, nos cobran por el servicio. ¡Puaj! [Ver más en editorial, agosto próximo]

 

Tinción detectora y densidad dentinaria…   Sunago M, Nakashima S y Tagami J (Am J Dent 2009 feb;22(1):49) examinaron la asociación entre la coloración (roja, rosada) resultante de la tinción con Caries Detector Dye (detector de caries, CDD) y la densidad mineral en caries dentinaria mediante microrradiografía (TMR). Hallaron que las densidades minerales relativas (RMD) en dentina negra natural, roja y rosada eran 46 +/- 26.7%, 64 +/- 24.5%, y 80 +/- 15.1%, respectivamente. La remineralizada superficie de lesiones artificialmente desmineralizadas no mostró color rojo y era como que existía un valor umbral de densidad mineral (aprox. 21%), más allá del cual no se observa el rojo. Similar fue el valor del umbral notado en las lesiones remineralizadas. Resultó notable la discrepancia entre el valor RMD para el rojo entre las caries naturales y las artificiales.

 

Pigmentación negra y caries Filipinas…   Heinrich-Weltzien R, Monse B y van Palenstein Helderman W (Community Dent Oral Epidemiol 2009 feb 14) se propusieron evaluar en niños Filipinos la possible relación entre niveles de caries y pigmentación negra (es decir, la pigmentación exógena de ese color paralela al margen gingival y firmemente adherida al esmalte en el tercio cervical de dientes primarios y permanentes). Incluyeron 32 escuelas elementales, 19 con programas integrales de prevención y examinaron todos los 1748 niños de 6° grado. Hallaron 16% de pigmentación. 1. No hubo diferencias por tipo de escuela en cuanto a la pigmentación negra (PN). 2. La prevalencia de PN fue significativamente mayor en las escuelas remotas que en las accesibles. Es decir, hubo diferencias por ubicación de la escuela. 3. Hubo diferencias por PN, pues estos niños tenían significativamente menos prevalencia de caries que quienes no tenían pigmentación. 4. No hubo diferencias vinculadas a la PN en el índice de caries oclusales, superficies lisas y proximales. En resumen, la pigmentación negra está asociada a niveles menores de caries, sin diferencias en la distribución anatómica en el diente. No está clara la relación entre PN, caries, flora y dieta.

 

Incremento global de caries…   Nuestro incansable Garcia-Godoy F con Bagramian RA, y Volpe AR (Am J Dent 2009 feb;22(1):3) resumen así el panorama:

Una revisión actualizada de los datos epidemiológicos disponibles de muchos países indica con claridad que existe un marcado incremento en la prevalencia de caries. Este incremento global de las caries dentales afecta por igual a niños y adultos, a dientes primarios y permanentes, a superficies coronarias y radiculares, y señala una futura crisis de salud pública. Aun cuando hay diferencias de opinión con respecto de las causas, el remedio es bien conocido: un retorno a las estrategias de salud pública que tuvieron tanto éxito en el pasado, una renovada campaña por la fluoración de las aguas, un retorno a los programas escolares educativos en salud bucal, énfasis en la higiene dentaria correcta, con hilo dental, y uso de dentífrico fluorado, así como una dieta correcta y visitas periódicas al dentista. Si no se comienza con estos remedios, podría tenerse un serio impacto negativo en el futuro de la salud bucal (y general) de la comunidad global, así como una mayor carga sobre la profesión odontológica y un incremento en el costo de los servicios dentales.

 

VOLVER (a Índice)

 

                                       mayo 2009

Recomendaciones para el  uso de selladores de fosas y fisuras. (American Dental Association, Council on Scientific Affairs).

Los dentistas deben evaluar el riesgo de caries, y repetir periódicamente, para decidir si es una medida preventiva primaria adecuada. Se deben seguir las instrucciones de los fabricantes y trabajar con campo seco.

RECOMENDACIONES

a) Prevención de cariesa)

Se colocarán selladores en dientes  primarios cuando se determine que existe riesgo de caries*†

Se colocarán selladores en dientes  primarios y permanentes de adolescentes cuando exista riesgo de caries*

Se colocarán selladores en adultos cuando exista riesgo de caries*†

b) Lesiones cariosas no cavitadas ‡

Se colocarán selladores lesiones cariosas no cavitadas, según se define aquí, en niños, adolescentes y adultos jóvenes para reducir el porcentaje de lesiones que progresen

Se colocarán selladores lesiones cariosas no cavitadas, según se define aquí, en adultos para reducir el porcentaje de lesiones que progresen †

c) Composite o  ionómero vítreo

Los selladores de resina compuesta son la primera elección para sellar

El cemento de ionómero vítreo puede ser usado interino cuando esté indicado un sellador sin seguridad de campo seco §

Técnicas

Un agente adhesivo de 1 frasco compatible, con adhesivo y primer, puede ser usado entre el esmalte grabado antes y el sellador cuando el profesional piense que el adhesivo reforzará la retención §

No se  recomienda el uso de adhesivos autograbadores, pues aportarían menos retención que el grabado previo

No se  recomienda que por rutina se haga preparación mecánica previa del esmalte

Es preferible trabajar a 4 manos

También con ionómero vítreo es preferible trabajar a 4 manos

El profesional debe monitorear y  reaplicar los selladores cuando necesario para máxima eficacia

    * La susceptibilidad puede variar. El clínico debe reevaluar cada paciente periódicamente.

† Hay que usar radiografías recientes, para tomar una  decisión, pero no sólo para colocar selladores. Consulte lineamientos de la American Dental Association/U.S. Food and Drug Administration sobre criterios de selección de radiografías.

‡ "Lesiones cariosas no cavitadas" se refiere a fosas y fisuras de dientes bien erupcionados con oscurecimiento no debido a pigmentación extrínseca, congénita o fluorosis. La decoloración puede tomar más allá de la fosa o fisura o no. Debe observarse bien si no hay evidencia de opacidad subyacentes delatora de  caries dentinaria y ver radiografías si hay disponibles, para evaluar si no hay caries oclusales o proximales adicionales.

§ Según el paciente, hay 2 opciones con respecto a campo seco, a la colaboración del paciente, o ambas, en casos de dientes recién erupcionados. Se usará ionómero vítreo o cemento de composite de un frasco(adhesivo y primer).

¶ Se consultará al fabricante por el material y las  compatibilidades

(Beauchamp J, Caufield PW, Crall JJ, Donly K, Feigal R, Gooch B, Ismail A, Kohn W, Siegal M, Simonsen R, American Dental Association Council on Scientific Affairs.. J Am Dent Assoc 2008 Mar;139(3):257-68.)

 

Las paredes (cariadas) oyen...   Diercke K et al (Clin Oral Investig 2009 feb 12) investigaron si las caries secundarias típicas bajo una restauración pueden ser generadas con distintas medidas de la brecha de la interfaz cuando se inhibe la formación de lesiones externas, es decir, si las paredes “oyen” caries sin que las haya por fuera. Se asignaron 60 dientes bovinos a los siguientes grupos: grupo experimental 50 (TG50; brecha, 50 mum), grupo experimental 100 (TG100; brecha, 100 mum), grupo experimental 250 (TG250; brecha, 250 mum) y un grupo control (CG; brecha, 250 mum). Se recubrió la superficie dentaria externa de los experimentales con un barniz ácido-resistente para inhibir el desarrollo de una caries externa. Tras la incubación en el modelo para caries, se determine el área de desmineralización en las paredes cavitarias. Todas las paredes cavitarias tuvieron lesiones. Los AA llegaron a la conclusión de que se pueden generar caries secundarias en las paredes bajo una restauración sin la presencia de lesiones externas y, por lo tanto, pueden ser contempladas como una entidad en sí misma. La extensión  de estas caries independientes se incrementa con el ancho de la brecha.

VOLVER (a Índice)

                                                                    abril 2009

Hábitos alimentarios como determinantes de caries infantil precoz en una población [Teherán] en la cual la alimentación con pecho prolongada es la norma…   Mohebbi SZet al ( Community Dent Oral Epidemiol 2008 ag;36(4) tomaron una muestra de 504 niños de 1 a 3 años y obtuvieron información sobre sus hábitos alimentarios. Por separado, consideraron la ingestión nocturna de azúcar fuera del pecho y la mamadera o botella. Un 56% tomó sólo pecho; 42% (hasta los 22,8 meses, promedio), pecho y mamadera; 2% botella sola. Al acostarlos, 72% tomaban pecho; 12%, mamadera de leche; 1% mamadera de agua; 15%, nada. La botella de leche nocturna fue un factor claramente influyente para la presencia de caries infantil precoz (CIP), observada en un 3-26% de los niños, según la edad. No así el pecho. Ergo, la mamadera debiera ser evitada y el pecho no tiene consecuencias.

 

 

VOLVER (a Índice)

                             marzo 2009

 

Poliolando…   Deshpande A, Jadad AR (J Am Dent Assoc 2008 dic;139(12): 1602) masticaron el asunto de la goma con polioles, para lo cual hicieron una revision sistemática de la literatura poliolante donde se la comparara con goma de mascar sin editivo. Los datos de 14 estudios mostraron que el xilitol y el sorbitol, solos y combinados, contribuyen a la prevención de la caries dental.

 

Fluoreciendo…   Levin KA et al (Community Dent Oral Epidemiol 2008 nov 12. ) concluyeron que poliolar y fluorecer no son acciones incompatibles (aunque los neologismos lo sean) y anotan que los niños escoceses de bajo nivel socioeconómico se benefician con  programas de colutorios fluorados, en razón de su gran participación en la enfermedad de caries. Incluyeron 1333 niños de edad media 11,4 a y consignaron los datos de prevalencia de caries de 661 enjuagados y 672 sin los enjuagues. Hallaron una fuerte asociación negativa entre privaciones y prevalencia de caries. Pero ninguna diferencia significativa entre quienes usaron los colutorios fluorados y quienes no. Pero en la población más pobre contribuye el buche a reducir el índice de caries.

 

Infiltrados resinosos…   Meyer-Lueckel H y Paris S (J Dent Res  2008 dic;87(12):1112) compararon la penetración de los adhesivos según que fueran infiltrantes (experimentales) o no y verificaron que su incremento va acorde con propiedades inhibitorias de caries. La grabación previa la hicieran durante 120 segs con gel de clorhídrico al 15%. La penetración de las resinas infiltrantes es significativamente más profunda.

 

VOLVER (a Índice)

 

                                                   febrero 2009

 

¿Hay caries? I Ikebe K et al (Am J Dent  2008 oct;21(5):283) se abocaron a investigar si los niveles del Streptococcus mutans salival determinados por un sistema rápido de detección mediante anticuerpos monoclonales podía estar asociado al prevalecimiento de caries de la superficie radicular en una población elegida de 241 adultos mayores de 60 años, con por lo menos 10 dientes. Alrededor del 38% de los sujetos tenían un mínimo de una lesión de caries (inactiva, activa o secundaria). Agrupados de acuerdo con los niveles de S. mutans en 1. bajo (51.5%), moderado (39.4%) y elevado (9.1%), se halló una significativa asociación entre las lesiones enumeradas y los niveles descritos. Estaban así asociados independientemente de la edad, sexo, frecuencia de  cepillado, flujo salival o pH salival.

 

 

¿Hay caries? II Popescu D et al (J Biomed Opt 2008 oct;13, 5) la imagen lograda mediante tomografía de coherencia óptica puede servir para mejorar la detección de caries incipientes en el esmalte dentario, cuando la atenuación de la señal de TCO está en 850 nm, lo que sería indicio de desmineralización. Las mediciones de las imágenes adquiridas con una fuente lumínica de 850 nm manifestaron una fuerte atenuación de esa cifra en las lesiones.

 

¿Hay caries? III Hirasuna K et al (J Biomed Opt 2008 ag;13, 4) consideran el problema creciente de fluorosis en USA y la posible confusión de su forma leve con desmineralización del esmalte. Para tratar de distinguir apelaron al casi infrarrojo (CIR) aplicado a 30 dientes en cortes de unos 200 microm. Usaron microrradiografía  digital para cuantificar la severidad del defecto del esmalte por medición de su pérdida relativa de mineral en comparación con las medidas de dispersión óptica. Se observó que los defectos adamantinos imaginados con alto contraste con luz visible eran transparentes para los CIR. Consideraron que el uso de los CIR como el de los TCO puede servir para determinar la extensión y severidad de los defectos del esmalte.

 

Cigarrillo y caries a los 3…   Hanioka T et al (Paediatr Perinat Epidemiol 2008 nov;22(6):546) verificaron la asociación presupuesta del tabaco ambiental sobre las caries de la temprana edad (CTE), considerando lo fumado por los padres. Consideraron las historias clínicas de 711 niños de 36 meses, descartando las variables que podrían influir sobre las conclusiones. Un 65% de los niños no tenían caries. Los pequeños con caries cuyos padres no fumaban (NF), los de padre fumador (PF) y los de madre fumadora (MF) comprendieron el 33%, 33% y 34%, respectivamente. Al ajustar las variables, hallaron un prevalecimiento en los NF, PF y MF de 1,2, 1,6 y 2,1 respectivamente. Concluyeron que existe una asociación de la caries precoz con el hábito paterno de fumar, aunque la influencia del cigarrillo del padre fue menor que de la madre.

 

¿Remover o no remover caries?…    Es la cuestión que se plantearon con respecto de la profundidad los Dres. Thompson V, Craig RG, Curro FA, Green WS y Ship JA (J Am Dent Assoc 2008; 139:705) y que analizó David Ricketts (Evidence-Based Dentistry 2008, 9, 71). Hicieron una revisión de la literatura sobre el tema con selección cualitativa de 10 trabajos con 6 estudios, algunos con 10 años de seguimiento. Obtuvieron evidencia en apoyo de la práctica  de dejar dentina afectada cuando su remoción podría significar la exposición pulpar. Estudios previos mostraron que las bacterias cariógenas, una vez privadas de su fuente nutricia mediante una restauración íntegra, quedan latentes o mueren sin riesgo para el diente.

VOLVER (a Índice)

 

                                                   enero 2009

Gemelos y caries…   W.A. Bretz et al J Dent Res 2005 nov ; 84(11): 104 examinaron 314 pares de gemelos, cuando tenían inicialmente 1,5 a 8 años, en busca de la tasa de prevalecimiento de caries por superficie  (SBCPR) y de la gravedad de la lesión (LSI). La heredabilidad fue estimada también por software de computación. Estimaron todas las edades y también los grupos etarios. Todo ello les permitió afirmar que existía una contribución genética significativa en el progreso de la caries dental y en su severidad, tanto en las denticiones primarias como permanentes emergentes.

 

Caries y edentación a los 26 a 32 años…   J.M. Broadbent, W.M. Thomson y R. Poulton afirman que es sorprendentemente escasa la literatura de estudios longitudinales de la población adulta en cuanto a caries dental. Ellos efectuaron exámenes dentarios a unas 900 personas habitantes de Dunedin (Nueva Zelandia), a los 26 y a los 32 años. Éstos representan casi un 90 % del total los que fueron revisados en ambas edades. El número promedio de dientes remanentes y de superficies dentarias se redujo entre los 26 y los 32, lo que reflejó la pérdida presente de dientes, con una prevalencia del 95 al 97%. Con predomino de las caries como causa de pérdidas dentarias. Los más cariados fueron los molares y los premolares superiores, y los menos los anteroinferiores. El incremento de caries cruda (CCI) medio fue de 5 superficies; 681 (75,5%) experimentaron 1+ CCI y la media fue de 6,6 superficies. En fin, fue sustancias la caries dental y la pérdida de dientes en quienes pasaron de la tercera a loa cuarta década de vida.

 

 

¡Flúor, caries, fluorosis!…   Ismail AI y Hasson H.(J Am Dent Assoc 2008 nov;139(11):1457), en una revisión de la literatura, terminan concluyendo que es débil y no contradictoria la evidencia de que el uso de suplementos de flúor prevengan la caries de los dientes primarios, como sí ocurre con los permanentes. Su empleo, coinciden 5 estudios, aumenta el riesgo colateral de fluorosis de leve a moderada. Por tanto, las recomendaciones actuales (ADA) para los 6 primeros años de vida quizá deban ser reevaluadas.

 

Caries y alergias…   Tanaka K et al (J Asthma. 2008 nov;45(9):795) tomaron en cuenta la hipótewsis de que las infecciones pueden otorgar protección contra el desarrollo de enfermedades alérgicas. Tomada la caries como la infección que es, ¿puede afectar el curso de alergias potenciales? El estudio de 21,792 niños okinawenses de 6 a 15 años registró sus caries (+ de 1) y el prevalecimiento de estornudos, silbidos, asma, eczema atópico y rinoconjuntivitis en los 12 meses previos, que fue de 10.8%, 7.6%, 6.8%, y 7.6%, respectivamente. Aunque no hallaron una mutua relación mensurable, puede decirse que la caries dental estaba en significativa relación inversa con la rinoconjuntivitis y sólo en niños con una historia paterna de alergias. En fin, no se sustenta la hipótesis de que la caries protege contra las alergias. Salvo que haya una historia paterna alérgica que sustente la relación entre caries y rinoconjuntivitis

 

La vacuna en boca de todos…   Dinis M et al (J Infect Dis 2008 oct 28), desde Portugal, nos recuerdan que aún no se ha logrado una vacuna de uso eficaz y práctico contra la caries en el hombre. La enolasa del Streptococcus sobrinus, que ha sido identificada como proteína inmunomodulatoria, en el presente estudio fue usada en su forma recombinante (rEnolasa) como antígeno y probada en ratas alimentadas con dieta cariógena sólida e infectadas con. S. sobrinus por boca desde el día 19 y 5 días más. A los 5 días de la infección y a las 3 semanas se colocó en su boca rEnolasa más un coadyuvante alumínico. Otro grupo recibió  sólo el coadyuvante. En las inmunizadas aumentaron los niveles salivales de anticuerpos IgA e IgG. Mostraron una reducción significativa de las caries de los surcos, de esmalte y de dentina, en comparación con las no inmunizadas. No observaron ninguna alteración histopatológica y los anticuerpos generados contra la enolasa bacteriana no reaccionaron con la humana. En fin, podría tratarse de una forma promisoria y segura, que permitiría probar la rEnolasa en seres humanos.

VOLVER (a Índice)

 

                                                 diciembre 2008

Caries oclusal oculta…   Zadik Y, Bechor R.(N Y State Dent J  2008 jul;74(4):46) dan la definición que tiene ya 20 años de “caries oclusal oculta,” que es la lesión cariosa dentinaria cercana a la superficie oclusal del diente, visible en una radiografía, que muestra a la vista el esmalte como si estuviera intacto o apenas perforado. Implica dificultades para la prevención, diagnóstico, plan de tratamiento, educación del paciente e investigación. Para no llegar a esta situación, el dentista puede recurrir a los selladores de fisuras. Por definición, los recursos visuales y de exploración no sirven y se debe recurrir a las radiografías. Si no fueran concluyentes, la fisura pigmentada puede ser encarada mediante operatoria y una restauración de resina preventiva.

 

Remineralización con fosfato de calcio…   Reynolds EC.(Aust Dent J  2008 sep;53(3):268), padre de la remineralización de caries incipientes, no cavitadas, afirma que los iones de flúor tópicos, en presencia de iones de calcio y de fosfato, promueven la formación de fluorapatita en el esmalte dentario por un proceso al que se denominó remineralización. Su carácter no invasor le da un tono de progreso importante en el manejo clínico de la enfermedad. Se requieren niveles adecuados de los iones de fosfato y calcio, para lo cual se crearon 3 sistemas que ahora están en el comercio: un fosfato de calcio amorfo estabilizado con fosfopéptido caseínico (Recaldent (CPP-ACP), un fosfato de calcio amorfo no estabilizado CASRN691364-49-5 (ACP o Enamelon) y un vidrio bioactivo con fosfosilicato de calcio y sodio (NovaMin). De la revisión efectuada, surgió que hay evidencias de la eficacia anticariogénica dewl Enamelon para la caries radicular y del Recaldent como retardador significativo del progreso de la caries coronaria y regresión de las lesiones. Son una promesa válida para complementar la terapia fluorada en el manejo atraumático de las caries incipientes.

 

Montones de F remineralizante…   Ten Cate JM et al (J Dent Res 2008 oct;87(10):943) considweran que la prevención de caries puede beneficiarse con dentífricos con más de 1500 ppm de F. ¿Qué pasa entre las 0 y 5000 ppm de F con la de- y remineralización de lesiones avanzadas del esmalte (> 150 um)? Los AA hallaron que los tratamientos con 5000 ppm de F a la vez alentaban significativamente la remineralización e inhibían la desmineralización comparados con 1500 ppm de F. Se observaron ligeras diferencias en favor del fluoruro de  amina por sobre el de sodio. La proporción de desmineralización sobre remineralización decreció de 13,8 a 2,1 en la gama de 0 a 5000 ppm de F. Se calculó que hasta un  71% del  mineral remineralizado se hizo resistente a la  disolución durante los subsiguientes períodos de  desmineralización. Con 5000 ppm de F, más episodios de desmineralización por día (10 vs. 2 del placebo) serían  reparados por remineralización.

 

Calcio para más flúor nocturno…   Vogel GL, Chow LC y Carey CM (Caries Res 2008 sep 10;42(5):401) estudiaron la persistencia de los grandes incrementos informados de flúor en saliva 1 hora después de un colutorio con calcio previo al colutorio con NaF, lo cual apuntaría ha aumentar el efecto cariostático del F tópico. En su experiencia confirmaron que el colutorio previo de Ca antes de uno con 228 mug/g de F  induce un incremento en el F salival nocturno mayor que con  uno de 912 mug/g F ( aproximadamente 2,5 veces) y otro mayor estadísticamente  significativo que con 228 mug/g F (aproximadamente 5,5 veces).

 

Novedosas terapias antimicrobianas..   Allaker RP y Douglas CW (Int J Antimicrob Agents 2008 sep 17) señalan que, tradicionalmente, el control de la placa microbiana dentaria fue realizado por medios mecánicos. Habiendo mejorado nuestro conocimiento de los mecanismos de las enfermedades bucales, los futuros tratamiento podrían tener objetivo más acotados, como pequeños grupos de microorganismos, ciertas especies o los factores de virulencia que produzcan. Cuando el mantenimiento de la higiene bucal incluye el uso de agentes químicos, podemos encontrarnos con problemas de resistencia a los antimicrobianos sintéticos, y esto alienta la búsqueda de productos naturales alternativos. Las plantas son la fuente de más del 25% de las prescripciones y productos de venta libre. La pigmentación de los anaerobios asociados a la periodontitis y al mal aliento sugieren el uso de fototerapia con objetivo preciso mediante luz monocromática de alta intensidad. Estudios a la fecha apuntan a la muerte selectiva de Porphyromonas gingivalis y Prevotella intermedia en las biopelículas. También, con el mismo fin, se están explorando enfoques de inhibición funcional, como los inhibidores de las proteasas. Reemplazar un patógeno residente por otro no patógeno variante productora de bacteriocina es otro desarrollo en marcha con respecto del Streptococcus mutans  y la caries.

 

Análisis espectroscópico…   Ribeiro Aet al (J Dentv 2005 en;33(1):73) efectuaron análisis espectroscópico de la fluorescencia dentaria excitada con láser azul InGaN, operando a 405 nm. Examinaron lesiones de superficies libres sin cavitar opacas, brillantes y pardas. Todas fueron significativamente diferentes del tejido sano. Podría llegar a ser útil para evaluar distintos grados de actividad de caries.

 

VOLVER (a Índice)

                         

                                                 noviembre 2008

“Stronzo” ¿es estroncio?...  Thuy TT et al (Arch Oral Biol 2008 jul 29) probaron cual es el efecto del estroncio (Sr) combinado con el del flúor  como remineralizadores in vitro. Desmineralizaron esmalte de premolares humanos para imitar caries y cubrieron la mitad de cada lesión con esmalte de uñas. Formaron 2 grupos de muestras: el F, expuestos a soluciones de F con 1 ppm y 0,1 ppm.  El grupo Sr+F fue expuesto a la misma solución remineralizante, más 10 ppm de Sr. Observaron una significativa reducción de la pérdida de mineral en todos los grupos, igual que la profundidad de la lesión. La remineralización se vio significativamente afectada por la concentración de F, y el agregado de Sr produjo un efecto sinérgico. Conclusión.- El proceso remineralizante se ve afectado favorablemente por la interacción de Sr y F usados conjuntamente.

 

Secundarias, ¿las escuelas o las caries?…    Para Paradella TC, Koga-Ito CY y Jorge AO (Eur J Oral Sci 2008 jul;116(4):375) las caries secundarias son la causa principal de reemplazo de restauraciones directas. Para iluminar este tema usaron luz polarizada y escaneo electrónico en la microscopía y rayos X de dispersión de energía  (PLM), (SEM) y (EDS). En especímenes de esmalte incorporados a placas removibles efectuaron restauraciones con composite Z250, composite Freedom, cemento de ionómero vítreo FujiIX  o Vitremer IV modificado por resina por 14 días.Tras estimular caries, hallaron diferencias entre Z250 y Vitremer, y entre Z250 y FujiIX,con PLM. Con EDS hallaron diferencias entre estos materiales con respecto del Ca.. En conclusión, el esmalte adyacente al IV presentaba un mayor valor de Ca, pero este material no prevenía por completo la caries secundaria ante el estímulo cariogénico in situ

 

¿Tooth Mousse o Tooth Mouse?….  Fu H, Liang R, Xiao Y, y Zhang X J (Hua Xi Kou Qiang Yi Xue Za Zhi. 2008 Jun;26(3):301) evaluaron la eficacia del Tooth Mousse para reducir en el esmalte la desmineralización adyacente a brackets ortodónticos adheridos y para promover la remineralización in vitro. A 60 dientes bovinos les  aplicaron por separado agua destilada, barniz Duraphat y Tooth Mousse. Con luz polarizada y escaneo electrónico en la microscopía (PLM), (SEM) y sonda electrónica estudiaron los 3 grupos. La PLM mostró que la superficie del esmalte del grupo experimental presentaba las áreas de birrefringencia positiva se reducían obviamente. El SEM mostró que una gran cantidad de  depósito llenaban la pequeña cavidad cóncava superficial. Comparando con el grupo control, el análisis con la sonda mostró que la concentración de calcio y fosfato superficial en esmalte era superior en el grupo experimental. Conclusión: Tooth Mousse puede reducir la desmineralización y promover la remineralización in vitro.

VOLVER (a Índice)

 

                                                                                                            octubre 2008

Bruxismo, atrición abfracción y algo más…   Tsiggos N et al (J Prosthet Dent  2008 Jul;100(1):41) observaron que la presencia de 4 signos clínicos (atrición anterior o posterior, abfracciones y depresiones oclusales) suele darse en quienes se manifiestan bruxómanos; los cuales podrían ser aptos para diferenciar a quienes se declaran bruxistas de quienes no lo hacen. Para esto, examinaron 102 personas de edad media de unos 45 años (50 bruxómanos declarados y no declarados), a quienes habían interrogado sobre sus hábitos de frotar, apretar o rechinar los dientes. Dos examinadores determinaron la atrición diente por diente y las abfracciones (lesiones cervicales en V) y los huecos oclusales. Las diferencias mayores e dieron en relación con la atrición anterior y posterior.

 

Curioso efecto de antioxidantes...   J. Uberos1 et al (British Dental Journal 205, 13 junio, 2008), que estudiaron oxidantes y  antioxidantes en el ser humano, incluida la saliva,  hallaron que la caries aumenta en los dientes primarios en proporción directa con la presencia de tales sustancias en el medio bucal. A más capacidad antioxidante total de la saliva mayor cantidad de caries en dientes primarios, que a su vez está asociada a la presencia de caries en los futuros permanentes.

 

 

En el Lejano Oeste canadiense…   está la región de los Gwich’in, Inuvik, donde Leake J, Jozzy S y Uswak G (J Can Dent Assoc 2008 ag;74(6):519) entrevistaron a 315 niños y a sus padres para determinar el estado de las bocas de los pequeños, sus determinantes y sus consecuencias. El 66% tenía caries, con un promedio de 4,8 dientes afectados de los 2,4 no estaban tratados. Un 12% necesitaba atención urgente. Fueron claramente más los padres de niños con caries severas que informaron de dolor en sus hijos y disminución masticatoria que los que tenían problemas moderados o nada. La menor severidad apareció relacionada con mayores ingresos de la familia, fluoración de las aguas e ingestión de leche y jugos de frutas después que la criatura había comenzado a caminar. Mientras que fueron riesgos significativos el consumo de bebidas con edulcorantes  artificiales antes y después de esas edad.

 

Sobre cómo destetar (a los niños)…   Franco S, Theriot J y Greenwell A.(Community Dent Health 2008 jun;25(2):115) vieron en un estudio reducido que en visitas a los 4, 6, 9 y 12 meses aconsejó a los padres indigentes tiene algún beneficio en el logro de que  los hijos de 4 meses  abandonen la mamadera El asesoramiento incluyó uso de tazas especiales para beber, figuras de caries severas tempranas. Los controles fueron menos asesorados y sin ilustraciones. De 132 pares (padre/hijo), con variables sociales similares, buena parte de las madres de control creían que los bebés debían ser destetados (“desmamaderados”) a los 12 meses, pero sólo en un 17% lo hicieron. Del grupo aconsejado fueron un 27%.

VOLVER (a Índice)

 

                                                                  septiembre 2008

Evaluación en el consultorio de la actividad de disminución del pH y producción de ácido láctico de la placa bacteriana: correlación con la experiencia e incidencia de caries de niños preescolares…   Shimizu K, Igarashi K y Takahashi N (Quintessence Int  2008 feb;39(2):151) se inventaron este innecesariamente largo título para demostrar que es más rápido el proceso clínico de determinación del pH junto al sillón que redactar semejante verso. Lo bueno de la cuestión es que este  método puede ser aplicado fácilmente como test de susceptibilidad y de actividad de caries en preescolares en los consultorios dentales. Procedieron a tomar una muestra de placa (2.4 microL) de las caras vestibulares de los segundos molares primarios superiores con una cucharilla y la colocaron en el sensor de un medidor de pH portátil. Agregaron sacarosa (30 microL) en la muestra y monitorearon las modificaciones del pH durante 10 minutos. Con un medidor de lactato portátil midieron entonces la concentración de ácido láctico. De sus resultados, concluyeron que la placa de los preescolares susceptibles a caries presenta una mayor actividad de reducción del pH y de producción de ácido láctico.

 

Adhesivos contra caries radiculares…   Walter R et al (Quintessence Int  2008 en;39(1):33) probaron 4 materiales: Gluma Comfort Bond (GL), Gluma Comfort Bond + Desensitizer (GL+), iBond (iB y One-up Bond F (OUB) a dos ventanas en las superficies radiculares de bovino y les aplicaron los adhesivos. Indujeron caries en una suspensión de StreptococcuS mutans y Lactobacillus acidophilus. Las lesiones en OUB, iB y GL+ fueron significativamente más superficiales que en las superficies no tratadas. En GL fue similar a los no tratados. Conclusión: Los sistemas adhesivos con fluoruros y glutaraldehida puede ser auxiliares en la prevención de caries.

 

Prevención con fosfopéptido caseínico y fosfato de calcio amorfo…    Pai D et al (J Clin Pediatr Dent  2008 prim ;32(3):201) evaluaron la remineralización de caries incipientes de esmalte por la aplicación tópica de fosfopéptido caseínico y fosfato de calcio amorfo (CPP-ACP), para lo cual se valieron de fluorescencia láser y el SEM. Usaron 40 dientes con caries incipiente inducida para la aplicación durante 14 días y otros 20 para control negativo y positivo. Un número significativo de la muestra mostró elevados valores de remineralización.

VOLVER (a Índice)

 

                                             agosto 2008

    Mutatis mutandi….    Como la placa visible en los dientes maxilares  anteriores de los niños ha sido identificada como indicadora de riesgo de caries precoz, Lee C, Tinanoff N, Minah G y Romberg E (Public Health Dent 2008 inv; 68(1): 57) investigaron la relación entre la placa y la colonización con Streptococci mutans (SM) o la frecuencia del cepillado. A 39 niños de 12 a 36 meses, les evaluaron la placa y les tomaron muestras de los incisivos superiores al comienzo y cada 3 días después de suspender la higiene bucal (reformación de placa). Hallaron que los valores de placa de quienes se cepillaban de cero a una vez por día no eran distintos de quienes lo hacían dos o más veces por día. La presencia de placa en los dientes anteriores de las criaturas es constante y está relacionada con la colonización de SM.

 

Factores ecopatológicos en las enfermedades dentarias…   Shishniashvili T et al (Georgian Med News 2008 abr;(157):24) nos recuerdan que la polución ambiental está considerada el problema más significativo del siglo XXI. En las ciudades de todo el mundo, largos períodos de polución del aire han causado aumento de las tasas de enfermedad. Estudiaron 311 niños, 3 a 4 a, de Tbilisi, Georgia (Caucasus) según el protocolo estándar de la OMS (difusión de caries, caries intensa cavitada o no) y hallaron una alta proporción de cavidades (aprox 98, 9%) y 8 casos individuales de  patología no cavitada de los tejidos duros dentarios. Determinaron que la caries no depende del cociente de polución del aire y que el índice ecológico afecta considerablemente los datos of dental caries intensa: es mayor en las partes de la ciudad donde la polución ambiental es elevada. La investigación muestra que un incremento de  ecotoxinas en la atmósfera puede afectar no solo los órganos y sistema del organismo humano, sino que aparenta ser un factor de riesgo para una futura patología dentaria.

 

Clorhexidina rociada o bañada…    Ayşegül O et al (J Dent Child (Chic) 2007 dic;74(3):177) seleccionaron 24 niños con riesgo elevado de caries, quienes debieron cepillarse los dientes 5 días consecutivos. Los cepillos utilizados fueron sumergidos en colutorio de clorhexidina al 0,12%, con 0,15% de benzidamina; otros rociados con gluconato de CHX al 0,12% y 0,15% benzidamina, y el resto fue sumergido en solución fisiológica. Todos los cepillos mostraron previamente altos recuentos de estreptococos y biopelícula. Después, no hubo diferencias entre los rociados y los sumergidos, tras 2 horas; pero ambos métodos mostraron grandes diferencias con los sumergidos en solución salina.

 

Goma con CPP-ACP acomplejados…   Morgan MV et al (Caries Res 2008;42(3):171) utilizaron radiografías de aleta mordible para apreciar el progreso o la regresión de caries proximales en 2720 adolescentes que masticaron goma sin azúcar con 54 mg de un nanocomplejo de CPP-ACP, comparados con otros que usaron el mismo chicle sin el complejo. Masticaron la goma 3 veces de 10 minutos por día (una vez supervisada en la escuela), durante 24 meses. Tomaron Rx iniciales y al término para observar las caries proximales. Los jovencitos del grupo con CPP-ACP tuvieron, significativamente, 18% menos probabilidades de progreso de caries que los otros. Los 54 mg, además, alentaron la regresión de las caries incipientes no cavitadas.

VOLVER (a Índice)

 

                                                           julio 2008

La sacarosa le sienta al mutans…  Kreth J, Zhu L, Merritt J, Shi W y Qi F. (Oral Microbiol Immunol 2008 jun;23(3):213) señalan a la sacarosa como al más cariogénico de los hidratos de carbono y al Streptococcus mutans como el germen patógeno primario para la caries dental, al cual ese azúcar le viene muy bien para la producción de componentes intracelulares y de  glucanos extracelulares por la vía de glucosiltransferasas.  El S. mutans fue capaz de establecer microcolonias con distintas concentraciones de sacarosa en presencia de otros competidores estreptocóccicos durante la formación del biofilm. La susceptibilidad antimicrobiana decreció en presencia de sacarosa y se mostró dependiente de las glucosiltransferasas. Conclusión: La mayor resistencia contra la acción antimicrobiana estuvo  asociada a la disponibilidad del azúcar, pero no influyó mucho la  concentración usada. La resistencia estuvo muy asociada a las glucosiltransferasas.

 

 

El tratamiento les sienta a los niños…   Gemert-Schriks MC et al (Clin Oral Investig 2008 abr 9) se abocaron a investigar qué estrategia podría ser la más eficaz contra la caries dental en la dentición temporaria en una población infantil (380) con actividad de moderada a alta en condiciones de campo alejado (en la foresta lluviosa de Surinam). Estrategias: tratamiento dental completo, sólo extracciones, sólo restauraciones (ART) y sin tratamiento. Los parámetros de salud bucal fueron definidos por prevalecimiento de caries (dmft), incremento de caries, secuelas de caries y dolor. En resumen, la estrategia de atención total debe ser la preferida, siempre que sea posible. De no poderse, las extracciones on el recurso siguiente.

 

Los pediatras las prefieren azucaradas…  Neves BG, Pierro VS, Maia LC  (J Clin Pediatr Dent 2008 inv;32(2):133) realizaron una amplia encuesta entre pediatras y concluyeron que no mostraban una percepción de la relación entre la acidez de las medicinas y la erosión dental, pero había bastante conciencia de la vinculación entre medicinas azucaradas y caries dental, pero no de la necesidad de recomendar una higienización posterior a la ingestión de esos remedios.

VOLVER (a Índice)

 

                                                         junio 2008

 

Altura corporal y caries…   Freire MC, Sheiham A y Netuveli G. (Caries Res  2008 mar 27;42, 2):134 atribuyen a la mayor altura corporal una mejor salud y quisieron saber si esto era válido para las caries en 664 adolescentes brasileños, de 15 años. Registraron sus índices de caries  (DMFT y DMFS), la altura, la clase social, la escuela, flúor, consumo de azúcar y consultas dentales.. Hallaron un menor riesgo de niveles DMFT elevados en los adolescentes altos del quintilo 3 y en el quintilo más superior, mientras que era mayor el riesgo en la clase social más baja y habían tenido por lo menos un fracaso escolar, comparados con los que no tuvieron ningún problema escolar. Consideran que confirmaron la hipótesis de que los adolescentes más altos tienen una menor experiencia de caries.

Asesoramiento dietético a domicilio para reducir caries …   John J. (Evid Based Dent 2008;9(1):11) tomó un grupo de niños para control al que pediatras, en el servicio de salud, apoyaron como rutina, junto con evaluación habitualmente a 1 nes del aniversario de 6 meses y 12 meses. Después, l asesoramiento dietético de un trabajador de campo tras los 12 meses iniciales. El grupo intervenido recibió visitas en el hogar para aconsejar a la madre sobre lactancia a pecho y el destete. La visita siguiente fue a los 6 meses, a los 8, 10 y 12. En este grupo, tuvieron caries el 10% (16 de 1571 bebés), mientras que el grupo de control tivo 18,3% (40 de 219). El grupo asesorado tuvo una lactancia más prolongada introducción demorada de los azúcares, lo que derivó en menor probabilidad

 VOLVER (a Índice)

                            

                                                mayo 2008

   Caramelos ácidos… R. Davies et al (British Dental Journal 204, E3,2007) consideran que la incorporación al mercado de nuevos caramelos que se distinguen por estar recubiertos por una capa ácida podrían aportar a la capacidad erosiva de las golosinas. Y más en el esmalte deciduo. Lo confirmaron en su estudio del pH (caramelos, osciló de 2,3 a 3,14; jugo, 3,86) y de la acidez neutralizable (caramelos, 9,78-66,9 ml de 0,1 M NaOH;  jugo, 37,1 ml  y hallaron una capacidad erosiva superior a la del jugo de naranja (control, Tropicana).

  

Adultos fluorados… Leímos en el British Dental Journal (204, 83, 2008) que se habría confirmado con buena evidencia que el flúor previene las caries en los adultos.

 

  Resina mejor que IV… Kervanto-Seppälä S et al (Int J Paediatr Dent  2008 en;18(1):56) compararon la eficacia preventiva de caries de dos modalidades de sellado de fisuras: ionómero vítreo aplicado una vez a la superficie oclusal y sellador de resina fotopolimerizable. Tras 3 años de evaluación aleatorizada a boca dividida, en segundos molares permanentes de 599 niños de 12-16 años finlandeses, midieron la eficacia, el índice de caries y la retención del sellador. La diferencia en el índice fue altamente significativa y, sumando todos los resultados obtenidos, concluyeron que en la prevención de la caries dentinaria con la resina, resellada cuando fue necesario, era más eficaz que una aplicación del IV.

 

Sellando fisuras cariadas…   Hevinga MA et al (J Dent 2007 dic;35(12):909) evaluaron penetración u microfiltración en pequeñas cavidades oclusalesde 128 terceros molares extraídos el efecto sellandor de sistemas adhesivos,  uno  por sí (Teethmate F) y el otro con adhesión adicional (SA primer y Photo Bond), en fisuras cariadas y en diferentes circunstancias contaminantes. Hallaron diferencias de microfiltración entre cariados y sanos. La contaminación con agua se compensó usando un sistema adhesivo. Éste mejoró la eficacia de los selladores colocados después de la contaminación de las caries. Las fisuras sanas mostraron menos microfiltración y major penetración que las cariadas.

 

VOLVER (a Índice)

 

 

                                             abril 2008  

 

Flúor proximal…   Sarner B, Birkhed D y Lingstrom P (Caries Res 2007 dic 21;42(1):73) se cuestionaron cuál sería la concentración de F en proximal después de usar distintos productos que lo contienen, solos o combinados. La estudiaron después de tratamientos con palillos, hilo dental y cepillo interdental mojados en geles al 0.2 o 0.32% F, cepillado con pasta con 0.32% F y un colutorio con 0.2% NaF en solución. Los resultados revelaron que el colutorio dio el valor más elevado de F proximal, seguido por los palillos y por el cepillado. La combinación de cepillo con mondadientes o hilo, manifestó falta de influencia en el orden secuencial de ambos métodos. Pero la combinación con colutorio pareció mejorar cuando se usaban previamente escarbadientes y seda. El tratamiento con los geles solos y en combinación con cepillo, resultó en concentraciones proximales de F mayores, comparadas con el cepillo solo. Concluyen que el orden de uso al combinar productos puede tener importancia para lograr niveles superiores de F proximales, y que un cepillo interdental con F en gel después del cepillado puede ser un método adecuado con ese fin.

 

Mutans y reductasa …   Choudhury T, Sato EF y Inoue M (Oral Microbiol Immunol 2007 dic;22(6):384) se propusieron aclarar el mecanismo del metabolismo de los nitritos y de la generación de ON por parte del Streptococcus mutans. Determinaron que para la supervivencia del S mutans en la cavidad bucal es importante la eliminación de nitritos y/o la generación de ON.  El S. mutans genera ON a partir de nitrito, probablemente por  poseer reductasa de nitritos.

 

Asesoramiento dietético a domicilio…   Cameron Walker y Valerie AA White (Evidence-Based Dentistry (2007) 8, 108) opinan sobre el trabajo de Feldens CA, Vitolo MR y Drachler Mde L. (A randomised trial of the effectiveness of home visits in preventing early childhood caries. Community Dent Oral Epidemiol 2007; 35:215–223), quienes se preguntaron si serviría el asesoramiento dietético a las madres primerizas sobre lactancia y destete. Trabajaron con madres asesoradas por pediatras y otras que fueron aconsejadas en visitas a su casa, según lo recomendado  por la OMS. El prevalecimiento de caries en la primera infancia (CPI) fue determinado visualmente a los 12 meses y se calculó la probabilidad de padecer caries al año. Había CPI si se captaban 1 o más superficies cariadas. Hallaron caries en el 10,2 % del grupo intervenido y 18,3% en el de control. La probabilidad fue estimada un 48% menor en el primer grupo. Fue significativa la diferencia en la cantidad media de superficies cariadas entre ambos grupos.

 

 

Remineralización dentinaria…   Hara AT, Karlinsey RL, Zero DT (Caries Res 2007 nov 27;42(1):51) indagaron cómo podían las fórmulas de saliva simulada – con diferentes contenidos de Ca y de P y distintos grados de saturación con respecto de los fosfatos de calcio  biológicamente relevantes – afectar la remineralización de la dentina erosionada, en función del tiempo. Remineralizaron dentina bovina, previamente desmineralizada, con soluciones de pH 7 y distintas concentraciones y proporciones de Ca, P y fosfatos. La remineralización óptima fue observada con la solución      supersaturada con respecto de los fosfatos de calcio relevantes, con baja razón Ca:P y alta concentración de P.

 

Siete años sellados…   Leskinen K et al (J Dent 2008 en;36(1):27) aprovecharon el uso de los registros dentarios digitalizados para el análisis retrospectivo de la eficacia de los selladores de fisuras aplicados en la práctica cotidiana, en primeros molares permanentes, en pares de la misma boca.. Los molares sin sellar fueron restaurados aproximadamente un 50% más que sus contrapartes selladas. Pero la supervivencia de los no sellados fue mayor comparada con los sellados. El uso rutinario de sellado no sería el tratamiento de elección para evitar las restauraciones, si no se hace una determinación del riesgo de caries; pero es eficaz en reducir los índices de caries en la vida real.

 

VOLVER (a Índice)

 

                                         marzo 2008

 

Barniz fluorado y estreptos…   Jeevarathan J et al (J Indian Soc Pedod Prev Dent  2007 dic;25(4):157) evaluaron el efecto del barniz fluorado (Fluor Protector) sobre el Streptococcus mutans en 30 niños sin caries (10 fueron control), a las 24 h de la aplicación y efectuaron el recuento antes y después (10 4 -10 5 unidades formadoras de colonias y 4 UFC/ml respectivamente; es decir que hubo una reducción significativa.

VOLVER (a Índice)

 

                                           febrero  2008  

Ajo por ajo, diente por diente…  Con esa tendencia que tenemos a la risa en la mayoría de las situaciones, dentista más o menos, como dijo Joseph Heller, esto de que el ajo sirva para ahuyentar caries además de los consabidos vampiros, nos hace meditar sobre este artículo de los iraníes Fani MM, Kohanteb J y Dayaghi M (J Indian Soc Pedod Prev Dent. 2007 dic;25(4):164), dedicado a la acción inhibitoria de mutantes que tiene el aromático condimento,

Ya era sabido que el extracto de ajo (Allium sativum) posee actividad inhibitoria de varias bacterias, virus y hongos  patógenos. Aquí se procure saber si esto se extendía a las cepas más resistentes (MR) de Streptococcus mutans  De 105 dientes cariados, se recuperaron 92 (87.6%) aislados de S. mutans, de los cuales 28 (30.4%) fueron MR pues lo eran a 4 o más antibióticos. Después de considerar los datos obtenidos,  concluyeron que colutorios y dentífricos que contengan una concentración óptima de extracto de ajo podrían servir para la prevención de la caries dental.

Nota: no aclaran qué usan para quitar el aliento a ajo. ¿Quizás extracto de cebolla?

 

Caries, mentes, cobre…   Se han encontrado concentraciones mayores de cobre y de zinc en las áreas cariadas de la dentina que en las partes no afectadas del diente, dicen Harris HH et al (J Biol Inorg Chem  2007 nov 22), y asociando ideas recordamos que algunas mentes fueron comparadas al alambre de cobre, que si se estira cada vez se adelgaza más. No exijamos a cuadrados y elemmentales que estiren su pensamiento, o es de cobre, o “no saben/no contestan.” Con alta resolución, se verificó que el cobre era transportado sobre todo a los túbulos dentinarios y quedó planteada la posibilidad de que el cobre tenga un papel en la formación y el progreso de la caries dental, lo que abre otro punto potencial para el tratamiento de la caries.

 

Manganeso, caries y mentes tailandesas…   Ya con sólo poder aprender sus apellidos, estos AA están demostrado su capacidad mental (Arirachakaran P, Luengpailin S, Banas JA, Mazurkiewicz JE, Benjavongkulchai E (Caries Res. 2007;41(6):497) y la aplicaron a estudiar los efectos de la presencia de manganeso sobre 7 cepas de Streptococcus mutans y hallaron variaciones significativas con las concentraciones altas y bajas de Mn, de donde se deduciría justificar nuevos estudios para determinar la posible influencia sobre la generación de  caries.

VOLVER (a Índice)

 

 

                                 enero 2008

 

La cata y la boca… Hill CM y Gibson A (Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1987 abr;63(4):433) observaron un bajo índice de caries en 121 voluntarios de un estudio de la cata y menos bolsas periodontales del lado más usado para masticarla. Otros estudios (Archives of Oral Biology, Volumen 45, # 3, Pag 253-255 F. Hattab) desmienten observaciones de estos AA sobre el F y afirman que contiene menos que el meswak y mucho menos que el té y disputan que el bajo índice de caries pueda ser atribuido a esa presencia.

También encontraron queratosis que podrían estar relacionadas con el hábito; pero no hallaron evidencia alguna de que tuviera efectos perjudiciales sobre la boca o los dientes. [Más sobre la cata en MISCELÁNEAS]

Selladores fluorados…   Desde Kamataka, India, los Dres. Menon Preetha V et al (J Indian Soc Pedod Prev Dent  2007 sep;25(3):133) nos recuerdan que las fosillas y fisuras oclusales son los sitios más susceptibles a la formación de caries y que es difícil prevenirlas en esa ubicación. Es un hecho que, aun siendo las superficies oclusales sólo un 12,5% del total, se generan en ellas más del 66% de las caries en niños. Es importante conocer el destino de las bacterias encerradas bajo un sellador [Es más, nos tiene muy preocupados el destino de los pobres bichitos.]. Por ello, los AA se abocaron a determinar las propiedades antimicrobianas de 3 selladores comerciales: Teethmate-F, Helioseal-F y Helioseal. Probaron que estos dos no tienen ninguna acción en ese sentido y que el primero sí que es malo con los bichitos.

 

Magnolia, ¿corteza o cortés?…   Greenberg M, Urnezis P y Tian M trabajan para Wrigley, por lo cual se me ocurre que es importante señalar este detalle antes de pasar a resumir sus estudios sobre la magnolia y su corteza (J Agric Food Chem  2007 oct 20) y saber si dan opiniones de cortesía o verificables. En fin, que aun sin que nos pase por la mente dudar de nadie, ¡por Dios!, , se debe evaluar con cuidado trabajos provenientes de  investigadores de una empresa farmacéutica o alimentaria y lo que afirmen sobre su influencia sobre la halitosis, mal aliento o mal olor bucal o cualquier otra cosa. El extracto de la corteza de la magnolia (MBE) tiene dos  componentes principales, el magnolol y el honokiol, cuyo efecto inhibitorio en mínima concentración (MIC) estudiaron en el laboratorio y en 9 (nueve) voluntarios sanos. Les encontraron a ambos constituyentes un fuerte efecto bactericida contra los gérmenes responsables de la halitosis y también contra el Streptococcus mutans, culpable de caries, en una MIC de 8 a 31 microg/mL contra Porphyromonas gingivalis, Fusobacterium nucleatum y S. mutans. Las mentas con 0,2% de MBE redujeron más del 99,9% de esas 3 bacterias en 5 min de tratamiento. En vivo, redujeron el total de bacterias salivales en un 61,6% a los 30 min y el 33.8% a los 60 min de la consumición. Sin MBE lo redujeron un 3,6% en 30 min y lo aumentaron un 48% en 60 min. La goma de mascar con MBE redujo el recuento de bacterias bucales en un 43%.

 

Contra el mal aliento, otros autores (J Periodontol  1997 dic;68(12):1176 Greenstein RB, Goldberg S, Marku-Cohen S, Sterer N y Rosenberg M).propusieron el uso de pastillas oxidantes. Las estudiaron en 123 adultos jóvenes voluntarios a quienes dividieron en 6 grupos para 2 marcas de mentas contra el mal aliento, goma de mascar corriente, pastillas oxidantes suaves y fuertes, y controles), que debían ser utilizados antes de dormir, a la mañana y temprano por la tarde, 3 horas antes del control que se hacía cada 24 horas. Sólo las pastillas oxidantes fuertes redujeron significativamente el mal olor desde el dorso de la lengua, probado con la cuchara.

VOLVER (a Índice)

 

                                                   noviembre 2007

Probióticos para caries…   La OMS define los probióticos como “microorganismos vivos que administrados en cantidades adecuadas confieren un beneficio para la salud del huésped. Las más comúnmente utilizadas son las bacterias productoras de ácido láctico (BAL), que fueron empleadas en la industria precisamente por su capacidad para transformar azúcares y otros hidratos de carbono en ácido; además del gusto que dan al yogur, p ej, actúan como conservador por bajar el pH y disminuir las posibilidades ambientales para otros gérmenes. Meurman J y Stamatova I (Oral Dis 2007 sep;13(5):443).afirman que su empleo en la salud bucal está aún en la cuna. Se requieren muchas investigaciones más para poder recomendar la terapia prebiótica con estos fines.

Caries por blanqueamiento…   Alves EA,.Alves FK, Campos Ede J y Mathias P (Quintessence Int. 2007 jul;38(7):614dicen que el blanqueamiento casero reduce la susceptibilidad a las caries, mientras que el del consultorio no influye ni para bien ni para mal.

 

¿Hay bastante flúor en el cepillo?…   Garrison GM, Loven B y Kittinger-Aisenberg LG (J Fam Pract 2007 sep;56(9):752) dicen que un dentífrico de alta concentración en flúor otorga gran protección contra caries en bebés y pequeñitos, pero puede conducir a fluorosis; por lo tanto, debiera reservarse para niños en alto riesgo de caries, como ser, donde no haya agua fluorada. El cepillado dos veces diarias con pasta fluorada corriente desde que aparecen los dientes reduce la incidencia de caries.  

 

VOLVER (a Índice)

 

                                              octubre 2007

Oxígeno, biofilme  y Streptococcus mutans Ahn SJ y Burne RA. (J Bacteriol. 2007 jul 6) señalan que el Streptococcus mutans posee un gene (atlA) que codifica una autolisina requerida para la maturación y biogénesis de la biopelícula de la superficie normal celular. La capacidad de formar biofilmes del S. mutans es notoriamente impedida por un medio aireado y las  células expuestas al oxígeno exhiben marcados cambios en los perfiles proteínicos de su superficie.

 

Mi caries por un cepillo…   Shidara EK, McGlothlin JD y Kobayashi S (Int J Dent Hyg. 2007 ag;5(3):165) hablan de la pobreza de los escolares de Cambodia que los lleva a compartir el cepillo dental y muestran que en la población encuestada, un 52% mostraban caries y y un 66,2% enfermedades gingivales. Un 80% tenía placa, un 68,6& sufría dolores de muelas y sólo un 42% tenía su propio cepillo dental. Concluyen que esta falta lleva a la formación de placa con el consiguiente incremento de las enfermedades y dolores dentarios.

VOLVER (a Índice)

 

                                      septiembre 2007

Dieta y caries…  Con gran finura, el finés Karjalainen S. (Dent Update. 2007 jun;34(5):295) señala que existen grupos de pacientes cuya exposición al flúor parece ser insuficiente para tolerar el incremento generalizado en el consumo de azúcares. Como se sabe, y hay más evidencias actuales, el consumo excesivo de azúcar aumenta el riesgo de caries. Para las personas con ese riesgo se requiere un buen asesoramiento personal y todas las recomendaciones relacionadas con el consumo de azúcares, golosinas, jugos azucarados y gaseosas. También se beneficiarían los individuos con riesgo de obesidad.

 

Infiltración de resina en caries…   Paris S, Meyer-Lueckel H y  Kielbassa AM. (J Dent Res 2007 jul;86(7):662) estimaron que la infiltración de resinas fotopolimerizables en lesiones cariosas sin cavidad podría conducir a la detención del progreso de la enfermedad. Para ello decidieron evaluar la penetración de un adhesivo convencional dentro de la caries adamantina, tras aplicar dos geles grabadores. En molares y premolares humanos con manchas blancas proximales realizaron cortes perpendiculares a la superficie por el medio de la lesión. Cada mitad fue grabada 120 segs con gel de ácido fosfórico (H3PO(4) al 37% o de clorhídrico (HCl) al 15%. Después los infiltraron con un adhesivo. La penetración fue superior en grupo del HCl. Concluyeron que con este ácido se da un buen paso en el tratamiento de las lesiones cariosas que serán infiltradas.

 

VOLVER (a Índice)

 

                                        agosto 2007

¿Son eficaces los dentífricos fluorados?...   K.M.R.P. Alves et al (Caries Research 2007;41 (4):263) compararon la eficacia de dentífricos fluorados acidificados en relación con los neutrales convencionales (con  0,275, 412, 550 y 1,100 µg F/g (pH 4.5 o 7.0), más dentífrico comercial (1100 µg F/g) y otro para niños (500 µg F/g). Hallaron que el esmalte tratado con dentífrico acidulado sufría menos pérdida mineral que el neutro y los dos de carga media tenían la misma eficacia que el neutral de 1,100-µg F/g y el comercial de 1,100-µg F/g.

¿Influyen la caries y el mineralizante sobre la remineralización?...   R.J.M. Lynch, U. Mony y J.M. ten Cate, investigadores de  Unilever (Caries Research 2007; 41 (4):257), estudiaron el efecto de la técnica de preparación de lesiones cariosas artificiales y de la composición de la solución remineralizante sobre el resultado obtenido. Comprobaron que sí.

Las lesiones fueron preparadas con una similar pérdida de mineral total, pero diferente distribución del mineral, Usaron dos diferentes soluciones, con similar supersaturación con respecto de la hidroxiapatita (St), pero con proporciones de fosfato de  calcio que representaban la estoiquiometría de la hidroxiapatita o el líquido de la placa (PF). En todas las lesiones disminuyó significativamente la pérdida de mineral y la profundidad, así como de la misma manera aumentó el contenido mineral en zona (Zmax). Entre ambos fenómenos hubo una relación significativa, pero no dentro de cada tipo de lesión. Las PF fueron significativamente más eficaces que las St en algunas lesiones, llegando aun a remineralización casi total.

PF was significantly more efficient than St in high-R lesions,. 

 

VOLVER (a Índice)

 

                              julio 2007

Picantes novedades en prevención...   Si no es un cuento chino, es interesante lo que tienen que decirnos Xiao J et al (Arch Oral Biol 2007 mar 22) sobre la medicina tradicional de su país y el nido de avispas (hornet’s nest, wap’s nest), Nidus vespae o Feng Fang (en chino), la cera de panal de Polistes olivaceous, P. japonicus Saussure y Parapolibiavaria fabricius, que ha  sido extensamente usada por sus múltiples actividades farmacológicas, incluyendo antimicrobianas, anti-inflamatorias, anti-virósicas, anti-tumorales y anestésicas. Evaluaron la actividad de las anti-glucosiltransferasas (GTF) y las propiedades anti-adherencia y anti-biofilme en diversos extractos. Y, tras ver distintas acciones por separado, concluyeron que la significativa inhibición de las GTF y placa demostrada por el Nidus Vespae señala que es un promisorio producto natural para la prevención de caries. Lo cual fue estudiado también por Y. L. Zuo, Q. Xie, X. Zhou y J. Li, quienes usaron Streptococcus salivarius, Actinomyces naeslundii, Actinomyces viscosus, Streptococcus mutans, Streptococcus sanguis y Streptococcus sobrinus como gérmenes experimentales, sobre los cuales mostró un claro efecto inhibitorio y también de inhibición de la adherencia y de la producción de ácido.

 

Caries a los cinco...   Pitts NB et al (Community Dent Health 2007 mar;24(1):59) examinaron 239,389 niños de 5 y 6 años en Inglaterra, Gales, Escocia e Isla de Man y, en conjunto, hallaron sólo una baja mejora en la salud dental en los 2 últimos años y ninguna disminución en el nivel de enfermedad en los afectados por algún tiempo, aunque en Escocia se vio una pauta de progreso continuado constante con respecto de los altos niveles anteriores. Sio bien muchos niños disfrutan de buena salud bucal, quedan grupos grandes dentro de la población seleccionada que presentan una elevada carga de enfermedad dentaria prevenible.

Caries a los doce...  Ahmed NA et al (Int Dent J. 2007 feb;57(1):36) investigaron el prevalecimiento de caries dental en 392 escolares de 10 escuelas de Bagdad al término de las sanciones económicas de la UN y consideraron los factores de riesgo como sexo, sociodemografía, higiene bucal e ingestión de azúcar. Los índices medio CAO y CO fueron 1,7 y 1,3. La tasa de experiencia de caries fue 62%. Los valores CAO se relacionaban significativamente con la mayor educación de la madre, con no tener vergüenza de sonreír, con faltas al colegio por odontalgias y con modos de bebidas entre comidas. El aumento del consumo de azúcar estaba asociado a ser varón, tener madres de baja educación, vivir en un área socioeconómica pobre e higienizarse sólo una vez por día. Había preferencia por las golosinas de origen occidental y por el té dulce. Las niñas tenían mayores cuidados de higiene. El contenido de flúor del té era demasiado bajo para prevenir caries.

VOLVER (a Índice)

                               junio 2007

Flúor contra erosión...   Schlueter N et al (Caries Res 2007;41(2):141) investigaron el efecto del TiF4 como preventivo de pérdidas de esmalte y dentina calificadas como erosiones y observaron que tanto el TiF4 como el NaF reducen la pérdida mineral en ambos tejidos dentarios., aunque el TiF4 fue mucho más efectivo en esmalte y ambos determinaron el cese de la pérdida de calcio en dentina.

 

Calcio contra caries...   Schirrmeister JF et al (Caries Res 2007;41(2):108) investigaron el efecto remineralizante sobre lesiones subsuperficiales de caries del uso de 4 gomas de mascar: 2 con fosfato dicálcico al 3,9%, gluconato de calcio al 1,8% y lactato de calcio al 9,45% (una además con citrato de zinc): 1 con nanocomplejos de caseína fosfopéptida y fosfato de calcio amorfo (0,7%) y la 4ª, sin calcio. Todo ello para llegar a la conclusión de que el uso de chicle no brinda un efecto remineralizante adicional  para las caras vestibulares, aun cuando esa goma contenga compuestos de calcio. Esto lo probaron en vivo, mediante la incorporación de dispositivos con esmalte bovino en el área vestibular, usados 4 veces por día, durante 20 min y conservado por otros 20 min. (Véase la nota del xilitol.)

 

Xilitol y calcio contra caries...   Suda R et al (Caries Res 2006;40(1):43) investigaron el efecto remineralizante sobre lesiones subsuperficiales de caries del uso de gomas de mascar con xilitol y calcio, con respecto de las gomas con xilitol y al no uso de chicle. Hallaron que el uso de ambas sustancias era mejor en cuanto a remineralización. El método similar al de Schirrmeister con el resultado de que la doble defensa aportó 0.46 +/- 0.10, mientras que sin goma dio 0.16 +/- 0.14 y con sólo  xilitol dio 0.33 +/- 0.10.

VOLVER (a Índice)

 

                                     mayo 2007  

Esperando fluoro...   Ganss C et al (Caries Res 2007;41(2):146) fluoran para prevenir caries, tras haber erosionado muestras de esmalte humano mediante ácido cítrico 0,05M (2 x d, 20 min), cepillado estandarizado (2 x d, 30 seg) con y sin dentífrico o gel fluorado, enseguida o 3 h después, y colutorio fluorado después. El cepillado sin flúor incrementó la pérdida de esmalte, sin que cambiara por una espera de 2 h. En los grupos fluorados, la pérdida de esmalte fue menor. El efecto de los períodos de espera fue mínimo.

Mascando calcifico...   Schirrmeister JF et al (Caries Res 2007; 41(2): 108 ) investigaron el efecto sobre las lesiones cariosas subsuperficiales por acción de mascado de goma: 1) con citrato de zinc más fosfato dicálcico, 3,9%, gluconato de calcio, 1,8% y lactato de calcio, 0,45%; 2) la misma, sin zinc: 3) con nanocomplejos  de fosfato de calcio amorfo- fosfopéptido caseínico (0.7%), y 4) sin calcio. No hallaron que el uso de la goma de mascar aportara algún beneficio remineralizante a las superficies vestibulares, aun cuando contuviera compuestos de calcio. Los 15 sujetos habían mascado goma 20 min y se habían quitado el dispositivo experimental 20 minutos después, 4 veces por día. Probaron las 4 gomas en 4 períodos de 14 días cada uno.

 

VOLVER (a Índice)

 

                                                                abril 2007  

 

  Dentífrico y abrasión...  Magalhaes AC et al (Caries Res.2007;41(1):77) (¿con ritmo de samba?) hallaron que un dentífrico fluorado puede proteger el esmalte erosionado de la acción abrasiva del cepillado. Consiguieron nada menos que 20 sambantes y probaron en ellos dentífrico con flúor, sin flúor y la erosión previa la lograron sometiendo a bloques experimentales a la acción erosiva de una “cola”, 4 veces por día, 5 min c/u.. Para satisfacer a los mentirosos fabricantes de dentífricos protectores, hubiera sido mejor que la diferencia hubiera sido mayor a favor del F, por lo menos así lo veo yo.

  Caramelos erosivos y calcio...  Jensdottir T et al (Caries Res. 2007;41(1):68) consideran que los niveles de saturación y de pH crítico en saliva no reflejan plenamente cuándo podrá producirse erosión dental y sugieren el agregado de calcio a los caramelos ácidos para reducir su potencial erosivo. Dejando en paz a los ratoncitos habituales, experimentaron con 20 personas (y un poco menos drásticamente); evaluaron su saliva, calcularon el potencial de caramelos con Ca y sin él que produjeron una estimulación salival similar -, pero los caramelos modificados aportaron calcio a la saliva como para bajar el pH crítico y reducir el potencial erosivo.

Barniz fluorado y erosión...  Vieira A et al (Caries Res 2007;41(1):61) estudiaron la eficacia conjunta del flúor con un agente mecánico, como un barniz, para prevenir la erosión y su combinación con la abrasión del cepillado. Su conclusión fue positiva tras investigación en 11 personas, en las cuales se utilizaron muestras de esmalte humano colocadas en boca después de haberlas erosionado3 veces por día, durante 5 minutos  por inmersión en Sprite.

 VOLVER (a Índice)



                                             enero 2007  

   Extensas consideraciones sobre OBE y F de uso profesional...   La Odontología Basada sobre la Evidencia (OBE) enfoca el cuidado de la salud bucal de modo de integrar con juicio las evaluaciones sistemáticas de la evidencia científica clínicamente relevante, relacionada con el estado médico y odontológico de salud del paciente y su historia, más la habilidad del dentista y las necesidades y preferencias de los pacientes. Ammari A B, Bloch-Zupan A, Ashley P F (Caries Research, 2003;37(2):85), pusieron en juego la OBE para decidir si las pastas dentífricas con 250 ppm de flúor son tan eficaces para prevenir caries como las de 1000 ppm. Si bien fueron considerados solamente los trabajos en inglés y no se utilizaron más recursos que los electrónicos, los métodos usados para combinar los estudios parecen apropiados y con heterogeneidad estadística, con el resultado de que las conclusiones de los AA serían confiables. Recomiendan que donde las aguas no estén fluoradas, no se use la pasta con 250 ppm de F, por su baja eficacia. También sugieren que se combinen las pastas de bajo contenido de F con agentes anticaries como el xilitol.

Dice un panel de la ADA (JADA 2006;137(8):1151) que el lector de trabajos científicos debe evaluar si se hicieron revisiones sistematizadas y estudios clínicos. Decidirá según las características del paciente y equilibrará las recomendaciones de los trabajos con su experiencia profesional y las preferencias del paciente.

En cuanto a la aplicación profesional de F tópico, el panel de la ADA revisó el material publicado desde 1994 y llegó a formular recomendaciones clínicas basadas sobre la evidencia, que serían:

 

1. El gel fluorado es eficaz para prevenir caries en escolares

2. En pacientes de riesgo de caries bajo, no sería un beneficio  adicional el uso de F tópico profesional

3. Hay datos suficientes  sobre la reducción de caries con la aplicación profesional de F tópico de 4 minutos o más. En contraste es sólo de laboratorio, pero no clínica la eficacia afirmada de aplicaciones de gel de un solo minuto.

4. El barniz de fluoruro aplicado cada 6 meses es efectivo en la prevención de caries en la dentición primaria y permanente de niños y adolescentes

5. Dos o más aplicaciones de barniz de fluoruro por año son eficaces en la prevención de caries en poblaciones de alto riesgo

6. Las aplicaciones de barniz de fluoruro toman menos tiempo, crean menos incomodidad al paciente y logran más aceptabilidad de su parte que el gel, en especial en preescolares.

7. Las aplicaciones de espuma de fluoruro de 4 minutos o más, cada seis meses, son efectivas en la prevención de caries en la dentición primaria y primeros molares permanentes recién erupcionados

8. No hay suficiente evidencia sobre diferencias en eficacia entre NaF y APF en gel

 

RECOMENDACIONES CLÍNICAS

 

Antes de tomar sus decisiones, el profesional debe considerar el nivel de riesgo de cada paciente y reevaluarlo periódicamente. Algunos indicadores simples pueden servir a tal efecto, en vez de las pruebas conocidas. El panel de la ADA sugiere lo siguiente.

 
BAJO RIESGO DE CARIES

 

Cualquier grupo cronológico

No hubo lesiones incipientes o cavitadas primarias o secundarias durante los 3 últimos años y no hubo factores que aumentaran el riesgo (como fluoruros subóptimos o xerostomía)

MODERADO RIESGO DE CARIES

 

Menos de 6 años

No hubo lesiones incipientes o cavitadas primarias o secundarias durante los 3 últimos años, pero sí presencia de por lo menos un factor que pudiera incrementar el riesgo

Más de 6 años (cualquiera de los siguientes)

Una o dos caries incipientes o cavitadas primarias o secundarias durante los 3 últimos años

No hubo lesiones incipientes o cavitadas primarias o secundarias durante los 3 últimos años, pero sí presencia de por lo menos un factor que pudiera incrementar el riesgo

ALTO RIESGO DE CARIES

 

Menos de 6 años (cualquiera de los siguientes)

Caries incipientes o cavitadas primarias o secundarias durante los 3 últimos años

Presencia de múltiples factores que pudieran incrementar el riesgo:

Bajo nivel socioeconómico, fluoruros subóptimos o xerostomía

Más de 6 años (cualquiera de los siguientes)

Tres o más caries incipientes o cavitadas primarias o secundarias durante los 3 últimos años

 

Las recomendaciones clínicas son:

Menos de 6 años

Con riesgo de caries bajo no es beneficio alguno la aplicación tópica profesional (siempre aplicando el criterio profesional en cada caso).

Los  pacientes de riesgo moderado deben recibir aplicaciones  de barniz de fluoruro cada 6 meses. La cantidad de F del barniz es menor comparada con los geles; por lo tanto, reduce el riesgo de ingestión inadvertida en niños de menos de 6 años.

Los  pacientes de alto riesgo deben recibir aplicaciones  de barniz de fluoruro cada 3 a 6 meses.

6 a 18 años

Con riesgo de caries bajo no es beneficio alguno la aplicación tópica profesional (siempre aplicando el criterio profesional en cada caso).

Los  pacientes de riesgo moderado deben recibir aplicaciones  de F

Los datos de laboratorio muestran  equivalencia entre geles y espuma en términos de liberación de fluoruro; pero, sólo dos pruebas clínicas evaluaron la eficacia, de modo que las afirmaciones para barnices y geles no deben ser extrapoladas para espumas. La espuma, usada en cantidad menor de F reduce el riesgo ante ingestión inadvertida.

No habiendo evidencia suficiente de distinta eficacia NaF y APF, the no se especifica ninguna de estas dos formulaciones. El tiempo de aplicación de gel y espuma debe ser de 4 minutos.

VOLVER (a Índice)

                                                        diciembre 2006

Genes y placa...   Motegi M et al (Appl Environ Microbiol 2006 sep;72(9):6277) parten de que el Streptococcus mutans es una bacteria formadora de biopelícula y de que la determinación diferencial de los genes asociados a la placa en las cepas clínicas puede aportar información útil sobre el desarrollo morfológico de la biopelícula estreptocóccica, asi como sobre la colonización de mutans. Diferentes pautas genómicas presentan distintas aptitudes para la formación experimental de películas. Dos cepas de las estudiadas por los AA (FSC-3 y FSC-4) dieron los niveles mayor y menor, respectivamente de formación de biopelícula y demostraron el papel de los genes expresados diferencialmente en un 3,8%.

El gusto por los dulces...   y las características de las caries muestran una contribución genética definida que es mediada independientemente dentro de la herencia, según Bretz WA et al (Arch Oral Biol 2006 ag 24), por  conclusiones de un estudio en mellizos.

VOLVER (a Índice)

 

                                        noviembre 2006

Con un barniz de flúor...   Desde que fue aprobado en 1994 por la FDA, el uso del barniz de fluoruro de sodio se ha extendido enormemente en los EE.UU. y, tras una revisión de la literatura, Chu CH y Lo EC (Gen Dent 2006 ag;54(4):247) afirman que esto se debe a su eficacia en la prevención de caries, a la facilidad de su aplicación y a la seguridad que lo ponen en ventaja con respecto de otros tipos de fluoración tópica, como geles y colutorios.

 

Ozonizador…   Polydorou O, Pelz K y Hahn P (Eur J Oral Sci 2006 ag;114(4):349) probaron el efecto antimicrobiano de un ozonizador (HealOzone) sobre el Streptococcus mutans y lo compararon con el efecto ya conocido de dos sistemas de adhesión dentinaria (Clearfil SE Bond; y Clearfil Protect Bond) para actuar sobre los microorganismos que pueden quedar debajo de una restauración y causar caries secundaria. Todos los sistemas lograron una notable acción antibacteriana contra el Streptococcus mutans.

 

Los polifenoles del cacao…   Percival RS et al (Eur J Oral Sci 2006 Aug;114(4):343), pese a su condición británica, optaron esta vez por el cacao en vez del tradicional té. Evaluaron la actividad antimicrobiana de los polifenoles del cacao contra especies cariogénicas (Streptococcus. mutans) y asociadas a la salud (Streptococcus sanguinis) mediante de concentración inhibidora mínima. Los polifenoles dímero, tetrpamero y pentámero del cacao inhibieron el desarrollo de Streptococcus sanguinis , mientras que el desarrollo del Streptococcus mutans no se vio afectado. Pero el tratamiento previo de las superficies con el pentámero (35 muM) redujo la formación de biopelícula por el Streptococcus mutans  a las 4 y 24 horas, mientras que los efectos sobre el sanguinis fueron menos constantes. En contraste, una breve exposición de biopelículas preformadas al pentámero o no ejercía un efecto significativo o aumentaba el recuento de mutans, en ciertas condiciones. El polifenol pentámero del cacao (500 microM) redujo significativamente el pH terminal e inhibió el ritmo de producción de ácido del S.mutans  a pH 7,0. Conclusion, los polifenoles del cacao pueden reducir la formación de biopelícula por Streptococcus. mutans y Streptococcus sanguinis, e inhibir la producción de ácido del primero.

VOLVER (a Índice)

                    octubre 2006

Metales pesados y caries…   En una revista que no solemos frecuentar (Sci Total Environ 2006 jun 1), los autores polacos de un curioso artículo (Malara P, Kwapulinski J y Malara B), afirman que como los metales depositados en los dientes durante su formación y mineralización son en gran proporción retenidos, los órganos dentarios podrían ser indicadores de la exposición a metales pesados experimentada y aun aclararían la pérdida de elementos en una lesión cariosa, que es tema de controversia. Como nadie se dejaría quitar los dientes permanentes para su análisis, los AA utilizaron raíces de permanentes cariados o fracturados. Para validez de los resultados, primero debieron asegurarse de que los niveles de ciertos elementos tóxicos y esenciales no diferían significativamente entre las raíces de dientes cariados y no cariados. En las raíces de 344 dientes permanentes (189 con caries, 155 sin), polacos de 18 a 34 años, investigaron cadmio, cromo, hierro,  manganeso, plomo, zinc, potasio, sodio, calcio y magnesio, sin hallar diferencias importantes en la concentración de esos metales entre cariados y no cariados. La concentración de hierro,  manganeso, plomo y calcio dependió del tipo de diente. Esto quiere decir que se puede elegir indistintamente raíces cariadas o no para la investigación, pues los resultados serán comparables. Pero en el caso de los cuatro últimos minerales citados, deberá tomarse en cuenta el tipo de diente.

Imperiosa vacuna…   En una revista de inmunología (Nat Rev Immunol 2006 may 26), Taubman MA y Nash DA nos recuerdan que la caries dental es una de las infecciones bacterianas más ubicuas y que está alcanzando proporciones epidémicas en Brasil o China. Queda clara la imperiosidad de una vacuna eficaz contra las caries, pues los niños más necesitados son los más afectados.

Uno de los grupos principales de microorganismos de la boca es el de los estreptococos mutans, asociados a la etiología de la caries dental, y los estudios preclínicos de interferencia inmunológica han mostrado la factibilidad de intervenir en ese sentido. Más aún, las pruebas clínicas indicaron que una respuesta inmune mucosa a antígenos cruciales de esos estreptococos puede influir en la patogenia de la caries dental. Se cuenta ahora con evidencia de que esos antígenos son apropiados para usarlos en una vacuna contra la caries, así como de que hay un grupo destinatario de esa acción y un tiempo lógico de administración.

 

Té negro   Ingleses tenían que ser para ocuparse de otro servicio del té negro (Gardner EJ, Ruxton CH y Leeds AR Eur J Clin Nutr 2006 jul 19), pero se cuidan de aclarar que, aun cuando contaron con el patrocinio del Tea Council éste no tuvo influencia alguna sobre este trabajo. Bien aclarado, pues los AA concluyen que, en general, el té negro tiene un efecto positivo sobre la salud, que tomar 3 tazas o más reduce el riesgo de cardiopatía coronaria (CC) y que, hasta un máximo de 8 tazas, reduce los riesgos de un consumo excesivo de cafeína. Para determinarlo, recurrieron a los trabajos pertinentes publicados entre 1990 y 2004. El mecanismo para obtener los resultados favorables podría involucrar la acción antioxidante de los polifenoles del té [de lo cual hemos hablado  en U. O., en halitosis, caries y otros temas]. Los modelos experimentales sugirieron que los flavonoides atenúan el riesgo de cáncer, pero los estudios experimentales no lo dejaron bien en claro, si bien hay alguna evidencia de leve acción sobre el cáncer colorrectal. Hay evidencia moderada sugerente de un efecto positivo sobre la densidad mineral del hueso, aunque son pocos los estudios. Es escasa la evidencia de que el té inhiba la placa bacteriana, pero la hay sobre la contribución del té a la ingesta de flúor y, por ende, protección teórica contra las caries. No hay evidencia de que el té negro, en las cantidades habituales, sea dañoso. Había hidratación normal con un consumo de té cuyo contenido de cafeína fuera <250 mg por taza; en cambio, mejora la actuación cerebral, según un muestreo reducido. Tampoco se halló evidencia de que el nivel de hierro pueda resultar perjudicado, salvo en poblaciones ya con anemia.

Hierro inhibe desmineralización…   Buzalaf MA et al (Arch Oral Biol 2006 jun 16) dicen que los iones de hierro (Fe(2+)) se mostraron cariostáticos en muchos estudios, merced a su capacidad de reducir el metabolismo bacteriano. Sin embargo, dicen los mismos AA brasileños, no fue explorado su papel en la disolución del esmalte cuando aplicado en concentraciones crecientes (0-120mmol/l) de Fe(2+) – en forma de FeSO4.7H2O – frente al tejido dentario sometido a la acción del ácido acético. Habiendo determinado por métodos apropiados el esmalte  disuelto se halló que el máximo de protección se lograba con unos 15mmol/l Fe(2+). No se logró más con concentraciones mayores. Los efectos fueron duraderos.

VOLVER (a Índice)

 

                                 septiembre 2006 

En dos palabras.- Los enjuagues con lactato de calcio (150 mmol/l )antes del NaF aumentaron hasta 9 veces el contenido de F de la saliva a la hora (Vogel GL et al Caries Res 2006;40(2):178.)

 

Clorhexidina en la Fosa...   Zhang Q et al (J Dent Res 2006 may;85(5):469) señalan que no son concluyentes las evidencias sobre el efecto inhibidor de caries del barniz de clorhexidina; por ello, emprendieron una investigación de ese recurso preventivo (EC40) sobre las fosas y fisuras de los primeros molares permanentes de 461 niños de 6 a 7 años, durante 2 años. La prevención de caries alcanzó al 25% a los 2 años y al 9% 1 año después de la prueba. Esto sugeriría un beneficio a corto plazo por el uso de EC40. Su eficacia es cuestionable en poblaciones infantiles de baja incidencia de caries.

VOLVER (a Índice)

 

                                      agosto 2006

Halitosis, lengua y caries…. La literatura reciente concuerda en que la limpieza de la lengua es un sano y refrescante hábito, pero no todos recuerdan que es una vieja costumbre de antiguas civilizaciones (Almas K, Al-Sanawi E y Al-Shahrani B Odontostomatol Trop.2005 mar;28(109):5) se preocuparon por saber si la sana costumbre influía sobre caries y enfermedad periodontal en 60 varones adultos (20-55 a), de paso que verificaban su efecto sobre el aliento fétido. Les aconsejaron que durante 7 días limpiaran su lengua por lo menos 2 minutos, dos veces por día. Comprobaron la disminución del recuento de microorganismos culpables de ambas afecciones y reducción de la halitosis.

Halitosis, higiene, caries y reclutas israelíes... Levin L y Rosenberg M (Refuat Hapeh Vehashinayim 2005 en;22(1):27) evaluaron la extension del mal aliento informado por los propios reclutas del ejército israelí (426) y la compararon con otros parámetros (cigarrillo, mal gusto, sangrado gingival y tonsilolitos) también comunicados por ellos mismos (95% varones, 18-19 a) y con su estado bucal. Integraron 3 grupos, según necesidad de tratamiento ninguna, moderada, extensa. Mal aliento y mal gusto declarados, 6,3%; informado el mal aliento por otros, 8,2%; funadores, 33%; tonsilolitos, 7,3% y sangrado gingival, 18,8%. Confirmaron que el propio informe de mal aliento estaba asociado a factores objetivos (estado bucal, amígdalas) y suibjetivos (mal gusto).

 Halitosis, sexo y caries…   En el Departamento de Antropología de la Universidad de Oregon, USA, Lukacs JR y Largaespada LL (Am J Hum Biol 2006 jun 20;18(4):540) señalaron que los índices de caries  provenientes de distintas culturas con diferentes sistemas de subsistencia y por períodos cronológicos amplios eran típicamente superiores en las mujeres. Pero con excepciones. Raras. A veces, llegan a presentar un índice casi el doble superior, como entre los guanches (Tenerife, Islas Canarias), donde las mujeres midieron 8,8% y los hombres 4,5%. Esta mayor frecuencia femenina ha sido atribuida a uno o más de estos 3 factores: (1) erupción más temprana en las mujeres, con más tiempo de exposición al medio cariogénico: (2) más fácil acceso a los alimentos y más bocados extras durante la cocción; (3) embarazo. Los antropólogos prefieren explicaciones relacionadas con la conducta, incluida la división del trabajo por sexo y el papel de la mujer en la confección de la comida. [Recuérdese que la menstruación y el embarazo, tanto como las caries y las gingivitis pueden contribuir a la halitosis.] No creen que el embarazo sea causa de más caries. Los AA subrayan sobre la base de trabajos recientes el papel importante y fluctuante de las hormonas y su influencia sobre la composición bioquíca de la saliva y el flujo salival total, sobre todo durante la pubertad, la menstruación y el embarazo, modificaciones salivales que influyen para tornar el medio en más cariogénico en las mujeres.

 Halitosis, caries, tabaquismo y ejército...    Byrappagari D, Mascarenhas AK y Chaffin JG, de USA,  (Mil Med 2006 may;171(5):415) comentan que en su ejército la evaluación de caries y tabaquismo [fuentes de halitosis] ha sido incorporada recientemente al examen anual de sus soldados. Es que las emergencias dentales afectan a las fuerzas armadas durante el combate [salvo que, como los dragones, maten con el aliento] y el Sistema de Atención Dental del Ejército debe mantenerlos en óptimas condiciones. Para la evaluación usan un índice Clasificador de Adecuación Dental (CAD, o DFC). Estudiaron 66.484 soldados activos. Los soldados con más riesgo de caries obtuvieron puntaje más pobre en esa clasificación, como los fumadores [que darían cifras elevadas al medirles el aliento con el halímetro o con la nariz].

VOLVER (a Índice)

 

                                      julio 2006 

Una nueva mirada a las caries

G J Mount (el conocido propulsor de los ionómeros vítreos), M J Tyas, E S Duke, J J Lasfargues y R Kaleka, y W R Hume, vuelven a presentar en el International Dental Journal (vol 56, # 2, 2006) una clasificación que sirva como guía para la restauración de los dientes afectados por caries. Aplica los conceptos actuales de caries como enfermedad con desmineralización progresiva del diente y las nuevas posibilidades que se abren desde que G. V. Black propuso su vieja clasificación. Lo que sigue es un resumen extenso del trabajo de Mount y colaboradores, que no recibe beneplácito universal por la probable campaña de la industria que se ve afectada por estos nuevos conceptos. Quizá también algunos odontólogos encuentren dificultades para transmitir los nuevos conceptos a sus pacientes junto con la inversión en tratamientos no palpables o visibles.

Los conceptos actuales de migración de iones hacia el exterior y hacia el interior, con la posibilidad de remineralizar lesiones sin cavidad, no son fáciles de asimilar. Pero habrá que hacerlo, en aras de la salud bucal de nuestros pacientes.

Vayamos a la clasificación:

 Clasificación de las lesiones
de las  superficies dentarias expuestas

Presentada ya en 1997, en Quintessence International, está basada en cuáles son las superficies dentarias con probabilidades de caries (Figura 1), y en el tamaño o la extensión alcanzada por la lesión. Reconoce el crecimiento potencial de una lesión descuidada y se extiende a reconocer los problemas planteados cuando una restauración vieja requiere ser reemplazada (Tabla 1).

En circunstancias normales las lesiones pueden ocurrir en sólo tres sitios en la superficie expuesta de un diente, es decir, donde haya acumulación de placa o erosión y abrasión.

Por lo tanto, el primer parámetro para la clasificación es ubicar los tres sitios:

Sitio 1 - fosas, fisuras y defectos menores en superficies dentarias adamantinas expuestas de todos los dientes.

Site 2 - superficies adamantinas proximales inmediatamente hacia cervical del área de contacto entre cualquier par de dientes adyacentes.

Sitio 3 – el tercio cervical de la corona en toda la circunferencia de cualquier diente, o, en caso de recesión gingival, la superficie radicular expuesta.

Para todas estas lesiones, incluidas las situaciones de  restauraciones viejas a reemplazar, es posible definir cinco tamaños según la lesión progresa en extensión y complejidad.

Tamaño 0 – la lesión más temprana identificable, que  representa la etapa inicial de desmineralización, como la “la mancha blanca” o una erosión temprana, donde probablemente no será necesaria la intervención quirúrgica.

Tamaño 1 – cavidad superficial mínima con involucración de la dentina, justo más allá de la posibilidad de tratamiento de  remineralización sola.

Tamaño 2 – cavidad con moderada pérdida de estructura. La cavitación ha progresado más allá del mínimo y la  estructura dentaria remanente es sólida y bien soportada por la dentina y con poca probabilidad de ceder ante una carga oclusal normal.

Tamaño 3 - la lesión es más que moderada. Una cúspide o ángulo incisal está suficientemente debilitado como para requerir algún nivel de protección para la estructura  dentaria remanente.

Tamaño 4 - La caries extensa, la erosión o el trauma han conducido a la pérdida masiva de estructura dentaria Una cúspide o un borde incisal se han perdido o la destrucción de la estructura involucra dos o más superficies adyacentes.

TABLA 1

Diagrama de la nueva clasificación para que el usuario pueda ver la relación del Sitio y del Tamaño para describir las  lesiones. Va seguida por otra Tabla para comparar con las Clases de Black

Sitio y tamaño

Fosa/fisura: 1 1

0 1;1 1; 2 1; 3 1; 4

Área de contacto 2 2

0 2;1 2; 2 2; 3 2; 4

Cervical 3 3

0 3; 1 3; 2 3; 3 3; 4

 

Figuras: haga clic en la imagen que desee ampliar

 mount1.JPG (22910 bytes)  mount2.JPG (27092 bytes) mount4.JPG (26696 bytes)

mount4b.JPG (20880 bytes) mount5.JPG (17966 bytes) mount6.JPG (30777 bytes)

mount7.JPG (26511 bytes) mount8.JPG (23773 bytes) mount9.JPG (25178 bytes) 

mount10.JPG (30341 bytes) mount11.JPG (27627 bytes) mount12.JPG (26132 bytes) 

mount13.JPG (25100 bytes) mount14.JPG (27150 bytes) mount15.JPG (17909 bytes) 

mount16.JPG (25065 bytes) mount17.JPG (24518 bytes) mount18.JPG (22927 bytes) 

mount19.JPG (27016 bytes)

TABLA 2

Nueva Clasificación con Equivalente Black

Sitio 1 equivale a Clase I Black

Tamaño 0 – sellado de fisura No clasificado por Black

Tamaño 1 – intervención mínima No clasificada

Tamaño 2 – equivalente a Clase I de Black 

Tamaño 3 – requiere protección de la estructura remanente,  Clase I  

Tamaño 4 – pérdida de  cúspide o similar, Clase I

Sitio 2 – contactos, todos los dientes; Class II, Black, sólo contactos en posteriores

Tamaño 0 –desmineralización No clasificada  por Black

Tamaño 1 – no remineralizable No clasificada por Black

Tamaño 2 – moderada lesión Class II Black

Tamaño 3 – requiere protección de la estructura dentaria remanente, Clase II Black

Tamaño 4 – pérdida masiva de estructura dentaria, Clase II Black

Clase III – contactos en anteriores

No diferenciada acá

No diferenciada acá

No diferenciada acá

Clase IV – pérdida de borde incisal en anteriores

No diferenciada acá

No diferenciada acá

No diferenciada acá

Sitio 3 – tercio cervical, Class V, Black

Tamaño 0 – desmineralización No clasificada  por Black

Tamaño 1 – intervención mínima No clasificada

Tamaño 2 –Clase V más extensa

Tamaño 3 – Lesión radicular proximal, anterior o posterior, con posibilidad de remineralizar la dentina. No se puede llegar desde oclusal.

Tamaño 4 – dos o más superficies, Class V, en la cual el ionómero vítreo sería la primera elección poor su potencial bioactivo; pero con carga oclusal excesiva requiere la técnica de capas en que se cubre el IV y se lo protege con resina compuesta. En los tamaños 2, 3 y 4 hay que guiarse por la ubicación de la lesión, su posición en el arco dentario y la carga oclusal.

Discusión

El tratamiento correcto de cada lesión depende de varios  factores, como el medio bucal, el flujo salival, la eficiencia de la higiene bucal y el estilo de vida de cada individuo.

Una de las más serias deficiencias del sistema de Black consiste en que estaba basado sobre la “extensión por prevención” y, por lo tanto, la corona resultaba casi invariablemente debilitada por la preparación cavitaria. Con los conocimientos actuales de la enfermedad y de la remineralización, ese principio debe ser abandonado por la “prevención de la extensión”.

Queda claro que una lesión tamaño 0 no será tratada quirúrgicamente, sino que se buscará la remineralización.

Una lesión tamaño 1 sugerirá una intervención mínima, con especial cuidado en que la restauración genere un sellado contra nueva penetración de bacterias. Los materiales pueden ser IV, composite, amalgama, porcelana, incrustaciones o coronas y el diseño incluirá la remoción de todo tejido cariado que no sea remineralizable, habida cuenta de que dentina y esmalte parcialmente desmineralizados pueden ser remineralizados, por lo menos en cierto grado.

Sitio 1,Tamaño 0

Cuando en un molar inferior (Figure 2)  el sistema de fisuras es muy complejo, como es común que se presente, es difícil determinar la extensión de la participación dentinaria. En el sistema de Black habría que incluir toda esa fisura en el diseño cavitario. Pero si el paciente quedara libre de la enfermedad de caries, podría considerarse un sitio 1 con tamaño 0 y mantenerlo bajo observación. Si hubiera dudas sobre la profundidad de la lesión, debiera colocarse un sellador.

Sitio 1, Tamaño 1

Cuando el paciente tiene actividad de caries, hay que evaluar el riesgo y ver si es bastante bajo como para sellar y observar o, si con algún grado de cavitación (Figure 3) en una fisura, aún no visible en la radiografía, hay que considerar un Tamaño 1 y realizar una intervención mínima. Sin especificar un diseño, ni un material, lógicamente  han de ser conservador y adhesivo, respectivamente, para restaurar y también sellar.

Sitio 1, Tamaño 2

Si al abrir una lesión molar (Figura 4) se notara que la  lesión ha progresado, y alcanzado la fisura lingual, y hubiera que agrandar la cavidad para tener acceso pleno, se anotará un  Sitio 1, Tamaño 2.

Sitio 1, Tamaño 3

La lesión así clasificada (Figures 5 y 6) será moderadamente extensa, inicialmente, o consecuencia de una restauración con caries secundaria. Una cúspide puede estar falta de soporte y se requerirá la protección contra la carga oclusal.

Sitio 1, Tamaño 4

Las lesiones de esta categoría son el producto de serio descuido o de restauraciones defectuosas (Figuras 7 y 8). Pueden tener las cúspides muy debilitadas y tendrían que ser reducidas para después reconstruirlas.

Sitio 2, Tamaño 0

Estas lesiones ocurren en las áreas de contacto entre dientes  adyacentes, anteriores y posteriores, y en general no bajo carga oclusal. Por esto último, pueden haber avanzado en dentina antes de la cavitación (Figure 9). El mayor riesgo de estas lesiones es el examen en su búsqueda con explorador aguzado que dañe la superficie desmineralizada y cree la cavidad. Se las puede identificar por radiografías o transiluminación, pero el primer paso es investigar el nivel de riesgo de caries y encarar todas las medidas adecuadas antes de intervenir. Mientras no haya cavidad, se puede no intervenir quirúrgicamente. El progreso puede ser muy lento y demorar 3 a 4 años para atravesar el esmalte. De tal modo, con la prevención, uso de clorhexidina, aplicaciones de flúor, más fosfopéptido caseínico (FFPC) y fosfato de calcio amorfo (FCA) se podría controlar la lesión y remineralizarla. [N de la R. Existen pastas para uso profesional en casos de tamaño 0, como MI Paste. El FFPC estabiliza el FCA y lo fija en la placa bacteriana y es capaz de remineralizar las manchas blancas a las cuales se aplica. Es la capacidad de FFPC de estabilizar el FCA en solución que mantiene una elevada concentración de gradientes de iones de calcio y de fósforo en la lesión subsuperficial y permite alcanzar altos grados de remineralización del esmalte. Ésta (Reynolds) se halla significativamente correlacionada con el fosfato de calcio dihidratado (CaHPO4.2H2O) ]

 

Sitio 2, Tamaño 1

En esta categoría (Figure 10) puede requerirse la intervención mecánica para restaurar la superficie y facilitar el control de la placa. El diseño dependerá de la posición y extensión en la cara proximal y de la resistencia del reborde marginal. Hay varias opciones, como el tunel interno y la ranura o el abordaje aproximal. Son adecuados para anteriores y posteriores.

Sitio 2, Tamaño 2

Puede tratarse de una caries nueva o del reemplazo de una restauración (Figuras 11 y 12). Se puede limpiar la cavidad y extenderla conservadoramente para volver a usar amalgama. La dentina desmineralizada “afectada” que quede en una pared proximal podrá ser cubierta con IV con la esperanza de que se remineralice. Si queda diente suficiente, no habrá necesidad de proteger las cúspides remanentes.

Sitio 2, Tamaño 3

Cuando queden cúspides vestibulares o linguales (Figuras 13 y 14) que no podrían soportar la carga oclusal, habrá que protegerlas: Sitio 2, Tamaño 3. Un bisel sobre ellas permitirá un recubrimiento sustancial. En proximal, se creará una retención en las paredes vestibular y lingual con fresa troncocónica pequeña. El operador elegirá el material que prefiera para el caso.

Sitio 2, Tamaño 4

Puede ocurrir (Figure 15) que aun por una pequeña amalgama tradicional Black Clase II, quede una cúspide debilitada y que ésta se pierda. La única solución satisfactoria es una corona entera.

Sitio 3, Tamaño 0 o 1

En este sitio, las opciones son varias. Con el tamaño 0 no suele ser necesaria restauración ni protección, cuando es una pérdida de sustancia no cariosa.  Si hubiera signos de desmineralización (Figure 16) y si estuviera bien controlada la enfermedad, podría bastar con pulir la zona desmineralizada y evitar el progreso con aplicaciones periódicas de flúor u otros materiales para la remineralización. Con el tamaño 1 y con la dentina desmineralizada y mal la estética, podría bastar con quitar parte de la dentina reblandecida para buscar adhesión en dentina sana. Si no hubiera desmineralización, pero sí hipersensibilidad (Figure 16) o faltara estética, habría que intervenir. Si no, no.

Sitio 3, Tamaño 2

Suele darse por fractura de una restauración o por caries secundaria (Figure 17). En los dientes anteriores y habiendo caries activa nueva, representativa de un alto nivel de cariogenicidad, el tratamiento debiera comenzar por serios esfuerzos para superar la enfermedad, incluida la colocación de restauraciones transitorias.

Sitio 3, Tamaño 3

La lesión radicular proximal (Figure 18) anterior o posterior agrega complejidad a la realización de la restauración. Ante la gran actividad de la enfermedad, primero se ha de tratar ésta, porque sería posible remineralizar la dentina y evitar la intervención.

Sitio 3, Tamaño 4

Es una lesión compleja (Figure 19), similar al Tamaño 3 Pero acá hay dos o más superficies adyacentes involucradas. En el caso de una vieja restauración lingual, con muestras de fracaso, más una proximal, más una cervical vestibular, se requerirá una restauración compleja única.

 

Fluorosis y caries   ¿Cómo vive la gente la presencia de fluorosis y de caries, en distintos estados de avance? Williams DM et al (Community Dent Oral Epidemiol 2006 abr;34(2):153) pusieron a 40 voluntarios a juzgar 144 imágenes y a expresar su juicio social, más allá de lo estético y con inclusión de la sociabilidad, confiabilidad y limpieza. No hubo diferencias ante la fluorosis leve, pero la severa generó un impacto negativo en los juicios sociales. La caries no tratada fue juzgada peor que el esmalte normal y la fluorosis leve.

 

Flúor y viejas blancas…   Zantner C, Martus P y Kielbassa AM (Acta Odontol Scand 2006 abr;64(2):115) investigaron la acción del dentífrico con flúor sobre las manchas blancas viejas durante un período de 6 meses, en 39 personas con una lesión por lo menos. Se cepillaron 20 con pasta con fluoruro de sodio (1500 ppm) y 19 con dentífrico con fluoruro de amina (1250 ppm). Los resultados no mostraron diferencias significativas por el tipo de pasta y no parecían tener algún efecto sobre las manchas de larga data.


VOLVER (a Índice)

 

                                                              junio 2006  

 

Buen uso del explorador...   El explorador (explorer en USA y probe en el UK) puede ser utilizado con mayor o menor presión, ¿cuál es la correcta? ¿O mejor no usarlo? El gran maestro de la odontología, Ivar A. Mjör, afirmó: “¿Dónde estamos parados en el tema del uso de un explorador para el diagnóstico de caries? Creo que los clínicos seguirán usándolo en el futuro previsible muy del mismo modo que en el pasado, pero la esperanza es que lo hagan con menos presión que la usada hasta ahora” (J Am Dent Assoc, Vol 137, No 3, 288.
2006). En octubre (p. 1429), había dicho: “ Es importante al respecto, tener en cuenta que un explorador se enganchará en cualquier fisura, cariosa o no.”

A 20 años de aquellas caries... No es corriente que se siga un caso durante 20 años, como hizo Eugene J. Whitaker (J Am Dent Assoc 2006; 137 (3): 348) con un paciente de elevado riesgo de caries, dentición primaria y permanente. Aplicó las medidas primarias, secundarias y terciarias con énfasis sobre la necesidad de vigilar la actividad cariosa a largo plazo, incluidas las pruebas de laboratorio para estimar los niveles de Streptococcus mutans. Con la prevención primaria se identifican tempranamente los factores de riesgo y se altera el proceso patológico antes del desarrollo de las lesiones. La prevención secundaria apunta a los comienzos del proceso patológico para detener o revertir el proceso y mejorar el pronóstico. La terciaria tiende a evitar las complicaciones de la enfermedad.

Figure 1

El paciente, a los 8 años,   (Fig 1).

El niño bebía agua fluorada y había visitado al dentista cada 6 meses. La higiene bucal parecía ser la correcta. Pero comía bocados fuera de horas, sin higienizarse.

Colocó las restauraciones necesarias, aplicó selladores, modificó la dieta, que incluyó frutas como extras en vez de dulces, cepillado al desayuno y cena con pasta fluorada, enjuagues fluorados y regreso a los 3 meses. Todo en orden, fue citado a los 6 meses, con indicación de ortodoncia para la mordida cruzada bilateral posterior.

A 12 años, con los segundos molares erupcionados les aplicó selladores oclusales. No era evidente ninguna caries. Pero... No reapareció del 87 a marzo del 89, con un cuadro decepcionante (fig. 2).

Figure 2
 

Figura 2. Radiografías de marzo 1989. Con desmineralization inicial en interproximal de 2, 3, 4, 5, 12, 13, 14, 18, 19, 20, 29, 30 and 31(sist amer). Las lesiones en distal de 20 y 29 llegaban al límite amelodentinario.

 
Se midió la saliva en su velocidad de flujo y en su capacidad buffer, que fueron normales, así como el S. mutans, de recuento elevado (≥ 106 unidades/mililitro de posibles colonias. Hechas las salvedades que corresponden, se puede decir que el nivel de S. mutans en saliva es altamente específico y se correlaciona con la actividad de caries. No es necesario hacer pruebas, si no se restauran las cavidades, nidos microbianos. Aunque puede servir para motivar al paciente y así buscar la iontercepción de la enfermedad.

No habiendo cavidades, el objetivo primario fue alterar el medio bucal para promover la remineralización. Por tanto, reforzó la higiene e indicó gel fluorado (5,000 partes por millón) aplicadas en cubetas dos veces por día, 15 minutos cada vez.

En junio de 1989, restauró el 20 con composite y una preparación mínimamente invasora, y en el 19 una resina preventiva en oclusal y una amalgama oclusal en el 2.

En diciembre, suspendió el flúor en cubeta por buches al 0,05% de fluoruro de sodio.

Bitewings en febrero de 2000 revelaron lesiones en 13 y 18 (Fig 3). En septiembre de 1999 tenía reflujo esofágico, tratado con omeprazol.

Figure 3
 

Figura 3. Febrero 2000. 13 y 18 tratados quirúrgicamente, pero las lesiones interproximales, p ej, en distal de 19 y 29) fueron tratadas médicamente.

 
En abril de 2000, recibió barniz de fluoruro y clorhexidina (0.12%), dos veces por día por 3 meses y goma de mascar con xilitol 5 minutos 3 veces por día.

En septiembre de 2000, no hubo progreso de la actividad cariosa y sigue hasta hoy con cepillado con dentífrico fluorado 3 veces por día, hilo dental, colutorios fluorados y goma con xilitol (ver Fig 4)

Figure 4
 

Figura 4. Diciembre 2004 y 29 años. Muchas lesions de marzo 1989 no necesitaron intervención.

 

 Las lesiones confinadas al esmalte y apenas a dentin fueron detenidas; sólo las cavidades fueron tratadas quirúrgicamente.

 

Calcio más flúor...   Vogel GL et al (Caries Res 2006;40(2):178) proponen el uso de un enjuagatorio de calcio concentrado previo al colutorio con fluoruro, que aumentaría la presencia de F posterior en saliva. Usaron lactato de calcio 150 mmol/l como preenjuagatorio, seguido de 1 min de buche de NaF (228 ppm).
 

Clorhexidina y ART…   Ersin NK et al (Caries Res 2006;40(2):172) investigaron el efecto sobre la microflora de la dentina cariada antes y después de una desinfección con gluconato de clorhexidina. En boca dividida, a 35 pares de molares primarios con lesiones de Clase II se les midió la cantidad de Streptococcus mutans viables en el centro de la lesión desmineralizada infectada y, después de la técnica atraumática (ART) en la dentina dura. A uno de cada par, le aplicaron gluconato de clorhexidina (2%); todos fueron restaurados con ionómero vítreo. A los 6 meses, las cavidades fueron reabiertas y reevaluadas. La ART había reducido significativamente los valores de recuentos y fue mayor la reducción con la CHX. La diferencia entre disinfectados y no disinfectados no fue significativa. ART resultó eficaz en la reducción de la flora cultivable y la CHX podría servir como agente adicional útil para la inhibición microbiana.

 

Susceptibilidad a la clorhexidina...   El Streptococcus mutans, considerado patógeno primario de la caries dental, se siente a sus anchas en la placa microbiana, biopelícula de múltiples especies. Y cuentan las comadres que tiene mutuas acciones metabólicas con la Veillonella párvula. Kara D et al (Eur J Oral Sci 2006 feb;114(1):58) generaron un modelo de biopelícula  para cuantificar estas especies por separado y por pares y las diferencias en términos de desarrollo, formación de ácido y respuesta a la clorhexidina. Concentraciones (0.025-0.4 mg ml(-1)). La viabilidad de ambas especies resultó similar. La producción de ácido fue significativamente menor en apareados que en mutans solo. Las apareadas fueron menos susceptibles a la CHX que aisladas. Se deduciría que las biopelículas de las dos especies juntas tienen distintas propiedades que cuando están aisladas.  

 

 

VOLVER (a Índice)

 

                                         mayo 2006

Clorhexidina, caries y ART   Habiendo limpiado 35 pares de molares primarios mediante la técnica restauradora atraumática (ART) y aplicado gluconato de clorhexidina a un diente de cada par, la flora microbiana preexistente en el fondo de caries en Clase II, Ersin NK et al.(Caries Res 2006; 40(2): 172) había sido reducida por la ART y mejor aun con la CHX al 2% complementaria. Todos los dientes fueron restaurados con ionómero vítreo.

 Fluor contra erosión y abrasión...   Dicen Lagerweij MD et al (Caries Res 2006;40(2):148) que  un gel muy rico en fluoruro acidificado puede proteger el esmalte de la erosión y de la abrasion por cepillado, mientras que la pasta dentífrica fluorada provee escasa protección. La técnica empleada empleó pasta dentífrica fluorada dos veces por día durante 120 segs, más la aplicación del gel fluorado (12.500 ppm F) dos veces diarias, y también 8 veces.

Mascando descario…   Burt BA J (Am Dent Assoc 2006 feb;137(2):190) observó, sobre una serie de artículos serios publicados, que la goma de mascar endulzada con sorbitol produce menos caries que si contiene azúcar; no más de 3 veces por día. El chicle endulzado con xilitol tendría un efecto anticariogénico, que requiere más investigaciones, y su uso por las madres de bebés reduciría la transmisión de los microbios cariógenos a sus hijos. Se justifica usar este cjicle regularmente como medio de prevenir caries.

VOLVER (a Índice)

                           abril 2006

 Ricos en caries…Namal Net al (Int Dent  2005 dic;55(6):373) compararon el número de dientes restaurados o sanos (FS-T) y el índice DMFT en personas de 18 y de 35-44 años, en 30 países. Este último fue inferior en los países desarrollados y el FS-T fue superior. Piensan que éste podría ser más útil para comparaciones entre países.

Damascos selladores… Beiruti N et al, de la capital de Siria (Caries Res 2006;40(1):52),  compartaron el efecto prevenmtivo de caries de los selladores de ionómero vítreo aplicados según el criterio ART, Tratamiento Restaurador Atraumático, en relación con los composites de igual fin, en 46 varones y 57 niñas, con edad media de 7,8 años. Al lustro, los 180 primeros molares bien erupcionados mostraron la pérdida del 86% de los composites y el 88% de los IV. Al revisar la aparición de caries después de la desaparición de los selladores, concluyeron que el efecto preventivo de los IV de alta viscosidad, con técnica ART, era 3,1 a 4,5 veces superior al de los composites a los 3-5 años. Además, tendrían una probabilidad 4 veces superior de prevenir las caries en las fisuras y fosas ya  desprotegidas tras 1-3 años.

Lactato y xilitol y chicle…   Suda R et al (Caries Res 2006;40(1):43) afirman que el masticar chicle 4 veces por día con xilitol más lactato de calcio y sin azúcar refuerza la remineralización comparando con sólo xilitol o sin mascar.
 

Se hizo la dulce película…   Aires CP et al (Caries Res 2006;40(1):28) comprobaron que el umbral de concentración de sacarosa (aplicada 8 veces por día, durante 14 días) en solución es del 5% y aumenta aun al llegar al 40%. Ya con el 5% se genera la actividad cariogénica. Koo H et al (Caries Res.2006;40(1):20) compensan con jugo de arándano la ecuación, pues inhibe la formación de biopelícula y producción de ácido, con lo cual resulta promisorio para prevenir las enfermedades relacionadas con la formación de placa.

 Las blancas más activas…   Ferreira MA y Mendes NS (Int J Paediatr Dent 2005 sep;15(5):327) afirman que existe una fuerte asociación entre la presencia de biopelícula, índices altos de caries y lesiones activas de esmalte blancas, coincidentes con mala higiene dental.  

VOLVER (a Índice)

 

                                  febrero/marzo 2006

Caries adolescentes y flúor…    

Sobre que deben padecer sus granitos, los adolescentes han de luchar también con las caries y con los colutorios  que Moberg Skold U et al (Caries Res 2005 dic;39(6):529) les endosaron a 622, durante 3 años, a sus 13-16, aleatoriamente. Además del dentífrico fluorado casero, cada año, acudieron a la revisión, habiendo realizado buches con NaF al 0,2% (1) los 3 primeros días escolares de cada semestre; (2) los 3 primeros y los últimos tres de cada semestre; (3) 3 días seguidos cada mes durante cada semestre; (4) cada 15 días, y (5), control, nada. A los 3 años, los porcentajes de reducción fueron: 1 – 30; 3 – 47; 4 – 41; y el 2, dio 59% de menos caries proximales, con un 90% de caries de esmalte. Se produce una reducción, no significativa, en jóvenes de poco y escaso riesgo, cuando agregan los buches fluorados.

 

Restauraciones y flúor...    Se ha supuesto que la aplicación de materiales de restauración a tejido cariado refuerza la remineralización de la lesión subyacente. Sin embargo, ésta dependerá de la disponibilidad de calico y fosfato aportados por el líquido pulpar. Exterkate RA et al (Caries Res 2005 dic;39(6):509) investigaron un IV convencional, un IV experimental con gran liberación de F y un material inerte. El F penetró en la dentina por el medio fluido circundante. La toma de F fue superior con el material experimental. A las 10 semanas, era mayor el depósito mineral con el IV experimental. Concluyeron que la gran liberación de F solo genera una remineralización mayor superficial de la dentina desmineralizada subyacente.

 Flúor pre- y postnatal…   La exposición prenatal al flúor no aporta a los tejidos dentarios una cantidad mensurable adicional de flúor con respecto de la que podría provenir del postnatal solo (Sa Roriz Fonteles C et al Caries Res.2005 dic;39(6):505)  

VOLVER (a Índice)

 

                                 enero 2006

Buches fluorados...   Moberg Skold U et al (Caries Res 2005 dic;39(6):529) se propusieron evaluar el efecto de 3 años de buches fluorados (BF) aleatorios sobre las caries proximales en niños de 13 hasta los 16 años ubicados entre los de riesgo moderado. Todos usaban dentífricos fluorados en sus casas y se hacían controles anuales. Los 622 que completaron la experiencia se enjuagaron, bajo supervision, con solución de NaF al 0,2%, unos (1) los tres primeros días escolares de cada semestre; otros (2), además los últimos tres; otros más (3), tres días por mes de cada semestre; mientras que los últimos (4)  lo hacían cada quincena. Algunos no se hicieron clase alguna de buches (5). La prevención en el grupo 2 fue del 59%, y 30, 47 y 41% en los grupos 1, 3 y 4. Más del 90% de las lesiones nuevas fueron adamantinas. El progreso de caries fue lento para todos. En conclusion, los BF redujeron la incidencia de caries.

 

Restauraciones fluoradas…   Es común suponer que los materials de restauración que contienen flúor alientan la remineralización de la lesion subyacente al ser colocados sobre tejido carioso. Pero, dicen Exterkate RA, Damen JJ y ten Cate JM (Caries Res 2005 dic;39(6):509), esa acción depende de la disponibilidad de calcio y fosfato, que podrían ser suministrados por el líquido pulpar. Se propusieron medir la liberación de F de los cementos de I. V. (convencional, inerte y experimental de alta liberación de F), hacia la dentina subyacente y evaluar su efecto  sobre la esperada remineralización de las lesiones dentinarias, para lo cual usaron. El IV experimental aportó más F que el convencional, que a las 10 semanas los 30 micrómetros externos de la remineralización contenían más F. Concluyeron que la liberación de F sólo produce una remineralización incrementada sólo superficialmente en la dentina desmineralizada subyacente.

VOLVER (a Índice)

 

 

                     noviembre 2005

Caries, cesáreos y vaginales…   Ha producido bastante revuelo la noticia de los medios de la aparición muy reciente del artículo “La manera del parto y otros factores maternos influyen sobre la adquisición de Streptococcus mutans en los bebés” (Y. Li, P.W. Caufield, A.P. Dasanayake, H.W. Wiener y S.H. Vermund ," J Dent Res sept. 2005; 84(9):805-811), comentado en diarios norteamerianos el 25 de agosto, proveniente de AA que desde hace más de 10 años están  inmersos en el tema. Universo Odontológico ofrece un resumen extenso [ver al final] y en parte simplificado. En 1995, Li Yihong y Caufield PW (J Dent Res 1995 Feb;74(2):681), en Alabama, decían que aun cuando no conocían los mecanismos biológicos que regían la fidelidad de adquisición entre madre y bebé, sus observaciones sugerían que los resultados de caries estaban determinados a la vez por la fuente de estreptococos mutans (SM) y la presencia de determinados genotipos de SM. Éstos eran idénticos en alrededor del 71% de los pares madre-bebé estudiados. [Los chinos Li S, Liu T, Zhuang H. (Hua Xi Kou Qiang Yi Xue Za Zhi 2003 oct;21(5):392) observaron que el 10% de las madres albergan además cepas que no transmiten, de donde algunos genotipos tendrían mayor capacidad de transmisión.] Observaron el detalle interesante de que no existía esa correlación con los padres, sólo la línea materna. Dos años antes, Caufield PW, Dasanayake AP y Cutter, GR (J Dent Res 1993 en;72(1):37) hablaron de la ventana de infectividad, período durante el cual se concretaría la transmisión de los SM de la madre al niño, desde el parto hasta los 2 años. Hubo un 17% que sólo manifestó la transmisión hacia los 5 años. No importó que en los dos primeros años, el bebé hubiera sido atendido por una nodriza o niñera en los que no eran activos en caries. 

Sin duda, esto originó la investigación que terminó en el trabajo antes mencionado, en el que el Dr. Li y cols siguieron 156 madres primerizas y sus bebés desde 1995 a 1999, en Birmingham, Alabama, con 127 partos naturales (vaginales espontáneos) y 29 fueron por cesárea. Los bebés por cesárea adquirieron los SM, en promedio, 11,7 meses antes que los vaginales (17,1 m vs. 28,8), aun cuando no diferían mucho en el estar infectados (31% vs. 36,7%). Tomaron en cuenta todos los factores, como Enfermedades de Transmisión Sexual, alcoholismo, ingresos familiares, nivel de SM o edad de la madre o color de piel, todos los cuales influyeron en los resultados. Los “cesáreos” albergaban un solo genotipo, idéntico al materno (100% de fidelidad). En los “vaginales” se hallaron tres genotipos diferentes dentro del par. Se explicaría por las defensas reducidas en los “cesáreos” por la menor exposición a esas bacterias en el parto, mientras que en los “vaginales” recibían ese contacto de la vagina y del perineo, lo cual reforzaría su inmunidad. En éstos, prevalece un medio microbiano atípico, que provee nichos para los gérmenes ‘retrasados’ como el S mutans”. No influyeron el peso natal, la lactancia o el sexo, pero sí los factores maternos mencionados. El 91% de las participantes eran negras, desde 16 hasta 34 años, 45% con historia de ETS, 8,3% alcohólicas y 11,8% fumadoras. El 75% tenía cavidades de caries. La pobreza, la mayor edad, el mayor tiempo de gestación tuvieron su efecto sobre el porcentaje de colonización y la edad de adquisición en los bebés. Descartando las variables, persistía la asociación con el tipo de parto. No quedó claro si tuvieron algún papel los antibióticos usados por las madres para sus ETS. Berkowitz, R. J. (J Calif Dent Assoc 2003 feb;31(2):135) había señalado la antes no marcada presencia de SM en las bocas de bebés edéntulos y que era posible la transmisión vertical y la horizontal. Los Dres. Li y Caufield (Caries Res 2000 abr;34(2):123) ya habían reforzado su hipótesis de vincular la lactancia con la fidelidad, que los bebés alimentados a pecho más allá de los 9 meses tenían más probabilidades de albergar SM que los amamantados menos de 9 m. Hanada N. (Jpn J Infect Dis. 2000 Feb;53(1):1) indicó en el mismo mes que la ruta de los SM podía ser evitada por reducción de la cantidad de ellos en la saliva de la madre. Varios autores coinciden y mencionan distintas formas de lograrlo (xilitol, higiene, etc). Liu Y et al (Hua Xi Kou Qiang Yi Xue Za Zhi. 2001 abr;19(2):89), desde Shangai, subrayaron la posibilidad de que las madres podían constituir la fuente de transmisión de bacterias patógenas a los niños y origen de las caries irrestrictas (“rampantes”). Todos éstos son antecedentes muy válidos para el trabajo de Li y cols, que es el resultado de su persistencia en una línea de investigación.

 

Cesáreas y caries [resumen extenso]

Introducción: Durante el parto y poco después, la superficies epiteliales de los bebés vírgenes de bacterias bucales son colonizadas por diversas especies bacterianas; en general, su presencia participa en un papel importante en las defensas, no sólo por exclusión de patógenos exógenos, sino también como estímulo del sistema inmunitario. Pioneros entre esas primeras especies están varios estreptococos (oralis, mitis y salivarius) que colonizan la boca en los primeros días de vida. El S. sanguinis y el S. mutans aparecen después al emerger los dientes primarios. Varios factores  individuales influyen sobre la adquisición inicial del mutans, mucho más probable en bebés prematuros. Este trabajo presenta las variables pre y perinatales que influyen sobre la incorporación inicial de este elemento etiológico de las caries.

Materiales y métodos: La población estuvo compuesta por 218 mujeres en su tercer trimestre del primer embarazo, con por lo menos 10 dientes sanos, de 18 años o más. El seguimiento del par madre-criatura fue de 4 años, para 156 madres remanentes. A los primeros 50 pares los incluyeron en un estudio bacteriano genómico amplio. Como de éstos, 37 infantes se hicieron mutans positivos, se pudo estudiar la fidelidad. Las colonias surgidas de la siembra de mutans fueron contadas para estimar el nivel de esos gérmenes. Después procedieron a la identificación y determinación de genotipos por las diversas pruebas apropiadas y la fecha de instalación fue estimada en un punto medio entre dos visitas semestrales, habiendo aparecido el mutans en la última observación. La fidelidad se estableció tras determinar los genotipos de las 37 madres, con el mismo tipo de “impresión digital” molecular. Tras efectuar los análisis estadísticos pertinentes, llegaron a los siguientes

Resultados: Las 156 madres eran de bajos ingresos, primíparas, solteras (92,9%), 91% negras, 0,6% latinas, con caries el 75%. En un 8,3% consumían alcohol y fumaban cigarrillos (11,8%), 45% con ETS, en un 45% tratadas durante el embarazo. Dieron a luz a la edad promedio de 21 años (16 a 34). Tuvieron parto espontáneo normal 127 y 29 por cesárea. Un 6,5% de los bebés pesaron menos de 2500 g. Fueron amamantados el 23% hasta los 3,6 meses (0,3 a 12). La adquisición y transmisión de mutans  fue observada a una edad promedio de 22 meses, sin correlación significativa entre esa edad y el género, el peso o lactancia. Los factores maternos tomados en cuenta no ejercieron influencia mensurable sonre la colonización de mutans o la edad de adquisición; pero sí la edad materna, la edad gestacional, el nivel de estos estreptos y los ingresos anuales de la familia.

Los bebés por cesárea adquirieron el S. mutans a una edad más temprana que los vaginales (17,1 vs. 28,8 meses). Ambos grupos fueron similares en los porcentajes (31% vs. 36,7%) de mutans detectables, con la diferencia en la edad de aparición, siendo una mediana de 16,7 meses en los cesáreos y de 21,3 meses en los vaginales. En breve, hechos los ajustes, los factores significativos de predicción de colonización temprana fueron: cesárea, alto índice de caries materno, experiencia de ETS y bajos ingresos.  En cuanto a la fidelidad total (genotipos de mutans idénticos – de 1 a 3 – entre madre y bebé) fue del 88,9%, con los 6 niños cesáreos con un solo genotipo e idéntico al materno (100% de fidelidad).

Discusión: Descubrir que el modo de parto afecta significativamente el momento de adquisición del S. mutans en los bebés, aunque novedoso, no fue totalmente inesperado. Pero encontrar que los “cesáreos” son colonizados 11,7 meses antes que los “vaginales” sí que lo fue. Lógicamente, éstos entran en contacto más tempranamente con más variedades, y en mayor número, de gérmenes provenientes del perineo (vagina y ano) y con una intensidad mayor que los niños alumbrados por un método relativamente aséptico. La idea sería que las bacterias que más adelante intenten colonizar deben competir con los otros microorganismos por los ámbitos y por los nutrientes. Además, deben sobrevivir en medios con metabolitos quizá adversos y productos antimicrobianos producidos por los miembros de la microbiota precedentes Los “cesáreos” están menos expuestos a esos desafíos y encontrar los “retrasados”, los mutans, p ej,  nichos biológicamente más favorables.

Considerados los demás factores que orientan la predicción de caries ya mencionados (pobreza, ETS, etc), los AA llegan a la siguiente

CONCLUSIÓN: En este seguimiento de cuatro años, hemos observado una asociación positiva entre el parto por cesárea y la adquisición inicial y trasmisión de S. mutans en un grupo de adres-hijos. El análisis de los datos también sugiere que un niño nacido por cesárea de una madre de nivel socioeconómico bajo, con experiencia de caries, adquiere el S. mutans antes que el niño normal nacido por vagina. Como la colonización temprana por S. mutans está asociada significativamente a una mayor incidencia y una mayor severidad de caries dental en los niños, el modo de parto puede ser una pregunta apropiada a incluir en la historia médica para una mayor determinación de por qué algunos niños están en riesgo mayor de caries que otros.

Insuficientes evidencia para controles semestrales…   Presentado por Dirk Mettes  Evidence-Based Dentistry (2005) 6, 62, sobre la base del artículo de Beirne P, Forgie A, Clarkson JE, Worthington HV. Recall intervals for oral health in primary care patients. Cochrane Database of Systematic Reviews 2005, # 2. Conclusión: Hay insuficiente evidencia para aprobar o rechazar los beneficios potenciales o los perjudiciales efectos de alterar el intervalo para la citación para controles. Hay insuficiente evidencia para afirmar o refutar la práctica de alentar a los pacientes a que concurran para revisaciones bucales semestrales.

VOLVER (a Índice)

 

                       octubre 2005

Fluoruro de diamina y plata…   Llodra JC, et al (J Dent Res 2005 ag;84(8):721) tomaron  425 escolares de 6 años y los dividieron en 2 grupos, uno como control. Al experimental le aplicaron el FDA en caninos y molares primarios y primeros molares permanentes, cada 6 meses, durante 36 meses. Entonces, pudieron ver 373 niños, cuyos dientes primarios donde los experimentales mostraron una media de 0,29 nuevas caries en primarios y 0,37 en permanentes; los controles, respectivamente, 1,43 y 1,06. Concluyeron que la solución de FDA es eficaz en la reducción de caries.

Barniz fluorado…   Moberg Skold U et al (Caries Res 2005 ag;39(4):273) observaron en 758 adolescentes de 13 a 16 años el efecto de 2 aplicaciones por año, tres por semana y 8 por año (cada mes) de un barniz fluorado sobre las caries proximales y concluyeron que la aplicación escolar en Suecia cada 6 meses es excelente en la prevención de las caries proximales en los grupos de alto y de mediano riesgo.

 

Enjuagando el flúor…   Delbem AC, et al (Caries Res. 2005 jun;39(3):258) se encontraron tras un estudio ad hoc con que la recomendación habitual que hacemos de que el paciente no se enjuague la boca después de la aplicación de flúor no parece influir sobre el efecto anticaries del fluoruro (fosfato acidulado).

Azúcar vs flúor   Paes Leme AF et al (Dent Res 2004 Jan;83(1):71) estudiaron el efecto de la combinación de fluoruoro fosfatado acidulado (FPA) con dentífrico fluorado sobre la desmineralización del esmalte y la formación de placa al tiempo que suministraban una solución de azúcar al 20% 4 y 8 veces por día. Aunque la aplicación del FPA podia aumentar la concentración de F en la placa o reducir el % de s mutans, su combinación con el dentífrico no producía modificaciones apreciables con respecto del FPA solo.

VOLVER (a Índice)

 

                                         septiembre 2005

 

Adhesivo antibacteriano…   Un adhesivo antibacteriano aplicado a fosas y fisuras objeto de restauraciones preventivas o ultraconservadoras podría ser útil para reducir la desmineralización. ABF Bond reúne las cualidades físicas necesarias para usarlo con selladores o composite sin que los afecte su condición antimicrobiana, dicen Eminkahyagil N, et al (Int J Paediatr Dent. 2005 jul;15(4):274). Probaron el adhesivo antibacteriano experimental con Admira Seal (ormócero sellador) y con Clearfil AP-X (resina compuesta).

Antimicrobiano decapéptido   Los coreanos Na DH, et al (J Control Release. 2005 jul 9) investigaron el potencial de KSL, un antimicrobiano decapéptido que inhibe el desarrollo de las cepas microbianas bucales vinculadas a caries y enfermedad periodontal, utilizado contra la placa en la fórmula de una goma de mascar. Observaron que era apropiado para su uso bucal y que servía como novedoso agente antiplaca. Es estable en el medio bucal, tiene afinidad por materiales tipo diente, muestra una interacción favorable con la hidroxiapatita y se libera (un 70-80) de manera sostenida durante los 20 minutos de masticación.

La placa reevaluada…   No está demostrado el papel esencial del estreptococo mutans (S. mutans y S. sobrinus) en el proceso de caries. La prodiucción de ácido en la placa dental no depende de la presenciade estreptococos mutans; puede haber caries en ausencia de estas especies y su presencia no indica necesariamente actividad cariosa. Bacterias bucales que no son estreptos, como Actinomyces spp. y Bifidobacterium spp., son acidógenas y acidúricas. Superan en número a los estreptos en la placa y hay datos que apoyan el papel de estas bacterias en la iniciación y progreso de la caries. Estudios moleculares muestran la gran diversidad y complejidad de la flora asociada a caries. No han sido cultivados muchos de los taxones identificados y se desconoce su papel. Los estreptococos son buenos marcadores de la enfermedad, pero no obligadamente agentes etiológicos de ella. Se requiere mucha más investigación para investigar la transición de las superficies dentarias desde intactas a sanas en etapa de mancha blanca. Habrá que combinar los distintos abordajes para dilucidar cuán involucrados están el taxón individual y las poblaciones microbianas con determinados rasgos del proceso de caries (Beighton D. Community Dent Oral Epidemiol. 2005 ag;33(4):248).


Ultrasónicos…   El uso de instrumentos rotatorios significó la remoción excesiva de tejido dentario. Agréguese a esa pérdida malestar que ocasiona ese elemento quirúrgico. Antonio AG, Primo LG y Maia LC. (Eur J Paediatr Dent. 2005 jun;6(2):105) realizan la preparación en incisivos primarios por medio de ultrasonido y composite.

TRA…  El Tratamiento Restaurador Atraumático de las caries es acceptable y eficaz para el control y la prevención de la caries en una comunidad socioeconómicamente degradada. Habiendo colocado  López N, Simpser-Rafalin S y Berthold P. (Am J Public Health. 2005 jul 7) 370 restauraciones TRA y 193 selladores en 118 niños, hallaron que a los 2 años conservaban el 55& de las restauraciones y el 35% de los selladores.

Más afortunados con los selladores fueron los italianos Albani F, et al. (Eur J Paediatr Dent. 2005 jun;6(2):61), quienes evaluaron los selladores (Delton ) a los 5 y 10 años, en 200 primeros molares permanentes y 120 segundos molares, con dique y un número similar sin él. [N de la R: véase el editorial de este mes y compárense los 2 trabajos.] Con dique, obtuvieron la mayor retención en los segundos molares (81,7%) y en los mismos dientes la más baja (64,3%) con sólo rollos. No consideraron significativa la diferencia.

VOLVER (a Índice)

 

                            agosto 2005

Caries ¿infecciosa? Caufield PW. (N Y State Dent J. 2005 mar;71(2):23) propone combinar criterios anticaries. Dice que a la caries dental se la suele mencionar como enfermedad infecciosa, lo cual puede tener distintos significados para diferentes personas. El odontopediatra puede sentirse inclinado a igualar la caries con otras infecciosas de la infancia, pero igual la trata desde un enfoque mecánico y quirúrgico.  Los clínicos ven la cavidad bucal como un lugar donde pululan los gérmenes y piensan que la reducción de esa masa microbiana con agentes antimicrobianos de algún modo afectará esa enfermedad infecciosa. La propuesta sería combinar los aspectos más eficaces de cada terapia para que rindan un resultado positivo: el tratamiento y la prevención de la caries dental. Como los dientes primarios finalmente caerán, los odontopediatras pueden estar en posición ventajosa para implementar este enfoque, pues las restauraciones en esos dientes no necesitan ser tan duraderas como las de permanentes. Además, están acostumbrados a trabajar con dique y a usar selladores. Podría terminar siendo que más investigaciones sobre la ontogenia de la flora bucal indiquen los los cambios o desplazamientos ecológicos de la infancia resulten para toda la vida. Las reducciones drásticas o eliminaciones de bacterias cariogénicas, junto con los sitios de colonización en la dentición primaria podrían evitar o diferir su transferencia a la dentición permanente. Del mismo modo, las reducciones en los niveles maternos de bacterias cariogénicas podría demorar o interrumpir la transferencia de éstas a su bebé.

 

 

 

Flúor más sellador...   Es importante lo que nos cuentan los colegas árabes El-Housseiny AA y Sharaf AA. (J Clin Pediatr Dent. 2005 primav; 29(3): 215), pues nos dan la tranquilidad de que la aplicación de flúor tópico antes del grabado ácido para insertar un sellador no tiene efecto deletéreo alguno sobre éste. Siendo ambos esenciales en la prevención de caries, hubiera sido una pena que no se llevaran bien. Pues cogenian, por suerte. Lo demostraron en estudios de boca dividida, 35 pares. Usaron gel de fluoruro de fosfato acidificado. No observaron diferencias estadísticas.
.

Epidemiología social de las caries...   Holst D. (Oral Health Prev Dent. 2005;3(1):9) revisó los conceptos más recientes de causas de caries e hizo una distinción entre las causas en un caso y las causas en una población. No es igual la razón de que una persona enferme a la razón de por qué tantos o tan pocos dentro de una población se enferman. La nueva epidemiología social es una rama de la epidemiología que estudia la distribución social y los determinantes sociales de los estados de salud. Se mueve más allá del foco de los factores de niveles de riesgo individuales a una perspectiva multiniveles. Hace de puente entre nuestro conocimiento de los determinantes biológicos de caries y los determinantes sociales. La prevención de caries y la promoción de la salud bucal deben estar arraigadas en el conocimiento de las caries como se presentan en las poblaciones, en las cuales están insertos los individuos.



¡Cuidado con la coca...!   El consumo elevado de gaseosas está asociado a (1) sobrepeso u obesidad a causa de la incorporación de calorías; (2) riesgo incrementado de osteoporosis debido al desplazamiento del consumo de leche, consiguiente deficiencia de calcio y subsiguiente reabsorción ósea; y (3) riesgo incrementado de caries dental y erosión potencial del esmalte. Debiera prohibirse la venta de estas bebidas con azúcar en las escuelas (Bawa S. J R Soc Health. 2005 may;125(3):124)


Eritritol y xilitol   Por fineza de los fineses Makinen KK, et al. (Caries Res. 2005 jun;39(3):207), recordamos que son varios los alcoholes (polioles) que han sido promovidos como sustitutos potenciales para limitar las caries. Pero no hubo experiencias clínicas para comparar los alcoholes simples, del tipo del alditol, homólogos del azúcar, sobre la placa dental.En 136 adolescentes, investigaron los efectos de 6 meses de uso de eritritol, xilitol (un pentitol) y D-glucitol (sorbitol, un hexitol), 7 g, en tabletas masticables, complementadas con el uso dos veces por día de un dentífrico con los mismos polioles. Pudieron asociar el uso de eritritol y de xilitol a una reducción estadísticamente significativa de placa y de los niveles salivales de estreptococos mutans. Es normal encontrar D.glucitol en la placa dental, mientras que el xilitol es menos constante. El eritritol apareció en la placa de solamente quienes recibían ese poliol. En cultivos, el xilitol, y más el eritritol, inhiben el desarrollo de diversas cepas de estreptococos mutans. En un trabajo bastante anterior, los mismos AA (Makinen KK, et al Caries Res. 2001 abr;35(2):129) estudiaron el efecto de los dos polioles en 30 sujetos, 5,2 g diarios, masticables, 5 días. Observaron una reducción del peso total de la masa de placa en el grupo con xilitol, no así con el eritritol. Lo mismo con respecto de la turbidez de suspensiones acuosas de placa. En cambio, los niveles proteicos de la placa no bajaron con ninguno de los dos. Tampoco influyeron sobre los niveles de S. sobrinus. Se desprendería que el uso sistemático de estimulantes salivales que contengan xilitol podría ser más eficaz, en el sentido preventivo, que los productos con eritritol. No obstante, vesto el gran potencial del eritritol como agente reductor de caries –por el aspecto tetritol del eritritol—los resultados de laboratorio debieran quedar sujetos a nuevos estudios clínicos, como los que hicieron este año. Pero antes, Makinen KK, et al  (Spec Care Dentist. 2002 oct;22(5):187) averiguaron el efecto de estimulantes salivales masticables sobre los niveles de estreptococos mutans en la placa dental y saliva entera estimulada por parafina. Los 98 pacientes eran mentalmente discapacitados. Las tabletas contenían (X) xilitol, 5,4 g/d, (S) sorbitol, 5,4 g/d, (XE) una mezcla 1:1 de xilitol y eritritol, 2,7 g/d de c/u, o (SE) sorbitol y eritritol, 2,7 g/d de c/u. A los 64 días, era significativa la reducción de S mutans en placa y en saliva en los grupos X y XE. Con S, aumentaba.


   

Caries y mellizos…   Bretz WA, et al (Caries Res. 2005 May-jun;39(3):168) se preguntaron cuál era la contribución a la producción de caries que hacían la genética y los estímulos ambientales. Estudiaron las caries y la producción microbiana de ácido de 388 pares de mellizos de entre 1,5 y 8 años. Concluyeron que las variaciones en los rasgos superficiales de la caries dental tienen un aporte genético significativos y que la producción microbiana de ácido está modulada por el ambiente.

 

Li, Ku y Xu...  (con Catcher in the Rye)… Y. Li, C.Y.S. Ku, J. Xu, D. Saxena y P.W. Caufield  (J Dent Res 84(6):559-564, 2005), quienes partieron de la marcada diversidad en las biopelículas polimicrobianas en la cavidad bucal humana, concluyeron que parte de la flora microbiana de individuos con caries activas podía faltar, estar suprimida o estar reemplazada. Y que era mayor la diversidad de microorganismos bucales en los individuos libres de caries que en los de caries activas.

VOLVER (a Índice)

                                      julio 2005

Excitación cariosa…Si se excitan con distintas longitudes de onda caries adamantinas de distintos grados, como mancha blanca, mancha parda clara y mancha parda oscura y diente sano y se registran sus espectros de emisión con espectrofotómetro de fluorescencia con longitudes de onda de excitación de entre 360 mn y 580 mn en pasos de a 20, se encuentra – dice Buchalla W (Caries Res. 2005 abr;39(2):150) – que todos los espectros de emisión de caries se desplazan hacia ondas más largas (corrimiento al rojo) cuando se los compara con diente sano. Ese corrimiento fue mayor para la caries oscura y menor para la mancha blanca.

Más fluorescencia...   Braun A, Krause F y Jepsen S. (Caries Res. 2005 abr;39(2):144) se propusieron evaluar la influencia del modo de calibración de un dispositivo de medición de la fluorescencia láser sobre la detección de caries. Para el posicionamiento de la sonda sobre una lesión cariosa oclusal o fisura pigmentada, la superficie oclusal de 62 dientes fue cubierta con un material de impresión de silicona liviano para facilitar que sea reproducible la posición de la sonda. Después, tomaron mediciones de las lesiones oclusales tras calibración estándar e  individual en 4 zonas no cariosas sobre la superficie vestibular

 

Cuidado con la banana… Y con el azúcar, dicen Zaura E, van Loveren C, ten Cate JM. (Caries Res. 2005 abr;39(2):116) y experimentan si es adecuada prevención un dentífrico fluorado y qué es peor, si la banana o el azúcar en los surcos y en las superficies lisas. No hallaron diferencias en la desmineralización con la una o con el otro; mientras que la pasta fluorada reducía la desmineralización en las superficies lisas. En los surcos, el patrón de desmineralización se trasladó al fondo del surco. Téngase en cuenta al experimentar con preventivos.
 

Caries en semierupcionados...   En 177 niños de entre 6 y 7 años, fue significativamente mayor la proporción de primeros molares permanentes totalmente erupcionados que estaban libres de placa y sanos, y con mayores cantidades de S. mutans, comparados con los dientes parcialmente erupcionados, que tenían mayores cantidad es de A israelí. Brailsford SR, et al (Caries Res. 2005 Mar-abr;39(2):116) observaron asociaciones significativas entre las manchas blancas de los dientes en erupción parcial y números superiores de S oralis, S mutans y S salivarius. En cambio, asociaron el A naeslundii a molar sano. Asimismo, hallaron grandes cantidades de S oralis y S salivarius en dientes en erupción parcial con manchas blancas, en tanto que el S mutans predominaba en los cariados con las caries incipientes. De este estudio se desprende que los estreptococos mutans están asociados a las caries de los primeros molares permanentes en erupción.

 

Caries en radiografías...   ...en película o en papel, ¿es lo mismo? Otis LL y Sherman RG. (J Am Dent Assoc. 2005 mar;136(3):323) digitalizaron 15 radiografías de aleta mordible con 74 caras proximales con caries y 127 sanas y las imprimieron en papel fotográfico. La exactitud de diagnóstico de las imágenes impresas no difirió significativamente de las imágenes en la película en cuanto a caries dentinaria. Con las caries adamantinas incipientes hubo problemas con las imágenes en papel pequeñas, pero no hubo diferencias de opinión significativas en los 14 operadores incluidos cuando la imagen estaba ampliada. Esto significa que, aun cuando haya similitud, conviene hacer ampliaciones. Naturalmente,influyen factores propios de la impresión, que deben ser considerados.

VOLVER (a Índice)

                           junio 2005

Abfracciones... Prácticamente  2000 dientes iraníes                 fueron examinados por Azam-ol-Sadat Madani, y Azam Ahmadian-Yazdi en busca de lesiones cervicales no cariosas             LCNC y hallaron 167. Aleatoriamente eligieron otros 167                    de la misma población, pero sin esas lesiones LCC.                              La mayor cantidad de lesiones fueron observadas en los                  primeros premolares, seguidos por los caninos y últimos los          segundos molares. Era similar la tendencia a los contactos                prematuros CP en los sietes tipos de dientes. En general, se             comprobó una correlación positiva y muy significativa entre            las LCNC y los CP. Entre los dientes con LCNC sin LCC, la         diferencia principal residió en la cantidad de contactos             prematuros en relación céntrica y en el lado de trabajo.

¿Qué me mascás?...   En busca de evidencias científicas      para sustentar las medidas dietéticas que pudieran ayudar a          prevenir la caries dental, Lingstrom P, Holm AK, Mejare I,et al.       (Acta Odontol Scand 2003; 61:331-), según Evidence-Based        Dentistry (2005) 6, # 1, 7-8, y tras considerar 18 trabajos que condecían con los criterios de inclusión (aleatorios o            controlados, clínicos, de por lo menos 2 años), los                  resultados fueron que no es concluyente la evidencia para                  el uso de sorbitol o xilitol en la goma de mascar. Tampoco se          observó un efecto preventivo por el agregado de fosfato cálcico           o fosfato dihidrato dicálcico

Básica la fucsina...   Debemos ser prudentes en el uso            de fucsina básica como revelador de tejido dentario cariado,              dicen Hino DM, et al (J Clin Pediatr Dent.2005 invierno;              29(2):143), cuando el niño tiene gran cantidad de restauraciones         del color de los dientes, sobre todo ionómeros vítreos              reforzados. Probados dos colorantes, la fucsina y otro                   fluorescente, con I.V., éste no mostró alteraciones significativas           del material.

VOLVER (a Índice)

 

                              mayo 2005

Con un barniz...   Que se aplique un barniz de fluoruro sólo sobre la lesión de caries o también en sus vecindades no hace mayor diferencia en cuanto al logro de remineralización, observada con ambas técnicas, dicen Castellano JB, Donly KJ. (Am J Dent. 2004 dic;17(6):462).

 

Con otra mano de barniz…   Castillo JL y Milgrom P. (JADA 2004 dic;135(12):1696) probaron dos técnicas de aplicación de barniz fluorado, o en una vez en el año o tres veces en una sola semana (Duraphat). Hallaron que la liberación de flúor era superior en este regimen y que el ritmo de liberación era más lento. Es decir, las tres veces en una sola semana producen una liberación mayor y más prolongada. Concluyen  que la aplicación de barniz fluorado en un período único puede ser tan eficaz como aplicaciones espaciadas en el año y que no depende de la constancia de los pacientes, sobre todo cuando son de alto riesgo de caries.

VOLVER (a Índice)

 

                   abril 2005

A la mancha venenosa…   Brailsford SR, et al (Caries Res. 2005 feb;39(1):78) investigaron en 177 niños de entre 6 y 7 años la relación entre la microflora, el estado de erupción y el de caries. Hallaron una proporción significativamente mayor de dientes sanos y libres de placa entre los totalmente erupcionados (TE) que en los de erupción parcial (EP). Los TE tenían proporción y cantidades mayores de Streptococcus mutans mientras que los de EP las tenían de Actinomyces israelii. Comprobaron asociaciones significativas entre las lesiones de mancha blanca en los EP y cantidades mayores de Streptococcus oralis, mutans y salivarius, mientras que asociaron los Actinomyces naeslundii a los sanos. Hallaron cantidades y proporciones significativamente mayores de S. oralis y S. salivarius en los EP con manchas blancas, mientras que estas lesiones incipientes de los TE estaban asociadas a S. mutans. De este estudio se desprendería que otros microorganismos que no son los estreptococos mutans están asociados a la generación de caries en dientes molares permanentes en erupción.¿O sí?…   La composición de la saliva tiene un efecto sobre la formación de caries radiculares independientemente del flujo salival de (SENE) saliva entera no estimulada… ¿o no? Bardow A, et al (Caries Res. 2005 feb;39(1):71) vieron si también había relación (¿o no?) con el progreso de la lesión, el nivel de higiene bucal y el contacto con flúor. Tras elaborados estudios concluyeron que en un grupo de sujetos con flujo de SENE normal, la composición de esa saliva era más importante en la generación de caries que la composición de la saliva estimulada. Más aún, las altas concentraciones de fosfatos, proteínas y amilasa de la SENE mostraron ser protectoras.  

VOLVER (a Índice)

 

                                     enero 2005

A 260 años de los escritos de los primeros maestros de la odontología, sus consejos bien merecen encabezar esta sección y complementar así lo narrado en “históricas.” 

Decía Robert Bunon (S. XVIII) que “antes de la erupción de los dientes, cuando la corona está aún por debajo de la encía y dentro de su alveolo que se produce la erosión” y que los niños que la padecen están predispuestos a las caries. “Es importante,” escribió, “examinar los dientes de las criaturas lo más tempranamente posible, para reconocer en ellos ese estado y detener la caries por medio de la emplomadura o de la lima.” Señaló, asimismo, el riesgo de contaminación de la caries: “Cuando los molares de leche están cariados por las partes laterales, pueden producir muchos problemas al comunicar sus caries a los dientes vecinos. ... Producen el mismo efecto sobre los dientes permanentes y la caries circula así, aunque no se la sienta o perciba hasta varios años después. Se pueden evitar este contagio y sus  consecuencias con la extracción de los dientes de leche cariados o limándolos según las exigencias del caso.” Tuvo plena conciencia del riesgo de la mortificación pulpar y aconsejó, en la medida en que fuera posible, conservar la integridad de la pulpa con recursos terapéuticos que se asemejan a las actuales ‘protecciones pulpares’, pues utilizó esencias de canela y de clavo de olor.

 

Un mero barniz...   De 302 artículos publicados de 1966 a agosto de 2003, 24 estudios clínicos, aleatorios y controlados en su comparación del barniz de flúor y placebo  fueron analizados por dos revisores. Su conclusión fue que la evidencia fue limitada, con la fracción prevenida del 30% promedio (de 0 a 69) y que no fue concluyente la evidencia para la dentición primaria. (Petersson LG, et al Acta Odontol Scand. 2004 jun;62(3):170)

Mucina y vacas...   Preocupados por las caries de las vacas. Meyer-Lueckel H, et al. (Caries Res. 2004 oct;38(5):478)estudiaron el efecto de combionar varios dentífricos fluorados con mucina sobre la remineralización. Sometieron 30 días a dientes (sin las vacas) a una solución remineralizante con mucina (2,7 g/l) comparando con una solución sin mucina. Los cepillaron (siempre sin las vacas) a pastas dentifrices con fluoruros sódico, estañoso/amínico y amínico. El resultado fue positivo para la mucina y sugirieron que se agregara mucina a los sustitutos salivales o enjuagatorios en casos (de personas) con hiposalivación.

Blanquean y gastan...   Turssi CP, et al (Caries Res. 2004 oct;38(5):473), en un estudio clínico bien pensado, concluyeron que los dentífricos blanqueadores, si bien no aumentan el desgaste del esmalte dentario erosionado por ácidos de gaseosas, tuvieron sí un efecto más deletéreo para la dentina que las pastas dentales corrientes.



Vivas, en todas partes...   No importa demasiado dónde tengas la placa, todas se parecen en su estructura vital tridimensional, dicen Arweiler NB, et al (Caries Res. 2004 oct;38(5):442) después de seguir su formación en 12 ubicaciones distintas por 48 horas. Pintando las bacterias recolectadas de verde las vivas y de rojo las muertas comprobaron que la proporción con vitalidad estaba entre 64,3% y 76,8% en el maxilar inferior y similar en el superior. Había diferencia de índice de vitalidad entre las distintas capas, pero no por ubicaciones.
 
 
Reduciendo recuentos...   Wicht MJ, et al (Caries Res. 2004 oct;38(5):436) tomaron diez cavidades y las cubrieron  con barniz (con clorhexidina 1% y timol 1% - Cervitec, o CE), con un un ungüento Ledermix –LE- con la hidrocortisona demeclociclina y con nada como control (CO). Como restauración internedia, usaron composite. Reabrieron a las 6 semanas y tomaron muestras de dentina para la observación de lacotbacilos y estreptos viables. Observaron en el grupo LE una reducción notable frente a los CO, pero no grandes diferencias con los CE, si bien fue más eficaz LE que CE en reducir el total de anaerobios de la dentina cariada.

 

El pH sigue igual...   Un solo colutorio con sulfato laurilsódico (SLS) o con triclosan redujo significativamente la cantidad de estreptococos mutans hasta 90 minutos después del enjuague. Tras probar estas dos combinaciones y también colutorios con NaF solo, con agregado de iones zinc o no, Giertsen E. (Caries Res. 2004 oct;38(5):430) halló que el pH de la placa no mostraba grandes diferencias entre enjuagatorios.
 Concluyó que el triclosan reforzaba la actividad inhitoria del desarrollo microbiano que tiene ek SLS contra los estreptococos in vitro, pero no in vivo, y que ni el agregado de triclosan ni de iones de zinc o copolímeros afectaba la formación de ácidos en la placa dental in vivo.enhanced the growth-inhibitory activity of SLS against oral streptococci in vitro but not against salivary mutans streptococci in vivo.
Neither triclosan incorporated into a mouthrinse containing SLS plus fluoride, nor the addition of zinc ions or copolymer affected acid formation by dental plaque in vivo

VOLVER (a Índice)

                                                   diciembre  2004 

Hacerse la película...   El Candida albicans se hace su biopelícula por una cantidad de factores no todo esclarecidos por la cantidad de investigaciones efectuadas. Jin Y,et al (Arch Oral Biol. 2004 oct;49(10):789) se propusieron investigar la participación de la saliva humana entera y de los azúcares, glucosa y galactosa de la dieta sobre la formación y la adhesión de esa biopelícula. Comparado con un medio con un suplemento de glucosa (100mM), el medio con galactosa (500 mM) generó constantemente niveles menores de formación y de adhesión del C. albicans, pero que se hace mayor después de 96 h. La presencia de una cubierta de saliva inmovilizada tuvo poco efecto sobre la formación y la adhesión, pero el agregado de saliva al medio de incubación afectó cuantitativamente la formación de la biopelícula, en especial los días 3 y 4,sin efecto sobre la adhesión.

Mutans permuta…   Nomura R, Nakano K y Ooshima T. (Arch Oral Biol. 2004 oct; 49(10): 783) investigaron la posibilidad de que la proteína C de unión al glucano del Streptococcus mutans (GbpC) pudiera estar asociada a una virulencia sistémica, pues una expresión débil de la Gbpc permuta los microorganismos en refractarios a la fagocitosis y produciría así una mayor supervivencia de las bacterias en el torrente sanguíneo. Coincidió en sus observaciones con incrementos significativos en ácido siálico sen suero y esplenomegalia, así como reducción del peso corporal.

 

¡Vaya conjunto!…   El análisis de conjuntos fue aplicado por Sanchez-Perez L, Acosta-Gio AE y Mendez-Ramirez I. (Arch Oral Biol. 2004 sep;49(9):719) el agrupamiento natural de 60 niños de entre 8 y 10 años para identificar el grupo más significativo de marcadores para la evaluación del riesgo de caries. Obtuvieron los conjuntos de riesgo de las mediciones iniciales clínicas y bacteriológicas que incluyeron cao + CAOS, caries activas, recuentos de estreptococos mutans y de lactobacilos en placa o saliva en dos medios y los resultados de la prueba de Snyder. La observación final la efectuaron a los 18 meses e identificaron un conjunto de riesgo que incluyó las siguientes variantes iniciales significativas: cao y CAOS, caries activas, recuentos de estreptos y lactobacilos en saliva, con la prueba de Snyder. Con esto identificaron al 86% de los niños con alto riesgo de enfermedad que la padecieron, así como al 94% de los de bajo riesgo que no la sufrieron.

Intenciones serias…   Chesters RK, et al, de Unilever, preocupados por el costo cada vez más creciente de efectuar pruebas clínicas de caries (PCC), lo que podría trabar la innovación con otros productos anticaries y, además, la industria requiere nuevos diseños de estudios menos costosos, más rápidos y más discriminatorios (J Dent Res. 2004;83 Spec No C:C122). Podría lograrse con mayor eficiencia en el diagnóstico, mejor manejo de los datos y modelado estadístico y con el uso de poblaciones de gran riesgo. Es esencial que esto sea sustentado por el principio básico de la validación de un diseño de PCC de que resultados y conclusiones no discrepen con las PCC “convencionales” previas. De tal modo, se aseguraría el mantenimiento de las normas de eficacia y seguridad. Por ejemplo, como varias PCC han dado evidencias convincentes de una dosis monotónica de respuesta a fluoruros hasta niveles de 2500 ppm de F, se podrían elegir dos productos que difieran sólo en el nivel de flúor. Obviamente, habrá de tomarse en cuenta el conocimiento actual del proceso de caries, en tanto se deje espacio para compatibilizar desarrollos futuros en cariología.

El color del cristal…   En la Escuela de Óptica de Orlando, Mujat C, y otros de este mundo mágico nuestro, averiguaron qué efectos tendría el secado de 14 lesiones cariosas naturales al estudiarlas con fluorescencia inducida luminosa y espectroscopía de longitud de paso óptica (Caries Res. 2004 oct;38(5):484). Concluyeron que (a)  los efectos de fluorescencia modificada son debidos principalmente a la pantalla que la lesión pone a la fluorescencia de la dentina y del límite amelodentinario; (b) la evaporación del agua en las lesiones se conforma a las leyes de la difusión sólo en las lesiones grandes con baja penetrabilidad de la capa superficial; (c) el proceso de evaporación es controlado por la capa superficial sólo para la penetrabilidad de superficies pequeñas

 

Mejor mejor (¿)…   En 15 años, el porcentaje de pequeños belgas sin caries aumentó  del 31,%% al 47,5%, el índice cao se redujo de 3,9 a 2,3 y los valores caos de 6,9 a 5,0. Las probabilidades de estar libres de caries fue 2,5 veces superior para los niños privilegiados. En fin, que es mejor pertenecer a situaciones económicas superiores y a la etnia debida (Carvalho JC, D'Hoore W, Van Nieuwenhuysen JP. Community Dent Oral Epidemiol. 2004 Aug;32(4):277).

No hay 3 sin 2 ni 1…    Shugars DA, et al (J Oral Maxillofac Surg. 2004 ag;62(8):973) se propusieron determinar cuál es el prevalecimiento de experiencia de caries oclusales, en lesiones y en restauraciones, en terceros molares asintomáticos erupcionados hasta el plano oclusal y si hay alguna relación con la experiencia de caries en otros molares de la misma boca y cuadrante. Un 28% de 303 pacientes tenían caries en el tercer molar. Los mayores de 25 años tenían más terceros afectados (39%) que los menores (11%). La frecuencia de los inferiores (24%) fue superior a la de los superiores (18%). Casi todos (95%) los que tenían experiencia de caries en los terceros también la tenían en los primeros y segundos, pero sólo un 36% con caries de primeros y segundos tenían también en los terceros.

 

Brevísima 1.    El riesgo de caries aumenta con los años, por varios factores (salivación, higiene, restauraciones, etc) Solveig Fure Gerodont 2004;21:130

 VOLVER (a Índice)

 

                                                    noviembre 2004

Laseriedad…   ¿Puede el DIAGNOdent ser útil por su fluorescencia láser para monitorear las caries oclusales longitudinalmente como parte de un control rutinario en una clínica dental pública? Anttonen V, Seppa L y Hausen H. (Community Dent Oral Epidemiol. 2004 ag;32(4):312) concluyeron que sí, tanto en molares primarios como en permanentes, tras aplicar el dispositivo en niños de 7-8 y 13.14 años.

Es un timolato muy cloro…   Wicht MJ, et al, trataron lesiones de caries mediante eliminación del esmalte afectado y debilitado y removieron la biomasa central, para tomar muestras de la dentina infectada en el piso de la cavidad (Caries Res. 2004 oct;38(5):436); cubrieron el fondo con barniz con clorhexidina al 1% y timol al 1% (Cervitec - CE) o con un ungüento con hidrocortisona y demeoclociclina  (Ledermix - CE) o con nada en los controles. Obturación intermedia: un compómero. A las 6 semanas reabrieron y nuevamente tomaron muestras y recuentos de estreptos y lactos. Ambas medicaciones dieron reducciones, pero ninguna eliminó por completo los microorganismos viables; fue mayor la eficacia del LE que la del CE para actuar contra los anaerobios presentes.
   

 VOLVER (a Índice)

                                                       octubre 2004

Consolador I…   El prestigioso Journal of Rheumatology, en agosto de este año, publicó un trabajo de N. Ahmed et al que a niños de con artritis idiopática juvenil les investigaron la presencia de caries, placa microbiana, inflamación gingival y disfunción de la ATM. Este último trastorno fue significativamente más frecuente en los niños afectados que en los sanos. Lo mismo en cuanto a la gingivitis. En cambio, es consolador que no hubiera diferencias en cuanto a caries, lo cual atribuyeron a que en los niños afectados es mucho mayor la atención preventiva dental y se utiliza medicación sin azúcar.

 

Consolador II…   Es consolador encontrarse con un trabajo de J. D. Featherstone , en nada menos que el Journal of Dental Research, de julio de este año, con una confirmación de las propias convicciones; por ejemplo, cuando afirma que el resultado final del proceso de caries está determinado por el equilibrio dinámico entre factores patológicos que conducen a la desmineralización y factores protectores que alientan la remineralización. El renombrado A incluye, entre los factores causales, las bacterias acidógenas, la inhibición de la función salival y la frecuencia de la ingestión de hidratos de carbono fermentables. Entre los favorables enumera el buen flujo salival, diversos componentes de la saliva, antimicrobianos (naturales e incorporados), flúor extrínseco y selección de los componentes de la dieta. En cualquier etapa del proceso puede intervenir algún factor, ya natural, ya un procedimiento o tratamiento efectuado. La caries dental abarca un continuo que va desde el primer nivel atómico de desmineralización, con la lesión inicial en esmalte o raíz, hasta la involucración dentinaria y, quizá, cavitación. El equilibrio dinámico entre desmineralización y remineralización determina el resultado; por ello, la enfermedad es reversible, siempre que sea desacubierta a tiempo. E. A. Kidd y O. Fejerskov, en la misma revista, se extienden sobre qué es la caries dental. Dicen que en la biopelícula (placa) de la superficie dentaria se producen fluctuaciones sustanciales del pH como fenómeno natural y ubicuo, en cualquier momento del día y de la noche. El efecto puede marcar los tejidos duros dentarios en un nivel químico y/o ultraestructural (subclínico). Si se produce una pérdida neta de minerales, con disolución de esos tejidos se puede llegar a una caries visible clínicamente. Es decir, el aspecto de la lesión puede variar desde la pérdida inicial de minerales, visible sólo en las capas más superficiales en un plano ultraestructural, hasta la destrucción dentaria total. La eliminación periódica de la placa, de preferencia dentífrico con flúor, demora y aun detiene el progreso de la lesión, en cualquier etapa, pues la placa es lo que conduce el proceso patológico. Las lesiones activas del esmalte incluyen la erosión de la superficie y la porosidad subsuperficial. Las lesiones inactivas o detenidas muestran la superficie afectada, sin recuperación de los minerales subsuperficiales; rara vez se alcanza una verdadera remineralización subsuperficial; la zona superficial actúa como una barrera para la difusión. Por su parte, la dentina reacciona con esclerosis tubular y dentina reactiva.

 

¿Capa de ozono?...   Holmes (J., no Sherlock) se propuso una investigación en un grupo de 89 ancianos para averiguar cuáles de sus dientes con caries radicular primaria, correosa, sin cavidad, (CRP) remineralizaban mejor, o los tratados con un sistema de entrega de ozono y remineralizantes, o con éstos y aire. Las CRP elegidas pueden ser remineralizadas mediante ozono y productos remineralizantes, en una buena alternativa frente a torno y restauración (Gerodontology 2003 dic;20(2):106), sin que se observen efectos adversos. A los 6 meses, un 8% ozonizado se mantenía correoso, mientras que un 82% se había endurecido (remineralizado), frente a resultados contrarios  y empeoramientos en los controles.

 

 VOLVER (a Índice)

 

                            septiembre 2004

¡Caries gratis!!...Mejare I,  Stenlund H et al. (Caries Res 2004; 38: 130) siguieron a 536 niños suecos de 11-13 años (en Suecia a los pacientes de menos de 20 se los atiende gratuitamente), nacidos en 1972-3, hasta que 364 cumplieron 21-22 años y 250 aceptaron ser reexaminados a los 26-7. En este lapso, el índice medio proximal DFS aumentó de 0,5 a 5,0 y el oclusal de 3,0 a 5,1. La incidencia total de caries de esmalte y se redujo en ese período. La incidencia de progreso de esmalte a dentina fue de 4,7 LN/100 y también se redujo.  fue de 4 lesiones nuevas cada 100 superficies-años (LN/100). Loa AA concluyeron que disminuían la incidencia de caries nuevas y el ritmo de progreso de la lesión de la adolescencia a la adultez joven, probablemente beneficiados los pacientes por el abordaje limitado a las restauraciones proximales, pues eran pocas de esas reparaciones que estaban presentes; y muy pocas lesiones se extendían hasta la mitad interior de la dentina.

 

No para tus ojos…   Ando M, et al (Caries Res. 2004 ag;38(4):350) concluyeron de su estudio que la fluorescencia láser infrarroja y la fluorescencia lumínica pueden mejorar la capacidad de diagnosticar precozmente las caries secundarias en torno de las restauraciones de amalgama de Clase II.
   

 VOLVER (a Indice)

 

                                                agosto 2004

 

Con luz es mejor...   George Stookey sigue firme en Indiana, en muy largos años de investigación. Esta vez (Caries Res. 2004 ag;38(4):350), con sus colaboradores,  se propuso averiguar la mayor o menor aptitud de distintas técnicas para establecer la presencia de caries secundaria adyacente a restauraciones de amalgama de Clase II.
Usaron fluorescencia inducida por lus (FIL) y fluorescencia por láser infrarrojo (FLI) y anotaron la presencia de desmineralización (D), brchas (B) y cambos de color (C). La determinación se efectuó con microscopía de escaneo láser confocal (MELC). La mayor sensibilidad fue la lograda con FLI y FLI que por inspección visual de D o B

La fruta del pecado…   Las frutas crudas, enteras o procesadas, son rápidamente despejadas de la boca y la microflora bucal actúa sobre los azúcares que contienen ambas formas con igual eficiencia para fermentarlos y generar ácidos, ¿o no? Beighton D y otros (Caries Res. 2004 ag;38(4):341) lo dudaron y pusieron grupos de 7 a 9 adultos a masticar 10 g de frutas crudas (manzana, banana, naranja, pera y ananá), en ambas formas, por 1 min. Tomaron muestras de saliva no estimulada durante los siguientes 60 min.  Determinaron las concentración de los azúcares frutales (glucosa, fructosa y sacarosa), de los ácidos frutales (maleico y cítrico) y de los ácidos generados por la fermentación bacteriana (acético, láctico, fórmico y succínico). Hallaron que los azúcares de las frutas eran despejados dentro de los 5 min; que los ácidos más producidos (láctico y succínico) alcanzaban las concentraciones máximas a los 5 min;  que no había diferencias significativas, para cada fruta, por la forma física, y concluyeron que las frutas pueden ser consumidas sin preocuparse por su potencial acidógeno.  

Regenerada...   Comenta el griego Tziafas D. (Caries Res. 2004 jun;38(3):314) que el objetivo final de una intención regeneradora de la pulpa es reconstituir el continuum normal de tejidos en el límite pulpodentinario, por regulación de procesos de dentinogénesis terciaria. Ésta sería señalada en dientes maduros por la presencia de una red de moléculas de la matriz extracelular y factores de crecimiento. La aplicación de esos componentges y factores en las cavidades dentinarias profundas estimularía la regulación de la actividad biosintética de los odontoblastos primarios (formación de dentina reactiva). Los estudios de protecciones pulpares con un espectro amplio de agentes biológicos, incluidos los recién mencionados, mostraron la formación de osteodentina y/o dentinogénesis terciaria (formación de dentina reparativa).

 

Mejor no tan limpita…    La actividad metabólica de esa biopelícula de la superficie dentaria que llamamos placa microbiana es la fuerza impulsora detrás de cualquier pérdida de mineral del diente o de la superficie cavitaria. Los síntomas del proceso, o lesión, reflejan esa actividad y pueden ser modificados mediante la alteración de la biopelícula, siendo lo más cómodo su barrido por el cepillado con una pasta fluorada. El papel atribuido a la operatoria dental en el manejo de las cavidades es restaurar la integridad de la superficie dentaria para que el paciente pueda limpiarla. Podría ser irrelevante preguntarse cuán limpia debe estar una cavidad antes de restaurarla; pues son escasas las evidencias de que se deba eliminar la dentina infectada antes de sellar el diente. No parece que dejar elimina infectada dé por resultado el progreso de la lesión, pulpitis o necrosis. Ahora bien, como algunas bacterias sobreviven, ¿cuál es su destino si no son dañosas y por qué? ( Kidd EA. Caries Res. 2004 jun;38(3):314).
 

 

¿Te gusta el chocolate?...   Matsumoto M, et al (Eur J Oral Sci. 2004 Jun;112(3):249) -sobre la base de que ya se ha demostrado que el extracto de cáscara de semilla de cacao (CSC) posee actividad antibacteriana y antiglucosiltransferasa merced a sus ácidos grasos no saturados y a sus polímeros epicatequínicos, respectivamente- examinaron in vivo e in vitro la acción anticaries. Observaron que el CSC inhibe la adhesión del S. mutans MT8148 a la hidroxiapatita recubierta por saliva y también reduce la acumulación de placa dental artificial por parte del S. mutans MT8148 sobre un alambre de ortodoncia. Asimismo, se redujo significativamente la cantidad de esos gérmenes cuando a la placa de 21 niños se la expuso al CSC, 1 h, a 37C. In vivo, 28 voluntarios, de entre 19 y 29 se enjuagaron la boca con CSC, antes y después de cada comida, y antes de dormir, durante 4 d, sin otra clase de higiene. Observaron reducción del recuento de S. mutans al comparar con el uso del etanol 1% solvente utilizado. Se confirma la acción antiplaca.  

 VOLVER (a Indice)

 

                                        julio 2004

Dando el dulce…   Resumieron Ruottinen S, et al (Caries Res. 2004 abr;38(2):142) que una ingesta de azúcar elevada persistente incrementa el riesgo de caries dental en los niños. Pese a que la salud dental infantil ha mejorado en los países occidentales sin una reducción concurrente del consumo de azúcar. Tras seguir niños del percentil más elevado (33) y de los más bajos (33) en consumo de azúcar, desde la primera infancia hasta los 10 años. Los índices de caries, ausentes y obturados fue constantemente mayor en los del primer grupo
 

A morderse las uñas…   Las uñas de las manos y de los pies pueden ser marcadores biológicos útiles de la exposición al F de dentífricos fluorados en niños de 2 a 3 años. Correa Rodrigues MH, de Magalhaes Bastos JR, Rabelo Buzalaf MA. (Caries Res. 2004 Mar-Apr;38(2):109) les recortaron las uñas cada 2 semanas durante el período experimental (en el que usaron e interrumpieron y renovaron el cepillado fluorado) y las analizaron. No hallaron diferencias entre las manos y los pies (en las uñas, claro), pero a las 16 semanas de haber iniciado el uso del dentífrico fluorado encontraron picos de concentración, lo cual las convierte en marcadores biológicos útiles.

VOLVER (a Indice) 

                                                         diciembre 2003

                                                 

                                                      ¿Qué hubo en el 2002?

El Comité de Investigación Científica de la Academia Americana de Odontología Restauradora (Edward P. Allen, Stephen C. Bayne, Alan H. Brodine, Robert J. Cronin (h), Terence E. Donovan, John C. Kois y James B. Summitt) recopiló una selección de artículos publicados en el 2002 (el 2002, así) y, sobre esa base, se ofrece una condensación que abarca campos fundamentales de nuestra actividad.

 

Caries y pulpa  

En la revista Nutrition Review (p. 97), se hizo una revisión de los efectos del queso y de otros productos lácteos sobre las caries. Pese a que la leche y otras bebidas azucaradas producen caries irrestricta en los bebés que se duermen con la mamadera que los contiene, no ocurre lo mismo en niños y adultos. Resultaría que los productos lácteos reducirían la acción cariogénica de otros alimentos. Está por ser indagado el mecanismo que genera esta acción preventiva o remineralizante.

El xilitol se mantiene en su puesto como preventivo de caries. En un trabajo (Caries Res p. 36) se demostró la mayor eficacia de un dentífrico (Colgate) cuando tenía agregado un 10% de xilitol, con reducción del recuento de S. mutans en saliva y placa.

Los sujetos con riesgo elevado de caries pueden ser beneficiados con medidas intensivas de prevención que no son imprescindibles en los de bajo riesgo (Com D O Epidem, p. 143). El refuerzo consistió en barniz fluorado 2 veces por año y barniz con clorhexidina 4 veces por año. A los 3 años, las caries y restauraciones eran menos aun que en los de prevención rutinaria.

La aplicación única de una solución altamente concentrada de flúor, en un estudio bien diseñado (J D Res, p. 329), produjo una cantidad de flúor estructuralmente integrado mayor que en los placebos. El aumento era continuo después de la aplicación y hubo incremento de la remineralización. Otra observación fue que e; efecto fue mayor en sujetos con flujo salival estimulado, lo cual demuestra la importancia de la saliva en la remineralización.

En otro estudio (Caries Res, p. 270), se utilizó un dentífrico fluorado (DF) con 1450 ppm, dos veces por día, dos minutos. Se observó que el progreso de las caries (artificiales y sobre especímenes agregados a las bocas) era 44% menor en tamaño, mientras que en grupo comparativo que, además, recibió un gel fluorado (12.500 ppm), 4 minutos, una vez por día (DFG) la reducción fue del 54%. La profundidad de la lesión en los DF se redujo 25%, en los DFG, 35%. El uso incrementado de flúor y las mayores concentraciones de este elemento apoya la remineralización. Esta aplicación, personal o profesional, fue confirmada en otro estudio (Cochrane D S Rev) como preventiva de caries.

Otro estudio demostró que la dentina radicular puede ser remineralizada in vitro mediante inmersión en soluciones fluoradas. La reparación de las lesiones en 20 semanas alcanzó el 50-85%, con mayor depósito de mineral en la capa superficial:, y mayor a mayor concentración de flúor en la solución remineralizante. Esto alentaría el tratamiento no quirúrgico de las caries radiculares superficiales.

La detección de caries también experimenta progresos. Caries incipientes fueron observadas a simple vista y con lupas de x 3,25 y fue posible detectar más con el aumento, pero aun así quedaban caries sin diagnosticar. De todas maneras, el trabajo (Quint Int, p. 13) aliente el empleo de aumento en el diagnóstico.

Cómo influyen los sellados sobre restauraciones y la salud pulpar. La presencia de inflamación pulpar ha sido fuertemente vinculada a la penetración de bacterias o de sus productos. Si se pudiera sellar la interfase entre los materiales de restauración y las paredes cavitarias, se la evitaría. En un estudio en monos ((D Mat, p. 470), la inflamación pulpar observada microscópicamente de 279 restauraciones fue considerada nula, leve, moderada o severa tras haber probado con varios materiales, clasificados desde 100% eficaces hasta 0%: ionómero reforzado (100%); amalgama adherida, 88%; OZE, 86%; resina compuesta, 80%; gutapercha, 64%; hidróxido de calcio, 58%; compómero, 42%; silicato, 36% y fosfato de zinc, 0%. Las diferencias fueron significativas.

Se realizaron 120 restauraciones de Clase II, con sellado de Copalite, de All-Bond 2 y de fluoruro de sodio neutro (Op D, p. 319). Todos los dientes, a los 3 años, tenían vitalidad, no se habían fracturado, ni tenían caries secundaria, pigmentaciones o sensibilidad. Por lo tanto, la elección no influye sobre el resultado clínico. 

Thomas J. Hilton (J Esth Dent 2003, p. 140) dice que es importante diferenciar sellador, forro y base cavitarios. El sellador (sealer) es aplicado a la pared cavitaria para bloquear la filtración en la interfase material-dentina (como acabamos de describir). En verdad, el término sellador implicaría una ausencia total de filtración, lo que no ocurre ni aun con los adhesivos, sobre todo cuando los márgenes están en dentina. El forro (liner) es una capa de cemento o resina de espesor mínimo (>= 0,5 mm)que actúa como barrera para las bacterias y tiene un efecto terapéutico, antimicrobiano o anodino pulpar, y se coloca en un punto reducido cercano a la pulpa. Puede ser un I. V. reforzado, que en los márgenes dentinarios cervicales (Cl II) sella bien sin comprometer la restauración. La base (base) repone dentina para una reconstrucción y rellena retenciones en las paredes para restauraciones indirectas.

VOLVER (a Indice) 

 

                                                   octubre 2003

                             

No todos son pegajosos...   Unos colegas argentinos (Ahumada Mdel C, et al  J Oral Sci. 2003 Mar;45(1):1), tomaron como base que, aun cuando está demostrada la asociación del S. mutans con las caries, 1os lactobacilos siguen siendo considerados un factor de predisposición, gérmenes que se adhieren a los tejidos bucales, buscaron entonces una diferencia o asociación estadística que relacionara el estado de salud bucal con las características de superficie de los lactobacilos. Clasificaron pacientes en libre de caries y con caries activa. (LC y CA) y consideraron sus hábitos de nutrición y de higiene, que eran similares. El número de lactobacilos eran congruentemente menor en la saliva de los sujetos con buena salud bucal. Algunas especies de lactobacilos no pudieron ser asociadas a áreas específicas de la boca; otra, sí. Los lactobacilos de los CA mostraron mayor capacidad para adherirse a sustancias hidrofóbicas, poseían una propiedad de aglutinación de sales mayor y mostraban una producción menor de sustancias inhibitorias. Los de LC eran más capaces de inhibir los microorganismos bucales potencialmente patógenos. Se comprueba que las diferencias preliminares entre los lactobacilos de los CF y CA existen. Se requiere mejor demostración de los mecanismos de adhesión específicos e inespecíficos.

VOLVER (a Indice) 

 

                                                junio 2003

 

Sellos que matan...   Sería interesante que los selladores mataran además las bacterias. Probada la capacidad antibacteriana de Helioseal F (H), Ultraseal XT (U), Conseal (C) y Dyract Seal y Ultraseal XT (D) se demostró  que (D) tienen la acción criminal más poderosa (¡pobres estreptos!). Este compómero (Dyract Seal) mostró la actividad antibacteriana más potente y prolongada  (Matalon S,  et al Pediatr Dent 2003 feb;25(1):43)

VOLVER (a Indice)

                                          marzo 2003

 

No por mucho madrugar...   El tratamiento temprano de las lesiones de caries cuestionables podría no dar por resultado la conservación de los tejidos dentarios, pues Hamilton et al no encontraron diferencias significativas con los tratados habitualmente (JADA 2002;133:1643).

Enanísimos...   Han aparecido resinas compuestas, o composites, cuya novedad es que poseen nanorrelleno compuesto por partículas de 5 a 100 nanómetros esferoidales. Las primeras experiencias indicarían que son útiles para restauraciones posteriores y anteriores, fáciles de esculpir sin que se deformen, con buena variedad de colores y opacos, elevado y fácil pulido. Marcas: Filtek Supreme, 3M Espe, y Simile, Pentron (CRA, en. 2003).

 

                                                      noviembre 2002

Xí al xilitol    Sí, los niños que mascaron goma endulzada exclusivamente con xilitol redujeron su recuento de S mutans y prevendrían así las caries (Autio JT  ASDC J Dent Child  2002 abr;69(1):86

 

   VOLVER