septiembre 2012

Humor de sillón

                                                                 

Tostadas para el té de los sobrevivientes

 

¿Me puedo sentar? ¿Es seguro?, preguntó el paciente antes de ubicarse en el sillón dental. Como también dijo, con humor de patíbulo, el condenado a la silla eléctrica a punto de ser ejecutado.

Un paciente puede defenderse con humor tenebroso; pero no está muy bien visto en sociedad que lo ejerza el odontólogo. No es lo mismo padecer la situación que provocarla.  El ahorcado, sí; el “verdugo,” no.

Este humor negro florece aun de cara a la muerte, en respuesta a una situación sin restos de esperanza, estresante, traumática o fatal en  que se percibe la muerte como inminente e inevitable.

Tomás Moro, a punto de subir al cadalso, le habría dicho al verdugo: "Le ruego, señor, que me ayude a subir con cuidado; para el descenso, me las arreglaré prontamente."

Stephen King (The Tommyknockers) cuenta que, a un hombre que está por ser fusilado, el oficial al mando le ofrece un cigarrillo, y le contesta el condenado: "No gracias, estoy tratando de dejarlo."

Esto que sucede cada tanto en el consultorio es humor de patíbulo, humor negro, al que Sigmund Freud en Der Humor (1927) le puso esta teoría: "El ego rehúsa el estrés de la   realidad, verse compelido a sufrir. Insiste en no ser afectado por los traumas del mundo exterior; de hecho, encuentra una ocasión para obtener placer."

Sería el placer de librarse de algo, como Oscar Wilde  en su lecho de muerte, al decir: "Este empapelado y yo estamos peleando un duelo a muerte… Uno de los dos deberá dejar la escena."

Buscan el placer de la risa patibularia las sociedades sojuzgadas que no pueden expresar su descontento, como ocurrió en la Argentina con la excelente revista Humor, que brilló bajo la opresión y después se apagó. El humor negro aporta una salida para temas que no es seguro tratar en público.

Los pacientes que (lamentablemente) no desean publicar  sus temores descargan la tensión que les provoca la necesidad de ver al dentista, de donde salen: Ah, la silla eléctrica; ¿tiene lista la tortura?; bueno, el verdugo espera, etc.

Lo mejor es no “engancharse” en la provocación, seguir como si nada, no entrar en el juego ni discutirlo. El buen samaritano sabe que su vocación es noble, no sádica. Sería inteligente y muy útil que las organizaciones profesionales publicitaran que el dolor ha sido superado por la ciencia, en vez de promover implantes, insignia del fracaso preventivo.

Los marinos del Sheffield, hundido durante la guerra en 1982, cantaron allí la canción "Always Look on the Bright Side of Life" (Mira siempre el lado brillante de la vida). Famoso ejemplo de humor bien de patíbulo del filme de los Monty Python, Vida de Brian.*

Peor que un paciente quejoso es un paciente invisible. Peor que soportarlo es no verlo. Aprende a sonreír y a calmar ansiedades.

¡ Mira siempre el lado brillante de la vida...!

                                                                                                                                                                                                                                                                                      Horacio Martínez

* Sentenciado Brian a la crucifixión, un fulano de una cruz vecina (Eric Idle) procura animarlo cantándole la canción "Always Look on the Bright Side of Life." Le hacen coro 140 crucificados y “bailan,”como pueden.

 

Zuppa inglesa (traducida y más sabrosa que las  impertinentes filosofías)

 

Cosas hay en la vida que son malas

Que bien te pueden trastornar

Otras son para maldecir y jurar

Si estás mordiendo los huesos de la vida

No gruñas. silba

Que eso ayuda a las cosas a mejorar

 

Y… mira siempre el lado brillante de la vida

Mira siempre el lado brillante de la vida...

 

Si la vida te parece muy podrida

Hay algo que se te olvida:

Reír y sonreír y bailar y cantar

Cuando te sientas en la inmundicia

No seas tonto, chico,

Junta tus labios y silba – ahí está la cosa.

 

Y… mira siempre el lado brillante de la vida

Mira siempre el lado brillante de la vida...

 

Pues la vida es muy absurda

Y la muerte tiene la última palabra

a Haz siempre una reverencial bajar el telón

Olvida tus faltas – regala al auditorio una sonrisa

Disfruta- total, es tu última chance.

 

Así que mira siempre el lado brillante de la vida

Juso antes de tu último suspiro

 

La vida es una mierda

Si te ponés a verla

La vida es una risa y la muerte un chiste, es cierto.

Viendo que todo es un show

Sigue riéndote hasta el adiós

Recuerda que así reirás últimor

 

Y… mira siempre el lado brillante de la vida

Mira siempre el lado brillante de la vida...

 (¡Vamos, arriba ese ánimo!)

Mira siempre el lado brillante de la vida

Siempre el lado brillante de la vida

(Peores cosas pasan en el mar.)

Mira siempre el lado brillante de la vida...

 (Pensalo - ¿qué puedes perder?)

(Es sabido, venimos de la nada – volvemos a la nada.

¿Qué puedes perder?¡Nada!)

Mira siempre el buen lado de la vida (Eric Idle)

                                         VOLVER