Perdiendo  la vida

“El significado de la vida no es nada muy especial realmente. Procuren ser  y sean buenos con la gente, no coman grasas, lean un buen libro cada tanto, y procuren vivir y vivan juntos en paz y armonía con la gente de todos los credos y naciones” Monty Python: The meaning of life

 

Colega, ¿no estaremos quizá perdiendo la vida?

Al caminar sobre las hojas muertas, en el apacible silencio de las tardes grises, memorias y deseos pueden mezclarse en un  intento de encontrarle un significado a la vida,* un sentido a nuestra vida para que sea algo más que una pobre actuación que pasa sin pena ni gloria por la escena de la vida cotidiana y desaparece para siempre, para siempre. Abril no tiene por qué ser el mes más cruel, aunque nos encuentre a mitad de camino hacia el invierno, aunque no nacen lilas de la tierra que se prepara para dormir hasta las lluvias de la primavera. Pero...

Si no le damos un significado a la vida, colega, ¿no estaremos quizá perdiéndola?

¿Qué es darle un significado a la vida? En enero, Wesley Autrey, un obrero afroamericano de la construcción, arriesgó su vida arrojándose a las vías del subterráneo para salvar a un joven caído en ellas por un ataque de epilepsia. “Cuando los periódicos o la gente por la calle se refieren a él como un héroe, se encoge de hombros y dice que él no hizo otra cosa que lo que tenía que hacer.” ¡Le dio un significado a su vida! ¿Eso hacemos día a día en el consultorio? ¿Procuramos ser buenos con la gente y vivimos juntos en paz y armonía con todos los credos y naciones? ¿O estas intenciones no pasan de ser una humorada de los superlativos Monty Python?

Encontrarle un significado a la vida, aprender a vivir, no es fácil (toma toda la vida). O es tan simple como tratar de ser feliz. Pero no a ciegas y al azar. Cabría preguntarse, además, si se puede ser feliz en medio de la infelicidad de los demás, comer en el banquete de la vida mientras los hambrientos miran, desde afuera.

Con respecto de las respuestas egoístas, desde el existencialismo puedo elegir rechazarlas, o no, y tomar partido. Si la vida es absurda, cada uno debe establecer sus propios valores y, para escapar a la desesperanza, comprometerse con algo, pese a que así resulte más vulnerable (Kierkegaard). Como escapatoria al impulso absurdo, irracional y sin sentido de la vida, Schopenhauer elige la simpatía por el semejante, la contemplación estética y el ascetismo.

Contra las respuestas egoístas de una cultura popular basada en la codicia y la superficialidad, el profesor Morrie Schwartz alienta – aun víctima de una enfermedad terminal --  basarse en el amor, la aceptación y la bondad, con una cultura inversa que sostenga otros valores éticos (Mitch Albom: “Tuesdays with Morrie”).

“Sumar años,” dice el profesor, “no es decadencia: es crecimiento. Es más que lo negativo de ir a la muerte, es lo positivo de comprender que uno va a morir y vivir una vida mejor por ello,” un camino con plena conciencia de nuestra mortalidad, un ascenso etapa por etapa hacia la plena realización, comenta Abraham Maslow, alejándose de la superficialidad egoísta.** Sri Sri Ravi Shankar, un maestro de la India que predica el amor como filosofía de vida y conocerse a sí mismo para lograr la felicidad, dice: El hecho de que esta cuestión haya surgido en su mente lo hace afortunado. Muchas personas sólo viven la vida sin preguntarse cuál es el propósito de la vida. La pregunta misma es la herramienta, el vehículo para profundizar en la vida,,,

La pregunta-herramienta de la ciencia es la naturaleza de la vida – desde Copérnico o Descartes hasta Einstein o Heisenberg – a la que ella casi nos limita a una perpetuación de genes.. Esto toma color de hematoma con los golpes sufridos por nuestro orgullo cuando Galileo nos despidió del centro del universo, o Darwin nos acogió como descendientes de los monos o los genetistas según quienes estamos provistos de los mismos elementos de las bacterias originarias. El científico, al preguntarse por la vida, qué hace y qué mecanismos hay tras ella, no busca un significado, lo cual deja a los psicólogos por subjetivo y emocional, o a las ciencias sociales que inquieren qué tiene de valioso la vida, cuál es el propósito.

Para los humanistas, si el propósito biológico es reproducirse, el propósito humano lo determina el hombre, con valores éticos derivados de las necesidades e intereses según las vivencias de cada uno. Los que descartan la existencia de Dios, o se quedan sin significados, o lo encuentran en sí mismos y no necesitan agregarle otro. Con eso, lo más significativo en la vida es el propio ser humano, o la especie y su medio ambiente, en unión inextricable con el bienestar de la humanidad íntegra, como animales sociales que somos.

El nihilista, que niega todo y sostiene que nada tiene valor, el origen último de cualquier significado está en el individuo, no en ningún fundamento racional ni en la cultura. Como que los sucesos en la vida de uno pueden tener significación, pero la vida en sí no. Sólo lo tiene lo verificable, mediante la experimentación, como las teorías científicas, o por la evidencia de que algo es cierto o falso. Ni ética ni estética serían en sí significativas, para los positivistas lógicos y Wittgenstein..

Desde lo práctico, es decir, pragmáticamente hablando, tendríamos que limitarnos a comprender qué es útil en la vida, qué hace que uno la valore, y el significado reside en los propósitos de uso que sólo la experiencia revela.

Desde el ser religioso, las personas que creen en un Dios concuerdan en que viven y actúan y tienen razón de ser por Dios, quien da sentido a sus vidas y provee el propósito en la relación con la divinidad. La decisión de creer esto es el “salto de la fe”, que conduce a hallar un sentido a la vida en la fe, y el fin principal del hombre es glorificar a Dios y gozar de Él para toda la eternidad. De la relación con Dios surge otro propósito: “Sé fructífero, multiplícate, puebla la tierra y sométela.” - Genesis 1:28.

Sin más comentarios religiosos o filosóficos, estimado colega, elija alguno de los 50 significados, y seguramente habrá uno que le caiga que ni pintado. A mí me cae bien la Regla de oro o ética de la reciprocidad, principio moral fundamental de la mayoría de las religiones, es decir, “tratar a los demás como uno quisiera que lo trataran” “Haz a los demás como quisieras que te hicieren” – Jesús “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” - Marcos 12:28-31).  “Ama a tu prójimo” - Levítico. “No hagas a los demás lo que no quisieras que te hagan a ti.” .Mahabharata. “Lo que no deseas para ti, no lo desees para los otros” – Confucio.   “No lastimes a nadie para que no te lastimen a ti “– Mahoma, El sermón del Adiós  (# 24).

El abril de nuestras vidas no tiene por qué ser el mes más cruel, aun cuando nos encuentre a comienzos del camino hacia el invierno de nuestra existencia. No nacen lilas siempre del paso por una tierra que se prepara para florecer con las lluvias de la primavera, renovada la oportunidad; pero al caminar sobre las hojas muertas, en el apacible silencio de las tardes grises, memorias y deseos han de mezclarse en un  intento de encontrarle un significado a la vida, un sentido para que sea algo más que una pobre actuación que pasa sin pena ni gloria por la escena de la existencia y desaparece para siempre, para siempre.

                                          Dr. Horacio Martínez

*Sorpréndase. Lea cuántos significados le han encontrado a la vida o a su propósito. ¿Será que todavía no hallaron EL significado de la vida?

1.    Vivir, estudiar, trabajar y morir

2.    Vivir cada día como si fuera el último y hacer lo mejor posible lo que a uno le toque

3.    Acumular riquezas y elevar el estatus social

4.    Sobrevivir uno y su familia, clan o nación y reproducirse

5.    Aportar al progreso de la humanidad

6.    Competir o cooperar con los demás

7.    O destruir a los demás, o practicar la no violencia y la no resistencia

8.    Alcanzar y ejercer el poder

9.    Dejar un legado, como una obra de arte o un libro o un aporte a la ciencia

10.  Vivir

11.  Vivir en santidad

12.  Vivir preparándose para la muerte

13.  Vivir para un sueño o un destino

14.   Vivir en libertad física, mental o financiera

15.   Vivir para el placer o la celebración de la vida

16.   Sobrevivir y quizá alcanzar la inmortalidad

17.   Encontrar algo en que creer

18.   Pensar y abrir las mentes

19.   No cuestionarse nada, o cuestionarlo todo

20.   Ampliar y explorar la percepción del mundo

21.   Aprender de los errores propios y ajenos

22.   Buscar la verdad, el conocimiento, la sabiduría

23.   Compartir con los demás

24.   Seguir la Regla de oro

25.   Amar y ser amado

26.   Vivir sin dañarse a sí mismo ni a su circunstancia

27.   Luchar por la justicia y la libertad

28.   Servir a los demás, realizar buenas obras

29.   Alcanzar la iluminación y la paz interior

30.   Ser como Dios

31.   Lograr la justicia y el premio merecido

32.  Ser un nexo entre el cielo y el infierno

33.   Alcanzar el cielo después de la muerte

34.   Vivir sin temor, aprendiendo a gozar la vida como es

35.   Comprender y seguir la palabra de Dios

36.   Honrar, servir y unirse a Dios

37.   Hallarse a uno mismo

38.  Hallar el amor, reír, y disfrutar el transcurso del tiempo

39.   Realizarse

40.   Hallar una razón para vivir que eleve la calidad de vida

41.   Rechazar el conformismo

42.   Conectarse y alcanzar la unidad con los demás

43.   Procurar la belleza

44.  Hallar el “significado de la vida”

45.   Conocerse a sí mismo

46.   Aceptar la validez de todos los significados

47.   Desprenderse de los problemas de la vida en busca de una última vida mejor

48.  Dejar que la naturaleza siga su curso, que el tiempo pase, que se cumpla un ciclo

49.   Aceptar que no existe ningún propósito o sentido (nihilismo), que esta vida puede no existir o ser una ilusión o un sueño de un dios

50.   Alguna combinación de lo antedicho

**La jerarquía de necesidades de Maslow o Pirámide de Maslow es una teoría sobre la motivación humana, una jerarquía de nuestras necesidades, que cuando las básicas son satisfechas, los hombres desarrollamos además carencias y deseos más altos y ascendemos en procura de satisfacerlas.

Maslow estableció 5 niveles que han sido actualizados en 8, que enumero desde la base piramidal hacia arriba:

1. Necesidades biológicas y fisiológicas - aire, comida, agua, refugio, calor, sexo, sueño, etc.

2. Necesidades de seguridad - protección de los elementos, seguridad, orden, leyes, límites, estabilidad, etc.

3. Necesidades de pertenencia y de amor – trabajo en grupo, familia, afectos, relaciones, etc.

4. Necesidades de estima - autoestima, logro, maestría, independencia, estatus, dominio, prestigio, etc.

5. Necesidades cognitivas - conocimiento, significación, etc.

6. Necesidades estéticas - apreciación y búsqueda de la belleza, la forma, el equilibrio, etc.

7. Necesidades de realización – realizar el potencial personal, lograrse, búsqueda del desarrollo personal yde experiencias máximas

8. Necesidades de transcendencia - ayudar a los demás a alcanzar la realización.

Para llegar a la culminación, se requiere agudo sentido de la realidad, conciencia de las situaciones reales y juicio objetivo, no subjetivo. El hombre ha de ver los problemas como desafíos a los que debe encontrar soluciones, en vez de quedarse en quejas o excusas. No debe sentirse mal en soledad, como tampoco ser susceptible a las presiones sociales, siendo independiente y nada conformista. Para esto debe confiar en su propia experiencia y juicio, sin depender de la cultura ni del medio para formar sus opiniones y tener sus puntos de vista. Mal se logra nada sin sentimiento social, sin sentido de humanidad: a los demás hay que aceptarlos como son, sin tratar de cambiarlos. Así se es democrático, justo y no discriminador, con pocos amigos reales y no muchos conocidos superficiales. Una persona así sabe reírse de sí misma y de la condición humana, más que de los demás. Como interesado por todo, aun lo más simple, puede aun ser original, inventivo y creativo, en búsqueda de experiencias supremas que dejen una marca para siempre.

 

                                 volver al indice                         

                                                   VOLVER