La paradoja hidrostática de la controversia

            o

Los poco lúdicos ludditas

 

La hidrostática nos enseña que si tenemos vasos comunicantes, uno de ellos muy grande y el otro ínfimo, el nivel del agua que contengan será el mismo en ambos. La controversia iguala de la misma manera al sabio, rico en inteligencia y conocimientos, con el necio. Y los necios lo saben. Más o menos así lo expresa Oliver Wendell Holmes (Autocrat of the Breakfast Table). Tampoco lo ignoran los sabios, pero ¡qué necios se pueden ver cuando se dejan atrapar por los ignaros que los provocan!

Seamos prudentes este mes y dejemos que hable un editorialista invitado, en versión parafraseada de su mensaje del 2 de diciembre de 1974, en el ADA News, titulado En elogio de los directores en ejercicio de la profesión.

Los directores de revistas odontológicas son la gente más dedicada que conozco. Su trabajo debe de ser por cierto fruto del amor, pues es lo único que ganarán. Se les concederá poco crédito y recibirán montones de andanadas. Sus posibles lapsus periodísticos serán criticados gozosamente o con resentimiento y rara vez leídos con tolerancia. Y los frutos deberán ser excepcionales para que puedan cosechar algunas palabras de elogio de sus lectores.

Este comentario es válido específicamente para los dentistas directores que ejercen la profesión y se meten en la locura de producir buenas publicaciones sin por ella descuidar la solidez de sus consultorios. Cuando se trata de empresas menores, que dependen de la publicidad o ni la tienen, funcionan además como escritores, correctores, editores y, a veces, vendedores o expertos en computación. No es inusual para nada que tales directores estén trabajando en sus publicaciones a las 2 ó 3 de la mañana. [Como bien lo saben ambos directores de U. O.]

Si van a una conferencia especializada, congreso o jornadas, cuando estén de vuelta, con el lucro cesante inevitable, ya deberán meterse de vuelta en sus desvelos y trabajos editoriales. “Estos directores de tiempo parcial son una especie particular de gatos… pero que nunca se diga que no están haciendo una gran contribución a la profesión.” Firma: H. C. B.

[Para hacer completo el homenaje a editores, incluiremos a continuación de este artículo editorial unas breves notas de la prestigiosa revista British Dental Journal que alcanzó su volumen NÚMERO DOSCIENTOS. Para resaltar este origen dejamos los títulos en inglés y traducimos casi literalmente.]

Hoy, para hacer Universo Odontológico, a 30 años de aquel editorial, hay que incorporar la tecnología de la computación y dedicar horas a navegar por el éter. Por suerte, los directores somos lúdicos, no ludditas. Los trabajadores iracundos del siglo XIX, inspirados por Ned Ludd, se opusieron a los cambios tecnológicos que podían dejarlos desocupados y destruían las maquinarias “culpables”. Nos, los lúdicos representantes de la ciencia odontológica, asumimos la tarea informativa y, a veces, orientadora, con decidido afán docente y riente, y con esto en mente, con manzana y cuerpo sano, contamos las novedades del narval mencionándolo como el magnífico cornudo que es y nos metemos dentro de la mesa limón para burlarnos de la vejez y de la muerte y en la lucha gremial apelamos a las obras de Satán.

¡Cuánto más grato el paso por la vida terrenal sería, si todos optáramos por ser lúdicos!

             Dr. Horacio Martínez        Dr. Emilio Bruzzo

 

Cigarette smoking increases risk for root canal treatment

De acuerdo con un nuevo estudio aparecido en el número de abril de Journal of Dental Research, fumar cigarillos puede llevar a más del doble el riesgo de necesitar tratamientos endodóncicos. “Las observaciones publicadas sustancian lo que la mayoría ya sabemos, que fumar es dañoso para la salud,” dijo Elizabeth Krall Kaye, profesora de la Boston University, School of Dental Medicine,  Boston, líder de ese estudio. “Pero pese a que el tratamiento de los conductos es tan común – alrededor de la mitad de los adultos de USA a los 50 – quizá la gente relacione más el fumar con cáncer de pulmón y enfermedades inducidas por el tabaco. Nuestra investigación demuestra el aumento de riesgo.”

Los datos fueron recolectados durante un estudio de los veteranos en el sistema Healthcare de Boston. Iniciado en 1968, siguió la salud física y mental de esos hombres durante el curso de 30 años. Cada 3 años se controlaban signos de caries, restauraciones y enfermedad periodontal. Incluyeron radiografías, hábitos tabacales, frecuencia y forma. Así, los investigadores identificaron unos 811 hombres con dientes libres de endodoncia al comienzo. Pudieron determinar que los fumadores tenían 70% más de probabilidades de necesitar tratamientos que los no fumadores. También verificaron los beneficios de dejar el hábito. “Había una relación directa entre el tiempo total dedicado a fumar y el tiempo sin hacerlo,” dijo la Dra. Kaye. “Por ejemplo, los dientes de un hombre que fumó menos de 4 años tenía una probabilidad de tratamiento un 20% superior a los no fumadores. Pero esto se duplicaba en los que habían fumado entre 5 y 12 años, y era 120% mayor en los que fumaron más de 12 años. La buena noticia es que después de haber abandonado el cigarrillo por 9 años, el riesgo volvía al nivel de los no fumadores.”

La Dra. Kaye explicó que, si bien el tipo de estudio no permite conocer la causa de estos resultados, sospechan que la capacidad reducida del organismo en la lucha contra las infecciones puede contribuir. “Otros estudios sugieren, además, que los fumadores padecen más caries, donde se inicia la necesidad de tratamiento endodóncico. Es de esperar que investigaciones futuras puedan identificar con certeza los mecanismos que lo expliquen.” (British Dental Journal (2006); 200, 247)

 

Obesity and periodontal disease

Investigadores de la Universidad de Buffalo hallaron que la  obesidad es un significativo predecidor de la enfermedad  periodontal, no importa qué edad, género, raza, etnicidad y hábito de fumar. Los resultados del estudio, publicados en un reciente suplemento del Journal of Periodontology, sugiere que la resistencia insulínica media la relación entre obesidad y enfermedad  periodontal. Observaron que la severidad de la pérdida de inserción periodontal se incrementaba proporcionalmente con el incremento en la resistencia a la insulina. Asismismo, aumentaba el número de dientes perdidos.

Las personas con la mayor resistencia a la insulina perdieron 1.1 más dientes que los individuos en la categoría más baja. “Las personas con mayor índice de masa corporal producen citoquinas (proteínas hormonoides), que conducen a inflamación sistémica y resistencia insulínica,” dijo Robert J. Genco, de la University de Buffalo y director del Journal of Periodontology. “La propuesta es que se produce la estimulación crónica y la secreción de citoquinas  proinflamatorias asociadas a enfermedad  periodontal, que a su vez contribuyen a la resistencia a la insulina, la que puede luego predisponer a la diabetes mellitus.' Genco y su equipo mostraron recientemente que los diabéticos con enfermedad  periodontal pueden experimentar una mayor  mortalidad por complicaciones de diabetes como cardiovasculopatías y complicaciones renales que los diabéticos con poco o nada de enfermedad  periodontal.

BDJ assists with murder enquiry

En 2001, Saraya Broadhurst faltó de su hogar en Torquay, Devon. El 7 de noviembre de 2005, por información de residentes  locales, se efectuó una excavación en el domicilio de donde Saraya faltaba. Restos humanos de  una mujer blanca fueron  descubiertos enterrados en el jardín. En avanzada descomposición, la única manera de identificarlos fue por sus fichas dentales. Las autoridades policiales locales sospecharon que esos restos humanos eran de Saraya, pero no lograban ubicar sus fichas dentales.

El Detective Sargento Ivor Lloyd pidió BDJ que pusiera una solicitud  en las páginas de noticias del Journal. A los dos días de  publicación (en diciembre de 2005), un dentista del norte de  Londres contactó el equipo investigador de Torquay, y les dijo que tenía las fichas dentales de Saraya. Así fue formalmente  identificada y un sospechoso acusado. El detective Lloyd agradeció al BDJ su ayuda para la investigación.

Chewing gum could speed recovery after colon surgery

Es sabido que la goma de mascar es Buena para la salud dental. Ahora un nuevo estudio sugiere que hasta podría acelerar el retorno de la función intestinal normal después de la cirugía de colon. Investigadores del Santa Barbara Cottage Hospital, California, creen que  la goma de mascar estimula los mismos  nervios que la comida, con lo cual se promueve la liberación de  hormonas que activan el trayecto gastrointestinal.

En un corto estudio, publicado en febrero en Archives of Surgery, 34 voluntarios fueron divididos en dos grupos, uno mascó goma sin azúcar tres veces por día, el otro no. El grupo que mascó goma dejó hospital tras un promedio de 4.3 días, comparado con los 6.8 días de los controles.

  Dr. Horacio Martínez

                            volver al indice                         

                                                   VOLVER