marzo 2011

Editorializar

o

Ser objetivo como Fauchard

 

 

El prestigioso The Economist incurrió en  mentira gráfica, editorializó con una imagen. Publicó la imagen de la izquierda, tras recortar (photoshopping) la imagen original de la derecha.  Tomó la figura de un Obama que observa algo en la orilla y la transformó en la de un hombre con aire derrotado o apenado, cabeza gacha.  Al aislar al presidente norteamericano de las otras personas engaña al lector, que piensa: ¿estará preocupado por la economía? ¿o por Wikileaks?

Cuando una revista dental o cualquier medio gráfico introduce modificaciones o calificaciones u otros diversos recursos distorsionantes, está mintiendo, Cuando un artículo de investigación (?) odontológica habla de 95% de éxitos, por ejemplo, con sólo 17 casos comprobados, está falseando la evidencia y engañando al lector.

Cuando un diario publica que bajó la capacidad estudiantil y oculta que se construyeron 1000 escuelas en los últimos 7 años, está editorializando, no está siendo objetivo. Información parcializada no es información, es editorialización. Que se puede definir así[ “ Escribir opinando; insertando la opinión del que escribe en una noticia que debiera ser objetiva,”

Pierre Fauchard, hace 250 años, no incurrió para nada en este pecado nada original hoy. Fue objetivo en la observación y en su puesta en palabras. Transcurridos 250 años, se creyó necesario aclarar cuáles son las sutiles formas en que se puede editorializar. Caveat.

Debieran aprender a escribir, algunos, y a leer, todos.

Horacio Martínez

 

YAPA*: Palabras y comentarios tendenciosos,

 

Para ilustrar el punto planteado en el Editorial, van algunos de los ejemplos aportados por la Wikipedia

 

Adjetivación superflua

... utilísimo, práctico, rápido, legendario,  eminente, sobresaliente, innovador, extraordinario, brillante, notable ...

Se usan estas palabras para promover algo o a alguien, sin aportar información verificable. En vez de tales proclamaciones sobre las bondades e importancia, debiera usar hechos que lo demuestren.

 

Calificativos engañosos

 

... culto, secta, racista, pervertido, fundamentalista, extremista, revolucionario,  controvertible ...

Etiquetar diciendo de una organización religiosa que es un culto oi una secta, en vez de una religión, es mentir, es editorializar; debiera haber demostrado en vez de calificado.

Opinar sobre la calidad de un nuevo producto odontológico con el uso de “revolucionario” es marketing, es venta. Que lo demuestren, no que lo digan.

Decir de una técnica nueva que es controvertible, sin más, es dar a los lectores opinión en vez de información sobre el porqué de la controversia. Y es preciso que realmente haya una controversia

 

Fuentes imprecisas

 

...dicen, se cree, muchos opinan, existe una sensación, expertos declaran, es común pensar la investigación demuestra, la ciencia dice, se ha demostrado ...

 

Frasecitas así dan un aire de sustento a las afirmaciones, pero son sólo aire, sin fuente seria designada, sin evidencia reales. Rellenan, engañan y no informan; disfrazan un sesgo interesado en el que escribe.

 

Expresiones condicionales

 

... supuestamente, sería, se diría, atribuirían, acusarían, ...

Indican que la falta de  certeza del hablante no le permite afirmar algo redondamente, por falta de sostén, por afán de ocultamiento, por tirar la piedra y esconder la mano. Como decir que la Asociación Argentina de Odontología tendría dirigentes propietarios de clínicas y prepagas con odontólogos esclavos a sus órdenes. Si no lo puede probar, no acuse. No diga que un ministro estaría complicado en un asunto sucio con un funcionario menor. Si no lo puede probar, no acuse. Esto es opinar, no informar.

 

Editorializar

 

Puede ser adjetivar, calificar, disfrazar con oropeles: ... es notable, es interesante, hay que subrayar, está claro que, por cierto, sin ninguna duda, etc ...

Adverbios y frases adverbiales funcionan igual que los adjetivos, adornan sin ilustrar, visten para ocultar. Si decimos que un resultado es significativo, debemos consignar el estudio estadístico que llevó a decirlo. Si decimos que un dirigente, profesional o nacional, supuestamente participó en un delito, estamos acusando y no demostrando.

Habrá que cuidarse de palabritas como pero, sin embargo, aunque, pues resienten lo dicho anteriormente, bueno o malo.

* Yapa, con el mismo significado, es palabra de origen quechua, lengua de la que también derivó en inglés su precisa equivalencia lagniappe (se pronuncia “lániap”)

 

 

 

                                          volver al indice                         

                                          VOLVER