julio 2014

                                    

Dar caries por un beso

Por una mirada, un mundo;

por una sonrisa, un cielo;

por un beso... yo no sé

qué te diera por un beso.

Gustavo Adolfo Bécquer

Caries, enfermedad infecciosa, ¿sinónimo de transmisible? Inducen a pensarlo títulos como ¿Es la caries dental una enfermedad infecciosa y transmisible? por Ada G. Pérez Luyo (Revista estomatológica Herediana;19(2):118-124, jul.-dic. 2009).

 

La caries dental no es una enfermedad infecciosa clásica. Es el resultado de un proceso alterado en la placa dental, biopelícula adherida al diente, microcosmos que no pasa de una boca a otra ni con el beso más apasionado. La madre que deja sus estreptococos en el hijo no le aporta caries mientras no intervengan factores de riesgo genéticos, ambientales, alimentarios y conductuales.

http://historiadepinceles.files.wordpress.com/2012/09/1oeu_810ba3e92bd5ee7.jpg

 

 

No la estaba besando…

sólo estaba susurrándole en la boca

(‘Chico’ Marx)

 

 

Julio no asoma descuidando la odontología y promoviendo el beso (¿necesita promoción?), sino que reforzará lo nuestro -- cuidar la boca -- y -- dicha sin castigo --  exaltará el ósculo humano.

Y somos humanos, ¿o no? (Bueno, por lo menos según la taxonomía biológica.)

                                                     Horacio Martínez

 

 

 Yapa   O ñapa o pilón (ver DIGRESIONES).-

I.-  Allá por el año 2000, me publicaron una nota, llamada Un mundo sin caries, en el Suplemento “Salud”, de La Nación, del cual un par de párrafos vienen al dedillo para el tema de julio.

Los hombres de ciencia no se satisfacen con una definición elemental. Nos endosan algo así: "Caries es una enfermedad infecciosa y multifactorial provocada por bacterias que se adhieren a la superficie dentaria".

http://cuidatusaludcondiane.com/wordpress/wp-content/uploads/2011/11/BESOS.jpgUn buen beso puede disminuir

considerablemente la ansiedad.

 

Expertos de la organización británica Relate aseguran que besar a tu pareja es el mejor antídoto contra la depresión, y excelente forma de mejorar la salud Diane Pérez

 

Según el doctor David Noel, de California, nadie nace con los microbios que producen la caries dental. El que tenga estos gérmenes en la boca, agrega, es porque se los pasó la madre, el padre, algún miembro de la familia u otra persona de su intimidad. *

De allí viene a cuento el artículo Los peligros del beso , que Edward Samson publicó en una revista dental británica. Su humor e ingenio justifican una cita.

Edward Samson, FDS

 

Edward Samson

Autor de libros de irresistible humor británico, como para reír aun a solas.

Algunostítulos: Men, manners and molars (1963); Holy Tooth  (1958); Oh You Moderns (1933);  Toothful Essays (1936), But this is wondrous strange (Brit D J, 1972)  (del Acto I, Escena 5, de Hamlet, William Shakespeare)

 

"Si la caries es una enfermedad infectocontagiosa transmitida al besarse -escribió-, no sólo serían advertidos los adolescentes contra los peligros de besarse, sino que a los pequeños se les negaría esa antigua manifestación de amor materno y paterno, sin mencionar los traumas psicológicos que pudieran resultar con los años, que tiemblo de pensarlo. Ya imagino el nuevo anuncio: No les bese caries a sus hijos. O, con la imagen ilustrativa adecuada: ¡Besos o caries!

"[...] qué explicaciones, ruborizadas, deberán las dulces adolescentes ofrecer a sus madres cuando se les hayan formado doce nuevas grandes cavidades en seis meses. Dime, Esmeralda, ¿cómo explicas esto? Espero que no haya sido ese horrible de Alfredo. Si has de flirtear, asegúrate de que los muchachos sean dentariamente adecuados. ¿Comprendes adónde puede conducir todo esto? " (Horacio Martínez Especial para La Nación)

*Infinidad de periódicos del mundo se hicieron eco de la experiencia sueca  y, en esencia, todos decían más o menos:

No importa qué se coma si faltan en la boca ciertas bacterias que pasan de boca en boca al compartir comida, utensilios, estornudos ¡y besos!

Algunos periodistas menos sensacionalistas aclaraban que ya reciben los bebés de sus madres los microbios que predominarán en sus vidas y que cuando llegamos a adultos, más o menos todos tenemos de esos bichitos que por sí solos, sin varios factores más, no cavitan a nadie.

II.-  Palabras tomadas del artículo Los peligros del beso,

de José Gabriel Ávila-Rivera (La Jornada de Oriente, Puebla, 2009)

La cantidad de microbios que se encuentran en la boca es impresionante, hablando simplemente de bacterias, se estiman más de 700-800 especies (hoy muchas más), más virus, parásitos y hongos. Conviven felices en un verdadero equilibrio ecológico.

Pero,  un artículo publicado en la revista British Medical Journal planteó que los besos representaban un importante factor de riesgo para que adolescentes presentaran enfermedad meningocócica (Tully J, et al. BMJ 2006; 332:445–450). Ver CARIES]

Lo cierto es que pertenezco a ésa generación en la que el beso era reservado exclusivamente para “la novia” y en sitios íntimos [suponemos que se refiere a ambientes íntimos], fuera del alcance de cualquier mirada indiscreta. Hoy el “besuqueo” es impresionante.

[En su último libro (Venganza), Benjamin Black recuerda que en Irlanda, en su época, los novios podían “besar con la lengua sólo en ocasiones muy especiales.”]

Los besos, a pesar de los microbios, seguirán existiendo, aunque es imperativo expresar que no deben darse en promiscuidad. El poeta alemán OskarBernhardt (1875–1941) afirmó: “No olvides nunca que el primer beso no se da con la boca, sino con los ojos”.

                                                                        U.O

 

 

                         VOLVER