diciembre 2014

                            

EDITORIAL - I

https://encrypted-tbn2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcSIT0glx3bfOzgTuOjGBexYAlHDs6-5hr7adjSUkr0nuey4daNpL8haiA8

Olvidar lo malo es tener memoria

Sepan que olvidar lo malo / También es tener memoria. Martín Fierro

¡No, nada de nada! ¡No lamento nada! Ni el bien que me han hecho, ni el mal, todo eso me da igual. Edith Piaf*

Suenen alegres campanillas todo diciembre y¡Feliz Año Nuevo!

Para comenzar 2015 con un buen proyecto: olvidemos el mal que procuró lastimarnos, olvidemos el bien que intentó amansarnos.

Dejemos detrás las malas intenciones que pretendieron abrir una herida, borremos de la memoria las buenas intenciones que ansiaron tatuarnos una deuda. “No, no lamento nada. Me preparo para lo que vendrá.”

Recomenzar vírgenes, tabla rasa, borrar lo malo y lo bueno que nos han hecho. Proponerse sólo lo bueno y evitar lo  malo. No hacer lo que no quisiéramos que nos hagan. Hacer lo que quisiéramos que nos hagan.

Sabios consejos de sabios maestros.

Es muy simple, aunque quizás es muy difícil de cumplir al pie de la letra. Pero, bueno, propósitos son propósitos. Pensemos por lo alto y no caigamos en lo bajo.

Algo así ha sido elobjetivo en trece años de Universo Odontológico. Si de lo que vienen proponiendo y reprobando nuestros editoriales,tiene algo que decir, amigo/a lector/a, sepa que así lo ve U.O. aspirando a lo mejor para todos los colegas, para todos y todas, pobres y ricos también, y sólo piensen para el 2015 que… si canto de este modo/ por encontrarlo oportuno,/ no es para mal de ninguno / sino para bien de todos (Martín Fierro José Hernández)

                                          Horacio Martínez

*Non, rien de rien, non, je neregretterien / Ni le bien qu'onm'afait, ni le mal/ Toutcam'est bien egal

No importa que haya lobos que quieran comprar la sangre y se apoderen de la alegría y la felicidad del hombre. Yo he luchado. He probado mis fuerzas y estoy seguro. Eso... no muere. (Fragmento del monólogo final de  El centroforward murió al amanecer, deAgustín Cuzzani)

 

                         VOLVER

 

 

 

 

 

 

 

 

EDITORIAL - IIhttps://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcR-kCGiVdDU2qxnb_2cOicc45p9h6ji1ZO4bLHNtBrcwqMjIrfkXk3z6Sw

Inteligencia emocional en odontología

Sentir antes de comprender. Jean Cocteau.

 Las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos del mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista.  Mahatma Gandhi.

Todo el mundo es genio.Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar a un árbol, pasará su vida creyendo él y tú que es un estúpido. Albert Einstein

                                     

Lainteligencia emocional, que tiene más de una definición,mereceser conocida, yseríaidealponerla en acción siempre en el consultorio y en la vida.

La inteligencia emocional agrupa al conjunto de habilidades psicológicas que permiten apreciar y expresar de manera equilibrada nuestras propias emociones, entender las de los demás, y utilizar esta información para guiar nuestra forma de pensar y nuestro comportamiento.”

Hombres y mujeres (ver para la odontóloga)poseen todos un conjunto de habilidades psicológicas en mayor o menor grado, salvo psicópatas y sociópatas, que abundan.

“Los hombres que poseen una elevada inteligencia emocional suelen ser socialmente equilibrados, extrovertidos, alegres, poco predispuestos a la timidez y a rumiar sus preocupaciones. Demuestran estar dotados de una notable capacidad para comprometerse con las causas y las personas, suelen adoptar responsabilidades, mantienen una visión ética de la vida y son afables y cariñosos en sus relaciones. Su vida emocional es rica y apropiada; se sienten, en suma, a gusto consigo mismos, con sus semejantes y con el universo social en el que viven”.

Las personas muy inteligentes que adolecen de estas cualidades no llegan a profesores titulares ni a otras posiciones destacadas, mientras que algunos con cocientes intelectuales inferiores e  inteligencia emocional superior lo logran. Entre otras cosas, porque saben desde la empatía cómo encarar las emociones de los demás.

Para los impulsores de la I. E.,  la garantía de una vida llena de éxitosestá en la inteligencia emocional y no el coeficiente intelectual.

[Ver en gremialeslo que hoy opina el introductor de la I. E.]https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcSiZ88DxEv_ToGRNRgoa-Lfozp0Q_3hUnCkPVxWLhKQ8OId4-Ya6BoH5vA   Todo diciembre viene ¡de campañillas!

Desde este Editorial, damos el puntapié inicial para que se conecte, o no, con el tema y con sus implicancias prácticas para el consultorio.

                                                                     Horacio Martínez

 

La inteligencia emocional de Touilouse-Lautrec

Hace unos días, se cumplieron 150 años del nacimiento de Henri de Toulouse-Lautrec (24 de noviembre 1864 - 9 de septiembre  1901), nacido en Albi, Francia, en el seno de una familia aristocrática, descendientes de los condes de Toulouse.

Su vida es de las más conocidas – y, si no. merece ser conocida – por lo cual nos limitamos a homenajearlo y a señalar que, pese a su origen encumbrado y a sus limitaciones físicas, fue libre merced a su enorme creatividad y joie de vivre(ver imagen), lo que nos permite suponer que gozó de una inteligencia emocional superlativa. Sugerimos un googleado paseo por sus pinturas… Vale la pena.

 

 

 

VOLVER