Cirujanos dentistas...

 

Debe de haber en alguna parte una definición de cirujano dentista que delimite con línea precisa los contornos de tan extraño ser. Si bien cada persona es una isla distinta de cualquier otra, las profesiones, oficios y ocupaciones tienen rasgos propios, ésos que permitían a Holmes definir a un pasante con sólo ver si tenía alguna callosidad típica, como las del endodoncista.

¿Qué tenemos en común? ¿Tenemos algo en común? Carl Boucher, largos años director del Journal of Prosthetic Dentistry dio esta definición: “Uno cuya profesión es tratar las enfermedades y los traumatismos de los dientes y de la cavidad bucal y construir e insertar restauraciones de y para los dientes.” Por lo menos expresa cuál es la actividad que tenemos en común. Pero, por ejemplo, ¿somos sádicos (sublimados o no) como dice la gente? ¿Somos polifacéticos o no tenemos relieve, apenas la imagen plana, bidimensional expuesta por Boucher?

“¿Somos como nos ven? ¿Cómo nos ven?,” preguntaba yo en mi libro El diente secreto. Y acumulé citas de quienes nos ponen por el cielo, junto a los ángeles, como Virginia Woolf, o quienes nos denigran con fuertes palabras, como Francisco de Quevedo. Si consideramos al cirujano dentista (ver origen de la denominación en “históricas”) como un objeto de estudio, un procedimiento definitorio que pretenda ser completo debemos contemplarlo desde la mayor cantidad de puntos de vista posibles, para ver si tiene sustancia y relieve y cuáles son, en caso de existir.

En aras de Gracián, cierro con el punto de vista proporcionado por Boucher. Quien desee saber más de esta especie también denominada odontólogo y estomatólogo, sin alejarse con ese lujo de los dientes y de la boca, salvo por el apéndice griego, siga la serie de editoriales que irán ofreciendo espejos variados de nosotros, quizá la imagen en el espejo rajado de una sirvienta, como dijo un autor anglófono.

                 Dr. Horacio Martínez

*El artículo editorial es un lugar reservado para el director de una publicación y destinado a temas que no son el pan, la manteca y la mermelada cotidianos. Si éstos constituyen el centro de su interés en Universo Odontológico, bienvenido a nuestra casa, pero siga adelante que aquí no va a encontrar más que consideraciones sobre la vida del cirujano dentista como profesional, universitario, ser humano, ser social… pavadas, bah.

                               volver al indice                         

                                                             VOLVER