¡Mi Asociación me cuida!

“Quisiera expresar que el beneficio de la Asociación que más valoro es la voz que le presta a la profesión. Aprecio el hecho de que la Asociación ponga la cara para proteger los valores, la confiabilidad y el profesionalismo de la odontología. Tanto en el campo legislativo como en el judicial/legal y en el público, sé que la Asociación trabaja para proteger la manera en que ejerzo.” Así se expresó, muy atinadamente, el Dr. Joel Vela, uno de tantos socios agradecidos a la Asociación Odontológica Norteamericana (ADA).

Recientemente, la ADA y la aseguradora gigante Aetna anunciaron un acuerdo destinado a arreglar un juicio civil emprendido por la ADA contra Aetna en 2001. El litigio buscaba defender los derechos de todos los dentistas de ser atendidos justamente por los aseguradores, sin que interfirieran ilegalmente en la relación dentista-paciente. El Presidente T. Howard Jones dijo (ADANews): “Nuestro interés principal ha sido siempre y siempre será la atención del paciente. El proceso de reembolso y la rapidez y exactitud con que seamos compensados no debe interferir en la cura del paciente.” Este ejemplo ilustra cómo trabaja la ADA para proteger la integridad de la relación dentista-paciente asegurándose de que los profesionales puedan mantener el nivel más elevado posible de atención y de que reciban un justo reembolso por los servicios que proveen.

No sé qué es lo que significa que hoy tan triste esté. Una historia de otros tiempos y otros lugares me genera una nostalgia que no comprendo. Eso de la Asociación que cuida así a sus asociados me produce una sensación de extrañeza. Por favor, ¿me podría decir algún lector qué es lo que tiene de extraño lo que transcribí y el sentimiento que me causó?

                 Dr. Horacio Martínez

                               volver al indice                         

                                                             VOLVER