Aniversario

 

Cumplir años no es un mérito en sí. Cualquiera los cumple. Universo Odontológico celebra su cuarto aniversario. Nació como un hijo en el cual se depositan ilusiones y proyectos. Lo que importa es ir cumpliendo para bien de todos y no para mal de nadie. ¿Habremos cumplido con nuestros propósitos de padres? Repasemos esto sección por sección con nuestros lectores, a todos los cuales va nuestro agradecimiento profundo por los mensajes y los invitamos a participar más activamente con más mensajes, pedidos de temas y todo cuanto se les ocurra o necesiten.

Editoriales. Hemos procurado abarcar temas de interés para todos los colegas, pues todo Director que se respete debe tener más de un tema por mes a tratar. El Editorial es el verdadero motor de la vida de una publicación, su único justificativo. Hemos dicho lo que pensábamos y de los problemas procuramos apuntar hacia alguna solución. No nos place quejarnos sin proponer algún remedio, aceptando que puede haber mejores respuestas.

Gremiales. En tiempos de crisis, con la globalización de los mercaderes de la salud, difundimos los problemas y procuramos despertar conciencias, reavivar la imaginación y la creatividad dormidas, sobre todo de parte de los jóvenes. Nos hemos dirigido especialmente a la juventud que se muestra apática, abúlica, incrédula, paralítica, en vez de ser como fueron siempre las juventudes de todo el espectro político: activas, voluntariosas, creyentes y movilizadas y movilizantes.

Históricas. Las publicaciones, como los hombres, no pueden desentenderse de su historia. Sólo los delincuentes ignoran su pasado, sólo los desaprensivos olvidan a los pioneros, sólo los mercaderes desprecian un tiempo pretérito que no les pertenece a ellos sino a la profesión que degradan y abusan. Aquí hemos procurado mostrar los aspectos más sugerentes de la historia de la odontología, quizá los menos frecuentados en los textos clásicos o los más sugerentes. No faltó siquiera la historia de un colega contemporáneo de Fauchard, ahorcado por supuesto ladrón. (Este episodio forma parte hoy del libro Fauchard enamorado, de uno de nosotros.)

Digresivas. En las gresiones o caminos de la vida,  hay las que van hacia atrás, o regresiones; las que avanzan, o progresos; las que pegan, o agresiones; las que aportan y privan, egresos e ingresos, etc. Y están las digresiones que nos divierten (verter en otra dirección), que nos sacan del camino usual para mostrar otros horizontes, otras fantasías, para sacarnos de la lucha cotidiana y llevarnos a, por ejemplo, libros famosos y no tanto que se ocupan de nosotros, a cine con dentistas, a humor sin agresiones, en busca de por lo menos una sonrisa del colega. O, quizá, sacarlo de pronto de la rutina y hacerle ver otro aspecto del mundo, de la vida, más allá del consultorio, pero no del todo ajena. Por esto último, en este aniversario ofrecemos un cuento de hadas y dos visiones renovadoras de la ciencia (Khun y Popper).

 

Esencias. Con un promedio de 50 resúmenes mensuales de la literatura dental más y menos frecuentada alcanzamos ya una cifra que ronda los 2000. Sí, 2000 artículos leídos y resumidos para los colegas hispanohablantes y escasos de tiempo o voluntad u oportunidad de revisar personalmente tal cantidad de información que, sin embargo, es esencial para el dominio de nuestra ciencia y para el mejor ejercicio de la clínica. Además, hemos contestado –cuando supimos- algunas preguntas directas, dirigidas a nuestro correo, que es otra sección muy útil de U. O., que no está aún siendo bastante utilizada. Quien nos haya seguido estos cuatro años, se habrá enriquecido directamente o habrá encontrado la fuente donde ir a ahondar en un tema. Quien no lo haya hecho, está al alcance de varios clics para acceder a todo.

Hay más. Y habrá más desde este número aniversario. Esperamos que también haya aun más lectores para beneficio de la odontología. Sin publicidad, prácticamente, hemos estado aportando dinero y esfuerzo. Si ha sido apreciado, valió la pena. Si no se valora lo realizado, esperamos opiniones y sugerencias, siempre dispuestos a adaptarnos con la reconocida flexibilidad juvenil de nuestras arterias y buenas intenciones. Y, si no, que Dios ayude a cada uno con Su misericordia y discreción.

              Universo Odontológico

               

             Horacio Martínez      Emilio Bruzzo

 

                               volver al indice                         

                                                             VOLVER