agosto 2014

                                    

“Universero”

Recuerde el alma dormida, / avive el seso y despierte / contemplando cómo se pasa la vida, / cómo se viene la muerte / tan callando,/cuán presto se va el placer, / cómo, después de acordado, / da dolor;

cómo, a nuestro parecer

cualquiera tiempo pasado

fue mejor.  Jorge Manrique

.

“Versero” *es quien toma la “guitarra” y empieza a decir cuanta idea, piola o estúpida, se le cruza en la cabeza. Es alguien que te hace creer que sabe con exactitud lo que está diciendo, pero que en verdad no tiene ni  idea del tema o apenas lo suficiente para “versear” y, quizá, para convencernos de que cualquier tiempo pasado fue mejor. ¿Lo fue?

Nosotros somos universeros  y  verseadores, y hasta versificadores, nos gustan los versos, pero para hablar con sentido, no como los políticos, estadistas y demás yerbas. Por lo cual, este número estará repleto de versos, sueltos, pareados y alguna vez hasta cuatro o más, con diversas guitarreadas. Y, tratándose de odontología, versos más o menos conectados al artículo que los alberga.

¿Por qué?

Primero y principal, porque nos place.

Segundo, y no menos, o quizá más importante porque este universo odontológico (argentino) que habitamos está lleno de verseros que pregonan su honor y su prosapia y resulta que después se meten en chanchullos y en disputas de poder que avergonzarían a los políticos más encallecidos de hoy (verdad o no … a nuestro parecer / cualquiera tiempo pasado / fue mejor)

Si estas cosas pasan en instituciones como la Asociación Argentina de Odontología (sic), que dio auténticos maestros, duele ver que sus herederos y sus acólitos degradan los mármoles con versos de pundonor que no engañan a nadie  y no sé si ellos mismos se lo creen (pedantones al paño/ que miran, callan y piensan / que saben- Antonio Machado)

De poetas y de locos todos tenemos un poco, y hasta un bit de verseros, galanteadores, como merecen las mujeres argentinas, como las odontólogas que Dios nos ha deparado.

Cuando vean que la odontología en este mes de agosto hizo su agosto e invadió con ciencia todas las páginas, las van a encontrar además adornadas con versos a diestra y siniestra. Estarán ahí esas líneas famosas para recordarnos a todos que vivimos en un mundo de “boleteros” simpáticos y también de los lamentables y vergonzantes, pero no deja de ser un mundo donde todavía queda algún rincón para la poesía.

Repudiamos los verseros de la profesión.

Repudiamos los verseros de la política.

Repudiamos los verseros de las falsas religiones.

¡Alcemos nuestras copas por los creadores de poesía!

                                          Horacio Martínez

                                         (“manuscrito” es más versero)

 

*Sinónimos de versero: chamuyero, chamullero, hablador, cuentero, charlatán. conversador, hablador, mentiroso, bolero, boletero, embustero, engañoso, farsante, fulero, mendaz, mentiroso, patrañero, trolero.

Pero si versero se refiere a versear como "galantear": camelador, camelero,  cortejador, galanteador, tenorio

Y el mataburros dice de chamuyero, ra: adj., m. y f. lunf. Persona cuyos dichos no pueden o no deben ser tomados con seriedad. || Galanteador, que suele galantear. || Mentiroso, versero. || adj. lunf. Dicho de una persona: muy conversadora. Chamullar lo escriben con LL o con Y , la ye es más porteña.

 

Yapa dental y chamuyera:

Raras veces se ha dicho de un dentista en castellano lo que en un poema dijo el español Salvador Rueda (1857-1933), dedicado a su célebre dentista - no en su mejor estilo:

El gabinete heroico donde operas, / de víboras de acero rodeado, / me parece la jaula en que encerrado / estás con lobos, tigres y panteras. / Pero tú vuelves sabias a las fieras / que, al verte como un ser privilegiado, / aprenden de tu genio idealizado / a crear dentaduras lisonjeras. / De hueso, para humildes proletarios; / de marfil, para regios millonarios; / de oro, para quien sueñe poseerlas. / Y para labios de mujer traviesos, / en dos engarces de divinos besos / montar dos hilos de divinas perlas.

 

 

                         VOLVER