abril 2013

Sea efectivo

(que es decisivo)

 

Sea efectivo, se lo pide el club de mercaderes de la salud.

Recuerde que hay una gran diferencia entre ser eficiente y ser eficaz, y que se le medirá la efectividad. O aplíqueselo en su propio consultorio privado, Pero sepa qué quiere decir lo que dice, escribe o traduce en odontología.

Eficiencia es la relación entre los recursos utilizados en una tarea y lo logrado, es utilizar de manera óptima aquello de que disponemos Se tiene eficiencia cuando se utilizan menos recursos terapéuticos para lograr un mismo resultado. O cuando se logran más objetivos con los mismos o menos recursos; por ejemplo, los recursos empleados para lograr que el paciente cumpla las indicaciones tras un tratamiento periodontal.

 

Eficacia es el nivel de consecución de metas y objetivos;  hace referencia a la capacidad para lograr lo propuesto, refiere a cumplir determinado objetivo planeado con anterioridad. Por ejemplo, somos eficaces si nos hemos propuesto terminar una restauración bucal en un mes y lo logramos. Fuimos eficaces, alcanzamos la meta. Claro, no debe ir en contra de la seguridad o la salud.

Es decir, la eficiencia se refiere a la mejor utilización de los recursos, en tanto que la eficacia hace referencia en la capacidad para alcanzar un objetivo, aunque en el proceso no se haya hecho el mejor uso de los recursos.

Podemos ser eficientes sin ser eficaces y podemos ser eficaces sin ser eficientes. Lo ideal sería ser eficaces y a la vez ser eficientes.

Se puede dar el caso de una rehabilitación total realizada en un par de meses, como nos lo habíamos propuesto (fuimos eficaces), pero para terminarla utilizamos mas recursos de lo normal (no fuimos eficientes).

Lo contrario sería haber utilizado un x% menos de  recursos o etapas previstos para terminar la rehabilitación, pero no se logró en el tiempo estimado (fuimos eficientes pero no eficaces).

Efectividad es prácticamente lo mismo que eficacia, la diferencia radica en que se refiere a una medida por medio de la cual se pueden establecer comparaciones entre las acciones de los servidores de los mercaderes de la salud.

Por ejemplo, atacar un problema de salud con dos recursos terapéuticos y lograr el objetivo sería efectivo, pero menos eficiente si hubiera bastado con uno solo de los tratamientos; es eficaz, pero no eficiente.

La eficacia no es necesariamente mensurable, mientras la efectividad implica cuantificación. Por ejemplo, se puede decir que la medicina A tiene una efectividad de 50% para sanar una enfermedad y la medicina B la tiene de 60%. Por lo tanto se puede decir que la medicina B es "más efectiva que" la medicina A. Pero ambas, una vez que curan la enfermedad son eficaces.

Esperamos que con el retorno de la vida, tras el sueño estival (como el invernal de los osos), haya usted recuperado y ponga en práctica su eficacia, con eficiencia. Y si no trabaja en relación de dependencia, ¡sáquele la lengua a los mercaderes y disfrute su propia efectividad!

                                                           Horacio Martínez

                                                           Emilio  Bruzzo

                                         VOLVER