¡Qué vivos que son los ejecutivos!

 

Cantaba esto María E. Walsh y nos dolía aun a los pobrecitos ajenos a las altas esferas. Las bajas esferas, en los hombres, no son exactamente esféricas, pero nos entendemos igual. Y esto me trae a la memoria el comentario de un colega cuando leyó lo de la O S de los judiciales [ver EDITORIAL y GREMIALES], que muy enfático dijo: “¡Lo agarraron por boludo!” Ven, no fue por  sinvergüenza sino por adolecer (padecer defecto) de orquitis, que es más fino que decir lo del colega espontáneo.

Lo cual me trae a cuento con qué se hacen las omeletes, que a veces tienen ingredientes peculiares, como contaba Henri Bouchot, en su Historia anecdótica de los oficios antes de 1789: “En otros tiempos, de cierta omelet hecha de huevos frescos y de papelitos cabalísticos (!) decían que servía para curar los dolores de muelas.

Que son efectos colaterales de la Cábala que amaba Borges y esos efectos constituyen el título de un libro de Woody Allen, donde se lee: “Parece que el mundo está dividido en gente buena y mala. Los buenos duermen mejor, mientras los malos parecen disfrutar mucho más las horas de vigilia.

¿Y cuáles serán los malos para Matthew Arnold? Dijo: “nuestra clase alta está materializada, nuestra clase media está vulgarizada y nuestra clase baja está embrutecida.” ¿De vuelta a la OSPJ me pregunto en cuál de estas clases se ubican los dentistas? Todavía no se dieron cuenta de que son clase trabajadora y explotada por los mercaderes de la salud. Para salir de ahí antes los dentistas trabajaban, después se inventaron las prepagas y OS y los que se enriquecen son los dueños de las clínicas y directivos de las asociaciones odontológicas.

Pero casi me pongo serio, será porque me los imagino como dijo Martin Amis: “que hasta se les ven los dientes, sus dientes como lápidas, babeándose por la avidez. (Amis, Martin: Information) Ahora, cuando Vital Aza le ve los dientes a Telésfora, le escribe un poema y lo va comentando entre paréntesis: “Son tus dientes de marfil, / y tu aliento embriagador / tiene el balsámico olor / del cerifillo[sic] en Abril.” / (Digo, a mí se me figura... / Sólo me faltaba ahora / que tuviese usted, señora, / cariada la dentadura.)” (Vital Aza:  Bagatelas)

Y me voy al consultorio, que es una seria digresión, pero si a la vuelta estoy en vena (mejor si es la vena de una mina de oro -- ¡ojo! mina es lugar de donde se extraen minerales) y puedo seguir dislatando, que es decir dislates, para dilatar, que no es hacer de lata, y demorar el final… ¡que me encantan las digresiones!

Y broma va, chiste viene, me puedo olvidar de mí mismo haciendo burla de mí, que “la maldad bien entendida comienza por casa” y si alguien menciona mis años, no tengo inconveniente en reconocer que a Fauchard lo traté personalmente y de ahí mi regreso periódico a él. Que coincido con el lector que pidió más humor, que la risa es la música que producimos cuando nos queremos quitar los bloqueos con humor. O ¿quieren que me ponga a llorar por los “vivos” que inventan prestaciones?

Para Nietzche y Freud los chistes, la comedia, el humor y la risa desempeñan papeles importantes en la salud mental y física de los seres humanos. Bueno, seres claro, lo de humanos está por verse. Como en aquel chiste clásico en que un tipo llega a un bar con un mono en el hombro y el barman exclama; “Oiga, no puede entrar con cerdos acá.” A lo que el fulano contesta: “Esto es un mono, no un cerdo.” El barman mira al sujeto y muy serio le replica: “A usted no le estoy hablando.”

Tampoco les hablan a los “vivos” cuando se menciona la palabra “honestidad,” porque ¿de qué sirve que a los chicos los padres les inculquen eso de que la mejor política es la honestidad? ¡Un momento, no sé cómo se juntaron estas dos palabras, política y honestidad! En fin, quizá los chicos son los únicos honestos, como cuando estaba yendo a unos 130 Km/h (mx 100) y me detuvo la policía. Con mi mejor cara inocente dije ”pero si estoy yendo a 90” y uno de mis hijos se metió a corregir mi “error”, mi “viveza”  y aclaró: “No, Pa, eran 130.”

Si esto les causó alguna gracia, quizá se deba a la schadenfroh, o placer maligno en la desgracia ajena. Que por ahí debe andar el humor negro, que mis esposas nunca entendieron, que es una manera de evitarme el dolor de mis afectos naturales con una broma que me alivie. Quizá por eso bromeo con la “viveza” argentina y odontológica. ¡Que aunque te llames doctor / en cirugía dental, / ¡serás siempre un animal / de los de marca mayor!, espetó Vital Aza.

Lo que se dice en una sola lengua se dice en toda la tierra: los dientes en la boca son la ayuda y son feos (l’aide et laides), pese a que las otras lenguas no lo digan como la lengua francesa [en francés suenan exactamente igual], pero dicen cosas mucho más importantes sobre las cuales nuestra lengua calla. (André  Breton, Antología del humor negro) En el mismo libro se lee; de Jonathan Swift: Apolo, el dios de la medicina, solía enviar las enfermedades. En el principio, los dos oficios eran uno solo, y siguen siéndolo.

Porque los mercaderes de la salud, los Mercurios de esta amalgama de trampas y deshonestidades e imposiciones, son fabricantes de baratijas (léase prótesis superfluas) y domadores de esclavos (léase de sometidos y/o tramposos y/o Apolos que generan las mismas enfermedades dentales que dicen curar). Así sucede lo que le ocurrió a Cabrera Infante: llevado por la inercia de los besos (lo que comienza como caricia termina siempre como herida), pero tal vez para mostrar una pasión posible, mordí su espalda. Ella se retorció y la volví a morder, esta vez más fuerte – y se produjo un sonido inesperado, un crac que me resultó agorero porque enseguida supe lo que había pasado: no le rompí la nuca sino algo más terrible: se me habían partido los dientes. Claro que su espalda no era de hierro y mi mordida mecánica: los que se partieron fueron mis dientes postizos.

¡Basta! ¡Me cansé! ¡De mí mismo, de los "vivos" colegas y de las digresiones! ¡Chau!

                                                             

                                          Horacio Martínez
 

                              VOLVER