Dentista roquero

Cree la mayoría de las personas que los dentistas somos unos profesionales del arte de curar que quizá entendemos bastante de dientes... pero de nada más. Diga alguien “dentista” (u “odontólogo,” como nos dicen sólo en la cara), y el interlocutor pensará en un sacamuelas o emplomador, sin más. Cero a la izquierda y cero a la derecha; sólo dientes en el centro.

Yerran. Y mucho. Aun en países donde nuestra profesión es respetada, como en USA, no creen que detrás de nuestro barbijo se oculta algo más o que nuestras manos enguantadas pueden servir para otra cosa. Les digo que prácticamente todo dentista tiene un segundo interés que, por lo menos, iguala en intensidad y apasionamiento al primero: filósofos, pintores, escritores, artesanos, músicos, todo esto y cuanto imagine el colega, aunque no el público.

Tal el caso de Miles Waters, según nos informa Steve Braund (British Dental Journal (2006); 201, 61), quien es un roquero con 30 años de dentista y exitoso productor de canciones y música roquera. Ya tocaba en grupos cuando estaba en la escuela y en la universidad y, después de graduarse en 1974, comenzó a ejercer en Dundee, Escocia, reservando tiempo para escribir canciones y continuar con su amor musical.

En 1986 contribuyó con su canción 'Heart on the Line' al álbum con disco de platino que grabaron The Jets por la década del 80. Y aportó a Mica Paris el gran éxito de esa cantante 'My One Temptation'. Trabajó con Jim Capaldi, de Traffic, y compartió un álbum con Eric Clapton, Steve Winwood y George Harrison. Desde 1992, en compañía de su amiga de años Margo Buchanan (quien cantó con Joni Mitchell, Van Morrison, James Blunt, y KT Tunstall) compartió material y produjeron hace meses un álbum en el que él es guitarrista y coautor de nueve de las diez canciones originales.

Mucho más que sólo dientes, ¿no?

Horacio Martínez

                              VOLVER