En busca de Marcel Proust

 

Con las digresiones nos salimos del camino directo para encontrar las verdades que nos ofrecen los pocos sabios que en el mundo han sido, como el autor de En busca del tiempo perdido. De las muchas que asentó en su obra magna y algunas otras, recogimos las siguientes.

 

·       [Para nosotros.] La enfermedad es el medico a quien más respetamos; obedecemos al dolor; a la bondad, al saber, solo les hacemos promesas.

·       En tanto los hombres sean libres de preguntar lo que deben, libres de decir lo que piensan, libres de pensar lo que quieren, la libertad nunca estará perdida y la ciencia nunca retrocederá.

·       Es reunion de moda aquella en que la opinion de cada uno es el producto de la opinión de los demás. ¿Si todos opinan distinto? Es una reunión literaria.

·       Como tantos intelectuales, era incapaz de decir una cosa sencilla con palabras sencillas.

·       Una idea potente comunica parte de su fuerza a quien la desafía.

·       La mujer que uno ama rara vez satisface todas nuestras necesidades, de modo que la engañamos con otra que no amamos.

·       Tomamos todas nuestras decisions finales en un estado mental que no va a durar.

·       El hábito es una segunda naturaleza nuestra, que nos impide conocer la primera, de la cual no tiene las crueldades ni los encantos.

·       Si soñar un poco es peligroso, la cura no está en sonar menos, sino más, soñar todo el tiempo.

·       Seamos agradecidos con quienes nos hacen felices; ellos son los jardineros mágicos que hacen florecer nuestras almas.

·       Dejemos las mujeres hermosas a los hombres sin imaginación.

·       Como todo aquel que no está enamorado, creyó que uno elige la persona que amará tras interminables deliberaciones y por determinadas cualidades o ventajas.

·       Sólo a través del arte podemos salir de nosotros mismos y conocer lo que otra persona ve

·       Las personas pueden tener muchas clases diferentes de placeres. El real es aquel por el que traicionarán todos los demás.

·       El único paraíso es el paraíso perdido.

·       El verdadero viaje de descubrimiento no es el que busca nuevos paisajes, sino el que se hace con una nueva mirada.

·       No hay hombre, por sabio que haya sido, que en algún período de su vida haya dicho cosas o vivido en cierto modo que la conciencia de ello no le sea tan desagradable en los años posteriores que con gusto la expurgaría de su memoria.

·       El tiempo, que cambia a las personas, no altera la imagen que hemos conservado de ellas.

·       La infelicidad nos hace morales.

·       No es que logremos cambiar las cosas según nuestros deseos, sino que gradualmente nuestros deseos cambian.

·       Qué importancia tan profunda adquieren los pequeños detalles cuando la mujer que amamos los esconde de nosotros.

·       La sabiduría no nos llega: debemos descubrirla después de jornadas que nadie puede recorrer por nosotros o ahorrárnoslas.

 

                                      Marcel Proust

 

Piadas

O chistes, o chascarrillos; en fin, un poco de humor de la mano de Antônio Inâcio Ribeiro, que sabe de esto además de Marketing.

 

Anestesia importada

El dentista, al nuevo rico:

Para la cirugía de su esposa usaremos anestesia local.

Ah, no, doctor, pago bien, dele importada.

 

Adivina rápido

¿Adónde van los dentistas al morir?

Al cielo... del paladar

 

La bicicleta y los dientes

 

El padre le regala una bicicleta al hijo y lo observa orgulloso dar hábiles vueltas a la casa,

Al pasar en la primera vuelta, el hijo dice.

¡Papá, sin pies!

¡Muy bien, hijo!

En la segunda vuelta:

¡Papá, sin manos!

¡Muy bien, hijo!

Después de una larga demora para la tercera vuelta, llega el hijo a pie y con las ropas desgarradas:

¡Papá, sin dientes!

 

En el bar

Dos amigos estaban sentados en un bar, conversando sobre mujeres y fútbol, cuando de pronto, uno de ellos dijo:

¡Ay, qué dolor de muelas! 

El otro le aconseja:

Yo me curé fácil. Fui a casa, le pegué a mi mujer, hicimos el amor toda la noche y el dolor desapareció.

El otro respondió:

¿Y usted cree que su mujer aceptará hacerlo conmigo?


 
                                                                   VOLVER