Las digresiones, indiscutiblemente, son el rayo de sol, la vida, el alma de la lectura.  Si las quitan de mi libro, por ejemplo, bien podrían llevarse también el libro con ellas—reinaría un frío invierno en cada página – […] incorporan la variedad, e impiden que el  apetito decaiga." Lawrence Sterne, (en su obra cumbre, plena de humorísticas digresiones)


 

                            

Arte es lo que me gusta

 

Arte es lo que me gusta. La odontología me gusta; ergo, la odontología es un arte. ¿Cierto o falso?

¿Qué es el arte? Me lo pregunto cada vez que veo una obra de arte moderna y cada vez que escucho que la odontología es un arte [de lo que ya hemos hablado en U. O.]. ¿Acaso es arte sólo aquello que nos agrada, que nos causa placer y que despierta una inclinación de los sentidos? Tolstoi relaciona el arte con esa visión subjetiva. Definir el arte por el placer que nos produce una obra, conduce a uno a ser inexacto. Como lo que comemos: no todo nos place, no todo lo que no nos place es malo, y no todo lo que no nos gusta deja por ello de ser arte.

El arte supone ver más allá de lo que aparece ante los ojos; es como la función sugerente del símbolo religioso. El hombre es capaz de percibir, y sentir, todas las emociones humanas, pero trasmitirlas a otros es otra cosa, lo subjetivo pasa a "objetivo" y comunicado y penetra en el alma del receptor que contempla esa "obra de arte". Es arte si está cargado con las emociones del autor, y si, además, las comunica al espectador de la obra.

[Colega, si desea aclarar este concepto, vea cómo lo expresó Tolstoi. O dese por algo más ilustrado y satisfecho, a su gusto.]

¿Qué es el arte?  Resumido de León Tolstoi

 

   Desde lo subjetivo, belleza es todo lo que nos produce determinado placer. Desde lo objetivo, belleza nombra cierta perfección… si esa perfección nos produce cierto placer; la definición “objetiva” no es más que una nueva forma de la definición subjetiva. En realidad, toda noción de belleza se reduce para nosotros a la recepción de determinada dosis de placer.

Las tentativas de definir la belleza o no definen nada o sólo describen algunos rasgos de ciertas producciones artísticas, y no valen para todo cuanto se viene considerando arte.

 

Cuestión de gusto

 

No hay una sola definición objetiva de la belleza.

Las que existen, metafísicas o empíricas, siguen siendo subjetivas,  quieren que arte sea lo que exterioriza la belleza, y que ésta sea lo que gusta, sin generar un deseo material. Pero no es más  fácil, pues no hay una explicación completa y seria de lo que hace que una cosa guste a un hombre y disguste a otro, o viceversa.

La estética no ha conseguido definir las cualidades y las leyes del arte, ni de lo bello, ni la naturaleza del gusto. Toda la famosa ciencia estética consiste en reconocer como artísticas algunas obras por la sencilla razón de que nos gustan, y en combinar luego toda una teoría de arte que pueda adaptarse a todas esas obras. Se da por bueno un canon de arte, según el cual se reputan obras artísticas aquellas que tienen la dicha de gustar a ciertas clases sociales y las leyes de la estética deben ser enunciadas de modo que abarquen la totalidad de esas obras.

Reiterando: las estéticas existentes, para dar una definición de arte parten de obras de arte “reconocidas,” obras que, por alguna razón, gustan a algunos, y después inventan una definición que las incluya.

Si cualquiera novedad que aparezca como arte es adoptada por las clases “superiores” de nuestra sociedad [Tolstoi precomunismo], inventan una teoría para explicarla y validarla, como si esos grupos sociales nunca hubieran tomado por arte verdadero algo que luego no dejaría huellas ni discípulos.

 

El arte fundado sobre la belleza

 

En suma, el arte fundamentado sobre la belleza no es otra cosa que la inclusión como cosa "buena" de algo que nos agradó o nos agrada.

Si decimos que el fin de cierta actividad es dar placer y el placer que nos proporciona sirve para definirla, tal definición obviamente será inexacta. Así ocurrió con definición de arte.

El placer sólo es un elemento accesorio. No se comprende la verdadera significación del arte hasta que se deja de buscar su objeto en la belleza, en el placer. [Da para pensar si hay placer o belleza en “la lección de anatomía”. ¿Usted qué opina, colega? Opine.] Por extraño que pueda parecer, a pesar de las montañas de libros escritos acerca del arte, no se ha dado de éste ninguna definición verdadera.

 

  Cometido del arte

 

Estas definiciones del arte, entre tantas existentes a la fecha, parecen liberarse de la concepción de la belleza:

1) para Schiller, Darwin y Spencer, el arte es una actividad que tienen los animales y que resulta del instinto sexual y de los juegos; lo inexacto es que, en vez de definir el arte, sólo dan sus orígenes.

2) para Varón, el arte es la manifestación externa de emociones internas, mediante líneas, colores, movimientos, sonidos o palabras; lo inexacto es que un hombre puede expresarse así sin dirigirse a los demás seres; sin intención de comunicar sus emociones [Partiendo de que en el arte haya un deseo de influir. U. O.]

3) para Sully, el arte es la producción de un objeto permanente o de una acción pasajera, propias para procurar a su productor un goce activo y hacer nacer una impresión agradable en cierto número de espectadores o de oyentes, dejando aparte toda consideración de utilidad práctica. Hay producciones que pueden ser arte sin dar sensaciones agradables a su productor ni al público: así ocurre con las escenas patéticas o dolorosas de un poema o de un drama.

 

El arte como un medio de comunicación

 

Para Tolstoi, una definición del arte no debe ver en él sólo un material de placer y ha de considerarlo parta de la naturaleza humana, un medio de comunicación entre los hombres.

Toda obra de arte pone en relación al hombre a quien se dirige con el que la produjo, y con todos los hombres que simultánea, anterior o posteriormente, reciben la impresión de ella. La palabra que trasmite los pensamientos de los hombres es un lazo de unión entre ellos; lo mismo le ocurre al arte. Lo que lo distingue de la palabra es que ésta sirve al hombre para transmitir a otros sus pensamientos, mientras que, por medio del arte, le trasmite sus sentimientos y emociones [también su pensamiento, su posición política, moral, etc.] La forma de actividad que se llama arte está fundada sobre la capacidad del hombre de experimentar los sentimientos que experimenta el otro [¿capacidad de empatía?] El arte propiamente dicho no empieza hasta que alguien experimenta una emoción y quiere comunicarla a otros, y recurre para ello a signos exteriores. Desde que los espectadores o los oyentes experimentan los sentimientos que el autor expresa, hay obra de arte. [Da para pensar qué ocurre con la obra que nadie mira, escucha o lee.]

Si no tuviéramos la capacidad de conmovernos con los sentimientos ajenos por medio del arte, seríamos salvajes aún, estaríamos separados uno de otro, nos mostraríamos hostiles a nuestros semejantes. De ahí resulta que el arte es una cosa de las más importante, tan importante como el mismo lenguaje.

[Lo nuestro, el arte de curar de la boca, se refiere a lo que conocían los griegos como tékhne, o capacidad de realizar alguna actividad basada en el conocimiento.]

 

                                                            H.M.

 


       
                                      
 VOLVER