Las digresiones, indiscutiblemente, son el rayo de sol, la vida, el alma de la lectura.  Si las quitan de mi libro, por ejemplo, bien podrían llevarse también el libro con ellas—reinaría un frío invierno en cada página – […] incorporan la variedad, e impiden que el  apetito decaiga." Lawrence Sterne, (en su obra cumbre, plena de humorísticas digresiones)


          

                 

Al paso de bueyes perdidos

 

Los bueyes perdidos, igual que las conciencias desorientadas, van sin rumbo fijo, en zigzag, encontrando pastos, alimento para la mente o para el cuerpo, de todas las clases. Así fue mi recorrido, parte odontológico, parte no, que deseo compartir con los lectores de U. O.

1.- Woody Allen,: El mundo parece estar dividido en gente buena y gente mala.. Los buenos duermen mejor... mientras los malos parecen disfrutar mucho más las horas de vigilia.

2.- Matthew Arnold: nuestra clase alta está materializada, nuestra clase media está vulgarizada y nuestra clase baja está embrutecida.

2. Rafael Alberto Arrieta:  El hueco de un libro en el estante. Lo siento, me preocupa, me acompaña como si fuese el de uno de mis dientes. (La Biblioteca (2a. época), 9: 5, No. 3, 1958)

3. Julian Barnes: Un beso es como cuando en lo del dentista – uno espera que no se ocluyan las vías respiratorias.

4. Jonathan Swift: Apolo, el dios de la medicina, solía enviar las enfermedades. En el principio, los dos oficios eran uno solo, y siguen siéndolo.

5.-  Camilo José Cela: ...le hiede el aliento y no se puede quitar la peste ni con medicinas, eso del mal olor es una desgracia que da asco y también risa...

6.- Henry Green: ...debiera usted limpiarse los dientes antes de tener nada con una mujer. Es una cuestión de higiene personal.

James Joyce, Esteban Héroe: Se estaba escarbando los dientes con un fósforo, muy deliberada y escrupulosamente, deteniéndose ocasionalmente para insertar la lengua con cuidado en algún hueco antes de continuar con el proceso de escarbado. Escupió lo que había desalojado.

7. Shakespeare, Cymbeline, acto V, esc 4

Preso.  Me alegra más morir que a ti vivir

 Carcelero.  Por cierto, señor, quien duerme  no siente el dolor de muelas;pero si un hombre fuera a dormir vuestro sueño y lo llevara a la cama el verdugo, creo que preferiría cambiar de lugar con el oficial, pues mire usted, señor, uno nunca sabe a donde irá a parar.

8. George Bernard Shaw, Man and Superman: El hombre con dolor de muelas piensa que son felices todos cuantos las tienen sanas.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        H. M.

 


                                             
 VOLVER