Las digresiones, indiscutiblemente, son el rayo de sol, la vida, el alma de la lectura.  Si las quitan de mi libro, por ejemplo, bien podrían llevarse también el libro con ellas—reinaría un frío invierno en cada página – […] incorporan la variedad, e impiden que el  apetito decaiga." Lawrence Sterne, (en su obra cumbre, plena de humorísticas digresiones)


Sobre el teorema del mono infinito

Descripción: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/f/f1/Monkey-typing.jpg/220px-Monkey-typing.jpg

De acuerdo con un teorema de Émile Borel (1913), dado suficiente tiempo, un chimpancé que tecleara al azar podría escribir una obra de Shakespeare (o un texto de odontología). Se lo conoce como “el teorema del mono infinito”; afirma que un mono pulsando teclas al azar sobre una máquina durante un periodo de tiempo infinito casi seguramente podrá escribir finalmente algún libro. [Uno se pregunta si algunos artículos de odontología no habrán sido escritos así por un solo mono mediocre.]

Un argumento similar se halla en La biblioteca de Babel, de Jorge Luis Borges, que describe una biblioteca que contiene todos los libros posibles generados de la permutación de 25 signos en 410 páginas. Entre todos los volúmenes tiene que estar el definitivo, el que contenga la verdad sobre el universo. Borges hace referencia explícita a la idea de un mono infinito en su ensayo La biblioteca total, que de alguna manera es precursor de La biblioteca de Babel.

Lo textual de Borel fue que si un millón de monos mecanografiaran diez horas al día era extremadamente improbable que pudiesen producir algo que fuese igual a lo contenido en los libros de las bibliotecas más ricas del mundo y aun así, en comparación, sería aún más inverosímil que las leyes de la estadística fuesen violadas, siquiera someramente. Ilustra la magnitud de un acontecimiento extraordinariamente improbable.

Cualquier proceso físico menos probable que el éxito de los monos es en efecto imposible.

Se dijo sobre la mediocridad

La mediocridad no reconoce nada por sobre ella; el talento al instante reconoce al genio. Arturo Conan Doyle

El ocio es fatal… solo para el mediocre Alberto Camus

 El nivel más elevado que puede alcanzar una mente  mediocre, pero experimentada, es el talento de descubrir las debilidades de aquellos más grandes que él. Georg Christoph Lichtenberg

Algunos hombres nacen mediocres, algunos hombres llegan a la mediocridad, y aun hay otros a quienes la mediocridad les es arrojada. Con él se dieron las tres. […] La gente que lo conocía quedaba impresionada por la pobre impresión que causaba. Joseph Heller

Admito que estoy muy lejos de un amplio dominio de cualquier tópico que aborde, pero mi conocimiento del tema es siempre mayor que el interés por comprenderlo de mi auditorio. Sabe, hay algo muy bueno en la humanidad: las masas  mediocres tienen muy pocas exigencias con las mediocridades de un orden algo mayor, y se someten estúpida y alegremente a su conducción. Alfred de Vigny

¿Destruida la poesía? ¿Desterrado el genio? ¡No! Mediocridad, no: no dejes que la envidia te empuje a pensar así. No; no solo existen, reinan y  redimen: y sin su divina influencia extendida a todo, te encontrarías en el infierno — el infierno de tu propia mezquindad.  Charlotte Brontë

Los grandes espíritus han encontrado siempre una violenta oposición por parte de las mentes mediocres. La mente mediocre es incapaz de comprender al hombre que se rehúsa a hacer una reverencia ciega antes los prejuicios convencionales y elige en vez expresar sus opiniones con coraje y honestidad.  Albert Einstein

 Escapé de los tigres / sobreviví a las chinches /

fui comido vivo / por las mediocridades. Bertolt Brecht

Nada es bueno, salvo la mediocridad. Así lo estableció la mayoría, y considera en falta a aquel que escapa por cualquiera de los dos extremos.  Blas Pascal

                                                                  VOLVER