Su Graciosa Majestad, o El burro flautista

 

Rochester by Huysmans

John Wilmot, Earl of Rochester

 

Los escritos del conflictivo John Wilmot, conde de Rochester (1647-1680), disfrutaron a la vez de admiración y de mala fama, como su Sátira contra la humanidad (1675), donde contrapuso a la perfidia humana la sabiduría animal. Y no tuvo empacho en señalar al rey Carlos II con versos que le valieron el exilio y que transcribimos por su aplicación local a cuadrados y elemmentales dirigentes:* Bendiga Dios a su graciosa majestad / cuyas promesas nadie creyó / quien no dijo ninguna necedad / ni nunca nada sabio realizó.** [God bless our good and gracious kind, /Whose promise none relies on, / Who never said a foolish thing, /Nor ever did a wise one.]

Alejado por fuerza de la Corte, adoptó el nombre de Dr. Bendo y dicen que trató con mucho éxito la infertilidad femenina. Pocos ostentan hoy su coraje y desparpajo, e indiferencia por el qué dirán, y altura intelectual. De él pudo Hazlitt escribir: su desprecio por todo cuanto los demás respetan alcanza casi lo sublime. Los que hoy desprecian a la profesión que someten, carecen de esa altura intelectual.

Él, por su parte, fluctuaba entre la vida doméstica bucólica en el campo y una escandalosa existencia en la corte, donde formó parte de una llamada “pandilla parrandera,” integrada por aristócratas y escritores destacados.

Defoe lo citó con frecuencia, igual que Goethe: Tennyson lo recitaba: Voltaire lo admiraba por su energía y fuego: en fin, que en MARZO, y es una promesa, traduciremos alguno de sus más osados poemas, sobre todo el que dedicó al “Signior Dildo,” de cuya lectura deberán abstenerse pacatos y pacatas (averigüen qué quiere decir ese apellido, cuya etimología incluyo en inglés, para no herir oídos no “anglófonos:” The word "dildo" originally referred to the phallus-shaped peg used to lock an oar in position on a small boat. It would be inserted into a hole on the side of the boat, and is very similar in shape to the modern toy. Others suggest the word is a corruption of Italian "diletto" (for "delight"). The term first appeared in English language print when Ben Jonson's 1610 play, The Alchemist, was published in 1616. William Shakespeare used the term once in The Winter's Tale.)

Así uno de los poetas ingleses más comprensibles y atractivos,  ha sido el menos accesible: Sotheby remató poco ha por £45,600 una de las raras copias que quedan de la obra, llamada Sodoma, o la quintaesencia del libertinaje, atribuida a este conflictivo personaje.

Se cuenta que al agonizar, su madre apeló a las relaciones religiosas que tenía y que en el lecho mortuorio logró que renunciara a su ateísmo y así se publicó y divulgó como la gran conversión del hijo pródigo. Se convirtió en leyenda y se lo viene repitiendo en escritos desde entonces hasta hoy.

*Nota que no es casual y que el lector avisado sabrá conectar con esta digresión poco usual y tan poco fuera de lugar: Esta fabulilla, / salga bien o mal, / me ha ocurrido ahora / por casualidad. / Cerca de unos prados  / que hay en mi lugar, / pasaba un borrico / por casualidad. / Una flauta en ellos / halló, que un zagal / se dejó olvidada / por casualidad. / Acercose a olerla / el dicho animal; / y dio un resoplido / por casualidad. / En la flauta el aire / se hubo de colar, / y sonó la flauta / por casualidad. / ¡Oh! dijo el borrico: / ¡Qué bien sé tocar! / ¿Y dirán que es mala / la música asnal? / Sin reglas del arte / borriquitos hay, / que una vez aciertan / por casualidad. (Poema de Tomás de Iriarte.)

 

**A Satyre on Charles II

Rochester tuvo que abandonar la corte por varios meses, después de que por confusión entregó este poema al rey en vez de otro (¿Confusión? ¿Desparpajo?)  

En la isla de Bretaña, de ya larga notoriedad / por engendrar las mejores conchas de la cristiandad / reina y ¡oh! que reine mucho y prospere / el más sencillo rey vivo y el mejor educado que hubiere / A quien ninguna ambición a la fama mueve / (como al tonto Francés que hambreando / al pueblo circula, la corona arriesgando). / La paz es su fin, en gentileza es ducho / y al amor ama, que ama follar mucho. / No están sus altos deseos por sobre su vigor / que el cetro y el miembro tienen el mismo largor; / y puede endosarse el uno quien juega con el otro / y hacerlo poco más sabio que a su potro. / ¡Pobre Príncipe!, tu miembro, como los bufones de corte, / te gobierna porque hace de ti deporte. / El más sabroso miembro que jamás jugó / el más jugoso e imperioso que vivió. / Aunque el orden, la ley y las creencias de él dependan / romperá con todas para llegar hasta su prenda. / Rueda de puta en puta, incansable / alegre monarca, escandaloso, miserable. / […] si tuviera el tiempo de contar / lo que a Nelly, la pobre, laboriosa / con manos, dedos, boca y muslos la cosa / que disfruta levantar le cuesta. / A todo monarca odio y al trono que se apaña / del bravucón de Francia al tonto de Bretaña. [In th' isle of Britain, long since famous grown 7 For breeding the best cunts in Christendom, / There reigns, and oh! long may he reign and thrive, / The easiest King and best bred man alive. / Him no ambition moves to get reknown / Like the French fool, that wanders up and down / Starving his people, hazarding his crown. 7 Peace is his aim, his gentleness is such, / And love he loves, for he loves fucking much. / Nor are his high desires above his strength: / His scepter and his prick are of a length; / And she may sway the one who plays with th' other, / And make him little wiser than his brother. / Poor Prince! thy prick, like thy buffoons at court, / Will govern thee because it makes thee sport. / 'Tis sure the sauciest prick that e'er did swive, / The proudest, peremptoriest prick alive. / Though safety, law, religion, life lay on 't, / 'Twould break through all to make its way to cunt. / Restless he rolls about from whore to whore, / A merry monarch, scandalous and poor. […] had I but time to tell ye / The pains it costs to poor, laborious Nelly, / Whilst she employs hands, fingers, mouth, and thighs, / Ere she can raise the member she enjoys. / All monarchs I hate, and the thrones they sit on, / From the hector of France to the cully of Britain. ]

 


 
                                        VOLVER