La importancia de ser dentista

 

1. Un cheque para el dentista

Una reciente exposición en la Boca, Buenos Aires, de reproducciones de obras de Marcel Duchamp nos sirve de excusa para hablar del peculiar cheque que el artista entregó a su dentista Cheque con el cual Duchamp pagó a su dentista Daniel Tzanck la suma de $115 dólares. Lo hizo imitando un cheque real, pero de un banco inventado, del The Teeth’s Loan & Trust Company, Consolidated. Forma parte de una serie iniciada en 1919: ChequeTzanck (1919) [Figura], Cheque Bruno (1965), y Cheque Czech (1965). Duchamp pretendió buscar valores, los fiduciarios y los del arte, no de manera abstracta sino “falsificando” un documento. No quiso reproducir dinero, sino un medio que es una orden de pago y transformarlo en una obra de arte, con varios significados incrustados. Los detalles de un cheque también son aplicables a la obra de arte, a saber: un blanco (para el receptor), un banco (respaldo institucional), una fecha y una firma (respaldo personal). Incluye alguna broma, como la de llamar “dientes” al banco The Teeth's Loan & Trust Company, donde además se invierte y resultan los dientes ser los que garantizan el pago. A lo cual agrega la insistencia en la frase "the teeth'sloanandtrustcompanyconsolidated," repetida con un sello de goma hecho especialmente para esta sola ocasión), y también la palabra "ORIGINAL" impresa a través en rojo, lo que sería un intento contra otra falsificación y además una garantía de la "originalidad" de la obra de arte. Duchamp resume así: "Le pregunté cuánto le debía, e hice el cheque enteramente a mano. Hacer las letras pequeñas me tomó mucho tiempo.” Pagó los servicios con una obra de arte, cuyo valor con el tiempo se incrementa más que el del dinero.                                                                                           H.MObra de Ricardo Benaim 

2. Sala de espera ¿del dentista?

Poema, por Antonio Requeni

Nuestro cuerpo es una sala de espera

donde la muerte se entretiene

leyendo una revista.

Sentada, hojea nuestra alma

(grabados con leyendas neblinosas

y excesivas erratas en el texto).

Extrae luego un lápiz y descifra

las palabras cruzadas. Dobla ahora

ya las últimas páginas. Bosteza.

Cruza las piernas. Fuma un cigarrillo.

Hasta que suena el timbre y se levanta.

 
 
                                      VOLVER