Nuevas fuentes sexuales

 

Habrá que abrazar su pareja con alguna protección contra embarazos indeseados, digo yo, habiendo leído una nota de Nature (452, 913, 24 abril 2008). Decía que en 5 a 15 años, más o menos, será posible obtener espermatozoides y óvulos de las células de la piel. Y hablando de ectodermo, espero que también dientes, ¿no?

En una reunión de abril en el Reino Unido, científicos, bioéticos, abogados y periodistas se preguntaron cómo la posibilidad de obtener células reproductoras de la piel podría transformar la medicina y la sociedad. ¿Está la bioética preparada para tal progreso?

Una ley que se remonta a 1990, en el RU, (Human Fertilisation and Embryology Act) podría alentar o descartar estas posibilidades. ¿Qué sucederá?

La técnica para obtener gametas de células madre pluripotentes está en marcha y superaría los problemas éticos y técnicos, aunque todavía cabe preguntarse qué pasará cuando se puedan obtener gametas de cualquier persona… viva o muerta.

Los beneficios posibles son increíbles, desde un mero descubrir secretos de la naturaleza para tratar la infertilidad o ciertos cánceres o enfermedades genéticas, hasta probar fármacos. Esto para comenzar, pues las historias comenzarían cuando , p. ej, cuando parejas del mismo sexo puedan tener hijos propios o se logre mejorar biológicamente la especie.

El punto clave es lograr que las gametas experimenten la meiosis y cómo controlar la calidad funcional por medios que no sean seguir adelante y ver qué pasa. Es imprescindible crear métodos de verificación de la calidad sin llegar a esto.

Una pregunta surgió de la reunión: ¿es moral crear vida humana con la intención de destruirla en la realización de experimentos o usar embriones humanos para investigación?

¿Y qué dirán los creacionistas?

Según Nature del 30 de abril de este 2008, el Instituto de Investigación de la Creación, organización que respalda una interpretación literal de la Biblia, desde la creación hasta hoy, esperaba conseguir una certificación oficial para conceder graduaciones en ciencias (Master of Science) en Texas. Lo cual no tendría nada de extraordinario, si recordamos que para algunos editorialistas, la ciencia es una construcción social (Nature 451, 1030; 2008). La Junta de Educación Superior se lo negó aduciendo que  “la convicción religiosa no es ciencia; que la ciencia y la creencia son reconciliables, pero no son la misma cosa.”

¿Qué dirán los creacionistas cuando lean que se pueden obtener células reproductivas de la piel humana? ¿Eh?

DIJO: “No hay nada más descorazonador … que el espectáculo que los científicos más ilustres en sus disciplinas positivas ofrecen cuando se meten  a filosofar sin saber filosofía.” Manuel García Morente: Lecciones preliminares de filosofía. [Ver U. O. en mayo (Modelo para desarmar) y este mes (La ciencia ¿descubre o construye?)


 
                                                                   VOLVER