Las digresiones, indiscutiblemente, son el rayo de sol, la vida, el alma de la lectura.  Si las quitan de mi libro, por ejemplo, bien podrían llevarse también el libro con ellas—reinaría un frío invierno en cada página – […] incorporan la variedad, e impiden que el  apetito decaiga." Lawrence Sterne, (en su obra cumbre, plena de humorísticas digresiones)


 

                                  

Con un pan al hombro

 

  Un hombre pasa con un pan al hombro

 

Un hombre pasa con un pan al hombro

¿Voy a escribir, después, sobre mi doble?

 

Otro se sienta, ráscase, extrae un piojo de su axila, mátalo

¿Con qué valor hablar del psicoanálisis?

 

Otro ha entrado en mi pecho con un palo en la mano

¿Hablar luego de Sócrates al médico?

 

Un cojo pasa dando el brazo a un niño

¿Voy, después, a leer a André Bretón?

 

Otro tiembla de frío, tose, escupe sangre

¿Cabrá aludir jamás al Yo profundo?

 

Otro busca en el fango huesos, cáscaras

¿Cómo escribir, después del infinito?

 

Un albañil cae de un techo, muere y ya no almuerza

¿Innovar, luego, el tropo, la metáfora?

 

Un comerciante roba un gramo en el peso a un cliente

¿Hablar, después, de cuarta dimensión?

 

Un banquero falsea su balance

¿Con qué cara llorar en el teatro?

 

Un paria duerme con el pie a la espalda

¿Hablar, después, a nadie de Picasso?

 

Alguien va en un entierro sollozando

¿Cómo luego ingresar a la Academia?

 

Alguien limpia un fusil en su cocina

¿Con qué valor hablar del más allá?

 

Alguien pasa contando con sus dedos

¿Cómo hablar del no-yó sin dar un grito?

                                                   César Vallejo

 

Para pensar, si le vienen ganas, en febrero

 

Marcharían mejor las cosas si cada cual se limitara a ejercer el oficio que le es conocido. Platón

Y yo pienso en futbolistas hablando de política, en científicos comentando economía, etc. Zapatero, a tus zapatos, pero no les quito el derecho a pensar, sólo les retaceo el opinar sobre lo que no saben como si supieran, amparados en los laureles bien ganados en otro universo muy distinto. Ojo, no digo cuando opinan como hombres, pido que no se suban a la tribuna de su prestigio.

 

Canas, argumento son de edad y no de prudencia. Platón

Y yo pienso si tengo derecho a cobijarme en mis canas para endosar a los lectores de Universo. Y digo que sí, que para eso estamos los directores de revistas, para cumplir con la función editorial ineludible de emitir opiniones… si la pereza de febrero nos deja abierta una puertita.

 

"Muchas veces ayudó una broma donde la seriedad solía oponer resistencia. Platón

 Y yo pienso si querrá este bochornoso mes de febrero del ocio excusarme por la gota de humor que procuré inyectar (no una local, ojo) en el editorial ¿ocioso?

 

El egoísmo no es el amor propio, sino una pasión desordenada por uno mismo. Aristóteles

Y yo pienso en los dirigentes de nuestras instituciones, en los mercaderes de la salud y me pregunto si estarán íntimamente orgullosos de su accionar contra colegas y semejantes, si el amor propio les deja ver que el desordenado amor por sí mismos está dejando una secuela de discapacitados de la boca y heridos en los flacos bolsillos.

"Sólo es sabio quién puede pensar en lo que está más allá de los sentidos, sin preguntar por su utilidad inmediata." Aristóteles

Y yo pienso en los estólidos a quienes les parece un desperdicio la ciencia pura y se interesan sólo por la que rinde beneficios prácticos inmediatos. Claro que tampoco la pavada: Primero vivir, después filosofar. Antes de ponerse a teorizar, hay que  tener los pies bien puestos en el suelo y conocer en carne propia las alegrías y las penas de simplemente vivir

La música purifica las pasiones y provoca en los humanos una alegría inocente y pura. Aristóteles  La música da alma al cosmos, alas a la mente, vuelos a la imaginación, consuelo a la tristeza y vida y alegría a todas las cosas. Platón

Y antes de dormirme al son de la música y al sol del mar, o a la sombra,me pregunto si no debieran volver nuestras instituciones profesionales a los tiempos en que significaba algo una Comisión de Cultura (con perdón de la palabra) y encontrar un punto de encuentro de las mentes, los espíritus y de las distintas generaciones donde podamos apreciar los logros del hombre (y las mujeres, claro), con cruces generacionales que aprieten un poco más las filas desperdigadas de los dentistas.

¡Basta! ¡A dormir, se ha dicho!

 

Yapa (ajena):

 

Cuenta la leyenda que una serpiente perseguía a una luciérnaga para comerla. El delicado insecto hacía todo lo posible para huir del depredador. Luego de un tiempo la luciérnaga, exhausta, detuvo su carrera y le dijo a la "rastrera": ¿Puedo hacerte 3 preguntas? ¿Pertenezco a tu cadena alimentaria? No, contesto la serpiente.¿ Te he hecho algo? ¡Nada en absoluto! Y entonces, ¿porque quieres comerme? - ¡Porque "brillas"!

Moraleja: muchas veces te encuentras con personas que sólo te lastiman porque brillas aunque nunca les hayas hecho nada...

Nunca dejes de ser quién eres, ni de dar lo mejor de ti, ni de iluminar con tu luz aunque esto moleste a personas que solo pueden arrastrarse.

Enviado por: Maria Virginia Ibarra

Otra:

Si me ofreciesen la sabiduría con la condición de guardarla para mí sin comunicarla a nadie, no la querría. Lucio Anneo Séneca,

 

Humor para el verano

 

George Denis Patrick Carlin fue un comediante norteamericano muy festejado, de quien recojo unas frases para refrescar el verano.

 

Gente que puedo pásarme sin ella

 

Un piloto de avión que tenga puestos zapatos de disinto color

Un proctólogo sin percepción de profundidad.

Un ginecólogo que indica a mi esposa tres o cuatroi tragos antes del examen

Un dentista con sangre en el pelo

Gente con grandes encías y dientes prqueños

Un funebrero que se despida con un "¡Espero volver a verlos pronto!"

Un neurocirujanocon este tatuaje en las manos: "nacidas para perder".

Padres com hijos con nombres que empiezan todos con la misma letra

 Un tipo con camisa de fuerza dirigiendo el tránsito

Una camarera con una visible infección en la mano


       
                                      
 VOLVER