Colegas y público visitante,

Un estudio clínico (de Wald N.J. et al, en el Arch. Intern. Med.) sobre más de 21000 británicos reveló que los hombres con un nivel de homocisteína en sangre más elevado corrían un riesgo tres veces mayor de padecer una cardiopatía isquémica fatal. En los fallecidos, el índice era de 13,1 micromoles/l, comparado con 11,8 de los controles.

En cambio, un trabajo reveló que las dietas bajas en sal no influyen demasiado en la tensión sanguínea. En sujetos normales, apenas si bajaba 0,26 mm. En hipertensos, 3,9 mm la sistólica y 1,9 mm la diastólica. Y parecería que se incrementaban algo los niveles de colesterol y de lipoproteína de baja densidad. (Gradual N.A. et alJo. Amer. Med. Assn.)

                                VOLVER