Alicia, ¡qué maravilla!

         

                “Eres viejo,”dijo el chico, “y con tus dientes

                pudiste a un ganso - huesos y pico - comerlo.

                Dime, ¿cómo lograste hacerlo?”

                “De joven,” dijo el padre, “leí derecho

                y argüí los casos con mi esposa;

                eso fortaleció mis músculos, hecho

                que aumentó el vigor de mi boca.

                                Lewis Carroll

                                VOLVER