Las digresiones, indiscutiblemente, son el rayo de sol, la vida, el alma de la lectura.  Si las quitan de mi libro, por ejemplo, bien podrían llevarse también el libro con ellas—reinaría un frío invierno en cada página – […] incorporan la variedad, e impiden que el  apetito decaiga." Lawrence Sterne, (en su obra cumbre, plena de humorísticas digresiones)


Sociedades de Maleficencia

…un territorio noble que se llama cultura, en que seres humanos nobles se encuentran, es posible que personas de muy diferentes ideologías y temperamentos se lleven bien y lleguen incluso a ser amigos. Arturo Pérez Reverte

La aparición de las Sociedades de Maleficencia ha tenido una gran influencia en la historia mundial y en el desarrollo del mundo moderno. Conozca su accionar y esté alerta.

Las sociedades benéficas o de beneficencia son mundialmente conocidas y se han desarrollado a lo largo del mundo. Resulta siempre difícil dilucidar los fines de estas agrupaciones y en muchos de los casos resulta difícil comprender quienes son los beneficiados. En algunos casos, es evidente que el beneficio se aplica sobre los mismos asociados. Esto no siempre es así.

Menos conocidas y de mayor trascendencia son las Sociedades de Maleficencia. Estas tienen larga existencia y se presentan como la contra cara de las sociedades benéficas. Entre sus más grandes logros debemos reconocer algún que otro holocausto, la fundación de Gran Bretaña y la constitución de la FIFA.

Hacia 1923, en Berlín, se fundó la Asociación de Maleficiencia Ilustrada. Entre sus fundadores se encontraban hombres destacados de la política y de la ciencia. Su finalidad, según su acta fundacional, ha sido “promover el mal entre los que menos tienen”.

Su tarea no ha sido fácil. Quizá la mayor dificultad con que se encontró la Asociación fue cómo quitarle sus bienes a los pobres. Hay que tener en cuenta que en la definición de pobreza está la no posesión de riquezas. Sin embargo esto no ha sido obstáculo: para ello la Asociación ha debido afiliarse con diversos estados nacionales. Claro que esta afiliación no siempre fue fructífera. Hay que señalar que en la década del 90 la Asociación hizo público un comunicado donde señalaba su desvinculación del gobierno argentino, “por razones éticas”. [¡No toleran la competencia desleal!]

Otras de las tareas de la Asociación de Maleficiencia Ilustrada fue provocar que los niños sean separados de sus padres. Para ello influyeron en la economía. Lograron que los salarios decrecieran y que fuera necesario que hombres y mujeres trabajaran más horas. No sin dificultad también pudieron establecer la moda de trabajar los domingos y los maxikioscos de 24 horas.

La Asociación también ha realizado obras de objetivos menores. Para ello se ha vinculado con porteros de edificios de departamento y comerciantes que venden verduras. Se cree que también han establecido alianzas con plomeros y albañiles del mundo entero. Los dentistas quedan incluidos. Claro que la Asociación siempre ha negado estas vinculaciones.

Algunos investigadores señalan que la existencia de esta Asociación es apócrifa e innecesaria. Ellos afirman que la verdadera Asociación de Maleficencia es la Humanidad.

                                                                                 Lic. Cristian Saivak

 

 

 

Razones (20) para pertenecer a la clase alta o privilegiada

Si usted, colega, no proviene de la clase privilegiada, le mostramos un racimo de ventajas (no ganadas como tuvo que ganarlas usted, por provenir de nivel socioeconómico bajo). Lea y piense. ¿Cuántos dirigentes en su organización odontológica pertenecen a su clase social? Quizá comprenda por qué a ellos no les interesa mejorar su situación profesional, ni invierten en mejorar la salud pública dental.

¡¿Y usted los vota?!

¡¿Y usted deja que se perpetúen?!

1.       Su sonrisa, su vista y su salud en general no lo preocupan por el monto de sus ingresos.

2.       Si le duelen las muelas, o tiene cualquier problema de salud, llama enseguida al médico, no espera “a ver si se le pasa”.

3.       Si usted sueña con un hogar, una familia feliz y una carrera exitosa, no es un sueño, es un plan.

4.       No necesita preocuparse por que los docentes o empleadores no lo traten muy bien o esperen poco de usted por causa de su clase social.

5.       Las escuelas a las que fue de niño usaban textos nuevos, computadoras y un buen cuerpo de maestros. [Bueno, acá ahora todos tienen su PC]

6.       La secundaria y la Universidad no fueron un sueño distante para usted  [Hay países donde los estudios no son gratuitos] Ir o no ir, no fue algo que debió decidirse por los ingresos familiares.

7.       Nadie se sorprendió al ver que usted era inteligente, dedicado u honesto.

8.       Las novedades del progreso están diseñadas y publicitadas para usted.

9.       Si usted ve o lee de algo que realmente le interesa, puede adquirirlo.

10.  Si un día se pone ropa prestada o usada, no se avergüenza, hasta puede estar siguiendo o creando una tendencia.

11.  Puede optar por ropa nueva para seguir los últimos estilos y tendencias.

12.  Si usted maldice, o comete cualquier delito, puede contar con que la gente no la va a atribuir a su clase social.

13.  Si usted se ve en alguna cuestión peligrosa con la justicia, puede contar con un abogado que le saque el mejor partido.

14.  Si usted comprende la diferencia entre comida sana y comida no sana, puede elegir.

15.  En el caso de una emergencia médica, no necesita dudar entre un médico privado y la obra social.

16.  Usted visitó al médico para un chequeo.

17.  Cualquiera que sea la estación del año, puede  contar  con que dormirá en una habitación de temperatura agradable.

18.  Si se expresa con términos del lunfardo, la gente aprecia su ductilidad en el lenguaje.

19.  Por usar un vocabulario pobre, nadie pensará que no le da la cabeza o que es un haragán.

20.   No le preocupa asegurar un mejor futuro para sus hijos… Ellos ya lo tienen asegurado.

 

 

Maleficencia

(Del lat.): 1. f. Hábito o costumbre de hacer mal.

   Skull Kid Artwork 3dPersonaje “manguero” responsable de una serie de perturbaciones y desastres. Cruzado con el flautista de Hamelin me gusta para ilustrar exóticamente la maleficiencia

Maleficiar: 1. tr. Causar daño a alguien o a algo; 2. tr. Hechizar ( ejercer un maleficio sobre alguien.)   Malvado: No siempre los malvados fueron tan malos como en la actualidad. La palabra procede del latín vulgar malifatius, formada por malus 'malo' y fatus 'destino', y se empleó inicialmente para referirse a las personas desafortunadas, condenadas por el hado a una existencia desgraciada. Hoy son los que causan la desgracia, la ajena y la propia.

Detalle curioso: el personaje de Maléfica lo hizo Angélica(Jolie)

http://www.arcangelrafael.com.ar/images/Santos/Cosme%20y%20Damian/cosmeydamian54.jpgSan Cosme y San Damián, médicos… y agremiados

U. O. trae a colación a estos dos médicos por haber sido patronos de los barberos, antepasados nuestros, y por haber sido adoptados como patronos de Cofradías de las artes de curar en el Medioevo [Ver históricas y gremiales.

Los Santos Médicos Cosme y Damián fueron los patrones de los barberos, nuestros predecesores, y, además, de médicos, cirujanos y boticarios.

Se los invocaba contra la peste, pero sobre todo, se los invocaba contra el muermo, la inflamación de las glándulas, la tiña, las afecciones renales, los cálculos, las inflamaciones de vientre y la incontinencia urinaria infantil.

Cuando su medicina les fallaba, su fe ciega en Dios los favorecía para obrar milagros. Éste don atrajo a muchas personas, cristianas o no, deseosas de curarse. Cosme y Damián ejercían su profesión más por devoción que por las ganancias que podían obtener ya que se negaban a cobrar por sus servicios.

Estos hermanos vivieron en tiempos del emperador Diocleciano (284 - 305), uno de los perseguidores más acérrimos que ha conocido la historia del cristianismo. En ésta época, Lisias, el gobernador de Egea, estaba bajo órdenes estrictas de Diocleciano de neutralizar a los cristianos. La fama y la reputación que rodeaba a los médicos milagrosos no podían pasar inadvertidas para el gobernador quien los convocó.

Siguiendo el Edicto en Contra de los Cristianos, decretado por Diocleciano, Lisias les dio la opción de apostatar o morir. Con esa pretensión, los hermanos fueron sometidos a toda clase de torturas, físicas y morales. Pero ni los intentos de ahogar a los hermanos ni de quemarlos ni descoyuntarlos ni de crucificarlos y lapidarlos obraron efecto ya que un ángel siempre los salvaba. Tan sólo la decapitación pudo con ellos.

Después de muertos también obraron milagros, contándose entre los más famosos el trasplante de una pierna que realizaron los hermanos y la presencia de un camello en su entierro, quien explicó a los allí reunidos cómo enterrarlos.

                                                                VOLVER