Las digresiones, indiscutiblemente, son el rayo de sol, la vida, el alma de la lectura.  Si las quitan de mi libro, por ejemplo, bien podrían llevarse también el libro con ellas—reinaría un frío invierno en cada página – […] incorporan la variedad, e impiden que el  apetito decaiga." Lawrence Sterne, (en su obra cumbre, plena de humorísticas digresiones)


          

   

Apuntalando el diente hueco

 

1.-…¿Por qué una verdad moral, como un diente hueco, tendrá que ser  apuntalada con oro? Masters, Edgar Lee. Spoon River Anthology.

Masters, poeta muy reconocido en Estados Unidos, se pregunta si así como se puede calmar con oro el constante malestar de un diente, igual será con el dolor incesante en un costado, o un tumor maligno, o una duda moral. ¿Se obturan con oro los oscuros recovecos del alma?

Se me hace que sí.

2.- El sádico dentista que pinta Robert Service, u otro cualquiera, se esmeran por lograr el oro: No creo en el dolor; / mi dentista de fuerte mano / insiste en vano / en causarme lamentos o llanto / con la punta, el raspador o el torno /  Y sí llega mi agonía  /¡ al darme la cuenta un día! ("My Dentist.")

3.- Es que muchos olvidamos el precepto de Hipócrates de atender a quien nos necesite, cualquiera que sea su condición. El dolor que calmamos es el más fiero de los que no matan, bien pintado por Amos R. Wells, en verso: Cuando el nervio está vivo, y el dentista corta y gasta / Son cincuenta dolores  siempre que encara / Dolores de calor, dolores de frío / Dolores enormes y abultados que la boca no soporta / Dolores como agujas, y dolores como sierras / Dolores que explotan y dolores que roen / ¡Cuando el nervio está vivo! ("When Nerves Are Dead." Collected Poems, p. 157).

4.- Aunque a los pacientes les duela el oro con que pagan (cuando pagan) y nos critiquen y denuesten con acrimonia, algunos aprecian el valor de un diente: Y cuando una noche acudí / ¡Oh, qué cambio le vi.! / La cabeza baja, el ojo muerto / caída la mandíbula. / dijo “Quiero morir, / ya no sirvo para nada / un diente en mi quijada / ¡ está flojo!” ("The Centenarian.," Robert William Service)

5.- Tanto aprecian en el fondo nuestra labor, que la poetisa Marge Piercy exagera así la cavidad de caries: This tooth is hollowed out to a cave / big enough for tourists / yo go through (Este diente está tan ahuecado como una cueva grande como para que turistas la atraviesen…).( "The Root Canal.")

…¿Por qué una verdad moral, como el diente hueco, tendrá que ser calmada con oro?

                                                              H. M.


                                             
 VOLVER