Las digresiones, indiscutiblemente, son el rayo de sol, la vida, el alma de la lectura.  Si las quitan de mi libro, por ejemplo, bien podrían llevarse también el libro con ellas—reinaría un frío invierno en cada página – […] incorporan la variedad, e impiden que el  apetito decaiga." Lawrence Sterne, (en su obra cumbre, plena de humorísticas digresiones)


          

                 

            Aloinjertos y robo de cadáveres

 

Aunque hace más de 4 décadas que se vienen usando los aloinjertos humanos, en 2005, la Policía de New York investigó Biomedical Tissue Services, firma de recuperación de tejidos humanos, por vender, supuestamente, “partes de cuerpos robadas” . La investigación policial descubrió  una  operación horrible en la cual empleados de la BTS  desmembraron docenas de cuerpos humanos que los vendían como aloinjertos para ser usados en una multitud de intervenciones médicas y dentales. Según testigos del gobierno, entre los años 2001 y 2005, BTS armó arreglos monetarios con una cantidad de funerarias de New York y  Pensilvania para lograr acceso a los cuerpos de fallecidos recientes.

Adquiridos los cadáveres, los empleados de BTS sistematizadamente recolectaban las partes de más alto valor, a menudo en condiciones sanitarias muy pobres. En la mayoría de los casos, la obtención de tejido  humano aloinjertable se hacía sin consentimiento autorizado y no se investigaba la presencia de enfermedades según las normas de la Food and Drug Administration (FDA). Para cubrir sus huellas esos ladrones de cadáveres falsificaron cantidad de documentos, incluidos certificados de fallecimiento y aun dejaron caños de cloruro de polivinilo para sustituir los huesos robados y engañar a los familiares que así nada sospechaban.

Para complicar aun más la situación de la odontología, los medios divulgaron que detrás de la monstruosa operación estaba Michael Mastromarino, que había ejercido en New Jersey como cirujano bucal.

Si bien la FDA atacó legalmente tales maniobras, el daño causado habría de perdurar años. Se necesitará paciencia y tiempo para borrar de la memoria estos atropellos contra los cuales hoy existen infinidad de métodos, según verá el lector en implantología.

Algunas ONG, como la American Association of Tissue Banks (AATB) colaboran para asegurar el uso sin riesgos y  éticos de los tejidos humanos donados.

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        H. M.

 


                                             
 VOLVER